martes, 19 de enero de 2016

EL MONTONERO

La revolución social

19 de Enero del 2016
Las posibles causas de una convulsión política y social

Mi amigo Hugo Otero, me dice que escribo desde las barricadas, siempre anunciando rebeliones campesinas y populares. Tiene razón. Veo un país convulsionado en camino a una revolución social. Mis amigos liberales e izquierdistas creen que predico en el desierto como Juan “El Bautista”.
Es posible que ver y escuchar al país de otra manera te de una percepción diferente. Lo cierto es que encuentro rabia en la cola de los bancos (la gente paga altísimos intereses por sus tarjetas de crédito), escucho expresiones de ira y dolor de miles de peruanos que van al seguro social y los citan luego de tres meses y cuando los atienden no hay medicinas; afirman que los seguros privados son una estafa que te llenan de argumentos para que pagues más y nadie hace algo.
Cuando voy a los mercados limeños a buscar un buen cebiche,  pregunto a las señoras que venden y compran,  si los precios están caros y todas gritan: “señor en qué país vive, acá todos los días suben las cosas” La gente dice que comprar pescado es imposible. El pollo está 9 soles; las papas han subido de 1 a 3 nuevos soles. Así, la lista es interminable.
La paradoja del Perú es que tenemos 10 millones de peruanos sin agua ni desagüe, sin pistas ni veredas, sin seguridad, que viven en los cerros y arenales del Perú, abandonados y marginados. Sin embargo, tenemos 32. 5 millones de celulares; 7 millones de Smartphone (23% de la población que serán la vanguardia de la revolución social). Los pulpines son un ejemplo de movilización social organizada desde las redes.
El 82% de los agricultores no tiene acceso al crédito, menos asistencia técnica; los agricultores reclaman políticas agrarias no paliativos  que se aplican cuando los campesinos se rebelan. Los campesinos que viven a más de 3500 msnm envían a sus hijos a escuelas en las que hay un solo profesor para cinco grados y caminan más de 4 a 5 km diarios, muchos de ellos nunca han subido a un automóvil.
En el Perú la corrupción es una forma de vida. Desde el político que cambia de partido “para servir al pueblo”, hasta los dirigentes sociales venden y mercantilizan las luchas campesinas, ya no se pelea por obras, ni proyectos productivos sino por dinero en efectivo. Es una epidemia que nace con Pepe Julio Gutiérrez (Frente Amplio) que vendía las reivindicaciones del pueblo de Cocachacra por un millón de lentejas.
Los candidatos prometen refundar y aumentar salarios para la policía. La población desconfía de la Policía. Ve las noticias de policías heroicos que salvan vidas e impiden crímenes  que se  eclipsan  con las crónicas de policías que asaltan, secuestran y extorsionan desde las comisarías. Nadie cree que este problema se resolverá.
Estoy convencido de que existen condiciones para una revolución social; las clases medias emergentes empiezan a perder capacidad de consumo y se sienten en las calles. Mientras tanto los candidatos están ocupados en el marketing que los ayude a ganar las elecciones. No están interesados en representar y defender a los peruanos.
La rabia de la mayoría silenciosa que trabaja y estudia crece que la alegría del verano atenúa. Pero la gente solo ve a su alrededor corrupción, demagogia, “plata como cancha”. En cualquier momento la pradera se incendia. Entonces llegará nuestro Robespierre apoyado por las masas para poner orden en el Perú.


Por: Tino Santander Joo

lunes, 18 de enero de 2016

Charlie Hebdo juega con fuego.

Señor Director: 
Alguien con dos dedos de frente podría explicarnos qué es lo que pasa por la cabeza de los "periodistas", caricaturistas o lo que fuere de la revista satírica francesa Charlie Hebdo?  Acaso no les bastó a estos señores de la revista haber sido víctimas de un ataque terrorista que acabó con la mitad de su plana de caricaturistas y periodistas hace un año en París?
El llanto inconsolable del padre del niño sirio Aylan Kurdi, que murió ahogado y cuya imagen dio la vuelta al mundo, quiebra a cualquiera. La satírica revista en un desmadre más publicó (por enésima vez) una caricatura que publicó la revista en la que imaginan a su hijo como un agresor sexual en un futuro imaginario.
El padre del niño del polo rojo Aylan Kurdi, de tres años de edad, murió ahogado en la travesía del mar Egeo entre Turquía y Grecia. La imagen del niño boca abajo, tendido en la arena, provocó una gran movilización internacional a favor de los refugiados que intentan llegar a Europa e hizo reflexionar (en su momento) sobre esta grave crisis de refugiados que sin medir el peligro se embarcan en cualquier aparato que flote -imitación canoa- hacia países que ya no desean recibirlos. Los refugiados, como se sabe, huyen de la guerra en Siria - y otros países- de las atrocidades del denominado Estado Islámico. Cabe precisar, además, que las lagrimas de este señor se acrecienta mas, ya que no solo falleció su hijito, sino también su esposa y un hermanito de Aylan.
El accionar de la revista Charlie Hebdo bo se entiende, publicar una caricatura en la que se ve a un joven corriendo detrás de una mujer, con la mención: "¿En qué se hubiera transformado el pequeño Aylan si se hubiera hecho grande?".
"En alguien que toca culos en Alemania", añadió el texto, en alusión a las agresiones que sufrieron centenares de mujeres en varias ciudades alemanas en Noche vieja, supuestamente cometidas por refugiados.
La caricatura ha despertado indignación en las redes sociales. La revista, que fue contactada el jueves pasado por la agencia internacional AFP, rehusó hacer comentarios a este respecto....bueno que van a decir si mojan sobre mojado, Nadie está justificando algun atentado terrorista o el accionar de EI, pero hay que preguntarse por qué esta revista sigue encarando a los terroristas...creemos que los satíricos de Charlie Hebdo están jugando con fuego y siguen lanzando lenguas de fuego con gasolina a este infierno.
Guillermo Tejada Dapuetto
DNI 07541222
gtejadad@yahoo.com
gtejadad@speedy.com.pe
Enero 18,
2016

EL MONTONERO

Elecciones: Qué no nos gane el pesimismo

18 de Enero del 2016
Sobre la conducta de los electores y los políticos

La política se ha convertido en vil actividad. Y no es percepción, sino afirmación de una población que ve a los políticos como corruptos y ladrones, que mienten con desparpajo para ganar votos en toda elección, sin importarles el país sino sus propios intereses. La gente está furiosa frente al festín de planchas presidenciales, candidaturas y jales oportunistas que no responden a conductas políticas alineadas a principios e ideas. La población sabe que los políticos migran donde sus conveniencias personales pueden llegar a mejores puertos y, por tanto, no confían en ellos. La incredulidad ha extendido su reinado. La fe no existe. La confianza ha sido burlada ene veces. Sin embargo, parte de esa población sabe cómo sacarle ventaja a la situación sin que nada la afecte.

El oportunismo del elector pedigüeño es la respuesta frente a tantos candidatos buscando votos hasta con desesperación. Así también, ciertos electores se organizan para ser parte del festín electoral, para “desplumar” al candidato, para pedirle de todo, para hacerle firmar compromisos que saben no se cumplirán. “Hay que bajar a bases”, les dicen avispados “asesores” a los aspirantes a elegirse. Van donde saben quien dice ser el que controla mercados, ferias, asentamientos humanos, comerciantes e innumerables asociaciones. “Ya sabes cómo es”, les dicen éstos golpeando un puño en mano abierta, recordándonos las lentejas que pidiera ese dirigente Pepe Julio a la minera Southern para que la población diera luz verde al proyecto Tía María.

Ya se ha dicho que en las elecciones regionales pasadas no fueron suficientes los polos, almanaques, kilos de cualquier abarrote, pachamancas y caldos de gallina con presa cerca a los centros de votación. La gente quiere más. Quiere becas de estudio, electrodomésticos y dinero en efectivo. Y ya sabemos que más de uno compra todo. Comprar votos no les incomoda, no altera su moral, no afecta su estructura humana.

Las campañas políticas son muy caras. El mermeleo provinciano no se detiene, se alimenta de autoridades mafiosas que por cualquier adefesio de obra presentada contratan en los medios de comunicación publicidad pagada por las municipalidades y gobiernos regionales. Esas autoridades tienen sus candidatos al Congreso. Ya sabemos quién financiará esas candidaturas, de donde saldrá la marmaja, de qué proveedor, renta, canon o regalía.  

Los hombres de bien no tienen universidades que les sustente una campaña electoral, ni donaciones de desconocidos, ni ese contacto que abre puertas hasta del mismo infierno. No tienen los recurseos de temporada; de bases, partidarios y portátil porque ya no quedan suficientes militantes que con la suya se movilizan voluntariamente. El último recurso para los “aguja” incursionando en política son los parientes, amigos, chocheras y causitas, que improvisados y sin experiencia, hacen lo que pueden. Y lo que pueden no es suficiente para ganar una elección.

Los tontos con iniciativa recurren a todos los recursos vedados que los sensatos hombres de bien no se atreven. Ni en sus peores pesadillas cruzarían los límites de la corrección.

Así estamos. El pesimismo le estaría ganando a los entusiasmos después de observar a los potenciales candidatos en sus angustias por ser los elegidos. Una competencia no sólo de capitales, sino además de megalomanías, narcisismos, egocentrismos, guapuras, complejos, frustraciones, taras, mañas y otras desviaciones sicológicas y hasta psiquiátricas que ya comenzamos a ver.


Por: Manuel Gago
EL MONTONERO


¿Macho que se respeta sube en las encuestas?

18 de Enero del 2016
Los puntos en contra de  César Acuña

El fenómeno Acuña es interesante por diversas razones. En primer lugar, en la medida que se difunden más razones que no dejan dudas de lo inadecuado que es dicho candidato para ocupar la presidencia, más sube en las encuestas. En segundo lugar, según lo que se ha escuchado, más allá de generalidades o ideas sin mayor desarrollo, no parece tener un planteamiento específico para afrontar las grandes tareas que nuestro país requiere. Es una candidatura que parece ser impulsada por la emoción y la improvisación.

Digo que la impulsa la emoción porque no puede negarse que Acuña conecta con un gran sector de la población. Acuña es exhibido como el macho peruano que actúa según lo que le plazca. Cuando Acuña declara, lo que dice no hace sentido pero lo dice como la persona que trata de imaginar una explicación rudimentaria para lo que se le interroga (si es que acaso logra contestar). Parece tener una salida para todo aunque la exprese sin pulcritud verbal o corrección de estadista.
Acuña expresa la aspiración de un gran sector de la población: el cholo peruano que emprende y se hace rico y que hace lo que le da la gana. Poner en evidencia todo esto no tiene efecto alguno en su popularidad salvo, quizás, afianzarla precisamente porque los peruanos solemos asociarnos con la víctima. Victimizar a Acuña es hacerle la campaña. Anotar sus serias contradicciones es hacerlo más cercano a la gente. La popularidad de Acuña revela que los peruanos no estamos listos para tener estadistas como presidentes.

Acuña puede decir que vive en donde no vive y no pasa nada de la misma forma en la que una persona puede invadir un terreno de propiedad de otro y tampoco pasa nada. En un país en el que hace falta fortalecer la institucionalidad y emprender reformas técnicas importantes, resulta lamentable que los peruanos queramos llevar a la presidencia a quien expresa mejor la cultura chicha que nos conduce, en tantos ámbitos, al absoluto descalabro. En el Perú, macho que hace lo que le da la gana, sube en las encuestas.


Por Gustavo Rodríguez

jueves, 14 de enero de 2016

El Presidente que queremos

14 de Enero del 2016
La emergencia de la clase media y la política
 
La reciente inscripción de dos candidatos presidenciales en el Jurado Electoral de Lima Centro 1, descubrió una imagen impresionante que nos muestra qué sucede hoy en nuestra sociedad.

En efecto, Cesar Acuña y Pedro Pablo Kuczynski declararon ante la autoridad electoral sus ingresos anuales, el primero por 56 millones y el segundo por dos millones y medio de soles. Aparecieron así como protagonistas de una imagen inédita - la de un cholo y un blanco millonarios en lucha por el poder -, escena inimaginable en los ochenta, hace tan sólo veintiséis años. ¿Quién podía pensar entonces que eso ocurriría? Acuña y Kuczynski son ahora dos caras poderosas de la misma moneda.

El hecho sorprende y comprueba el cambio profundo que vivimos, cancela la idea tradicional del cholo pobre y el blanco rico y nos revela una sociedad más amplia e integrada. 

Al compás de esta profunda transformación nace también la nueva clase media urbana compuesta por cholos, mestizos y blancos. Es hoy el sector social más poderoso y sus votos son decisivos para elegir al próximo Presidente de la República. 

Millones de pequeños y micro empresarios, comerciantes, artesanos profesionales, empleados, amas de casa, estudiantes, entre otros, conforman este sector moderno que se define por su manera de pensar y no sólo por su nivel de ingresos. Quieren conservar lo que han logrado con esfuerzo y trabajo. No aceptan retrocesos que impliquen degradar su nivel de vida y el de sus familias. Su presencia se extiende desde Villa El Salvador, Los Olivos, San Juan de Lurigancho y otros distritos populares, hasta el emblemático y tradicional Miraflores convertido actualmente en emporio comercial y residencial de la clase media limeña.

La conciliación de estos peruanos confrontados antaño, expresa la nueva voluntad social en marcha. El país que se viene no necesita comisiones de reconciliación auspiciadas por el estado para unirse. Se unen por sus intereses y sueños compartidos para construir una sociedad donde todos podamos vivir tranquilos y mejor.

Quieren vivir más seguros, con trabajo bien remunerado, con atención médica y educación para sus hijos, quieren ser propietarios de sus viviendas. Quieren que el estado los defienda de las AFP y de los abusos de los intereses de las tarjetas de crédito, quieren agua, pistas y veredas, entre otras aspiraciones que mejoren su calidad de existencia.

Alan García y Lourdes Flores han recogido el anhelo de esa numerosa clase media defensora del progreso y el avance del país. Es la idea sobre la cual han creado la Alianza Popular que une al APRA y al PPC, principales partidos democráticos del país.

La unidad de Alan y Lourdes es respuesta al anhelo mayoritario y expresa el deseo de avanzar con estabilidad y optimismo hacia el futuro. El gran objetivo del siglo XXI es conformar una nación unida con miras a la celebración del bicentenario, con bienestar y capacidad de insertarse con éxito en el mundo.

Acuña y Kuczynski, tal como Keiko Fujimori, representan candidaturas que se inician y terminan en sus personas. Hasta utilizan las iniciales de sus propios nombres como símbolos de sus respectivas campañas.

La peruanos queremos un Presidente con liderazgo pero capaz de escuchar y comprender el clamor popular. Que nos devuelva la confianza y nos encamine hacia una sociedad más justa. 


Por Hugo Otero
EL MONTONERO

lunes, 11 de enero de 2016

Luces y sombras de la campaña

11 de Enero del 2016
Sobre la oferta de los políticos y el humor mayoritario

Una manera de analizar el proceso electoral en marcha quizá pase por observar la situación de las candidaturas de izquierda y sus posibilidades, considerando que estos grupos, de una y otra manera, han expresado una clara opinión en contra del modelo económico. Y, hasta el momento, el resultado para la zurda es devastador.
¿Semejantes alineamientos significan que la mayoría nacional ha optado por preservar la economía libre y los avances económicos y sociales del país de los últimos 25 años? Todo indicaría que sí, más allá de que ninguno de los candidatos en carrera se haya propuesto representar conscientemente el crecimiento económico y la reducción de pobreza que se ha producido en el país en las últimas dos décadas.
Al parecer, entre los principales actores de los comicios todavía sigue primando el criterio de que en las campañas electorales se agita las ideas de izquierda, pero luego se gobierna con la derecha. Un claro indicador de esta percepción de los políticos es el absoluto silencio con respecto a la imprescindible reforma laboral que el Perú tiene que desarrollar para alcanzar niveles de competitividad equiparables con nuestros socios de la Alianza del Pacífico (México, Colombia y Chile) y enfrentar la asfixiante informalidad que afecta a cerca del 80% de los trabajadores.
Si sumamos el hecho de que candidatos como PPK y César Acuña han prometido el incremento del ingreso del sueldo mínimo vital sin considerar que solo el 30% de los trabajadores se beneficiaría de una medida de ese tipo y que se agravarían las condiciones que desencadenan la informalidad, entonces, la película aparece completa. Si hay alguna duda sobre esta extraña tendencia de los políticos allí están el apoyo de Keiko Fujimori a que Petroperú explote el Lote 192 y ciertas iniciativas controlistas de Alan García con respecto a las AFP y los intereses de las tarjetas de crédito.
La inviabilidad electoral de la izquierda nos podría indicar que el humor mayoritario de la gente avanza en sentido contrario de las propuestas de este sector. Y el apoyo a candidatos como Fujimori, PPK y García (el llamado elenco estable) nos podría señalar que los electores están buscando preservar los avances económicos y sociales luego del tremendo susto que causó el gobierno nacionalista en los dos primeros años de administración y frente a la actual desaceleración de la economía que, al margen de interpretaciones, es atribuida a los yerros de Palacio.
En otras palabras una lectura inicial de las adhesiones y preferencias electorales que reflejan los sondeos es que el sentido común de las mayorías va a contracorriente de las ofertas y preocupaciones de los políticos. Si esta tendencia se confirma en las próximas semanas, las campañas electorales en marcha y la reacción de la gente estarían indicando, una vez más, la idea de un Perú real, separado, distanciado, de un Perú oficial y público.  

Cuando algunos candidatos hablan de razas distintas, de “que se vayan al carajo”, de que “debemos acabar con los políticos tradicionales”, en realidad, están intentando explotar los abismos que existen entre la sociedad oficial y la sociedad real. Un abismo que, paradójicamente, los propios políticos que hoy lideran las preferencias se empeñan en mantener con sus temores y veleidades frente al crecimiento.

Fuente: El Montonero

miércoles, 6 de enero de 2016

Recetas caseras

¿Quién hubiera sabido?

¿Sabía usted que beber dos vasos de Gatorade puede aliviar el dolor de cabeza casi de inmediato, sin los desagradables efectos secundarios provocados por los analgésicos tradicionales?
 -------------------------------------------------------------

¿Sabía usted que la pasta de dientes Colgate hace un ungüento excelente para las quemaduras?
 --------------------------------------------------------------

Antes de dirigirse a la farmacia por un inhalador de alto precio lleno de productos químicos misteriosos, trate de masticar en un par de caramelos de menta Altoids curiosamente fuerte. Van a curar su nariz tapada.
 
 ---------------------------------------------------------------

Dolor en los músculos por un brote de la gripe? Mezcle 1 cucharada de rábano picante con 1 taza de aceite de oliva. Deje que la mezcla repose durante 30 minutos, y luego aplíquela como un aceite de masajes para el alivio instantáneo de los músculos adoloridos.
-------------------------------------------------------------------------------------- 
 

Dolor de garganta? Simplemente mezcle 1 / 4 taza de vinagre con 1 / 4 taza de miel y tome 1 cucharada de seis veces al día. El vinagre mata las bacterias.
-------------------------------------------------------------------------------------- 

Miel remedio para manchas de la piel ... cubrir la mancha con un poco de miel y colocar una curita sobre él. La miel mata las bacterias, mantiene la piel estéril, y acelera la recuperación. Da resultados de 
un día al otro.
--------------------------------------------------------------------------------------
 

Cure las infecciones del tracto urinario con Alka-Seltzer. Sólo disolver dos tabletas en un vaso de agua y beberlo al inicio de los síntomas. Alka-Seltzer comienza la eliminación de las 
infecciones del tracto urinario casi al instante-, aunque el producto nunca fue anunciado para este uso.
 
---------------------------------------------------------------------
La terapia del Listerine para hongos en las uñas: Deshágase de antiestéticos hongos en las uñas remojando sus pies en enjuague bucal Listerine. El poderoso antiséptico deja sus uñas de los pies con aspecto saludable de nuevo.
 ------------------------------------------------------------------------------------

Fácil protección para las gafas o espejuelos... para evitar que los tornillos de la patas se aflojen, aplique una pequeña gota de esmalte de uñas a las roscas de los tornillos antes de ajustarlos
 
---------------------------------------------------------------------
Líquido de limpieza que funciona para matar insectos ... si las abejas amenazantes, avispas, avispones, avispas entran en su casa y usted no puede encontrar el insecticida, pruebe con un aerosol para limpieza. Los insectos caen al suelo al instante.
 ---------------------------------------------------------------------------------------
 
Removedor inteligente de astillas: Simplemente vierta una gota de pegamento sobre el área de la astilla, dejar secar, y la astilla se pega a la cáscara seca del pegamento en la piel. Despegar la cola 
seca y saldrá la astilla.
 -------------------------------------------------------------------------------------------
 
Bálsamo para ampollas abiertas .... para desinfectar una ampolla rota, dejar caer unas gotas de Listerine, un poderoso antiséptico.
 
---------------------------------------------------------------------------
Vinagre para curar heridas ... empapar un algodón en vinagre blanco y aplicarlo a la contusión por 1 hora. El vinagre reduce el moreton y acelera el proceso de curación.
 
-----------------------------------------------------------------------------
Quaker para el alivio rápido del dolor... no es solamente para el desayuno! Mezcle 2 tazas de avena Quaker y 1 taza de agua en un recipiente y 
caliente en el microondas por 1 minuto, enfriar un poco y aplicar la mezcla a las manos de un calmante alivio de dolor de la artritis.
 ---------------------------------------------------------------------------------


Para quemaduras.... clara de huevo, aplicada sobre la zona afectada, calma el dolor y desaparecen las marcas


Si le envías esto a una persona que no sabe nada de esto, entonces 
valió la pena ..
 

martes, 5 de enero de 2016

Feliz año huevo

pinión

Mi esposa Silvia, nuestra hija Zoe de casi cinco años y yo, que parecía el abuelo de Zoe, llegamos a la fiesta de fin de año en un hotel cercano a casa. Me encontraba de mal humor porque la camisa me ajustaba la barriga y parecía a punto de estallar, y cada entrada me había costado trescientos dólares, lo que había hecho un agujero en mis bolsillos, ¡casi mil dólares por ir a una fiesta!
Apenas llegamos, nos dieron la bienvenida y nos preguntaron si queríamos tomarnos fotos con las modelos anfitrionas disfrazadas de criaturas futuristas, cuatro mujeres de cuerpos espléndidos metidas en trajes plateados, brillantes, como si vinieran de otro planeta, otra galaxia.
–¿Cuánto cuestan las fotos? –pregunté, alarmado.
–Cien dólares el paquete –dijo una señorita.
–Muy bien, encantados –dijo Silvia.
–No, ni hablar, muy caro –dije.
–Amor, no seas tacaño, Zoe tiene ilusión –me dijo Silvia, y tuve que ceder.
Mientras nos hacían las fotos, susurré en el oído de una de las chicas futuristas:
–Mira, mamita, en mi país, por cien dólares, una chica como tú pasa la noche conmigo.
Ella sonrió, inexpresiva.
–Cien dólares por unas fotos –refunfuñé–. Menudas hetairas mamahuevos.
Luego caminamos hasta nuestra mesa, la número veintidós, cerca de la orquesta que ya tocaba música en vivo, y un camarero se acercó, presuroso, nos entregó la carta de licores, y preguntó:
–¿Les traigo una botella de champán?
–Sí, claro –dijo Silvia.
–Ya está incluida en el precio que hemos pagado, ¿no? –pregunté, por las dudas.
–No, señor –me corrigió el camarero–. El consumo de licores se paga aparte.
Miré los precios: la botella más barata costaba doscientos dólares, la más cara quinientos.
–Jijunagranputas –mascullé.
–Nos trae un buen champán –ordenó Silvia–. Tenemos que festejar. Ha sido un gran año, amor. Has ganado mucha plata.
–Bueno, sí –musité.
–¿Y para su nietecita? –me preguntó el mozo.
–Para ella, una limonada –respondió Silvia, conteniendo la risa.
–La reputamadre que los parió, en este hotel son unos ladrones afanadores miserables inescrupulosos –dije, releyendo los precios exorbitantes de los licores: había botellas de vino que llegaban ¡a los mil dólares!
Miré a mi esposa y le dije:
–El próximo Año Nuevo nos quedamos en casa y tomamos cerveza. Esto es demasiado caro. Me duele en el mero culo.
–No seas pesado, a ti siempre te duele el culo –dijo ella.
Poco después la orquesta empezó a tocar “Pedro Navaja”, un clásico, y salimos a bailar los tres. Cerré los ojos y me entregué, afiebrado, a bailar esa gran canción, un himno en las fiestas de mi juventud, cuando una señora muy guapa se acercó y me dijo al oído:
–Señor Baylys, baila usted muy bonito, pero no le conviene andar mostrando el pajarito.
Enseguida me guiñó un ojo y señaló mi entrepierna con un mohín coqueto. Bajé la mirada y comprobé que tenía la bragueta abierta, pero ese no era el problema más serio, el problema más espantosamente serio era que, siguiendo los consejos del astrólogo del periódico, no me había puesto calzoncillos blancos, sino unos amarillos chillones. Rápidamente me subí el cierre y fingí que no había pasado nada y seguí bailando. Por suerte, mi esposa y mi hija no parecían haber advertido que estaba bailando con el calzoncillo amarillo patito al aire. Terminó la canción, volvimos a la mesa y poco después se acercó otra señora, igualmente atildada, y me dijo, con delicadeza:
–Quiero mostrarle algo, señor Baylys.
Me puse de pie:
–¿De qué se trata? –pregunté.
Ella me mostró una foto tomada por su teléfono móvil: yo salía bailando “Pedro Navaja”, los ojos cerrados, los brazos abiertos, entregado al trance de aquella canción inmortal, y ella me había fotografiado, capturando el preciso momento en que, por ejecutar un paso un tanto arriesgado, yo había abierto las piernas, y se me veían los calzoncillos amarillos, y un huevo, el más grande, el derecho, se había zafado del odioso confinamiento de la ropa interior, y se asomaba, rumboso, parrandero, como si quisiera echar una mirada fisgona a la pista de baile.
–Tiene usted un huevito al aire –me dijo ella y se rio con tanta gracia que Silvia se puso de pie y espió la foto y soltó una carcajada y en cosa de segundos nuestra hija miraba también la foto y gritaba, como si no hubiera nadie oyendo:
–¡Papi, tu huevo salió a bailar!
Le di mi correo electrónico a la señora, le rogué que me enviase la foto y la eliminase para siempre, sin enseñársela a nadie más, y ella me dio su palabra, pero seguía riéndose con cierta malicia, y luego me dijo:
–Yo siempre he admirado los huevos que usted tiene para criticar a la dictadura de mi país.
Aparentemente, la dama era cubana.
–Lo que no sabía es que tuviera los huevos tan grandes –añadió y soltó la carcajada.
Quiero irme a casa, pensé, humillado. Me senté, redoblé el consumo de champán y me negué a salir a bailar, traumado como estaba, mirándome la bragueta a cada momento, asegurándome de que ningún huevo saliera a bailar sin mi permiso. Si seré idiota de haberme puesto calzoncillos amarillos, pensé, culposo. Cuando se acercó el camarero, le pedí más champán y le pregunté:
–Déjeme hacerle una pregunta personal: ¿usted tiene un huevo más grande que el otro?
El camarero me miró, perplejo, soltó una risa nerviosa y dijo:
–No, señor.
–Pues yo sí –le conté–. Mi huevo derecho es más grande. Por eso he sido siempre un hombre de derechas.
El mozo pensó que bromeaba, pero no: estaba haciéndole una confesión sincera.
–El problema –continué– es que un huevo me crece, no para de crecer, y el otro no.
El camarero fue amable y dijo:
–No se sienta mal, todos tenemos defectos. Yo, por ejemplo, tengo el pene chueco.
–¿Chueco?, ¿de qué manera? –pregunté.
–Siempre apunta al Norte –respondió él, y no parecía estar bromeando–. Como nací en Cuba, apunta al Norte, porque quiere ser libre. Es como una brújula. Cuando vine en balsa con unos amigos, nos sirvió mucho para orientarnos en alta mar.
–Un pene brújula –comenté, pensativo–. Muy útil, sin duda. No sabía que existía.
El camarero se retiró con discreción profesional. Como mi esposa y mi hija seguían bailando, me dirigí al baño, me encerré en el habitáculo reservado a los minusválidos (un huevo bastante más pequeño que el otro podía considerarse una minusvalía o discapacidad, me dije) y me quité el calzoncillo amarillo, ya basta de payasadas de Año Nuevo, pensé. Y lo dejé allí, colgando del gancho de la puerta, y salí, me lavé las manos, me aseguré de tener la cremallera bien cerrada, y volví a la mesa. No tenía ganas de salir a bailar, así que me dediqué a comer como pirata o preso político. Al día siguiente debía comenzar una dieta estricta y por eso tragué como un oso guardando reservas para el invierno. Interrumpí ese banquete cuando la orquesta se animó a tocar una canción de Celia Cruz. Me puse de pie, me miré la bragueta, estaba bien cerrada, menos mal, y me uní a bailar, extasiado, con Silvia y Zoe. Estaba moviéndome como un adolescente eufórico, sintiéndome inmortal, seguro de que el nuevo año me haría ganar más dinero, cuando mi hija, traviesa, me avisó:
–Papi, ¡el huevo, el huevo!
–Amor, ¡se te escapa el huevo! –me dijo Silvia, partiéndose de la risa.
Y así mismo como ellas me lo advirtieron con cierto fragor, comprobé que el maldito cierre al parecer se abría sigilosa e inopinadamente cuando yo bailaba y otra vez el huevo derecho, el más conspicuo y huidizo de ambos, había salido a bambolearse, hamacarse y pavonearse, provocando miradas de hilaridad o consternación entre los bailarines otoñales que contemplaban con pasmo aquella insólita exhibición testicular. Colorado de la vergüenza, me subí la bragueta estropeada y contemplé cómo una señora muerta de la risa se acercaba y me decía:
–¡Feliz año huevo, señor Baylys!
Fuente: Peru 21

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu