domingo, 21 de junio de 2009

SER PADRE EN EL PERU DE HOY


-----Mensaje original-----
De: Guillermo Tejada Dapuetto [mailto:gtejadad@speedy.com.pe]
Enviado el: Domingo, 21 de Junio de 2009 06:28 p.m.
Asunto: SER PADRE EN EL PERU DE HOY

Sr. Director:

La verdad es que hay que ser bien valiente para convertirse en padre en el Perú de hoy. Recuerdo que hace una treintena de años, cuando era un niño los día del Padre empezaban unos días antes que lo usual, con las actuaciones en los colegios, los “regalos” que hacíamos en los cursos de Formación Laboral o Educación por el Arte, haciendo cuadros, portalapiceros, pisapapeles, etc., que nuestros propios padres pagaban, pues los implementos para hacer estos “regalos” salían de sus bolsillos. Hoy la cosa no ha cambiado en lo absoluto y ahora nosotros mismos le damos a nuestros hijos lo que cuesta hacer “nuestros” regalos. Sin embargo, recuerdo que en mis tiempos nosotros teníamos algunos prototipos de padres que los veíamos en la televisión o en el Poder, y al cual pensábamos inocentemente en seguir o tomar como ejemplo. MI caso fue el de el papá de los años maravillosos, aquella serie norteamericana donde el padre era un viejo renegón, pero que cedía cuando del sentimiento o del bobo se trataba. Había otro ícono de padre, Tarzan, con su boy, Chita y su “rica” Jane. En ese entonces habían señores en la política como Luis Alberto Sánchez (a quien tuve la oportunidad de entrevistar), el mismo tribuno Valle Riestra, Bedoya Reyes (a quien conocí personalmente y me pareció un tipazo de primera), Armando Villanueva del Campo (a quien también conoci y me parecía raro en un tipo tan robusto y con una manos de gigante una mirada tan tierna cuando te veía a los ojos), en fin eran personas que aunque ahora digan lo que digan de ellos en el Perú de hoy, en mi niñez fueron gente a quien uno miraba y respetaba. En la parte deportiva también tuve mis ejemplos a seguir, estaban los jugadores cremas (que después pasaron a ser pavos del Cristal) como el granítico Héctor Chumpitaz, Eleazar Soria, Percy Rojas, Oswaldo “Cachito” Ramirez; los aliancistas “Pitín” Zegarra, Teófilo el “nene” Cubillas, José el “Patrón” Velásquez, en fin, estaban también el cholo Hugo Sotil, “Pichicho” Benavides, H.H. Ballesteros, etc,, jugadores que también dejaron huella y con algunas actuaciones fenomenales nos hacían soñar que ser futbolista era lo mejor que nos podía suceder en la vida.

Fueron pasando los años y los ejemplos de buenos padres cada vez eran menos. Pasé por la Universidad, de allí vinieron las épocas de buscar chamba y cuando empecé a trabajar, ya veía la vida de otra forma y la verdad es que tanto la política, como el fútbol y la vida misma se empezaron a tornar de un tono gris oscuro que ya no era ejemplo de nadie ni para nadie. Vinieron los actuales “padres de la patria”, aquellos que juraban por la plata, las “Susi” Díaz, los payasos de la política, gente sin escrúpulo y con mucha ambición que empezaron a destrozar la vida por donde pisaban. Hoy por hoy, a pesar de que ya soy padre desde hace 16 años todavía tengo algunos íconos a quien me gustaría imitar, por ejemplo nunca lo conocí personalmente a Gino Kaiserberger, pero las veces que hablé con él me pareció un tipo digno de imitar. Otra persona que dejó huella en mi vida fue Javier Calle Loarte, una persona que primero fue mi profesor en la Universidad y luego mi Jefe cuando me “jaló” a trabajar con él en el Ministerio de Industria de ese entonces. Un tipo de primera. Creo que Alvarito Ugaz habría sido un buen padre, era un gran amigo, como pocos. Actualmente cuando tengo la oportunidad de conversar con mis hijas y cuando conversó con algun joven veo que ya no hay ejemplos a seguir, salvo el que le pueda dejar uno mismo como padre. Los valores hoy en día se han perdido completamente, ahora los sumos sacerdotes se acuestan con quien se les cruce primero, ya nadie cree en nadie, nuestros políticos son de la peor calaña, ya no hay ejemplos a imitar en la televisión, que dicho sea de paso está llena de homosexuales y con los maestros de hoy en día hay que tener sumo cuidado, pues por allí te resulta un gran “pendejo” que se levanta hasta tus propios niños. En todo este barullo de vida me considero todavía alguien con un poco de suerte, pues tengo un trabajo que me permite darle algunas comodidades a mis hijos que otros padres no lo pueden hacer. Y aunque mi sueldo es cada vez menos valioso, al menos me alcanza para vivir y darles alimento y salud a los míos.

Ser padre en el Perú de hoy, repito, es un proyecto de vida sumamente difícil, donde uno mismo debe ser su propia motivación, donde hay que sacarse la mierda desde tempranas horas del día, donde hay que tragarse varios sapos de los que creen saber más que tú, donde a veces hay que agachar la cabeza y tragarse la rabia para no perder la chamba, y donde hay que ser lo suficientemente inteligentes para “seguir” mirando hacia delante. Por todo ello y por muchas cosas más…ser Padre en el Perú de hoy es toda una aventura digna de cualquier guión de alguna película hindú de tiempos aquellos. Feliz Día Papá.

Guillermo Tejada Dapuetto
DNI 07541222
gtejadad@speedy.com.pe
www.guillermotejadadapuetto.blogspot.com
___________________________
-----Mensaje original-----
De: Daniel Bedon [mailto:bedon@optusnet.com.au]
Enviado el: Domingo, 21 de Junio de 2009 08:03 p.m.
Para: 'Guillermo Tejada Dapuetto'
Asunto: RE: SER PADRE EN EL PERU DE HOY

Estimado Guillermo,

Desde la perspectiva que miras el aspecto paternal del hombre tienes mucha razón, es difícil cuando los modelos de identidad escasean. Sin embargo, hay algo de positivo en ello. Se dice que ‘la belleza está en el ojo del que la mira’ y por ello no es que las cosas hayan cambiado mucho sino que nosotros vamos ganando sabiduría con los años y vamos despertando a la realidad que antes veíamos color de rosa. Estamos viviendo tiempos de desafío individual, en la que los individuos han empezado a despertar del estado de sopor que contribuía al manipuleo de las masas, la pregunta salta: ¿El despertar cambiará el status quo para bien? Es en los tiempos presentes, en los que cada uno se encuentra más sólo que nunca, que se requiere tomar plena conciencia de la responsabilidad que recae sobre los hombros de la gente de buena voluntad, sobre los aun creyentes de los valores humanos expresados con claridad en las cuatro virtudes cardinales de Platón: Fortaleza, Justicia, Prudencia y Templanza. Esta lucidez individual hace más difícil la creación de líderes, especialmente cuando se trata de individuos que pretenden serlo para esconder y llevar a cabo sus propias agendas. Esta individualidad moderna ha traído consigo no solamente más libertad sino más libertinaje y es por ello que el compromiso es personal. Todos aquellos que aun guardan esperanzas por un mundo mejor deberán empezarlo con ellos mismos y tener el espíritu necesario para difundirlo a su alrededor. El verdadero líder no tiene aspiraciones de serlo, como decía Sócrates, simplemente lo es en esencia y si es llamado a dirigir lo hace sin intereses personales. Potenciar a los demás es su único interés, para que ellos puedan crecer en la correcta dirección. El liderazgo en ese sentido es una reacción en cadena que crea las sociedades justas. Confucio dijo: ‘Es mejor encender una vela que maldecir en la oscuridad’. Nos encontramos en una situación en la que este refrán cae a pelo. Tenemos una misión, todos aquellos comprometidos con el fuero interno, una misión que deja los intereses de lado para asumir un rol diferente y necesario en estos tiempos. Para todos aquellos que son Padres, seámoslo no sólo para los nuestros sino para todos aquellos que lo necesitan.

Feliz Día a ellos.

Daniel Bedon
_______________________
PERU 21 JUNIO 22, 2009

La experiencia inolvidable de ver llegar al mundo a tu propio hijo
Un profesor fue papá por primera vez en el Día del Padre y asistió al nacimiento de hija. Perú.21 reportó vía Twitter el nacimiento de la pequeña y la experiencia de su feliz progenitor.

Jhony Huárez y su esposa Esperanza Fernández se encuentran por primera vez con la pequeña Oriana. (Roberto Cáceres)
Por Lourdes Fernández

Cuando Oriana lloró por primera vez, Jhony Huárez estuvo a su lado para abrazarla. Fue así que la pequeña, de casi tres kilos, sintió los brazos protectores de su padre a los pocos minutos de nacer.

“Oriana no pudo escoger mejor día para nacer”, expresa emocionado el profesor Jhony, mientras coge el diminuto y frágil dedo de su hija. Es que su vida cambió. Ahora ya es papá, justo en el Día del Padre, a las 2:42 de la tarde. Fue el mejor regalo que su esposa Esperanza Fernández le pudo dar.

La inolvidable experiencia de la familia Huárez Fernández fue posible gracias al programa “Parto con acompañamiento’ del Instituto Nacional Materno Perinatal de Lima, nosocomio donde nacen un promedio de 40 bebés diariamente.

Este programa permite que las criaturas que llegan al mundo no solo sean recibidas por sus madres, sino también por sus padres.

Pero Oriana no era la única que llegaba al mundo a esa hora. En la sala de al lado nacía Saúl Antonio, quien también fue recibido por su padre Odalón Ccasani y su madre Florentina Aragón.

SOLIDARIDAD EN EL DOLOR. “Los papis suelen sentir los sueños, malestares y hasta antojos de sus parejas. Ellos, ahora, se convierten en embarazados”, comenta la encargada del Área de Estimulación Prenatal, Mery Márquez. Por su parte, Elena Lara, obstetriz jefa del centro obstétrico, explica que se busca afianzar el vínculo paternal en el proceso del embarazo y, así, enfatizar su presencia en la vida del niño.

“El acompañamiento genera tranquilidad en la gestante y, además, se logra que el trabajo de parto se acorte”, señala Lara.

Perú.21 reportó , minuto a minuto, el nacimiento de Oriana y la experiencia del feliz padre a través del microblogging Twitter. Para esta inédita transmisión en el país se utilizó el modem del Speedy Móvil de Telefónica.
________________________
De: Nestor Scamarone [mailto:nscamarone@notarios.org.pe]
Enviado el: viernes, 19 de junio de 2009 11:39
Para: undisclosed-recipients@mail.notarios.org.pe
Asunto: ESTIMADOS AMIGOS - QUE ESTE DÍA RECIBAN EL AMOR Y EL RESPETO DE LOS SUYOS Y QUE DIOS SIEMPRE LOS CUIDE. NÉSTOR SCAMARONE

ESTIMADOS AMIGOS:
QUE EN ESTE DÍA RECIBAN EL AMOR Y EL RESPETO DE LOS SUYOS, Y QUE DIOS SIEMPRE LOS BENDIGA Y CUIDE...

Néstor A. Scamarone M.
Escritor peruano
EL PADRE COMO EJEMPLO DE VIDA

Ya está en el pensamiento de todos los hijos y nietos del mundo este día que se llama "El Día del Padre", pero no en compe¬tencia con "El Día de la Madre", ya que a nuestro entender éste de¬be de festejarse doblemente, ya que la madre esta unida con sus hi¬jos de dos maneras, una biológica por que los concibe en su vientre y otra sublime espiritual por que ella les da amor, cuidados y ternura, obviamente esto no implica que la función del padre sea inferior, ya que éste les da futuro, educación, ejemplo y trabajo, cariño espiritual y físico, dentro de una orientación humanista, de ahí la obligación del padre de aprender del mundo, la cultura y la buena relación ante lo material, para poder enseñar con la palabra y el ejemplo…

El origen de la celebración, aunque empañada por los intereses comerciales, está marcado por la vida ejemplar de un hogar en el que el padre, del que se sabe y se dice muy poco, defendió a su fa¬milia, honró a su esposa y estuvo junto al hijo mientras crecía en es¬tatura, sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres. La familia de Nazaret es el modelo para quienes una vez escucharon el llamado del amor y prolongaron su existencia en los hijos.

El gran escritor y filósofo Lin Yutang, cuando se integró a la sociedad occidental le sorpren¬dió que en ésta no fuera tan evi¬dente, como en la oriental, el respeto, la admiración, el cuida¬do y el amor hacia los padres, abuelos, las personas mayores y hacia los ancianos especialmente. En China, una larga barba blanca es algo envidiable, respetabilísima, incluso si el barbado es un mendigo. Cuando habla un padre o un anciano, los demás callan y es¬cuchan. En occidente si habla un anciano nadie lo escucha salvo sea un dictador, un adine¬rado o un destacado escritor o sabio. Como es casi universal el deseo de expresarse y ser escuchado, se hace evidente en China, por cuanto mas avancen en años mas probabilida¬des tendrán los mayores de hablar y de ser escu-chados. Bueno, bueno, pero no estamos en China, vivimos en el reino de la indiferencia y el con¬sumismo, donde el padre es “casi provisional”, donde las probabilidades de ser escuchado por los hijos son pocas.

Ellos, para aquellos que como yo tienen a sus padres y ancestros en el celeste universo y al costado de Dios, nos seguirán cuidándonos como si fuéramos o capaz seguimos siendo niños… entonces; en este día debemos re¬flexionar sobre aquellos viejos queridos padres que siempre ol¬vidamos, que los pasamos de la¬do, a quienes ofrecemos ingrata¬mente indiferencia, relegados porque nos parecen que sus ideas son obsoletas y fuera de tiempo, más aun han perdido luz y opor¬tunidad, en una sociedad donde todo es velocidad y adrenalina. Ellos, los padres, los abuelos ¬son los esforzados hombres que en el transcurrir del tiempo labra¬ron nuestras vidas, que cuando tenían sus manos y sus. ojos jó-venes jugaban con nosotros en nuestra dulce niñez y nos indi¬caron el camino a seguir.

Cómo duelen algunas palabras y gestos que hacen marcar distancia: "ya no me eres útil", "eso ya pasó de moda", algunas peores como: "ya no se que hacer contigo ni dónde ponerte", "tu paso es len¬to, tus palabras reiterativas y cansadoras, yo estoy a otro rit¬mo", "tu eres de otra época y en esta ya no tienes cabida"; vale decir, tu tiempo ha concluido y acabado.

Los hijos no nos damos cuenta que somos el legado físico y espi-ritual viviente de esos viejos que no se atreverán a cobramos, ni re-clamarnos nada. ¿Que piden esos viejos, que añoran? Casi nada, sólo desean momentos de compa¬ñía en su solitario recuerdo de añorados días, comprensión, apo¬yo, una caricia, una mirada a sus ojos. ¡Un ratito de tu tiempo y na¬da mas! Y eso no cuesta dinero, quizás también una pequeña ayu¬da económica que les permita vi¬vir decorosamente, como lo hi¬cieron contigo...

Es una acogedora oportunidad esta celebra¬ción para dar el recono¬cimiento sincero a quienes responsable y abnegadamente asumen con valentía sus deberes fami¬liares; pero también de¬be ser de re¬flexión, para quienes se han alejado por una u otra razón de sus hi¬jos, porque como dice la sabiduría popular: "la sangre llama". Por eso el re-conocimiento para esos pa¬dres responsa¬bles, a esos padres de permanente presencia física o moral en la vida de sus hijos, a esos padres cuya relación con la prole es además la de compañeros y amigos, a esos pa¬dres que enseñan a sus hijos a ca¬minar en la vida y observan con tristeza y nostalgia como se van alejando, a esos padres buenos, ab-negados y siempre anónimos, a esos padres, el reconocimiento de Dios y del hombre.

Si de lo que se siembra se co¬secha, auguramos para ellos unos años de tranquilidad y regocijo en el hogar, rodeados de hijos y nie¬tos, cuando la vida vaya hacia el ocaso, como esas tardes tranquilas. en que se saborea una brisa fresca, mientras un cielo azul y estrellado envuelve la tertulia en espera del¬ sueño reparador.

Auguramos el amor y respeto de sus hijos y nie¬tos, auguramos los cuiden en la dulzura de su inevitable vejez, au¬guramos la caricia franca de un niño, auguramos la mano filial co¬mo guía de sus pasos cansados e inseguros, auguramos el reconocimiento y amor para aquel que siempre dio sin pedir y auguramos los lleven de la mano hacia las nuevas esperanzas, hacia los nue¬vos cielos...
Cualquier tarde de estas te alcanzaré padre mío…

Madrid, Bogotá, Lima, Chiclayo y Trujillo.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu