jueves, 7 de agosto de 2008

LIQUIDAN AL SNP EN LA LEY DE MYPES

PERU 21 ENERO 19, 2009

Las MYPE se formalizan pero los beneficios no empiezan

A pesar de que hay avances en la formalización de la micro y pequeña empresa (MYPE), todavía falta definir cómo operarán los beneficios sociales para los trabajadores.

La promulgación de la nueva ley para la micro y pequeña empresa (MYPE) fue, sin duda, la más celebrada por el Gobierno, como parte del paquete legislativo para la implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de que hay avances en la formalización de estas empresas, todavía falta definir cómo operarán los beneficios sociales para los trabajadores.

El Ministerio de Trabajo informó ayer que, en menos de tres meses, un total de 67,957 trabajadores han accedido a la seguridad social y a la pensión subsidiada por el Estado, con la nueva Ley MYPE. Estas personas laboran en 19,883 unidades económicas que se han inscrito en el Registro de la Micro y Pequeña Empresa (Remype).

Fuentes del Ministerio de la Producción (Produce) –que ahora tiene a su cargo la competencia del sector MYPE– informaron a Perú.21 que en los últimos días se han llevado a cabo reuniones con el portafolio de Trabajo para tratar el régimen subsidiado de salud y el sistema de pensiones sociales. En el primer caso, todavía está en análisis la viabilidad de la cobertura y la calidad de la atención que brindaría el Sistema Integral de Salud (SIS). Por ello, se acordó realizar una nueva reunión con representantes de esta entidad y del Ministerio de Economía (MEF) y, de ser necesario, impulsar una modificación en la nueva Ley MYPE.

En tanto, el esquema del sistema de pensiones para los trabajadores de este sector está en manos del MEF.

En la cita también se acordó realizar un mapeo de los servicios que se brindan desde el Estado en favor de las microempresas.
_______________________
LA REPUBLICA 09 de octubre de 2008

ACTUALIDAD ECONÓMICA
Ley Mype: Reforma laboral liberal antes que promoción de la microempresa

Julio Gamero
Director ejecutivo de PCS

El DL 1086 y su reglamento están muy lejos de ayudar al objetivo de ir adecuando la institucionalidad del país a los retos que supone la puesta en vigencia del TLC con EEUU. Este decreto, al decir de sus autores(1), sería el instrumento sustantivo para la formalización de la microempresa y el acceso progresivo a los derechos laborales. Lo que se pone en duda, más aún de concretarse el traslado del tema mype de Trabajo a Produce.

Dicha ley, por lo demás, tiene un diagnóstico inadecuado de la realidad de la microempresa, simple y anclado en una deformación legalista de un tema que, por esencia, es de índole económico. Así, para dicho DL, la no formalización de dichas unidades empresariales obedece, esencialmente, a un asunto de "elevados costos laborales".

En ese sentido, el DL 1086 profundiza, por 2 vías, el régimen laboral especial (RLE) que consagró la 28015. Primero, al levantar la condición de transitoriedad –por 5 años– a los adscritos a dicho RLE. Al hacerlo permanente perpetúa la segmentación del mercado de trabajo. Segundo, al extenderlo a los trabajadores de la pequeña empresa, que por efectos de dicho DL ahora incluye a las empresas de hasta 100 trabajadores, cuando hasta hace poco solo comprendía hasta las de 50. Así, poco más de 1,3 millones de puestos de trabajo acabarán degradándose en sus condiciones laborales. El RLE, en la práctica, al acabar incluyendo al 80% de los asalariados privados se convertirá en el "régimen general" de trabajo, concretando así la "reforma laboral" anhelada por los fundamentalistas liberales.

En realidad, el DL 1086 solo incluye un aspecto en beneficio de los trabajadores de la microempresa: el cofinanciamiento estatal del seguro médico y del aporte previsional. Pero hay que recordar que este beneficio solo se activa si al trabajador se le incorpora en el RLE y, consecuentemente, se le paga al menos el salario mínimo. Conviene recordar que, en el 2006 solo un tercio de los asalariados de las mypes estaba recibiendo dicho salario.

Mientras que en la mype una mayoría de trabajadores no recibe el salario mínimo, en la pequeña empresa la realidad es muy distinta. Dos tercios de trabajadores de dicho segmento sí son pagados con al menos el salario mínimo, es decir, una mayoría. Más aún, en el segmento de 10 a 49 trabajadores, ya había –en el 2002– un 60% de los trabajadores en condiciones de formalidad(2).

Entonces, en razón de qué argumentación se degrada las condiciones de trabajo de quienes laboran en el segmento de empresas de hasta 100 trabajadores. La única explicación que se puede encontrar es la búsqueda de su "competitividad" a través del recorte de derechos laborales. Lo cual es la forma menos moderna de promoverla.

La apuesta inteligente va por el lado opuesto: aumentar el excedente de ellas a través de mejoras en la productividad y la innovación, para lo cual la capacitación y la asistencia técnica a la mype son las herramientas básicas. Pero como esto le significaría al Estado peruano más de los 15 millones de soles que le dedicó en el 2006 (MTPE, 2006), el gobierno prefiere concentrar "los incentivos" en el recorte de los derechos laborales.

La incorporación de regímenes laborales especiales como "incentivos" para dinamizar un sector como el de la mype tiene un enfoque meramente normativo y, por ello, inefectivo. El problema real es la ausencia de un Estado facilitador de procesos de inclusión –políticas sectoriales explícitas, con recursos– que no están en la agenda de la "mano invisible".

(1) Entrevista al ministro de Economía Luis Carranza: "La reforma laboral es la más importante". En http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2008-07-13/la-reforma-laboral-mas-importante.html
(2) Lévano de Rossi, Cecilia (2005), "Elaboración de estadísticas de la micro y pequeña empresa", http://www.mypeperu.gob.pe/investigacion/Estudio.pdf
_______________________

LA REPUBLICA AGOSTO 27, 2008

Liquidan al SNP en la Ley de Mypes
El jueves vence el plazo para que el Ejecutivo publique el reglamento de la nueva norma.

Consuelo Medina.

Zapatero remendón. Los trabajadores de las Mypes no podrán optar por el sistema nacional de pensiones.

Cuando solo falta un día (jueves 28) para que se publique oficialmente el reglamento de la nueva Ley de las Micro y Pequeña empresa (Mypes), el Ministerio de Trabajo presentó una propuesta de reglamento en la que establece que los trabajadores de la microempresa que no se encuentren afiliados a ningún régimen previsional (nacional o privado) podrán optar por un nuevo Sistema de Pensiones Sociales que será subsidiado en 50% por el Estado.

La administración del nuevo fondo se determinará mediante concurso público entre AFPs, Compañías de Seguros y Bancos. Los nuevos aportantes previsionales no podrán acceder directamente al Sistema Nacional de Pensiones (SNP).

Se supo que la norma oficial establecerá que después de cinco años el trabajador podría migrar al SNP o a las AFP, pero con el inmediato corte de la subvención del Estado. En el caso que el afiliado opte por el SNP deberá anexar a su Declaración Jurada su compromiso de pago por el diferencial de aporte con el anterior sistema.

El ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, Mario Pasco, explicó que al Ministerio d e Economía y Finanzas (MEF) aún le falta definir los mecanismos para que la aplicación previsional de la nueva Ley de Mypes opere de manera óptima.

"Los técnicos del MEF todavía analizan cómo funcionará el sistema de pensiones para las mype, pues es un tema mixto que combina aspectos del sistema público y del sistema privado", precisó.

Gino Kaiserberger, presidente del Consejo Económico y Social para el Desarrollo Nacional, dijo que el trabajador aportará 4% de su sueldo y el otro 4% lo deberá cubrir el Estado. A su criterio, "no es negativo que los nuevos trabajadores aporten a este nuevo sistema" porque habrá un manejo individual de sus fondos.

CLAVES

Beneficios. El régimen laboral especial para fomentar la formalización y el desarrollo de las mype comprende una jornada de ocho horas y pago por sobretiempo, un día de descanso semanal, 15 días de vacaciones, descanso en días feriados y protección contra el despido injustificado.

Condiciones. Las condiciones y requisitos para el concurso del nuevo fondo serán aprobados mediante resolución por el MEF.

No habrá forados fiscales

"Preocupa que el MEF salga con la posición de que el subsidio al sistema de salud y previsional causará un forado porque no es así", afirmó Gino Kaiserberger.

Según el experto, la formalización de las mype y el subsidio para salud y pensiones nunca generará forado fiscal. Estimó que formalizará a 932,400 trabajadores en el primer año. Además, estimó que la formalización permitirá al fisco una recaudación de S/. 3,507,888,800. Además dijo que el fondo para el pago adelantado de las facturas (factoring) será de S/. 1,212,306,480.
_____________________________
LA REPUBLICA 09 de septiembre de 2008

ACTUALIDAD ECONÓMICA
Cómo generar empleo (y no perder en el intento)

Enrique Fernández-Maldonado Mujica
Sociólogo

Ante el requerimiento del periodista, el ministro de Trabajo respondió: "El problema del empleo informal depende de un conjunto de factores. El primero es que la economía crezca. El segundo es contar con inspección del trabajo. El tercero es crear una conciencia de no tolerancia al trabajo en negro. El cuarto es ir buscando distintas soluciones a los bolsones de informalidad; por ejemplo, con simplificación registral y poniendo restricciones en las licitaciones públicas a las empresas que no tengan trayectoria de cumplimiento. Lo que nosotros no creemos es en bajar aportes y contribuciones a la seguridad social. No existe evidencia empírica, en ningún lugar del mundo, de que la rebaja de aportes ayude a generar empleo formal".

Quien declara no es, ciertamente, el ministro de Trabajo, Mario Pasco Cosmópolis, sino su par argentino, Carlos Tomada, consultado por la explotación laboral en su país (Página/12, 24/08/08). La cita viene a cuento porque, a diferencia de su homólogo peruano, Tomada marca una prudente distancia con lo que fue el paradigma dominante en los noventa, basado en el abaratamiento del factor trabajo como fórmula para generar empleo.

No sucede lo mismo en el Perú, donde el gobierno aprista opta por mantener un modelo de relaciones laborales con resultados tan mediocres como contraproducentes. Hoy sabemos que la flexibilización laboral que acompañó el ajuste estructural contribuyó poco o nada a promover el empleo adecuado (este creció por debajo del empleo informal), polarizando, por el contrario, los mercados de trabajo al concentrar el ingreso en pequeñas capas empresariales y profesionales, mayoritariamente urbanas, como señalan recientes encuestas sobre estratos socioeconómicos y consumo. ¿Por qué insistir, entonces, con políticas fracasadas?

Una hipótesis sugerida es que, para el gobierno, implementar una reforma redistributiva a favor del trabajo – en un país con una endémica debilidad sindical y escaso debate político – resulta un objetivo tan caro como disfuncional a su alianza empresarial, principal beneficiaria con el armazón legal del fujimorismo y toledismo. Esta pista explicaría el desahucio y defunción anticipada de la Ley General del Trabajo, desplazada por el "caballo de Troya" en que devino la Ley Mypes.

De otro lado, resulta claro que, desde una perspectiva sistémica, el déficit de empleo adecuado responde más al patrón de crecimiento y a la estructura ocupacional del país (cambiarlo puede tomar décadas), que a los "sobrecostos" laborales. Esto no exime al gobierno de tomar una actitud más agresiva para favorecer la inclusión social a través del empleo.

La promoción de actividades y encadenamientos productivos intensivos en mano de obra; la articulación de economías locales, nacionales y regionales; la modernización tecnológica y organizacional de las mypes; así como la aprobación de marcos reguladores equilibrados (todo esto vinculado a una reforma educativa); exigen una determinación política (ausente en estos tiempos), además de importantes sumas de dinero. Algo difícil de imaginar con los planes de reducción de la inversión pública y el gasto social anunciados para el próximo año, o con la pobre asignación que recibe el MTPE (S/. 311,045 el 2008, apenas el 0.49% del Presupuesto General de la República) para cumplir su función de promoción y fiscalización del empleo adecuado. No se trata de ser pesimistas, pero a este paso...
Este artículo también lo puede leer en http://aeperu.blogspot.com

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu