martes, 17 de mayo de 2011

GRUPO WONG INGRESA A NEGOCIO DE HOTELES


PERU 21 MAYO 20, 2011

Grupo Wong ingresa a negocio de hoteles

Las inversiones se harán en los centros comerciales de la corporación. El primero se construirá en el centro comercial Plaza Lima Norte.

Edgar Callo explicó los planes de inversión a futuro del Grupo Wong. (USI)
El Grupo Wong tiene previsto incursionar el próximo año en los negocios de almacenaje y hoteles con un nivel importante de inversión, señaló hoy el gerente de Centros Comerciales e Inmobiliaria de la Corporación EW, Edgar Callo.

Indicó que en el transcurso del próximo año lanzarán el negocio de almacenes y, en principio, brindarán servicios a operadores logísticos y empresas que requieran espacio para almacenamiento, con locales en el sur y otras zonas de Lima. Asimismo, mencionó que ingresarán al rubro inmobiliario, y uno de ellos es el hotelero.

Anotó que el primer hotel se construirá en el centro comercial Plaza Lima Norte, apuntando a atender la demanda de viajeros y turistas que se trasladan a través del aeropuerto internacional Jorge Chávez y el gran terminal terrestre de 45,000 metros cuadrados que tiene el Grupo Wong en la Av. Tomás Valle.

“La idea es que los hoteles se sitúen en todos los centros comerciales del grupo, cerca de los terminales terrestres”, sostuvo.

También reiteró que a fines de año se iniciará la construcción del proyecto Plaza Lima Sur, el cual contará con un gran terminal terrestre, centros comerciales y cines, para el que se prevé una inversión preliminar de 10 millones de dólares.

Manifestó que este local será de menor tamaño que el de Plaza Lima Norte, que tiene un mercado potencial superior a los tres millones de personas, mientras que el del sur es relativamente menor.

“El 56 por ciento de los viajes que se realizan a través del transporte interprovincial es hacia el norte y el 32 por ciento hacia el sur, y en esa proporción deben ser las dimensiones de los proyectos”, anotó.

Callo precisó que Plaza Lima Sur estará situada en la Panamericana Sur, entre el Puente Atocongo y Alipio Ponce. “Tenemos proyectos en el sur y en el este de Lima y en algunas provincias, lo que no necesariamente es para este año, en los rubros logístico y agroindustrial, entre otros”, anotó.

Finalmente, señaló que tienen la decisión de seguir adelante con sus inversiones, pues están convencidos de que el ritmo de crecimiento del país es exitoso.
_____________________________

EL COMERCIO MARZO 9, 2010

Familia Wong se deshizo de sus acciones en Cencosud por US$200 millones

Tras la compra de la cadena de supermercados peruana, realizada por el consorcio chileno en 2007, los Wong dejaron de ser dueños del 2,2% de la firma que aún les pertenecía

Santiago de Chile (Reuters). El grupo Wong vendió hoy su participación del 2,2% en la minorista chilena Cencosud, en una operación valorada en unos 200 millones de dólares que sella su salida de una de las mayores compañías del sector en América Latina.

La correduría chilena Larraín Vial remató las 49.750.000 acciones que Wong poseía en Cencosud. “La demanda más que duplicó a la oferta, llegando a casi 500 millones de dólares”, dijo a periodistas Manuel Bulnes, gerente general de Larraín Vial.

En el 2007, Cencosud “adquirió la cadena peruana de supermercados Wong y la compañía chilena le entregó un porcentaje minoritario de su capital al grupo del vecino país.

Cencosud, con fuerte presencia en el negocio de supermercados, tiendas por departamentos, de mejoramiento del hogar y centros comerciales, tiene unidades de operación en Chile, Argentina, Brasil, Colombia y Perú (Wong y Metro).

Entre los compradores de las acciones que remató Wong estuvieron los actuales dueños de Cencosud, la familia Paulmann, además de fondos extranjeros, especialmente de América Latina y Estados Unidos, dijo Bulnes.

Del total subastado, un 28,87% quedó en manos de fondos institucionales extranjeros, con una prorrata única de un 75%, mientras que el resto fue para fondos locales, empleados y directores de Cencosud, con una prorráta de 48,51%.

Los títulos de Cencosud caían un 2,84 por ciento, a 2.070 pesos por acción, en la Bolsa de Comercio de Santiago.

Cencosud, que la semana pasada adquirió la cadena brasileña Supermercados Familia, obtuvo ganancias por unos 190 millones de dólares en el 2009, una caída interanual de 38,4 por ciento.
___________________________
EL COMERCIO FEBRERO 3, 2010

El Grupo Wong se despide definitivamente de sus emblemáticos supermercados

El grupo peruano venderá todas sus acciones en Cencosud, la empresa chilena que es la dueña actual de la cadena minorista. Recibiría 176 millones de dólares por la transacción

En el marco de enfocar sus inversiones en el sector agroindustrial y otros, El grupo peruano Wong decidió vender su participación en el holding chileno Cencosud, que consistía en el 2,28% de la propiedad de la compañía chilena.

El remate se dará en la Bolsa de Comercio de Santiago y la venta dejará unos 176 millones de dólares para el grupo empresarial peruano.

Las acciones en venta eran el último lazo del Grupo Wong con el que fue su negocio emblema hasta que fue vendido el 2007 a Cencosud por 300 millones de dólares en efectivo y otros 200 millones de dólares en títulos del grupo chileno.
____________________________
EL COMERCIO 07 de Julio de 2008

LA ANTIPATÍA DEL PERUANO NO ES HACIA LO EXTRANJERO EN GENERAL, SINO HACIA LAS EMPRESAS DONDE LOS VECINOS DEL SUR TIENEN PRESENCIA
Patriotismo Wong
EL APORTE
Por Hernán Chaparro [Psicólogo]

Estamos en julio y comienza una polémica anunciada: si Wong, ahora manejada por capitales chilenos, debería o no organizar su famoso corso. Hay que analizar lo que ocurre con la marca dentro del proceso de mutuos acomodos que posiblemente se irá dando entre la empresa y su público. No digo clientes porque esta cadena es un ciudadano sobre el que opinan incluso los que no lo son, pero que se sienten afectados por lo que ocurre con ella.

Desde su venta, surgieron preguntas sobre las celebraciones de julio, expresadas en temores que fueron desapareciendo hasta quedar como cicatrices que algunos siguen llevando, pero que no les impiden seguir yendo a comprar al mismo local de antes. Será interesante ver la reacción del público, porque quienes asisten no solo son clientes de la tienda, quienes suelen ser más de niveles socioeconómicos ABC .

La pregunta es si el tiempo irá limando asperezas o no. Más allá de que las elecciones presidenciales del 2011 reaviven los temas sobre nacionalismo, ¿cómo la gente seguirá relacionándose con la marca si esta sigue organizando su celebración? ¿Podrán reconstruir o construir con las nuevas generaciones su imagen de peruanidad?. Lo cierto es que en este caso influye mucho la nacionalidad del nuevo dueño.

Pero los sentimientos son distintos con otras empresas-ciudadano en manos extranjeras, como Backus o Inca Kola, que siguen sacándole lustre a su peruanidad sin mayores problemas. El tema no es que el origen sea del sur, sino que la propiedad haya cambiado de dueños.

Otra gran diferencia es que mientras Backus o Inca Kola son productos con fuerte presencia en sectores populares, Wong la tiene en los niveles altos, cuya opinión en medios y corrientes de opinión puede influir más. Se les quitó un símbolo de peruanidad a los segmentos altos de la población de Lima. Lo más probable es que mientras sigan haciendo las cosas bien, todo vaya sin mayores problemas, pero también es cierto que cuando se presenten problemas los estereotipos aparecerán rápidamente para nublar el análisis de los hechos.
________________________
LA PRIMERA 11 de Julio de 2008

César Hildebrandt

Carta a Wong
Señores de Cencosud en el Hinterland

Señores:

Me entero quie han conseguío quie los peruanos les autoricen el corso del 13 y no quería pasar esta oportunidad sin decirles quie ustedes son la avanzaá de la patria y lo mejor de toó el empresariau quie espera repetir, en nombre de Portales, las hazañas de Arica y Tarapacá.

Claro quie ya no será por la vía anticuaá de la guierra sino por los caminos del comercio y la compra de toó lo comprable en ese espacio vital chileno que empieza en Moquegua y termina en Tumbes, donde empieza nuestro aliao el Ecuador.

¿Recuerdan ustedes cuando les decía quie fueran a comprar Perú, quie estaba barato, y quie ustedes, remolones, no me creyeron al comienzo y se hicieron los retrecheros?

Me imagino que ahora me agradecerán quie haya sido tan perspicaz. Porque ahora tenemos algunas cosas de nuestros anexaos muy claritas.

En primer lugar, tienemo ese triángulo isóscele del mar de Prat, quie ninguna Haya ni la puta que lo parió nos va a quitar pero ni una onza. Porque al mar de Prat no me lo toca nadie sin pasar antes por los procedimientos de Contreras, quie después de esos procedimientos ya no se te ocurre naá con qué joder porque, por propia experiencia, puedo decirles que los muertos no joden.

En segundo lugar, sin ninguna Covadonga ni Esmeralda ni lanchita, oiga usté, tenemos su marina mercante y nos vamos a la conquista pacífica de sus puertos, siguiendo el ejiemplo de Matarani.

En tercer lugar, tenemo, como se dice en el lenguaje inmobiliario destos cabrones, sus aires pú, es decir que nuestra LAN está en nuestro patio delantero como nuestros Hawker Hunter el día glorioso en quie extirpamos el cáncer del marxismo.

En cuarto lugar, estamo a punto de comprar millones de sus hectáreas en la selva, quie es algo que nos faltó tener pero estamos compensándolo. Y en esos millones de hectáreas podremos agrandar la riqueza forestal y superar la fatiga de muchos suelos, quie de eso se trata cuando se hace patria, de ampliarnos por la razón y por la fuerza, que no es quie sea una o lo’tra sino quie son las dos conjuntas.

En quinto lugar, tenemos a medio gobierno del país derrotau metío en el bolsillo, empezando por la ministra del ramo que ya saben y terminando por todo lo alto (no sé si me dejo entender). O sea quie esta vez sin ningún Lynch quie ponga orden, los que nos tocaron como allegaus por el norte aceptarán quie les ocupiemos la geografía que ellos han despilfarrau nomás pú.

Por eso y todo eso es importante quie ustedes, ilustres señores de Cencosud, parte de nuestra avanzada sin pólvora esta vez, hayan volteau la tortilla y puedan ahora desfilar por las calles de Lima. Es un acto simbólico quie le va pegando en la mente a la indiaá que, como decía ese poeta comunista que a veces escribía de lo más bien, “lo mío es tuyo, lo tuyo es mío, toda la sangre formando un río...” Claro quie aquí no va a haber sangre sino cobranzas y si hay un río será el Bío Bío, que todo ya me suena a cueca nortina.

Lo único que tengo que confesar es quie me cuesta mucho decirles que son dueños de “Wong” –perdónenme, pero no puedo escribir eso de “Wong” junto a su nombre, porque me suena a mapuche mezclau con esquimal-. Dicho con toó el respeto.

Adelante mijos, quie así se hace patria grande (más grande) y se difunde la bravura de nuestros antepasados. Hay que empernar la mayor cantidad de mestizas a ver si de ese marrón agitau sale algo mijor.

Un comentario final, quie espero que no les moleste: aunque su corso es estratégicamente importante, la verdad es quie el verdadero corso soy yo, que fui, sin falsas modestias, el Napoleón del 11 de septiembre.

Desde el infierno y para siempre vuestro,

Augusto Pinochet Ugarte,
Comandante en Jiefe.
______________________
LA PATRIA EN EL BOLSILLO…

POr: Uri Ben Schmuel
uribs@larazon.com.pe
Diciembre 18, 2007

La humilde bodega de barrio que con el paso de los años se transformó no solo en un pujante conglomerado sino sobre todo en símbolo de peruanidad, ha sido vendida a chilenos. Y no a un grupo cualquiera: el poderoso Cencosud -con ventas estimadas en mas de diez mil millones de dólares e inversiones en Argentina, Brasil y próximamente Colombia- ha sido denunciado en su país porque a las cajeras las hacen trabajar en forma continua y las obligan a usar pañales para no ir al baño, las desnudan cuando se pierde dinero, no aceptan embarazadas y otra serie de perlas por el estilo.
Los economistas baten palmas y dicen que esta es una operación de fusión y consolidación estratégica y se felicitan de la habilidad negociadora del grupo Wong. Pero nosotros, francamente, nos sentimos decepcionados. Y en esta ocasión, suscribimos totalmente las opiniones del ex premier Carlos Ferrero, con quien en numerosas ocasiones hemos discrepado: “Esto es la continuación del proceso de chilenizacion de la economía peruana, que probablemente nos convierta poco a poco en una colonia chilena. Lo que los chilenos aspiran es a controlar la economía para que ese control de la economía les permita una influencia política. Ellos agarran todo y no dan nada. Lamento mucho que la familia Wong tan emblemática dentro del comercio, haya aceptado esta propuesta que nos despoja a los peruanos de algo que era muy nuestro y que ahora está en manos de Chile, al igual que las farmacias, todo el transporte aéreo principal, el transporte marítimo y parte de las tierras que se están comprando”.
(De paso, no entendemos por qué el presidente García, usualmente hábil para olfatear el sentir ciudadano, recibió a Horst Paulmann, mandamás de Cencosud, en Palacio. Porque en la calle ha sido mal vista esta venta y varias veces a lo largo del dia hemos escuchado algunas palabras muy fuertes al respecto).
Por nuestra parte, debemos confesar que situaciones como ésta nos plantean algunas dudas y preguntas sobre los límites de la globalización. Cierto, un supermercado no es una empresa estratégica, quinientos millones de dólares es mucho dinero y es cuestión de cada cual si lleva o no la patria en el bolsillo. Pero ciertamente el corso de 28 de julio de Wong nos parecerá a partir de ahora una payasá y cada vez que compremos algo nos preguntaremos si la cajera estará usando pañal debajo del uniforme blanco y rojo (¿o lo cambiarán a azul y rojo con una estrellita?).
Bueno, eso si es que seguimos comprando allí. A lo mejor, como dice Juan Sheput en su blog (¡hoy nos ha tocado coincidir en todo con los chakanos!) debemos de hacer un esfuerzo de dignidad y darle fuerza a esos constructores de clase media que son la bodega y la farmacia de barrio, el mercado de abastos, la paradita”. Ojalá no más que no se apoderen también del chino de la esquina y nos lo cambien por un condorito…
__________________-
DIARIO EL COMERCIO, Jueves 19 de Junio del 2,008.

LAS FIESTAS PATRIAS DE WONG
El corso sin patente
Por Fernando Vivas. Periodista

Ni soy un loquito patriótico ni voy a alentar un espíritu antichileno que sirva a los militares para reclamar para su sector el aumento de presupuesto que debe ir a educación, a salud y a reducir la pobreza.

Pero veo ante mis ojos los preparativos de una pequeña guerra simbólica que, como está avisada, no debe matar a nadie. Es más, ¡no debe darse! Y para evitarla, creo que hay que ser conciliador y atender la protesta patriótica de quienes se sienten provocados por una celebración que se pretende patriótica.

Recordarán que en diciembre del 2007 se anunció la venta del 100% de acciones de la corporación Wong al grupo chileno Cencosud. Sabrán, además, que desde hace 20 años, Wong organiza el gran corso de Fiestas Patrias con sus proveedores, colegios y organismos públicos y pasean una rojiblanca en manos de sus 'colaboradores', como llaman a sus empleados. Tanto éxito ha tenido el desfile realizado un domingo antes del 28 de julio, que se ha convertido en el más importante evento asociado a Fiestas Patrias luego del desfile militar.

Pues Wong, como si nada hubiera pasado en diciembre, ha pedido permiso a Miraflores para su corso del 2008. La municipalidad de Manuel Masías se lo ha dado para el domingo 13 de julio pues el 19 lo han reservado para su Día de la Peruanidad.
Hasta ahí un polo del conflicto. Respecto al polo opuesto, les cuento que el 13 de junio se reunieron en el Club Tacna dirigentes regionales, sindicalistas y activistas diversos convocados por el ex líder de los claeístas estafados Ciro Silva y se comprometieron a un "boicot contra las tiendas Wong, Eco y Metro" y a declarar a Masías "alcalde pro chileno" si permite el corso. Para no sonar tan duros, dijeron estar de acuerdo con un corso en otra fecha y sin referencias patrióticas.

En principio, no me gusta que una empresa se marketee o haga proyección social con símbolos patrios. Prefiero que las convocatorias festivas nazcan de una instancia plural, ya sea privada, pública o mixta. He respetado el corso de Wong porque se convirtió, de forma espontánea y de buena fe, en una colorida tradición puesta en escena por una respetabilísima empresa y que, para quienes quieran seguir participando en ella y son tan peruanos como usted y yo, sería violento pedir que se cancele. Pero la nueva nacionalidad chilena de la corporación, sumada a mi objeción de principio, pienso que le quita patente a este corso.

Bien harían los de Wong, para evitar resquemores que pudieran salpicar a sus proveedores y enervar hábitos de consumo (los míos no han cambiado después de diciembre), en repensar el asunto. Podrían hacer un desfile sin símbolos patrios y circunscribir estos a sus recintos, podrían pedir una fecha más distante del 28, podrían sumar a otros a su convocatoria. Podrían ser más considerados.

[Al cierre de esta nota, hablé con Eduardo Lira, gerente de Recursos Humanos de Wong, y me dijo que la decisión de realizar el corso se basa en la peruanidad de sus 10.000 empleados y sus tradiciones establecidas, en que otras empresas también apelan legítimamente a símbolos patrios y en un estudio de Apoyo que concluyó que les sería contraproducente no realizarlo].
_____________________
LA RAZON 23 de Junio de 2008

“Confío en que la jueza Puma abrirá instrucción contra Erasmo Wong”

Óscar Llerena, periodista que denunció a empresa hoy vendida a Cencosud:
“No me consta que se esté ejerciendo presiones sobre la jueza Asunción Puma, pero no me extrañaría que esté ocurriendo, porque Erasmo Wong intentó, desde el principio, conseguir decisiones que le sean favorables usando su poder económico”, sostuvo el periodista Óscar Llerena, autor de la denuncia contra el empresario que lo ha puesto al borde de la detención y el embargo de las cuentas de esa empresa.
En días pasados, una fuente de la Corte Suprema denunció que desde los más altos niveles de esa instancia, se ha comenzado a presionar a la jueza para que libere a Erasmo Wong de la acusación fiscal por los delitos de estafa, fraude en la administración de persona jurídica y apropiación del IGV en perjuicio del periodista y su empresa Publicare srl.

Llerena dijo más bien sentirse extrañado por el silencio cómplice de los ahora dueños, la corporación chilena Cencosud, que es una de las más poderosas de su país y la región.
Agregó que las maniobras de evasión tributaria eran conocidas en medios como la Dirincri, donde recibió las versiones de muchos de sus miembros de que habían tenido denuncias sobre el arreglo ilegal para que no prosperen investigaciones más profundas.

Las hazañas de “Facturita”

“Cuando por primera vez fui a dar mis declaraciones a Estafas de la Dirincri, un policía se acercó a preguntarle a mi instructor de qué se trataba lo mío. Este le respondió, “es otra de ‘Facturita’ Wong; con el tiempo y más confianza me contarían que varias veces los proveedores de verduras y frutas eran intimidados con devolverles su mercadería bajo el pretexto de que se habían malogrado; cuando sentían la angustia del proveedor, entonces les pedían una factura por determinada cantidad, se comprometían a pagar el correspondiente IGV y a no devolverle la mercadería. El problema le venía al proveedor cuando tenía que pagar el impuesto a la renta”, comentó Óscar Llerena.
Recién los chilenos de Cencosud, comentó, comprobarán que no compraron “la joya de Lima”, como lo calificó el presidente de ese consorcio, Horst, sino que fueron engañados.

Óscar Llerena dijo que Cencosud ya era cómplice en el sabotaje que hicieron las autoridades gerenciales de Wong, nombradas por los chilenos, de una pericia de alta tecnología que pretendía obtener la información que precise lo apropiado indebidamente del peculio del periodista.
Todo esto, dijo Llerena, tiene que ser considerado por la jueza Asunción Puma para abrir instrucción a Erasmo Wong, a quien por su conducta procesal se le debería dictar la orden de detención, el impedimento de salida del país y el embargo de las cuentas de E. Wong.
______________________________
LA REPUBLICA 01 de Julio de 2008

Wong: ¿patente para el corso?
Mirko Lauer.

La perspectiva de un corso de Wong bajo administración chilena se ha vuelto un socorrido tema de discusión pre-Fiestas Patrias. En la medida que el corso es una buena idea corporativa pero no un símbolo patrio, no debería haber mayor problema. Lo más probable es que hasta los dragones chinos, evocadores de las máscaras puneñas, sigan.

La idea de lo peruano en los espacios paralelos de lo cultural y lo comercial anda más zarandeada que nunca. En la era de la globalización el patriotismo, al menos el epidérmico, es un buen argumento de ventas. Las grandes transnacionales no le hacen ascos al tema. El discurso de algunas cervezas es un buen ejemplo.

La transnacional sudafricana SAPMiller nos ofrece la "cerveza de los peruanos", vago eco del "sabor nacional" de Inca Kola, hoy parte del universo Coca-Cola. Ahora las cosas pueden ser peruanas, o "de los peruanos" aun si la fábrica es de propiedad extranjera. El corso de Wong puede muy bien sumarse a esa indeterminación publicitaria.

Este fin de semana The New York Times entrevista a una banda de franceses y estadounidenses dedicados a tocar música chicha en un bar de Brooklyn. El nombre del conjunto lo dice casi todo: Chicha libre. De inmediato uno piensa en La orquesta de la luz, el extraordinario combo tropical formado por japoneses enamorados de la salsa.

Una tarea de lo peruano en este nuevo siglo es hacerse un lugar en el mundo. Lo que en la jerga de los negocios se llamaría imponer una marca, o las muchas marcas de lo peruano. Pero mientras aquí se promueve, afuera se copia, y aquello que nos parece de una peruanidad intransferible de pronto deviene un tesoro universal.
Ha sucedido con aquello que era típico y que hoy se reproduce eficazmente fronteras afuera y cuya identidad peruana empieza a descoserse por los bordes. Como los auquénidos, ciertas formas artesanales, la música andina, o algunos platos peruanos que empiezan a ser fusionados en el hemisferio norte hasta hacerse casi inidentificables.

¿Dónde queda el patriotismo en el remolino de los intercambios internacionales? Quedamos mejor parados con un patriotismo de los intereses, y no con un patriotismo de los signos exteriores. ¿Alguna empresa de peruanos al 100% está dispuesta a organizar un corso similar o a sumarse al esfuerzo de Wong, y así "peruanizarlo" un poco más?

Acaso no es casual que un corso así se le haya ocurrido a una familia de inmigrantes chinos. Quizá empresarios de origen puneño hubieran propuesto algo más espectacular, como la Fiesta de la virgen de la Candelaria. Una coreografía que probablemente ya está siendo danzada por mistis de toda nacionalidad en ciudades del hemisferio norte.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu