lunes, 11 de agosto de 2008

GIAMPIETRI Y LERNER SE DICE LA VELA VERDE


CORREO 29 de agosto de 2008

Me hubiera gustado verlo en el frente de batalla, afirma el primero, y ex titular de CVR lo implica en acciones cuestionadas

Giampietri y Lerner se dicen la vela verde

Las polémicas conclusiones a las que llegó la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) hace 5 años sobre la violencia que vivió el país a causa del terrorismo no dejan de incendiar la pradera y ayer terminaron por enfrentar a 2 personajes que vivieron desde frentes diferentes esa etapa.

Luego de que el vicepresidente de la República, Luis Giampietri, afirmara que la CVR no contribuyó a la pacificación del país, su ex presidente Salomón Lerner habló por la herida y no dudó en atacar al también congresista.

El primer vicepresidente poco puede hablar de pacificación cuando él intervino activamente en la guerra a través de graves acciones (militares) que son cuestionadas, sostuvo durante una conferencia de prensa por el quinto aniversario de la presentación del Informe Final de la CVR.

Esas frases provocaron la airada reacción de Giampietri. Me hubiera gustado ver al señor Lerner en el frente de batalla, no detrás de un escritorio hablando de la gente que ha peleado por el país. Habrá que ver dónde estuvo él en el momento en que las papas quemaban, manifestó a Correo.

Si defender al Perú de los delincuentes terroristas es una acción cuestionada, me enorgullezco de haberlo hecho, puntualizó.

En otro momento, Salomón Lerner se refirió al ministro de Defensa, Ántero Flores Aráoz, al afirmar que en su época de congresista valoró el importante trabajo de la CVR, pero hoy se opone a sus recomendaciones, como aquella de que el Estado debe pedir disculpas por los excesos cometidos.

Para Lerner, quienes indican que el régimen no debe pedir disculpas por la violencia en décadas pasadas olvidan la diferencia entre Estado y gobierno.

Karla De Rojas Guedes
________________________________
LA PRIMERA 29 de agosto de 2008

César Hildebrandt

Un Perú de papel

Como habrán notado algunos, esta columna hace tiempo que no comenta las babosadas de la caverna.

¿Que la Comisión de la Verdad es una conspiración caviar? Que lo sigan diciendo. La gente no les hace caso. El país está en otra. Los giampietris no son ni, por asomo, importantes.

¿Que Fujimori es honrado y patriota? Que Saravá siga diciéndolo y que su rostro siga siendo el logotipo moral del fujimorismo. No hay que contestarles porque sería de pésima educación.

¿Que la ley de la selva debió de aprobarse y que su rectificación será vista como una claudicación por los inversores? Que “El Comercio” lo siga escribiendo en esos editoriales que tose Huguito Guerra y corrige el fantasma sin cabeza de Sánchez Cerro.

¿Que la felicidad está a la vuelta de la esquina gracias al manejo económico a cargo del hampa de Eisha que federó Kuczynski y heredó, gustosamente, el doctor García? Que algún diario de los Agois lo diga no significa nada. Total, los Agois son, como se sabe, la viruta tenaz de Luis Banchero Rossi.

¿Que el chavismo y el humalismo encienden la pradera y que si no fuera por ellos la paz del Perú sería absoluta? Que lo diga algún Wolfenzonzo no debería alterar a nadie. El sur se pronuncia a su manera, la selva deroga una ley hecha para los madereros de Chile, los de abajo no se la creen.

En el fondo, como dijo Abelardo Oquendo en su versión de Pedro Rojas el día que “La Crónica” dejó de ser de la familia Prado, “la derecha es un tigre de papel”.

Y con papel impreso quieren aturdirnos. De papel es el país inventado donde Alva Castro es una autoridad respetable, Vega Llona un intelectual, García un estadista, el Perú un tigre asiático camino al primer mundo, la minería un gran contribuyente, Keiko Sofía una gran dama y así por el estilo, todo cambalacheado y al revés, patas arriba y de contra, acangrejado y tornasol.

Este Perú pirata que la derecha ha levantado dominando la escena de los medios, no es el real. Y lo que va a suceder, como ha pasado cada treinta años, es que va a llegar el día en que esa verdad calumniada por la ficción de la caverna va a encontrar la manera de imponerse.

Y se impondrá.

Así se reúnan veinte mil giampietris vestidos de blanco (primero) y rojo (después de la tarea).

Así “El Comercio” tenga una rabieta y los Agois una rabietita.

Así las radios claves griten en clave de sol.

Porque a la derecha peruana le pasará siempre lo mismo que a sus ancestros guaneros: hará negocios pero no país, plata pero no nación, fortuna pero no cimientos, bonanza pero no futuro.

Si la llamada “prosperidad falaz” del guano nos dejó corrupción y deudas, ¿qué nos dejará esta bonanza metálica que tiene fecha de caducidad?

No sé, desde luego, qué nos dejará. Creo saber, sin embargo, qué no nos dejará.

No nos dejará un Estado arbitral tratando de reducir las peores inequidades.

No nos dejará un país amistado, longitudinal y transversalmente. El hecho de que sigamos llamando “nativos” a quienes pueblan la selva que no miramos y que es el 70% de nuestro territorio, da una idea del fracaso peruano como proyecto de Estado-nación. El hecho de que mucha gente siga pensando que los asesinados de Putis no son semejantes sino miembros de una ciudadanía degradada que habita las alturas, es otra huella de esta desgracia desintegradora.

El Perú es, potencialmente, una Yugoslavia andina. Está pegado con las babas del diablo y el terokal del centralismo represivo y, a diferencia de la Yugoslavia de Tito, carece de un centro real. Y la derecha de papel cree que domina la situación porque sus periódicos se lo dicen y sus televisiones se lo paporretean. Está segura, además, de que el consuelo de la caridad –vaso de leche, juntos, sembrando, toda esa porquería “altruista”- resultará suficiente para calmar las hambres y parar las rabias.

Si la política peruana no se renueva, si los partidos no se adecentan, si la perplejidad sigue paralizando a los buenos y la impunidad alentando a las sabandijas, el Perú sabrá lo que es violencia. Y no sólo sabrá. Quizá sea que la merecerá.
_________________________
EXPRESO sábado 30 de agosto 2008
Columna: PLANTEAMIENTOSPágina 8
Recordando el parcializado informe de la CVR

Escribe: ALFREDO PALACIOS DONGO

El jueves 28 se cumplieron cinco años de la presentación del controvertido y parcializado “Informe Final” de la Comisión de la Verdad y Reconciliació n (CVR), el cual fundamentalmente se concentró en lograr el juzgamiento de los miembros de las FF AA que combatieron a los delincuentes terroristas durante las dos últimas décadas, en cumplimiento del deber y en defensa de la Patria.

Para tal fin se valieron de injustos y recurrentes términos y generalizando las acciones, tales como: “las violaciones más graves a los DD HH por parte de agentes militares fueron ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada de personas, torturas tratos crueles, inhumanos o degradantes”, así como la “práctica extendida de violación sexual contra la mujer” (conclusión N° 46); la actuación de las FF AA involucró “prácticas generalizadas y/o sistemáticas de violaciones de los DD HH” (N° 55); la intervención militar produjo una “secuela de violaciones masivas de los DD HH” (N° 59); en el establecimiento de los Comandos Políticos-Militares y la intervención de las FF AA, se permitieron “numerosas violaciones de los DD HH de manera sistemática y/o generalizada” (N° 84).

Así, cuando piden “el justo castigo a los perpetradores y el consiguiente fin de la impunidad” (N° 168), se refieren al juzgamiento de los combatientes de las FF AA, a quienes denunciaron ante el ministerio público, pero no hicieron lo mismo con los terroristas de Sendero Luminoso –al que considera partido político– pese a que estos fueron los agresores, los que declararon la guerra e iniciaron las matanzas y la barbarie. A partir de este informe –a pesar de no ser vinculante (obligatorio)– , en agosto de 2006 ya eran dos mil militares y policías investigados o procesados por presuntos delitos de violación de DD HH, contabilizándose actualmente casi mil. Una reivindicació n de justicia de la CVR claramente parcializada.

Otro de sus errores más criticados es que el número real de víctimas en las dos décadas fue exageradamente incrementado por el norteamericano Patrick Ball –especialmente contratado por la CVR– quien utilizando el Método de Estimación de Múltiples Sistemas –empleado normalmente en el campo ecológico para calcular poblaciones de peces en el océano o venados en bosques–, determinó que las víctimas fueron 69,200, contra las alrededor de 24,000 identificadas.

Aunque algunos ex integrantes de la CVR se empeñan en resaltar que reconocen a las FF AA por su desempeño en la recuperación de la paz, su ex presidente, Salomón Lerner, acaba de reiterar que éstas tuvieron una responsabilidad institucional en las violaciones de los DD HH, y que por esos hechos el Estado y las FF AA deben pedir disculpas al país.

A quien le corresponderí a hacerlo sería a la CVR, ya que en estos cinco años se ha confirmado que lejos de haber calmado y reconciliado a los peruanos, lo que ha logrado es ofuscar y crear una fuerte reacción contraria en la opinión pública, especialmente por la falta de una plural representació n política e institucional de sus integrantes, su visión ideológica parcializada y su enfoque político de tendencia izquierdista, que poco ha contribuido a la pacificación y a la consolidación de la paz.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu