lunes, 18 de enero de 2016

EL MONTONERO


¿Macho que se respeta sube en las encuestas?

18 de Enero del 2016
Los puntos en contra de  César Acuña

El fenómeno Acuña es interesante por diversas razones. En primer lugar, en la medida que se difunden más razones que no dejan dudas de lo inadecuado que es dicho candidato para ocupar la presidencia, más sube en las encuestas. En segundo lugar, según lo que se ha escuchado, más allá de generalidades o ideas sin mayor desarrollo, no parece tener un planteamiento específico para afrontar las grandes tareas que nuestro país requiere. Es una candidatura que parece ser impulsada por la emoción y la improvisación.

Digo que la impulsa la emoción porque no puede negarse que Acuña conecta con un gran sector de la población. Acuña es exhibido como el macho peruano que actúa según lo que le plazca. Cuando Acuña declara, lo que dice no hace sentido pero lo dice como la persona que trata de imaginar una explicación rudimentaria para lo que se le interroga (si es que acaso logra contestar). Parece tener una salida para todo aunque la exprese sin pulcritud verbal o corrección de estadista.
Acuña expresa la aspiración de un gran sector de la población: el cholo peruano que emprende y se hace rico y que hace lo que le da la gana. Poner en evidencia todo esto no tiene efecto alguno en su popularidad salvo, quizás, afianzarla precisamente porque los peruanos solemos asociarnos con la víctima. Victimizar a Acuña es hacerle la campaña. Anotar sus serias contradicciones es hacerlo más cercano a la gente. La popularidad de Acuña revela que los peruanos no estamos listos para tener estadistas como presidentes.

Acuña puede decir que vive en donde no vive y no pasa nada de la misma forma en la que una persona puede invadir un terreno de propiedad de otro y tampoco pasa nada. En un país en el que hace falta fortalecer la institucionalidad y emprender reformas técnicas importantes, resulta lamentable que los peruanos queramos llevar a la presidencia a quien expresa mejor la cultura chicha que nos conduce, en tantos ámbitos, al absoluto descalabro. En el Perú, macho que hace lo que le da la gana, sube en las encuestas.


Por Gustavo Rodríguez

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu