miércoles, 9 de mayo de 2012

AVISTAMIENTO DE AVES EN PERU: LANZARAN NUEVA RUTA EN EL BOSQUE DE POMAC

EL COMERCIO MAYO 27, 2012

Avistamiento de aves en Perú: lanzarán nueva ruta en el bosque de Pómac

Autoridades pondrán en valor dos senderos interpretativos e ideales para el “birdwatching. La idea es aumentar el turismo en esta área protegida
Domingo 27 de mayo de 2012 - 02:45 pm
Lambayeque, Bosque de Pómac, Birdwatching
(Foto referencial: Archivo El Comercio)
“Ruta de las aves del norte del Perú” es el nombre del proyecto que será lanzado este año para impulsar la observación de estas especies y que tendrá como punto de partida el Santuario Histórico Bosque de Pómac, indicó el jefe de esta Área Natural Protegida, Vicente Cortéz.
Según explicó Cortéz a la agencia Andina, los trabajos comenzarán con la puesta en valor de dos senderos interpretativos para la observación de aves en este santuario histórico. La iniciativa es promovida por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur).
“Estos senderos pasan cerca del hábitat del ave cortarrama, del árbol milenario y del circuito del río Viejo, entre huaca La Merced y el complejo apícola Karl Weiss”, manifestó.
Cortéz detalló además que esta ruta servirá para captar un mayor número de turistas, sobre todo aquellos interesados en el “birdwatching” u observación de aves.
“Uno mayormente asocia el bosque de Pómac a las pirámides Sicán así como a uno o dos puntos claves como el árbol milenario y un mirador, y no entendemos el valor y la importancia del entorno natural de otros atractivos (las aves)”, explicó.
Según el perfil elaborado por PromPerú, los aficionados al avistamiento de aves tienen entre 35 y 75 años, poseen ingresos anuales superiores a los 60 mil dólares, permanecen entre 11 y 15 días en un destino y gastan fuertes sumas de dinero en su estadía.
___________________________
EL COMERCIO MAYO 9, 2012

El Perú y su gran atractivo para los observadores de aves

En el Día Internacional de las Aves, una mirada a nuestro potencial para el “birdwatching”. Aficionados gastan grandes sumas de dinero en países que visitan
Miércoles 09 de mayo de 2012 - 03:10 pm

Colibrí cola de espátula (Foto: Alex Bryce / PromPerú)
JOAQUÍN ORTIZ RIVAROLA
Redacción online
Las más de 1.800 especies registradas –160 de ellas endémicas- hacen del Perú el segundo país con mayor número de especies de aves en el mundo, apenas superado por Colombia. Esa variedad y la posibilidad de poder visitar diversas regiones en tiempos relativamente cortos lo convierten en un verdadero paraíso para los ‘birdwatchers’, es decir, para las personas interesadas en observar aves en su hábitat natural.
“En recorridos relativamente cortos puedes estar en Paracas viendo aves marinas, luego ir a Junín para apreciar zambullidores y finalmente aparecer en la selva. Eso hace que los turistas vengan porque se pueden mover en varios lugares en pocos días para registrar especies de costa, sierra y selva, muchas de ellas endémicas y de ecosistemas muy específicos” explica a elcomercio.pe el biólogo Daniel Valle, director técnico de los Pantanos de Villa.
“Cada grupo de ‘birdwatchers’ tiene su lista de chequeos y marca a los que logran avistar. Los extranjeros no necesariamente ven lo que nosotros vemos. Lo interesante, más que la especie, es que le puedas mostrar varias cosas a la vez”, sostiene.
PERFIL DEL BIRDWATCHER
Según el perfil elaborado por PromPerú, los turistas que practican el ‘birdwatching’ o avistamiento de aves tienen entre 35 y 75 años, poseen ingresos anuales superiores a los 60 mil dólares y permanecen entre 11 y 15 días en un destino.
Los llamados “avituristas” gastan más dinero que el turista convencional durante sus estadías, están interesados en regresar a un destino que ya visitaron y muestran una gran preocupación por el cuidado y conservación del medio ambiente.
Un tema primordial para los ‘birdwatchers’ es el de los servicios. “El guiado, los intérpretes y la seguridad son fundamentales. Eso llama a los visitantes”, indica Valle, y desde su experiencia añade que en los Pantanos de Villa se han esforzado para acabar con los asaltos y darle todas las facilidades a los visitantes.
TRES GRANDES RUTAS
De acuerdo a José Álvarez, ornitólogo e investigador del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana, el Perú tiene tres grandes rutas para la observación de aves.
Una de ellas es la noramazónica, que va desde los bosques secos de Tumbes y Piura y recorre Lambayeque, Cajamarca, Amazonas, San Martín y Loreto. Según Álvarez, esta es la ruta más rica del mundo gracias a las 1.400 especies que podrían ser observadas.
“Acá hay lugares muy famosos como Chaparrí, el valle seco del Marañón, Cerros de Amotape y el abra Patricia en la zona del Alto Mayo, con algunas especies raras y endémicas”, sostiene en declaraciones a elcomercio.pe.
Entre las aves emblemáticas de esta ruta están, entre otras, la pava aliblanca, la cortarrama, la lechuza bigotona y el colibrí cola de espátula. Este último habita entre Pomacochas y Chachapoyas, “es endémico y se le considera el colibrí más bello del mundo”.
La segunda gran ruta es la sur, que abarca Tacna, Arequipa, Puno, Ayacucho y Madre de Dios. Entre los puntos más interesantes de este recorrido con aves rarísimas están el Manu y Tambopata.
“Es la meca de los observadores de aves”, dice Álvarez, y para ilustrar esta afirmación cuenta que “el registro más rico para una localidad está en Tambopata con más de 600 especies, mientras que el récord mundial para un área protegida está en el Manu con más de 800 especies”.
Finalmente, la tercera es la ruta del centro, que sale de Lima y va a la sierra y selva central, explica Álvarez, quien ha descubierto cinco especies endémicas de Iquitos –entre ellas la amenazada perlita de Iquitos- y otras diez que eran desconocidas en el país.
_______________________________

EL COMERCIO FEBRERO 25, 2012

El valor de observar aves: conoce cuánto cuesta este hobby

Lima tiene gran variedad de estos animales en los Pantanos de Villa y en El Olivar

(Foto: lugaresymas.com)

VANESSA ANTÚNEZ

Empezar el pasatiempo de observar aves no es costoso ni complicado si se considera que en el Perú hay más de 1.800 especies identificadas y que solo en la árida Lima existen aves de desierto, de matorral y acuáticas.

Primero, se necesitan una libreta de apuntes y binoculares que permitan agrandar la imagen ocho veces al menos (cuestan cerca de S/.200 en Lima). Se recomienda comprar una guía de aves del Perú (en la ONG Corbidi venden una edición a S/.100). Ya luego, si se desea tomar fotos, se requiere una inversión mayor. Se puede usar una cámara de gama media con un buen lente teleobjetivo. Un lente de 100-400 mm puede costar US$2.000 y si se quiere algo más profesional (lente de 500 mm), la inversión roza los US$7.000. Según Gunnar Engblom, dueño de Kolibri Expeditions, los nuevos observadores de aves peruanos no son de gastar, “pero poco a poco comienza el deseo de ir más allá de Lima para ver aves nuevas”.

EL COSTO DE UNA RUTA
El otro presupuesto es el transporte. Hay zonas de Lima que requieren un presupuesto mínimo, como el parque El Olivar, en San Isidro, o los Pantanos de Villa. Según Luis Alza, asociado de la ONG Corbidi, si se quiere ir a la Reserva Nacional de Paracas y visitar la bahía en transporte público y acampar por una noche, el viaje puede costar S/.150.

LOS MÁS ENTUSIASTAS
Los ‘birdwatchers’ que llegan a apasionarse más por esta actividad tienen una lista de especies observadas en la que registran el día, lugar y ambiente donde las vieron. O las registran en ebird.org/content/peru.

Por ejemplo, Eduardo Allasi, arequipeño dueño de una óptica, observa aves de su región desde el 2005 e invierte S/.200 en promedio en cada viaje. Va con movilidad propia, equipo de camping y tiene fotografiadas 170 especies de las 300 que existen en Arequipa.

En algunos casos, los ‘birdwatchers’ más dedicados viajan por el Perú en busca del ave que le falta en su lista y contratan guías o tours especializados. Un intérprete ambiental cobra cerca de US$80 para guiar en los Pantanos de Villa, ruta en la que se pueden ver cerca de 30 especies. También hay guías experimentados en el Parque Nacional del Manu que pueden cobrar hasta US$300 por día.

Existen operadores de ‘birdwatching’ que diseñan recorridos por el Perú y que generalmente son tomados por extranjeros. Por ejemplo, la empresa peruana SouthWild cobra entre US$2.500 y US$2.900 por un itinerario que comprende Paracas, Cusco, Tambopata (en Sandoval Lake Lodge), sin incluir los boletos de avión.

Según Engblom, el costo depende de cuánto se valora este pasatiempo. Para algunos, “el tiempo es oro” y están dispuestos a pagar por servicios de guías, albergues ecológicos, pasajes e inclusive tours para aficionados.

Pero no se tiene que viajar tan lejos. Por ejemplo, en los parques de Lima, aparece con frecuencia el ‘Pyrocephalus rubinus’, un pajarito de buche rojizo conocido como petirrojo o turtupilín. Y si no lo ha visto, puede que no haya observado suficiente su alrededor.
___________________________

PERU 21 OCTUBRE 29, 2011

Cuatro lugares ideales para birdwatching

A pocas horas de Lima puedes observar diversas especies de aves como la lechuza de los arenales, el cóndor, el colibrí o la cascabelita.

El Perú alberga cerca de 1,800 especies de aves, casi el 20% de las que hay en el orbe. (USI)
RESERVA NACIONAL DE LACHAY
Esta área protegida, ubicada en el kilómetro 105 de la Panamericana Norte, es una de las mejores zonas para contemplar aves. Aquí se concentran unas 65 especies, tales como la lechuza de los arenales, el canastero de los cactus, el aguilucho de pecho negro, el colibrí de cora, entre otras. La mejor época para ir es entre junio y noviembre.

CAÑÓN DE SANTA EULALIA
Se encuentra a la altura del kilómetro 39 de la Carretera Central. Este cálido espacio natural destaca por la belleza de sus parajes y, sobre todo, por un atractivo especial: la observación de cóndores. En efecto, muchas personas no saben que a tres horas de la capital es posible.

ZONA RESERVADA BOSQUE DE ZÁRATE
Se ubica a la altura del kilómetro 56 de la Carretera Central. Desde ese punto hay que emprender una caminata por una trocha ascendente. Esfuerzo que vale la pena ya que este lugar, debido a su ubicación geográfica y a sus condiciones climatológicas, alberga una rica variedad de especies de aves, como la cotinga de Zárate.

LOMAS DE LÚCUMO
Se encuentran a pocos minutos de Pachacámac, al sur de Lima. Aquí se puede observar cerca de 45 especies de aves, como la lechuza terrestre, el colibrí y la cascabelita.

DATO
Entre el 3 y el 5 de noviembre se realizará AvistarPerú, feria dedicada a difundir el turismo de observación de aves. Más información aquí.
____________________________

EL COMERCIO AGOSTO 15, 2011

El Perú, un paraíso para la observación de aves

En noviembre se realizará AvistarPerú, con mensaje sobre la conservación del agua. Nuestro país es el segundo del mundo con mayor diversidad de estos animales

Foto: Ernesto Arias / Archivo
MARTHA MEIER M.Q.

Plumas más, plumas menos, el Perú compite con Colombia por el primer puesto en lo que se refiere a diversidad ornitológica. Si los colombianos nos ganan, es por unos pocos pajaritos, pero ¡ja! salimos campeones en el tema de aves nativas, es decir únicas y exclusivas de nuestro país y en variedad de loros.

PARAÍSO DE PÁJAROS
Nuestro país alberga ni más ni menos a cerca del 19% de aves existentes en la Tierra y 45% de la totalidad de las de la región neotropical. En las últimas décadas se han descubierto, además, ocho especies nuevas para la ciencia y siguen apareciendo (espérate un ratito, Colombia, que ahorita te quitamos la corona ornitológica).

Por increíble que parezca en esta Lima caótica, con sus jardines sepultados bajo moles de cemento, y donde la contaminación enrojece los ojos, pueden observarse a simple vista –frotándose los irritados ojos, claro– unas 100 aves distintas, esto por la diversidad de hábitats que se dan en la ciudad: lomas, cerros, lagunas costeras, campos agrícolas cercanos, jardines que sobreviven, alamedas arboladas. Frente a esta realidad, un grupo de conservacionistas, ornitólogos y empresarios del turismo ha decidido establecer una nueva tradición: AvistarPerú, el Festival Anual de las Aves del Perú. La primera versión se realizará en Lima, en noviembre, como preámbulo del Congreso de Ornitología Neotropical que congregará a los mayores expertos en aves de esta parte del globo.

AVISTAMIENTO
El primer festival AvistarPerú recoge experiencias de Argentina, Chile y Brasil (cuya feria ornitológica recibe más de 30.000 visitantes). Se espera crear un espacio de educación ambiental, reflexión sobre la importancia de conservación de ecosistemas –especialmente acuáticos–, de los que depende la supervivencia de diversidad de especies de aves. Particularmente, se busca promover el turismo de birdwatching (avistamiento de aves) y de las rutas del departamento de Lima, en un país que, como hemos visto, es paraíso de aves.

El birdwatching tiene un mercado potencial de 80 millones de aficionados. Según un informe de “The New York Times”, solo en Norteamérica y Europa el aviturismo generó el año pasado la friolera de 25 mil millones de dólares. No nos caería mal hacernos de una buena porción de ese total. Para la propia Lima sería más que interesante.

ÁRBOLES PARA LA VIDA
Prestar atención a las aves urbanas (locales y migratorias) nos ayudará a comprender mejor qué necesitan para su supervivencia y con ello a conservar esos elementos: agua –como los humedales y lagunas costeras, Pantanos de Villa, por ejemplo–, árboles para anidar y guarecerse, parques con flores, árboles frutales y fuentes de agua para que polinizadores, como el colibrí, se alimenten del néctar dulce y las otras aves de los frutos, de las lombrices e insectos propios de un espacio de verdor saludable y puedan calmar su sed. ¿Qué espectáculo mejor y más saludable para todos?

BOSQUES URBANOS
“Quienes pueden influir en el ambiente urbano deberían empezar a tomar más en serio los árboles y los bosques”, sostiene Christine Bradley, de la Unidad Nacional de Forestería Urbana, de Wolverhampton, Reino Unido. La experta inglesa nos recuerda que no solo brindan un ambiente estéticamente agradable, sino que los bosques urbanos mejoran la calidad de aire, conservan la biodiversidad –entre ellas la avifauna– y elevan el espíritu de la comunidad, su salud y estado físico. “Los árboles juegan un rol vital en las ciudades modernas”, pueden purificar hasta 45% los contaminantes del aire y convertirse en “laboratorios y aulas al aire libre”, dice.

Un buen inicio es sensibilizar –como intenta AvistarPerú– a los vecinos y vecinas de la capital sobre las especies con las que compartimos la ciudad y sus necesidades. Entre ellas, sin duda, las aves son las más emblemáticas y atractivas.

EL DATO
Biodiverciudad
El término ‘biodiverciudad’ se alza frente a la propuesta del festival AvistarPerú. La palabra alude a la biodiversidad urbana. ¡Vamos, Susana, tú puedes! Si promoviendo los “techos verdes” en la megalópolis de Nueva York se ha recuperado el cultivo de 30 frutas que ya casi no se encontraban en sus mercados, ¿por qué la alcaldesa de Lima no podría abanderar una cruzada por la conservación de la biodiverciudad para alegría de todos?
_________________________

EL COMERCIO

22 de julio de 2008

ENTREVISTA. John O´Neill
Su profesión: descubridor de aves

BIÓLOGO ESPECIALIZADO EN AVES Y EXPERTO DIBUJANTE, RECIENTEMENTE FUE CONDECORADO CON LA ORDEN AL MÉRITO POR SU LABOR CIENTÍFICA Y DEDICACIÓN AL PAÍS
Por María Helena Tord

En los últimos años, los llamados turistas de naturaleza han incrementado notablemente su número en nuestro país. Y recién estamos siendo conscientes de que el Perú es uno de los mejores lugares del planeta para el avistamiento de aves, ya que nuestro territorio resguarda más de 1.600 especies. John O'Neill, una de las figuras más reconocidas en el tema, nos concedió una entrevista para hablarnos acerca del desarrollo de este rubro en nuestro país.
¿Qué posición tiene el Perú en cuanto a avistamiento de aves?

El Perú tiene 1600 especies de aves. Casi la mayor diversidad de aves del planeta. Solo Colombia tiene un número mayor de especies de aves, pero en territorios inaccesibles por problemas de terrorismo. Pero cada semana no sabemos si encontraremos otras más.
¿En qué parte del país hay mayor cantidad de aves?
La cuenca amazónica tiene el mayor número de aves de todo el mundo. Pese a ello, Brasil no tiene la misma cantidad de aves que tiene el Perú.

¿Y eso por qué?
Debido a la cordillera de los Andes, ya que los cerros con altura son un buen sitio para aves desconocidas. Por otro lado, hay muchas otras especies de ave que vienen del mar del sur para pasar el invierno. Las aves costeras representan un gran desarrollo. También hay aves del norte y sur del río Amazonas que son de diferentes especies.

¿Cuánto se ha avanzado en el tema de avistamiento de aves en el Perú?
He viajado y estudiado aves de todo el Perú, sobre todo en la ceja de selva, donde en los últimos años se han descubierto muchas especies. A pesar de que se ha avanzado mucho en los últimos años, sigue faltando mucho por hacer en este sector.
¿Cuál es el perfil de este tipo de turistas ?

Los turistas aficionados han incrementado notablemente su número en los últimos años. El Perú se ha posicionado como un buen lugar para el avistamiento de aves. Ello se debe también a la mayor cantidad de albergues de calidad en la zona de selva, lugares preferidos por este tipo de turistas, ya que tienen todas las comodidades a la mano. En los albergues de Madre de Dios y Tambopata puedes observar aves a solo unos pasos de la habitación.
¿En qué zonas se ha descubierto la mayor cantidad de especies?
En la ceja de selva, como en Cajamarca, San Martín, Huánuco y en la parte central del país.

¿Cuál es la diferencia entre un ornitólogo y un aficionado en cuanto a servicios?
Hay una diferencia entre las necesidades de un experto y un aficionado, sobre todo el tiempo que le dedica cada uno a un viaje y los servicios que necesitan según los lugares a los que llegan. Los ornitólogos se quedan uno o dos meses en carpas, y el aficionado dos semanas en un albergue cómodo.

¿A qué sitios no llegan los turistas aficionados?
Hay muchos sitios desconocidos que son de difícil acceso que no son para un turismo normal, ya que necesitan de tiempo. Entre estos tenemos las alturas del Manu o sitios en Puno, al norte por el río Putumayo y en la frontera con Colombia.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu