jueves, 9 de julio de 2009

EL 63% DE ALIMENTOS SE VENDE CON UN MARGEN DE GANANCIA MAYOR AL 61%

EL COMERCIO JULIO 10, 2009

El 63% de alimentos se vende con un margen de ganancias mayor al 61%

8:44 | Para el ministerio, la ganancia de los minoristas no debe superar el 30%. Experto justifica márgenes por su nivel de pérdidas y mala distribución.

Por Álvaro Gastañadui

Según el cristal con el que se mire, los comerciantes minoristas de alimentos pueden ser considerados los seres más abusivos del mercado, por aplicar márgenes de ganancia de hasta 255,8% a los productos que venden, o estar plenamente justificados, porque no tienen otra salida. (vea aquí los precios de algunos productos.

No obstante ello, la evaluación de precios realizada el miércoles por el Ministerio de Agricultura en los mercados mayoristas, así como en 14 centros minoristas y tres supermercados, revela que el 15% de los alimentos se vende con una ganancia de hasta 30%. El 22% con una ganancia de entre 31% y 60% y el resto —63%— con un margen de 61% a 255,8%.

El presidente de los comerciantes del Mercado N° 1 de Surquillo, Juan David Otero, dijo que los márgenes que se aplican son determinados por el transporte, alquiler, servicios, personal, impuestos y hasta la ganancia neta. Además de todo ello, por la ley de la oferta y la demanda: que hace que el precio suba cuando hay más compradores y baje cuando hay más vendedores.

Sin embargo, para el ingeniero Manuel Cabrera, de la Oficina de Estudios Económicos del Ministerio de Agricultura, el margen de ganancias debe estar en el orden del 30%. Además, reconoció que algunos productos —como el azúcar, la leche, los fideos y las menestras— tienen un menor margen de ganancia, porque sirven como “gancho” para atraer más clientes. Los demás productos —con mayor margen— sirven para cubrir lo que se deja de ganar en los primeros.

Por su parte, el presidente de la Asociación Peruana de Consumidores (Aspec), Jaime Delgado, aseguró que los intermediarios son los que terminan de encarecer los productos. Opinó que las municipalidades deberían promover mecanismos para facilitar que los consumidores accedan a los mercados mayoristas y el Gobierno Central difundir los precios. Recordó que en otros países, como Ecuador, muchos vecinos se unen para ir de compras al mercado mayorista y así reducir sus costos finales.

NO ES NEGOCIO MILLONARIO
El especialista Fernando Cillóniz justificó los altos márgenes que aplican los minoristas, porque ellos tienen un altísimo porcentaje de merma (pérdida de productos), que en algunos casos llega al 50% de sus compras. Según él, esta pérdida, generada por un deficiente sistema de distribución, los obliga a manejar márgenes como los observados. “¿Cuando se ha visto a un minorista millonario?”, se preguntó tras afirmar que su ganancia no es excesiva.

EL DATO
Mercados más baratos
Según el Ministerio de Agricultura, los mercados más baratos son Las Flores (Jr. Restauración 268, Breña) y Juan Velasco, en la avenida del mismo nombre, en Villa El Salvador.
__________________________
GESTION 02 de Junio de 2008

LA CRISIS ALIMENTARIA Y LA ESPECULACION
Alejandro Deustua (*)

Sin mayor alerta preventiva, la inseguridad alimentaria ha devenido en un problema muy serio de inestabilidad internacional.

En efecto, el incremento de los precios, estimado por la FAO en un rango de entre 40% y 130% (o un promedio de 80% según el Banco Mundial), desde el año pasado ha puesto en riesgo inmediato a 100 millones de personas y a 37 países pobres.

Aunque la predicción del valor de los alimentos sea difícil de establecer, el hecho es que en los próximos años se espera que el incremento genere algo más que emergencias humanitarias. Este se expresará en presión inflacionaria, deterioro de los términos del intercambio y en, los países más vulnerables, en aumento de la pobreza o neutralización de los esfuerzos por combatirla.

Entre los factores estructurales del incremento de los precios se incluye el aumento de la demanda estimada este año en US$ 1035 mil millones (es decir US$ 215 mil millones más que en el 2007), según la FAO. La atribución de esa responsabilidad solo a China e India es insuficiente, si no se considera la mejora global de ciertos estándares de vida.

Por lo demás, el incremento del precio del petróleo ha impactado en el costo del transporte y este, en el de los sistemas de distribución.

En el lado de la oferta, la sustitución de cultivos de alimentos básicos por producción ligada a la energía (el caso del maíz para producir etanol) y el empleo consecuente de transgénicos constituyen un cambio cualitativo en el comportamiento del mercado en perjuicio de quienes dedican la mayor parte de sus ingresos a la alimentación. Aquel ha sido estimulado también por factores temporales como las malas cosechas derivadas de problemas climáticos (p.e. Australia)

Si sobre ello hay consenso, lo hay menos sobre el rol de la especulación en la generación de la crisis. En este caso, no se trata de negar el rol de los agentes financieros que invierten en el mercado de commodities sino de determinar si hay comportamiento distorsionador.

Esa es una tarea difícil de cuantificar (en el caso del petróleo algunos lo han estimado en 30% hace un par de años). En el caso de los alimentos, la Commodity Futures Trading Comisión de Estados Unidos acaba de destacar ante el Senado de ese país que, si bien existe especulación, esta no es “excesiva”.

Reconociendo que existe una trasferencia de recursos del mercado hipotecario en crisis hacia el mercado de commodities, esa Comisión destaca que los inversionistas cumplen también con el rol de disminuir el riesgo y de generar transparencia en las transacciones de estos bienes.

Puede ser, pero en tanto la reorientación de recursos de mercado a otro es sustantiva y las expectativas de ganancias de corto plazo son muy altas, también es posible concluir que su efecto en el mercado puede ser efectivamente distorsionador.
Si ocurre en grandes productores que subsidian la oferta vinculados a inmensos mercados de capitales, la disciplina en esos mercados debiera ser mayor.

Por tanto, si se considera que los organismos multilaterales están destinando cientos de millones de dólares a la asistencia de los que serán afectados por los altos precios, bien podrían los reguladores reducir fuertemente el margen de especulación (que suma miles de millones) en lugar de avalarla.
(*) Internacionalista

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu