sábado, 24 de marzo de 2012

(EDITORIAL) DEL DERECHO AL HECHO...

EL COMERCIO MARZO 24, 2012

(Editorial) Del derecho al hecho…

Una declaración del agua como derecho humano sería irrelevante para el problema del acceso a este recurso en el Perú

Declarar el agua un derecho humano. Ese ha sido el caballo de batalla principal de las nuevas “marchas por el agua” que hemos tenido esta semana.

La premisa detrás de este pedido, desde luego, es que la ley es mágica. La misma que sustenta el “derecho a tener un trabajo” o, para el caso, el “derecho a la felicidad”, consagrado en algunas constituciones tercermundistas. La idea, concretamente, es que si la ley declara que tengo un derecho humano al agua, tendré agua.

La realidad, naturalmente, es otra. El Estado solo puede decir que ha otorgado un “derecho” en un sentido real cuando puede garantizar efectivamente el contenido de ese derecho y sucede que el Estado solo puede garantizarnos lo que está en sus manos. No así lo que no puede pagar o no conoce cómo hacer bien. El Estado, es más, sabe esto, y por eso mantiene como puramente líricas las declaraciones de una serie de “derechos”. ¿O es que acaso, por ejemplo, los desempleados pueden demandar al Gobierno ante el Poder Judicial para que les consiga un trabajo? Cuando el Estado nos reconoce esta clase de “derechos programáticos” en una ley, lo único que está siendo es suministrarnos un placebo. Por nuestra parte, cuando los ciudadanos exigimos que nos reconozcan estos derechos lo único que hacemos es pedir este placebo.

El agua solo puede ser un “derecho” de todos en un sentido simbólico porque la llegada del agua a todos es algo que cuesta tanto en términos de recursos como de capacidad empresarial, y en el Estado lo primero rara vez sobra y lo segundo normalmente no existe. Llevar el agua a todos tiene un precio porque hacer reservorios, represas, canales y sistemas ahorrativos de uso de agua es imposible sin inversión y extremadamente difícil sin tecnología, conocimiento y eficiencia de gestión. No es en vano que cuarenta años después de haberse nombrado a nuestro Estado como el monopólico encargado de generar toda esta infraestructura el Perú pierde, en medio de conflictos permanentes por la “falta” de agua, el 99% de los dos billones de metros cúbicos de los que dispone anualmente. Es decir, en la práctica el recurso hídrico ha acabado siendo un “derecho” del mar, que es a donde va a parar la mayoría de nuestra agua cada año. En esto sí ha habido una eficaz garantía del Estado.

Así las cosas, en vez de buscar declaraciones demagogas, lo que a todos tendría que interesarnos es ver cómo hacer para que haya más y mejor inversión en infraestructura hidráulica, de forma que cada vez mayor cantidad de agua pueda llegar a menores precios a más peruanos. En este sentido, hemos dado a conocer nuestra propuesta ya varias veces. Debe revertirse la prohibición que instauró el velascato para que los privados (explotaciones agrícolas, mineras, industrias, granjas, comunidades campesinas, etc) que pagan al Estado por sus derechos de uso de agua puedan revender a otros el agua que les sobra. Si los privados pudiesen revender esa agua, tendrían incentivos para invertir en sistemas para ahorrarla (usando por ejemplo riego por goteo en lugar de riesgo por aspersión), en retenerla (construyendo reservorios) y en distribuirla (desarrollando sistemas de ductos). En Chile este sistema se ha desarrollado muy exitosamente y existe incluso una ciudad – La Serena– en la costa de ese país que es abastecida de agua casi exclusivamente por privados.

No faltarán quienes digan que este sistema es una afrenta porque el agua “es de todos” y no puede ser un negocio. Hablan por desinformación o por hipocresía. En el Perú hoy el agua pertenece al Estado pero no es “de todos”: a nadie llega menos, de hecho, que a los más pobres, quienes tienen que comprarla a precio de mercado negro a esos camiones-cisterna que se pasean incluso por los conos de Lima.

Si lo que queremos, pues, es que el agua llegue a todos, veamos cómo hacer para que se invierta y se trabaje en ella, en lugar de estar buscando vacías declaraciones de derechos. Por otra parte, aún si lo que se busca es volver el agua intocable para bloquear proyectos como Conga, sigue sin tener sentido hablar de un “derecho humano”, creando la falsa expectativa de que llegará a todos. Para este caso mucho más apropiado sería declararla, directamente, patrimonio nacional.
_________________________

EL COMERCIO MARZO 22, 2012

¿Sabes cuántos litros de agua se necesitan para fabricar un auto?

Entérate de algunas curiosidades acerca del agua y empiece a darse cuenta del impacto que tiene su comportamiento en el mundo

(Foto: Reuters)

Hoy es el Día Mundial del Agua y la revista española Muy Interesante nos brinda información curiosa acerca de este elemento que tanto necesitamos y que poco le prestamos atención. Como para tenerlo muy en cuenta.

- El 70% de la Tierra está cubierto de agua. Sin embargo sólo un 3% es agua dulce, y la mayoría de esta agua dulce (2%) está congelada.

- En cien años una molécula de agua pasa 98 en el océano, 20 meses en forma de hielo, 2 semanas en lagos y ríos. Y menos de una semana en la atmósfera.

- Las gotas de lluvia no tienen forma de lágrima. Con cámaras de alta velocidad los científicos han comprobado que más bien tienen forma aplastada, de esferoide.

- El agua supone el 55% del peso de un humano adulto. Y necesitamos ingerir al menos dos litros de agua al día.

- Una persona puede sobrevivir un mes sin alimentarse, pero sólo siete días como máximo sin tomar agua.

- Gran parte del agua que consumimos viene de los alimentos. Hay muchas frutas y verduras que están compuestas por un alto porcentaje de agua. Tomate (95%), manzana (85%), espinaca (91%) o la papa (80%).

- Se requiere 450 litros de agua para producir un huevo de gallina, 7.000 litros para refinar un barril de petróleo crudo y 148.000 litros para fabricar un automóvil.

* EE.UU.: se vendrán guerras y terrorismo por agua a partir de 2022
El Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos confirmó que si todo continúa en el mismo rumbo, las armas se enfrentarán por el líquido elemento

Washington (EFE). El agua podría convertirse en objeto de conflictos regionales o en herramienta para impulsar objetivos terroristas a partir de 2022, según un informe publicado hoy por el Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos (NIC, por su sigla en inglés).

El informe, encargado hace un año por la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, “invita a la reflexión” sobre el impacto que el agua puede tener en la seguridad del mundo en las próximas décadas, según consideró hoy la titular de Exteriores en un acto con motivo del Día Mundial del Agua.

“Estas amenazas son reales y plantean graves preocupaciones sobre la seguridad”, aseguró Clinton.

CAUSAS ANUNCIADAS
El NIC, que reúne a las principales agencias de inteligencia estadounidenses, concluye en el documento que el riesgo de los problemas relacionados con el agua en la próxima década será “mínimo”, aunque sí creará tensiones entre estados y amenazará con desestabilizar mercados nacionales y globales.

A partir de 2022, no obstante, la escasez de agua se agudizará y “las reservas acumuladas en cuencas compartidas podrán ser utilizadas cada vez más como herramienta política”, según el informe.

“El uso del agua como arma o para impulsar objetivos terroristas también se hará más probable más allá de los próximos diez años”, indica el texto, que señala como focos susceptibles al conflicto a Oriente Medio, el norte de África y el sur de Asia.

La escasez de agua será un problema especialmente grave en estados empobrecidos, con tensiones sociales, problemas de liderazgo o gobiernos débiles, que, combinados con el aumento de inundaciones y la sequía, pueden llevar a un agotamiento de la voluntad de los estados de negociar soluciones pacíficas, prevé el informe.

MUCHO RIESGO
Los citados factores “aumentarán probablemente el riesgo de inestabilidad y fracaso del Estado, exacerbarán las tensiones regionales y distraerán a los países del fin de trabajar con Estados Unidos en importantes objetivos políticos”, añade.

El informe predice que los terroristas y los estados rebeldes pueden amenazar con atacar infraestructuras relacionadas con el agua, como reservas y presas, y que el miedo a las inundaciones masivas “alarmará a la población y llevará a los gobiernos a tomar medidas costosas para proteger la infraestructura del agua”.

Pese a que el informe no identifica cuáles son los países más vulnerables al conflicto por el agua, Clinton advirtió de que “ningún país, por muy desarrollado que esté, es inmune a estos retos”.

HACERLOS ENTENDER
La jefa de la diplomacia estadounidense presentó hoy la Asociación Estadounidense para el Agua, una iniciativa pública y privada que pretende hacer llegar a los países que lo necesiten la experiencia y conocimientos de las empresas estadounidenses que han enfrentado problemas relacionados con el agua.

“Creemos que esto nos ayudará a trazar la ruta hacia un mundo más seguro en torno al agua, donde nadie muera por enfermedades relacionadas con el agua, donde el agua no impida el desarrollo social o económico, y donde no se libre ninguna guerra por el agua”, afirmó Clinton.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu