lunes, 11 de agosto de 2008

MIL 400 MILLONES VIVEN CON US$ 1,25 AL DIA

LA REPUBLICA 27 de agosto de 2008

Mil 400 millones viven con US$ 1.25 al día
En el 2005, la pobreza afectó a 1,400 millones de personas en el mundo. En 1981 incidió en 1,900 mlls.
EFE. Agencia

Pobreza. Un espejo de la cruda realidad que aún persiste en el país.

El porcentaje de pobres que vive con menos de US$ 1.25 al día en Latinoamérica y el Caribe viene cayendo en los últimos 24 años.
Un informe del Banco Mundial (BM) publicado ayer revisó las cifras que había hasta ahora sobre el nivel de pobreza en cada región del mundo en desarrollo entre 1981 y 2005, y fijó en US$ 1.25 al día el nuevo umbral de pobreza
Así, la pobreza afectó a 1,400 millones de personas en el mundo en desarrollo el 2005. Ellos tuvieron que sobrevivir con menos de US$ 1.25 al día. No obstante, el informe dice que hubo una mejora si se compara con los 1,900 millones de pobres de 1981.

De acuerdo con el documento del BM, aún siguen existiendo marcadas diferencias regionales en los avances en la lucha contra la pobreza.
asia y áfrica
Así, en el este asiático, la pobreza disminuyó de casi un 80% de la población que vivía con US$ 1.25 al día en 1981 al 18% en 2005, pero en el África subsahariana el porcentaje de pobres se ha mantenido en el 50%. No obstante, la institución- aseguró que hay señales más alentadores desde 1999.

EL DATO
mucha cautela. Aunque en su informe el Banco Mundial (BM) se mostró cautelosamente optimista sobre las cifras de pobreza mundiales, la institución financiera advirtió que bajo el actual ritmo de progreso que registran las diferentes regiones, todavía habrá unos 1,000 millones de personas que vivirán con menos de US$ 1.25 al día hasta el año 2015.
________________________________
LA RAZON 28 de agosto de 2008

Hay buenas y malas noticias...

Uri Ben Schmuel
uribs@larazon.com.pe

Primero, las malas: al menos mil 400 millones de personas en el mundo viven con menos de un dólar 25 centavos al día, de acuerdo con el más reciente informe del Banco Mundial. Ahora, las buenas: en los últimos 25 años, 500 millones de personas dejaron de ser pobres, principalmente en aquellos países que adoptaron economías de mercado.

Claro que aún existen marcadas diferencias regionales en los avances en la lucha contra la pobreza. En Latinoamérica, por ejemplo –según un estudio de la CEPAL del que damos cuenta en la sección Economía–, el ciclo de expansión se tradujo en una reducción de la pobreza, que desde 2002 acumula una caída de nueve puntos porcentuales. No obstante, sigue siendo elevada y alcanza a 190 millones de personas, un 35 por ciento de la población de la región.

Por supuesto, datos como los arriba consignados no son del agrado de los pobretólogos profesionales, que todos los días nos pintan un panorama apocalíptico, en el afán de contagiarnos su enfermiza obsesión por el igualitarismo. Para ellos existe un nexo entre economía de mercado y miseria cuando, por el contrario, ésta última en vez de aumentar dramáticamente, disminuye. Cierto que no al ritmo deseado, pero eppur si muove.

Los profetas del desastre, además, no contentos con pintarnos un futuro económico a lo Blade Runner, con un puñado de privilegiados y una legión de desamparados, establecen una conexión entre el libre mercado y la violencia política. Si hemos de creerles, el planeta está a punto de estallar.

Empero, de acuerdo con un informe del Human Security Centre de la Universidad de Columbia, los conflictos militares se redujeron de casi 50 en 1990 a 31 en el 2005 y el número de muertes producto de guerras en ese año fue el más bajo en medio siglo. En 1990 hubo nueve genocidios simultáneos en el planeta y quince años después sólo uno, en Darfur. De modo que en la era del “capitalismo salvaje” el mundo se está volviendo más pacífico.

A pesar de estos avances, persiste el rechazo a la globalización alimentado por la progresía que domina el universo mediático, aquí y en muchas partes. Es obvio que la globalización tiene costos que no deben ser minimizados, pero la izquierda lo que hace es tratar de minimizar sus beneficios. Los progres siempre hablan de las fallas del mercado y jamás de las clamorosas injusticias que ha provocado el Estado benefactor que tanto añoran. No nos dejemos atontar por sus maniqueos cantos de sirena.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu