martes, 18 de enero de 2011

LOS CANDIDATOS PERUANOS A SER PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD


EL COMERCIO ENERO 28, 2011

Los candidatos peruanos a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La festividad del Qoyllur Riti de Cusco y la Tunantada de Junín son algunas de las que figuran en la lista que presentará el Gobierno

La tunantada (Archivo El Comercio)
La primera semana de marzo, a más tardar, serán presentados ante la Unesco los expedientes de las candidaturas peruanas que aspiran a ser incluidas en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, informó el ministro de Cultura, Juan Ossio a la agencia Andina.

La festividad del Qoyllur Riti”:http://elcomercio.pe/planeta/489665/noticia-qoyllur-riti-devocion-que-mueve-derrite-montanas_1 de Cusco, la Tunantada de Junín, los Negritos de Huánuco, la música Q’ero de Cusco y un plato de la gastronomía peruana que será seleccionado por el viceministro Bernardo Roca Rey, formarán parte de lista de candidatos.

Ossio indicó que en el caso del Qoyllur Riti, la festividad deberá contar primero con la calificación de Patrimonio Cultural de la Nación, requisito indispensable para su postulación a la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En noviembre pasado, durante la reunión celebrada en la ciudad de Nairobi, en Kenia, un comité de la Unesco incluyó a la danza de las tijeras y la Huaconada de Mito en su Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
_______________________________

PERU 21 ENERO 18, 2011

“Arguedas mostró la naturaleza diversa del Perú”

Aunque el Gobierno no haya estado a la altura de las circunstancias y no haya tenido el tino de ponerle al 2011 el nombre de José María Arguedas, en esta charla el ministro de Cultura, Juan Ossio, destaca los valores de un hombre genial y sensible.
Autor: Gonzalo Pajares C.

“Leí a Arguedas en 1963, cuando fue mi profesor de Antropología en San Marcos”, nos dice Juan Ossio, ministro de Cultura y discípulo del gran José María Arguedas, de quien se celebra hoy su centenario.

¿CÓMO ERA COMO ANTROPÓLOGO?
Arguedas estaba lleno de anécdotas, pues lo que nos contaba en clase eran sus vivencias personales. Destaco su capacidad para compenetrarse con los actores sociales. Hablaba perfectamente el quechua, no solo el de los mistis (patrones) sino el de los runas (campesinos). Por ello, cuando acopiaba material etnográfico se le facilitaban las cosas. Así supo recoger –de forma objetiva, rigurosa y clara– detalles de la vida de sus informantes que estos no le decían a cualquiera. Por ejemplo, los detalles del mito de Inkarri los consiguió así.

¿ESTAS VIVENCIAS PUEDEN SER CATALOGADAS COMO UN MÉTODO DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA?
Absolutamente, porque es la mejor manera de conocer objetivamente lo que se desea estudiar. Además, Arguedas era muy riguroso: ordenaba su material de acuerdo a los estándares más altos de la teoría antropológica. Lo que sí debo señalar es que, a veces, se imponía más su carácter de comunicador que de científico puro. Si comparamos su traducción de Dioses y hombres de Huarochirí con la de Taylor, veremos que es el trabajo de un quechua hablante que ha sabido llegar al corazón de su pueblo.

ARGUEDAS ES UN GRAN ESCRITOR INCLUSO CUANDO HACE CIENCIA. ¿QUÉ APRENDE UNO DEL PERÚ LEYÉNDOLO?
Muchísimo: los contrastes abismales entre la costa y la sierra. Por ejemplo, Yawar Fiesta muestra el vacío de comunicación que se produce entre un pueblo rural y las autoridades nacionales; señala cómo el Gobierno desdeña las costumbres de los pueblos indígenas, pues las considera salvajes, animales y, por eso, erradicables.

¿EN LOS LIBROS DE ARGUEDAS ESTÁ EL PERÚ?
Por lo menos está tal y como yo lo viví. Cuando visité las comunidades que él recorrió supe cómo debió sentirse el día de la famosa mesa de debate sobre Todas las sangres. Allí me di cuenta qué lejanos estaban algunos de mis colegas para comprenderlo y cuánta razón le cupo a José María. Arguedas sobrevive y los otros han quedado en la oscuridad.

¿HOY SE LO LEE MEJOR QUE ANTES?
Sí, porque en su época no se hablaba tanto de la naturaleza diversa de nuestro país, del pluralismo cultural. El acento estaba puesto en la modernización, en la orientación homogeneizadora, en la que cayeron tanto hispanistas como indigenistas, quienes estaban dominados por el centralismo peruano, que veía al Perú como una sociedad homogénea, sin contrastes.

¿ARGUEDAS ES UN ADELANTADO POR SU MIRADA DIVERSA?
Por supuesto. Él nos abrió los ojos frente a la naturaleza diversa del Perú, frente a todos aquellos que estigmatizaban las tradiciones indígenas; estigmatización que hacían incluso los grupos de izquierda, que veían, por ejemplo, en el servinacuy y en el chacchado de coca costumbres que debían ser erradicadas.

¿COMPARTE LAS IDEAS DE VARGAS LLOSA SOBRE ARGUEDAS?
Hasta cierto punto. José María no quería que el Perú se mantuviese en condiciones de gran tradicionalismo. No creo, como sostiene Vargas Llosa, que Arguedas proponía a un Perú estancado, estático. Si a eso llama una 'utopía arcaica’, se equivocó. Arguedas quería que el Perú se hiciera mestizo: su ideal de país era el equilibrio que habían logrado, en el Valle del Mantaro, el mundo occidental y el mundo andino. José María quería mostrar las bondades del mundo indígena frente a la sociedad occidental. Por entonces estaba de moda aquella vieja concepción del desarrollo que señala que para que surja lo nuevo hay que destruir lo viejo. Arguedas señala que lo viejo puede coexistir con lo moderno: la tarea está en buscar el equilibrio y la síntesis.

¿ARGUEDAS ESTÁ EN SU LISTA DE LOS CINCO PERUANOS MÁS IMPORTANTES DEL SIGLO XX?
Claro. Y también estarían Vargas Llosa, Vallejo, Basadre y Luis E. Valcárcel.

SIENDO ASÍ, ¿POR QUÉ EL GOBIERNO NO LE PUSO AL 2011 EL 'AÑO DEL CENTENARIO DE ARGUEDAS’?
Por una sencilla razón: tenemos grandes figuras, unos podrían elegir a Arguedas; otros, a un héroe del pasado u otra figura. Entonces, para evitar problemas en cuanto a nombres particulares, cada uno con sus hinchas, buscamos algo más neutral y que ayudase al Perú en su proyección universal.

¿CREE QUE NO HAY UN CONSENSO SOBRE SU ALTURA E IMPORTANCIA?
Ahora hay menos polémica sobre su calidad. En el pasado si fue polémico.

SIENDO UNO DE LOS CINCO PERUANOS MÁS IMPORTANTES DEL SIGLO XX, ¿NO HUBIERA SIDO UN BUEN GESTO RECONOCER SU VALOR?
Si tenemos un conjunto de situaciones favorables para el país, uno debe repartir. Por la neutralidad se prefirió ponerle al 2011 'Año del Centenario de Machu Picchu para el Mundo’.

ARGUEDAS DICE EN EL SEXTO QUE LOS APRISTAS “SON LA CACANA DEL MUNDO”. ¿NO INFLUYÓ ESTO EN LA DECISIÓN DEL GOBIERNO?
Podría ser. Sobre ese punto no me pronuncio. Lo hago sobre los argumentos que se usaron en la competencia de nombres.
____________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 10, 2010

Para recuperar piezas arqueológicas: Alumnos de Yale preparan carta en apoyo al Perú

Así lo anunció esta mañana el ministro de Cultura, Juan Ossio. Este precisó que objetos encontrados en Machu Picchu tendrían un destino fijo a fines de año, cuando la justicia estadounidense emita un fallo al respecto

El ministro de Cultura anunció hoy que un grupo de ex alumnos de la Universidad de Yale firmará una carta en respaldo al Perú, que busca recuperar las piezas arqueológicas de Machu Picchu que obran en poder de la referida casa de estudios.

Juan Ossio indicó que el apoyo de los egresados —en su reconocimiento del legítimo derecho que ampara al Estado peruano— es importante para el buen fin del litigio judicial, que se ventila en el estado de Connecticut, sede de Yale. El procurador peruano ad hoc Eduardo Ferrero Costa representa al Perú en la contienda.

“Hay un grupo de ex alumnos de la universidad de Yale que están muy fastidiados con este problema y están circulando una carta a favor del gobierno peruano, ese es un gran respaldo que estamos alcanzando”, afirmó a Andina.

El despacho del juez Alvin W. Thompson —que escuchó los alegatos de la parte peruana el pasado 17 de setiembre— emitiría un fallo a fines de año. Propuso Ossio la construcción de un museo en el Cusco para exhibir las piezas disponibles —más de 360— y que el resto que sea conservado en un laboratorio para expertos.
_______________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 25, 2010

Doce entidades y organismos se fusionarán al Ministerio de Cultura

El Indepa, Conacine y el Instituto de Radio y Televisión Peruana están enntre las instituciones que pasarán a pasar parte del despacho de Juan Ossio

(Andina). El Poder Ejecutivo aprobó el proceso de fusión de doce entidades y organismos en el Ministerio de Cultura, que dirige el antropólogo Juan Ossio, el cual se desarrollará hasta fin de año y se iniciará con el Instituto Nacional de Cultura (INC).

La incorporación, en la modalidad de absorción, del INC concluirá el 30 de setiembre, mientras que el resto, la mayoría entidades adscritas al Ministerio de Educación, terminará el 31 de diciembre del 2010, precisa un decreto supremo publicado hoy en las Normas Legales, del diario El Peruano.

Entre estas figuran el Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (Indepa), el Proyecto Especial Complejo Arqueológico de Chan Chan y el Proyecto Especial Naylamp- Lambayeque.

MÁS LISTAS
También la Unidad Ejecutora Marca Huamachuco, el Conservatorio Nacional de Música, la Escuela Nacional Superior de Folklore José María Arguedas, la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático y de Ballet.

Asimismo, el Consejo Nacional de Democratización del Libro y de Fomento de la Lectura- Promolibro y el Consejo Nacional de Cinematografía-“Conacine”:http://elcomercio.pe/tag/34374/conacine.

La Biblioteca Nacional del Perú, el Instituto de Radio y Televisión Peruana – IRTP, la Academia Mayor de la Lengua Quechua y el Archivo General de la Nación quedarán adscritas al Ministerio de Cultura una vez concluido los procesos de fusión de los organismos anteriormente mencionados.

La norma fue refrendada por el presidente de la República, Alan García Pérez y el jefe del gabinete y ministro de Educación, José Antonio Chang y los titulares de Economía y Finanzas, Ismael Benavides y de Cultura, Juan Ossio.
______________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 6, 2010

Velásquez Quesquén desestimó que Ministerio de Cultura pueda recibir un porcentaje del canon

La propuesta fue hecha por el flamante titular del sector, Juan Ossio. El primer ministro explicó que la prioridad es que estos recursos se destinen a la atención de emergencias

El primer ministro, Javier Velásquez Quesquén, aseguró hoy que el Ejecutivo realizará todos los esfuerzos para dotar, en el menor tiempo posible, el presupuesto necesario al nuevo Ministerio de Cultura.

“Obviamente habrá un gran esfuerzo para darle los recursos necesarios al Ministerio de Cultura, que necesita no para iniciar el otro año, sino a partir de este año”, indicó en declaraciones a la prensa. Agregó que eso dependerá también de la organización que tenga el nuevo portafolio y de los profesionales que convoque.

DESESTIMA PROPUESTA
Velásquez Quesquén también desestimó la posibilidad de asignarle a dicho portafolio un porcentaje del canon o de las regalías mineras, tal como propuso el recién juramentado ministro de Cultura, Juan Ossio.

Velásquez opinó que se correría el riesgo de que otros sectores estatales también soliciten un porcentaje.

“Amarrar nuestras regalías y canon a determinado sector, por más importante que sea, significa reducir la capacidad que tenga el Estado para responder a situaciones que se presentan y que tiene que ver con una atención inmediata, como el caso del terremoto de Pisco o el caso de la crisis financiera internacional”, justificó.

CÉDULA VIVA
El primer ministro también informó que esta tarde la Célula Parlamentaria Aprista recibirá a los ministros de Economía, Mercedes Aráoz; de Defensa, Rafael Rey y del Interior, Octavio Salazar, para que expliquen la posición técnica frente al tema de la reestructuración salarial de las Fuerzas Armadas y policiales.

“Una vez que bajen las pasiones se podrá perfeccionar una propuesta que va camino a que en los próximos cinco años los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional puedan ver incrementado sus sueldos al doble”, añadió.
_____________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 6, 2010

Ministro Ossio buscará devolver al Perú reliquias de Machu Picchu en poder de la Universidad de Yale

Asimismo, el titular de Cultura informó que se reunirá esta tarde con la ministra de Economía para discutir sobre los recursos con que contará nueva cartera

El flamante ministro de Cultura, Juan Ossio, ha asumido el reto de recuperar todas las piezas arqueológicas de Machu Picchu que obran en poder de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Hiram Bingham, a quien se atribuye el descubrimiento de Machu Picchu en 1912, llevó al referido centro de estudios varios artefactos históricos y desde entonces el Estado peruano no ha sido capaz de devolver a suelo patrio. Al respecto, Ossio aseguró que pondrá interés en el tema a fin de recuperar las piezas: “Tenemos que utilizar estrategias adecuadas, no estrategias que nos vayan a indisponer con la universidad de Yale”, dijo a Andina.

Asimismo, mencionó que colaboradores en Estados Unidos y en la propia Yale —la asociación de ex alumnos de la universidad, por ejemplo— “están abogando para que estas piezas sean devueltas, pero tenemos que encontrar una fórmula adecuada para que no se pierda la colaboración con ese centro académico que es tan importante”.

Parte de la fórmula, propuso Ossio, sería la construcción de un museo para “albergar a todas estas piezas, exhibir a las que se deben exponer y guardar a las que puedan ser materia de investigación y luego generar un fondo común para que los investigadores de Yale o de otras universidades americanas y de otros países vengan a investigar con nuestros estudiosos acá en el Perú”.

DISCUTIRÁ SOBRE FINANCIAMIENTO DE SU CARTERA
La ministra de Economía, Mercedes Aráoz, anunció horas antes del nombramiento de Ossio, en la mañana del sábado, que la nueva cartera de Cultura se solventaría con parte del Fondo de Contingencias comprendido en el recientemente diseñado Presupuesto General de la República 2011, así como con los fondos de las instituciones que integrarán el ministerio. Con lo cual, Cultura no tiene un presupuesto planificado para el próximo año.

Por esta misma razón, Ossio anunció que esta tarde se reunirá con la titular del MEF para conversar sobre los recursos con los que contará su sector: “Voy a conversar con ella sobre los techos en los que me voy a mover. Tengo que actuar en forma realista”.

* Juan Ossio: "Tengo que demostrar que la creación de un Ministerio de Cultura es muy importante para el país"
En entrevista con El Comercio, el flamante ministro de Cultura aseguró que esta cartera es “la adoración” del presidente Alan García. Por ahora prefiere no decir cuánto necesitará de presupuesto

Por Enrique Planas

El antropólogo limeño Juan Ossio juró el sábado 4 como primer ministro de Cultura. El suyo es el ministerio 17. Parece el título de una novela de espionaje, aunque la responsabilidad del encargo podría darle material para escribir una historia épica. Sus retos no son pocos. Asistido por el periodista Bernardo Roca Rey en el Viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales y por un viceministro de Interculturalidad aún por designar, deberá promocionar la actividad cultural nacional, proteger el patrimonio, tender puentes entre las distintas culturas del país y determinar una política para el sector. Y todos esos objetivos deberán ser cumplidos antes del 28 de julio próximo.

“El tiempo es muy corto”, dice Ossio. Son menos de 11 meses los que estará en el cargo, incluyendo el tiempo destinado a las transferencias con las autoridades del próximo gobierno. Por ello, el ministro no hace promesas ambiciosas. Se sabe un fundador, y como tal, su propósito es construir los cimientos de un edificio que deberá perpetuarse en el tiempo. “Ha costado trabajo, ha habido muchas polémicas, y frente a esos vaivenes tengo que demostrar que la creación de un Ministerio de Cultura es muy importante para el país. Tiene que ser una institución sólida, que nos permita revalorar nuestra cultura, mostrar que es una fuente de ingresos económicos y que a través de ella podemos tender los puentes para poder comunicarnos mejor entre los peruanos”, explica.

Llega al ministerio cuando el Gobierno está de salida. ¿Qué le hizo aceptar el cargo? ¿Su amistad con el presidente?
Eso por un lado. Por otro, depositar tal confianza en un antropólogo, un catedrático que se ha manejado más que nada en la docencia, después de haber pensado en Mario Vargas Llosa, es un honor. Y me sentí obligado. Cómo negarme a un pedido de semejante magnitud. No podía echarme para atrás.

¿Qué tan distinto será trabajar como ministro que como asesor del presidente García?
Mi trabajo como asesor siempre ha sido ad honórem. Simplemente nos reunimos, en conversaciones de amigos, donde revisamos lo que está sucediendo en el país, lo aconsejamos en algunos lineamientos políticos pero, por supuesto, todo esto el presidente lo toma o lo deja. Ahora asumo una posición institucional y, como tal, las acciones que uno ejecute repercutirán en el aparato del Estado. Esa es la gran diferencia. Por cierto, aprendí muchísimo en estos cuatro años en que me he reunido cada dos lunes con Alan García y los otros colegas, en su mayoría del mundo empresarial. Para mí era algo inédito ver desde adentro cómo se gobierna un país.

¿Cree contar con el apoyo político para liderar el ministerio?
El presidente siente un gran cariño por este ministerio. Él es un amante de la cultura. Hemos visto que ha tenido muchas iniciativas: la Casa de la Literatura, la idea de una casa para la gastronomía, el apoyo a la restauración de monumentos arqueológicos en el norte. Este ministerio es su adoración.

Tenemos un Ministerio de Cultura antes de pensar cuál debe ser la política cultural del país. ¿No estamos poniendo la carreta delante del caballo?
Creo que la política cultural está muy bien planteada en la Ley de Creación del Ministerio de Cultura. ¿Qué contiene este ministerio? Por un lado, la preocupación por la defensa del patrimonio cultural, el respeto por la creación, la conservación del patrimonio del pasado y del presente. Por otro lado, también la cultura es comunicación, y como tal debemos tender los puentes entre las distintas culturas del país, sobre todo cuando se ha pensado que éramos un país homogéneo y recién nos reconocemos como un país pluricultural. Si reconocemos eso, podremos evitar conflictos futuros y vivir en una sociedad mucho mejor integrada.

¿Qué sucederá con un gobierno siguiente, cuyo futuro ministro de cultura no tenga un perfil de antropólogo?
Sin duda, mucho de nuestro aparato institucional todavía depende de las personas que administran las instituciones. Aún no hemos llegado al estatus en el que el aparato marche solo, como ocurre en sociedades más desarrolladas. Pero la idea es tratar de echar las bases institucionales para que, al margen de quien ocupe el puesto, el aparato siga funcionando.

¿Cómo darle un carácter técnico al Ministerio de Cultura, siempre atractivo para un uso político?
En primer lugar, necesito rodearme de gente que comparta mis puntos de vista para lograr construir este edificio con bases muy sólidas. Te confieso que desconozco los vericuetos del aparato institucional y que, si no cuento con personas que realmente me ayuden en eso, estaré un tanto perdido. Ya tengo pensado un equipo que me dará el apoyo para moverme con mayor facilidad. Asimismo, hay que recoger las experiencias de otros países. Creo que contando con un buen equipo y analizando en profundidad cómo se ha venido administrando la cultura, podremos construir un ministerio de gran calidad técnica.

Algunos organismos públicos adscritos al Ministerio de Cultura han generado polémica. ¿Por qué tiene que estar el Indepa en el nuevo ministerio?
Por una sencilla razón: somos un país pluricultural y el Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano (Indepa) ha sido la institución que ha tratado de tender los puentes entre los distintos grupos culturales. Se ha preocupado por estas poblaciones originales que han sido siempre las excluidas. Creo que bien vale que lo incorporemos.

¿El Ministerio de Cultura sumará el presupuesto de las instituciones reunidas o podrá recibir mayores ingresos?
Desde un principio, cuando la idea del Ministerio de Cultura estaba en pañales, siempre le dije al presidente que solo con los fondos del Estado nunca funcionaría completamente. Es en esas circunstancias que se pensó la iniciativa de Natalia Majluf, como es la Ley del Mecenazgo. Es importantísima para que el ministerio desarrolle esta ley que les da facilidades tributarias a quienes contribuyan en su desarrollo. Esa es una de sus fuentes de financiamiento. Actualmente vivimos una efervescencia cultural, un desborde de la creatividad, y todo esto se está consiguiendo con el apoyo de empresas privadas convencidas de su responsabilidad social y cultural.

¿Tiene alguna propuesta concreta para pensar el apoyo empresarial para el ministerio?
Pienso que podría existir un fondo permanente para la cultura. Si en Chile, por ejemplo, existe un diez por ciento del canon del cobre reservado para la compra de armamento, ¿por qué no dedicamos un porcentaje menor del canon minero para el desarrollo de la cultura? Eso sería una manera de demostrar cómo utilizar las ventajas obtenidas de las industrias extractivas. No para armarnos, sino para promover la creatividad de nuestro pueblo.

La sociedad civil que crea cultura pocas veces se siente representada por el Estado. ¿Cómo hacer para que este ministerio se convierta en su socio?
Buscando que estimular la creatividad de la sociedad civil.

¿Y cómo se consigue eso?
Pienso que los premios, los concursos y el financiamiento de proyectos pueden estimular toda la creatividad que se aprecia actualmente. Además, tenemos que mejorar la calidad de las áreas que capacitan a los creadores. Asimismo, coordinar con los gobiernos locales y regionales servirá para institucionalizar los mecanismos.

¿La protección del patrimonio se verá fortalecida con un ministerio?
Pienso que sí. Una de mis grandes preocupaciones con respecto al patrimonio monumental es el saqueo de las iglesias y las huaquerías, así como el comercio ilegal de las piezas arqueológicas y coloniales. Desde hace mucho tiempo he venido conversando con la policía para crear un cuerpo especializado en la protección del patrimonio cultural, como existe en España o Italia. Conversando con el Ministerio del Interior y recibiendo el apoyo de entidades extranjeras, podríamos tener un cuerpo especializado. Junto con eso, el inventario del patrimonio cultural es fundamental.

¿Cuál será su papel frente a la destrucción del patrimonio urbano, el caso de la destrucción del malecón de Chorrillos, por ejemplo?
Habrá que hacer algunos pronunciamientos y coordinar con las municipalidades. Algo podemos decirles a los gobiernos locales para que frenen este tipo de abusos. Pienso también en los alcaldes de provincias, que cuando tienen algo de dinero se dedican a hacer monumentos a la papa o plazoletas sin sentido estético. Podríamos intentar una coordinación con los gobiernos locales para poner freno de una vez a estas barbaridades.

CALCULANDO EL PRESUPUESTO
Un ministerio no puede mantenerse solo con la generosidad de los mecenas…
Eso sería coyuntural. Cuando estás en un proceso de construir y no tienes los recursos, debes buscar el apoyo privado. En el futuro, en épocas de vacas flacas, tendremos que depender más del Estado. En esa circunstancia tendríamos un presupuesto logrado por los recursos obtenidos a través de los monumentos históricos administrados por el Estado. Sin embargo, hasta el momento que yo termine, trataré de aprovechar al máximo la bonanza económica del país, asegurando proyectos a futuro.

El Instituto Nacional de Cultura tiene el 0,07 % del Presupuesto General de la Nación. ¿Cuánto cree que debería ser el presupuesto del Ministerio de Cultura?
Eso no lo puedo decir ahora. Cuando esté bien montado en el caballo, podré decir cuáles son los requerimientos. Pero, sin duda tengo que empaparme rápido del tema porque en estos momentos estamos discutiendo el presupuesto para el próximo año.

¿Si hablamos de buenos deseos, alcanzaría el 1% o el 2% del PBI?
No te puedo decir. No quiero arriesgar porcentajes hasta que no vea todas las necesidades.
_____________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 5, 2010

(Editorial) La primera piedra del Ministerio de Cultura

Finalmente el Gobierno del presidente Alan García Pérez nombró al primer titular del flamante Ministerio de Cultura. Se trata del reconocido antropólogo e historiador Juan Ossio Acuña, reputado intelectual que deberá afrontar al más breve plazo dos grandes retos: colocar los más sólidos cimientos a la naciente entidad y definir los lineamientos de una política de Estado en dicho sector; hasta ahora inexistente.

Para esta tarea Ossio, destacado intelectual del entorno del escritor Mario Vargas Llosa, cuenta con el apoyo del señor César Sarasara, como viceministro de interculturalidad, y del señor Bernardo Roca Rey Miró Quesada, como viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales. Hasta el 11 de marzo del 2009 Sarasara integró la Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú (Conap). En el caso de Roca Rey se trata de un notable investigador y difusor de la culinaria peruana, actual presidente de la Asociación Peruana de Gastronomía (Apega), integrante de la comisión del Lugar de la Memoria y cercano al entorno del pensador peruano Hernando de Soto. Con ellos Ossio bregará arduamente para superar las dificultades inherentes a un nuevo ministerio, el número diecisiete con el que cuenta nuestro país. A ello hay que agregar una verdadera lucha contra el tiempo, pues estamos ya en el tramo final de la gestión aprista. Sería de esperar que por salud de la cultura nacional, el próximo gobierno diese continuidad al ministro Ossio.

La nueva entidad absorberá al Instituto Nacional de Cultura (INC), la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), al Archivo General de la Nación y también a la Academia Mayor de la Lengua Quechua, al Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano (Indepa) e incluso al Instituto de Radio y Televisión Peruana (IRTP, el canal y radio estatales), entre otros.

Cabe destacar el entusiasmo y firmeza de propósito con que Ossio asume su designación, al señalar que esta institución debe ser sólida para revalorar nuestra cultura y tender los puentes para mejorar la comunicación entre peruanos. Ha propuesto que parte del canon minero de las empresas que operan en el país se destine al desarrollo cultural para convertir al Perú en un ejemplo mundial. El flamante ministro ha dicho que la propuesta será presentada en breve al presidente.

El Poder Ejecutivo y el Congreso deberán apoyar política e institucionalmente las primeras tareas, como son la aprobación de reglamentos, transferencia de funciones y recursos de otros sectores, y la definición y aprobación de partidas presupuestales.

Este ministerio, como señala su ley de creación, ha de abocarse a promover mayor participación del sector privado en el ámbito de la promoción de la actividad, la creación y la industria cultural, pero ello debe darse junto con una presencia más activa y reguladora del Estado.

La conservación y puesta en valor de nuestro riquísimo patrimonio, tangible e intangible, artístico, histórico y arqueológico es un tema que reclama atención. Al respecto, Ossio se ha referido al grave problema del saqueo de las iglesias, al huaqueo y al contrabando de piezas arqueológicas y reliquias coloniales, ante lo cual ha planteado la creación de un cuerpo policial especializado en protección del patrimonio.

El Perú es un país con una enorme riqueza cultural en todo sentido, que debe ser protegida y compartida por todos, como parte de nuestra identidad. Se espera del Ministerio de Cultura y del ministro Juan Ossio Acuña una visión, una apertura y un liderazgo dinámico en tal sentido, lo que, definitivamente, ayudará también a los objetivos de participación e inclusión social.
____________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 4, 2010

Ministerio de Cultura se financiará con Fondo de Contingencia y Ossio pedirá canon minero

Ministra de Economía aseguró que la nueva cartera ministerial se creó cuando ya se estaba cerrado el presupuesto de 2011 y que deberá utilizar los fondos de las instituciones que ya lo conforman

El recién nombrado ministro de Cultura, Juan Ossio, aseguró que planteará al presidente Alan García que se destine un porcentaje del canon minero para impulsar la nueva cartera ministerial.

“Así como Chile saca de su canon minero un porcentaje para armamentismo, si hablamos nosotros de desarmamentismo, ¿Por qué no sacar del canon minero un porcentaje para desarrollo para la cultura y que eso quede establecido?, cuestionó el antropólogo.

Y agregó: “Nuestro país esta viviendo básicamente de las actividades extractivas, utilicemos ese dinero para desarrollar la cultura y así daremos un mensaje al mundo. Eso le voy a plantear al presidente”, indicó.

RECIÉN SE ESTABLECERÁN LAS PRIORIDADES
Ossio Acuña precisó que primero revisará los presupuestos destinados al Indepa y a la nueva Ley de Mecenazgo -que ha sido incluida al ministerio de Cultura- para luego “establecer cuáles son los verdaderos requerimientos, para que el presupuesto que nos puedan proporcionar sea holgado”.

MINISTRA DESCARTÓ MÁS PRESUPUESTO
Respecto a este punto, la ministra de Economía Mercedes Aráoz señaló horas antes de que Ossio jure al cargo que “este ministerio ha sido creado cuando estábamos acabando (de diseñar) el presupuesto (de 2011). Es así que parte de la Reserva de Contingencia incluye esta creación; asimismo, funcionará con los fondos de las instituciones que lo conforman”.

Aráoz afirmó que “(El ministro Ossio) va a tener que conformar un equipo técnico a nivel de viceministros”.

* Juan Ossio juró como el primer ministro de Cultura
Acompañará a Ossio Bernardo Roca Rey en el viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales

El doctor en Antropología Social Juan Martín Ossio Acuña es oficialmente, desde hoy, el primer ministro de Cultura en el Perú.

Ossio, cuyo nombramiento confirmó en elcomercio.pe el presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, juramentó en el cargo ante el presidente de la República, Alan García Pérez, durante ceremonia realizada en el Salón Dorado de Palacio de Gobierno.

Acompañará a Ossio en la cartera de Cultura el periodista Bernardo Roca Rey Miró Quesada, actual presidente de la Asociación Peruana de Gastronomía (Apega), al frente del vice ministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales.

El Instituto Nacional de Cultura, el Instituto de Radio y Televisión peruano, el Museo de la Nación, entre otras instituciones, se integrarán al nuevo pliego ministerial.
______________________________

LA REPUBLICA SETIEMBRE 3, 2010

Cartera nuevecita
Por Mirko Lauer

Este sábado juramenta el ministro de Cultura. La idea es que se trata de un salto en las relaciones Estado-cultura, y a algunos esto les despierta grandes expectativas. En cualquier caso el prestigioso antropólogo Juan Ossio está asumiendo una enorme tarea: poner en marcha una relación dinámica entre el Estado y una proteica rama de la vida nacional.

El ministerio nace en una época en que los significados de la palabra cultura han estallado. Hoy resulta intercambiable con conceptos como nacionalidad o clase social. En el Perú se traslapa con muchas identidades étnicas o geopolíticas. Todo esto al grado de que intentar definir la palabra se ha vuelto un peligro.

Pero las tareas que le esperan a Ossio son más concretas. Por lo pronto le tiene que dar vida a un organigrama que sobre el papel ya se presenta complicado, formado por instituciones con largas vidas administrativas propias, califatos antiguos y fueros que al inicio dificultarán toda supeditación. Lograr esto es una clave del éxito.

Lo anterior por un tiempo debería inclinar al nuevo ministro a reconocer que además de una autoridad positiva cabal, tendrá la autoridad de un coordinador o, como sucede en Defensa o Interior, la figura de un acopiador de recursos presupuestales para la marcha de los organismos a su cargo. Todo esto entre los reclamos de una revolución de expectativas.

Recién entonces podrá fijarse Ossio en el panorama amplio de la cultura como actividad cotidiana fuera del Estado, en la cual destacan la gran vitrina arqueológica que atrae al turismo, las artes del espectáculo que nos ubican en el escenario de la globalización, el mercado en expansión de los discursos artísticos y académicos.

La cultura existe hoy como una variadísima actividad productiva que genera, de forma directa o indirecta, como mercado interno y como exportación, el sustento de millones de peruanos, a la vez que cultiva su identidad social, su vida espiritual, su tiempo libre. Su esencia está en la variedad y en la libertad creativa.

Ossio asume la cartera cuando el gobierno empieza a estar con un pie en el estribo. Esto lo obligará a priorizar unas cuantas metas realizables en pocos meses y a trabajar para una posta eficiente. Pero el tiempo da de más para empezar a convertir a este flamante ministerio en un centro de excelencia en gestión cultural.

Esta columna opinó en su momento que era preferible fortalecer los organismos existentes (más presupuesto, reorganización modernizadora) antes de crear un ministerio. Pero ante el hecho consumado es obvio que ahora se trata de mirar al recién llegado con ánimo positivo, y de detectar las fuerzas que pueden salir de allí.
_____________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 3, 2010

Antropólogo Juan Ossio jurará mañana como ministro de Cultura

Ossio es profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú. El anuncio lo hizo la Secretaría de Prensa de Palacio vía twitter

Mañana a las 10 a.m. el presidente Alan García tomará juramento al primer ministro de Cultura del país. Se trata del antropólogo y doctor en Filosofía, Juan Ossio Acuña.

Ossio es profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú y ha investigado temas como la pobreza rural y urbana en el Perú, las empresas mineras y la cultura andina.

También integró la comisión que investigó la muerte de ocho periodistas en Uchuraccay (Ayacucho), la misma que estuvo presidida por el escritor Mario Vargas Llosa.

El anuncio se hizo vía la cuenta de twitter de la Secretaría de Prensa de Palacio de Gobierno.

El último martes el presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, adelantó a elcomercio.pe que la juramentación de Ossio de daría en cuestión de horas.
___________________________
EL COMERCIO AGOSTO 31, 2010

El presidente García anunciará "en las próximas horas" al nuevo ministro de Cultura

Esa fue la respuesta que dio Javier Velásquez Quesquén cuando se le cosultó si Juan Ossio asumiría el cargo

El primer ministro, Javier Velásquez Quesquén, destacó hoy el desempeño del ministro Martín Pérez en la cartera de Comercio Exterior y dijo que había que respetar su decisión de alejarse del Gabinete Ministerial para volver a postular al Congreso, según confirmó hoy el propio Pérez.

“Él expresó esa voluntad y me parece muy bien que un joven empresario y congresista como él haya colaborado con el Gobierno con mucha eficiencia (...) ya el presidente en su momento anunciará los cambios ministeriales y si Martín ha tomado esa decisión hay que respetarla”, señaló a elcomercio.pe.

Pérez también señaló esta mañana que no es el único que se alejará por aspiraciones electorales y eso también fue confirmado por el primer ministro.

“Hay algunos que lo han hecho explícito como Nidia Vílchez, Adolfo de Córdova (...) creo que Octavio Salazar también (...) en su momento el presidente anunciará los cambios”, se limitó a comentar.

MINISTRO DE CULTURA
Velásquez Quesquén también señaló que en las próxima horas se conocerá al primer ministro de Cultura de nuestra historia.

Consultado si se trataría del antropólogo y doctor en Filosofía, Juan Ossio Acuña, Velásquez Quesquén aseguró que “el presidente lo anunciará y será en las próximas horas”. Sin embargo, evitó decir si Ossio jurará solo o junto con nuevos miembros del Gabinete. “Eso lo decidirá el presidente”, dijo.

Ossio es profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú y ha investigado temas como la pobreza rural y urbana en el Perú, las empresas mineras y la cultura andina.

También integró la comisión que investigó la muerte de ocho periodistas en Uchuraccay (Ayacucho), la misma que estuvo presidida por el escritor Mario Vargas Llosa.

NO EVALÚAN A NADIE
Velásquez Quesquén manifestó que por ahora el mandatario no está evaluando los perfiles de los eventuales nuevos ministros, pero comentó que lo hará en los próximos días. Los ministros que deseen participar en las elecciones generales tienen plazo para renunciar a su cargo a más tardar en octubre.

Sobre la filiación política del próximo gabinete, Velásquez Quesquén consideró que este aspecto no es el más relevante. “Creo que el Gabinete tiene que mantener coherencia, la política general la diseña el presidente de la República, el que sean cinco apristas y diez independientes no es lo más importante”, consideró.
________________________

EL COMERCIO JULIO 24, 2010

Editorial: Los retos del nuevo Ministerio de Cultura

Tras un largo debate público y parlamentario el Gobierno creó, finalmente, el Ministerio de Cultura, a través del cual se busca una presencia más activa del Estado en la promoción de la actividad, la creación y la industria cultural, así como en la conservación y puesta en valor de nuestro riquísimo patrimonio —tangible e intangible— artístico, histórico y arqueológico.

Ahora la principal preocupación es cómo asegurar la eficiencia, el dinamismo y la sostenibilidad en el tiempo de una entidad tan compleja y vasta en sus alcances que absorbe al Instituto Nacional de Cultura (INC), la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), al Archivo General de la Nación y también a la Academia Mayor de la Lengua Quechua, al Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano (Indepa) e incluso al Instituto de Radio y Televisión Peruana (IRTP).

De momento la discusión se centra en la designación del ministro o ministra que cuente con las capacidades y el perfil necesario para poner en marcha una nueva entidad de la que se espera quizá demasiado. Se supone que será una personalidad de reconocida trayectoria, con experiencia en gestión y con la sensatez suficiente para rodearse de un equipo técnico, altamente especializado, exento de presiones políticas o partidarias.

El reto es enorme y la valla muy alta. Por lo mismo es fundamental que se aclaren y definan las partidas presupuestales necesarias y proporcionales a los objetivos de un nuevo ministerio en el que recaerá la tarea de salvaguardar y lograr avances en lo que está más íntimamente ligado a nuestra identidad. El ministerio deberá, además, tener capacidad e independencia para coordinar adecuadamente con el sector privado.

Resulta importante, novedoso y esperanzador que la nueva ley incorpore la institución del mecenazgo, para brindar incentivos tributarios a donantes privados que inviertan en gestión cultural. Una modificación tributaria que es la más clara señal de un gobierno que apuesta sinceramente por este proyecto. Si bien es un tema interesante, resulta delicado, por lo que habrá que reglamentar adecuadamente para evitar excesos y abusos con esta figura y asegurarse de que su ámbito de acción no se circunscriba a Lima sino que llegue, de modo descentralizado e inclusivo, a todo el país.

Habrá que estar también alertas para que el Ministerio de Cultura no caiga en el burocratismo dispendioso y paralizante y, en el caso de las nuevas creaciones, que no se hunda en extremos elitistas o las seudoexpresiones artísticas populacheras o propagandísticas.

Vale aquí recordar lo escrito por Mario Vargas Llosa en el diario “El País”, de España, a fines de los años 90 del siglo pasado: “En la actualidad todo puede ser arte y nada lo es, según el soberano capricho de los espectadores, elevados, en razón del naufragio de todos los patrones estéticos, al nivel de árbitros y jueces que antaño detentaban solo ciertos críticos. El único criterio más o menos generalizado para las obras de arte en la actualidad no tiene nada de artístico; es el impuesto por un mercado [...] que de ninguna manera revela gustos y sensibilidades estéticas, solo operaciones publicitarias [...]”.

Otro reto de la nueva cartera será combinar adecuadamente los objetivos de promoción y gestión cultural con las metas de crecimiento del turismo interno y receptivo, para lo cual nuestro legado arqueológico y arquitectónico es fundamental, así como la asociación del entorno natural al cultural. Natura y cultura están estrechamente vinculadas. Baste recordar el Bosque de Pomac como centro de poder de la cultura Sicán o Lambayeque, o las múltiples especies de flora y fauna que albergan los bosques que rodean Machu Picchu y que son parte de una heredad que permite comprender mejor el conocimiento y dominio de los incas sobre el medio ambiente.

Existen experiencias exitosas en otros países que aquí podrían repetirse, adecuándolas a nuestra realidad multiétnica y pluricultural, y generar, además, los proyectos en favor de la cultura que el país tanto espera.
__________________________
EL COMERCIO JULIO 22, 2O10

Ministerio de Cultura absorberá el INC, la Biblioteca Nacional y el Archivo General de la Nación

La fusión y transferencia debe darse en un plazo no menor de 90 días. También pasará a sus manos el Instituto de Radio y Televisión Peruana y la Academia Mayor de la Lengua Quechua, entre otros entes

El Poder Ejecutivo ya dispuso la fusión y transferencia al flamante Ministerio de Cultura de todos los organismos vinculados al ámbito cultural. Esto debe darse en un plazo no menor de 90 días.

La norma, publicada hoy en “El Peruano”, indica que las instituciones que formarán parte del citado portafolio son el Instituto Nacional de Cultura, la Biblioteca Nacional, el Instituto de Radio y Televisión Peruana, y la Academia Mayor de la Lengua Quechua.

Además, el Archivo General de la Nación y el Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos.

DOS VICEMINISTERIOS
También se establece que la nueva cartera contará con dos viceministerios: de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales y de Interculturalidad.

Además determina que sus áreas de acción serán: patrimonio cultural de la Nación, la creación cultural contemporánea y artes vivas, la gestión cultural e industrias culturales y pluralidad étnica.

Sus recursos serán asignados por la Ley Anual de Presupuesto del Sector Público. También contará con aquellos directamente recaudados, así como donaciones y transferencias a su favor de la cooperación.
___________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 7, 2009

BIENES Y PATRIMONIO
Archivan el proyecto que recortaba las atribuciones del INC

Lo había adelantado Luis Lumbreras hace diez días a El Comercio: “Supongo que no aceptarán esta barbaridad”. El arqueólogo y ex director del Instituto Nacional de Cultura (INC) había encabezado a un grupo de académicos que salió a alzar la voz y a oponerse de forma férrea a la propuesta del Ejecutivo para recortar atribuciones al INC para declarar cuáles bienes deben ser considerados parte del patrimonio nacional y encomendar esta función al Congreso de la República. Aunque sabían que era una barbaridad, seguían intranquilos, alarmados. Al menos hasta ayer, cuando la Comisión de Educación, Ciencia, Tecnología, Cultura, Patrimonio Cultural, Juventud y Deporte del Congreso acordó por amplia mayoría enviar al archivo el proyecto de ley 3464/2009-PE.

El grupo de trabajo, presidido por el congresista Werner Cabrera Campos (GPN), desestimó la propuesta argumentando que no estaba acorde con las atribuciones del Legislativo previstas en el artículo 102 de la Constitución, lo que implicaba tener que modificar esta, así como el reglamento del propio Congreso.

Pero no solo la comunidad académica había manifestado su desacuerdo. La respuesta del INC, que emitió un comunicado al congresista Cabrera, fue fundamental: “Creo que el instituto tomó muy en serio su responsabilidad respecto de emitir una opinión contundente. Estoy segura de que tomando conocimiento de ese documento, decidieron archivar el proyecto [...] Porque este proyecto de ley, de acuerdo con nuestro informe, violaba la Ley Orgánica de Educación y atentaba contra derechos constitucionales”, dice su directora, Cecilia Bákula.

MÁS RAZONES
En la exposición de motivos de la iniciativa del Ejecutivo se decía que el proyecto buscaba promover la inversión y otorgar concesiones de obras públicas y privadas de infraestructura y de servicios, las que sufrían retrasos por la amplia regulación existente en materia de protección estatal, en perjuicio de los inversionistas.

Para el congresista Rafael Vásquez (GPN) no eran válidos esos argumentos del Ejecutivo de quitarle facultades al INC por retrasos en sus procedimientos y por el alto costo de los trabajos de conservación del patrimonio nacional. La única que sí se mostró a favor de la iniciativa del Ejecutivo fue la congresista Martha Hildebrandt (GPF). Aunque al final se abstuvo de votar.

También se consideró que el proyecto vulneraba el contenido de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural; la Convención sobre la Defensa del Patrimonio Arqueológico, Histórico y Artístico de las Naciones Americanas; la Carta de Venecia o Carta Internacional sobre la Conservación y Restauración de Monumentos y Sitios; y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que forman parte del derecho nacional.

REACCIONES
“Tengo dos sensaciones: una es de tranquilidad porque los congresistas no solo han escuchado una opinión técnica sino que han repensado el tema de la propuesta. Y la otra, de preocupación, porque este proyecto de ley no fue consultado con el INC”.
CECILIA BÁKULA. DIRECTORA DEL INC

“No necesitamos una nueva norma para que los congresistas que no tienen la capacidad técnica ni conocimiento en el tema de fondo, que son parte de un ente político y no técnico, legislen sobre un tema que no conocen”.
LUCIANA LEÓN. CONGRESISTA

“El Legislativo ha oído al pueblo. Por primera vez en los últimos 12 años los que estamos en el tema hemos salido a la calle y se han firmado una serie de cartas. El Congreso no se podía encargar de determinar qué cosa era patrimonio y qué no”.
MARIANA MOULD DE PEASE. HISTORIADORA

“Amerita que podamos conversar con el INC para que se den las facilidades y cumplir con algunas de sus observaciones. Pero que sean flexibles para que tampoco paralicen cualquier tipo de obras”.
OLGA CRIBILLEROS. CONGRESISTA
___________________________
LA REPUBLICA OCTUBRE 4, 2009

“El INC puede quedar reducido a una agencia de espectáculos”

El último martes debió haberse votado en la Comisión de Educación el polémico proyecto de ley que despoja al INC de sus atribuciones sobre el patrimonio histórico del país. Sospechando que podría perder la votación, el oficialismo abandonó la sesión y la dejó sin el quórum indispensable. De este modo se postergó para el próximo martes 6 de octubre la votación de una norma que ha desatado la repulsa de intelectuales y especialistas. Buscamos a uno de ellos, el arqueólogo y ex director del INC Luis Lumbreras, para conversar sobre esta desatinada iniciativa del Ejecutivo.

Por Enrique Hulerig
Fotos Rocío orellana

El 4 de setiembre ingresó a mesa de partes del Congreso un extraño documento: el proyecto de ley 3464-2009-PE, rubricado ese mismo día por el presidente García y su premier Velásquez Quesquén. En su exposición de motivos, figuran frases alarmantes, como que las normas que regulan la protección del patrimonio cultural perjudican la inversión privada o aquella que sostiene que los bienes de nuestro patrimonio solo pueden ser declarados como tales por ley congresal, detalle este que significaría la desaparición funcional del INC, que quedaría como administrador de elencos artísticos. Conversamos con el arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras, ex director del INC, quien hace unos días ha redactado y entregado al Congreso un manifiesto que impugna el proyecto y defiende la institucionalidad del INC.

–El martes 6 se vota en el Congreso el proyecto de ley 3464. Y si es finalmente promulgado se pondría en riesgo todo el patrimonio cultural de la nación.

–En primer lugar, hay un hecho que tendría que ser rectificado y que se refiere al DS 009-2009-ED, que quita al INC y al Estado la posibilidad de establecer si existen o no restos arqueológicos en lugares donde se vayan a realizar obras de infraestructura. Quitarle al INC la capacidad de otorgar el llamado CIRA (Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos) le resta al Estado toda posibilidad de actuar con seriedad en relación a su mandato constitucional de cuidado del patrimonio arqueológico. El proyecto de ley 3464 viene a ratificar esto y a darle un plazo más largo a ese tipo de procedimientos reñidos contra aquello que en el mundo se toma ya como un asunto muy serio: la protección del legado histórico. Por otro lado, el decreto supremo es, en relación a lo que el Estado había logrado legislar, una vuelta atrás.

–Dentro del paquete legislativo que el Ejecutivo ha venido impulsando está también la ley 29090, de licencias automáticas, que faculta a los inversionistas a disponer de bienes monumentales sin consulta al INC.

–Una de las cosas que el Perú había logrado era establecer que el Estado mantenga una entidad técnica con capacidad de poder llevar a ejercicio adecuado lo que la Constitución y las leyes sostienen, que el Estado está obligado a garantizar que los monumentos se cuiden y preserven en tanto son elementos de un discurso histórico que sirve a la población como testimonio de su existencia. En virtud de ello el Estado ha pedido a Unesco que varios de sus restos arqueológicos sean considerados parte del Patrimonio Mundial. Desde el siglo XIX el Estado peruano desarrolló la necesidad de impulsar un recurso técnico con capacidad de definir qué cosa es o no es un resto arqueológico, un monumento, un testimonio histórico de valor, porque antes, en los años 40, se consideraba monumento lo que cada quien creyese. Lima, que tenía cerca de 360 monumentos, ahora no tiene ni 40. Más de 300 han desaparecido como parte de esta incapacidad de decidir qué es monumento. Ya en la década del 70, con el INC y la formación de un centro de investigaciones sobre conservación y exploración, se consolidó este recurso institucional. Lo que propone ahora el Ejecutivo es que todo eso se desmantele. ¿Los congresistas van a decidir qué es monumento? Lo que van a hacer es convocar especialistas que hagan ese trabajo, reproduciendo lo que ahora le están quitando al INC. El problema es otro, que el Estado actúa de acuerdo a presiones económicas.

–¿Cree que el Congreso convoque comisiones consultivas?

–Creo que van a operar en función de determinados casos. La política va a ser “de quién”, “para quién” y “cómo” se define lo monumental. Es cierto que se debe dar prioridad a ciertas obras, pero previa evaluación, no se trata de destruir áreas monumentalizadas. El Estado debe dar facilidades a sus organismos técnicos para que laboren con la máxima celeridad y con los más altos niveles de capacidad técnica. De otro modo hay el peligro de decidir en función de intereses económicos.

–Hay una creciente desinstitucionalización de la cultura. Sin embargo anuncian un ministerio de cultura cada vez que pueden.
–Lo único que espero es que cuando se decidan a hacer ese ministerio, si es que se deciden en esta etapa final de su administración, no sea una cortina para encubrir cosas que están empezando a salir, que son graves, y que definen cómo los gobernantes actuales ven el patrimonio cultural: no les importa nada, menos aún que desaparezca en función de las coyunturas y los negocios que tienen. Es gravísimo. Yo espero que en el Congreso haya una reacción ética para defender nuestra historia. El INC ha perdido su institucionalidad, que era reconocida, además del respeto de los gremios, desde agricultores a empresarios. Cuando estuve en la dirección del INC conversé con empresarios mineros y estaban dispuestos a apoyar, incluso en medidas que favorecerían al Estado en esta tarea de cuidado del patrimonio. Hoy se avanza en dirección equivocada.

–En los últimos años se ha abandonado nociones ya afianzadas de ciudadanía y responsabilidad social empresarial.

–Es cierto, fue uno de los ajustes más importantes que se hizo a la ley de patrimonio. Los empresarios, así como los funcionarios del Estado, comenzaron a tomar en serio este tema. No alentábamos mecenazgos, que no tienen ningún sentido en estos tiempos, sino que se logró desarrollar en los empresarios un sentido de cumplimiento de obligaciones con la comunidad. Todo se ha ido al traste.

–¿Qué racionalidad cree que impulsa el proyecto de ley 3464?

–Me temo que detrás haya solo intereses. ¿Que el INC retrasa obras? Sí, retrasa. Pero ello no tendría por qué ocurrir si es que estuviera en capacidad de disponer de recursos, de vehículos, de trabajadores bien rentados que puedan desplazarse por el país.

Hay lugares como Áncash, que con 20 provincias, tiene solo 2 ó 3 personas dedicadas a la cultura. En Tumbes hay un director y una secretaria. En Cusco, gracias a Machu Picchu hay más o menos suficiente cantidad de personas, pero porque Machu Picchu es un monumento preservado que produce recursos. Eso podría reproducirse. No se está observando las cosas desde una perspectiva coherente sino desde la perspectiva de resolver situaciones relacionadas a demora de trámites. Si hay deficiencias, corrijámoslas. No se trata de eliminar las leyes de protección del patrimonio, sino de eliminar los problemas que se generan por cumplir con las obligaciones del Estado.

–¿Este panorama de precariedad en provincias no debiera haberse corregido con los enormes ingresos del Qhapaq Ñan?

–Lamentablemente no se han continuado las políticas y hoy no sé exactamente a qué se destinan los recursos por ese concepto, que, entre otras cosas, habilitaba a cada región con 2 ó 3 especialistas para apoyar las tareas de defensa del patrimonio. El proyecto, dado por iniciativa del presidente Paniagua, instituía un porcentaje de los ingresos de Machu Picchu para el funcionamiento del proyecto en todo el país. Se tenía pues la posibilidad de montar en el Perú toda una red de investigación y cuidado del patrimonio. Entiendo que los ingresos del QÑ se han incrementado, pero no sé en qué medida se ha mantenido la política de crecimiento.

–Usted ha redactado un documento, “El Estado contra la nación”, que impugna el proyecto de ley 3464, que ha entregado al Congreso.

–Si bien el objetivo de nuestro documento tiene que ver con el tema de los recursos, hay que añadirle un punto: las trabas de carácter burocrático estatal. La aplicación de la legislación del patrimonio está asociada al Ministerio de la Producción, al de Agricultura, al de Energía y Minas, al de Transportes, que son los ejecutores de gran parte de esas tareas que se paralizan o se vuelven lentas. El punto es que en el marco legal del Qhapaq Ñan ya está previsto un organismo que integra a todas estas carteras –incluso al Ministerio de Defensa–, y es a través de su ámbito que se puede planificar el cuidado del patrimonio. El problema surge cuando no existe voluntad política. Las autoridades actuales creen que la solución pasa por cambiar la ley, pero eso no solo significa retroceder sino violar la Constitución, confirmando una visión del funcionamiento del Estado completamente obsoleta, en contra de todas las convenciones internacionales que hayamos suscrito en defensa del patrimonio.

–¿Qué antecedentes hay de gobiernos que agreden su propio legado histórico?

–No muchos. En 1822 se impulsa la primera ley sobre restos arqueológicos, es decir, antes de que se promulguen las primeras constituciones ya se estaba trabajando el tema del patrimonio. En el siglo XIX era la etapa en que se estaba construyendo un poder de tendencia aristocratizante, que un poco más y vendía la Plaza de Armas a otros países. De hecho, el Museo de Berlín, el Museo del Hombre de París y otros museos comenzaron a llevarse cosas del Perú. ¡Los propios peruanos se las daban! La situación fue tan grave que algunos notables alzaron la voz y el presidente Morales Bermúdez, en 1893, reactivó la legislación sobre patrimonio, promulgando un decreto legislativo que prohibía la salida de objetos. Ello hasta 1911, cuando el director del Museo de Historia, Gutiérrez de Quintanilla, se da cuenta de que en el Cusco estaba Hiram Bingham. Logra movilizar al Estado y se reactiva el decreto de 1893, aplicándosele a Bingham obligaciones con el Estado peruano. Con Tello, socialistas e indigenistas impulsan a fines de los años 30 una serie de propuestas y se da la ley 6674, de allí todas las constituciones han supuesto que esto se debía mantener. En épocas de Belaunde y de Velasco se avanzó mucho y en 1971 se constituye el INC.

–En una entrevista reciente la directora del INC dice que la Ley 28296 “es mala” y que la deben cambiar toda.

–Eso es un completo despropósito. O habla de algo que no conoce o lo dice por razones políticas, ya que siempre hay posibilidad de hacerle a la ley cambios más drásticos en el futuro. La Ley 28296 es muy avanzada, todo un candado para prevenir abusos de poder, con puntos claves, como que crea el hecho, concordado con el artículo 21 de la Constitución, de que el sector privado empresarial y no empresarial debe intervenir financieramente en la defensa del patrimonio. También establece, y eso concertado con la ley de municipalidades, impulsar la participación del poder local en la defensa del patrimonio.

–¿Qué va a pasar con el INC si el martes se aprueba el proyecto?

–Queda como una agencia de espectáculos. Eso es, pues, lo que presentan como posible ministerio de cultura. Es la razón que guía a personas como Víctor Delfín. No me extrañaría que en un par de meses aparezca el ministerio. ¡Algún evento internacional y aparece el ministerio de cultura! El presidente García crea este tipo de ministerios para eso. El ejemplo más evidente es el Ministerio del Ambiente, que no tenía personal, local ni presupuesto.

Perfil

• Nombre: Luis Guillermo Lumbreras Salcedo
• Edad: 73 años
• Estudios: Doctor en Letras, especialidad de Etnología y Arqueología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
• Cargos: Profesor visitante en universidades de Europa y Latinoamérica, director del Museo Nacional de Arqueología y Antropología (1973), presidente del Museo de la Nación (1990), Consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (1994), Director Nacional del Instituto Nacional de Cultura (2002).
• Publicaciones: Ha escrito más de 20 libros, entre los que destacan: “De los pueblos, las culturas y las artes del antiguo Perú” (1969), “La arqueología como ciencia social” (1974), “Las fundaciones de Huamanga; hacia la prehistoria de Ayacucho” (1975), “Arqueología de la América andina” (1981) y “Violencia y mentalidad colonial en el Perú” (2006).
• Distinciones: Premio Nacional de Cultura (Perú, 1970), Premio Humboldt a la Investigación Científica en Prehistoria (Alemania, 1970) y Premio Nacional a la Investigación Científica (Perú, 1996).
______________________________
LA REPUBLICA SETIEMBRE 20, 2009

“Aquí no importa que nuestro patrimonio se pierda”

Un decreto supremo y un proyecto de ley enviado al Congreso tienen el mismo objetivo: recortar las atribuciones al Instituto Nacional de Cultura para decidir sobre áreas e inmuebles que son patrimonio cultural de la nación. El arqueólogo Iván Ghezzi, investigador de la Universidad Católica, alerta aquí sobre el peligro que encierran estas iniciativas del gobierno.

Por Raúl Mendoza

Los esfuerzos del gobierno de Alan García para promover la inversión privada no se detienen ante consideraciones históricas. En agosto último el Ejecutivo emitió el decreto supremo 009-2009 que elimina los procedimientos que el Instituto Nacional de Cultura exigía allí donde hubiera peligro de destrucción de áreas consideradas en la categoría de patrimonio cultural de la nación.

–¿Este decreto 009-2009 es lesivo para el patrimonio peruano?

–Cualquier obra de infraestructura nueva, ya sea de carreteras, tendido eléctrico, tuberías de gas y otras requieren un Proyecto de Evaluación Arqueológica (PEA) para determinar si hay restos que puedan ser afectados por esas obras. Con ese estudio se obtenía el certificado de inexistencia de restos arqueológicos (CIRA) y se daba paso a la ejecución de la obra. Ahora con el decreto 009 ya no se necesita autorización del INC para realizar un PEA. Los procedimientos que te he explicado protegían nuestro patrimonio. Pero ahora han sido dejados de lado.

–¿Por qué razón?

–En la exposición de motivos dicen que “es política del gobierno facilitar la inversión y el desarrollo de la iniciativa privada en general”, y también que se busca favorecer “el desarrollo y la inversión”. O sea, no importa que el patrimonio cultural se pierda. Se olvida el principio superior de que el patrimonio cultural, aunque es difícil asignarle un valor económico presente, tiene un valor incalculable en el largo plazo.

–Hoy se puede construir un camino al costado de una huaca sin pedir permiso al INC.

–Si tú quieres hacer eso necesitas un Proyecto de Evaluación Arqueológica. Pero con el decreto no se requiere presentarlo completo, sino presentar solo un informe. Entonces, si el PEA está mal hecho o si se evaluó inadecuadamente si hay restos o no, el INC recién se enterará cuando lea el informe y cuando ya no pueda ir a verificar si lo que el PEA dice es cierto.

–¿Qué otra objeción hay al decreto 009?

–Algo totalmente antitécnico es “exonerar a los proyectos de inversión pública, así como los declarados de necesidad nacional y/o de ejecución prioritaria, de los Proyectos de Evaluación Arqueológica”. ¿Quién te asegura que un proyecto de interés público se va a ejecutar únicamente en zonas que no tienen restos arqueológicos? El decreto 009 solo pide un ‘plan de monitoreo arqueológico’ en estas obras, algo muy light y que no asegura la protección del patrimonio.

–¿Por qué el ‘monitoreo arqueológico’ no es suficiente?

–El monitoreo consiste en la presencia de uno o dos arqueólogos allí donde ya se ha iniciado la obra, por si hay restos arqueológicos. Pero cuando el Estado pide solo un ‘monitoreo arqueológico’ para las obras que emprenda o, por ejemplo, para megaproyectos de 500 millones de dólares y maquinarias cuyo alquiler diario cuesta miles de dolares al día, uno se pregunta ¿dos arqueólogos van a detener esa obra en caso se encuentren restos? No creo.

Pedido al Congreso

El decreto 009-2009 no ha sido el único golpe al Patrimonio Cultural de la Nación. El último 4 de setiembre el presidente Alan García y el premier Javier Velásquez Quesquén enviaron al Congreso un proyecto de ley que modifica varios artículos de la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación y le pidieron al titular del Parlamento, Luis Alva Castro, “disponer su debate con carácter de urgencia”.

–Ese proyecto de ley le quita al INC la facultad de calificar lo que constituye Patrimonio Cultural y se lo otorga al Congreso.
–Es un disparate total. El Perú tiene, se estima, unos 100 mil sitios arqueológicos. Solo un ente técnico –como el INC, el Archivo General de la Nación o la Biblioteca Nacional– puede decir “esto es un sitio arqueológico o esto es Patrimonio Cultural de la Nación”. El proyecto de ley le da esta facultad al Congreso. Es antitécnico porque el carácter patrimonial de un bien mueble o inmueble no es materia de discusión política. El resultado va a ser que no se avance en la declaratoria de sitios como patrimonio cultural de la nación, con lo que se favorecerá el atropello de restos arqueológicos en favor de obras de infraestructura.

–¿Qué pasa con todo el patrimonio cultural de la nación ya declarado?

–El segundo artículo del proyecto de ley le da al INC el mandato de revisar en 180 días los bienes declarados actualmente y si es necesario remover algunos sitios de esa lista. Es un escándalo. Leo el artículo: “En un plazo no mayor de 180 días el INC revisará la declaración de bienes inmuebles de propiedad privada como bienes integrantes del patrimonio cultural de la nación, pudiendo retirar dicha condición de conformidad con la normatividad vigente, cuando sea onerosa, ineficiente o cuando la preservación del patrimonio resulte impracticable”. O sea, por motivos económicos se puede retirar la condición de patrimonio a un inmueble en manos de un privado. Con ello las empresas dueñas de casonas, que quisieran derribarlas y que por ahora no pueden, en 180 días harán lobby en el INC para que su propiedad sea retirada de la lista porque “es oneroso” mantenerla. Y si lo logran, remodelarán o demolerán.

–¿Qué hay detrás de este interés en pasar por encima del INC?

–Un excesivo ánimo por simplificar todos los trámites que el Estado requiere para la inversión. Se está culpando al patrimonio cultural de ser un obstáculo para la inversión. Me parece que en aras de la inversión, de una crisis mundial que augura no muy buenos tiempos, se está promoviendo legislación que ciertos grupos económicos pueden haber deseado hace mucho tiempo, pero que no hubieran logrado en otro contexto. Yo creo que no se puede sacrificar el patrimonio cultural de los peruanos y de las futuras generaciones en aras de abrir paso a las inversiones.

el INC responde

Al cierre de esta edición, tuvimos acceso a un oficio enviado el 16 de setiembre por Cecilia Bákula, directora del INC, a Werner Cabrera, presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Cultura del Congreso, con respecto al proyecto de ley que modifica varios artículos de la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación y le quita atribuciones a su institución. En el documento el INC expresa de manera rotunda que “dicho proyecto de ley no es técnicamente compartido en ninguno de sus extremos por el INC” y que no fueron consultados sobre el tema. “Lamento constatar que sin contar con la opinión de nuestra institución, órgano técnico por excelencia y principal responsable de la protección de nuestro legado cultural, se elaboren proyectos sin sustento técnico y que a la larga, lejos de obtener el resultado que podría pretenderse tal como se expresa en la exposición de motivos, tenga un efecto contrario en perjuicio del patrimonio cultural de la Nación”, dice. El oficio, de ocho páginas, también hace un análisis de los artículos del proyecto de ley, indicando las contradicciones jurídicas en que se incurre y defiende sus fueros como encargado de proteger el patrimonio cultural de la Nación. “Este proyecto de ley perjudicará gravemente el patrimonio cultural (...), el proyecto no incentivará las inversiones, ni mucho menos hará del Perú un país más moderno que protege su sobresaliente patrimonio cultural”, advierte. Esta vez no tenemos más que saludar la posición de la doctora Bákula.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu