martes, 18 de septiembre de 2012

LOS HUMANOS CAZABAN ANIMALES UN MILLON Y MEDIO DE AÑOS ANTES DE LO QUE SE CREIA

EL COMERCIO SETIEMBRE 23, 2012

Los humanos cazaban animales un millón y medio de años antes de lo que se creía

Reciente evidencia ha demostrado que el hombre primitivo era capaz de matar animales mucho antes de lo que se creía
Tanzania, Caza, Homo sapiens, Homo habilis,  Hombre primitivo,  Carnívoros,  Teoría de la evolución
(Foto: Reuters)
Según lo reveló un estudio realizado por el arqueólogo y profesor de la Universidad de Wisconsin, Henry Bunn, los humanos antiguos usaban complejas técnicas de caza para matar animales hace al menos dos millones de años.
Hasta antes del estudio de Bunn, los científicos asumían que la carne que reunían para comer era de animales que habían muerto por causas naturales o que habían sido abandonados por leones, leopardos u otros carnívoros.
Sin embargo, Bunn argumenta que los humanos de aquella época utilizaban la caza sistemática al ser capaces de emboscar animales de gran tamaño.
En la reunión anual de la Sociedad Europea para el Estudio de la Evolución Humana, Bunn señaló que se sabía que los humanos consumían carne hace dos millones de años, lo que no sabían era cómo la conseguían.
“Hemos comparado el tipo de presa matado por leones y leopardos actuales con el tipo de presas seleccionadas por humanos de aquella época. Esto nos ha mostrado que no tomaban los animales que ya estaban muertos. Seleccionaban y mataban a los que querían”, explicó.
Según informa el diario británico The Guardian, en este estudio, Bunn y sus colegas investigaron un sitio donde se había producido una gran cacería en Garganta de Olduvai (Tanzania). Los cadáveres de los ñus, antílopes y gacelas fueron llevados aquí probablemente por los Homo habilis hace más de 1’800.000 años. La carne se despojó de los huesos para ser consumida y los restos quedaron allí.
LA EVOLUCIÓN DE NUESTRO INTELECTO
El arqueólogo cree que estos humanos probablemente esperaban entre los árboles hasta que pasen las manadas de animales. Es entonces cuando se les disparaba con lanzas a quemarropa. Esta habilidad, desarrollada antes de lo que se creía, tendría profundas implicancias en la teoría de la evolución.
Cuando nuestra especie sintió el sabor de la carne le agarró el gusto y desde entonces se convirtió en una gran fuente de proteínas. Ya no necesitábamos invertir recursos internos para el tracto digestivo, que se requería antes para procesar los vegetales y frutas.
Liberados de aquella tarea por el consumo de la carne, la nueva fuente de energías fue utilizada por nuestro cuerpo para alimentar nuestros cerebros en crecimiento. En consecuencia, los últimos dos millones de años nuestro cráneo ha crecido, produciendo humanos con cerebros progresivamente más grandes hasta que llegamos al Homo Sapiens actual.
_________________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 20, 2012

Un dentista de hace 6.500 años hizo la primera curación de la historia

Investigadores aseguran haber identificado un empaste de cera de abeja en una mandíbula del neolítico hallada en Eslovenia
Odontología, Eslovenia, Neolítico
(Bernardini et al., con licencia Creative Commons)




Agencia Materia
Sin antibióticos y sin anestesia, hace 6.500 años, una muela picada podía convertirse en una tortura e incluso causar la muerte. Sin embargo, algunos hallazgos recientes indican que en aquellos años ya había dentistas que trataban de aliviar este dolor. El último estudio que apunta en esta dirección lo acaba de publicar la revista PLoS ONE.
Un equipo de investigadores italianos, dirigidos por Federico Bernardini, del Laboratorio Multidisciplinar Centro Internacional para la Física Teórica Abdus Salam, en Trieste (Italia), asegura que ha identificado un empaste de cera de abeja en una mandíbula del neolítico. El objetivo habría sido reducir la sensibilidad en unos dientes desgastados o el dolor provocado por una grieta. Si se confirmase el hallazgo, se trataría del primer empaste conocido de la historia y del primer tratamiento dental de Europa.
POSIBLE RITO FUNERARIO
Los científicos han empleado una gran variedad de técnicas, desde la microtomografía computarizada hasta el microscopio de barrido, para comprobar que la cera se colocó sobre la grieta poco antes o poco después de la muerte del individuo. Esta duda sobre el momento de la aplicación del tratamiento hace que no se pueda descartar la posibilidad de que la cera fuese parte de un rito funerario, aunque los investigadores lo consideran poco probable.
“Personalmente, no creo en esta última hipótesis y hasta ahora no se conocen usos similares de la cera de abeja en enterramientos”, afirma Bernardini. “Además, la cera solo está presente en la parte gastada de la superficie del canino, en el único diente que tiene una fractura vertical. Estos elementos indican que una función terapéutica del relleno dental es la más probable”, concluye.
Sobre el propietario del diente, no se sabe demasiado, según explican los propios investigadores. Por el análisis de la anatomía de la mandíbula y de los dientes, creen que es más probable que se trate de un hombre, pero algunos datos podrían poner ese dato en duda. El desgaste del diente estudiado, apunta a que se utilizó para prácticas que iban más allá de la alimentación, como tejer, una tarea que en el neolítico realizaban las mujeres.
Dado el escaso número de indicios de tratamientos dentales en tiempos prehistóricos, este hallazgo será muy relevante para conocer mejor esta práctica que hasta hace poco se consideraba relativamente reciente. Hace seis años, se descubrió en Pakistán el que hasta el momento es el vestigio de tratamiento dental más antiguo que se conoce. En aquella ocasión, se trataba de perforaciones realizadas hace 9.000 años que pudieron servir para aliviar el dolor o incluso para dejar escapar espíritus malignos. En cualquier caso, lo que sí parece seguro es que se trataba de tratamientos extremadamente dolorosos.
_________________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 19, 2012

Estudio revela que los neandertales usaban plumas como ornamento

Para llegar a esta conclusión fueron estudiados los restos óseos de 21 especies de aves rapaces y córvidos encontrados en las cuevas de Gibraltar. La investigación será publicada en la revista PLoS ONE
Aves, PLoS ONE, Neandertales, Homo sapiens,  Plumas
(Foto: Flickr/ire_nilla)

Madrid (EFE). Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha confirmado que los neandertales usaban plumas de aves rapaces y de córvidos (cuervos y urracas) para fines ornamentales.
Según ha explicado hoy el CSIC, esta teoría destierra la idea de que los neandertales no poseían pensamiento simbólico y los acerca más al Homo sapiens.
La investigación se suma así a otras recientes que han apuntado también la existencia para el Hombre de Neandertal de un mundo simbólico, de cultos y ritos chamánicos.
El trabajo, que será publicado en el próximo número de la revista científica PLoS ONE, se ha centrado en el estudio de los restos óseos de 21 especies de rapaces y córvidos encontrados en tres cuevas de Gibraltar.
Los análisis de estos restos demuestran que de 124 individuos, al menos 18 presentaban en sus alas marcas de herramientas neandertales e incluso de dientes.
Según ha explicado el investigador del CSIC Juan José Negro, de la Estación Biológica de Doñana, estas extremidades “están destinadas a funciones de vuelo, son muy ligeras y apenas tienen carne, por lo que creemos que no tenían un fin alimenticio, sino que empleaban las enormes plumas como ornamentación, tal y como siguen haciendo muchos pueblos indígenas en la actualidad”.
PRÁCTICA EXTENDIDA
Los restos analizados proceden de diferentes estratos arqueológicos que abarcan miles de años y han sido comparados con datos de otros 1.700 yacimientos de Eurasia procedentes del Pleistoceno.
Los resultados ponen en evidencia que la manipulación de plumas por parte de los neandertales “era una práctica extendida” y que no pudo ser una pauta aprendida del Homo sapiens, ya que las muestras son anteriores a la llegada de éstos a Gibraltar.
Así, Negro ha subrayado que “la ausencia de arte rupestre realizado por neandertales no significa que su capacidad cognitiva fuera inferior a la de nuestros antepasados”, sino que empleaban otro tipo de materiales -como las plumas- para expresar su pensamiento cognitivo.
El trabajo revela, asimismo, que los neandertales preferían las aves planeadoras con grandes plumas de color oscuro, como el quebrantahuesos, el buitre leonado, el milano real o el águila real.
Los investigadores apuntan, como causa de esta elección, el hecho de que gran parte de las aves encontradas formaban parte de la vida diaria de los neandertales.
____________________________
EL COMERCIO ABRIL 20, 2012

El Homo erectus ya sufría de tuberculosis hace medio millón de años

Un cráneo de este hombre primitivo hallado en Turquía contenía huellas de una meningitis provocada por la enfermedad

Berlín (EFE). El hombre primitivo, concretamente el Homo erectus, sufría ya tuberculosis hace medio millón de años, según anunció hoy un portavoz de la universidad alemana de Medicina de Gotinga.

Ello se desprende de los análisis realizados al cráneo hallado en Turquía de un Homo erectus en el que se encontraron huellas de una meningitis provocada por tuberculosis.

El equipo científico de Gotinga subrayó que hasta ahora se pensaba que ese tipo de infección bacteriana no surgió hasta hace algunos miles de años en el hombre moderno.

HALLAZGO HISTÓRICO
El paleopatólogo alemán Michael Schultz, responsable del estudio, comentó que si los análisis preliminares se confirman se trataría de la más antigua tuberculosis conocida en un ser humano y el primer caso en un hombre de la edad de piedra.

“Desde el punto de vista morfológico es algo muy probable, ya que las huellas halladas en la parte frontal interior del cráneo presentan indicios de una meningitis provocada por una tuberculosis”, señaló el catedrático alemán.

El cráneo en cuestión fue encontrado en 2004 por un equipo internacional científico en una cantera de piedra al oeste de Turquía.

Los expertos consideran que los restos óseos pertenecieron a un hombre de entre 18 y 30 años de edad procedente de África y de piel oscura que vivió hace medio millón de años.
___________________________

EL COMERCIO MARZO 1, 2012

Las pulgas más antiguas del mundo eran "gigantes" y vivían en China

Científicos franceses hallaron fósiles de estos parásitos aunque se desconoce por qué redujeron su tamaño

(Foto: Nature / Abc.es)
Científicos franceses han hallado en China los fósiles más antiguos de pulgas que se conocen, unos parásitos “gigantes” en comparación con los actuales, según recoge hoy la revista británica “Nature”.

El equipo de André Nel, entomólogo del Museo de Historia Natural de París, encontró nueve fósiles en las provincias chinas de Daohugou, Mongolia Interior y Liaoning, que datan de dos épocas diferentes, el Jurásico medio (hace 165 millones de años) y del Cretácico inferior (entre 145 y 99 millones de años).

CARACTERÍSTICAS
En una época en la que la Tierra estaba habitada por dinosaurios y grandes reptiles, el hallazgo prueba que el tamaño de las pulgas también era visiblemente mayor: el cuerpo de las hembras podía medir entre 14 y 20,6 milímetros y el de los machos entre 8 y 14,7 milímetros.

Estas dimensiones contrastan con las de las pulgas actuales, que oscilan entre 0,8 y 5 milímetros, y miden de media 3,5 milímetros.

Los restos encontrados, tanto de hembras como de machos, muestran que tenían un abdomen largo y ancho, una cabeza relativamente pequeña, patas largas y una antena pequeña y compacta, pero carecían de alas.

Su rasgo más sorprendente es su boca (con forma de sifón alargado), con la que perforaban la piel de sus anfitriones, más larga en las hembras que en los machos y visiblemente menor que la de las pulgas de hoy en día.

Conservan también algunos rasgos primitivos, en particular unas patas traseras no aptas para saltar.

EVOLUCIONARON DE LA MOSCA ESCORPIÓN
Estas características sugieren a los investigadores que las pulgas gigantes evolucionaron a partir de la mosca escorpión, una especie alada que habitó en el Cretácico inferior, que tenía una boca similar para alimentarse del néctar de las flores y que se extinguió con la aparición de insectos modernos como los mosquitos o las hormigas.

“La boca y los genitales de las moscas escorpión macho son muy similares a los de las pulgas gigantes, lo que apoya la teoría de que ambas especies están relacionadas y que las pulgas gigantes son moscas escorpiones que evolucionaron para alimentarse de sangre”, explicó Nel a Efe.

Con motivo de esa adaptación, las pulgas perdieron sus alas y disminuyó el tamaño de su antena y de sus ojos.

SE ALIMENTABAN DE SANGRE DE DINOSAURIOS
El descubrimiento ha aportado también nueva información sobre la evolución en la elección de sus víctimas ya que, en un primer momento, estos parásitos podrían haberse alimentado de la sangre de dinosaurios con plumas y con posterioridad pasaron a los mamíferos y las aves.

“El gran tamaño de estas pulgas en comparación con las modernas indica que en un primer momento no debieron alimentarse de pequeños mamíferos, sino de grandes dinosaurios con plumas”, indicó Nel.

“A medida que estos grandes dinosaurios se extinguieron, desaparecieron también las pulgas gigantes, mientras que las modernas se desarrollaron probablemente durante el Cretácico tardío, a la par que los mamíferos”, añadió el investigador.

NO SE SABE POR QUÉ REDUJERON SU TAMAÑO
Sin embargo, el motivo de que su tamaño se redujese tanto permanece sin resolver.

“Quizá adaptarse para poder saltar fue una mejor solución evolutiva que tener un cuerpo grande”, especuló Nel.

El hallazgo de estos fósiles es poco frecuente, ya que los restos de ectoparásitos, insectos que viven sobre la piel de sus víctimas y entre los que figuran las pulgas y piojos, son poco abundantes y difíciles de encontrar, lo que dificulta la investigación de sus orígenes en la era mesozoica.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu