lunes, 9 de enero de 2012

COSTA RICA SE SUMA: PROHIBEN VENTA DE COMIDA CHATARRA Y GASEOSAS EN ESCUELAS


EL COMERCIO ENERO 13, 2012

Costa Rica se suma: prohíben venta de comida chatarra y gaseosas en escuelas

La medida obliga a modificar la forma en que se cocinan los alimentos para disminuir la cantidad de grasa y azúcar

(Reuters)
San José (EFE). Los Ministerios de Salud y Educación de Costa Rica emitieron un decreto para prohibir la venta de comida chatarra y bebidas gaseosas en las escuelas y colegios públicos del país, informaron hoy fuentes oficiales.

El decreto entró hoy en vigor al ser publicado en el diario oficial La Gaceta, por lo que las tiendas y comedores estudiantiles deberán hacer los ajustes para el próximo 8 de febrero, cuando inicia el curso lectivo 2012 en el país.

Con este decreto, las gaseosas, las frituras, las galletas rellenas y confites quedarán fuera de la oferta de los establecimientos en las escuelas y colegios.

Según el Gobierno, la medida tiene por objeto disminuir el porcentaje de niños y jóvenes con sobrepeso y obesidad, que según la Encuesta Nacional de Nutrición sobrepasa el 20 %.

Además, la nueva medida obliga a modificar la forma en que cocinan los alimentos para disminuir la cantidad de grasa y azúcar.

EN LA MIRA
En caso de utilizarse embutidos estos deberán ser bajos en grasa y quedan prohibidos los productos con gasas trans, las galletas rellenas de chocolates, los bocadillos en bolsas, la leche entera saborizada y hasta los yogures a base de leche íntegra, dependiendo de la cantidad de grasa que contengan.

Tampoco se podrán vender papas fritas, plátanos fritos, empanadas fritas o enyucados fritos, así como alimentos cocidos con manteca, mantequilla o aceites con contenido de grasas trans y se restringirá la cantidad de aderezos y mayonesa en diversos alimentos.

El ministro costarricense de Educación, Leonardo Garnier, afirmó a la prensa local que las tiendas escolares “deben ser comprendidas como parte de los centros educativos, por eso considera que no se violenta la libertad de comercio”.

“Todos los estudios científicos y de salud demuestran que uno de los factores que incide en la salud de los muchachos es la nutrición y eso hay que lograrlo con la introducción de hábitos de vida saludable”, dijo.

POLÉMICA
No obstante, los industriales y comerciantes manifestaron su desacuerdo con el decreto.

El director de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), Mario Montero, calificó la medida como “lamentable y equivocada técnicamente”.

Según Montero, la decisión del Ejecutivo “es un producto de apreciaciones subjetivas de alguien que no han podido ser explicadas”.

El empresario insistió en que el sobrepeso y obesidad en los menores debe combatirse con programas de educación física en los centros educativos, así como con una alimentación balanceada, sin eliminar estos productos.

El decreto estipula que en algunos casos los industriales tendrán hasta tres años para hacer variaciones en la receta de sus productos para disminuir el contenido de grasa y azúcar si desean seguir ofreciendo esos alimentos en las escuelas.
_________________________
EL COMERCIO ENERO 9, 2012

Comida saludable vs comida chatarra: ¿cómo encontrar el equilibrio?

El Minsa anunció el relanzamiento de su campaña Quioscos Saludables, que busca que los alumnos de colegio tengan opciones de comida más sanas

(elcomercio.pe)(http://elcomercio.pe/gastronomia/1358714/noticia-comida-saludable-vs-comida-chatarra-como-encontrar-equilibrio)
Con la finalidad de promover estilos de vida saludables y mejorar la alimentación y nutrición de las familias peruanas, el Ministerio de Salud presentó esta mañana deliciosos potajes peruanos que cuentan con un alto valor nutricional y son saludables. Todo ello dentro de la campaña “Come rico, come sano…come peruano”.

El viceministro de Salud, Enrique Jacoby Martínez, informó que los platos tradicionales como el pollo a la brasa, el pan con chicharrón o el lomo saltado son recomendables para su consumo pues son naturales y no constituyen alimentos ultraprocesados.

“Comer con moderación pollo a la brasa, chicharrón, tamal o lomo saltado es recomendable ya que no son alimentos industrializados ni cancerígenos, pues no contienen elevados niveles de grasas, azucares y sal”, dijo el viceministro durante la demostración de alimentos y comida saludable que realizó hoy en el Instituto Nacional de Salud (INS).

Señaló que las frutas, pescados y verduras peruanas proveen energía y contienen proteínas, hierro, vitaminas y fibra necesarios para mantenerse saludable y evitar la aparición de enfermedades como la obesidad, diabetes, colesterol y males cardiovasculares.

Al otro extremo de la mesa se ubicaron galletas rellenas, caramelos, gaseosas, jugos de caja y papas en hojuelas, alimentos considerados chatarra y que por estos días se encuentran en el ojo de la tormenta.

Jacoby Martínez también señaló que los productos denominados chatarra afectan a los niños produciéndole obesidad y sobrepeso el cual es perjudicial para su salud, pues luego originarán numerosas enfermedades.

QUIOSCOS SALUDABLES
De otro lado, la Dra. Eva María Ruiz de Castillo, directora general de Promoción de la Salud del Minsa, anunció que próximamente se estará reiniciando la campaña Quioscos Saludables en todos los colegios nacionales con la finalidad de promover el consumo de frutas y verduras.

“Estos desayunos saludables evitaran el incremento de sobrepeso y obesidad en los menores de edad quienes son los más perjudicados por la comida dañina��, expresó.

Tras señalar que todo exceso es malo, la especialista sostuvo que es preferible consumir alimentos naturales preparados en casa y no envasados y procesados como es el caso de los jugos de caja, que contienen niveles excesivos de azúcar.
Explicó que es mucho más sano comer un filete de carne a la plancha que consumir un empanizado, por cuanto el nivel de grasa que este absorbe al freírse hace que las calorías se tripliquen.

Consideró, por ejemplo, que un quiosco saludable debe descartar completamente la venta de gaseosas y ofrecer jugos y bebidas naturales y frescas, así como frutas y panes que no contengan embutidos.

“Pueden ser panes con pollo o triples de huevo, palta y tomate; panes con productos marinos como anchoveta y snacks saludables como cancha o palomitas de maíz”, anotó.
________________________
EL COMERCIO ENERO 8, 2012

Tejada: "No es posible que el negocio esté por encima de la salud"

El ministro de Salud dijo que el posible impuesto a la comida chatarra no responde al fanatismo por prohibir el consumo de algunos productos

El ministro de Salud, Óscar Tejada, encabezó hoy la campaña "Come rico, come sano". (Canal N)(http://elcomercio.pe/lima/1358294/noticia-tejada-no-posible-que-negocio-este-encima-salud)
La propuesta de imponer un impuesto a la comida chatarra en el Perú busca hacer un llamado de atención a la salud pública con el fin de que las personas ingieran comida sana para que vivan mejor, sostuvo el ministro de Salud, Alberto Tejada.

“Nada es malo si de pronto uno actúa con moderación y responsabilidad. Pero tampoco no es posible que el negocio esté por encima de la salud, porque la salud, más allá de ser un derecho, es una inversión”, señaló el funcionario.

En ese sentido, dijo que el planteamiento no responde al fanatismo por prohibir el consumo de algunos productos, sino al afán por promover la armonía y moderación en la alimentación.

“Hay una epidemia de sobrepeso y obesidad. Y hay una carga de enfermedad, tenemos un millón de diabéticos en el Perú, tenemos hipertensión, enfermedad de colesterol, que solamente lo único que gasta el Estado son en medicamentos”, recordó el ministro Tejada.

Como se recuerda, en los últimos días se ha iniciado un debate público luego de que el titular de Salud se refiriera a un posible impuesto a la comida llamada chatarra, ello con el fin de disminuir el consumo de alimentos alto en grasa, sal o exceso de azúcar, como las hamburguesas, papas fritas, pollo frito, pizzas y gaseosas.

Tejada Noriega dio estas declaraciones en el peaje de Villa, a la altura del kilómetro 20 de la Panamericana Sur, en donde encabezó la campaña “Come rico, come sano”.
__________________________
LA REPUBLICA ENERO 7, 2012

Adicción a la comida chatarra
Por: Augusto Álvarez Rodrich

Ponerle un impuesto es una pésima idea.

Pocas ideas tan novedosas –y seguramente tan bien intencionadas– han tenido una vida tan breve como el impuesto a la comida chatarra.

Su intención es, como ocurre con la mayoría de iniciativas legislativas, positiva: atacar el problema creciente de la obesidad y del sobrepeso, el cual es una variante de la malnutrición, y que produce, entre muchas otras consecuencias negativas, hipertensión, daño cardíaco y hasta cáncer.

El objetivo del impuesto es, por un lado, elevar el precio de la comida chatarra para desincentivar su consumo al hacerla más cara frente a otros alimentos que, por la nueva relación de precios, se volverían más atractivos. En estas cosas, al margen de los gustos, el bolsillo siempre funciona como un acondicionador del paladar.

El otro objetivo del impuesto es generar un fondo que se asignaría al tratamiento de las enfermedades derivadas de su consumo indiscriminado.

Un impuesto como este tiene, sin embargo, varios problemas que lo vuelven inconveniente y hasta inviable. Primero, por la intromisión en la vida privada de algo tan sensible como los alimentos que se ingieren.

Segundo, porque es muy difícil y arbitraria la decisión sobre dónde poner la línea que separe la alimentación sana de la comida chatarra. Una doble burger con todas las salsas, sin duda, está en el segundo rubro, al igual que las bolsas de papas fritas o los tortees, pero ¿dónde ponemos la comida picante que también puede producir efectos nocivos en el estómago, o la salvaje receta navideña del panetón con mantequilla, chocolate caliente, pavo y puré de manzana?

Asimismo, en un país con una informalidad tan amplia como el Perú, especialmente en rubros como el de la comida, un impuesto a la chatarra –donde quiera que se ponga la línea– solo tendría un efecto muy reducido.

En lugar de un impuesto a la comida chatarra, sería más efectivo para la salud y menos atentatorio para las libertades individuales, la puesta en marcha de campañas educativas para que la gente tenga conocimiento sobre cómo nutrirse adecuadamente y las consecuencias de exagerar con comidas como la chatarra. Asimismo, fomentar la práctica del ejercicio.

Y mientras se desarrollaba este debate sobre el impuesto a la comida chatarra, en mí me produjo, junto con el delicioso artículo de hace un par de días de Mirko Lauer sobre el mismo tema, un hambre tremendo y una añoranza enorme por el hot dog del ya extinto Davories de Dasso; la hamburguesa Tip Top (con pickles, cebolla y mayonesa); los New York hot dog de las calles de Manhattan; el pan con chorizo de la tribuna de occidente del estadio de Alianza Lima; y mucha papa frita con harto kétchup, mayonesa, mostaza y ají, prácticamente donde sea y cuando sea.
________________________________

EL COMERCIO ENERO 7, 2012

¿Cuáles son los orígenes de la comida chatarra?

La explosión del fast food americano cobró fuerza en los años setenta bajo la administración del presidente estadounidense Jimmy Carter

(Foto archivo Reuters
ISMAEL BARRIOS ABOGADO (*)
Artículo de opinión

La explosión del ‘fast food’ americano cobra especial fuerza en los años setenta bajo la administración del presidente estadounidense Jimmy Carter, quien cambia los objetivos alimenticios de ese país para ofrecerle a sus ciudadanos variar una dieta basada, hasta entonces mayormente en carbohidratos, por otra en la que se podía consumir más carne.

El modelo tuvo su soporte en el Farm Bill, una ley a través de la cual se subsidiaban diversos productos agrícolas, entre ellos los granos y especialmente la producción de maíz. Al unirse esto a los avances científicos, se rompió el ciclo natural y las cadenas alimenticias del ganado.

Así, por ejemplo, animales herbívoros como las vacas pudieron ser alimentados con maíz. Hoy en día la lista de animales incluye a cerdos, corderos y salmones, e incluso el insumo se utiliza desde los años ochenta para endulzar bebidas en vez de utilizar azúcar. Aun más impresionante resulta el hecho de que las cajas de cartón, los pegamentos o la pasta de dientes pueden contener algún componente derivado del maíz.

Este apoyo tuvo por objetivo central crear comida barata para los estadounidenses más pobres y utilizar de esa manera los excedentes de la producción en calorías de bajo costo. Con ello surgió una nación con gran porcentaje de la población sufriendo de obesidad y problemas de salud.

Al margen de estas razones, ¿por qué se acentúa el éxito del ‘fast food’ en Estados Unidos? Entre otros motivos, esto también se debe a que es un país sin cultura culinaria, sin una identidad nacional que se vea representada a través de su comida.

CASO PERUANO
Por el contrario, en el Perú, en donde existe una identificación por parte del ciudadano con la comida local, ¿por qué el Ministerio de Salud debe proponer una medida tan drástica como gravar con impuestos a la comida chatarra con la finalidad de reducir su consumo?

¿Es un asunto netamente educativo? ¿Tiene acaso que ver con el hecho de que consumir grasas hace ‘feliz’ a la gente y especialmente a los niños? Tal vez se relacione más a que el crecimiento económico peruano ha elevado los precios de los productos de consumo diario y ahora resulta barato para una ama de casa pagarle a su hijo una hamburguesa de S/.5 en un restaurante de ‘fast food’, en vez de comprar los mismos insumos en un supermercado y prepararlos en casa.

[*] LLMen Duke University
_____________________________

EL COMERCIO ENERO 4, 2012

Cuáles son los productos que pagarían el impuesto a la comida chatarra

El viceministro de Salud, Enrique Jacoby, señaló que “los productos naturales” como el “pollo a la brasa” no estarán sujetos a esta medida

(Archivo fotográfico El Comercio)
MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ @martiacosta
Redacción Online

Las hamburguesas son el ícono de la comida chatarra. Un título que se han ganado a puro pulso gracias su poco aporte proteico y a su abundante carga calórica. Sin embargo, al compararla con otro tipo de platillo, como un pollo a la brasa, parecería que ambos son igual de dañinos para la salud, si son consumidos en exceso.

Pese a ello, nuestro popular pollo a la brasa estaría excluido del polémico impuesto que acaba de proponer el Ministerio de Salud. ¿Razón? Según el viceministro de Salud, Enrique Jacoby,” los productos naturales enteros, como el pollo no sufren modificaciones exageradas, ni son ultraprocesados, ni emulsificados, ni producido con aditivos abundantes”.

Ello nos hace pensar en una nueva pregunta: ¿Qué considera el Ministerio de Salud como comida chatarra y qué productos estarán sujetos a este impuesto ?

QUÉ SÍ Y QUÉ NO
Según un documento de la Organización Panamericana de la Salud, son considerados alimentos chatarra aquellos productos que en 100 gr no excedan los 5 gr de azúcar, 1.5 gr de grasa saturadas o 30 miligramos de sodio. Además de ello no deben poseer grasas trans. Ello infiere que no deben ser sometidos a ultraprocesos, emulsificaciones, ni elaborados con abundantes colorantes ni aditivos”.

Los productos más cuestionados son los snacks, las gaseosas y los jugos con colorantes, que sí o sí estarán sujetos a este popular impuesto ¿Qué pasará con las hamburguesas? En principio el Ministerio de Salud informó que recogerá muestras de los productos que se ofrezcan en restaurantes y fast food, para después de un análisis saber si califican como saludables o no.

Del mismo modo, el viceministro señaló que otros productos como los cereales, leche, pescado, carnes, huevos y semillas también estarán exentos de esta medida. “Los picarones o el suspiro a la limeña consumidos en exceso también son dañinos pero a ellos no se le aplicará ningún impuesto porque no califican. Sabemos de qué están hechos”, comentó.

“En el caso de estos platillos solo vamos a sugerir que consumidos de forma continua y desmedida también resultan peligrosos para la salud. Sin embargo, hay una gran diferencia entre unos y otros: la comida chatarra es una especie de Frankenstein, una cosa inventada, que se elabora con diferentes productos artificiales, saborizantes y resaltadores de sabor. Si nos preguntamos de qué están hechos no sabríamos qué responder”.

PRIMERA PARTE DE LA CAMPAÑA
Jacoby resalta que el impuesto por sí solo no acabará con el problema de obesidad pero ayudará a disminuir el consumo de estos productos indeseables. “Esto irá acompañada de una serie medidas para promover la actividad física y una correcta alimentación”, comentó.

Según señaló la propuesta será estudiada por un grupo de congresistas para ver su factibilidad y a partir de ahí empezar una iniciativa legislativa, que deberá pasar por el Congreso o será sujeta a un debate público entre las partes interesadas.


* “El problema de la obesidad no pasa por un impuesto a la comida chatarra"

La nutricionista Milagros Agurto agregó que “estamos fallando en nuestra alimentación en general, el sedentarismo y la inactividad”

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ @martiacosta
Redacción Online

La comida chatarra se ha convertido en el tema del momento, todo ello a raíz de las declaraciones brindadas por el ministro de Salud, Alberto Tejada, quien se mostró a favor de aplicar un impuesto a los alimentos “poco saludables” que se han encargado de elevar los índices de obesidad.

Desde aquella declaración, no han faltado las opiniones de todo tipo, algunos avalando la propuesta del titular de salud y otros como Gastón Acurio y una serie de especialistas, quienes por diversos motivos, creen que esta iniciativa no solucionará el verdadero problema de fondo.

Sin embargo, ¿qué sabemos a cerca de la comida chatarra? El término proviene de la expresión anglosajona junk food, que significa basura y porquería desechable, haciendo referencia a los alimentos que son ricos en grasa, azucares, sodio y calorías y que pueden aportar pocas proteínas, vitaminas y minerales.

NO ES LA SOLUCIÓN
La nutricionista Milagros Agurto señaló que el tema de fondo no está en el impuesto a la comida chatarra. “El problema de la obesidad pasa por otras cosas. No se trata de la comida procesada o ultraprocesada, sino que estamos fallando en nuestra alimentación en general, el sedentarismo y la inactividad”, comentó la especialista en declaraciones a elcomercio.pe.

“Es obvio que la comida con altos niveles de grasas, sal, condimentos o azúcares será más perjudicial para la salud. Pero el problema está en el abuso de estos productos. Una hamburguesa o un pollo están bien para darse un gusto pero no podemos hacer de eso un estilo de vida”.

Agurto señaló que “se necesita una comida balanceada, donde estén presentes todos los alimentos. Uno no puede decir que come sano si solo ingiere algunas frutas. Es necesario que comamos de todo, en forma balanceada para tener una nutrición ideal”.

COMIDA PERUANA
“La comida peruana en exceso también genera sobrepeso, pero es imposible que se le ponga impuesto. Muchos turistas vienen y luego de un tiempo acá terminan gordos”. Añadió que toda alimentación irresponsable generará problemas de salud.

“El pollo a la brasa puede tener igual o más grasa que las hamburguesas, pero acá no hay coherencia. El anticucho es también pura grasa y colesterol, y el suspiro a la limeña que es un shot de azúcar directo a la vena. Pero eso no lo vamos a comer todos los días”.

Recomendó a las autoridades sincerar la información. “El Perú está acostumbrado a vivir en una cultura represiva, lo mismo sucedió con el cigarro y el alcohol. Esto debe acompañarse de una fuerte campaña de información y que no se tome el impuesto como gran solución”.

PROBLEMA DE FONDO
“Al igual que la desnutrición, que reposa sobre las inequidades sociales (falta de trabajo, violencia familiar, mujeres violentadas). En la obesidad, la punta del iceberg no es la comida chatarra, el impuesto no soluciona mucho”, señaló la especialista quien agregó que hay temas sociales que no se están tomando en cuenta.

Por ejemplo dijo que los niños y adolescentes crecen en una sociedad en la cual los padres trabajan y dejan solos a sus hijos. Ellos no hacen ejercicios, comen cosas que le gustan y que no son nutritivas. “Eso produce obesidad. Se pretende sustituir el tiempo con regalos y comida”.

“Bajo ese criterio hay que clavarle un impuesto al televisor y a la computadora que hace que nuestros chicos sean sedentarios y no hagan ejercicios”, finalizó.
___________________________

EL COMERCIO NOVIEMBRE 1, 2011

¿Las ensaladas de los restaurantes de comida rápida son realmente saludables?

Un estudio analizó la cantidad de sal y grasas saturadas en los alimentos ofrecidos en estos menúes

(elcomercio.pe)
Las ensaladas son consideradas comidas saludables pues están preparadas con verduras, las cuales contienen vitaminas que fortalecen nuestro organismo. Sin embargo, el acompañamiento que tienen resultaría perjudicial para la salud.

Por ejemplo, la carne salada y ahumada, el pollo y los aderezos que acompañan a las ensaladas aportan más del 50% de la cantidad diaria de sal que una persona debe ingerir para mantenerse sana y evitar sufrir de presión arterial elevada, informa elpais.com

Para evaluar su posible impacto en la salud, la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), analizó el contenido de sal y grasa saturada de los menús clásicos servidos en establecimientos de comida rápida.

LO QUE SE VIO
Los primeros resultados señalaron que los aliños, aderezos para condimentar las ensaladas, las hamburguesas y pizzas contienen demasiada sal, excediendo la cantidad total que debe consumirse al día y lo que produciría hipertensión arterial.

“Según la Organización Mundial de la Salud, el 62% de las enfermedades cerebrovasculares y el 49% de las cardíacas están causadas por una presión arterial elevada. En total, afecta a 10 millones de adultos”, explicó Ceaccu.

De otro lado, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) informó que el 87% de la población consume 9,7 gramos de sal cuando lo recomendado es 5. Por esta razón, Ceaccu destacó la necesidad de regular la sal en los alimentos procesados porque el 70% de la ingesta de sal proviene de éstos últimos.

Al final, la organización consideró que los establecimientos de comida rápida deben informar de manera clara y precisa a sus consumidores el valor nutricional de los productos que ofertan.
______________________________

EL COMERCIO OCTUBRE 30, 2011

Comida chatarra produciría infertilidad en los hombres

Un reciente estudio indicó que una dieta saludable, basada en verduras y frutas, resulta beneficiosa para el semen

(Foto: Reuters)
Un reciente estudio, realizado por científicos de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y Murcia (España), revela que los hombres con una mala alimentación son más propensos a ser infértiles. Para obtener dichos resultados, se analizó el esperma de 188 hombres que oscilan entre los 18 y 22 años, quienes antes fueron evaluados clínicamente para descartar cualquier tipo de enfermedad que afecte el semen.

Los primeros resultados indican que el consumo de comida chatarra, con alto grado de grasas trans, tiene un impacto negativo en el sistema reproductivo masculino, informó The Daily Mail.

“La principal conclusión de nuestro trabajo es que una dieta saludable parece ser beneficiosa para la calidad del semen. Una mayor ingesta de pescado, frutas frescas, cereales integrales, legumbres y verduras parece mejorar la movilidad de los espermatozoides”, explicó Audrey Gaskins, autor principal del estudio.

Asimismo, destacó que a pesar de los resultados es necesario trabajar más para explorar la relación exacta entre la nutrición y la calidad del esperma.

Por su parte, Edward Kim, presidente de la Sociedad de Reproducción Masculina y Urología, dijo: “Aún estamos estudiando el impacto de la nutrición en la fertilidad masculina, pero incluso estos estudios iniciales apuntan a un vínculo entre una buena dieta y la salud reproductiva para los hombres”.

La investigación fue presentada en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva.
__________________________

EL COMERCIO OCTUBRE 15, 2011

¿Quién inventó los combos infantiles?

La idea surgió en Nicaragua en 1965. Conoce la historia de su creadora

En estos tiempos, la cajita feliz se ha convertido en el menú más famoso entre los niños. La novedosa idea, que luego se expandió por todo el planeta, surgió de Yolanda Fernández de Cofiño, quien en 1965 abrió la primera franquicia de una conocida cadena de comida rápida en Guatemala.

Fernández contó que al año y medio de inaugurada la franquicia quebraron, debido a la mala administración del gerente. Su marido quiso vender la compañía pero nadie quiso comprarla, entonces decidieron trabajarla ellos mismos.

“Mientras atendía observé que llegaban madres con niños pequeños, los mismos que no comían porque no les atraía nada. Por eso, se me ocurrió hacer un menú para niños más barato que contenía una hamburguesa chica, papas fritas, un helado pequeño y un juguetito”, narró doña Yoli a Cukmi.

A principios de los años 80, un grupo de especialistas en mercadeo de McDonald’s llegó a su establecimiento y le preguntaron qué era esa cajita al escuchar su explicación, ellos le propusieron presentarla en la convención anual que realiza la empresa. A lo que ella respondió: “Ay no, cómo voy a ir con mi hamburguesita y el juguetito”.

Ante la insistencia de los expertos, presentó su creación en 1986. Como la idea gustó, en 1989 se lanzó oficialmente la cajita feliz con un juguete pero sin helado, en su reemplazo pusieron una bebida. Fernández aclaró que no recibe ninguna regalía por la idea, aunque desde esa fecha trabaja para el gigante de la comida rápida en el área de marketing.

MÁS SALUDABLE
En la actualidad, diversos países están presentando proyectos legislativos para que el menú infantil contenga lácteos y frutas. “No tengo la menor idea de cómo cambiarán la cajita feliz. Solo sé que están planeando incluir en la cajita manzanas en lugar de papas y leche en reemplazo de la gaseosa”, agregó.

Al final, resaltó que dicho cambio no tendría aceptación en los niños de Latinoamérica y Asia pues en estos lugares hay una gran cantidad de niños, los mismos que cuando salen a pasear, les encanta comer cosas que no consumen en sus casas.
______________________________

EL COMERCIO AGOSTO 2, 2011

Hungría creará un impuesto especial para la comida chatarra

La medida busca reducir el índice de obesidad y destinar esta sobreganancia al Sistema Nacional de Salud

(Foto: Christian C / Flickr)
En Europa le llaman el impuesto a las hamburguesas, una medida que acaba de aprobar el parlamento húngaro y que busca reducir el índice de obesidad, incrementando el precio no solo de los populares sánguches, sino de todos los alimentos con alto contenido en azúcar, sal, hidratos de carbono o grasa.

La norma busca, además, destinar esta sobreganancia al Sistema Nacional de Salud. Sin embargo, la industria alimentaria vinculada a la comida chatarra ha puesto el grito en el cielo, al considerar que el impuesto no solucionará el problema.

El gobierno pretende gravar los productos poco sanos con una tasa de 10 florines, casi cuatro céntimos de euro, además de aumentar un 10% el impuesto de licores y refrescos. “De esta forma, el gobierno húngaro espera recaudar unos 111 millones de euros que se destinarán al Sistema de Salud, que ahora tiene un déficit de 371 millones de euros”, señala la web euroxpress.

Según una encuesta del Instituto Nezopont, el 54% de los húngaros apoya el “impuesto a la grasa”, aunque ya se ha criticado que perjudicará a las clases más populares. Por su parte, los gremios alimentarios señalan que el impuesto no ayudará a frenar la creciente tasa de obesidad. Argumentan que la grasa, azúcar o sal no son perjudiciales si se toman con moderación.

“El problema del empeoramiento de salud lo achacan al estilo de vida más sedentario y al abuso de determinados alimentos bajo la responsabilidad de los consumidores”, señala la web gastronomiaycia. Esta normativa entrará en vigencia el 1 de setiembre.
__________________________

EL COMERCIO MAYO 24, 2011

Los inmigrantes consumen comida rápida para integrarse a EE.UU.

Un estudio señaló que los latinos engordan varios kilos desde su llegada al país. De esta forma buscan desmostrar su asimilación cultural

(Foto: Klara/Flickr)
Los Ángeles (EFE). Los inmigrantes recién llegados a Estados Unidos aumentan de peso por ingerir comida rápida para demostrar su asimilación cultural, según un estudio que será publicado en la edición de junio de la revista especializada “Psychological Science”.

“Los inmigrantes latinos cuando vienen a este país engordan mucho y de la misma manera sus hijos. Y la pregunta que nos hicimos es ¿por qué?”, dijo a EFE Maya Guendelman, estudiante del doctorado en sicología de la Universidad de California en Berkeley (UC-Berkeley).

“Nuestro estudio demostró que cuando los inmigrantes sienten que su identidad está amenazada porque su entorno les dice: “tú no eres estadounidense”, entonces reaccionan comiendo más comida “chatarra” para demostrar que pertenecen a esta cultura”, reveló.

COMIDA CHATARRA
El estudio “Asimilándose, pero engordándose: La amenaza de la Identidad y Opciones en la Dieta entre Grupos Inmigrantes en EE.UU.” fue realizado entre 2007 y 2010 y analiza los hábitos alimenticios de 108 estudiantes inmigrantes de las Universidades de Stanford, en California, y Washington, en Seattle.

Además de Guendelman, en el equipo de especialistas en la recolección e interpretación de datos para el estudio participó Sapna Cheryan, profesora asistente del departamento de sicología de la Universidad de Washington en Seattle y Benoît Monin, profesor de sicología de la Universidad de Stanford.

Guendelman, hija de inmigrantes chilenos, explicó que la idea de estudiar los hábitos alimenticios de los inmigrantes en sus primeros 15 años en EE.UU. comenzó en 2007 con una investigación para su tesis de licenciatura en sicología.

“Como parte de la investigación hicimos dos experimentos, el primero es que cuando a los inmigrantes los entrevista un investigador blanco y sienten que su identidad es amenazada tienden a decir que les gusta más la comida rápida”, reveló Guendelman.

“El otro experimento fue que Sapna, hija de inmigrantes de la India, después de presentarse y haber conversado les dijo: “usted no puede participar en este estudio porque no es estadounidense”, posterior a esa amenaza a su identidad la tendencia fue que al elegir la comida las personas ordenaron comida rápida estadounidense con 180 calorías más de la dieta regular y con 12 gramos más de grasa”, indicó.

Guendelman enfatizó que el punto es que cuando la gente siente que no son aceptados tiende a comer más comida rápida que sus alimentos étnicos.

COMIDA NATIVA Y NATURAL
“Por eso es importante enseñarles a los inmigrantes que su comida nativa, tradicional, es súper sana y sabiendo balancear los nutrientes con esa misma comida pueden ayudarse a no comer mal y a no poner en riesgo la salud ingiriendo tanta grasa”, subrayó.

Guendelman explicó que a nivel de programas educativos en escuelas, iglesias, centros de trabajo o a través de los medios de comunicación se puede ayudar a los inmigrantes haciéndoles sentir bien con su cultura y sus comidas en EE.UU. para que reduzcan la ingesta de comida rápida alta en calorías.

“Mi familia es de Chile y yo veo que entre las familias hispanas los que comen más pollo, arroz, frejoles, verduras, ensaladas y muchas frutas, ingredientes frescos, son familias más sanas”, destacó Guendelman.
________________________

EL COMERCIO FEBRERO 22, 2011

Insumos disfrazados: sepa lo que está detrás de estos alimentos

¿La gelatina, la morcilla, el paté y el queso de chancho suelen formar parte de su dieta? Entérese exactamente de qué están hechos

(Fotos: MoRDi CuaC y Alpha / Flickr)
Esta nota no es apta para asquientos, quedan advertidos. Es que muchas personas, siempre y cuando les sepa bien, prefieren disfrutar de su comida sin saber cómo se preparó y exactamente qué ingredientes se utilizaron. Ojos que no ven, paladar que no siente.

Pues bien, como sabemos que la verdad nos hace libres, hemos creído pertinente compartir con ustedes un artículo publicado en “Planeta Joy”, que nos explica con qué se hace la gelatina, la morcilla, el paté y el queso de chancho. Quizás muchos de ustedes ya lo sepan, pero hay otro tanto que no.

PURO COLÁGENO
El uso del colágeno no se limita a la industria cosmética. Con él también se hacen alimentos. Primero veamos en qué consiste este componente: “Recortes de piel sin curtir del ganado vacuno y los descarnes frescos de cabeza y huesos, que se desgrasan y trituran antes de las 24 horas del sacrificio del animal, para transformarlos en oseína. Tras lavarlos varias veces con ácido, los cueros y la oseína se exponen a una solución de cal, entre cinco y 10 semanas. La sustancia extraída es luego esterilizada a 145 grados y rápidamente se la enfría para solidificarla”, explica el medio argentino.

¿Piensa que nunca en la vida sería capaz de comer algo así? Píenselo de nuevo, ¿o acaso jamás ha ingerido gelatina?

Así es, este alimento indefenso, que todos los médicos recomiendan consumir cuando se está enfermo, está hecho, en un 90%, de proteínas obtenidas del colágeno.

SANGRE A LA PARRILLA
Y no cualquier tipo de sangre, tiene que ser sangre coagulada. De eso están hechas las morcillas, aquellos oscuros embutidos que muchos disfrutan comer directo de la parrilla, acompañado con un poco de mostaza.

Aunque para la mayoría esto no es ningún secreto, probablemente pocos sepan cuál es el proceso por el que la sangre coagulada termina encima de sus platos. “Primero, se lavan las tripas de porcino con jabón blanco y limón repetidas veces, hasta dejarlas sin olor. El relleno se prepara con un litro de sangre sin coagular, que se vuelca en una olla y se condimenta con ajo, ají, cebolla, azúcar, sal y orégano. Tras hervir los ingredientes, se ata un extremo de la tripa y se introduce la sangre por el otro con un embudo. Después se cierra y se hierve nuevamente durante treinta minutos. Si al masticar notamos algo duro en la boca, como un cartílago, es porque en muchos casos se agregan huesos triturados de cabeza en la olla”, detalla el artículo.
________________________________

EL COMERCIO FEBRERO 21, 2011

Chatarra adicción: víctimas de infarto siguen consumiendo comida rápida

Según un estudio, más de la mitad de pacientes siguen ingiriendo comida chatarra al menos una vez por semana

(Foto: ebruli / Flickr)
Nueva York (Reuters). Parecería lógico pensar que los pacientes que sufren un ataque cardíaco reducen su consumo de comida chatarra. Pero ese no es el caso de todos.

Si bien algunos devotos de la comida rápida lo hacen, seis meses después de un infarto aún puede verse a más de la mitad de esos pacientes sentados en sus locales favoritos al menos una vez por semana, reveló un estudio publicado en American Journal of Cardiology.

De los casi 2.500 pacientes con ataque al corazón estudiados por John Spertus, de la University of Missouri en Kansas, 884 -o el 36% – informaron en un sondeo cuando todavía estaban hospitalizados que habían consumido comida rápida frecuentemente durante el mes previo a su infarto. “Frecuentemente” fue definido como una vez por semana o más.

Cuando Spertus y sus colegas volvieron a consultar seis meses después del infarto, 503 pacientes aún consumían comida rápida una vez a la semana.

“El consumo de comida rápida en pacientes con IAM (infarto agudo de miocardio) disminuyó los seis meses posteriores a la hospitalización, pero ciertas poblaciones -incluidos los pacientes más jóvenes, los hombres, los trabajadores y los menos educados- eran más propensas a consumir comida rápida, al menos una vez por semana, durante el seguimiento”, escribió el equipo.

“Se necesitarían intervenciones novedosas que vayan más allá del asesoramiento alimentario tradicional para controlar el consumo de comida rápida luego de un IAM en esos pacientes”, añadieron los autores.

No obstante, el estudio mostró que los pacientes mayores y aquellos sometidos a cirugía de bypass eran más proclives a evitar la comida chatarra seis meses después del infarto.

El sondeo no consultó qué menú solicitaban las personas y algunos empresarios del sector gastronómico indicaron que la comida rápida no siempre se limita a hamburguesas y papas fritas. Pero Spertus y sus colegas señalaron que las personas incluidas en su estudio que siguieron consumiendo comida rápida solían tener perfiles de salud “consistentes con la selección de las opciones menos saludables”.

¿Y LA ADVERTENCIA?
Nueve de cada 10 pacientes en el estudio recibieron asesoramiento alimentario antes del alta hospitalaria, aunque eso no pareció afectar las posibilidades de que los consumidores frecuentes de comida rápida mejoraran sus dietas, lo que para Spertus muestra la necesidad de más educación tras el alta.

“El problema es que los pacientes absorben tanta información en el momento del ataque al corazón que no creo que puedan captar y retener toda la información que están recibiendo”, dijo Spertus.

Los restaurantes de comida rápida de Estados Unidos colocarán en breve la información sobre calorías, grasas, sodio y otros datos nutricionales en sus menús, tal como lo requiere la ley de atención médica aprobada el año pasado. Ciudades como Nueva York y Filadelfia ya obligan a colocar las calorías en sus menús.
_______________________________

EL COMERCIO ENERO 12, 2011

La verdad detrás de algunos productos de 'comida sana'

¿Cree que comer pan integral o productos con cero grasa es mucho más saludable? Mejor lea esta lista de mitos

(Foto: Ibán / Flickr)
Que no lo engañen. Hay ciertas cosas que, aunque den esa impresión y uno lo haya dado por cierto durante toda su vida, no adelgazan ni son más saludables, de la misma manera en la que comer una lata de espinacas no te hace igual de fuerte que Popeye.

Para abrirnos los ojos y poder decidir qué nos llevamos a la boca basándonos en la realidad, “Planeta Joy” elaboró una lista titulada “Las 8 mentiras más grandes sobre la comida sana”.

GATO POR LIEBRE
Integral no es sinónimo de dietético. “Las harinas y cereales integrales cuentan con prácticamente las mismas calorías que los productos refinados”, señala el artículo.

Por lo tanto, cambiar el pan blanco por uno de centeno no te hará bajar de peso. La diferencia está en que consumirás más minerales y fibras, lo que hará más fácil la eliminación de toxinas.

Si se sentía mejor consigo mismo al pedir una ensalada cada vez que iba a un local de comida rápida, sepa que es probable que su “opción saludable” tenga más calorías que el apetecible –y obviamente grasoso- sánguche. Entérese aquí cómo es una ensalada realmente dietética.

“Una reciente investigación privada sobre las ensaladas que se venden en los locales de comida rápida determinó que estos productos están excedidos de sal y grasas”, afirma la revista argentina.

Aquí otra mentira: “los productos 0% grasa son sanos”. No necesariamente; es más, pueden ser peores. ¿Por qué? Simple: al quitarles las grasas, se va gran parte del sabor. Entonces, los fabricantes se ven obligados a agregarle al producto azúcar y químicos que lo hagan saber bien.

Más calorías y más grasa. Esa es la diferencia entre las galletas y el pan: si analizamos 100 gramos encontraremos que, en promedio, las primeras tienen 420 calorías mientras que el segundo solo 280.
______________________________

EL COMERCIO ENERO 5, 2011

En México prohíben la venta de comida chatarra en los colegios

Desde esta semana los centros escolares y preescolares no pueden vender alimentos que rebasen las 140 calorías. México tiene un alto índice de niños y adolescentes con problemas de obesidad

(Foto: Archivo El Comercio)
El incremento de los índices de obesidad en niños y adolescentes mexicanos obligó a que el gobierno de este país prohibiera la venta de alimentos que rebasen las 140 calorías en algunos estados aztecas.

A finales del año pasado, la secretaría de Educación y Salud mexicana aprobó esta medida para evitar la venta de comida chatarra en los centros educativos de Distrito Federal y Morelos. La ley, que entró en vigencia el pasado lunes, forma parte de una serie de normativas para reducir la obesidad infantil.

Según cifra mostradas por el ministerio de salud de este país, el 5,3 por ciento de los menores de 5 años (pre escolares) presentan sobrepeso, de igual modo, 24,8 por ciento de los niños entre 5 y 12 años (escolares) presentan exceso de peso. En el caso de los adolescentes, el 31,5 por ciento también sufren de este mal.

“Existe la propuesta de retirar, poco a poco, los refrescos y jugos endulzados, e impulsar el consumo de agua de frutas y natural. También se prevé retirar el aceite como ingrediente de algunos productos”, detalló el secretario de Educación, José Luis Rodríguez Martínez, en declaraciones al Diario de Morelos.

De igual forma, se entregó una propuesta que establece que los 33 municipios del estado mantengan a 100 metros del perímetro de las escuelas, los establecimientos que vendan comida chatarra.
______________________________

EL COMERCIO DICIEMBRE 14, 2010

El 66% de la población de Lima Metropolitana consume comida chatarra

Así lo aseguró el Ministerio de Salud, que advirtió que debemos cambiar nuestra alimentación para evitar el aumento de enfermedades causadas por el sobrepeso y la obesidad

(Foto: Klara/Flickr)
Existe un elevado consumo de comida chatarra o fast food en la población, especialmente en Lima Metropolitana, donde alcanza un 66%, de acuerdo a un reciente estudio publicado por el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (Cenan) del Instituto Nacional de Salud (INS) del Ministerio de Salud (Minsa).

Rosa Salvatierra, nutricionista de la Dirección Ejecutiva de Prevención del Riesgo y Daño Nutricional del Cenan, señaló que esta estadística demuestra los malos hábitos de alimentación de la población en los últimos años, reflejándose en el incremento de algunas enfermedades desencadenadas por el sobrepeso y la obesidad.

“Si alguien engorda no es porque coma en exceso sino porque se alimenta de manera inadecuada y acumula grasas en su cuerpo, debido a la selección errónea de los alimentos”, refirió.

Por ello, recomendó el consumo de frutas y verduras porque aseguran los niveles adecuados de líquido en el organismo, evitan la deshidratación, ayudan al buen funcionamiento del aparato digestivo, aportan fibras y protegen los tejidos y las células de nuestro cuerpo.

“Solo los cambios de hábitos alimentarios y un ejercicio adecuado y constante pueden llevar a la reducción progresiva del exceso de peso. Las dietas estrictas conllevan a una pérdida de líquidos que se recuperan fácilmente cuando se vuelve a comer y se recupera el peso perdido y hasta más”, anotó.

Por eso, es importante incluir una gran variedad de platos preparados a base a verduras y frutas crudas o cocidas, en guisos, ensaladas y jugos naturales.

RECOMENDACIONES PARA EL VERANO
“En el verano que está próximo, es especialmente importante beber líquidos en abundancia, ya que el calor aumenta la pérdida de agua y minerales a través de la piel y ello favorece la deshidratación. La bebida por excelencia es el agua, porque hidrata y no aporta calorías��, comentó.

Además, se debe considerar la ingesta de lácteos que contienen una buena cantidad de calcio. También se debe consumir huevos, carnes y pescado, pues son fuente de proteínas y hierro; los azúcares y grasas se recomiendan consumir en cantidades moderadas.
________________________________

EL COMERCIO NOVIEMBRE 3, 2010

Para el Vaticano, la comida rápida es la negación del diálogo

Un estudio sobre comida y comunicación expone la importancia de las preparaciones de platos para la cultura de los pueblos, pues no solo quitan el hambre, también comunican

(Foto: Klara/Flickr)
Ciudad del Vaticano (EFE). En Roma se llevará a cabo el estudio alimenticio-comunicativo que formará parte de la asamblea plenaria Cultura de la Comunicación y Nuevos Lenguajes, a realizarse del 10 al 13 de noviembre.

La asamblea dedicará un momento especial al estudio de las técnicas de comunicación a través de la comida con una cena estilo renacentista. “Será un momento donde los diversos platillos serán construidos sobre la base de recetarios utilizados a lo largo de la historia. Cada plato tendrá no solo los ingredientes, sino también mostrará un aspecto estético y de comunicación”, explicó El cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, en una conferencia de prensa.

Ravasi recordó que el centro de la liturgia cristiana, la misa, es una comida en la que los alimentos son símbolos, demostrando cómo las grandes tradiciones culturales siempre consideraron comer como parte de la festividad religiosa.

Reconoció también que muchos países del mundo, por ejemplo en América Latina o en el Mediterráneo, buscan conservar sus costumbres culinarias como patrimonios. Por eso, aseguró que en la sociedad actual el ‘fast food’ o comida rápida se ha convertido en “la negación del diálogo a través de la comida”.

Ravasi también se mostró a favor de recuperar el sentido comunicativo y de unidad que representa la comida nupcial y de otros ritos relaciones con la gastronomía, como la comida fúnebre, existente en la cultura de los cristianos de rito oriental.
___________________________________

EL COMERCIO OCTUBRE 11, 2010

¿Cuál es la historia de la comida rápida?

Veamos cómo y cuándo este tipo de comida -quizás la más popular de todas- llegó al mundo

(Foto: Tony the Misfit / Flickr)
Nuestro viaje comienza a finales de 1800 con la invención de la máquina de picar carne, que dio origen a la hamburguesa, según lo señala una infografía publicada en el blog de Medical Insurence, que se basa en datos obtenidos de la “Enciclopedia de comida chatarra y comida rápida”.

En 1894, “Los Angeles Times” publicó la primera nota en referencia a la hamburguesa. Pero hasta inicios del siglo XX se creía que era una comida contaminada, insegura y solo para los pobres.

En 1919, la cadena de restaurantes A&W Root Beer, destacada por su cerveza de raíz, proclamó ser el primer establecimiento en contar con una ventanilla de servicio para el auto.

Hacia el año 1921, White Castle abrió la primera cadena de restaurantes de hamburguesas, vendiéndolas a solo 50 centavos de dólar.

El término “franquicia” apareció en el mismo año gracias al restaurante A&W Root Beer, quien registró su propio almíbar. Peri fue en 1930 que Howard Johnson convirtió en franquicia la fórmula de restaurante, menú, publicidad y arquitectura.

En la siguiente década, se puso de moda los locales con servicio al auto (en el Perú, el más claro ejemplo lo sigue siendo el tradicional Tip Top). Las meseras andaban en patines por los estacionamientos. Con eso, el diseño de los restaurantes se volvió más llamativo e imperó el uso de luces de neón. El objetivo era captar la atención de los comensales.

LOS DOS ARCOS
En este contexto, en 1949, los hermanos Richard y Maurice McDonald abrieron el primer local de McDonald’s del mundo.

El nacimiento de un nuevo concepto de alimentación era inminente. Así, en 1951, el diccionario Merriam-Webster, incluyó el término “comida rápida”.

EL ENGANCHE
Dieciséis años después, el jarabe de maíz con altos niveles de fructosa se empezó a utilizar como ingrediente en la preparación de lo que ofrecían los restaurantes de comida rápida. “Este insumo engaña al cuerpo, haciendo que quiera comer más y que almacene más grasa “, señala el infográfico.

Los resultados fueron millonarios: en 1970, los norteamericanos gastaron alrededor de seis mil millones de dólares en comida rápida.

GUSTO GLOBALIZADO
Veinte años después, la comida rápida ya estaba en prácticamente todo el mundo… y en todas partes. Una muestra: los fabricantes de carros agrandaron los portavasos para que pudieran contener los vasos de gaseosa más grandes. El tamaño de las porciones crecía y crecía.

No todo era color de rosa. En 1990, clientes vegetarianos lanzaron excremento vacuno en una estatua de Ronald McDonald ubicada en un local de la India, cuando descubrieron que utilizaban grasa de vaca para darle más sabor a las papas fritas.

Pero eran más los que querían darle un mordisco a esa hamburguesa. Un año después, en la inauguración del local de los dos arcos en Kuwait lo autos de los clientes formaron una cola de más de once kilómetros.

AMOR Y ODIO
En el 2004, PETA difundió un video que mostraba el maltrato animal de un proveedor de pollo de muchos restaurantes de comida rápida en Estados Unidos. Eso no hizo que ese mismo año los estadounidenses comieran 3,41 mil millones de papas fritas (originalmente congeladas).

Un año después, Ronald McDonald fue ubicado como el segundo ícono publicitario del siglo XX. Y sí que es efectivo. En el 2006, los estadounidenses gastaron 142 mil millones de dólares en comida rápida.

Lo que este rubro logró económicamente en 1970, se ha multiplicado por 25. Actualmente, el consumo de comida rápida equivale a 150 mil millones de dólares al año.
____________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 4, 2010

¿Una hamburguesa puede ser indestructible? Una muestra fotográfica se ocupa de responderle

El particular proyecto se inició el pasado 10 de abril, con la intención de demostrar lo poco saludable que es la comida rápida

(Foto: Refinery29.com)
Nueva York (EFE). La fotógrafa Sally Davies vive su momento de mayor celebridad gracias a un proyecto artístico con el que inmortaliza en internet la evolución de una hamburguesa y unas papas fritas que compró hace más de 140 días y que siguen incorruptas.

Vea aquí la galería fotográfica sobre la descomposición de la hamburguesa indestructible.

Bajo el nombre de “Happy Meal Project”, Davies ha retratado día tras día la evolución que han experimentado los alimentos, que lleva casi cinco meses reposando en el salón de su casa en Nueva York.

“Todo empezó con una discusión con un amigo que posee varias hamburgueserías en Nueva York. Yo soy vegetariana y siempre le decía lo dañinas que podían ser las hamburguesas que devoran millones de estadounidenses. Él se reía y yo me fijé como meta demostrárselo”, dijo la fotógrafa, cuyos perros dice “ni siquiera se han acercado a la comida”.

Esas fotografías se convirtieron en todo un fenómeno en la red social Facebook, así como en otras páginas web, diarios y revistas que se han hecho eco hasta ahora de la idea de Davies, una fotógrafa artística que se toma “con buen humor” que sea este proyecto el que la haga realmente conocida para el gran público.

“Ahora mismo la hamburguesa está como una piedra. Ha encogido porque se ha deshidratado, lo mismo que el pan, que se empieza a resquebrajar. Las papas fritas, sin embargo, están completamente igual”, explicó Davies, quien bromea con la posibilidad de necesitar “ayuda psiquiátrica cuando dé por finalizado el proyecto”.

La fotógrafa explicó que su proyecto es una llamada de atención para que se reflexione sobre la alimentación. “Los estadounidenses son “adictos” a ese tipo de comida, lo que está enfermando a todo un país que ha cometido, desde hace años, un gran error orgánico y alimenticio”.
______________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 1, 2010

Burger King estudia su venta y podría tener nuevos dueños pronto

La segunda cadena de hamburguesas más grande del mundo, la primera es McDonald’s, ha sido duramente golpeada en estas épocas de crisis. La firma 3i Group Plc estaría interesada en comprarla

Nueva York (Reuters). Burger King Holdings Inc, la segunda mayor cadena de hamburgueserías del mundo, ha estado considerando una posible venta y mantuvo conversaciones con potenciales compradores, dijo el miércoles a Reuters una fuente familiarizada con la situación.

La noticia impulsaba un alza en la bolsa de Nueva York del 18,5% en las acciones de la firma.

LA CRISIS
El desempeño de Burger King ha estado por debajo del de rivales como McDonald’s debido a que su base de clientes clave, de hombres jóvenes, ha sido la más duramente golpeada por el desempleo en los últimos dos años.

Burger King , con una capitalización de mercado de unos 2.300 millones de dólares, cotiza en bolsa desde mayo del 2006.

Famosa por sus hamburguesas a la parrilla, la empresa pertenecía antes a inversores privados que aún tienen participación en la compañía.

UNA HISTORIA DE COMPRA Y VENTA
TPG, Bain Capital y Goldman Sachs eran dueños de Burger King tras habérsela comprado a la compañía de bebidas británica Diageo en el 2002 por unos 1.500 millones de dólares.

La fuente que habló con Reuters dijo que una de las partes potencialmente interesadas era 3i Group Plc, lo que confirma un reporte del diario The Wall Street Journal.

Burger King y 3i no pudieron ser contactados inmediatamente para comentarios.

La semana pasada, Burger King proyectó una demanda débil para su nuevo año fiscal, debido al ritmo lento de la recuperación de la economía estadounidense y por los programas gubernamentales de austeridad en varios países europeos.

La empresa dijo que no estaba segura sobre cómo impactarían los costos de insumos clave como la carne.

Las firmas de capitales privados se han vuelto cada vez más activas y el mes pasado fue el agosto más ajetreado desde 1999 en términos de valor en las fusiones y adquisiciones.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu