viernes, 9 de diciembre de 2011

GOBIERNO PROMULGO LEY DE MORATORIA AL INGRESO DE TRANSGENICOS


LA REPUBLICA DICIEMBRE 9, 2011

Norma fue aprobada el 4 de noviembre en el Congreso.
Gobierno promulgó Ley de moratoria al ingreso de transgénicos
Moratoria de transgénicos será de diez años.

Tras duras batallas contra los transgénicos, el gobierno promulgó hoy (viernes), en el diario oficial El Peruano, la Ley Nº 29811, norma que establece la moratoria al ingreso y producción de organismos vivos modificados al territorio nacional por un periodo de 10 años.

Como se recuerda, dicha ley fue aprobada el pasado 4 de noviembre en el Congreso de La República, con 98 votos a favor y 2 abstenciones.

El congresista Jaime Delgado, precursor de esta norma, recordó que una moratoria de 10 años al ingreso de semillas transgénicas en el país, se da en respuesta a la necesidad de evitar un daño irreparable a nuestra biodiversidad; así como, lograr un ordenamiento territorial ambiental.

“Con la promulgación de la Ley 29811, reafirmamos nuestro compromiso de apuesta por el Perú, y por la protección de nuestra biodiversidad; no hay ninguna incompatibilidad con los convenios internacionales, cada país es soberano en aplicar el criterio de precaución, con el fin de proteger su medio ambiente; ni tampoco se afectan las competencias de esta Ley tampoco niega la posibilidad de investigación, pues se podrá seguir desarrollando con transgénicos de manera confinada”, aseguró el legislador de Gana Perú.
_______________________________

PERU 21 NOVIEMBRE 3, 2011

Pleno aprobó moratoria a transgénicos

En los próximos 10 años, los organismos vivos modificados no podrán entrar a nuestro país. Norma deja sin efecto el cuestionado Decreto 003.

Regulación de productos y semillas estará a cargo del Ministerio del Ambiente. (USI)
El Pleno del Congreso aprobó hoy la ley que establece una moratoria de 10 años al ingreso y producción de organismos vivos modificados -conocidos como transgénicos- en nuestro país, con fines de cultivo o crianza, incluidos los acuáticos, a ser liberados en el ambiente.

El documento precisa que se excluye de la norma a los transgénicos para la investigación, que se usan como productos farmacéuticos y veterinarios y que se rigen por tratados internacionales de los cuales el Perú forma parte. También para los productos importados para alimentación directa humana y animal o para su procesamiento.

La ley –aprobada con 98 votos a favor, dos abstenciones y exonerada de segunda votación– señala que el Ministerio del Ambiente es la Autoridad Nacional Competente, que se encargará de proponer y aprobar las medidas necesarias para garantizar la conservación de la biodiversidad en el país.

La norma también fija que los ministerios de Agricultura, Salud y Producción, y organismos adscritos a la cartera del Ambiente, en coordinación con el Ministerio Público, tendrán la misión de vigilar, ejecutar las políticas de conservación de los centros de origen y la biodiversidad, así como controlar el comercio transfronterizo.

Asimismo, deja sin efecto el polémico Decreto Supremo 003, emitido en el gobierno anterior, que permite el ingreso de transgénicos al territorio nacional.
____________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 15, 2011

(Editorial) ¿A quién beneficia el ingreso de transgénicos?

La historia reciente demuestra que la seguridad alimentaria pasa por una adecuada red de distribución de alimentos y mayor sensibilidad de los productores

Los promotores de las semillas genéticamente modificadas o transgénicas libraron esta semana una batalla por el ingreso de estas al Perú. Finalmente –y a tono con el sentir de la población–, la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso aprobó declarar una moratoria de 10 años a tales cultivos. Falta que el pleno ratifique el proyecto, pero es un positivo avance haber retomado esta iniciativa sobre un tema gravitante para la conservación de nuestros ecosistemas y salud de los peruanos.

La norma aprobada recoge las observaciones del ex presidente Alan García y permitirá el ingreso de transgénicos solo para la investigación en laboratorios y ambientes debidamente aislados. Se exceptúa de la moratoria los medicamentos y productos terminados para el consumo directo como la soya y el maíz. Queda pendiente el tema del rotulado para que el consumidor sepa si lo que está consumiendo incluye o no transgénicos, y pueda realizar una compra informada.

Esta semana, también, Patricia Teullet, gerenta general de Cómex, confrontó la defensa de nuestra biodiversidad y diversificación de cultivos orgánicos, promovida por el chef Gastón Acurio. Escribió que no es ningún Steve Jobs y que cree que innovar es usar culantro en vez de perejil. Cuando se desató la polémica Teullet dijo que era una broma. Habría que preguntarse a quién defiende cuando promueve el ingreso de cultivos transgénicos y sostiene que “la esencia de esto es poder aumentar productividad, rendimiento y generar bienestar para la humanidad”.

¿Quién puede mostrar que los transgénicos garantizan la seguridad alimentaria?

La seguridad alimentaria se basa, justamente, en la diversidad de cultivos y no en el monocultivo de soya o maíz, utilizados principalmente para uso forrajero o de biocombustibles. La historia reciente demuestra que la seguridad alimentaria pasa por una adecuada red de distribución de alimentos y mayor sensibilidad de los productores que –como se ha visto alguna vez en nuestro país– son capaces de verter leche a los ríos y quemar toneladas de pollo para mantener estables los precios.
___________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 14, 2011

Nadine Heredia dijo que agricultura debe ser “libre de transgénicos”

La esposa del presidente Humala salió esta noche de Palacio de Gobierno y saludó a un grupo de campesinas en la Plaza de Armas por el Día Mundial de la Mujer Rural

(Video: TV Perú)(http://elcomercio.pe/politica/1317894/noticia-nadine-heredia-afirmo-que-agricultura-libre-transgenicos)
La esposa del presidente Ollanta Humala, Nadine Heredia, saludó esta noche a las cientos de integrantes de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesas, Nativas y Asalariadas del Perú, congregadas en el frontis de Palacio de Gobierno para celebrar mañana el Día Mundial de la Mujer Rural.

“Todos apostamos por las mujeres que se rajan el lomo trabajando en los sectores rurales de nuestros países, sean revaloradas en su trabajo y también en todo lo que dan ellas a nuestra sociedad”, indicó en breves declaraciones a la prensa.

Además, Heredia sostuvo que la agricultura rural debe ser libre de productos “transgénicos”.

Las mujeres andinas llegadas a la capital participarán en los próximos tres días en actos conmemorativos por su día internacional, y este sábado asistirán a una ceremonia central en Huachipa.
___________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 2, 2011

(Editorial) Moratoria de transgénicos: El Gobierno tiene que recobrar la iniciativa

¿Qué espera el Gobierno para promover las leyes y acciones necesarias que pongan punto final a los intentos de grandes lobbies por ingresar semillas transgénicas?

Más de la mitad del Perú se ha declarado territorio libre de transgénicos, por voluntad de sus pobladores y autoridades. Diversas encuestas, además, muestran que una gran mayoría está en desacuerdo con el ingreso al país de estos organismos genéticamente modificados para cultivo. Se esperaba que el nuevo gobierno del presidente Ollanta Humala sintonizara con esta tendencia, y el nombramiento de Miguel Caillaux como ministro de Agricultura se entendió como una buena señal. Hoy, sin embargo, el discurso del ministro Caillaux es errático y nuevamente pone sobre el tapete el reglamento para la introducción al país de estos productos, cuando se esperaba ya la puesta en vigor de una moratoria por diez años.

A más de eso, el viceministro de Agricultura, Juan Rheineck Piccardo, ha anunciado que la próxima semana se publicará el decreto supremo (DS) que reemplazará al DS-003-2011, que permite el ingreso de las semillas transgénicas e incorpora ‘mejoras’ en las medidas de control para el ingreso, “pero no se ha contemplado que tenga plazos moratorios o de prohibición en su contenido”. Hay que recordar que a través del DS-003 –dado en abril pasado, durante el gobierno anterior, cuando el titular de Agricultura era el ingeniero Rafael Quevedo– se promulgó el reglamento que permitía el ingreso de semillas transgénicas. Un mes después Quevedo puso su cargo a disposición por supuestas irregularidades en el documento, mientras que informes periodísticos indicaban que habría favorecido su negocio de importación de maíz para la industria avícola.

El Gobierno y el Congreso deberían poner atención al creciente mercado global de productos orgánicos (a un ritmo mayor a los 5.000 millones anuales) y al interés que suscita en ese sector la variedad de alimentos peruanos.

La tercera edición de la feria Expoalimentaria en Lima ha sido una demostración de que nuestro país debe optar por la moratoria de transgénicos. Así lo subrayaron también los organizadores y expertos internacionales que participaron en Mistura, quienes hicieron un llamado para defender la biodiversidad nacional, fundamental para el desarrollo de una gastronomía peruana, basada en lo orgánico y en la variedad de especies comestibles.

A la Expoalimentaria llegaron más de 1.800 compradores internacionales. Crece, pues, el interés de los grandes conglomerados comerciales por granos andinos y productos locales, y los productores peruanos pueden colocar sus cultivos milenarios.

Es una falacia que los transgénicos permitan la seguridad alimentaria con el monocultivo y la agricultura de gran escala. La verdadera solución para el hambre, la pobreza y el desempleo, en el Perú, está precisamente en su riqueza biológica y en los productos orgánicos.

¿Qué espera el Gobierno para promover las leyes y acciones necesarias que pongan punto final a los intentos de grandes lobbies por ingresar semillas transgénicas? ¿Dónde quedó el compromiso de los ministros del Ambiente, Ricardo Giesecke, y de Agricultura, Miguel Caillaux, con la moratoria? Al final de su gobierno, Alan García observó inesperadamente la ley de moratoria aprobada por el pasado Congreso. Y no se hicieron esperar los comentarios, pues no se pueden soslayar los muy poderosos intereses detrás de los transgénicos.

La mayor preocupación de los agricultores y consumidores sobre estos productos genéticamente modificados es que, aún en proyectos experimentales, el polen de tales cultivos podría contaminar diversas especies de flora silvestre y domesticada, en un país como el Perú cuya ventaja comparativa es justamente convertirse en despensa orgánica del planeta, en un centro de agricultura altamente diversificada. Existe ya un mercado mundial que reconoce la calidad y bondad de nuestros productos.

Lo que queda por hacer, luego de confirmar la moratoria, es poner en marcha una maquinaria estatal-privada que apoye e integre a los campesinos de la costa, sierra y selva en la cadena productiva. No se trata solo de cuidar el cumplimiento de altos estándares de calidad y productividad, sino de promover técnicas y ‘expertise’ que garanticen volúmenes de producción que satisfagan al mercado global.

Estamos ad portas de echar a andar un círculo virtuoso que, a partir de la justa protección de nuestra riqueza y biodiversidad, pueda asegurar no solo el incremento de las exportaciones de productos orgánicos y del empleo rural, sino, a la vez, reducir notablemente los niveles de desnutrición, hambre y pobreza. No desperdiciemos esta inmejorable oportunidad.
__________________________
PERU 21 SETIEMBRE 27, 2011

Doce regiones libres de transgénicos

El último departamento en sumarse fue Áncash. En tanto, Apurímac e Ica también estarían en ese camino que busca proteger su biodiversidad.

Doce de los 24 departamentos del Perú fueron declarados libres de transgénicos por sus respectivos gobiernos regionales, con el fin de proteger el patrimonio biológico, genético y cultural.

El último en ser declarado fue Áncash, cuyo gobierno regional, a través de la Ordenanza Regional N° 008-2011, determinó zona libre de cultivos transgénicos y productos contaminados.

En los últimos tres años fueron declarados libres de transgénicos Loreto, Lambayeque, Puno, Junín, Cajamarca, Lima, Tacna, Huánuco, Cusco, Ayacucho y San Martín, informó Semana Económica. Apurímac e Ica también estarían en ese camino.

Las regiones dieron estas medidas pese a que el gobierno anterior, a través del D.S. Nº 003, aprobara el Reglamento Interno Sectorial sobre Seguridad de la Biotecnología, que norma las actividades con Organismos Vivos Modificados (OVM) agropecuarios, forestales y sus productos derivados.
____________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 7, 2011

Rechazo a los transgénicos fue celebrado con una "Berenjenada" en la India

El tradicional plato pesó más de 300 kilos y según el libro de los récords Guinness de la India es el más grande del planeta

(Foto: Procsilas Moscas / Flickr)
Durante horas, una treintena de cocineros junto a grupos ecologistas se reunieron en un conocido mercado de Nueva Delhi, India, para preparar la más grande “Berenjenada” orgánica del planeta, ello con la finalidad de concientizar a las autoridades y evitar el uso de los transgénicos.

Según el Libro Limca de los Récords, el Guinness indio, la “Baingan Bharta” pesó 342,5 kilogramos. La comisión organizadora Alianza de la Comida Segura sirvió a los asistentes el tradicional plato indio elaborado con la verdura morada.

Esta medida busca que el proyecto de Ley, que pretende crear una Autoridad Reguladora de la Biotecnología de la India (BRAI), no se aprobado pues sus detractores aseguran que eso sólo consolidaría la autorización de cultivos transgénicos.

“Esta es una celebración de la resistencia contra los cultivos transgénicos. Desafortunadamente, el Gobierno se está poniendo del lado de las compañías”, sostuvo Rajesh Krishnan, miembro de Greenpeace especializado en agricultura sostenible, para EFE.

Datos
En el 2008, la Autoridad Nacional India de Biodiversidad dio permiso para el cultivo de berenjenas transgénicas, pero meses más tarde el Ministerio de Medioambiente congeló la aprobación de la venta del producto debido a la ausencia de un consenso sobre sus efectos.

Un estudio de la ONG ambientalista Greenpeace indicó que la berenjena es el segundo vegetal de mayor consumo en la India y una importante fuente de sustento de pequeños agricultores.
__________________________
EL COMERCIO AGOSTO 2, 2011

Ministro de Agricultura apoya moratoria al ingreso de transgénicos

Miguel Caillaux dijo que su despacho no presentará ningún proyecto de ley sobre el tema, pero respaldará iniciativas que se presenten al Congreso

El ministro de Agricultura, Miguel Caillaux, indicó que está a favor de aplicar una moratoria al ingreso de transgénicos al Perú, y dijo que su despacho no presentará ningún proyecto de ley sobre el tema, pero que respaldará las iniciativas que se presenten al Congreso.

“La posición del ministerio es muy clara y estamos a favor de la moratoria, pero no somos los que vamos a decidir, eso se va a resolver en el Congreso de la República, pero estamos en la posición de que se dé la moratoria”, dijo en declaraciones reproducidas por la agencia Andina.

El titular de la cartera de Agricultura sostuvo también que otra alternativa es que se declare al Perú un país libre de organismos vivos modificados, aunque para tomar esa decisión se deben tener en cuenta los tratados y acuerdos comerciales firmados con anterioridad.

“Declarar al Perú como país libre de transgénicos probablemente tendría un valor que ayudará en determinados aspectos, como la promoción de la gastronomía”, manifestó.
_____________________________

EL COMERCIO JULIO 10, 2011

Los transgénicos sobre la mesa, gracias a Alan García

Ingreso de cultivos transgénicos amenaza biodiversidad y agro. Hay un claro interés en beneficiar a las empresas multinacionales

Papas nativas en riesgo por la entrada eventual de transgénicos (Archivo El Comercio).
POR: PATRICIA MAJLUF, PHD

En las postrimerías de su mandato, el presidente Alan García ha decidido mantener una amenaza contra el país, al haber observado la ley que establece una moratoria de diez años al ingreso de transgénicos –u organismos vivos modificados (OVM)– al Perú. Esto es motivo de grave preocupación, pues sabemos que los transgénicos son una amenaza para la excepcional diversidad biológica que nos enriquece. El Perú es uno de los pocos territorios en las Américas donde el cultivo de transgénicos aún no es permitido. Ante el agresivo crecimiento mundial de este tipo de cultivos, y a diferencia de lo que ocurre en todos los países vecinos, nuestro país destaca más bien como refugio de biodiversidad.

¿POR QUÉ PREOCUPARNOS?
Es evidente que la tecnología transgénica puede producir beneficios. A través de ella se ha logrado desarrollar medicamentos estratégicos, cultivos con mayor resistencia a la sequía y al frío, más nutritivos, etc. El problema, sin embargo, es el poco control que se tiene una vez que los organismos son liberados en los ecosistemas. El material transgénico, una vez en el campo, tarde o temprano se transferirá a otras especies vecinas y a los cultivos, a través del polen llevado por el viento o por insectos, con consecuencias de todo tipo.

Dado que la mayor parte de las semillas transgénicas posee resistencia a herbicidas, uno de los impactos más documentados es la rápida aparición de malezas también resistentes, por transferencia genética y por adaptación. Exterminar estas malezas resistentes requiere cada vez más tóxicos, con aumento de costos para los productores y riesgos para la salud de los consumidores. Así, los beneficios iniciales de los transgénicos son anulados.

Otro impacto peligrosísimo es la contaminación transgénica de cultivos orgánicos, lo que lleva a perder la certificación orgánica. Para el Perú, donde la agricultura orgánica y de productos nativos exportables es una oportunidad comercial para la cual tenemos extraordinarias ventajas comparativas, esa contaminación inevitable ocurrirá si se permite el cultivo de transgénicos en nuestro territorio. Eso es una amenaza mortal.

¿NECESITAMOS ESOS ORGANISMOS?
Se dice que por su mayor productividad, esta tecnología es estratégica para la seguridad alimentaria mundial. Sin embargo, el 81% de la producción transgénica es destinada a forraje para animales. De los 148 millones de hectáreas cultivadas con OVM en el mundo, solo una fracción es destinada directamente a la alimentación de poblaciones humanas. De esta fracción, la mitad es soya, cuyo cultivo a gran escala está generando impactos gravísimos a hábitats críticos por su biodiversidad. Solo en el Brasil, desde 1995, la expansión de los campos de soya transgénica deforesta anualmente un promedio de 320.000 hectáreas de la Amazonía. Procesos similares de deforestación se vienen dando en Uruguay y Paraguay por el mismo motivo.

Los cultivos transgénicos dominantes son más apropiados para grandes extensiones de terreno y no para la pequeña agricultura prevalente en el Perú. Aquí la agricultura a gran escala solo es posible en la costa, donde el agua es un severo limitante, o implicaría deforestar nuestra Amazonía. En los Andes es mucho más apropiada la agroecología, que no solo potencia la tradición precolombina de aprovechar la diversidad de pisos ecológicos, sino que aumenta significativamente la productividad de la tierra, contribuye a mejorar la nutrición, reducir la pobreza y ofrece elementos de adaptación al cambio climático.

LA NECESARIA MORATORIA
La justificación del Poder Ejecutivo para observar la ley de moratoria que impedía por diez años el ingreso de transgénicos está llena de inexactitudes y genera temores infundados.

El Gobierno argumenta que la moratoria podría afectar el comercio con nuestros vecinos del Mercosur, de quienes importamos maíz y soya transgénicos para la producción de alimentos básicos como pollos, lácteos y aceites. También aduce que obstaculizaría la investigación en biotecnología y que impediría la importación de medicamentos obtenidos a través de ella, poniendo en riesgo a los pacientes que requieren de estos medicamentos. Nada más inexacto.

La moratoria solo impedía el ingreso de transgénicos “con fines de cultivo o crianza”, permitiéndose el ingreso a aquellos destinados para la investigación o para la producción de fármacos para los que no existen alternativas no transgénicas. Por eso, el comercio de transgénicos sin fines reproductivos no se vería afectado, la investigación en recintos controlados podría darse y los fármacos obtenidos con biotecnología podrían seguir siendo importados.

Dice la observación que bastarán cinco años para establecer los mecanismos necesarios para minimizar la introducción de genes nuevos a especies nativas y para controlar los riesgos de la introducción del cultivo de transgénicos en el territorio nacional. Pero se promete lo imposible. Dadas nuestras nefastas experiencias con la capacidad del Estado para controlar, supervisar y vigilar las industrias extractivas, cuyos impactos son mucho más visibles y predecibles que la contaminación a nivel genético, ni en cinco ni en diez años podremos controlar efectivamente los impactos de la introducción del cultivo de transgénicos sobre nuestra excepcional riqueza natural y agraria. Los productos transgénicos están desde hace años en nuestro país, comercializados sin identificación alguna que informe a los consumidores. La moratoria en ninguna forma afectaba este negocio. La observación del Poder Ejecutivo denota un claro interés en un modelo que solo beneficiará a los comercializadores de semillas, a los productores de pollos y –desde luego– al puñado de empresas multinacionales que producen semillas transgénicas.

(*) Directora del Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Peruana Cayetano Heredia
_________________________

EL COMERCIO JULIO 6, 2011

Ejecutivo no aprobó moratoria de 10 años para ingreso de transgénicos

El ministro de Agricultura, Jorge Villasante, afirmó que solo bastarían cinco años para minimizar riesgo de introducción de genes nuevos a especies nativas

(Fotos: Archivo El Comercio)
El ministro de Agricultura, Jorge Villasante, informó que el Ejecutivo observó hoy la autógrafa de ley que declara una moratoria al ingreso de los Organismos Vivos Modificados (OVM), conocidos como transgénicos, por un periodo de 10 años.

En diálogo con la agencia Andina, indicó que el documento que observa la referida norma fue ingresado al Parlamento.

“Bastaría solo cinco años para establecer redes de filtración que minimicen el riesgo de introducir genes nuevos a especies emparentadas con plantas nativas o con posibilidades de flujo de genes”, señaló Villasante.

El titular de Agricultura, además, dijo que la autógrafa de Ley adolece de serias deficiencias que generarán vacíos en una serie de actividades relacionadas con la biotecnología moderna y transgénicos.

“La moratoria imposibilitaría el ingreso y la comercialización de medicinas obtenidas con biotecnología y pondría en riesgo el acceso a las mismas por numerosos pacientes con enfermedades tratadas de manera eficaz con estos medicamentos”, dijo.

“NUEVO CONGRESO DEBE INSISTIR CON MORATORIA”
Por su parte, el presidente de la Comisión Agraria del Congreso, Aníbal Huerta Díaz, sostuvo que corresponderá al nuevo Parlamento insistir en la norma observada por el Ejecutivo referida a la moratoria de 10 años para el ingreso al país de transgénicos.

“Si ese tema retorna a Comisión Agraria, aunque ya no estamos en condiciones de sesionar en la Comisión, será el próximo Congreso el que decida insistir en la moratoria”, declaró.

El legislador refirió que la decisión del Ejecutivo de observar la norma era “previsible”, porque sus representantes habían adelantado no estaban de acuerdo con la moratoria.
_________________________
EL COMERCIO JUNIO 9, 2011

(Editorial) Gobierno debe promulgar moratoria de transgénicos

El presidente Alan García debe actuar con responsabilidad y valorar que el Estado Peruano no puede boicotearse, en perjuicio de su riqueza biodiversa…

Finalmente prevaleció la razón. El Congreso de la República acaba de aprobar el proyecto de ley que establece una moratoria que impedirá, por diez años, el ingreso al país de cultivos transgénicos.

Lo que corresponde ahora es que el Ejecutivo promulgue el mencionado proyecto cuanto antes, para responder al clamor ciudadano que en un 79% rechaza el ingreso de las semillas transgénicas, precisamente en un país que además es centro de origen de una amplia biodiversidad.

Aprobado el proyecto, el segundo paso es iniciar un amplio debate sobre las previsiones que deberá asumir el Perú frente a los llamados organismos genéticamente modificados y sus efectos contaminantes. Recordemos que siguiendo el ejemplo de naciones desarrolladas, el país rechazó tajantemente esos bienes y más bien dio pasos agigantados en la certificación de sus productos originales, un campo que se vería seriamente afectado por una política que promueva indiscriminadamente el uso de transgénicos.

Hay que señalar que desde el mes de abril, cuando el Ministerio de Agricultura promulgó sorpresivamente el nefasto Decreto Supremo 003-201 –que abrió las puertas a la entrada de los transgénicos–, el Congreso se mantuvo en una preocupante inacción y compás de espera frente a esa terrible amenaza.

Ni siquiera las protestas que se originaron en diversos puntos del país, luego de que varias regiones se declararon territorios libres de transgénicos, motivaron una respuesta del Parlamento.

Es más, en una verdadera corriente de opinión que nuestro Diario ha defendido, agricultores orgánicos, un sector de médicos, ingenieros agrícolas, exportadores y hasta chefs, expresaron su protesta contra la liberación de transgénicos en nuestro país. Sin embargo, nada se ha hecho para, por lo menos, etiquetar aquellos productos alimenticios que cuentan con transgénicos entre sus ingredientes. Salvo algunas iniciativas de la sociedad civil, a la fecha no hay estudios concluyentes sobre la inocuidad de estas semillas y alimentos para el entorno y la salud humana.

Ahora que el Congreso aprobó la moratoria, el Gobierno debe definir con transparencia si quiere cautelar la inigualable riqueza natural y orgánica de nuestros cultivos biodiversos o imponer los cultivos modificados, con todos los perjuicios que ello conlleva.

La tendencia es que los primeros están creciendo, mientras los segundos han empezado a contraerse. Por eso, antes de abandonar el poder, el presidente Alan García debe actuar con responsabilidad y valorar que el Estado Peruano no puede boicotearse, en perjuicio de su riqueza biodiversa y única.

Por lo pronto, es positivo que el proyecto aprobado por el Congreso fije como autoridad competente en este tema al Ministerio del Ambiente y no al Ministerio de Economía, como ha venido sucediendo. Igualmente, es importante que se cree un grupo de expertos para evaluar y prevenir los riesgos que tarde o temprano entrañarán los transgénicos en nuestro país, y que se incida en las bondades y aplicaciones de nuestros cultivos orgánicos, que cada vez encuentran más mercados.
______________________
EL COMERCIO JUNIO 8, 2011

El Congreso aprobó moratoria por 10 años a los cultivos transgénicos

La prohibición no se aplicará a la importación de alimentos. Además, se derogó el polémico decreto supremo 003

Bajo el argumento de prevenir alguna afectación a nuestra biodiversidad, el cultivo de semillas transgénicas en territorio peruano estará prohibido por un lapso de 10 años, según el proyecto de ley que se aprobó por mayoría en el pleno del Congreso.

La última propuesta que presentara por la tarde la Comisión de Pueblos Andinos, presidida por el legislador Washington Zeballos, redujo sus expectativas de establecer una moratoria por 15 años. Un grupo de parlamentarios, encabezados por la célula aprista, también planteó un plazo de cinco años, pero la propuesta fue rechazada.

El texto final contempló que la prohibición sea solo para los cultivos y no para la importación de alimentos transgénicos. También fijó como autoridad competente del tema al Ministerio del Ambiente y dispuso la creación de una comisión técnica de evaluación y prevención de riesgos de uso de transgénicos, la que en dos años deberá emitir un informe sobre el tema.

Además se procederá a derogar el polémico decreto supremo 003, que reglamentó la ley de bioseguridad y que permite el ingreso actual de los cultivos transgénicos, el cual fuera emitido por el Ministerio de Agricultura.

SE ESPERA PROMULGACIÓN
El legislador Washington Zeballos estimó que lo aprobado en el tema de transgénicos será promulgado por el Ejecutivo. Resaltó que los legisladores apristas votaron a favor de la moratoria, aunque no coincidieron en los plazos.

La propuesta excluye de la moratoria la investigación y el uso en fármacos. El Ministerio del Ambiente establecerá el ordenamiento territorial ambiental.
_________________________
EL COMERRCIO MAYO 21, 2011

Comemos transgénicos sin saberlo

En las tiendas podemos adquirir pan elaborado con trigo transgénico o leche de soya de similar procedencia. Urge el etiquetado de polémicos alimentos

JUAN CARLOS CUADROS GUEDES

Por más de una década se debate, en diversos foros nacionales e internacionales, si la producción y el consumo de alimentos sometidos a ingeniería genética, llamados también transgénicos, implican un riesgo para los consumidores. Una discusión que, si bien lleva ya algunos años en Europa y Estados Unidos, en el Perú recién empieza a calentarse, y, sin duda, tiene para varios años más.

Pero lo que no está en discusión, y así lo expresa el artículo 37 del Código de Protección y Defensa del Consumidor, promulgado el año pasado, es el derecho a la información y a la necesidad de los consumidores de saber si los alimentos que ingieren contienen organismos genéticamente modificados.

La tercera disposición complementaria final del citado código regula precisamente la promulgación de un reglamento de etiquetado de productos transgénicos, que debió entrar en vigencia en abril pasado.

Inexplicablemente, la publicación de este documento ha sufrido un retraso del que nadie quiere hablar, ni siquiera el grupo multisectorial encargado de su elaboración, integrado por representantes del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y Ministerio de Justicia.

El documento está en la Presidencia del Consejo de Ministros, pero, al parecer, existirían ciertas posiciones para que oficialmente este no sea aprobado. Más bien se pretendería conceder a los proveedores de alimentos que incorporan organismos genéticamente modificados (OGM) en sus productos, un plazo adicional de un año calendario para cumplir lo dispuesto por el código de consumo.

Al respecto, el congresista Yonhy Lescano se mostró preocupado y aseguró que si la próxima semana el reglamento no es publicado en “El Peruano”, solicitará la presencia en el Congreso de la presidenta del Consejo de Ministros, Rosario Fernández.

POSICIONES
Sobre el particular, la directora de la Red Peruana de Alimentación y Nutrición (R-PAN), Faviola Jiménez Ramos, señaló que el debate sobre los transgénicos debería centrarse en cómo estos afectan la vida y la salud de los consumidores, “sobre todo, porque una modificación genética puede provocar una recombinación de virus y bacterias que puede dar origen a nuevas enfermedades, la transferencia de la resistencia a antibióticos, la generación de alergias y un mayor nivel de residuos tóxicos en los alimentos de consumo humano”, dijo.

“Los consumidores deben tener claro que la única manera de saber si un alimento tiene componentes transgénicos es que el producto lo declare en su etiqueta. Independientemente de las consideraciones políticas, económicas o de otra índole, el derecho a la información debe ser defendido y ejercido como un principio primordial”, puntualizó.

El debate hoy está polarizado, por lo cual es importante que se publique el reglamento del artículo 37 del código de consumo para mayor tranquilidad.

INFORMACIÓN CORRECTA
¿Cuándo deberían etiquetarse estos productos alterados? Cuando los transgénicos superen el 0,9% de los ingredientes del alimento, incluidos los aditivos. Por ejemplo, en la lista de ingredientes debería incluirse la leyenda “modificado genéticamente” a continuación del ingrediente.

¿Qué alimentos deberían ser etiquetados como transgénicos? El aceite de maíz, galletas, mantequilla, carne y leche de soya, fécula de maíz, hojuelas de maíz, embutidos, polenta, fideos, arroz, tomate, trigo, cacao, cítricos, papa.

EFECTOS EN LA SALUD
Aún se estudia si el consumo de productos transgénicos puede resultar tóxico para el ser humano. No hay evidencias científicas, tan solo se han reportado algunos casos de reacciones alérgicas y trastornos gastrointestinales que son analizados por la Organización Panamericana de la Salud.

Los sitios comunes de reacciones alérgicas por consumo de alimentos son la boca (tumefacción de los labios o la lengua. Se pican los labios), vías respiratorias (problemas de respiración), aparato digestivo (dolor de estómago, vómitos, diarrea), piel (erupción cutánea).

Cabe mencionar que las técnicas de biotecnología utilizan genes resistentes a los antibióticos. Consumir alimentos modificados genéticamente con estas características podría ocasionar que la resistencia pase a microorganismos del intestino humano, lo cual reduce la eficacia de los antibióticos en los seres humanos.

* Minag separa a polémico asesor pro transgénicos
El titular de Agricultura firmó la resolución de cese del biólogo Alexander Grobman

MARIENELLA ORTIZ

Como respuesta a las duras críticas sobre aparentes intereses particulares para la publicación de la norma que abre las puertas a las semillas transgénicas, el nuevo titular de Agricultura, Jorge Villasante, firmó la resolución de cese de los servicios que prestaba el polémico asesor Alexander Grobman.

Como este Diario lo difundió, el mencionado ahora ex asesor de la alta dirección del Minag es propietario de empresas comercializadoras de semillas y presidente de una ONG promotora de la biotecnología moderna de nombre Biotec.

Los críticos consideraron que no podía representar los intereses del Estado y a la vez del sector privado en un tema que ha levantado suspicacias respecto de intereses de grandes multinacionales que quieren introducir sus semillas transgénicas en un país de gran biodiversidad.

Tanto congresistas de las comisiones agrarias y de pueblos andinos, agricultores e incluso el chef Gastón Acurio cuestionaron esa situación en las últimas semanas.

Este biólogo llegó al despacho del Minag de la mano del anterior titular del sector, Rafael Quevedo, quien tuvo una cerrada defensa en favor de este personaje al indicar que se trataba de un reconocido experto en estos temas.

Cuando el ahora ministro de Economía y Finanzas, Ismael Benavides, fue titular de Agricultura también lo contrató como asesor en temas de biotecnología. Igualmente fue separado del cargo, luego de declaraciones ofensivas contra el ministro del Ambiente, Antonio Brack, en relación al ingreso de los transgénicos.

Fuentes del Gobierno comentaron que Benavides insistió en los últimos días a Villasante de que mantuviera en el cargo a este biólogo. Sin embargo, el nuevo ministro optó por separarlo para que no se enturbie la nueva etapa de diálogo que se inicia con la formación de una comisión multisectorial para revisar el reglamento que abre las puertas a los transgénicos.

Sobre este tema, el vicepresidente de la Convención Nacional Agraria (Conveagro), Jorge Prado, sostuvo que esta es una señal importante por parte del Minag y su nuevo titular, que demuestra que ahora no solo se escuchará a una parte de los actores.

“Me parece importante que el Minag comience a cortar con ese círculo (pro transgénicos), aunque ahora habrá que estar vigilantes a la influencia desde el MEF en este tema”, sostuvo.

Cabe indicar que otros funcionarios como César Paredes (jefe del INIA) y Dow Seiner (jefe del gabinete de asesores del Minag) también han sido cuestionados por razones similares.
___________________________
LA REPUBLICA MAYO 20, 2011

Transgénicos: no ha muerto el perro del hortelano
Por Humberto Campodónico

El debate sobre la libre importación de las semillas de los productos transgénicos apareció en escena como una confrontación entre, de un lado, sectores gubernamentales que querían su aprobación inmediata y, de otro, sectores de la población que querían evitar que ingresen al país los Organismos Vivos Modificados (OVM) genéticamente debido al daño que podrían causar.

Poco a poco, sin embargo, el debate ha adquirido dimensiones y visiones de fondo, que tienen que ver con los patrones gubernamentales de comportamiento, estilos de crecimiento y modelos de desarrollo.

Queda claro para todos que el gobierno promulgó el 14 de abril el DS-003-2011-AG, sin consulta alguna, sobre todo para favorecer a intereses particulares, de los cuales formaba parte el propio Ministro de Agricultura, como accionista de El Rocío SA, que utiliza soya y maíz transgénicos.

La cuestión es que existe un fuerte debate internacional. Según la Organización Mundial de la Salud, “los alimentos modificados genéticamente (transgénicos) disponibles en el mercado internacional han pasado las evaluaciones de riesgo y no presentarían riesgos para la salud humana” (Otra Mirada, 05/05/2011).

Advierten, sin embargo, sobre “los efectos de un desplazamiento de genes de vegetales genéticamente modificados que se pasarían a los cultivos silvestres, esto es, la capacidad de dichos genes para dispersarse sin control sobre la producción orgánica, pues cada suelo y ambiente es distinto” (ídem).

En otras palabras, lo que nos está diciendo la OMS es que las semillas transgénicas (no los alimentos importados –y que usan OVM– como los Corn Flakes, los cereales Heinz para bebés y hasta la leche instantánea Nestlé Carnation) pueden contagiar a las semillas locales y, de esa manera, afectar las semillas autóctonas y atentar contra la biodiversidad.

Esos efectos pueden no manifestarse en el corto plazo sino después de muchos años, por lo cual es correcto plantear una moratoria. Además, debe tenerse muy en cuenta que la conciencia ecológica mundial rechaza los productos elaborados con OVM, lo que afectaría los productos agrícolas peruanos que los utilizaran.

Aquí viene el tema de fondo. ¿Por qué tipo de país apostamos? Si queremos uno que malogre su biodiversidad y la calidad de sus productos autóctonos, entonces aceptemos sin chistar el DS-013-AG. Pero si queremos un país que, entre otros objetivos, postule claramente a liderar la gastronomía de América Latina, entonces pongamos en marcha políticas de Estado que nos lleven hacia esa meta.

Cada país debe saber qué quiere en el largo plazo, como Costa Rica. Hace 15 años apostaron por atraer –no cualquier inversión extranjera– sino la de tecnología de punta. Resultado: hoy están allí Intel, Hewlett Packard, Baxter, Boston Scientific, IBM, Emerson y Allergan, con exportaciones que superan los US$ 5,000 millones. Además, apostaron por el turismo ecológico y en el 2009 tuvieron 2 millones de turistas, lo mismo que el Perú con Machu Picchu y todo. Finalmente, Costa Rica, en el 2010, ha rechazado la minería de tajo abierto, por contaminante.

Pero aquí sigue vigente la “teoría” del perro del hortelano. Que venga la inversión cuando y donde quiera. No hay problema en que la minería y el petróleo entren adonde les da la gana (incluidas las comunidades indígenas) porque ellos sí saben qué hacer y los demás no, incluido traer semillas transgénicas para que ganen la plata que no pueden ganar nuestros agricultores con su papa, su camu camu, su cebolla y su limón. ¿Para qué consultarles y/o llevar un debate alturado, si ellos son los perros del hortelano?

Hagámoslo todo en secreto y a toda velocidad. Ese es su lema. Solo cuando crece la protesta es que retroceden, a regañadientes, como ahora, proponiendo una “comisión amplia” y una moratoria de 5 años. Veremos.
_________________________
EL COMERCIO MAYO 15, 2011

(Editorial) Por moratoria contra los transgénicos

Ya son varias las regiones que se han declarado territorio libre de transgénicos. Esto ante la insistencia del Ejecutivo y del Congreso de la República de dar pase al cultivo de semillas genéticamente modificadas –o transgénicas–, que podrían terminar contaminando nuestros recursos naturales y cultivos nativos, así como ingresar en la cadena alimenticia sin que se nos advierta.

Diversos sectores se vienen pronunciando contra lo que, a todas luces, es un simple negociado de transnacionales químicas y farmacéuticas, cuyos tentáculos llegan a las más altas esferas del poder.

Las autoridades correspondientes –ya de salida– no pueden imponer este riesgo a la biodiversidad del Perú y menos hacer oídos sordos al clamor de una amplia mayoría que rechaza los alimentos transgénicos.

La más reciente encuesta de Ipsos Apoyo en Lima, elaborada para El Comercio, revela que 79% de los entrevistados que conocen del tema rechazan el ingreso de semillas transgénicas al país.

Asimismo, gremios de agricultores orgánicos, un sector de médicos, ingenieros agrícolas, exportadores y hasta chefs han expresado su protesta contra la liberación de transgénicos en nuestro territorio y vienen solicitando el etiquetado de los productos alimenticios que cuentan con transgénicos entre sus ingredientes. A la fecha no hay estudios concluyentes sobre la inocuidad de estas semillas y alimentos para el entorno y la salud humana.

Para el influyente cocinero Gastón Acurio el ingreso de transgénicos pone en riesgo nuestro potencial de desarrollar una agricultura ‘boutique’, altamente diversificada y con el añadido de su pureza. Sabido es que el mercado de productos orgánicos está creciendo y que más bien el de los transgénicos ha empezado a contraerse.

Entre los argumentos contra estas semillas de laboratorio figuran tanto el impacto negativo sobre la marca Perú cuanto la postulación de la cocina peruana como patrimonio cultural de la humanidad, dado que el expediente enviado a la Unesco enfatiza que la biodiversidad es el móvil de una gastronomía única.

La opinión mayoritaria le resta legitimidad a quienes a través de lobbies y presiones pretenden introducir normas que abren indiscriminadamente las puertas a los transgénicos. Ello sin detenerse a pensar en las consecuencias para la alimentación y la salud, el creciente nicho de la gastronomía y la riqueza genética y de germoplasma nativo.

Como bien ha señalado Acurio, “los congresistas tienen que asumir una responsabilidad histórica, porque si no la historia les pasará la factura”. No se trata de una postura caprichosa, sino de un enfoque que debe llevar a evaluar las enormes posibilidades y beneficios que podemos lograr con la agricultura orgánica, convertida ya en un filón importante para las zonas rurales. Papas nativas, mangos, paltas y café orgánicos son altamente apreciados en el mercado internacional y han recibido varios galardones.

No hay, entonces, lugar para desvíos legalistas. Es momento de analizar objetivamente el reglamento de los cultivos transgénicos, redactado confusamente y abierto a interpretaciones antojadizas. También de escuchar a quienes piden una moratoria de cinco o diez años hasta que se conozca la real problemática que puede desencadenar este tipo de cultivos en un territorio como el nuestro y las posibles enfermedades y alergias asociadas a su consumo.

Las autoridades nacionales no pueden esperar que cada región se declare libre de transgénicos, sino que deben dejar sentadas las bases para una eventual y muy razonable moratoria y eventualmente declarar al Perú como territorio libre de transgénicos, que es lo que la mayoría de la población demanda.
________________________

EL COMERCIO MAYO 10, 2011

Restaurantes le dicen no a las semillas transgénicas

Asociación Peruana de Gastronomía teme contaminación. Alcaldía de Lima elabora ordenanza contra el ingreso de estos cultivos

La Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) demandó públicamente que el Poder Ejecutivo deje sin efecto el reglamento que permite el cultivo de semillas transgénicas en nuestro territorio.

“Existe un peligro de contaminación de las áreas de cultivo de productos emblemáticos del Perú. El polen transgénico puede ser llevado por el viento o transportado por insectos hasta esas plantaciones que se han mantenido por siglos libres de transgénicos. Por ceder a la presión de un reducido número de empresas se amenaza al resto de cultivos”, señaló.

Adelantó que en la próxima edición de Mistura, del 9 al 18 de setiembre, se dará énfasis a los alimentos nativos, ingredientes vitales de nuestra gastronomía, que se pondrían en peligro.

En tanto, un grupo de productores agrícolas del Parque de la Papa de Cusco lavó en la Plaza de Armas de Lima papas nativas y banderas junto con la alcaldesa capitalina, Susana Villarán. La representante edil comentó que la Comisión de Medio Ambiente del concejo limeño elabora el proyecto de ordenanza para declarar a Lima Metropolitana libre de transgénicos.

Luego los productores agrícolas llegaron al Parlamento para demandar la aprobación del proyecto que plantea una moratoria al ingreso de los transgénicos por 15 años. Al respecto, el vicepresidente de Conveagro, Jorge Prado, comentó que recibió información de la Comisión Agraria respecto de que el tema se vería en el próximo pleno.
_________________________
EL COMERCIO MAYO 8, 2011

Cultivo de transgénicos podría empezar en menos de un año

Productores, expertos y consumidores demandan moratoria de estos cultivos. Minag dice que tiene capacidad técnica para evaluarlos; otros, dudan

MARIANELLA ORTIZ RAMÍREZ

Frente a la polémica surgida por la publicación del reglamento que abre las puertas a los cultivos transgénicos, el ministro de Agricultura, Rafael Quevedo, afirmó que el ingreso no será inmediato y que pasarán dos o tres años hasta que se liberen estos cultivos en los campos del país. Sin embargo, el mismo reglamento contradice esas afirmaciones.

La bióloga Antonietta Gutiérrez señaló que la mencionada normativa es más laxa para el caso de las semillas de uso industrial, en especial del maíz amarillo duro. El ministro señaló que para liberar un evento transgénico sería necesario que primero pase por una investigación rigurosa en un sistema de confinamiento y luego por planes pilotos antes de liberarse en el campo.

Al respecto, Gutiérrez afirmó que las semillas ya comercializadas en otras partes del mundo no necesitan mayor investigación y esperarán máximo 270 días para que el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) otorgue la autorización, según lo estipula el propio reglamento.

MÁS TIEMPO
Por ello, la bióloga reiteró que es necesaria una moratoria de algunos años para retardar el ingreso de estos cultivos a fin de mejorar las capacidades técnicas y de personal del INIA. Cuestionó también el número de expertos en bioseguridad que existen en esa institución. “Solo habría tres que han recibido capacitaciones en este tema”, dijo.

Además Juan Ramón Vega, coordinador del programa de incidencia del Consorcio Agroecológico del Perú, hizo hincapié en los supuestos intereses particulares de funcionarios del Minag. Explicó que en otros países, donde se impulsó el ingreso de transgénicos, fue común ubicar asesores en ministerios claves con la “dicotomía de representantes públicos y de intereses empresariales”.

Quevedo ha defendido el profesionalismo de sus asesores y del personal del INIA. Sin embargo, el propio ministro del Ambiente, Antonio Brack, opina que falta desarrollar las capacidades para un monitoreo y fiscalización eficaz que eviten un impacto de estos cultivos en nuestra rica biodiversidad.

MAPA DE LA AGRODIVERSIDAD
Otras razones para defender la moratoria fueron dadas por el presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios, Crisólogo Cáceres. “No existe un mapa de la agrodiversidad del Perú donde figure la ubicación geográfica de los cultivos nativos o ecológicos, donde quede prohibido el ingreso de los transgénicos, para evitar cualquier contaminación genética”, advirtió.

Héctor Velásquez, director ejecutivo de la Red de Acción en Agricultura Alternativa (RAAA), acusa la falta de capacidad de monitoreo del INIA para los cultivos transgénicos que se liberen en nuestro territorio. “Hoy el presupuesto solo le sirve para pagar la planilla de sus empleados”, comentó.

Al respecto, el ministro Quevedo afirmó que se cuenta con un laboratorio especializado en detección de transgénicos, con la identificación de los nichos agroecológicos de las 55 razas nativas de maíz amarillo duro, así como con la especialización en monitoreo para la detección del ingreso de estos cultivos.

Desde que se dio la ley que permite el ingreso de transgénicos ha pasado una década, pero a la fecha no hubo ningún interés para prepararnos, consideró la bióloga Antonietta Gutiérrez.

El proyecto de ley que establece una moratoria de 15 años está pendiente de discusión en el pleno del Congreso. El Minag ha dejado claro que el reglamento no se derogará, así que el tema solo dará un giro si el Parlamento aprueba la moratoria.

PROTESTA
Lavado de papas nativas en bioferia
En la bioferia del parque El Reducto de Miraflores se realizó ayer un acto de protesta contra el ingreso de los cultivos transgénicos con el “lavado de las papas nativas y banderas” por parte de productores agrícolas.

Al menos cincuenta productores de la Asociación de Comunidades del Parque de la Papa del Cusco demandaron la derogatoria del decreto supremo, que abre las puertas del país a las semillas transgénicas.

También participó la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega).
_________________________

EL COMERCIO MAYO 5, 2011

Ministro del Ambiente resalta que transgénicos tienen efectos negativos

Antonio Brack reiteró postura a favor de moratoria al ingreso de los organismos vivos modificados. Para su par de Agricultura esta pone en peligro los acuerdos comerciales

MARIANELLA ORTIZ

“El Perú no está en condiciones técnicas para hacer seguimiento a los eventos transgénicos”, afirmó ayer el ministro del Ambiente, Antonio Brack, durante su presentación en la Comisión Agraria. Junto con él estaba su par de Agricultura, Rafael Quevedo, quien inmediatamente retrucó que el Perú cuenta con las capacidades humanas, tecnológicas y de infraestructura para garantizar el desarrollo seguro de la biotecnología en el país.

“Los organismos sectoriales competentes deberían implementarse [para la liberación de transgénicos], porque ¿dónde está el mapa con las variedades de maíz, papa, algodones nativos, que no podrán intervenirse con los otros cultivos?”, preguntó el ministro del Ambiente. Nuevamente Quevedo respondió que su portafolio cuenta con un laboratorio especializado en detección de transgénicos y también con personal altamente capacitado.

Ambos fueron convocados para hablar sobre el Decreto Supremo 003-2011-AG, que abre las puertas a los organismos vivos modificados (OVM), llamados transgénicos. Aunque afirmaron abiertamente que esa norma fue parte de un consenso, también quedó claro que existen más discrepancias que similitudes sobre el camino que debe tomar el país en este tema. Así lo demostró la discusión sobre los efectos de una moratoria a estos cultivos, propuesta que muy probablemente será puesta hoy a debate en el Congreso.

Para Brack, el Perú debería mantenerse en la senda de exportar productos libres de transgénicos, incluso con una mayor incidencia en los productos orgánicos. “Los OVM pueden socavar los logros en las exportaciones de los productos orgánicos. El Perú no es Argentina ni Brasil”, advirtió en relación con los extensos terrenos destinados al cultivo de commodities transgénicos, como el maíz y la soya. Consideró que el Perú es único por su condición de país megadiverso.

También afirmó que los transgénicos tienen sus efectos negativos, como ocurrió en Argentina, país reconocido por su carne y que ahora comenzó a importarla de Brasil porque un 30% de sus pampas ganaderas se destina a los cultivos de transgénicos.

PELIGRAN LOS TLC
Por el contrario, el titular de Agricultura consideró que una moratoria ponía en peligro los acuerdos comerciales y los puestos de trabajo, al no permitirse las importaciones de estos productos con componentes de OVM.

Quevedo también resaltó que la biotecnología moderna permitirá elevar la productividad de los cultivos locales, como en el caso del maíz, y así trabajar el tema de la seguridad alimentaria. “De acá al 2050 seremos 45 millones de peruanos”, comentó.

Brack fue crítico al señalar que el Perú no ha desarrollado investigaciones en biotecnología no transgénica para elevar la productividad agrícola del país. Sobre este punto, la legisladora Marisol Espinoza fue más allá y afirmó que es poco lo que ha hecho el Ministerio de Agricultura (Minag) en transferir tecnología al agro nacional, para mejorar el tema de seguridad alimentaria. “¿Cuántas patentes de nuevas variedades de semillas tiene el país logradas por el INIA? Solo una, que no fue iniciada por este gobierno”, sentenció.

Además señaló que si fuera cierta esa preocupación, no se darían desincentivos para la producción nacional, como ocurre con la rebaja continua de aranceles a los alimentos.

Brack resaltó que el Perú tiene dos caminos, uno fue el dado por el Ejecutivo de darle un marco legal al ingreso de los transgénicos. El segundo, el de la moratoria, está en la cancha del Parlamento.

La mayoría de miembros de la Comisión Agraria coincidió en apoyar la propuesta de moratoria de 15 años que está pendiente de debate en la sesión plenaria.

OPINA GASTÓN ACURIO
En su muro de Facebook, el chef Gastón Acurio resaltó que los dos candidatos presidenciales han expresado su voluntad 
de no permitir el ingreso de transgénicos. A su vez lanza la pregunta de si esos compromisos son confiables.

La Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) también ha expresado su rechazo al ingreso de los cultivos transgénicos y además forma parte de la coalición en contra del polémico Decreto Supremo 003.

Los gremios agrícolas, sin contar la asociación 
de maiceros, también 
han mostrado su gran descontento.
______________________________

EL COMERCIO MAYO 4, 2011

Agricultura y Ambiente discrepan sobre moratoria a ingreso de transgénicos

Ministro Quevedo se mostró en contra y advirtió posibles represalias comerciales. Brack la considera necesaria para poder “detectar” centros de diversidad agrícola

El titular de Agricultura, Rafael Quevedo, fue duramente cuestionado ayer en la Comisión de Pueblos Andinos del Congreso por contar con asesores técnicos que representan supuestos intereses privados en favor del ingreso de las semillas transgénicas a nuestro territorio. Él negó que exista algún interés comercial detrás de la publicación del reglamento que abre las puertas a estos cultivos.

Además, el titular del sector se mostró en contra del proyecto de ley que plantea una moratoria al ingreso de los transgénicos por 15 años. Según afirmó, esto podría traer represalias comerciales por parte de nuestros socios comerciales con los que hemos firmado acuerdos. También sostuvo que el que no se importen granos transgénicos, como ocurre hoy, generará problemas de abastecimiento y de precios en alimentos.

El parlamentario Washington Zeballos, presidente de la comisión, cuestionó que se plantee como un cataclismo el que no ingresen estos cultivos.

BRACK DISCREPA
En cambio, el ministro del Ambiente, Antonio Brack, sí justificó el retraso del ingreso de transgénicos para poder “detectar” los centros de diversidad de cultivos como el maíz, un trabajo que “falta hacer”.

“Perú y el Ministerio de Ambiente, como lo expuse dos veces en el Congreso, necesita una moratoria, tal como está la situación actual de la gestión de los recursos genéticos, especialmente la de los organismos vivos modificados genéticamente”, afirmó ayer tras el lanzamiento del documental “Perú hacia un camino verde”.

El proyecto de moratoria podría ser sometido a votación esta semana en el Congreso.

DEFIENDE A ASESORES
En la sesión de ayer la legisladora Rosario Sasieta le increpó al titular de Agricultura sobre la presencia del asesor Alex Grobman, quien a su vez preside los directorios de Semillas Penta S.A. y Productora Agrícola del Campo, y es titular de la Asociación Peruana para el Desarrollo de la Biotecnología (Perú-Biotec), como también fuera publicado por este Diario en su edición del pasado domingo.

Además, se hizo hincapié en que el jefe del gabinete de asesores, Dow Hers Seiner Kertman, mantiene su relación comercial con Agroindustrial Lanchas S.A. y Empacadora y Procesadora Huamaní S.A.C. Igualmente se llamó la atención respecto a que el propio Quevedo está directamente vinculado a la industria avícola, sector que demanda el cultivo de maíz amarillo duro transgénico en nuestro país.

El ministro resaltó que no es una novedad que proviene del sector privado. Sin embargo, resaltó que renunció a los cargos en las empresas Talsa y Rocío, luego de asumir el despacho ministerial.

De su asesor Grobman dijo que “es un hombre vinculado toda su vida a la producción de semillas” y que fundó el programa nacional de maíz de la Universidad Agraria. “Es un hombre científico que, como toda persona, ha tenido sus negocios, pero no relacionados con los transgénicos sino a las semillas en general”, señaló en declaraciones recogidas por El Comercio.
_________________________

EL COMERCIO ABRIL 26, 2011

Los transgénicos preocupan a los pequeños agricultores

Ministerio del Ambiente, gremios agrícolas y cocineros lo cuestionan. Sus defensores explican que más bien aumentarán la productividad

Foto: Archivo El Comercio
MARIENELLA ORTIZ

La publicación del reglamento que abre las puertas a los cultivos transgénicos ha despertado el temor de un posible impacto negativo en la pequeña agricultura, de acuerdo con los innumerables comunicados difundidos ayer por gremios de agricultores, sectores de la gastronomía, académicos, consumidores e incluso del Ministerio del Ambiente (Minam).

Esta última instancia pidió no olvidar que los organismos vivos modificados (OVM) –más conocidos como transgénicos– son propiedad de empresas que detentan patentes sobre ellos. “Esto no solo no favorece a nuestros pequeños agricultores, sino que les puede ocasionar una dependencia económica y tecnológica, que la mayor parte de ellos no está en la capacidad de afrontar”, advierte el Minam.

Héctor Velásquez, director ejecutivo de la Red de Acción en Agricultura Alternativa (RAAA), resaltó que esta tecnología resulta incompatible en nuestra realidad geográfica, de biodiversidad genética y de una agricultura familiar predominante. Mencionó que existen casos registrados en el mundo de contaminación genética de las variedades nativas de algunos cultivos, móvil que originó que sus productores terminaran pagando las regalías a las empresas transnacionales dueñas de las patentes.

No dudó en señalar que la contaminación se dará por una práctica cultural de los campesinos de recoger los frutos y utilizarlos como semillas.

Igualmente, la Junta Nacional de Usuarios de los Distritos de Riego del Perú considera en su comunicado que estas normas “encierran intereses empresariales y condenan a la pequeña y mediana agricultura a la debacle al obligar al campesino a convertirse en dependiente de esas semillas”.

Para Fernando Cillóniz, experto en temas agrícolas, esta hipótesis es tonta, porque nadie puede obligar a un agricultor a comprar semillas transgénicas. También puso en entredicho las supuestas denuncias de contaminación genética en Estados Unidos y Canadá, según consultas que realizó a la FAO.

Por el contrario, señaló que la agricultura transgénica aumentará la productividad de algunos cultivos, como el maíz amarillo duro, y que puede salvaguardarse algunas zonas territoriales a la agricultura orgánica, como ocurre en otras partes del mundo.

EXPLICACIÓN
A propósito de su participación en la elaboración del reglamento, el Minam, en su comunicado de ayer, manifestó que tendrán una participación en las decisiones, aunque no vinculantes, de los permisos de ingreso de los cultivos transgénicos como consecuencia de la legislación actual. De esta forma confirmó que llegaron a un consenso con Agricultura para publicar el documento que, según algunos sectores críticos, debió ser ventilado previamente a la sociedad civil, entre ellos los agricultores.

Velásquez, del RAAA, dijo que hubiera esperado una opinión más clara por parte del titular del Ambiente, Antonio Brack, sobre la necesidad de una moratoria al tema de los transgénicos, para fortalecer las instituciones a cargo de la fiscalización.

Durante los últimos meses, Brack se mostró en contra del ingreso de los transgénicos. Sin embargo, en su despacho indicaron ayer que no hará comentarios al respecto, y que en su reemplazo estaba el pronunciamiento a la opinión pública.

En tanto, el Ministerio de Agricultura, responsable del reglamento, respondió con un comunicado. Allí señala que solo se ajustaron al orden jurídico establecido en la ley de bioseguridad, el cual exigía la publicación de un reglamento sectorial.

Frente a las duras críticas sobre las capacidades técnicas del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), resaltó que se ha fortalecido esa instancia y que se ha invertido en un laboratorio de biología molecular, en la que se realizarán los análisis del caso.

DATOS
Para hoy se anunció una conferencia de prensa por parte de Conveagro y otros gremios del sector en la que anunciarán sus medidas contra la publicación del reglamento.

Parte de las protestas incluye movilizaciones hacia las dependencias de Agricultura y Ambiente, para demandar la derogación del reglamento.

También se estudia alguna salida jurídica para poner freno a la ejecución del ingreso de transgénicos.

Algunos otros gobiernos regionales evaluarían declarar a sus ámbitos regiones libres de transgénicos, como ocurrió con Ayacucho, San Martín, Huánuco, Cusco y Lambayeque.

Al interior del país se alistan movilizaciones, como en Tacna, donde el gobierno regional dijo estar a favor de los transgénicos.
____________________________
LA REPUBLICA ABRIL 25, 2011

Indígenas se pronuncian contra los transgénicos

El Centro de Culturas Indígenas del Perú emitió este lunes un comunicado dando a conocer su posición sobre la autorización para el cultivo de transgénicos.

Tarcila Rivera Zea, directora de CHIRAPAQ y presidenta del Foro Internacional de Mujeres Indígenas, señaló que los pueblos nativos han heredado al mundo sus conocimientos y tecnologías para la domesticación y aprovechamiento del maíz, papa, yuca, algodón, etc.

“La entrada de semillas transgénicas favorece la instauración de un sistema de producción orientado a la dependencia de semillas y alimentos que desplazará a nuestra cultura, conocimientos y tecnologías tradicionales”, explica Rivera Ze.

En ese sentido, la dirigente afirmó que exigen la derogatoria del Decreto Supremo 003-2011-AG y respaldan la propuesta de moratoria presentada por el Poder Legislativo.

Rivera convoca además, a la población peruana para apoyar posiciones a favor de la preservación de la biodiversidad como la del reconocido chef Gastón Acurio y pide al ministro del ambiente, Antonio Brack, a seguir firme en la defensa de la biodiversidad.

“Nuestros pueblos no pueden quedar al margen de esta discusión que les compete. Es obligación nuestra y de todos y todas los peruanos y peruanas el defender lo que nuestros ancestros nos legaron y no permitir su extinción”, indica.
__________________________
EL COMERCIO ABRIL 24, 2011

Asesor oficial representa a empresas de transgénicos

Agricultura envió propuesta de reglamento dos días antes de elecciones. Alexander Grobman es presidente de dos firmas

(Archivo de El Comercio)
NELLY LUNA ARMANCIO

El viernes 8 de abril –dos días antes de las elecciones presidenciales y mientras la población seguía con atención los últimos sucesos electorales– a las 6:24 p.m. la secretaría general del Ministerio de Agricultura (Minag) envió un correo electrónico a la secretaría de la Presidencia de la República en el que anexaba la propuesta del reglamento que abría las puertas a los transgénicos en el país. Al texto lo acompañaba un informe técnico que sustentaba la necesidad de su urgente aprobación.

El Minag creyó que ese era un buen momento para enviar y aprobar el reglamento. A esa hora, en el Ministerio del Ambiente (Minam), cuyo titular Antonio Brack se ha opuesto al ingreso masivo de los alimentos genéticamente modificados porque afectarían la diversidad biológica, muchos funcionarios comenzaban a retirarse a sus casas. Ignoraban, por supuesto, el correo electrónico que el Minag acababa de enviar a Palacio de Gobierno.

Pero la noticia se filtró y llegó al Minam. Esa misma noche, según nuestras fuentes, funcionarios de este despacho llamaron a Palacio para detener la publicación y solicitar una reunión. Aceptaron. La reunión se realizó el lunes 11 de abril, pero la decisión ya había sido tomada: el reglamento tenía que salir cuanto antes.

SIN CONSENSOS
La propuesta de reglamento del Minag proponía la formación de un grupo técnico sectorial que analice cada solicitud de investigación o comercialización de transgénicos en el país, pero no incluía a representante alguno del Minam. Tras la reunión del lunes el tema quedó subsanado. Esa misma semana, el viernes 15 de abril, el reglamento sobre seguridad de la biotecnología salió publicado en “El Peruano” (D.S. 003-2011-AG). Los transgénicos ya podían comercializarse.

Pero no solo eso. En el informe técnico se indica: “Los aportes del Minam y de la plataforma Perú País Libre de Transgénicos han sido incorporados en este reglamento”. Sin embargo, dicha plataforma lo niega y la viceministra de Desarrollo Estratégico de Recursos Naturales del Minam, Rosario Gómez, dijo a este Diario que “no todos los aportes” del grupo que se formó con la sociedad civil para discutir el reglamento fueron recogidos.

– ¿Ustedes hubieran esperado más tiempo para la publicación?

– Toda decisión tiene formas alternativas y, en efecto, hay espacios de discusión, podrían haberse encontrado formas alternativas, pero ya estamos con un reglamento publicado. En la medida de lo posible, se dieron aportes para mejorar su formulación, respondió la viceministra.

Miguel Vivanco, asesor del Minag, cree que no hubo premura en la publicación de la norma y que esta, por el contrario, debió salir hace más de 9 años, cuando se publicó la Ley de Prevención de Riesgos Derivados del Uso de la Biotecnología (27104).

HOMBRE CLAVE
Algo más ocurrió ese viernes 8 de abril. Ese día, en “El Peruano”, una resolución del sector designó como asesor nombrado de la alta dirección del Ministerio de Agricultura, “con eficacia anticipada al 1 de abril del 2011”, a Alexander Grobman Tversqui, nada menos que el presidente de la Asociación Peruana para el Desarrollo de la Biotecnología (Perúbiotec, organización que promueve y defiende el ingreso de semillas transgénicas en el país) y presidente de los directorios de las empresas comercializadoras Semillas Penta del Perú y Productora Agrícola del Campo.

Grobman, sin embargo, no es nuevo en el Minag. En noviembre del 2007, el entonces titular de Agricultura, Ismael Benavides, lo nombró asesor ad honórem del despacho ministerial. “La diferencia es que a partir de ahora su cargo será remunerado”, explicó Vivanco sobre el nombramiento de Grobman.

CUESTIONAN AL MINAM
El Minag no solo ha decidido rodearse de expertos explícitamente vinculados a empresas comercializadoras de semillas, sino que, además, cuestiona la actitud del Ministerio del Ambiente.

En el informe técnico que envió a Palacio el Minag señala: “El Minam, lejos de integrar y buscar medios para fortalecer las capacidades de los órganos sectoriales competentes, solo se dedica a cuestionar a los mismos, proporciona comentarios falsos y trata de socavar el actual marco normativo, transmite temor e inseguridad a la población, basado en suposiciones y probabilidades”.

El reglamento regula 11 actividades que van desde la investigación, liberación e importación hasta la comercialización de transgénicos. Jorge Alcántara, jefe de la Subdirección de Recursos Genéticos del Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA), que depende del Minag, explica que cada vez que alguien solicite una autorización para investigar o comercializar transgénicos, el comité sectorial evaluará su aprobación. “El reglamento es rígido, sobre todo con las solicitudes para importar y liberar en campo el maíz o el algodón, productos de los que somos centros de origen de diversidad”, añade.

Según Alcántara, con la soya no habrá tantos problemas porque no somos centro de origen de este cultivo. Miguel Vivanco, del Minag, señala que la soya es una opción para reforestar la selva. Y eso, precisamente, es un riesgo para el país, pues la soya podría extenderse en la Amazonía y causar más deforestación.

Este tema, así como la posibilidad de que el maíz transgénico contamine el maíz oriundo de los Andes, preocupa a sectores como el Minam. No queda aún claro por qué el Minag apresuró la publicación del reglamento y se rodeó de personas claramente interesadas en la venta de estas semillas.

SEPA MÁS
Inconsistencias en el informe del INIA
LA DENUNCIA
En noviembre del 2007 la investigadora Antonieta Gutiérrez presenta un informe al INIA en el que revela la presencia de maíz transgénico en Barranca. Dos de los tipos de maíz hallados pertenecían a Monsanto, la transnacional estadounidense más importante en la comercialización de semillas.

RESULTADOS
Recién en octubre del 2010, tres años después, el INIA envía a la Presidencia del Consejo de Ministros su informe de verificación, en el cual concluye que no se encontró maíz transgénico en las chacras de Barranca. Sin embargo, otro informe técnico del Minam señala: “El análisis del INIA presentaría serias inconsistencias que afectan no solo la rigurosidad del estudio sino también su veracidad”.

UNA BOMBA DE TIEMPO PARA LA BIODIVERSIDAD
La Confederación Nacional Agraria (CNA), gremio que representa a los pequeños y medianos agricultores, emitió la semana pasada un comunicado para expresar su total rechazo a la promulgación del Decreto 003-2011-AG que permite el ingreso de semillas transgénicas al país. “Miles de campesinos –dice el comunicado– que vivimos de la actividad agraria y que producimos más del 60% de los productos alimenticios del país seremos afectados con esta medida, ya que en el futuro la agricultura a pequeña escala se verá disminuida con las semillas transgénicas que requieren extensas tierras y uso de agua, recursos ya mermados en nuestro país”.

REACCIONES URGENTES
Augusto Urrutia, presidente del Consejo Directivo de la ONG Perú Ecológico, en una discusión virtual sobre el tema llevada a cabo por un grupo de profesionales ambientalistas llamado Grupo de los Ochenta, opinó que el citado decreto es una bomba de tiempo para la agricultura del país, para nuestra gastronomía y para las prácticas agrícolas ancestrales con semillas seleccionadas por los propios agricultores. “Nuestro país –afirma Urrutia– es un enorme genocentro con muchos microcentros, cada uno (ver infografía) con cientos de variedades de plantas alimenticias y medicinales que han librado en su oportunidad al mundo tanto de la inanición como de las enfermedades, y ahora ese gran banco genético se compromete directamente por la liberación de polen tóxico que generan las semillas transgénicas”.

¿A qué se refiere Urrutia? A que más de 35 mil productores orgánicos se verían vulnerados con el ingreso de semillas transgénicas al país. ¿Por qué? Cecilia Gianella, de la Asociación Ecología, Tecnología y Cultura de los Andes, tiene una respuesta. “El tema –apunta Gianella– son los derechos y el tipo de desarrollo que los transgénicos plantean. Empresas como Monsanto liberan semillas transgénicas que son sembradas por quienes las han elegido, luego los campos de quienes no hicieron esta elección se contaminan con el material genético de Monsanto y esta empresa adquiere, entonces, el derecho de cobrar regalías a quienes no eligieron comprar sus semillas”.
__________________________
EL COMERCIO ABRIL 17, 2011

(Editorial) Transgénicos, irresponsable bomba de tiempo

Sorpresivamente, el Ministerio de Agricultura, a través del Decreto Supremo 003-201, promulgó el reglamento que abre las puertas a la entrada de las semillas transgénicas (organismos genéticamente modificados) en nuestro país.

El Perú ha perdido la ventaja comparativa de suelos limpios y de ser un territorio libre de transgénicos desarrollados por las grandes firmas farmacéuticas. En nuestro país, de climas y suelos diversos, un amplio sector de especialistas y agricultores esperaba que nos consolidáramos como el principal centro de productos orgánicos, un mercado que viene creciendo exponencialmente.

En este contexto, se pensaba que se formalizara una moratoria sobre estos espinosos productos, como era el consenso mayoritario razonable. Hasta ahora se sigue esperando el pronunciamiento del ministro del Ambiente, Antonio Brack Egg, así como del ministro de Cultura, Juan Ossio, sobre un asunto que tanto puede afectar la seguridad ambiental en nuestro país, además de erradicar tradiciones y prácticas culturales de las comunidades agrícolas.

Es una irresponsable y cuestionable decisión de un gobierno que ya está de salida y que, según todo indica, habría cedido a la presión de poderosos lobbies internacionales. El gobierno aprista del presidente Alan García, a contracorriente del sentir de la población y de voces autorizadas sobre la importancia de la agricultura orgánica –como el príncipe Carlos de Inglaterra o la reconocida bióloga Jane Goodall–, pone en riesgo la megadiversidad de nuestro territorio, enorme riqueza que nos pertenece a todos los peruanos y peruanas, además de las prácticas agrícolas milenarias de los Andes y la Amazonía.

¿Cuál es la intención de las autoridades? Según expertos en el tema, conservacionistas y voceros de Conveagro, con esta decisión el Ejecutivo solo beneficia los negocios de grandes corporaciones de productoras de organismos genéticamente modificados en laboratorio. Una bomba de tiempo ecológica para el próximo gobierno.

Se indica que el reglamento es, por increíble que parezca, resultado de un consenso con el Ministerio del Ambiente (Minam), para supuestamente incrementar la productividad del agro, sin tomar en cuenta la problemática que en otros países ya se viene produciendo por los transgénicos: polinización cruzada, contaminación del material genético de especies nativas y silvestres, aparición de cizañas resistentes a los herbicidas y retracción del mercado para productos de este tipo.

Hasta donde se conocía, la postura del titular del Minam, Antonio Brack, había sido de oposición a los transgénicos y fue él quien planteó la moratoria. En octubre del 2008 inclusive tuvo un entredicho con su colega, el actual ministro de Economía y Finanzas, Ismael Benavides, quien entonces, como ministro de Agricultura, impulsaba el tema.

La catedrática de la Universidad Agraria de La Molina, Antonietta Gutiérrez, quien participó como representante de la sociedad civil en el grupo técnico de bioseguridad del Minam para evaluar el reglamento, ha declarado que no fueron informados de que el documento estaba listo. ¿Cuál es ahora la posición de Brack?

La experiencia con transgénicos en otros países ha sido negativa. De allí la preocupación de gran parte de los agricultores peruanos y del creciente movimiento orgánico, que temen verse inundados de semillas transgénicas de corporaciones con grandes intereses que les cobrarán por cada cosecha, así como de los consumidores. Los representantes de la gastronomía nacional han alertado también sobre los perjuicios que se producirían sobre las variedades y sabores de los productos naturales.

El comercio orgánico, además, está creciendo a un ritmo de entre 15% a 20% anual, y ya hay más de 100 países que exportan sus productos orgánicos a los más diversos mercados. El Perú tenía una gran ventaja comparativa para erigirse como líder en este sector. La FAO ha puntualizado que la agricultura orgánica tiene como ventajas proteger el ambiente y evitar futuros gastos para mitigar la contaminación.

Corresponde al presidente García, por decencia y coherencia, congelar el reglamento, confirmar la moratoria en el tema y no tomar decisiones cuando ya está de salida. Su actitud solo levanta suspicacias.
____________________________
LA REPUBLICA ABRIL 14, 2011

ASPEC: Comemos transgénicos y no lo sabemos

Preste atención. ¿Sabe que usted está comiendo alimentos transgénicos?

Pues así como lo lee. La Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) detectó que diez de los alimentos que consumimos son genéticamente modificados, pero lo que es peor, ninguno de ellos presentaba el etiquedado que el Código de Protección y Defensa del Consumidor, así lo exige.

Esto pese que a partir del 02 de abril pasado, los alimentos modificados debían ser especificados con la etiqueta.

“La investigación realizada por ASPEC corrobora algo que los peruanos sabíamos desde hace tiempo: Los alimentos transgénicos están en las estanterías de los mercados y bodegas (…) pero nadie nos informa, lo cual implica una clara vulneración de nuestro derecho a la información”, precisó su presidente, Crisólogo Cáceres.

Entre los productos transgénicos hallados, encontramos a Soya y Avena Santa Catalina, Leche 100% soya de Laive, Salchicha San Fernando, Maicena La Negrita, entre otros.

Finalmente, el titular de ASPEC exhortó a la Presidenta del Consejo de Ministros a revisar con detenimiento el proyecto de reglamento que se encuentra en su Despacho a fin de evitar sorpresas en perjuicio de los consumidores.
___________________________

PERU 21 FEBRERO 22, 2011

Aumentan plantaciones de transgénicos

En 2010 se registraron 148 millones de hectáreas en el mundo, un 10% más que en 2009. EEUU y Brasil tienen la mayor cantidad de plantíos.

El 90% de agricultores que emplean transgénicos es de países en desarrollo, según ISAAA. (USI)
Las plantaciones de cultivos genéticamente modificados en el mundo crecieron 10% el año pasado en comparación con el 2009, señaló un estudio del Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA, por sus siglas en inglés) divulgado hoy en Sao Paulo (Brasil).

El año pasado hubo 148 millones de hectáreas de transgénicos en todo el mundo, que involucró a 15,4 millones de agricultores de 29 países. La investigación de dicha organización -que promueve este tipo de cultivos- destaca que el 90% de los agricultores que emplean transgénicos (14,4 millones) son pequeños agricultores en países en desarrollo y con pocos recursos.

No obstante, EEUU sigue ostentando la mayor cantidad de plantaciones de estos productos modificados, con 66,8 millones de hectáreas destinadas a la soja, maíz, algodón. Le sigue Brasil, con 25,4 millones de hectáreas plantadas en 2010, lo que representó un incremento de 19% respecto al 2009.

Anderson Galvao, representante de ISAAA en Brasil, subrayó que el aumento de plantaciones genéticamente modificadas ayudó a duplicar la producción brasileña de granos en los últimos 20 años.

Los promotores de los cultivos transgénicos alegan que estos tienen mayores rendimientos que las variedades tradicionales, pero sus detractores denuncian que se desconocen sus efectos a largo plazo y que su consumo afecta seriamente a la salud.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu