lunes, 11 de julio de 2011

"ANTE CHILE HAY QUE PONER CARA DE PERRO, SOLO VALE GANAR"


PERU 21 JULIO 11, 2011

“Ante Chile hay que poner cara de perro, solo vale ganar”

Lo llamaban ‘Trucha’ porque era escurridizo como un pescado. A pocas horas del duelo de la selección ante Chile, el gran Percy Rojas evoca sus momentos con la blanquirroja y sus ya clásicos partidos ante los sureños, a los que siempre hizo goles.
Autor: Carlos Lara Porra
"Cuando veo los videos y repaso la campaña de la Copa América de 1975 siento una gran emoción. Me emociona encontrarme con gente de mi edad y sentir su admiración, que me abracen y me digan ‘¡Trucha!’”. Percy Rojas navega en el mar del fútbol. Recuerda sus Copas y sus goles, su sacrificio y su amor por la blanquirroja. Quizás por eso el fútbol le dio felicidad.

¿Qué recuerda de aquella Copa América obtenida en 1975?
El Perú era gobernado por los militares, que deseaban amateurizar el fútbol. Deseaban que el campeón de la Copa Perú fuera nuestro representante en la Copa Libertadores, querían reestructurar el fútbol... Por eso, el dirigente Augusto Moral nos llamó a los jugadores que estábamos en el extranjero para pedirnos ayuda, nos dijo que el fútbol necesitaba de nosotros. Eso nos motivó, así que pusimos el hombro y vinimos a jugar con el deseo de triunfar. Ese título fue importante para la historia del fútbol peruano.

¿Hubo algún condicionamiento de su parte para jugar por la selección en ese entonces?
Nada. ¡Cómo cambian los tiempos! Antes había romanticismo y nosotros lo hicimos por cariño. Recuerdo que, en ese tiempo, no había eso de “cuánto me pagas para jugar por la selección”. Tanto yo como mis compañeros, comprábamos nuestros pasajes y en algunos casos forzamos a nuestros clubes para que nos dieran permiso, porque en ese entonces no había ninguna reglamentación de la FIFA que los obligara a ceder a los jugadores a la selección.

A usted le pasó algo muy curioso antes de la definición en Caracas.
Como anécdota, te cuento que no querían darme permiso porque al día siguiente del partido final con Colombia tenía que jugar con Independiente ante Racing. Viajé con la condición de regresar para disputar el clásico de Avellaneda. Luego del partido, mientras los muchachos celebraban en el hotel, Eleazar Soria y yo abordamos el avión rumbo a Buenos Aires. Llegamos a Ezeiza y nos sorprendimos con unos patrulleros; pensé que eran para algún presidente o artista, pero estaban ahí para llevarnos al estadio, de frente a la cancha.

En esa Copa América lo tuvo de hijo a Chile al marcarle dos goles.
A los chilenos siempre les hice goles, ya sea jugando por la selección, Universitario o Independiente. Ocurre que con Chile siempre es especial porque hay de por medio una rivalidad histórica. En aquella Copa empatamos 1-1 en Santiago, con gol mío, y después ganamos 3-1 en el estadio de Alianza Lima. El primer gol lo marqué yo y luego le di un pase a Juan Carlos (Oblitas) para un golazo de chalaca. A Chile siempre se le quiere ganar. Es un clásico, y en un clásico se pone cara de perro y solo vale ganar.

¿Por qué se jugó en Matute y no en el Estadio Nacional contra Chile?
Fue un pedido mío. Venía de ser campeón de la Libertadores con Independiente y en Argentina se aprovecha todo para ganar y para presionar al rival. Le pedí a don Augusto Moral que fuéramos locales en Matute. Le expliqué lo importante que era hacerle sentir la presión a Chile con los hinchas cerca.

¿Chocó con Marcos Calderón?
Era una gran persona, pero no solo yo choqué con él, Marcos chocó con todos. Era un entrenador de carácter, sabía mucho. Cuando nos gritaba nos hacía reaccionar. Era necesario para sobreponernos al cansancio o al temor de jugar de visita.

El ‘Cholo’ Sotil regaló relojes a todos cuando vino de Barcelona para jugar la final. ¿Conserva el suyo?
Regaló relojes a todos, menos a mí, ja ja ja. Mientras todos celebraban, yo estaba camino a Buenos Aires. Hace un tiempo me encontré con el ‘Cholo’ y le reclamé por mi reloj, “Pero si tú te fuiste a Argentina”, me contestó.

Dicen que los colombianos le tenían terror al ‘Cholo’ y pensaban que Marcos Calderón lo tenía escondido durante aquel partido que perdieron en Bogotá.
No solo al ‘Cholo’, a toda la selección... Ellos nos respetaban, había un cierto temor. Antes Perú se encontraba detrás de Brasil y de Argentina, que eran potencia.

¿Por qué le pusieron el sobrenombre de ‘Trucha’?
Íbamos a jugar con la ‘U’ la Libertadores frente a Wilstermann y Bolívar de Bolivia, así que se hizo un trabajo de aclimatación a la altura que duró 15 días. Una vez, en Puno, visitamos un criadero de truchas, y el ‘Loco’ Casaretto, que era el payaso, vio una trucha y dijo: ‘Ahí está Percy’, porque era veloz y escurridizo. Así quedó.

¿Qué rescata de la selección de Sergio Markarián?
Se está haciendo un buen proceso de recuperación. Perú tuvo dificultades para encontrar amistosos, pero hemos visto un buen equipo, con temperamento, que no afloja. Ante Uruguay, que puso a todas sus figuras, se jugó de igual a igual y hasta se pudo ganar. Yo creo que la selección tendrá muchos éxitos en la Copa, a pesar de que ha llegado disminuida. Pero hay que poner mucha dedicación y hombría para salir adelante.

En el fútbol peruano actual, ¿ve algún delantero que tenga características parecidas a las suyas?
André Carrillo arranca y hace mis jugadas, al igual que Andy Polo y Raúl Ruidiaz. Yo era veloz, encarador y tenía gol.

¿Iba a discotecas para relajarse?
Claro, es normal. Antes no se traficaba con la información como pasó con Guerrero, con quien se exageró por salir con una señorita. Pero hoy el jugador peca al acudir a lugares donde aparecen algunos medios. El futbolista no debe estar en programas de farándula.
__________________________

EL TROME JULIO 13, 2008

'Percy se demoró tres años... en declararme su amor'
Por: Fernando 'Vocha' Dávila y Miguel Alegre
Dice que la Sub 17 tiene más h... que la selección de mayores.


el rojo es el color de la pasión y los Rojas, el símbolo del amor. Treinta y tres años caminando de la mano, profesándose ternura y renovando el juramento de respetarse siempre.

Ella es Ketty Rojas, ex seleccionada peruana de básquet y campeona Bolivariana. Él, Percy Rojas, quien escribió una de las mejores páginas de nuestro fútbol: La Copa América del 75. También fue campeón con Independiente de Avellaneda en el 75 en el torneo argentino y la Copa Libertadores.

Ambos tuvieron tres hijas: Belissa, Belén y Ariana. La mayor les ha dado un nieto de nombre Gabriel Ignacio de 3 años y medio.

No es un cuento de hadas, tampoco una telenovela mexicana. Es un libro para aprender a ser feliz. Es el acuerdo de dos seres humanos que decidieron no separarse jamás.

Doña Ketty: hasta ahora es un caballero
¿Recuerda su primer beso?
Claro, fue hace 33 años cuando teníamos 16, o sea que ahora tenemos 49, pongan eso primero, ja, ja, ja (en realidad, es una broma porque el 'Trucha' tiene 59).

¿Cómo lo conoció?
En la 'U', porque yo jugaba básquet en Universitario y, además, mi madre era dirigente. Yo ya sabía que era futbolista porque salía en los diarios, pero él era quien me iba a buscar. Siempre acudía a ver los entrenamientos al coliseo y hacía todo lo posible por ser mi amigo.

¿Y era muy romántico?
No era de regalarme chocolates o flores, y si les ha dicho eso, le habrá mandado a otra, a mí no. Pero sí era muy caballero y hasta ahora por suerte me sigue abriendo la puerta del carro.

¿Le llevaba serenatas?
Le gusta cantar mucho, pero espontáneamente, no para dedicarme canciones. Pero sí nos encantaba escuchar música romántica y él me dedicaba canciones de Sandro y de Leonardo Fabio.

¿Demoró en declararse?
Primero fuimos amigos durante mucho tiempo, aunque él siempre estuvo ahí, invitándome a salir. Íbamos al cine, a bailar, pero en grupo. Le tomó como 3 ó 4 años mandarse, pero antes era diferente y las chicas tenían que hacerse las difíciles. Ahora si te haces la difícil, al chico no lo ves más y hay una cola de mujeres esperándolo. A él le hubiese encantado ser jugador en esta época, porque hubiese ganado más dinero y tendría como ochenta chicas atrás.

Pero él era un 'sex symbol' en esos tiempos, ¿usted era muy celosa?
Nunca he sido celosa y él nunca me ha dado motivos tampoco. Siempre fue muy ubicado con las mujeres que se le acercaban y yo no lo celaba, pero siempre estaba atenta y pendiente. Tampoco era cuestión de dejarlo libre. No soy sonsa, ja, ja, ja.

¿En su relación existía eso de que cada uno sale por su lado?
Imposible. Está bien que cada uno tenga su espacio, pero cuando ya existe un matrimonio el espacio de los dos se vuelve uno solo. Además, no podía exponerme que se fuera a bailar por ahí con cualquier mujer. Y las chicas no salían solas tampoco, ahora se ve que las mujeres se van solas a una discoteca, pero en mis tiempos era diferente y eso se veía mal. Ahora me parece regio, pero cuando están solteras.

¿Y algún compañero de su esposo intentó enamorarla?
No, pero eso pasa también por la mujer. Si alguien se me acercaba con otras intenciones, era yo la primera en 'ponerles el parche', no tenía la necesidad de ir donde Percy y decirle 'oye, mira, tal persona me ha dicho esto'.

Usted vivía en San Isidro cuando lo conoció, ¿cómo se sentía al bajar al barrio del 'Trucha' en la Unidad Vecinal N° 3?
Yo era más de Lince en realidad, pero no iba a la Unidad Vecinal, sino que nos solíamos
encontrar por mi zona. Sí conocía porque iba a jugar básquet y después ya de casada por supuesto que iba a la casa de mis suegros.

¿Cómo definiría a Percy?
Como una buena persona, un buen esposo y amoroso, aunque quiero el divorcio, ja, ja, ja.

¿Cómo se hace para mantener un matrimonio tanto tiempo?
Con mucha comunicación y comprensión. Además, él es tan 'cabeza de pollo' que creo que hasta se olvida de mí. Entonces todos los días se despierta y cree que tiene una esposa nueva.

Trucha: Ketty me impactó desde que la vi
Percy, creo que el año de 1975 es una marca en tu vida.
Claro. Campeón con Perú en la Copa América, mi primera vuelta olímpica con Independiente de Argentina y mi matrimonio con mi esposa Ketty Rojas.

Tantos años de casado, entrega la fórmula para ser feliz.
Diálogo, intercambio de ideas y no hacer nada que sea por imposición, sino porque te da gusto hacerlo. Mira, cuando jugaba, si alguien me quitaba la pelota, muy bien, reconocía que era un rival capaz, pero si venía a las patadas, entonces yo entraba igual.

Huuuuuumm, ¿a qué viene eso?
A que en la vida soy parecido. Si me convences y con amor me piden que haga tal o cual cosa en la casa, lo hago sin problemas. Gritándome o con una voz autoritaria, pues no hago nada.

¿Te costó convencer a tu señora?
Yo jugaba en Universitario y ella estaba en el equipo de básquet del club. Me impactó desde la primera vez que la vi y bueno, tuvimos como cinco años de amigos, tres de enamorados y hasta ahora de esposos.

¿Tanto demoraste en mandarte?
No pues. Te digo la verdad, yo siempre quise estar con ella, pese a que salíamos como patas, pero era algo que se tenía que dar de a poco.

Ella de San Isidro y tú de la Unidad Vecinal N° 3. ¿De barrio sufridito a zona 'ficha'?
Sí pues, ella era una pitucona, pero yo también tenía mis cosas. Además, ya estaba en el primer equipo de la 'U', había visitado lugares y eso me permitía tratar con ella con normalidad. Aparte, siempre fue una chica muy correcta y sencilla.

¿Los suegros te aceptaban?
Eran otros tiempos y cuando la invitaba para ir al cine, me mandaban con su hermano 'Cocho', quien fue entrenador de Luis Horna.

¿Iba de 'violinista'?
No. Como te digo, las épocas eran diferentes a las actuales y si deseaba salir con ella, pues me decía que fuera con él, pero la verdad es que nos íbamos por nuestra cuenta, porque mi cuñado nos decía: 'vayan, que me quito a otro lado'. Nos encontramos a las 9 de la noche y regresamos juntos a casa, ja, ja, ja.

¿Cine o discoteca?
Cine, aunque también salíamos a bailar y yo soy bueno para eso. Recuerdo que nos íbamos al cine 'Alcázar' del óvalo Gutiérrez, pero más nos gustaba ir al 'Autocine', que quedaba ubicado frente al colegio 'San Agustín'. Allí te atendían al auto y la cosa era más privada, romántica, pero algunas veces lo tuve a mi suegro y suegra al lado.

¿La conquistaste con rosas o chocolates?
Nada de eso. Mi fuerte era la caballerosidad. Le abría la puerta cuando iba a subir al auto, algo que hasta ahora hago, también le jalaba la silla para que se siente. Esas cosas fueron convenciéndola para que me acepte.

¿La impresionaste con la ropa?
Yo vestía normal, usaba mi camisa floreada, también mis pantalones palazo, pero nada de casacas negras como en esos tiempos. Antes, los muchachos usaban motocicletas y casacas de cuero. Todavía teníamos la influencia de James Dean y su película 'Rebelde sin causa'.

Bueno, los hippies' también estaban de apogeo.
Claro y los 'Beatles', pero yo me quedaba con la 'Sonora Matancera'. Le decía a mi esposa que sintonice Radio Libertad, al mediodía, porque allí sonaban las canciones que nos gustaban.

¿Y en qué estabas a la moda?
Con mi auto FIAT 125. Ese fue un caprichito que me di.

Contabas que se iban a bailar. ¿Ese era un buen momento para 'afanar'?
Lo mío no eran discotecas, sino ir a la casa de alguien y jugar casino en grupo o al cine y aprovechabas para acercarte a la chica que te gustaba.

Es conocida tu gran amistad con Juan Carlos Oblitas y con el carácter que tiene, nos es difícil imaginarlo bailando.
Parece que estuviera enyesado. Es como el frijol, hay que remojarlo un día antes para que pueda moverse al día siguiente, ja, ja, ja.

Fuiste un ganador en la cancha, fácil las chibolas se te 'regalaban'.
Nunca fui un Don Juan, pero tenía cierto éxito. Siempre dije que cuando inicias una relación, firmas el pacto de respeto con tu pareja. Yo sé que hay infidelidades, pero uno siempre valora lo que tiene en casa.

¿Alguna vez dormiste en el sofá?
Puede haber muchos líos y problemas, pero pese a ello, ambos deben saber que hay cosas que no se pueden hacer, porque es parte de iniciar la falta de respeto. Una bronca y te vas a la sala, la siguiente discusión ya te van a botar de la casa y luego vendrán cosas peores. Uno tiene una fuerte discrepancia, pero debes seguir durmiendo con tu mujer, porque para eso son esposos.

Insisto, muchos años con la misma mujer, la pasión debe bajar.
Por supuesto, no te niego que el amor también puede bajar, pero jamás puedes dejar de sentir admiración por tu pareja y el cariño que ella supo ganarse durante el tiempo que vivieron juntos.

¿Qué edad es la ideal para que un futbolista se case?
Cuando encuentre una mujer que te guste y te dé tranquilidad. En mi caso fue muy bueno casarme a los 25 años, porque me fui al extranjero y tuve ese respaldo moral de una esposa. En país extraño es bueno llegar a tu casa y encontrar con quien compartir si te va mal o bien.

Todos sabemos que estuviste en dos Mundiales, Argentina 78 y España 82, pero nos tienes una sorpresa.
Yo estuve en 'La Bombonera' el día que empatamos 2-2 y logramos la clasificación a México 70. Miren el video y soy el que sale a abrazar a los compañeros cuando acaba el partido.

¿Por qué no fuiste al Mundial?
No, porque faltando pocos días para viajar jugamos un amistoso con Bulgaria en Lima. Íbamos perdiendo 3-1 y Didí hizo ingresar al 'Chato' del Castillo, quien se jugó un partidazo y volteamos el compromiso 5-3. Ese día, el comando técnico decidió que vaya él y yo me quedé sin viajar.

Dicen que nunca te escucharon un 'che'.
Esas son tonterías, aunque cuando estoy entre argentinos, hablo como ellos y les digo: 'dejate de joderrrr'.

¿Cuántos comerciales grabaste?
Varios. De Coca-Cola, Glostora y otros más. Te ganabas unos 15 mil soles por cada uno.

Otro aspecto desconocido de tu vida es que tienes una profesión aparte de ser futbolista.
Claro, yo postulé a la Universidad Federico Villarreal a la facultad de Administración de Empresas y saqué mi licenciatura. Recuerdo que tuve grandes amigos, porque cuando estaba concentrado, me llevaban los cuadernos para que me ponga al día.

Sabes 'Trucha', llegamos a la conclusión que estás como estás, porque fuiste un talentoso con mucho profesionalismo.
Gracias a ustedes por estar acá y no sabía que iba a ser una entrevista romántica, ja, ja, ja.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu