jueves, 9 de julio de 2009

EL ORO, METAL PODEROSO

El Comercio Día_1 06 10 08

Producción aurífera detuvo su caída de los dos años anteriores
Metal poderoso.
LA CRISIS FINANCIERA PODRÍA GENERAR UNA MAYOR DEMANDA DEL METAL DORADO EN LOS PRÓXIMOS MESES
Por Manuel Marticorena

Históricamente el oro ha sido la única moneda en la cual la humanidad ha confiado ciegamente. Y en esta coyuntura, en la que la crisis financiera estadounidense pone a temblar a todo el mundo, esto se está comprobando, pues el oro funge hoy de reserva monetaria para cientos de mortales que temerosos recurren a él para resguardar el valor de sus ahorros.

¿Pero qué beneficios podría traer esto para el país?, se preguntará usted. El Perú es el quinto productor mundial de oro y el primero en Latinoamérica, de modo que de seguir manteniendo su cotización internacional por encima de los US$900 la onza, en los próximos dos años los beneficios podrían ser extraordinarios. Pero eso sí, el camino no es sencillo.

LA CAÍDA
Si algún período de la historia reciente podría catalogarse como el año dorado en el país, ese fue el 2005. En aquel momento, la producción local alcanzó el récord de 6,7 millones de onzas, lo que se debió a la significativa producción de Minera Yanacocha (ubicada en Cajamarca). En esa oportunidad, la minera produjo 3,3 millones de onzas (casi el 50% de toda la producción nacional).

Sin embargo, la hazaña no se pudo mantener. En el 2006, la producción nacional cayó en 4% y en el 2007 en 19%. Todavía no hay cifras de este año, pero para Roque Benavides, gerente general de Compañía de Minas Buenaventura --copropietaria de Minera Yanacocha junto con la estadounidense Newmont-- será imposible alcanzar los volúmenes de producción del 2005. La mina cajamarquina hoy solo produce 1,6 millones de onzas y representa el 30% de la producción nacional.

Entre las razones por las que cayó tan estrepitosamente la producción de la minera --y, por ende, del país-- se encuentra la fuerte presión social de la población cajamarquina para que Yanacocha no explote el emblemático Cerro Quilish, cuyo interior contiene reservas auríferas que la empresa pretendía extraer, pero que finalmente no lo hizo, dejando el mineral en el subsuelo tal vez para siempre.

Carlos Gálvez, gerente de finanzas de Buenaventura, indica que en ese aspecto, Yanacocha tuvo que retirar cuatro millones de la contabilidad de sus reservas. El ejecutivo, señala que la presión social hizo que a la minera se le pusiera una banda gástrica, al limitarla en su crecimiento. "Yanacocha ya no será nunca más una mina que llegue a las dos millones de onzas", comenta con cierta molestia.

BUENAS CIFRAS
Pero si bien no se llegará al récord del 2005, la tendencia a la baja en la producción parece cambiar este año. Así, entre enero y agosto, la producción se ha incrementado en 8,73% con respecto a similar período del 2007, lo cual significa que la producción se acerca a 3,7 millones de onzas.

¿Qué ha cambiado? Entre otras cosas, el desarrollo del proyecto Gold Mill por parte de Yanacocha. La empresa ha invertido US$260 millones para maximizar la recuperación de áreas con menor ley (contenido de oro por tonelada de desmonte). Igualmente, contribuye la consolidación de la producción de la canadiense Barrick en la mina Lagunas Norte (ubicada en La Libertad) y la puesta en marcha de la mina Cerro Corona, de propiedad de la sudafricana Gold Fields --en Cajamarca-- la cual aportará con una producción de 300.000 onzas al año.

Pero no solo contribuyen los nuevos proyectos. La menor producción aurífera no ha significado grandes pérdidas económicas, pues se ha amortiguado con el incremento en la cotización internacional del oro, que entre enero del 2007 y junio de este año se ha incrementado en 55%.

LO QUE BRILLA
Si bien existen buenos precios y la recuperación aurífera se ha incrementado, esto no es suficiente. Félix Navarro-Grau, gerente de Consorcio Minero Horizonte, señala que así como el precio del oro ha subido, los costos de producción también, lo que ha generado que los márgenes se hayan acortado. ¿Cuánto? No precisa, no responde.

El ejecutivo cree que en el próximo año los costos van a continuar al alza, perjudicando el lanzamiento de nuevos proyectos. Gálvez es de la misma opinión y ambos están preocupados por los costos que tendrá la energía y los insumos de la construcción, como el acero y el cemento, cuyos precios también repuntaron.
"Si antes el costo promedio de producción de una onza de oro era US$250, ahora es US$450", sostiene Navarro-Grau. En ese sentido, los productores deberán ser más audaces al desarrollar sus proyectos, aunque ya no sean de las dimensiones de Yanacocha.

En ese sentido, el Ministerio de Energía y Minas considera que los próximos proyectos que podrían ser desarrollados son La Zanja y Tantahuatay, ubicados en Cajamarca y que pertenecen a Buenaventura; Minas Conga y Chaquicocha, de Minera Yanacocha; y Pucamarca, ubicada en Tacna, perteneciente a Minsur. Un conjunto de proyectos que hacen prever una inversión superior a los US$1.500 millones.
Navarro-Grau explica que es importante que el país demuestre sostenibilidad en la producción aurífera y esto solo se lograría invirtiendo en exploración y, sobre todo, desarrollando nuevos proyectos.

EN RIESGO
Fredy Huanqui es un geólogo reconocido en el sector minero, sobre todo por haber hallado en los 80 una de las minas de oro más grandes del país, a la cual --para asegurarse de que el descubrimiento fue suyo-- le puso el nombre de su hija: Pierina.

La mina, ubicada en Án-cash, es explotada actualmente por la canadiense Barrick Gold. Huanqui ahora es el vicepresidente de la junior Candente Resources, una empresa que inicialmente buscaba oro, pero que ha virado su interés al cobre.
Huanqui, con toda la experiencia que tiene, considera que es poco probable que se encuentren yacimientos del tipo de Yanacocha, Pierina o Aruntani (Puno), que son minas de grandes dimensiones y cuyos recursos están más próximos a la superficie. El geólogo cree que lo que queda por explorar está a más profundidad y eso representa mayores costos. "Es como el petróleo: hay que invertir para perforar, con el riesgo de hallarlo o no", señala.

De otro lado, los riesgos en exploración se han incrementado por los aspectos sociales. Huanqui señala, por ejemplo, que Candente tiene tres proyectos auríferos: El Tigre, Las Sorpresas y Las Brujas, el primero en Lambayeque y los dos últimos en áreas cercanas a la mina Yanacocha, donde hacer exploración es difícil por aspectos sociales.

En ese sentido, Carlos Gálvez, de Buenaventura, sostiene que hay dos factores críticos de riesgo en la actividad minera peruana: la capacidad de las empresas para arriesgarse en exploraciones y las relaciones comunitarias. "Si no se llega a un acuerdo con las comunidades para explorar, no va a haber nada. Eso es lo que ha pasado con Yanacocha, que no tiene espacio para moverse, y que cuando ha descubierto algo, las comunidades no la han dejado explotar", señala, para indicar con ello que mantener un buen ritmo de producción no está garantizado.

FACTOR CRISIS
De otro lado, el tema de la crisis financiera internacional podría generar un perjuicio para la producción de oro nacional. Navarro- Grau sostiene que la intensa actividad exploratoria de las mineras junior (pequeñas mineras) podría disminuir en los próximos meses por efectos de la crisis financiera.

Huanqui también lo cree así. La exploración es una actividad de riesgo y, en ese sentido, ante las actuales circunstancias conseguir un dólar más en el mercado de capitales, que es donde consiguen financiamiento las juniors, será cada vez más difícil.

Sin embargo, también podría generar oportunidades para que se consoliden proyectos mineros alrededor de empresas con capacidad para explorarlas y desarrollarlas. Diego Benavides, gerente general de Minera IRL, que posee una mina en Junín, sostiene que la crisis le daría la oportunidad a su empresa de adquirir nuevos prospectos auríferos a bajo precio.

Lo cierto es que la crisis generará --como lo dijimos al inicio-- una mayor valorización del metal dorado por una mayor demanda, porque cada vez más los inversionistas buscan asegurar sus dividendos comprando certificados de oro.
Actualmente están comprometidos 25 millones de onzas de oro (cinco veces la producción anual del Perú) en certificados en el mundo, porque este metal sigue siendo más seguro que la palabra de honor de cualquier banco que finalmente podría llegar a quebrar. Y si no, basta mirar lo que ocurre en Estados Unidos.

EXPORTACIÓN MINERA
El viceministro de Minas, Felipe Isasi, consideró que el impacto de la crisis estadounidense en el sector minero podría alcanzar a un 30% de las exportaciones mineras.
Indicó, además, que el 40% de las exportaciones peruanas están orientadas a países fuera del APEC. En ese sentido, confió en que la demanda de metales de China y la India mantendría el ritmo de producción e ingresos que ha alcanzado la minería peruana en los últimos años.

"El Asia está creciendo en forma distinta al resto de países, por lo que creemos que si bien la crisis en Estados Unidos tendrá impacto, no afectará a la totalidad de la producción minera en este año", sostuvo.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu