domingo, 8 de mayo de 2011

LO QUE EL GOBIERNO DE ALAN GARCIA DEJARA A QUIEN LO SUCEDA


EL COMERCIO MAYO 8, 2011

Lo que el gobierno de Alan García dejará a quien lo suceda

Tres especialistas analizan los asuntos que aún quedan por resolver. Existe preocupación internacional por la coyuntura política en nuestro país

CARLOS NOVOA S.
El Comercio

El fragor electoral encuentra a los candidatos Keiko Fujimori y Ollanta Humala sumidos en el momento más álgido de la lucha por la presidencia. No obstante, aún no se ha analizado con detenimiento qué escenario le está dejando el gobierno de Alan García a quien ocupe su lugar a partir del 28 de julio próximo.

El Comercio conversó con tres analistas económicos que, desde sus puntos de vista, intentan explicar lo positivo y lo negativo del actual modelo económico en el Perú, así como sus implicancias políticas y los vaticinios para el próximo gobierno.

Para Juan José Marthans, director de Investigación de Mercados Financieros de la Universidad de Piura, el actual gobierno está dejando un campo minado a sus sucesores. “Hay cuatro razones simples. La primera es que se debe desacelerar la expansión de la demanda interna, es decir crecer más de lo que se produce, o por encima de la expansión del Producto Bruto Interno (PBI)”, asegura el experto.

“Como segundo punto, hay un embalse en materia inflacionaria que la próxima administración va a tener que corregirlo. La perspectiva para el segundo semestre no es del todo alentadora, por una dinámica de precios. El tercer elemento está asociado al tema crediticio. La verdad es que aún estamos en un marco de expansión crediticia que es bastante significativo y en ese contexto, si es que se quiere poner la casa en orden y evitar que las carteras crediticias de los bancos se deterioren, va a tener que haber una desaceleración con prudencia, lo que afectará también la capacidad de gasto de la población”.

Marthans señala que la cuarta bomba de tiempo está asociada al frente fiscal. “Lamentablemente, la reducción del IGV y también el mal manejo del fondo de compensación de los precios de los combustibles, está generando una potencial brecha fiscal que va a tener que ser corregida. De no ser corregida, los indicadores del frente fiscal podrían deteriorarse y eso perturbar la imagen de buen comportamiento en materia económica y financiera que ha mostrado en los últimos años el Perú”.

EN LA OTRA VEREDA
Para Roberto Abusada, director del Instituto Peruano de Economía (IPE), el actual gobierno no está dejando ningún forado porque la economía del Perú “está totalmente saneada”.

“En primer lugar hay que ver cuál ha sido la foto del momento en que se cambia de gobierno porque uno podría discrepar o no con el hecho de que el gobierno ha rebajado un impuesto o se haya congelado el precio de los combustibles en un contexto en que los precios han estado muy altos. Eso para mí tiene connotaciones políticas y no sencillamente intenciones de dejar forados. El gobierno no quiere generar una situación de volatilidad o incomodidad que podría afectar las elecciones. A ninguno de los dos candidatos le convendría que el gobierno aumente en 20% el precio de los combustibles, y es lo que deberían hacer”, comentó Abusada.

Para Waldo Mendoza, jefe del Departamento de Economía de la Universidad Católica, el principal problema que encontrará el próximo gobierno será el referido a la inflación.

“La inflación de estos primeros meses, si se hace un balance anual, es del 6% y eso a pesar de que el precio de los combustibles está congelado. La siguiente administración va a tener que actualizar el precio de los combustibles. Es una situación inevitable porque con los precios de hoy el gobierno tiene que gastar un promedio de 100 millones de soles semanales de subsidios”, enfatiza Mendoza.

“Lo ideal sería que desde ahora, poco a poco, se reajuste aun cuando eso genere algo de inflación. Lo peor sería posponer el ajuste. Esas son cosas que ya no se ven el Perú hace años. Nosotros somos importadores de combustibles y lo normal es ajustar periódicamente el precio local de los combustibles a nivel de los precios internacionales”, agrega el experto.

LA COYUNTURA ELECTORAL
Según Juan José Marthans la actual coyuntura electoral está afectando sustancialmente a la economía peruana.

“Acabo de regresar de Nueva York, de una serie de reuniones con bancos de inversión importantes y me preguntaban: ¿qué va a pasar con el Perú en un escenario electoral no deseado? La verdad es que tratar de ocultar el sol con un dedo es imposible. Hay tremenda preocupación en los inversionistas extranjeros por el futuro del país”, explicó Marthans.

Para Waldo Mendoza esta preocupación pasa por un tema de desconocimiento del electorado.

“En realidad tenemos un conjunto de economistas despistados, en economía lo llamamos comportamiento en manada. Es decir, la gente con información incompleta opera como la masa lo hace. Y si la información está equivocada, entonces se va en la dirección incorrecta. Creo que cualquiera que sea el nuevo presidente, tendría que estar loco para cambiar un esquema económico que más o menos ha funcionado bien. La tasa del crecimiento del Perú en estos últimos diez años ha sido el doble de América Latina. El PBI de hoy, en dólares, es el triple de hace diez años. La pobreza ha bajado en 15 puntos. Entonces hay que estar loco para modificar ese esquema. No creo que esto cambie gane quien gane”, apuntó.

LAS ÚLTIMAS MEDIDAS
La reducción del Impuesto General a las Ventas del 19% al 18% y el aumento salarial a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional generó críticas en algunos sectores, pues las consideraron populistas.

Roberto Abusada lo explica en cifras: “El aumento es del 20% y equivale al 0,2% del PIB. El PBI es de 156 mil millones de dólares, entonces el 1% sería de 1.500 millones de dólares, y el 0,2% es 300 millones de dólares. Entonces, estamos hablando de una cantidad relativamente pequeña. El tema es que se va a tener que subir cada año más”.

Juan José Marthans manifiesta que este aumento “es una bomba de tiempo de carácter fiscal porque está generando gastos permanentes, asumiendo que van a ser financiados con ingresos temporales. Este gobierno no puede hipotecar el país, en función de ingresos que no son sostenibles en el mediano y largo plazo a nivel fiscal y tributario”, concluye.

LAS CIFRAS

24%
DEL PRODUCTO BRUTO INTERNO
Es la deuda pública que tiene el Perú actualmente , cuando en el 2006 llegaba al 33,1%. El PBI de nuestro país es de US$153 mil millones.

7.3%
EN PROMEDIO
Ha sido el crecimiento que experimentó el Perú en los últimos tiempos. En 5 años el presupuesto de la República pasó de S/.50 mil millones a S/.88 mil millones.

40%
MÁS DE RECAUDACIÓN FISCAL
Se ha dado en lo que va del año en nuestro país. La subida en el precio de minerales motivó el aumento de la recaudación fiscal.
_____________________________
De: Guillermo Tejada Dapuetto [mailto:gtejadad@speedy.com.pe]
Enviado el: domingo, 01 de mayo de 2011 12:29 p.m.
Para: Guillermo Tejada Dapuetto
Asunto: Sra. Del Rio usted vota por principios, yo por conviccion

Sr. Director:

Cuando una persona tiene la facilidad de dirigirse al público diariamente ya sea a través de las ondas de Radioprogramas del Perú o del diario Perú 21, pues debe tener el suficiente tino de escribir o hablar con un afán de cátedra a sus lectores o radioescuchas, y más si estas opiniones o mensajes llegan a todo el país. Me estoy refiriendo a la sra. Patricia del Río, columnista del diario en mención y parte del equipo del noticiero Ampliación de Noticias de RPP.

Ella afirma en una de sus últimas columnas de Perú 21 que votará por principios y no por miedo, que ve a su hijo jugando con sus trenes y que no sabría qué decirle si no vota con los mismos principios con los que los está educando. Bueno pues, en ese sentido, la sra. Del Río parece olvidar que durante la gestión del Pdte. Alberto Fujimori se vivió el terror del sanguinario Abimael Guzman y los Tupamarus. Y que fue casualmente el Presidente Fujimori quien derrotó al terrorismo. Se vivió en guerra con sus consecuencias buenas y malas. Hubo inocentes que pagaron con su vida la culpa de los verdaderos asesinos y hubo excesos como en toda guerra.

Yo mismo escape de la muerte hasta en cuatro oportunidades. Yo que no era culpable de nada, un simple ciudadano de a pie que se buscaba y ganaba la vida con dos trabajos. Con dos hijas y la fuerza de la juventud en las venas. Recuerdo que la primera “escapada” de la muerte fue en el tristemente recordado atentado de Tarata. Ese día, tras la explosión y el terror, nos fue difícil cerrar la edición del diario en que laboraba en ese entonces. Recuerdo que mis manos temblaban y veía el rostro de mis compañeros de trabajo con un rictus de terror y con unas ganas de irse a sus domicilios de inmediato.

La segunda vez que escape de la muerte fue también en el atentado al edificio de Solgas de la Av. Aviación. Ese día hubo paro armado y no había movilidad para irme a trabajar en el trabajo de la mañana, por lo que me fui a pie. No había pasado unos 100 metros del lugar del atentado cuando sentí la explosión, la misma que me tiro al suelo. Al recuperarme y ver hacia atrás vi la llamarada y los disparos, por lo que me fui a resguardo y continuar mi camino hacia mi centro de labores. La tercera vez ocurrió cuando me encontraba en mi centro de trabajo y exploto el coche bomba en el Ministerio del Interior. Esa vez el techo de vinilico se me vino encima y otra vez el terror me invadió.

Por último, la cuarta vez que mi San Martin de Porres nos protegió a mi familia entera fue cuando me traslade con ellos a ver a mis padres a Moyobamba, San Martin. Tomamos un carro que nos llevaba desde Tarapoto y casi llegando a Nuevo Cajamarca nos topamos con una patrulla de los denominados Tupamarus con rifle y pistolas en mano, tapados con sus pañuelos rojos, nos obligaron a llevar a uno de sus “pinches” heridos. Para esto dejaron en el camino a dos de los tripulantes del auto. Yo de ninguno manera iba a dejar el auto con mi familia dentro más los dos supuestos “guerrilleros”, por lo que terminamos el viaje de terror con los dos tupamarus en la parte delantera y yo con mi familia en la parte trasera, expuestos a que nos encontráramos con alguna patrulla policial….menos mal que no sucedió ello y en cuanto estuvimos cerca de Moyobamba decidí bajarnos del auto y llegar a pie a la ciudad de las Orquídeas.

Todo este terror lo viví con angustia por mi familia, por mí mismo, por mis padres. Al acabar este terror me sentí y me siento agradecido a los gobiernos de Alberto Fujimori que acabaron con el terrorismo, y puedo mirar crecer hoy libremente a mis hijos y verlos a los ojos y contarles el terror que se vivió en esos años.

Ese terror ya no existe, aunque la inseguridad ciudadana, esta vez por culpa de rateros, violadores y secuestradores va en incremento pero de ninguna manera como en aquellos años con toques de queda y salvoconductos para salvaguardar nuestra integridad.

Por ser empleado público no puedo hacer alegoría por ningún candidato, pero esta claro que mi voto será por convicción.

Guillermo Tejada Dapuetto
DNI 07541222
gtejadad@speedy.com.pe
www.guillermotejadadapuetto.com

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu