sábado, 31 de diciembre de 2011

EL PRIMER RESTAURANTE DE COMIDA PERUANA EN CUBA SE LLAMA MACHU PICCHU


EL COMERCIO DICIEMBRE 31, 2011

El primer restaurante de comida peruana en Cuba se llama Machu Picchu

A 30 kilómetros de La Habana, en un lujoso resort, se acaba de inaugurar el local de Jorge Mendizábal y Percy Juárez

Percy Juárez, arequipeño de 48 años, ha forjado buena parte de su carrera en el extranjero. (Foto: Sebastián Casñateda / El Comercio)
Cayo Santa María. BRUNO RIVAS
El Comercio

Al mirar las playas de Cayo Santa María, uno entiende por qué es uno de los lugares más exclusivos de Cuba. El mar cristalino y la arena blanca que caracterizan a Varadero también se encuentran en este balneario ubicado a aproximadamente 300 kilómetros de La Habana. Sin embargo, a diferencia del conocido centro turístico, este cayo no tiene una gran concurrencia. Para llegar allí, hay que hacer un largo viaje en auto que incluye recorrer el largo puente que da acceso a los lujosos resorts. Y en uno de ellos, el Barceló Cayo Santa María, se acaba de inaugurar Machu Picchu, el primer restaurante de comida peruana, .

Jorge Mendizábal y Percy Juárez son los responsables de que la isla caribeña tenga ahora un restaurante peruano. Nuestros compatriotas son el director general y el chef principal del Barceló Cayo Santa María, respectivamente, y decidieron que uno de los cuatro restaurantes que este mes han inaugurado en el resort sea especializado en nuestra gastronomía.

“Como la comida peruana es muy requerida entre los turistas, le propuse a Jorge que uno de los restaurantes se especializara en nuestros platos y así armamos juntos el proyecto”, afirmó Juárez a El Comercio. “Cuando hicimos la presentación, a los directivos les encantaron los platos y dieron la luz verde al Machu Picchu”, precisa Mendizábal.

La inauguración se celebró el 22 de diciembre y está abierto a los huéspedes del lugar. “Los 2.500 clientes que se hospeden en el resort podrán tener acceso al restaurante aunque primero tienen que hacer reserva porque tiene una capacidad limitada”, explica el director del Barceló.

Nuestros compatriotas no tienen mucho tiempo en Cuba, pero su experiencia en hotelería y gastronomía, que les ha permitido viajar a diferentes lugares del mundo, los hace pensar que Machu Picchu será un éxito.

ENAMORADO DE CUBA
Mendizábal, de 51 años, llegó hace dos años a Cuba; pero trabaja en el negocio desde la década del noventa. “Hace veinte años que no vivo en el Perú, ya que mi trabajo me ha llevado a instalarme en Estados Unidos, España y ahora Cuba”, cuenta el director general mientras muestra los diferentes ambientes del lujoso resort.

El que fuera vecino de Jesús María tiene en estos momentos a 850 personas bajo su responsabilidad, pues ocupa el cargo más alto en el Barceló. “Llegué a la isla el 1 de enero del 2010 para dirigir el hotel Sol y Mar de Varadero, y cuatro meses después los directivos me encargaron el Barceló Cayo Santa María”, narra nuestro compatriota. “Los hoteles de los cayos recién tienen seis años, así que hay mucho trabajo por hacer”, agrega.

Y las satisfacciones que le ha dado Cuba no son solo laborales, también encontró el amor. “Me casé con Yaksugi, que es hermosa como todas las cubanas”, afirma el director que antes estuvo casado con una holandesa con la que tiene un hijo de 8 años.

A pesar de que no vive en el Perú hace mucho tiempo, extraña a su tierra. “En setiembre, estuve de visita en Lima y vi que muchas cosas habían mejorado, hay muchos restaurantes ahora”, relata. A pesar de la nostalgia, él ve su futuro en Cuba. “Se vive muy bien aquí, la gente es muy amable y alegre. Me gustaría quedarme mucho tiempo, pero no depende de mí sino de lo que decidan los directivos”, dice mientras mira el mar azul y la arena blanca que hay al frente.

UN TROTAMUNDOS
Juárez también ha forjado buena parte de su carrera en el exterior. “Tengo treinta y dos años en la cocina y mi trabajo me ha hecho conocer Bolivia, Brasil, Ecuador, Chile, EE.UU. y ahora Cuba”, dice mientras muestra el generoso bufet del hotel.

Arequipeño, de 48 años, Juárez empezó su carrera muy joven y a partir de ahí no ha dejado de escalar posiciones. “Mi primer empleo fue en la cocina del hotel Sheraton de Lima cuando tenía 16 años. De ahí pasé por varios restaurantes y he enseñado en casi todos los institutos de la capital donde radiqué durante dos décadas”, relata.

Juárez, que se considera un aventurero, aceptó el reto de venir a Cuba para mostrar las bondades de los chefs peruanos. “Vine por un año y acabé quedándome cuatro. Empecé en Varadero y luego vine para acá donde he tenido la suerte de coincidir con Jorge”, puntualiza.

Al igual que Mendizábal extraña a su familia en el Perú. “Tengo a mi mujer y a mis tres hijos en Lima, e imagínate que hasta ahora no los he podido traer de visita”, señala. Pero, también está muy contento con su actual trabajo. “Aquí uno puede trabajar con mucha tranquilidad y además la comida peruana es muy apreciada”, expone el chef arequipeño.

Ahora, con la apertura de Machu Picchu, el chef considera que tiene un nuevo reto. “Uno siempre busca dejar bien arriba el nombre del Perú, y con este restaurante lo haremos”, señala Juárez mientras muestra con orgullo el menú que contiene platos como lomo saltado, tacu tacu, causa y cebiche. Efectivamente, la reputación de nuestra comida está en buenas manos.

La invasión de chefs nacionales
CAYO SANTA MARÍA. En los últimos años, una buena cantidad de chefs peruanos ha llegado a Cuba para trabajar en hoteles que se ubican en diferentes regiones del país .

“Actualmente, somos siete los chefs peruanos en Cuba. Tenemos gente en La Habana, Varadero, Cayo Coco, Cayo Largo y aquí en Cayo Santa María”, indica Percy Juárez, chef del resort Barceló Cayo Santa María.

“Existe un ‘headhunter’ [cazador de talentos] del grupo español Barceló que busca a los mejores chefs peruanos para contratarlos para sus hoteles”, afirma Jorge Mendizábal, director general del Barceló Cayo Santa María.

Lograr la sazón peruana en la isla no es fácil. “Hay escasez de ingredientes, pero nos las ingeniamos”, comenta Juárez.
_____________________
PERU 21 MARZO 8, 2011

Una peruana está presa en La Habana

Cleida Quevedo (36) no declaró US$90 mil que llevó en diferentes monedas al ingresar a Cuba. Ella viajó para hacer un negocio en la isla.

Viajó a Cuba en busca de una oportunidad de negocio y perdió su libertad. La peruana Cleida Quevedo Malmaceda, de 36 años, está detenida en una prisión de La Habana.

Todo comenzó el 21 de enero, cuando arribó al país caribeño para emprender un negocio. Allá la esperaba el esposo de una de sus hermanas. El problema se presentó porque no declaró que llevaba US$90 mil en diferentes monedas.

Entonces, fue arrestada y trasladada a un penal por el delito de tráfico de divisas. Sus hermanas Gisella y Yuvitza dicen que solo se le permitió declarar US$2 mil y que las autoridades peruanas no las han ayudado.

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu