lunes, 27 de febrero de 2012

PUCP PIDE AL PODER JUDICIAL QUE CIPRIANI NO SEA AL ALBACEA DE HERENCIA DE RIVA-AGUERO

EL COMERCIO FEBRERO 27, 2012

PUCP pide al PJ que Cipriani no sea el albacea de herencia de Riva-Agüero

Casa de estudios denunció conflicto de intereses porque, afirma, cardenal busca que los bienes de reviertan a la Iglesia

De acuerdo al abogado de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Martín Mejorada, el mes pasado la casa de estudios presentó una nueva demanda ante el Poder Judicial a fin de que el cardenal Juan Luis Cipriani no sea más el albacea de la herencia de José de la Riva-Agüero.

El albacea es el encargado por la justicia de custodiar los bienes de Riva Agüero y procurar que se les dé el destino que corresponde de acuerdo a su última voluntad.

Según la PUCP, hay “conflicto de intereses” en este caso, pues el albacea no puede estar parcializado ni ser heredero. En tal sentido, en entrevista con Perú.21, dijo Mejorada que Cipriani intenta que los bienes de la herencia y de la universidad reviertan a la Iglesia.

Asimismo, el abogado vislumbró que en plazo de cuatro años se terminarán de resolver los cinco o seis juicios entre la casa de estudios y el Arzobispado.
____________________________
LA REPUBLICA FEBRERO 26, 2012

La movida vaticana
Por: Mirko Lauer

El conflicto PUCP-Vaticano da la impresión de haber llegado a un desenlace, pero en realidad ha llegado a un punto muerto. La invitación al rector Marcial Rubio a Roma produjo nada en dos platos. El cardenal Tarcisio Bertone casi no habló, y simplemente le entregó una carta que reitera contenidos del año pasado, que algunos llaman ultimátum.

Con lo cual la situación retrocede a junio del 2011, cuando el Vaticano reclamó a la PUCP aceptar todos los términos de la encíclica Ex Corde Ecclesiae, en especial el de la elección del rector, a partir de una terna propuesta por la Iglesia Católica misma. La asamblea de la PUCP, su máximo órgano de gobierno, rechazó el pedido en setiembre.

Entre lo que calló Bertone en Roma está ese acuerdo de setiembre, y de paso toda mención a la visita de su enviado Péter Erdö. Este había planteado que la forma de elección del rector lo tenía sin cuidado, y que más bien venía por una declaración en que la PUCP se somete al derecho canónico, lo cual de facto transfiere la propiedad a la iglesia.

Ese solo pedido sugiere que el Vaticano no está ni remotamente seguro de sus derechos sobre esta universidad peruana, que tiene en la mira la propiedad de la universidad, y por tanto las propiedades de la universidad. De modo que ese viaje habría tenido objetivos más mundanos que promover la encíclica Ex Corde.

Una versión que circula sostiene que Benedicto XVI está grave, y que los cardenales están afilando sus cuchillos para este pospapado. Que si bien Bertone comparte objetivos con Erdö en este caso, no tiene ningún interés en dar relieve a su visita a Lima. Luego está la cuestión del voto del cardenal Juan Luis Cipriani cuando venga el momento.

Por los motivos que fueren, la carta de Bertone no deja el menor resquicio para el diálogo, lo cual permite asumir que el mensaje de la asamblea PUCP que se producirá este martes 28 será el mismo que el de la anterior: la universidad se rige por la Constitución y las leyes del Perú. Con lo cual un viaje a Lima y otro a Roma no habrán producido nada.

Sin embargo la carta de Bertone omite señalar qué pasaría si la PUCP rechaza sus términos. Se está curando en salud, pues el retiro del membrete de pontificia (registrado en el Indecopi como nombre de la PUCP hace años) no haría avanzar ni un centímetro la ficha del Vaticano. Varias universidades lo han hecho y gozan de buena salud.

Es claro que al haberla fundado un grupo de laicos y un sacerdote, la PUCP está al abrigo de los intentos de torcerle el brazo por parte de algunos miembros de Iglesia local y sus protectores del Vaticano. No es una universidad eclesiástica en la jerarquía vaticana. Es una universidad peruana que simpatiza con el catolicismo y su Iglesia, lo cual no es lo mismo.
____________________________
EL COMERCIO FEBRERO 26, 2012

(Editorial) Luz que no ilumina

La mayor parte del debate en torno al conflicto de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y el Vaticano tiene un problema esencial: está concentrándose en otra cosa…

El tema de fondo es si la Iglesia tiene o no el derecho que dice: el de la propiedad de la universidad. En lugar de hablar de eso, los representantes de la universidad discuten el uso que, de reconocérsele, podría dar la Iglesia a este derecho (obstruyendo, por ejemplo, toda investigación científica y desarrollo teórico que pueda oponerse a la doctrina católica).

Los hechos que hablan a favor de la posición de la Iglesia son poderosos. Por ejemplo, el que la PUCP fuese fundada como una persona jurídica de derecho canónico (ni siquiera existían en la fecha las asociaciones civiles en el Perú) por un sacerdote que actuaba en representación de su congregación. O el que así lo hayan reconocido durante décadas los propios estatutos de la PUCP cuya versión de 1956 decía que la universidad fue fundada “por la Congregación de los Sagrados Corazones” con “aprobación de todo el episcopado” y mandaba que la universidad se rigiese “con absoluto acatamiento de las resoluciones de la Santa Sede, de la cual depende”. O el que el estatuto actual la reconozca como una persona jurídica “de derecho eclesiástico” en la que el “derecho del episcopado” proviene “de su fundación”. Y podríamos seguir con los ejemplos.

Por su parte, el argumento de la autonomía que la ley da a las universidades hace poco para responder estos puntos. La autonomía se garantiza contra el Estado, no contra el dueño.

Ponerse frente a todo esto a hablar de “la pluralidad y los valores democráticos” de la universidad supone desviar el tema e implica estar dispuestos a asumir un robo con tal de tener una universidad diversa. Si estamos en un Estado constitucional, los derechos que tiene cada cual deben determinarse según la ley y no según si a los demás nos parece bien o no el uso que el eventual propietario quiere dar al derecho en cuestión. Dicho de otra forma, para los que creemos en el orden jurídico, el punto no es lo que el Papa o Monseñor Cipriani quieren hacer con la universidad; el punto es determinar si tienen derecho a hacerlo. La luz de la PUCP que, según su lema, “brilla en las tinieblas”, aparentemente no logra iluminarle esto.

Dan pues un pésimo ejemplo al alumnado las autoridades de la PUCP cuando manipulan el tema, haciendo entender que queda justificado desposeer a alguien si uno tiene fines altruistas. Y lo mismo cuando pasan por encima, como lo han hecho ya varias veces en el conflicto paralelo sobre la herencia de Riva-Agüero, de lo que disponen los tribunales; o cuando, todavía más vergonzosamente, hacen como un varias veces ex decano de la Facultad de Derecho Jorge Avendaño y declaran que no se podrá cumplir una sentencia del Tribunal Constitucional porque “habrá 15 mil alumnos en la puerta” de la universidad para impedirlo. O, en fin, cuando dicen, atropellando el pudor, que no hay problema con un eventual rechazo del Papa porque ellos tienen el nombre de “católica” registrado en el Indecopi.

Nosotros nos oponemos a los sectarismos de cualquier tipo y no nos contamos entre quienes afirman que en la PUCP actualmente no hay pluralidad porque tiene toda su enseñanza al servicio del adoctrinamiento político de izquierda. Es cierto que hay algunas facultades profundamente ideologizadas, pero son las menos. Más de uno en este Diario ha sido profesor de esa universidad y puede dar fe de haber sido plenamente respetado en su libertad de cátedra pese a ejercerla desde perspectivas radicalmente opuestas a las que tiene la mayoría de sus autoridades académicas.

Por otro lado, también pensamos que sí existe el riesgo de que esta libertad de cátedra se vea afectada si la Iglesia es reconocida como la propietaria de la universidad, particularmente habida cuenta de que quien es hoy el arzobispo de Lima no parece ser muy amigo de la apertura intelectual. Pero somos conscientes de que eso no le quita a la Iglesia el derecho de manejar su propiedad como mejor le parezca ni da a otros el derecho de retener esta propiedad.

Tienen una grave responsabilidad quienes están enseñando con su ejemplo a los jóvenes que estar dispuesto a reconocer el derecho del otro –en corto, ser justo– importa solo cuando nos gusta lo que ese otro hará con su derecho. Esa es una actitud despótica, aunque se diga fundada en la pluralidad y la diversidad. La pluralidad y la diversidad no se pueden construir sobre un robo, de la misma manera y por las mismas razones por las que, como decía el abate Sieyes, uno no puede pretender ser libre si antes no ha aprendido a ser justo.
__________________________

EL COMERCIO FEBRERO 25, 2012

Monseñor Piñeiro sobre la PUCP: "Lo que se les pide es muy sencillo, aquí no queremos imponer"

Presidente de Conferencia Episcopal consideró que elección de rector será democrática y aseguró que la Iglesia no quiere intervenir en el manejo económico de bienes de la Católica

El presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Salvador Piñeiro, se pronunció sobre el pedido del Vaticano para que la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) adecúe sus estatutos a la constitución apostólica “Ex Corde Ecclesiae”, pedido que ha encontrado resistencia en la comunidad universitaria.

“En la Iglesia lo que se les pide es muy sencillo, que la asamblea universitaria elija tres candidatos idóneos, y de esos tres la sagrada Congregación de Educación Católica designará al rector (...) así se conjuga lo democrático, la decisión de la asamblea, y también que la iglesia es jerárquica, que hay un orden y tiene un estilo de trabajo (...) para todas las universidades del mundo y Roma sucede así (...) aquí no queremos imponer”, dijo en entrevista a Radio Vaticano.

La comunidad universitaria no acepta esta modalidad de elección de su máxima autoridad.

SOBRE BIENES DE LA PUCP
La universidad tampoco está de acuerdo en que la Iglesia intervenga en la custodia de los bienes de la universidad a través de un consejo económico.

“(...) no queremos intervenir en la cuestión económica de sus bienes y yo como presidente de la Conferencia Episcopal Peruana seré el primero en tutelar y cuidar que esos bienes se cumplan según intención de los donantes, de tanta gente que ha dado su tiempo y cariño para hacer de esta universidad la más importante del país y una de las principales de América”, afirmó.

Piñeiro estuvo presente en la reunión del 20 de febrero último donde el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado Vaticano, recibió en audiencia al rector de la PUCP, Marcial Rubio Correa.

La universidad tiene plazo de adecuar sus estatutos hasta el 8 de abril próximo. Se desconoce qué acciones tomará el Vaticano en caso no cumpla.
_____________________________
LA REPUBLICA FEBRERO 24, 2012

Carta al Vaticano.
Lea la carta que los estudiantes de la PUCP dirigieron al Papa Benedicto XVI

Integrantes de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú (FEPUC) dirigieron una carta al Papa Benedicto XVI en relación a la controversia que existe entre la Iglesia Católica y la mencionada casa de estudios. A continuación, el documento enviado:

A SU SANTIDAD BENEDICTO XVI

CIUDAD DEL VATICANO

Santo Padre,

Los representantes estudiantiles miembros de la Mesa Directiva de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú nos dirigimos a Vuestra Santidad para expresar nuestras inquietudes respecto a la controversia sostenida entre diversas autoridades eclesiásticas y las autoridades electas de nuestra casa de estudios por las diversas reformas estatutarias enviadas por el Arzobispado de Lima el 16 de julio del año pasado.

En primer lugar nos preocupa que éstas, transmitidas por el Arzobispado de Lima, no hayan llegado a los órganos de gobierno de nuestra casa de estudios directamente desde la Congregación para la Educación Católica y/o hayan sido presentadas por representantes del Episcopado ante la Asamblea Universitaria (máximo órgano deliberativo de la Universidad).

Asimismo, expresamos nuestro malestar al notar que algunas reformas estatutarias planteadas, como la que otorgaría al Gran Canciller la facultad de nombrar al Rector, no se desprenden necesariamente de lo planteado por las Normas Generales de la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae. Por el contrario, serían contrarias al principio de Autonomía Universitaria, reconocido por la Constitución Política del Perú y fundamento de la libertad académica que permite enriquecer el diálogo entre fe y razón común a todas las universidades católicas del mundo.

Otro tema bastante problemático desde nuestro punto de vista es que las reformas asuman que la Universidad debe sujetarse al Derecho Canónico, cuando en 1980 se dio un acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú que señalaba expresamente que todo centro educacional vinculado a la Iglesia Católica en territorio peruano debía estar sujeto a la legislación peruana. Esta última determina por Ley Universitaria que la elección del rector corresponde únicamente a la Asamblea Universitaria con representantes de los distintos estamentos de la Universidad.

Finalmente, en consideración a lo anterior y de acuerdo al art.2 § 2 de la C.A. Ex Corde Ecclesiae, consideramos que el rechazar dichas reformas no implica, de modo alguno, una voluntad de romper el vínculo que mantenemos con la Santa Madre Iglesia. Por el contrario, creemos que la superación de este impasse podría ayudar a fortalecerlo.

Sin otro particular, quedamos de Vos, rogando al Señor por Vuestro bienestar y con nuestra esperanza puesta en el esplendor de la verdad y la consecución del bien común.

Lima, Perú. Mes de Febrero de 2012
_____________________________

EL COMERCIO FEBRERO 24, 2012

La Iglesia peruana espera que la PUCP adecúe sus estatutos

La Federación de Estudiantes de la Universidad Católica enviará hoy una carta al papa Benedicto XVI para expresar que sus normas no colisionan con la constitución apostólica

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Javier del Río, afirmó ayer que no existe dificultad para que la Pontificia Universidad Católica del Perú adecúe sus estatutos a la constitución apostólica “Ex Corde Ecclesiae”.

Ayer, el secretario de Estado de la Santa Sede, Tarcisio Bertone, recibió a Del Río, a Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, y Salvador Piñeiro, presidente de la Conferencia Episcopal.

“Se ha visto que no hay ninguna dificultad para que los estatutos puedan ser adecuados porque no van contra la Constitución Política del país ni contra la Ley General de Universidades o del ordenamiento legal vigente”, dijo Del Río en diálogo con RPP desde Roma.

“En el marco del acuerdo internacional entre la Santa Sede y el Perú está la posibilidad de que la Iglesia Católica lleve instituciones educativas a distintos niveles, adecuándose a sus propias normas internas, que no son contradictorias con las del país”, agregó.

Del Río dijo que el cardenal Bertone expresó su confianza en que la PUCP finalmente adecúe sus estatutos a la constitución apostólica. “Nos ha expresado su confianza en que el doctor Marcial Rubio (rector de la Universidad Católica) pueda transmitir el deseo del Santo Padre a la universidad y que en pocos días tengamos resultados favorables, para garantizar la identidad católica de la universidad”.

CARTA AL PAPA
La Federación de Estudiantes de la Universidad Católica enviará hoy una carta al papa Benedicto XVI para expresar que los estatutos de la PUCP no colisionan con la constitución apostólica. Sigrid Bazán, presidenta de la Fepuc, dijo que el estatuto “ya se encuentra conforme con la Ex Corde Ecclesiae que promueve la autonomía de las universidades católicas y el libre entendimiento entre miembros de la comunidad académica de diversos credos e ideologías”.

SEPA MÁS
Tres son los puntos que la Pontificia Universidad Católica no acepta y que el Vaticano demanda. El primero se refiere a que la Asamblea Universitaria debe proponer una terna para que el Vaticano elija al rector.

El segundo es que la Iglesia intervenga en la custodia de los bienes de la universidad a través de un consejo económico.

El tercer punto es el referido a la participación del gran canciller –el arzobispo de Lima– en la universidad.
___________________________

EL COMERCIO FEBRERO 23, 2012

Se ahonda controversia por uso de nombre “universidad católica”

Altuve afirma que nombre es de la Iglesia. Para abogado de PUCP, cualquiera puede usarlo

EL COMERCIO

Conocida la decisión del Vaticano que le pide a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) adaptar sus estatutos a la constitución pontificia “Ex Corde Ecclesiae”, una de las discusiones giró en torno a la denominación “católica”.

Para el abogado de la PUCP, Martín Mejorada, el nombre de “católica” no es exclusivo de la Iglesia. “Legalmente no le pertenece a la Iglesia porque es un género que puede ser utilizado por cualquier persona o entidad. El que una farmacia se llame La Católica no quiere decir que sus bienes sean de la Iglesia”, dijo.

Al ser consultado sobre la postura que tomará la asamblea universitaria, Mejorada consideró que la decisión está casi cantada. “Lo único que estaría en juego en esta decisión es la pérdida del título honorífico de ‘pontificia’, pues los bienes pertenecen a la universidad, que es privada”.

Para el especialista en derecho canónico Fernán Altuve, “la denominación ‘católica’ tiene un derecho fundamental que es de la Iglesia Católica”.

“Si la Iglesia sabe de una farmacia que vende pastillas abortivas y no quiere que usen su nombre, puede iniciar un reclamo y puede llamarse a orden a una entidad que está usando un reconocimiento universal que le pertenece hace dos mil años a la Iglesia universal”, sostuvo.

Acerca de que el nombre de la Universidad Católica está protegido en Indecopi, Altuve respondió que cuando la Iglesia decida que ya no se debe utilizar su nombre puede reclamar ante el Estado y este debe, en cumplimiento de los tratados firmados con la Santa Sede, ordenar a sus instancias que se respeten los derechos del Vaticano.

LA VOZ DE LOS ESTUDIANTES
La Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú (Fepucp), a través de un comunicado, aseguró que defenderá la autonomía universitaria y no aceptará las modificaciones a sus estatutos solicitadas por el Vaticano, “que no respeten los canales institucionales existentes”.

“La autonomía universitaria es un principio reconocido por la Constitución Política del Perú que consideramos fundamento de la libre discusión e investigación académica [...] Estamos a favor de la autonomía de la PUCP y en contra de cualquier forma de intervención externa”, dice el documento.

“El título honorífico de ‘pontificia’ fue otorgado a la universidad luego de su fundación. Su pérdida sería sin duda lamentable, pero de ninguna forma aceptaremos que con ello se busque condicionar las decisiones y opiniones de nuestros representantes”.

PARA TENER EN CUENTA
Norma eclesiástica
El Código de Derecho Canónico señala que ninguna universidad, aunque sea católica de hecho, podrá usar este título sin el consentimiento de la Iglesia.

Autoridad única
El Vaticano es la única autoridad facultada para nombrar una casa de estudios como católica.

Ultimátum
El próximo 8 de abril se vence el plazo de la Santa Sede para que la universidad adecúe sus estatutos a la constitución apostólica “Ex Corde Ecclesiae”.

Silencio
Natale Amprimo, abogado del Arzobispado de Lima, se disculpó de no declarar.
__________________________
EL COMERCIO FEBRERO 22, 2012

Universidad Católica ratificó su autonomía ante el Vaticano

En un comunicado de prensa, la PUCP indicó que “se rige por la Constitución”. El 28 de febrero, el rector Marcial Rubio informará sobre su visita a la Asamblea Universitaria

(Andina). La Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) ratificó su autonomía frente al Vaticano y reiteró que se rige por la Constitución Política del Perú y sus estatutos.

A través de un comunicado, se informó que el rector de dicha casa de estudios, Marcial Rubio, viajó a Roma para reunirse el domingo último con las autoridades de la Santa Sede, ante el diferendo que mantiene con la Iglesia católica.

Allí, el rector de la PUCP fue recibido por el secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Tarcisio Bertone, con quien sostuvo una reunión de 15 minutos, en la cual recibió una carta con las conclusiones de la Secretaría de Estado, sobre el conflicto que mantiene la universidad con el Arzobispado de Lima.

En su misiva, el cardenal Bertone señala que la PUCP debe regularizar sus estatutos de acuerdo con las modificaciones presentadas a la universidad el 16 de julio de 2011 y entregarlos para la aprobación de la Santa Sede antes del 8 de abril, domingo de Pascua.

Ante ello, la Universidad Católica señala que “la carta del cardenal Bertone no hace mención a la decisión de la Asamblea Universitaria”, que es la máxima instancia de gobierno de dicha casa de estudios, del 23 de setiembre del año pasado, de no aprobar las modificaciones al estatuto de la universidad por ir en contra de su autonomía.

“Nuestra universidad se rige por la Constitución Política del Perú, la legislación peruana y su estatuto”, subraya el comunicado de la PUCP.

Asimismo, señala que la universidad “no ha recibido las conclusiones del informe del visitador apostólico, cardenal Péter Erdö, ni la respuesta de la Santa Sede a las propuestas que le fueron entregadas por nuestras autoridades durante su visita en diciembre pasado”.

La PUCP anunció que el 28 de febrero, su rector, Marcial Rubio, informará a la Asamblea Universitaria sobre su visita al Vaticano y respecto a la carta del cardenal Bertone.


* El Código de Derecho Canónico define qué debe ser una universidad católica

Norma de la Iglesia da algunos alcances sobre lo que debe ser una casa de estudios “católica”. Vaticano dio ultimátum a PUCP para que se adecue a Ex Corde Ecclesiae

En una nota periodística publicada hoy por la Agencia Católica de Informaciones — ACI Prensa, se amplía el tema referido al diferendo entre el Vaticano y la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). La agencia cita a “otras fuentes consultadas” y publica “que la PUCP ‘siempre ha sido de la Iglesia’ y que si la universidad no responde hasta el plazo establecido (8 de abril), ‘a las 00 horas del 9 abril dejará de ser católica y pontificia’”.

Ciertamente, y aunque no ha habido información oficial al respecto desde ninguno de los dos lados, esa podría ser una de las consecuencias en caso de que la casa de estudios se niegue a adecuar a su reglamento interno a la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae para mantener su condición de católica.

Sin embargo, otro documento del derecho canónico a tomar en cuenta es el Código de Derecho Canónico, que incluye un apartado sobre universidades católicas y otros institutos católicos de estudios superiores. Si bien el Ex Corde Ecclesiae es la constitución apostólica sobre las universidades católicas, esta norma surge del referido código, del cual constituye “un desarrollo ulterior”. Ambos documentos fueron promulgados por el difunto Sumo Pontífice, Juan Pablo II.

En tal sentido, el Código de Derecho Canónico señala que ninguna universidad, aunque sea católica de hecho, podrá usar este título sin el consentimiento de la Iglesia. Con lo cual, es el Vaticano la autoridad única para nombrar a una casa de estudios como “católica”.

También se indica que las Conferencias Episcopales deben procurar que “con respeto de su autonomía científica” se investiguen y enseñen disciplinas “de acuerdo con la doctrina católica” en estas universidades.

Los profesores que dicten ahí deben “destacar” por la rectitud de su “doctrina e integridad de vida” y quienes no cumplan con ello deben ser “removidos de su cargo” por la “autoridad competente según los estatutos” de la casa estudios.
También se menciona que en las universidades católicas debe existir una cátedra de Teología, también para estudiantes laicos. Asimismo, deben impartirse clases en que se traten cuestiones teológicas en conexión con materias propias de las facultades. En ambos casos, los profesores deben contar con “mandato de la autoridad eclesiástica competente”. En la PUCP, existe un departamento de Teología y se dictan cursos sobre el tema en relación con otras disciplinas en estudios generales y en otras facultades.

El código también exige que en la universidad exista una parroquia para procurar una cura pastoral para los estudiantes. De hecho, en la PUCP hay una capilla y existe el Centro de Asesoría Pastoral Universitaria (CAPU), donde se realizan una serie de actividades extracurriculares sobre los linderos de la fe católica.
____________________________

EL COMERCIO FEBRERO 21, 2012

"El problema de la PUCP no es con el Arzobispado sino con el Papa"

Fernán Altuve, experto en derecho canónico, detalló que los bienes de Riva Agüero “revertirán” a la Iglesia si casa de estudios pierde títulos de “Pontificia” y “Católica”, tras ultimátum del Vaticano

El problema de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) es con el Papa, no con el Arzobispado. Así opinó el experto en derecho canónico, regidor Fernán Altuve, en diálogo con elcomercio.pe. Ello, luego de que esta mañana se difundió un comunicado del Vaticano en que se pone el 8 de abril como fecha límite para que la casa de estudios presente la adecuación de su reglamento a la Constitución Apostólica. Ayer, el rector de la PUCP, Marcial Rubio, se reunió en Roma con el secretario de Estado del Vaticano, para conocer esta resolución.

“El secretario de Estado representa al Santo Padre, no al arzobispo de Lima (Juan Luis Cipriani) es un problema con el Papa de Roma. Con lo cual, el Papa ha dado ya su palabra y los católicos tienen que respetarla y acatarla. De lo contrario, el secretario de Estado habrá informado al rector cuáles pueden ser las consecuencias de no seguir la sugerencia”, señaló Altuve.

En tal sentido, el Vaticano podría disponer que la PUCP pierda los títulos de “Pontificia” y “católica” porque la Iglesia “es dueña de su propio nombre”, dijo Altuve. En tal sentido, ante la eventual pérdida de los títulos, los bienes de José de la Riva Agüero —que permitieron la fundación de la PUCP— dejan de pertenecer a la casa de estudios, opina Altuve, y “revierten al Arzobispado de Lima”.

Ello porque se empieza a dar un uso al bien diferente al fin para el cual que fueron donados.

Lo cierto es que la universidad continuaría cumpliendo con su labor educativa, en el mismo marco en que lo ha venido haciendo desde su nacimiento, a pesar de perder los títulos. Pero no se trataría de “educación católica”, fin para el cual se donaron los bienes, afirma Altuve.

“Si usted no es una universidad católica y no tiene el reconocimiento del Vaticano no puede usar eso para fines de educación católica. Entonces, usted tiene que devolver esos bienes (…) El tema es si la universidad da educación católica y es el Vaticano el que lo determina”, apuntó.
_____________________________

EL COMERCIO FEBRERO 14, 2012

El Vaticano cita al rector de la PUCP a Roma

Cardenal Juan Luis Cipriani viajó el domingo. Reunión clave será el 21 de febrero

El Vaticano ya sacó sus conclusiones. Las divergencias entre la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y el Arzobispado de Lima por los estatutos universitarios están llegando a la recta final.

La Nunciatura Apostólica del Perú informó ayer que el Vaticano citó en Roma –el 21 de este mes– al rector de la Universidad Católica, Marcial Rubio, para darle a conocer las conclusiones a las que ha llegado.

El informe final fue elaborado por el cardenal Peter Erdo, quien vino a Lima en diciembre del 2011 para lograr un entendimiento con la PUCP y acordar la modificación de sus estatutos, tal como lo solicitó a mediados del año pasado la Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede.

Fuentes de la PUCP confirmaron que Rubio acudirá a la cita. Mientras tanto, dijeron, no habrá pronunciamiento oficial sobre el tema: “Va con la mejor disposición al diálogo y a su regreso hará las consultas con la comunidad universitaria. Durante la semana publicaremos un comunicado”. El regente de esta casa de estudios estaría viajando en los próximos días y a su retorno daría una conferencia de prensa.

De otro lado, El Comercio supo que el cardenal Juan Luis Cipriani también fue llamado a Roma. Él viajó rumbo a esta ciudad el domingo por la noche.

La lectura de las conclusiones del cardenal Erdo, programada para el 21 de este mes, sería al mediodía (hora de Roma) en Secretaría de Estado. Este Diario supo que las conclusiones después de que se rompiera el diálogo con la PUCP sería la supresión del título de pontificia y el nombre de católica.

Pero antes, el Vaticano habría decidido darle a la Universidad Católica la oportunidad de adecuar sus estatutos. Esto en un plazo de 30 días. Si no lo hace, un decreto papal, como el de 1942 –por el que la erigió como pontificia– ordenaría la supresión de dicho título y del nombre de católica.

La invitación al cardenal Juan Luis Cipriani y al rector Marcial Rubio fue recibida la semana pasada. Sin embargo, no serían los únicos, pues otra autoridad eclesiástica estaría presente.

EL DATO
Decisión
En setiembre del 2011 la PUCP decidió no modificar sus estatutos y continuar sin que el Vaticano ratifique al rector.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu