lunes, 7 de marzo de 2011

PRENSA MAFIOSA

LA REPUBLICA MARZO 7, 2011

Prensa mafiosa
Por Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.com.pe

Objetividad, subjetividad y mentira en el periodismo.

El teniente alcalde de Lima, Eduardo Zegarra, aludió, durante una sesión reciente del Concejo, a unos “diarios mafiosos”, y algunos medios se sintieron particularmente afectados. ¿Hay diarios de la mafia hoy en el Perú? ¿A cuál de todas las mafias en acción se habrá referido?

Cuando se habla de mafia en la política peruana usualmente se la vincula con la red que Vladimiro Montesinos construyó con el respaldo de su jefe Alberto Fujimori, durante los noventa, desde el cuartel general instalado en la salita de cómodos sillones en la que se repartía dinero a diestra y siniestra para comprar voluntades, conciencias y, por supuesto, titulares.

Los dos padrinos de esa mafia están presos por ese motivo y otros delitos de marca mayor, incluyendo homicidio, asalto al erario y perversión de las principales instituciones del Estado. Varios de sus secuaces también están en la chirona, y aunque otros andan sueltos, la verdad es que esa mafia ha sido severamente dañada y hoy su presencia en la prensa peruana está muy debilitada frente a lo ocurrido en la década pasada.

Pero hay otras mafias que siguen sueltas especialmente en algunos medios que aunque no son los de mayor circulación sí son los ‘más vendidos’ al imperio de la mentira por encargo.

A pesar de los malos ejemplos que hoy circulan con impunidad en el Perú, no debiera olvidarse que el primer compromiso de un periodista debe ser con la verdad, antes, incluso, que el medio en el que se trabaja, la gobernabilidad del país en el que se vive, o el deseo de nuestros lectores o audiencia.

La verdad, sin embargo, es un concepto complejo y relativo que depende de muchos factores: desde la información disponible hasta las creencias, valores y visiones personales. Por ello, es una ingenuidad el reclamo de objetividad al periodismo, el cual puede asegurarse solamente en hechos verificables.

El periodismo es, por ese motivo, un oficio marcado por la subjetividad a partir de la manera como cada periodista puede acercarse a esa ‘verdad’ siempre escurridiza, lo cual se plasma en decisiones como la persona que se elige para una entrevista, el titular que se decide, o la foto que se selecciona, todo lo cual conforma un combo altamente subjetivo.

Pero el hecho de que el periodismo tenga una alta carga subjetiva, que se manifiesta con fuerza en las fases electorales, nunca puede ser excusa y biombo para la mentira sistemática y, con frecuencia, por encargo político o comercial.

No sé si el teniente alcalde se refería a esa mafia o a otra, pero esa, la mafia de la mentira, reina hoy con total impunidad en varios medios peruanos, con el agravante de que muchos se hacen los sordos, ciegos y mudos para no señalarlos, especialmente las principales instituciones gremiales del oficio.
__________________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 7, 2010

El precio de ser reportero de guerra: 230 periodistas murieron en Iraq

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) hizo la denuncia tras la muerte de otro hombre de prensa

(AP)
París (EFE). Reporteros sin Fronteras (RSF) denunció el asesinato de otro periodista más, esta mañana, en Iraq, y definió la guerra en ese país como “la más grande hecatombe para la prensa”, en la que, de momento, han perdido la vida 230 reporteros y colaboradores de los medios de comunicación.

En un informe divulgado hoy con el título “Guerra de Iraq, una hecatombe para la prensa. 2003-2010”, RSF subrayó que la mayoría de los periodistas muertos fueron hombres (el 93 por ciento) y que el 87 por ciento de los asesinados eran de nacionalidad iraquí.

OLA DE MUERTES
La redacción más afectada por “el conflicto más mortífero para los periodistas después de la Segunda Guerra Mundial” fue la cadena de televisión nacional Al-Iraquía, con quince periodistas eliminados en siete años, señaló Reporteros.

La cifra incluye la muerte de Riad Abdel Yabar al Seray, de 35 años, asesinado este 7 de septiembre cuando salía de su domicilio en Bagdad, y para quien RSF exigió que se investigue, arreste y juzgue a los “autores directos e intelectuales” del crimen.

Recordó, asimismo, que Al-Iraquía forma parte del grupo “Iraqi Media Network”, creado y financiado por el Pentágono, “antes de ser confiado a las autoridades iraquíes”.

TAMBIÉN HUBO SECUESTROS
En su informe, la organización defensora de la libertad de prensa, destacó, igualmente, el “fenómeno” de los 93 periodistas secuestrados desde que comenzó la guerra y resaltó que convirtió a Iraq “durante varios años” en el mercado de rehenes más grande del mundo.

En el documento, divulgado dos semanas después de la retirada de Iraq del Ejército estadounidense, RSF estudió quiénes eran los periodistas asesinados, para qué medios de comunicación trabajaban y también en qué circunstancias murieron.

Añadió igualmente que ésta es la tercera vez que Reporteros sin Fronteras realiza un estudio similar, el anterior fue publicado en el tercer aniversario de la invasión estadounidense en Iraq, el 20 de marzo de 2006, recordó.
______________________________

LA RAZON 24 08 09

¿Y quién defiende a los ciudadanos de los abusos de la libertad de prensa?

A propósito del rechazo a iniciativa para garantizar rectificaciones periodísticas
VÍCTOR ROBLES SOSA (*)

La bancada aprista acaba de sufrir un aparatoso revés político al verse obligada a retirar su proyecto de ley que buscaba garantizar que los medios de prensa se rectifiquen cuando divulguen informaciones que dañen la honra y el buen nombre de un ciudadano. Lo hizo abrumada por un cargamontón de titulares periodísticos y declaraciones de rechazo.

Concuerdo que el proyecto traía algunos puntos polémicos, como acortar en extremo el plazo para que el medio de información se rectifique o hacer tercero civilmente responsable al medio de prensa en el que se divulgó el agravio contra el ciudadano afectado de manera automática, sin haberse comprobado que aquel haya sido cómplice de la difamación.

Estoy convencido, sin embargo, que el fondo del proyecto, que es garantizar que se rectifiquen aquellos que abusan de la libertad de prensa para triturar honras, debe ser abordado cuanto antes, porque la libertad de prensa tampoco es irrestricta como sostienen algunos exagerados.

Al general Eduardo Bellido Mora le arruinó la vida un periodista que lo acusó de narcotraficante sin ninguna prueba, más allá de la palabra de un sujeto indeseable que después se descubrió que había sido un agente del perverso Vladimiro Montesinos.
Durante ocho años ese periodista se permitió insistir en su versión infame contra Bellido, con el aparente aval y respaldo del diario donde trabaja.

Al final el general Bellido ha sido absuelto por la Corte Suprema de Justicia de todas las acusaciones falaces e injustas que le lanzó aquel diario, pero hasta ahora no ha podido lograr que ese periodista ni ese diario se rectifiquen de las mentiras que publicaron contra el oficial.
Según el general, les envió cartas aclaratorias y explicativas en reiteradas oportunidades, al amparo de la ley de rectificación, pero el diario las ignoró de plano.

Así como Bellido, hay muchos los ciudadanos que alguna vez han sido ofendidos, difamados, escarnecidos innecesaria e injustamente por ciertos medios de prensa, y tampoco lograron que estos se rectificaran.
Es vox populi, por ejemplo, que El Comercio jamás rectifica sus informaciones porque es su “política editorial” no hacerlo, así lo imponga la ley.
Yo lo viví en carne propia el año 2003, cuando ese diario publicó un informe extenso en el que se intentó ligarme con el ex presidente Fujimori, a quien no conozco, solo porque critiqué el rol político de la izquierda caviar y del toledismo.

Envié una carta pidiéndole al diario que rectificara las falsedades que publicó en mi contra, pero por más que reclamé, no le dio la gana de publicarla, jamás lo hizo.
Este es el tema de fondo, repito: Hay que hacer algo para que ciertos medios no usen la libertad de prensa como herramienta perversa para hacer daño sin rectificarse.
La mayoría de los que han rechazado de plano el proyecto aprista han señalado que ya hay una ley que regula la rectificación, pero ellos saben bien que esa norma es letra muerta en los hechos, lo cual es inadmisible en un estado de derecho y en una democracia.

La cumplen solo algunos diarios respetuosos de la ética, como “Correo” de Aldo Mariátegui o este diario que tiene la generosidad de brindarme un espacio para escribir. Los medios poderosos e influyentes que cumplen la ley son la excepción, no la regla, todos lo sabemos, por favor, no seamos fariseos. Esto tiene que acabar, por el bien del periodismo.

Los hombres de prensa criticamos a los políticos por la escasa credibilidad ciudadana que disfrutan, cuando sabemos bien que competimos con ellos en esa falta de confianza ciudadana, pues las personas confían hoy muy poco en la prensa. ¿O acaso no hemos visto las encuestas realizadas al respecto?

Esa pérdida de confianza es clara y contundente a la hora de repasar las ventas de los diarios, por ejemplo. Mientras en Japón un solo diario medio vende 3 ó 4 millones de ejemplares al día, en el Perú todos los diarios juntos venden menos de medio millón de ejemplares al día. ¡Medio millón en un país de 28 millones de habitantes! ¿Acaso esto no es un indicador de que la mayoría de la gente duda de nosotros?

Es impensable que en los Estados Unidos un periodista pueda dañar a un ciudadano como lo hizo La República con el general Bellido, por ejemplo, y que los responsables de tamaño abuso queden impunes. Ni en ese país ni en otro país donde impera la democracia plenamente.
Este abuso de la libertad de prensa alcanza niveles “gangsteriles” en ciertos medios que utilizan la profesión periodística para extorsionar de manera descarada a empresas, instituciones o ciudadanos, atacándolos de manera sistemática solo para pedirles dinero. ¿Tenemos que tolerar esto también en el nombre de la libertad de prensa?

Hay inclusive algunos pasquines que registran como supuestos directores responsables a personas ficticias con nombres falsos, para que los agraviados por sus calumnias y ataques puedan denunciarlos penalmente.
No cerremos los ojos ante esta realidad de nuestro periodismo peruano, encarémoslas con firmeza y valentía, y démosle solución para que el ejercicio de la libertad de prensa cumpla un objetivo social, no inmoral ni delincuencial.

Así como muchos medios han reaccionado con severidad y energía para rechazar el proyecto aprista, igual deberían alzar sus voces unidas exigiendo que la libertad de prensa no sea utilizada como instrumento malévolo y perverso. Es urgente dignificar el periodismo.
Como hombre de prensa con largo tiempo ejerciendo la profesión puedo dar fe que los periodistas que actuamos con ética y corrección casi nunca recibimos cartas rectificatorias.

En lugar de haber lanzado un “cargamontón” contra el proyecto aprista debió abrirse un debate sobre sus alcances, a la luz de la problemática real que existe: el desamparo casi absoluto de los ciudadanos frente al abuso de la libertad de prensa.
El presidente Alan García y el presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez, reaccionaron como políticos electoreros, pensando en evitar el choque con los grupos de prensa para no perder votos en las próximas elecciones. Una vez más no dieron la talla de estadistas. Una lástima por el gran Partido Aprista, por nuestra democracia y por nuestra querida patria.

Oscar Miró Quesada, acuñó esta frase brillante y elocuente: “Según como se ejerza, el periodismo puede ser la más noble profesión, o el más vil de los oficios”. Nada más cierto.
(*) Periodista, analista político y director ejecutivo del Instituto Paz, Democracia y Desarrollo.
___________________________
LA REPUBLICA AGOSTO 23, 2009

El ciudadano entre la prensa y el poder
Por Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.pe

Que levante la mano el que quiera opinar.

CHICLAYO.- Vine a esta ciudad, invitado por el grupo Oviedo y con el auspicio de este diario, para dar una conferencia sobre la relación entre prensa y poder en la que, como siempre me pasa en estas reuniones, yo soy el principal beneficiado por la suerte de aprender lo que se piensa fuera de Lima sobre lo que se discute en la capital.

¿Tiene poder la prensa peruana? ¿Cuán relevante es este? ¿Cómo pueden los periodistas ganarlo o perderlo? ¿Cómo debiera ser su relación con el poder? ¿Qué papel juega el ciudadano en ello?, fueron algunas interrogantes sobre las que se conversó en esta cita con alrededor de quinientos asistentes.

Si el poder es la capacidad de influir sobre el curso de los eventos de un país, la prensa peruana sí tiene poder, pero no tanto como el que la arrogancia de algunos periodistas los hace creer, ni el que, exageradamente, le atribuyen los políticos.

El poder de la prensa aumenta cuando esta se une alrededor de un planteamiento o protesta, como acaba de suceder con la ‘ley mordaza’. Cuando esto ocurre, los políticos retroceden instantáneamente pues, ante los periodicazos, reaccionan igual que los canes. Afortunadamente, sin embargo, rara vez todos los medios piensan igual, lo cual es positivo para la pluralidad informativa que requiere el ciudadano en una democracia.

Un problema en el Perú es que los políticos toman decisiones como si su éxito o fracaso solo dependiera de lo que digan los medios, y que algunos periodistas se traguen ese cuento, lo cual lleva a una confusión de roles: políticos que actúan como periodistas –el ‘envidiable’ presidente Alan García, por ejemplo, se siente ‘editor general de la nación’–, mientras que directores de medios se sienten ‘presidentillos’ que pontifican como salvador de la patria con desesperado afán de acercarse al poder, lo cual es un error pues el periodista tiene mucho más poder cuando más lejos está del poderoso y más cerca de la gente.

Cuando esto ocurre, los presidentes arruinan sus gobiernos pues al final a la gente, que no es tonta, no se le puede engañar con la publicidad o el decir de los amigos en la prensa; mientras que esos directores periodísticos que se sienten jefes de Estado acaban haciendo medios ridículos, presuntuosos y aburridos.

En el camino, ambos olvidan al ciudadano, el cual debiera ser su atención principal. De los políticos, que les deben el empleo; y de los periodistas, que deberían darle más atención, con esfuerzos como el que está haciendo, desde hoy, este diario con el lema ‘que levante la mano el que quiera opinar’, y cuyo fin es empoderar al lector. El ciudadano debe ser más escuchado por políticos y periodistas.
_______________________
EL COMERCIO AGOSTO 21, 2009

El legislador aprista José Vargas retira polémico proyecto de ley sobre derecho a rectificación

11:33 | Manifestó que la presión de la prensa le hizo cambiar de parecer. Oposición saludó la medida.

El congresista aprista José Vargas anunció que retirará el proyecto de ley que regula el derecho a la rectificación y dijo que la medida la tomaba por presión de los medios de comunicación.

En declaraciones a Canal N y a RPP, Vargas manifestó que tomó la decisión ante “la avalancha de adjetivaciones y sospechas” que se ciñeron sobre la iniciativa.

No obstante, Vargas dijo que reiteraba “la necesidad de un proyecto de la modificatoria de la ley” respecto a la rectificación periodística.

“Ha habido una respuesta desproporcionada, muchas veces sin leer el proyecto y tengo argumentos para defenderlo. Creo en la necesidad de modificar la ley de rectificación porque en mi concepto no protege hoy adecuadamente al ciudadano frente a nuevas amenazas de la tecnología”, refirió.

El proyecto fue objeto de duros cuestionamientos por parte de diversos sectores al considerar que afectaba la libertad de expresión.

Entre sus puntos controvertidos, el planteamiento establecía que el medio podría ser considerado tercero civilmente responsable en caso el periodista o el director que propale una información considerada injuriosa.

Parlamentario de la oposición como la nacionalista Marisol Espinoza y el de Unidad Nacional Hildebrando Tapia saludaron la decisión de Vargas.

El vocero de la bancada aprista se había negado a modificar su postura pese a las críticas del presidente Alan García y el jefe del Gabinete Ministerial, Javier Velásquez Quesquén.

Velásquez Quesquén anticipó que la propuesta sería observada por el Ejecutivo en caso sea aprobada por el Pleno.

Incluso, el presidente del Congreso, el también aprista Luis Alva Castro, declaró que la idea “no debe pasar” en el Poder Legislativo.
_________________________
LA REPUBLICA AGOSTO 21, 2009

El lado oscuro de la luna
El gobierno y el periodismo en la picota.

Por: Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.com.pe

Allá el ingenuo alegre porque el presidente declaró a favor de la libertad de expresión para apagar el incendio creado por sus congresistas, pero allá también los que, por defender principios, obvian la urgencia de promover la ética en el periodismo peruano.

Ante la reacción unánime de la prensa, el gobierno tuvo que retroceder en el proyecto sobre rectificación periodística presentado por el congresista aprista José Vargas y apuntalado por Mercedes Cabanillas en la comisión de Constitución.

El premier Javier Velásquez señaló que la iniciativa de su partido era inoportuna e innecesaria, y el presidente Alan García dijo que “es componente fundamental de la democracia la más irrestricta y absoluta libertad de expresión y la libertad de prensa, y así siempre será defendida por mi gobierno”.

La sospecha, sin embargo, es legítima. ¿Cabanillas, con su experiencia, no midió el calibre de esta iniciativa? ¿Vargas se mandó nomás sin consultar con nadie de su bancada?

Tampoco se pueden obviar todas las expresiones de incomodidad del presidente García contra la prensa porque, desde su punto de vista, esta no refleja los avances de su gobierno, además de hechos como el cierre arbitrario de radios de provincias por sus contenidos –como La Voz de Bagua Grande–; iniciativas del hoy ministro Aurelio Pastor para amenazar a la prensa libre; el intento frustrado de controlar Canal 5; o las arengas para llenar diarios y blogs con quejas que –sazonadas de insultos– ya realizan con entusiasmo los compañeros.

Ante la reacción unánime que produjo la torpe iniciativa del congresista aprista, al gobierno no le quedó otra opción que retroceder aun a costa de dejar a Cabanillas y Vargas como huaype sucio, pero la prensa debe seguir alerta con el fin de evitar intromisiones indebidas en los medios.

Sin embargo, tan importante como la defensa de la autonomía de la prensa debe ser la promoción de los principios de un periodismo ético, profesional, decente y honesto, el cual, lamentablemente, no está generalizado en el país.

Hay propietarios que creen que la empresa periodística está exonerada de impuestos o de obligaciones básicas con sus trabajadores. Asimismo, hay periodistas que –a veces con el consentimiento del propietario– usan el medio como chaveta y el insulto como bandera para arreglar problemas personales, el chantaje y la ‘mermelada’, denuncian sin verificar y niegan la rectificación legítima.

La intromisión del gobierno para solucionar estos problemas solo los agravaría, por lo que no debe meter las manos, pero eso no debe impedir el reconocimiento de que la agenda ética del periodismo es compleja y urgente.
__________________________
EL COMERCIO AGOSTO 21, 2009

EDITORIAL
No hay democracia sin libertad de prensa

Es reconfortante para la prensa y la sociedad civil escuchar el rotundo deslinde político y doctrinal que han hecho el presidente de la República, Alan García, y el jefe del Gabinete, Javier Velásquez Quesquén, respecto del malhadado anteproyecto congresal que, bajo el pretexto de regular el derecho de rectificación, pretendía amedrentar a los medios de comunicación.

“Creo que el componente fundamental de la democracia es la más irrestricta libertad de expresión y la libertad de prensa y así será defendida por mi gobierno (...) que es y será siempre un gobierno de libertades”, ha dicho correctamente el primer mandatario.

Por su parte, Velásquez Quesquén aclaró que el derecho de rectificación ya se encuentra reglamentado en la Constitución Política del Perú, por lo que resulta innecesario promover un debate, más aun si este se da sobre la base de un proyecto confuso y eventualmente riesgoso para garantizar dichas libertades.

En líneas generales, hay que reconocer que este gobierno ha sido respetuoso de las libertades de prensa y expresión, por lo que cuestionables iniciativas como la promovida por los congresistas José Vargas y Mercedes Cabanillas en la Comisión de Constitución le hacen un flaco favor a la administración aprista y a la estabilidad política del país.

Esto resulta aun más perjudicial en momentos en que nuestro gobierno redobla esfuerzos por reafirmar sus credenciales democráticas y desmarcarse de regímenes autoritarios y abusivos, como el de Hugo Chávez y de sus cercanos seguidores en Bolivia, Ecuador y otros países de la región.

¿Con qué autoridad moral podríamos criticarlos si acá se empieza a poner uno o más escollos al ejercicio de las libertades de expresión y de opinión?

Nuestro país es, además, signatario de importantes cartas y documentos supranacionales que garantizan el irrestricto respeto de las libertades de prensa, expresión y opinión, en el entendido de que se trata de un elemento fundamental para el ejercicio de las demás libertades en el sistema democrático.

Según la Declaración de Chapultepec, la prensa no debe ser sancionada por formular críticas contra el poder político. Por el contrario, le corresponde promover la participación ciudadana y el debate de ideas, del que pueda resultar la crítica fundamentada y bien intencionada, que oriente acciones o corrija los errores tanto del Gobierno como de quienes administran los poderes públicos o de aquellos que aspiren a ocuparlos en el futuro.

Es oportuno recordar aquí que, cuando se produjo la nefasta confiscación de Radio Caracas Televisión (RCTV) por parte del régimen autoritario de Venezuela, el presidente Alan García marcó distancia y dijo que su gobierno miraría con recelo y no podría ser amigo pleno de un gobierno que no respete la libertad.

Este es el mensaje que tienen que acoger nuestros congresistas para rectificar o archivar el polémico anteproyecto. No puede ser demócrata quien afecta o conculca la libertad de prensa, que es la síntesis de los derechos humanos y requisito indispensable para actuar en una sociedad tolerante, participativa y respetuosa de la ley y de los derechos de los demás.
_______________________
EL COMERCIO AGOSTO 20, 2009

ANTE INICIATIVA DE CABANILLAS
García deja sin piso proyecto de rectificación

Presidente defiende irrestricta libertad de expresión en el país. Primer ministro calificó de inoportuna la propuesta aprista

De la manera más inocente, el oficialismo expuso su costado para recibir las críticas de especialistas y organizaciones que agrupan a medios de comunicación por el proyecto de ley que intenta regular el derecho de rectificación.

La Sociedad Nacional de Radio y Televisión (SNRTV) y el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) publicaron sendos comunicados, en los cuales califican el proyecto como amenaza a la libertad de expresión.

Así condenaron la propuesta legislativa que ha sido puesta en la agenda de la Comisión de Constitución del Congreso.

La directora del Consejo de la Prensa Peruana, Kela León, dijo que esta iniciativa contiene vacíos y “genera una presión innecesaria sobre la libertad de prensa”.

El decano del Colegio de Abogados de Lima (CAL), Walter Gutiérrez, también cuestionó el proyecto de ley . “El medio de prensa podría ser demandado por “daños” que genere el ejercicio del derecho de opinión, lo cual es gravísimo”.

El abogado Fausto Viale consideró preocupante y peligroso que el proyecto proponga que el medio de comunicación social —como empresa— sea considerado tercero civilmente responsable y asuma el pago de la indemnización. “Esto puede dar lugar a que la empresa, para cuidarse, efectúe un control sobre los contenidos periodísticos”.

Precisamente, la SNRTV sostuvo en su comunicado que el proyecto 2971 “busca amedrentar a los periodistas y a los medios de comunicación privados”.

Actualmente, los responsables en caso de difamación son el autor de la nota informativa o el director periodístico del medio.

A pesar de todo, la presidenta de la Comisión de Constitución, Mercedes Cabanillas, pidió ayer en la mañana tolerancia y objetividad para discutir el proyecto.

Sin embargo, ya avanzada la tarde, el secretario general aprista, Mauricio Mulder, dijo que el proyecto “no es ni prioritario ni es de fondo”.

Poco después, el presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, puso punto final a esta polémica de forma enfática: “El Gobierno no ha presentado la iniciativa, y consideramos que esta propuesta es innecesaria e inoportuna”.

“Gobierno respeta libertad de prensa”
El presidente Alan García afirmó ayer que su gobierno siempre respeta la libertad de opinión y de prensa, en referencia al debate que se ha generado por el proyecto de ley de rectificación en los medios de comunicación que será discutido en la Comisión de Constitución del Congreso.

“Mi gobierno fue, es y será siempre un gobierno de libertades, de absoluto respeto a la libertad de prensa y de opinión”, dijo el mandatario anoche tras reunirse con los miembros de la Conferencia Episcopal Peruana.

“Nunca antes, ahora o en un futuro un gobierno que me toque dirigir u orientar tendrá temor de las opiniones o necesidad de circunscribirlas o silenciarlas”, agregó.

PRECISIONES
Les tienden la red
“De tratarse de periodismo digital, la rectificación se efectuará según lo establecido en la misma proporción en la página web o blog respectivo”, dice el proyecto 2971.

Las mismas penas
Solo propone cambiar el artículo del Código Penal referido a difamación para añadir al “periodismo digital”.

* EDITORIAL
Contra descaminado proyecto de prensa

Aun luego de los anuncios de enmienda por parte de ciertos voceros oficialistas en el Parlamento, no podemos dejar de criticar la sombría intencionalidad de quienes desempolvaron un malhadado proyecto que pretende amedrentar y amenazar a la prensa independiente y a los medios de comunicación social.

En puridad se trata del mismo proyecto que presentó en la legislatura anterior el congresista aprista José Vargas, por lo que llamó tremendamente la atención que, entre tantos importantes proyectos que esperan debate, se haya jerarquizado y dado prioridad a uno tan polémico y confrontacional. Ello ciertamente llama a suspicacia, pues el Perú tiene una historia dolorosa y compleja en lo relativo a la libertad de expresión.

El cuestionado anteproyecto recorta el plazo para solicitar la rectificación (de 15 a 7 días) y para publicarla (de 10 a 3 días), además de incluir al medio de comunicación como responsable “solidario” para atender eventuales reparaciones e indemnizaciones.

Hoy el plazo es relativamente amplio porque, dada la solicitud de rectificación, tanto el periodista como el medio necesitan tiempo para verificar y hacer una mínima investigación. Partimos, además, de la premisa de que el periodista profesional se ciñe a los principios de la ética, la honestidad, el rigor y el respeto al público, y no hay voluntad de agraviar ni ofender. Y si yerra se debe principalmente a la inmediatez que exige la profesión.

Lo que no se debe hacer, como al parecer se pretende, es abrir las puertas a una figura que no está contemplada en la legislación, cual es el derecho de réplica, referido al pedido de publicar una opinión divergente a la ya difundida.

Preocupa también que el anteproyecto cuestionado mencione principios y urgencias rectificatorias que no parecen razonados ni razonables. Efectivamente, la Carta Magna considera la proporcionalidad en la rectificación, pero la entiende no como la necesidad de reproducir exactamente en el mismo espacio, sino como darle un espacio equivalente y contextualizado.

En cuanto a la reparación civil, la doctrina de libertad de expresión que alentamos, junto con la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y el Consejo de la Prensa Peruana (CPP), precisa que debe despenalizarse el procesamiento de todas aquellas faltas cometidas a través de los medios de comunicación.

Además, según nuestra legislación no existe sanción penal por la rectificación. Solo cuando se produce una querella, eventualmente podría dictarse pena de prisión hasta de cuatro años más el pago de la indemnización por daños que se pueda causar al querellante, de manera solidaria.

Adicionalmente, debemos subrayar que el derecho al honor, la intimidad y el buen nombre están protegidos y garantizados no solo por la Constitución Política, sino también por el Código Penal y el Código de Procedimientos Penales. Ello en el entendido de que la rectificación es el modo de corregir errores que se puedan cometer al acopiar o difundir información, lo que, en tanto falta subsanable, no constituye un delito de prensa. En el procedimiento actual, solo cuando el medio de comunicación se niega a rectificar se abre la vía judicial, lo que no debe cambiarse.

En suma, la lectura de conjunto del cuestionado anteproyecto motiva gran preocupación, por lo que no debe prosperar, sobre todo en condiciones de inestabilidad política, cuando podría ser usado como instrumento de presión, amedrentamiento y amenaza. Así lo han advertido, con justa razón, representantes de los medios y de importantes asociaciones como el CPP, el Instituto Prensa y Sociedad y la Sociedad Nacional de Radio y Televisión.

En cuanto a El Comercio, como lo saben nuestros lectores, nos motiva la búsqueda de la verdad y el servicio al ciudadano, guiados por principios éticos que nos señalan que cuando tenemos que rectificar lo hacemos con responsabilidad y accionando mecanismos de autorregulación que indican procedimientos aprobados por el Consejo de la Prensa Peruana.

En tal contexto, destacamos el “irrestricto respeto a la libertad de prensa y expresión” que ha reiterado el presidente Alan García. En el mismo tono los congresistas deben entender que los periodistas y los medios no tenemos ni pedimos patente de corso ni trato privilegiado frente a la ley, sino las debidas garantías para ejercer la profesión. Es lo usual, lo constitucional y lo exigible en el Estado democrático, por lo que esperamos la modificación o el archivo definitivo del anteproyecto de marras.

* COMENTARIO DEL EDITOR
El deslinde presidencial que faltaba
Por: Juan Paredes Castro

Resulta increíble que después de los sucesos de Bagua, Mercedes Cabanillas haya vuelto a equivocarse tan pronto en sus cálculos políticos y mediáticos. Y ojalá que de esta insistencia en el error, aunque en otro tema y en otro escenario, tampoco vuelva a culpar a los medios de comunicación.

Lo primero que la legisladora pensó es que desempolvando un proyecto de ley de rectificación, dormido en el Congreso, iba a poner contra la pared a la prensa escrita, audiovisual y digital y ella convertirse en algo así como la procuradora de la voz de quienes no tienen voz.

Lo que todos saben es que el derecho de rectificación ya existe y funciona y que las responsabilidades civiles y penales en las que incurre y podría incurrir la prensa se rigen por las leyes ordinarias y los tribunales.

No hay, pues, ningún salto que dar en un suelo absolutamente parejo, a menos que alguien quiera bailar en él la danza de las tijeras, en clara alusión a la censura y a la mordaza.

Lo que posiblemente la ex ministra del Interior no pensó es que suscribiendo esta prueba de fuego contra la libertad de prensa ponía en el disparadero a su partido, al Congreso y finalmente al presidente Alan García, que ayer se vio obligado a deslindar con el proyecto de ley y sus viejas y nuevas motivaciones.

Si bien el primer ministro Javier Velásquez había salido ya a poner un frenazo declarativo a la iniciativa represora, por la noche el mandatario dejó prácticamente sin piso al empeñoso trabajo desplegado por Cabanillas para impulsarla. No se trata, pues, de un deslinde cualquiera. Se volvió necesario desde el momento en que el proyecto de ley tenía un origen partidario, el del Apra, y desde la circunstancia de que no hay nada, de tal origen, que no toque, directa o indirectamente, a García. Y como estaba de por medio el mantenimiento de una irrestricta libertad de expresión en el país, nada más urgente para el mandatario que evitar colocarse gratuitamente en el blanco de un disparate interno de grueso calibre.

Para no olvidarlo: aunque ya venía muerto de nacimiento, el proyecto de ley removido por Cabanillas no traía consigo motivaciones precisamente altruistas.
_____________________
PERU 21 AGOSTO 20, 2009

El aprista Vargas admite que su proyecto sobre rectificación es inoportuno

El vocero de la bancada oficialista dijo, sin embargo, que no va a retirar la polémica iniciativa, pese a que el Gobierno marcó distancias de esta para sacudirse de las críticas por el intento de ponerle cortapisas a la libertad de expresión.

Aunque reconoció que su proyecto para regular el derecho de rectificación en los medios de prensa puede ser inoportuno, el congresista aprista José Vargas dijo este jueves que no va a retirar la polémica iniciativa que está como primer punto en la agenda de la Comisión de Constitución, pese a que ayer el Gobierno, a través de su primer ministro, Javier Velásquez Quesquén, le bajó el dedo y adelantó que el Ejecutivo observaría la norma si fuera aprobada en el Congreso.

“No lo voy a retirar, puede ser inoportuno, pero es necesario”, dijo Vargas, a la sazón vocero de la bancada aprista, en RPP Noticias, al ser consultado por las opiniones del presidente Alan García, el premier Javier Velásquez, el secretario general del Apra, Mauricio Mulder, quienes tomaron distancia de esa iniciativa, quizás como una manera de sacudirse de las críticas por el intento de ponerle cortapisas a la libertad de expresión.

El legislador dijo que esperará el resultado del debate que se realizaría el próximo martes en la Comisión de Constitución, y descartó que haya sido conminado por la presidenta del grupo, Mercedes Cabanillas, para actualizarlo.

Señaló que ese proyecto lo presentó en la legislatura pasada, y si ha sido puesto en la agenda, él no se correrá al debate, sino que defenderá su punto de vista, aunque también es consciente que no tiene la verdad absoluta, sino que el proyecto puede ser perfeccionado.

Dijo que salvo Edgar Reymundo, del Bloque Popular, el resto de congresistas de la comisión de Constitución aprobó el debate del proyecto, incluso con frases elogiosas de parte de su colega nacionalista Víctor Mayorga, por lo que no entiende ahora las críticas.

Asimismo, señaló que ha hecho bien la presidencia de la comisión en pedir la opinión de la Defensoría del Pueblo, Colegio de Periodistas y otros gremios, y si la próxima semana se decida el rechazo del proyecto, él acatará la decisión.

INOPORTUNO. En un debate en RPP Noticias, los congresistas Rolando Sousa (fujimorista), Javier Bedoya (PPC) e Isaac Meker (nacionalista), coincidieron, sin embargo, en que el proyecto era inoportuno, cuando no, un atentado contra la prensa.

Bedoya dijo que el meollo del proyecto es que hace tercero civilmente responsable a los medios de comunicación, por las informaciones de sus comunicadores, lo que sí significaría un atentado contra la libertad de prensa.

Sousa, en tanto, sostuvo, que además de inoportuno, es irrelevante, porque el único cambio que hace a la ley vigente es reducir de 7 a 3 días el plazo de rectificación, cuando ese es un tema que se está revisando en España y Alemania, origen del modelo peruano, por ser insuficiente.

Señaló que en Europa rigen dos modelos: el francés, que no solo reconoce el derecho de rectificación, para aclarar informaciones inexactas, sino el derecho de réplica, para responder a opiniones del medio, y el plazo para hacerlo es de tres a un año, porque una persona podría estar de viaje y no informarse de lo que se ha publicado.

En Alemania, de donde viene el modelo español, que a su vez nutre al modelo peruano, solo se reconoce el derecho de rectificación, pero no de réplica.
_____________________
LA REPUBLICA AGOSTO 20, 2009

Mamarracho inmejorable
Por Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.com.pe

Rechazar toda amenaza a la libre expresión.

Mercedes Cabanillas dijo ayer en relación con la iniciativa presentada por su compañero José Vargas que “un proyecto es un proyecto, no una versión final”, pero la verdad es que estamos ante un mamarracho inmejorable que debe ir al tacho de la basura para dejarlo sin efecto cuanto antes.

Hay consenso en que este proyecto es una clara amenaza a la libertad de expresión, como concluye el comunicado de Ipys emitido ayer. Es una opinión compartida por el Consejo de la Prensa Peruana y por prácticamente todos los medios de comunicación con la excepción de un par de diarios distraídos que seguramente hoy también se apuntarán en la dirección indispensable de rechazar esta iniciativa descabellada.

Dicho proyecto se ocupa de un asunto ya regulado, abre la puerta para exigir la rectificación de una opinión, y crea oportunidades para presionar con más efectividad al propietario del medio para evitar que se incomode al poderoso.

La contundente crítica a este absurdo se ha concentrado en la congresista Cabanillas, pero esto puede ser injusto pues todo apunta a que es parte de una decisión más corporativa. El viernes pasado, por ejemplo, durante la presentación del libro del aprista Luis Jiménez Borra, el presidente Alan García aludió a la necesidad de que los medios informen “objetivamente sin tomar partido político”, y en más de un discurso y artículo periodístico se ha quejado de la prensa –incluidos los blogs– e invitado a sus adeptos a quejarse ante ella.

Como se sostuvo ayer en esta columna, este gobierno no tiene las manos limpias en materia de libertad de expresión. Obviamente, no se puede comparar con la profunda corrupción periodística del fujimontesinismo, pero hay evidencia de que, ante la crítica o la denuncia, el Apra es muy intolerante.

Por ejemplo, el cierre de radios de provincias por sus contenidos –como La Voz de Bagua Grande–, iniciativas legislativas como las del hoy ministro Aurelio Pastor para que la difusión periodística de pruebas como un petroaudio requiera el permiso de un juez, además de presiones ya conocidas.

Pero no hay mal que por bien no venga: lo positivo de esta desafortunada iniciativa es que el Apra ha sentido el sólido rechazo a sus intentos de amenazar a la libertad de expresión, lo que se evidencia en el claro retroceso manifestado ayer.

El periodismo no puede interpretar, sin embargo, que esta victoria significa una patente de corso para actuar con irresponsabilidad –lo cual también abunda en la prensa peruana–, sino como un llamado indispensable para reforzar los mecanismos para mejorar la ética y el profesionalismo en el oficio.
_____________________
EL COMERCIO AGOSTO 19, 2009

Velásquez calificó de inoportuno e innecesario proyecto de ley que regula derecho a rectificación

18:01 | El primer ministro le enmendó la plana a Mercedes Cabanillas y José Vargas, promotores de la iniciativa, al aclarar que ya está regulado en la Constitución.

(Andina).- El presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, consideró inoportuno e innecesario el proyecto de ley presentado en la Comisión de Constitución del Congreso que regula el derecho de rectificación en los medios de comunicación.

En conferencia de prensa, Velásquez Quesquén explicó que el derecho de rectificación ya se encuentra reglamentado en la Constitución Política del Perú.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Constitución, la congresista aprista, Mercedes Cabanillas, manifestó que la iniciativa puede ser sujeta a corrección, tras las críticas de diversos sectores sobre un posible recorte de la libertad de expresión.

En declaraciones a la prensa, Cabanillas pidió no apresurarse en las conclusiones y demandó abordar el tema “con criterio, con tolerancia y con respeto”.
_______________________
PERU 21 AGOSTO 19, 2009

“Mi proyecto tiene argumentos sólidos para fundamentarse”

El legislador José Vargas, autor del proyecto para modificar la ley sobre la rectificación, consideró importante su iniciativa y recalcó que los apristas son libres de presentar temas que estimen trascendentales.

El congresista oficialista José Vargas reiteró su posición respecto a que su proyecto para modificar la ley que regula el derecho a la rectificación “tiene argumentos sólidos para fundamentarse”, pese a que el primer ministro Javier Velásquez Quesquén lo consideró inoportuno e innecesario.

Por ello, indicó que su iniciativa “es importante porque protege el derecho fundamental de solicitar la rectificación cuando es ofendido el honor de cualquier ciudadano”. Además, indicó que los legisladores apristas son libres de presentar temas que consideren trascendentales.

“El Apra tampoco es un monasterio monocorde, donde todos opinamos de la misma manera y como robots. Aquí hay diferentes opiniones, pero finalmente el partido toma una decisión y todos acatamos”, señaló a Perú21.pe.

Consultado si es que retirará su proyecto luego de las expresiones del jefe del gabinete, Vargas refirió que primero se tendría que escuchar las opiniones del Ministerio de Justicia, la Defensoría del Pueblo y los gremios periodísticos, para que así la Dirección Política del Apra tome una determinación.

Vargas dijo no sentirse desairado por las expresiones de Velásquez Quesquén, pues remarcó que este ya le había anticipado su parecer sobre su proyecto, por lo que aseguró no estar sorprendido. Además, descartó que no exista disciplina en el Apra.

Por último, señaló que “ha sido desproporcionado la respuesta de los medios de comunicación, pero eso es parte de la libertad de prensa que los apristas respetamos irrestrictamente”.

* Proyecto aprista pone en jaque libertad de expresión, afirman
“Prefiero una prensa libre y no una prensa de rodillas y doblegada”, sostiene Raúl Castro. García Belaunde advierte que iniciativa buscar distraer atención de conflictos sociales.

Mal comienzo. Pese a los cuestionamientos de algunos sectores de la oposición, la Comisión de Constitución del Congreso aprobó ayer, por mayoría, debatir, la próxima semana, el proyecto de ley de la Célula Parlamentaria Aprista (CPA) que regula el derecho de rectificación de las personas afectadas por afirmaciones injuriosas o inexactas en medios de comunicación social.

La controvertida iniciativa –sin embargo– ya había sido incluida en la agenda de ayer, como lo advirtió Perú.21, sin acuerdo previo de los integrantes de ese grupo de trabajo. Debido a ello, el propio vicepresidente de la comisión, Edgard Reymundo, cuestionó que se prioricen los proyectos unilateralmente.

Anticipándose a estas críticas, la titular de Constitución, Mercedes Cabanillas, deslindó –apenas iniciada la sesión– su responsabilidad en la elaboración de la agenda y trasladó esta a la asesoría técnica. No obstante, puesto el tema sobre el tapete –y con el entusiasta respaldo de apristas, fujimoristas y nacionalistas–, el grupo acordó, por mayoría, mantenerlo en la agenda e, incluso, ponerlo como primer punto de debate en la próxima semana. Solo Reymundo votó en contra.

EN JAQUE. El congresista Raúl Castro Stagnaro (UN) respaldó la iniciativa en lo concerniente a la posibilidad de que el derecho de rectificación se ejerza también en medios electrónicos como blogs y páginas web. Empero, dejó constancia de sus discrepancias con la inclusión de los medios de comunicación como terceros civilmente responsables. “No creo que la responsabilidad personal pueda ser atribuible al medio bajo la figura de la teoría de riesgo. Se pondría en jaque a la libertad de expresión. Prefiero una prensa algunas veces exagerada y no imparcial que una prensa de rodillas, coactada y doblegada por temor al pago de una indemnización (...) Es cierto que algunos medios no siempre cumplen con la rectificación, y eso es lo que tienen algunos políticos como sensación de venganza en la cabeza; algunos congresistas con poca correa piensan que hacen daño las críticas”, comentó.

Por su parte, Víctor Andrés García Belaunde calificó de “absurdo” el proyecto y cuestionó que se pretenda recortar el plazo que tiene el medio de comunicación para publicar la rectificación. En ese contexto, denunció que lo que buscaría el Apra con este proyecto es distraer la atención ciudadana de una serie de conflictos sociales.
_______________________
EXPRESO AGOSTO 19, 2009

Libertad de prensa bajo amenaza en el Perú

La Comisión de Constitución y Reglamento acordó por amplia mayoría debatir con carácter prioritario el predictamen del proyecto de ley presentado por la Célula Parlamentaria Aprista a iniciativa de su vocero, José Vargas, y orientado a regular el derecho de rectificación de las personas afectadas por afirmaciones inexactas o injuriosas en los medios de comunicación social. El proyecto señala en su artículo 2 que “la persona afectada por informaciones inexactas e injuriosas realizadas en cualquier medio de comunicación social tendrá derecho a una rectificación…”.

Este artículo es ambiguo porque quién califica qué es injurioso o inexacto. Además, bajo esa denominación pueden fácilmente esconderse intereses que buscan ocultar la verdad o tapar actos de corrupción.Al señalar en su artículo 7 que si en los plazos señalados no se hubiera publicado o difundido la rectificación, el afectado podrá interponer una acción de amparo, judicializando así la acción de rectificación e introduciendo un recurso que serviría en la práctica para tener jaqueados a los periodistas y a las empresas. El proyecto, como todos los de su tipo en el Perú y el mundo, constituye una velada amenaza a la libertad de prensa, tal como lo demuestra la historia del Perú y la realidad de otros países, entre ellos Venezuela, en donde bajo el pretexto de defender derechos ciudadanos o honras supuestamente difamadas, se norma el ejercicio de la libertad de prensa, amordazándola o cercenándola.

El acuerdo fue tomado en la primera sesión de trabajo legislativo realizada bajo la conducción de su titular, Mercedes Cabanillas, con la solitaria oposición del vicepresidente, Édgard Reymundo, por considerar “inoportuno” que el polémico tema sea el primero en ser tratado al inicio de las actividades legislativas de la comisión. Sin embargo, los congresistas Javier Valle-Riestra y Martha Moyano coincidieron en declarar que se trataba de un tema de suma importancia que debía merecer especial atención y aclararon que el proyecto no estaba dirigido contra los hombres de prensa sino contra los excesos de algunos medios. Por su parte Raúl Castro dijo que prefería tener una prensa errada, equivocada, pero libre y no sometida.

Responsabilidad Civil: coacción encubierta
En su artículo 6, el más controversial, el proyecto del vocero del APRA amplía la responsabilidad civil que podría establecer el Poder Judicial en un proceso a la empresa periodística y no sólo al periodista, como sucede en la actualidad. Este cambio supone una coacción indirecta al medio al presionar económicamente a la empresa, lo cual constituye una intromisión intolerable y peligrosísima en un tema delicado como la libertad de prensa.De otro lado, Vargas señala que en la actual legislación una persona que se considera afectada en su honor por un medio de prensa tiene 15 días para enviar su rectificación; el proyecto acorta ese plazo a 10 días. Sin embargo, no precisa si al excederse en ese plazo le queda vedado el camino judicial. En cuanto al plazo que el medio tiene para acoger la rectificación, en la actualidad éste es de 10 días; el proyecto propone modificarlo a 3.
_______________________
LA PRIMERA AGOSTO 19, 2009

Atentado contra la prensa
por César Hildebrandt, La Primera

Mercedes Cabanillas está muy interesada en amedrentar a la prensa y vengarse de ella por todo lo dicho y escrito en torno a la tragedia de Bagua, tragedia en dos actos de la que ella fue autora, promotora e intérprete (en el papel de La Irresponsable).

Bagua es su sombra. Treinta y cuatro cadáveres la persiguen despidiendo briznas y musgos en su carrera. No es el “Thriller” de Jackson: es la danza macabra de la curva del diablo y el ballet esquelético de la Sexta Estación.

Y como la señora está enloqueciendo, entonces presenta su proyecto.

Quiere cambiar las leyes vigentes, que ya castigan el delito cometido a través de la prensa, para incluir a las empresas como terceras civilmente responsables. Con Vega Vega en la Corte Superior y una judicatura ampliamente maleable, el proyecto promete ser un misil en el blanco de la libertad de expresión.

Ahora bien, como la señora Cabanillas se está reconstruyendo y no da puntada sin nudo ni paso sin permiso parece claro que ese proyecto ha sido presentado con el pláceme de Alan García, que en privado culpa a la prensa de su desfalleciente popularidad.

La procedencia palaciega del proyecto estaría probada, además, por el hecho de que hace algunas semanas quien lo presentó fue José Vargas, que es algo así como el Joe Pesci del aprismo en trance de grupo ejecutor. O sea que Pesci, quiero decir Vargas, jamás presenta algo suyo sino que es el mandadero de Palacio y el matón de “Casino”.

El proyecto se las trae. No sólo incluye a las empresas en los juicios por injuria o difamación –un modo eficaz de asustar a los directores y propietarios de medios- sino que modifica el artículo 132 del Código Penal estirando la jurisdicción de la ley a cuanto blog o twitter pueda uno imaginar.

Un partido cuyo lema fue (y es) “sólo el aprismo salvará al Perú” viene de estirpe autoritaria. Con el proyecto García-Cabanillas el Apra vuelve a lo que “La Tribuna” llamaría “sus prístinos orígenes”. Ya no es época de matar a periodistas, por supuesto. Pero siempre se los puede amedrentar.

Si el proyecto prospera será porque cuenta con el respaldo del Congreso, esa colección –salvo muy honrosas excepciones- de apopléjicos en curso y propietarios de los rabos de paja más extensos de esta comarca. Será entonces –si se aprueba- un gesto de la clase política congresal en contra de la libertad de expresión.

Y el proyecto habla del perentorio derecho de rectificación (que ya existe y está reglamentado) aludiendo, según Andina, a quienes se sientan afectados por “informaciones inexactas o agraviantes”.

Así que veamos.

¿Es inexacto o es agraviante decir que el presidente de la República miente cuando inaugura hospitales inexistentes?

¿Es inexacto o es agraviante decir que Mercedes Cabanillas es la responsable de 34 muertes que pudieron evitarse?

¿Es inexacto o es agraviante decir que el Apra nunca muere y que a más calumnias, más aprismo?

Tanto que hablan de Chávez. Lo que García quiere es ser Uribe a la hora de las repartijas y Chávez a la hora de la prensa. Veremos si el Congreso se lo tolera.
_______________________
LA REPUBLICA AGOSTO 19, 2009

Alan García, el censor elegante
Por Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.com.pe

Rechazar recortes a la libertad de expresión

El hecho de que la primera decisión de Mercedes Cabanillas como presidenta de la comisión de Constitución fuera un petardo contra la libertad de expresión, haría pensar que es por tener sangre en el ojo al creer que perdió su ministerio por culpa de la prensa, cuando es obvio que eso se debió a sus decisiones lamentables que contribuyeron a la tragedia en Bagua.

Pero no es así pues la intención de recortar la libertad de expresión –y darla con amplitud solo al amigo– es una antigua tentación del presidente Alan García, quien suele posar como demócrata pero cuando lo critican se transforma en el ‘censor elegante’ que se las ingenia para acallar la opinión que no le gusta sin que se vea su mano, usando la fórmula clásica: persuadir al propietario para despedir al periodista incómodo.

El proyecto ya lo había presentado antes el vocero de la bancada aprista José Vargas. ¿Alguien es tan ingenuo para pensar que él y Cabanillas darían un paso en un tema que mella la libertad de expresión sin consultar con Alan García?

La iniciativa pretende regular el derecho de rectificación ante inexactitudes o injurias difundidas por un medio, aplicando pena de cárcel de uno a tres años al periodista y la declaración de tercero civil responsable a la empresa en que trabaja. Esto ya existe pero ahora el Apra quiere ir más allá.

Todo periodista decente sabe que la patente de corso es el primer enemigo de la libertad de expresión y que, por eso mismo, debe enmendar cualquier error informativo mediante una rectificación oportuna, a partir del convencimiento de que el primer compromiso en este oficio es con la verdad. Si esto se incumple, el afectado puede recurrir al Poder Judicial, el cual acaba de dar señales –en el caso de la señora Magaly Medina– de lo riguroso que puede ser el castigo.

Acá se le vio al Apra el fustán de su afán censor: meterle miedo al periodista y –más importante– darle armas al propietario para controlar la información, opinión o pregunta del periodista o –‘cortando por lo sano’– despedirlo para evitarse problemas. El Apra controla las salas clave del Poder Judicial y García sabe cómo persuadir a algunos propietarios de medios ávidos de una buena relación con él a cualquier costo.

El Apra, contra lo que cacarean algunos, no tiene las manos limpias en el respeto a la libertad de expresión, y con este proyecto que ha lanzado –a través de Cabanillas y Vargas, con el aval de Alan García– se las embarra aún más y se inscribe dentro de la corriente censora que recorre la región, con Hugo Chávez a la cabeza desde Venezuela y con réplicas en Bolivia, Ecuador, Argentina y Nicaragua. Por ello, hay que rechazar este intento del Apra de recortar la libertad de expresión.
_____________________________

EL COMERCIO 10 11 08

LA VENTAJA DEL REPORTERISMO CIUDADANO BIEN APLICADO
Este es tu lugar

Una periodista española cuenta la experiencia de Enlace, la sección de un diario español que se convirtió en un espacio hecho por los lectores más jóvenes.
Por Renato Cisneros

BOGOTÁ, COLOMBIA. Última cuadra de la Calle 61. Hotel Suite Jones. Sala de eventos del noveno piso. Son las 2:30 de la tarde del miércoles 5 de noviembre, y aprovecho el receso después del almuerzo para pedirle a Montserrat Lluis que me conceda unos minutos para conversar.

Le digo que me han enviado hasta aquí exclusivamente para hablar con ella, porque la página de la que estoy a cargo (SIC, o sea esta que usted está leyendo) se inspiró en Enlace, la sección joven de la que ella era responsable hasta hace poco en un periódico español ("El Correo" de Bilbao). Le comento que, en consideración de eso, a mi jefe le pareció una buena idea que estableciéramos contacto.

Montserrat asienta con la cabeza, sonríe, accede con amabilidad y tomamos asiento. Entonces me cuenta que Enlace nació el 2006 como una iniciativa de periodismo ciudadano, esa corriente mundial que desde hace algunos pocos años busca incorporar activamente a los lectores a los medios de comunicación que consumen.

"Queríamos que el lector fuera protagonista, escribiendo como un periodista más. Para ello se abrieron dos páginas diarias en 'El Correo' de Bilbao, con contenido hecho 100% por lectores, y también abrimos espacios al interior del diario para lo mismo", cuenta Montserrat, quien en abril del 2007 recibió el Premio de Jóvenes Lectores de la Asociación Mundial de Periódicos (WAN), precisamente por Enlace.

Ella considera que, para atraer a los lectores más jóvenes, un diario tiene que hablar de lo que a ellos les gusta. Eso podría parecer una obviedad, pero no lo es, ya que por lo general los directores de diarios ignoran cómo interpretar a los jóvenes. "A veces pensamos que a los jóvenes no les gustan los periódicos porque son incultos, o porque prefieren otros medios, pero quizá no los leen porque no les gusta lo que los periódicos hacen. El primer paso es generar contenidos que les gusten, y promover la participación, porque ese es el concepto de Internet, donde el usuario vota, elige y decide. Hay que trasladar ese concepto al papel".

La charla continúa. Somos dos periodistas treintones hablando sobre jóvenes en un hotel de Bogotá, y esa situación me parece más entretenida que el propio evento en el que Montserrat está participando y que, la verdad, aburre un poco. Coincido con ella casi en todo. Sobre todo en esa idea suya de que el joven es bastante más práctico: que quiere cosas que les reporten satisfacción y utilidad rápida. "Ellos quieren leer historias que los afecten, que pasan cerca de ellos".

En Enlace (buscar en: www.elcorreodigital.com) todas las semanas se publica un reportaje hecho con lectores. Una vez organizaron un desfile de modelos, donde los modelos eran los lectores. Otra vez hicieron un certamen de gastronomía, donde los que cocinaron eran los lectores. También contaron un día cómo funciona una empresa de salto de paracaídas, y lo hicieron a través de la experiencia de un grupo de lectores, que saltaron juntos y después lo relataron.

"No hay que culpar a los jóvenes de que no lean el periódico. Eso es un error. Hay un cambio cultural. Ellos pertenecen a una nueva generación, donde hay unos lenguajes nuevos y medios nuevos. Hay que interesarse por esos nuevos modos de vida y adaptarnos a ellos", me dice ella, y mientras lo dice capto que esa es una buena frase para cerrar la nota que tengo que escribir para el siguiente lunes (es decir, hoy).

Enseguida me despido y me quedo pensando en que SIC podría llegar a ser una plataforma como Enlace, donde los lectores participen todo el tiempo y donde contemos historias junto con ellos. Lo primero que tendría que ocurrir, entonces, sería que alguno se anime a escribirnos (sic@comercio.com.pe) y decirnos de qué historia le gustaría ser reportero y protagonista al mismo tiempo. El resto corre por cuenta nuestra.
____________________________
LA PRIMERA 02 de Octubre de 2008

César Lévano
cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

¿Hacia dónde va el periodismo?

Mencioné ayer, levemente, el libro que con el título que parodio han publicado la Corporación Andina de Fomento y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es una veta de oro para los periodistas y para el público. Ya en la introducción se nos brinda una reflexión de Jaime Abello Banfi, director ejecutivo de la Fundación: “Recomendamos a quienes crean que pueden hacer otra cosa, se salgan de un oficio que normalmente es mal remunerado y en algunos países peligroso”.

Los ensayos del volumen clavan la mirada en algunos de los problemas que corroen el periodismo: pérdida de independencia; amarillismo que apunta contra personas, no contra males colectivos; banalización que todo lo reduce a intrascendente chisme y episodio suelto; ausencia de contexto.

Esto último es factor nocivo. Escribe Joaquín Estefanía, director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Autónoma de Madrid: “Nuestra misión es crear valor añadido mediante el contexto y el análisis. Lo que proporciona fundamentalmente es ese contexto. La prensa-espectáculo es la responsable directa del hartazgo de los lectores, del abstencionismo público y del declive de la política en la sociedad de la información”.

Estefanía exhibe un caso de maléfica concentración de la propiedad de los medios. En 2003, recuerda, el diario The Guardian publicó un estudio sobre los 175 directores de medios que son propiedad de Rupert Murdoch titulado La voz de su amo: todos han estado a favor de la guerra contra Irak.

El especialista en medios Roy Greenslade admitió que Murdoch “posee una habilidad infalible a la hora de escoger en todo el mundo directores que piensan justamente como él”.

Carlos Monsiváis, el cronista mayor de nuestra América, escribe intensas páginas sobre la radio y la televisión en América Latina. Señala allí los abismos de ignorancia en que se hunde la profesión. La ausencia de contexto es lo que el poeta mexicano José Emilio Pacheco llama “las alusiones perdidas”. Sin conocimiento de la historia, de la literatura, de la economía, de las artes populares o “selectas”, el periodismo se rebaja a la condición de instantánea improvisada y con poca luz.

Cuando concluía estas líneas me llega desde Costa Rica un correo electrónico de Víctor Hurtado en el que agradece la mención que de él hice ayer, y aporta esta glosa:

“Tienes razón en cuanto a la exigencia de cultura impresa. El cuartillero es lo que queda de un periodista cuando le quitan los libros (o cuando él mismo se los quita desde el primer día). El periodista sin libros es como el ballet al que le arrebatan la música: se reduce a danza (¡ay!) ‘contemporánea’. La lectura es el hábito que hace al monje”.

Y agrega: “En fin, no desmayemos porque para desmayarse, ya está la política alimentaria del Gobierno”.
_____________________________
LA PRIMERA 01 de octubre de 2008

César Lévano
cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Periódicos de ayer y de hoy
La Federación de Periodistas del Perú adoptó este lema estatutario: “libertad para la verdad, responsabilidad en la expresión y decorosa condición económica para el periodista”.

Hoy, Día del Periodista, parece claro que tanto el lema como la Federación han salido de circulación. Son un periódico de ayer.

El periodismo padece en el Perú una crisis profunda.

La concentración de la propiedad, la pérdida de valores básicos (verdad, independencia, justicia, solidaridad, belleza), la corrupción, una de cuyas fuentes señalamos al comentar el libro El precio del silencio: todo eso ha contribuido a desmoronar éste que Gabriel García Márquez ha llamado “el oficio más bello del mundo”.

El libro mencionado precisa que la publicidad estatal se ha convertido en un arma letal contra la información y la opinión libres. “Desde los despachos oficiales”, fustigó el maestro Javier Darío Restrepo, “se está activando el más eficaz y destructor atentado contra la dignidad de la prensa y contra el derecho a una información libre en el continente”.

La pérdida del vínculo entre cultura y periodismo es otro mal que estraga al periodismo actual. Antes, los periodistas eran amantes de los libros. No se explica de otra manera la galanura de la prosa, la sintaxis, a la vez clara y compleja de hombres de prensa como José Carlos Mariátegui, Federico More, Alfonso Tealdo. En nuestros días, ejemplos sobresalientes son César Hildebrandt y Víctor Hurtado.

El argentino Horacio Verbitsky recuerda en su libro Un mundo sin periodistas que hombres como José Martí y Manuel González Prada hicieron más que los grandes medios por crear una cultura democrática. Casi todos los textos de González Prada fueron publicados antes en periódicos rebeldes y marginales. ¡Qué fuerza, sin embargo, la de esos escritos! Cambiaron al Perú.

En momentos en que escribo estas líneas, ya en el vórtice del cierre de edición, me llega un obsequio providencial: el libro ¿Hacia dónde van los medios? Responden los maestros.

Los que responden son maestros refulgentes: Carlos Monsiváis, Tómas Eloy Martínez, Jon Lee Anderson, Daniel Santoro, Javier Darío Restrepo, Sergio Muñoz Bata, Sergio Ramírez, entre otros.

La edición corresponde a la Corporación Andina de Fomento y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano creada por García Márquez.

Pues bien, hay una gran fuerza explicativa y crítica en el texto. Para anudar con nuestro argumento, allí se recuerda a personajes que ejercieron el periodismo: César Vallejo en la revista Germinal, Jorge Luis Borges con reseñas de libros y cine en el vespertino Crítica, Roberto Arlt, cuyos aguafuertes elevaron la tirada del diario El Mundo a medio millón de ejemplares (en una Argentina que tenía diez millones de habitantes). También eso es un periódico de ayer.
_____________________________
PERU 21 29 de septiembre de 2008

“No hay que traicionar la voz del entrevistado”

responde: Alonso Rabí Do Carmo Sobre el arte de la entrevista
Autor: Gonzalo Pajares Cruzado

“He publicado Animales literarios (Aguilar) para ir contra el olvido”, nos dice Alonso Rabí, quien ha reunido en un libro algunas de las mejores entrevistas que publicó en diarios y revistas a lo largo de su ejercicio periodístico. Allí es posible encontrar las voces sabias de Sergio Ramírez y José Watanabe, la ironía de Antonio Cisneros, el raciocinio extremo de Mario Vargas Llosa y la simpatía de Rosa Montero.

La discrepancia, la confrontación, ¿ayudan a lograr una buena entrevista?
Depende del tema, del personaje y de la intención del periodista. Mi intención es revelar un personaje, descubrir el origen de su proceso creativo, indagar cómo reflexiona sobre su propio trabajo. Yo hago mis entrevistas pensando en el lector. Por ello, trato de ofrecer la mayor cantidad de información posible sobre el entrevistado.

¿Cómo sacarle cosas nuevas a un entrevistado profesional?
Primero, conociendo las fuentes secundarias: leer la mayor cantidad de entrevistas que haya dado. Luego, realizando un trabajo de fuentes para descubrir alguna anécdota, algo interesante que propicie el diálogo.

Hay entrevistados llenos de frases fantásticas para un titular, pero vacías.
Así es. Pero estos, al final, terminan cayendo en la vacuidad. Yo evito preguntas que provoquen frases grandilocuentes. Uno se da cuenta de los temas que más excitan al personaje. Entonces, hay que evitarlos. También ayuda que nuestras preguntas sean originales. Y, para eso, hay que documentarse.

Yo nunca quedo satisfecho con mis entrevistas.
Es común que uno diga por qué no le pregunté esto o lo otro. En la prensa, además, uno trabaja contra el tiempo. Uno tiene 40 minutos, una hora, tiempo insuficiente para un interrogatorio satisfactorio. También siento que no he logrado una entrevista perfecta, redonda. Me he acercado, nada más.

Estamos condenados a la edición. La entrevista dura una hora; se publican diez minutos. ¿Uno es un editor o un entrevistador?
Las dos cosas. Ahora, esta situación nos obliga a elegir lo esencial. Todo lo accesorio –aunque sea atractivo, aunque nos guste– queda fuera.

¿Quién la hace: el periodista o el entrevistado? ¿De quién es el estilo?
De ambos. Uno guía la conversación, sugiere los temas, pero si el entrevistado es malo no hay meta. El mejor entrevistador es quien tiene la capacidad para captar la esencia del entrevistado. La respuesta nunca debe parecerse a la pregunta. Nunca. Esto, sin duda, cuesta mucho trabajo. Pero, jamás hay que traicionar la voz del entrevistado.
________________________
EXPRESO 04 de agosto de 2008

Periodismo sucio
Luis García Miró Elguera

Es alucinante la pequeñez del imaginario caviar. Y sobre todo abominable el sectarismo de su prensa monocorde escrita, radial y televisada. Existe, como se sabe, un cenáculo de gente de “la nueva trova izquierdista” que funge de periodista.
Entre ellos traman y rebotan las mismas noticias, los mismos comentarios y las mismas campañas demoledoras contra enemigos o promotoras para sus intereses.

Son personajes que, cuales divas, de la noche a la mañana han brotado en las pantallas, los micros y las páginas impresas, como profesionales de la prensa, cuando su único antecedente en este oficio es haber servido de simples narradores de noticias, “gurús”, “analistas”, “politólogos”, “lobbistas”, etc., gracias a alguna sobreexposición mediática que les sirvió de trampolín para convertirse en figuras. Pero su vileza es grosera. Su misión es ensuciar el noble oficio periodístico transformando a los medios bajo su influjo en simples vehículos de presión, en entes de extorsión cuyo propósito es extra periodístico. Su mira es acumular poder manipulando a todos los sectores de la sociedad bajo la premisa del chantaje.

Son un puñado de impostores que supieron colocarse con hipócrita habilidad en los principales medios limeños; un grupito privilegiado que ha conseguido que el Estado le regale, entre tantas otras prebendas, un canal de televisión; un clan usurpador del auténtico periodista colegiado a quien han alejado del oficio; una elite excéntrica cuyos miembros día a día se revientan cohetes entre ellos, y planifican quién será su próxima víctima y cuál será su siguiente meta para consolidar más poder.

Ahora último, por ejemplo, en vez de orientar a los medios que mantienen secuestrados a ocuparse de los grandes asuntos nacionales, el monotema de la prensa caviar es un pacto apro-fujimorista a raíz de la Directiva congresal. Claro que esta “prensa” nunca habló de pacto PPC-fujimorista mientras el fujimorismo apoyaba al candidato opositor Rafael Yamashiro, un pepecista separado toscamente por ucase de Ollanta Humala para imponer a Víctor Andrés García Belaunde.

Pero es tal el sectarismo de esta prensa caviar, que insiste en la cantaleta del pacto ligándolo esta vez al cambio de régimen carcelario de Fujimori. Pareciera que para ellos los grandes problemas del Perú ya estuvieran resueltos. Sin embargo, la causa del cambio –al reo le permiten 3 días de visita y 5 horas al aire libre– se debe al yerro del Tribunal que preside el vocal César San Martín, que hace un año comunicó equivocadamente al Inpe que el ex presidente vino de Chile acusado de asociación ilícita para delinquir, lo que es falso.

Es evidente que el periodismo sucio que impone el clan caviar le hace muchísimo daño al Perú, ya que solo se dedica a remover conchos –alrededor de especulaciones falaces– para mantener en jaque a los políticos y a las autoridades de manera que, al amparo de su chantaje, pueda seguir medrando y consiguiendo más y más ventajas de todo calibre.
__________________________
EXPRESO 23 de julio de 2008

Periodismo y lobby
Luis García Miró Elguera

Comentábamos recientemente la quiebra moral de cierto periodismo que, bajo la moda de la “investigación”, ha trastocado límites de la ética, verdad y hasta la propia misión de este oficio complejo como altruista.
Decíamos, por ejemplo, que muchas veces a través de este género indagador se informan medias verdades, o sencillamente se miente recurriendo a rumores divulgados por delincuentes sentenciados quienes –ávidos por ver reducidas sus penas– se ilusionan ante la oferta de alguna “gestión” a su favor, a cambio de brindar la “declaración” que busca el “influyente hombre de prensa”.

Sin duda esta inmoralidad no es periodismo profesional sino mera corrupción. Es un estigma basado en la compra de versiones a gente venal, a quien el “periodista” paga por un servicio, bien con dinero o mediante alguna presión mediática prometida. Hasta aquí el alcance de nuestra nota anterior haciendo una catarsis a nuestro gremio.

Pero existe otra variante –muy de moda ahora último– que también viene dinamitando la esencia de esta profesión. Se trata del “periodismo basura” ligado a los lobbies de toda factura. Existen –cada vez más– otros “periodistas” que, en forma disimulada o encubierta, ejercen la profesión en simultáneo a su verdadera actividad: el lobby.

Pongamos el caso de algún grupo de poder que hoy necesita ganar tal o cual licitación, o requiera conseguir determinados “favores” de la autoridad, o sencillamente le es imprescindible borrar del mapa a algún competidor. Anteriormente estos grupos recurrían para ello a su gente de relaciones públicas o institucionales. Sin embargo lo moderno ahora es contratar para estos menesteres a una empresa especializada en lo que se denomina, muy profesionalmente, “manejo de crisis”, que no es otra cosa que un lobby. Hasta allí, sin embargo, las cosas no tendrían ribete de engaño. No obstante si quien integra una de esas empresas lobbistas –que cobran jugosísimos estipendios por sus “servicios”– resulta ser alguien que a la vez dirige un medio de comunicación, o un “periodista” que presta su pluma para escribir lo que le encargan sin precisar que lo hace por delegación, hablamos entonces de otra corruptela de nuestra profesión.

Lo anterior equivale a convertir a un hombre de prensa –o a un medio de comunicación, de ser
el caso– en muñeco de ventrílocuo, con el agravante que corra dinero de por medio. En consecuencia no sólo el periodismo de investigación mal ejercido es responsable de la pérdida de confianza del público en nuestro oficio, sino que esta crematística versión del “periodismo lobbista” acabará dinamitando la rala credibilidad que aún tiene el público en los medios de prensa, como lo confirman las encuestas. El Colegio de Periodistas tiene una inmensa tarea por delante.
_____________________________

EXPRESO 08 de Julio de 2008

Entrevista al destacado periodista, escritor y sociólogo Arturo Salazar Larraín
Humbert Cam V.

Hay seudoperiodistas que sólo defienden intereses y campañas mediáticas de personas o entidades

Docente universitario y ex congresista entre 1995 y 2000, Salazar Larraín, igualmente, hace un duro análisis de los seudoperiodistas que incursionan en determinados medios para defender los intereses o campañas mediatizadas de personas o entidades, como algunas Organizaciones no Gubernamentales (ONG); y, en el plano social, advierte sobre las pensiones miserables que perciben muchos jubilados y el peligro existente por la importación de trabajadores jóvenes en nuestra economía.

PERIODISMO DESPRESTIGIADO
–El periodismo peruano, como los políticos, está desprestigiado. ¿A qué se debe?
Yo creo que por los mismos periodistas. No han captado o han perdido la huella de lo que era su vocación original, que es el periodismo noticia, el periodismo comentario, independiente de los escándalos y las morbosidades.
– ¿Hay un desbalance entre las tres últimas generaciones de periodistas y ahora no hay respeto por la profesión?
A eso me refiero y el llamado “ráting” (preferencia, apreciación) se ha puesto por encima de todo. Y antes no era así, era vocación pura. El “ráting” es la distorsión para el mal..

–¿Es el cáncer que corroe la profesión?
Creo que sí.
–¿Qué debe hacerse para corregir esa situación?
Bueno, primero que todo, regresar a las fuentes originales de la educación periodística. Que sea una educación que no sea técnica, sino que sea de principios y comience con la ética periodística, de manera que se aprenda no a manejar una máquina, no a hacer computación, no a perseguir “ampays” o que se yo, sino ir a la noticia misma, a la persona misma.

ESCUELITA
–En la desaparecida La Prensa existió la escuelita, donde el director Pedro Beltrán reunía a toda la plana periodística para hacer docencia con lo que publicaba e iba a publicar el diario. ¿No debería hacerse esa experiencia en algún medio y sacar una cantera de periodistas?

Me he acordado de la escuelita con frecuencia, porque estaba escribiendo sobre ella y también me acordaba del RRR, que era el redactor, revisor, responsable, y en eso uno de los primeros era Manuel Aguirre Roca (ex magistrado del Tribunal Constitucional, ya fallecido). Entonces, por ese filtro no pasaba nada que fuera incorrecto, falso, mal construido, fantasmagórico, y así La Prensa era un ejemplo de estilo perfecto. No existe ahora un RRR, porque no existe, no hay idioma. La computación y el idioma binario de las computadoras, ha destrozado el idioma, y tampoco, desgraciadamente, una escuelita en otro medio..

–¿ En ese aspecto, el facilismo es mortal?
Lo he chequeado con otros colegas, incluyendo mi hijo (Federico Salazar Bustamante) y el panorama es terrible. No hay la forma como uno se expresa. Antes se respetaba el sujeto, verbo y predicado y se seguía una lógica del idioma. Hoy día, no. Se le dice a cualquier muchacho que haga una oración y la oración será incorrectamente escrita, sin seguir la lógica del idioma. La gramática y la sintaxis es un discurso ilógico para el educando..

“CAVIARES” EN PERIODISMO
–¿Ahora, se habla de un factor que prostituye la profesión y es lo que se llama los “caviares” en el periodismo, que son personas que nunca jamás han sido periodistas, pero fungen de tales. ¿Qué hacer con esta gente?
Si la empresa periodística quiere hacer un buen periodismo, a ella le corresponde seleccionar al periodista. Hay que acordarse lo que hizo el viejo Beltrán: él seleccionó y él estaba encima. Entonces, corresponde al director buscar competencia y eficiencia. Si sólo se busca “ráting”, que los busque el jefe de publicidad.

ONGs POLITIZADAS
–¿Pero, a todo esto, se agrega los supuestos periodistas salidos de determinadas Organizaciones no Gubernamentales (ONG)?
Está muy ideologizada la profesión. Antes no había esto. Había noticias. El director, el jefe de redacción, era un periodista, que tenía por sí mismo buscar la primicia. Ahora ya no, no hay problema, todos esos “visitantes” opinan como catedrales.

–¿Y la ingerencia política?
Bueno sobre la política yo tengo una verdadera duda, más que duda, casi una alergia. Un claro ejemplo de la forma como trabajan determinadas Ong, se acaba de dar en Suiza, donde una de ellas puso dudas en el rescate de Ingrid Betancourt e informó que todo fue planeado porque se había pagado un rescate. Lo mismo pasa en el Perú donde una parte de esas entidades, que reciben suculentos subsidios de Estados Unidos y Europa, se hacen de la vista gorda cuando se trata de defender los derechos humanos de determinadas personas.

–Por ejemplo, ¿cómo pudo haber en el Perú una Ong que pidió, por escrito, al Parlamento Europeo, que no considerara como un grupo terrorista al Movimiento Revolucionario Tupác Amaru? Las Ong son capaces de cualquier cosa por el blindaje económico que tienen. En el mundo hay otra tendencia y a los europeos les gusta dar plata para que fundan a los demás.

–Se dice que los dirigentes de esas Ong viven en zonas exclusivas, se movilizan en camionetas 4x4 y gozan de seguros médicos privados, cuando deberían trabajar en zonas pobres y defendiendo los DD HH. ¿Por qué?
Porque son burocrátas. Toda la lucha contra la pobreza es burocrática. Recolectan dinero en Europa y EE UU y tienen, pues, fondos para vivir cómodamente. Contadas son las Ong que no tienen dinero y son que franciscanas.
–¿Es fácil decir yo soy periodista para utilizar una Ong?
Sí, es muy fácil decir eso, porque sólo escribieron una carta.

–¿Tienen alguna importancia los gremios de periodistas y el llamado Consejo de la Prensa Peruana, para la deontología de la profesión y evitar los abusos? No hay nada parecido a la ética periodística. Lo que hay que hacer es comenzar a enseñar con énfasis. En la universidades es un curso. Porque ahora las escuelas de periodismo, más que el periodismo, enseñan el manejo de instrumentos, casi como una escuela técnica. Enseñan a manejar una cámara, saber enfocar, usar memorias cibernéticas, hacer uso de internet, donde sale cualquier cosa y uno ya no tiene el trabajo que teníamos antes de buscar las fuentes de la noticia. Eso se acabó. Parece que internet es una trampa. Mientras, las entidades de periodistas y el mismo CPP no sirven.

–¿Es decir, esas escuelas enseñan a ser mecanógrafos?
Son repetidoras. Del cerebro, nada. Esa es la verdad. Por ejemplo, mandan un trabajo (en las escuelas) y va a la internet y tiene todo. ¿En qué ha contribuido el estudiante? Y bueno fuera que el internet estuviera bien hecho, ya que hay una cantidad de información que uno debe analizar y revisar, porque es falsa.

¿REDUCCIÓN DE LA POBREZA?
–El Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (Inei) ha señalado que la pobreza extrema en el país se ha reducido en 2.3% entre el 2006 y el 2007.

¿Cree que es exacto o no?
La pobreza extrema, que yo recuerde, hace seis o siete años estaba constituida por cuatro millones de peruanos, que ganaban menos de un dólar al día y si bien no cuestiono el porcentaje del Inei, sí me parece que existió un error en la forma, el método, llevado a cabo. Deberían revisar lo que aconseja el Premio Nóbel de Economía, el hindú Amartya Kumar Sen, que señala lo inútil de regalar a un pobre extremo un kilo de azúcar que la va a echar al agua, el otro consume la mitad y la otra mitad la vende o el otro la vende todo. En resumen, el pobre extremo no sabe qué es el azúcar y hay que enseñarle y eso es la cuestión.–¿El trabajo de Farid Matuk al frente del Inei en el gobierno pasado, ha sido bueno o no?Técnicamente, ha sido bueno en muchas cosas, aunque tenía sus arrebatos, y el método por encuestas que hizo es un método nuevo. Nunca vamos a tener un censo como se tenía antes, casa por casa.–¿Y el último censo? Nos ha dado casi lo mismo y para qué. La diferencia es casi nada y se han gastado decenas de millones de soles.

TRABAJO SOCIAL DEL GOBIERNO–¿Considera que el gobierno hace bien en poner en marcha un plan para reducir a 10 o 12, el número de organismos que trabajan en el problema social? Yo creo que nada que se regimente, se reglamente, se imponga, será bueno.–¿No será que al reorganizarse esas entidades que queden serán ocupadas por militantes del partido del gobierno? En bastante probable. Despolitizar esos organismos es bastante difícil.

PENSIONES MÍSERAS –¿Usted, que es experto en problemas de la vejez, por qué mucha gente percibe pensiones míseras? Eso es una cosa terrible y verdaderamente es una injusticia, porque hay mucha gente que ha aportado desde los años 60 dinero duro, soles de verdad, que por la inflación se ha volado más de la mitad, pero recibes apenas un décimo de lo que has aportado en valor real y eso, además, lo malusan en las cajas de pensiones. Todo eso termina en una pensión ridícula y esa es la injusticia más grande que se comete en el Perú, donde ancianos perciben pensiones de 150 soles.–Conocemos, por una carta de un aportante desde que se creó la Caja de Pensiones que siempre tuvo trabajos en planilla muy bien remunerados, y tiene ahora una pensión de 123 dólares a través de una AFP, ¿lo cual cree que es suficiente para sobrevivir?Es un absurdo. Conociendo las cosas, si hubiera hecho un cálculo se hubiera retirado lo aportado, y puesto en acciones o valores y se hubiera percibido más de lo que es ahora.

OFICINA DE NORMALIZACIÓN PREVISIONAL–La ONP que es la entidad que debe hacer los cálculos para determinar el monto de la futura pensión, por la Ley 19990 o a través de una AFP, no hace ninguna indagación si se trata de buscar planillas. ¿Debe ser el interesado el que tiene que hacer de detective, porque sino se queda sin pensión? Tengo un motón de amigos que constantemente me llaman por ese problema y no sé de ningún caso que esté conforme con la pensión que le ha fijado la ONP.

FÓRMULA MÁGICA–¿Cuál sería la fórmula mágica para encontrar una solución al problema? No sé cuál será ahora la fórmula. Pero yo hice unos cálculos. Pagar la nivelación de pensiones justas implicaría disponer de 40,000 a 60,000 millones de soles. Para buscar ese dinero, con un asesor hicimos (cuando era congresista) un proyecto de ley para que se ahorrara y se devolviera, debido a una mala eficiencia en el gasto, un dos por ciento del gasto corriente de cada uno de los 18 pliegos ministeriales de entonces, que era de 13,000 millones de dólares, y se destinara a un fondo de fideicomiso, que en cinco años iba a generar de tres a cuatro mil millones de dólares.–¿Cómo se iba a aplicar el fondo de fideicomiso? El plan señalaba que ese fondo se empezara a dar a cada jubilado por orden de promoción, restableciéndose así el nivel real de la remuneración y de la jubilación. Cada año iba a entrar una promoción y en esa forma se iba a tener una pensión digna y decente.

NATALIDAD DEFICIENTE –Dentro de su trabajo sociológico, se sabe que tiene en preparación un trabajo de transición al siglo XXI, ¿en qué consiste? Es un análisis bastante detallado, con muchas citas y estadísticas, en el cual se muestra: número uno, que en materia de migraciones estamos asistiendo a una importación de trabajadores, la llamo yo, que es la cantidad de trabajadores jóvenes que necesita una economía clásica, vieja, como, por ejemplo, la de Francia, Alemania, etc. Antes, lo que mantenían los europeos era la productividad, pero ahora hay países que tienen muy elevada la productividad, como los asiáticos. Entonces, ya no es esa la competencia. La competencia es ahora juventud y ésta ha bajado completamente en todos los países, y tengo kilos de documentación sobre el tema.

Todos los países están con natalidad deficiente y con ello se va envejeciendo la fuerza del trabajo, es decir, hay más viejos y, por ende, menos productividad. – ¿Cuál es el panorama que se confronta?Vienen las crisis de la seguridad social, de las cajas de pensiones, que la tienen en Alemania y nosotros también en menor escala, pero vamos en camino a ser un país de viejos.–¿Cuándo sacaría este trabajo? Este libro me demandaría seis meses de trabajo. Saldría quizás a comienzos del 2009.
________________________
EL COMERCIO 12 de Junio de 2008

TECNOLOGÍA. EL MEJOR BUSCADOR DE LA HISTORIA}

Google gana el Príncipe de Asturias de Comunicación por propagar conocimiento
Resaltan su papel en la sociedad por propiciar el acceso generalizado a la información

MADRID [EL COMERCIO / AGENCIAS]. La empresa de Internet Google obtuvo ayer el premio Príncipe de Asturias de Comunicación 2008 por haber hecho posible "una gigantesca revolución cultural" y haber propiciado "el acceso generalizado al conocimiento", según anunció el jurado del prestigioso galardón dotado de 50.000 euros, premio que será entregado en octubre por el príncipe Felipe, heredero de la corona de España.
La candidatura de Google se impuso a la de otros 24 postulantes, entre los cuales figuraba la agencia fotográfica Magnum y la televisión pública británica BBC. El año pasado ese premio fue otorgado a las revistas científicas "Science" y "Nature" y en el 2006 a la revista "National Geographic".

Tras enterarse de la noticia, el presidente de Google, Eric Schmidt, abogó por que este galardón sirva para aumentar las posibilidades de acceso a la información a través de la red en todo el mundo. En una declaración remitida a la fundación que concede los galardones, Schmidt aseguró que la "verdadera pasión" de la compañía que preside "es poder ayudar a que toda la gente pueda acceder a la información que quiera en el idioma que prefiera".

Considerado el mejor buscador de la historia de Internet, Google permite a millones de usuarios de todo el mundo acceder a un universo de conocimientos e información de forma extraordinariamente rápida y organizada.

"Su creación ha supuesto una revolución en el acceso a todo tipo de contenidos, ha reinventado los principios técnicos por los que se regían los buscadores", señaló la fundación en un comunicado.

La fundación Príncipe de Asturias otorga anualmente ocho premios: Comunicación y Humanidades, Investigación Científica y Técnica, Ciencias Sociales, Artes, Letras, Cooperación internacional, Concordia y Deportes.

Un galardón que genera debate

MADRID [EFE]. La concesión de este premio al buscador Google generó debate sobre la repercusión de esta herramienta que facilita a millones de personas el acceso a la información. Así, para la Asociación de Internautas de España este premio es un reconocimiento al "poder" que, como medio de comunicación, tiene Internet.
Por su parte, Reporteros sin Fronteras España cuestionó a la empresa por su actuación en el caso de China al colaborar con la ciberpolicía de ese país para perseguir a los internautas y atacar la libertad de expresión.
___________________
LA REPUBLICA 12 de Junio de 2008

La biblioteca de Babel
Mirko Lauer

El premio Príncipe de Asturias que acaba de recibir el buscador Google sirve para recordarnos la importancia de este instrumento. Google no solo permite ganar acceso a una suerte de erudición instantánea, sino que además nos aporta una medición importante del lugar de las cosas en el mundo, por ejemplo del Perú. Hoy ya no basta estar en la red. Hay que estar en Google.

El medidor de tendencias de búsqueda Google trend, que muestra el volumen de consulta de una palabra como Perú, revela los picos de atención mundial: el accidente de avión que mató a 41 personas en agosto del 2005, la llegada de Alberto Fujimori a Chile en noviembre de ese año, el despunte de Ollanta Humala en abril del 2006, el retorno de Alan García a la presidencia en junio de ese año, el terremoto de agosto pasado.

Cuando se escribe Perú en una búsqueda simple de Google, aparecen 281 millones de menciones (incluye Perú, Indiana, y otros homónimos). Para los muy competitivos, la cifra para Chile es 340 millones y Argentina 492 millones. Pero estamos allí, definitivamente, y desde hace unos pocos años hay incluso un Google Perú con servicios levemente personalizados, y un Google quechua.

La rama noticiosa del buscador, Google noticias, es un campo de la competencia de los países por dar sus versiones de los hechos. Como señaló hace unos años Humberto León Rabines en un trabajo para el Instituto de Gobierno de la USMP, "Google noticias se constituye como una nueva y formidable herramienta para irradiar la influencia estadounidense en el mundo". Es una verdadera fuente de poder.
En las diversas versiones por países de Google noticias en castellano solo el 2% son fuentes peruanas, y en la versión en inglés no había una sola en el 2005. Una revisión de cómo funciona el mecanismo de selección evidencia que hay países con estrategias muy definidas para ocupar espacios, que son versiones, en la red. Quizás China y sus medios de prensa estén entre los más eficaces.

Pero Google es hoy mucho más que un buscador de noticias, y se acerca mucho a la idea de un acopiador de conocimiento universal. Google books aspira a reunir en red todos los libros del mundo y los sistemas de mapeo de Google van cubriendo el globo de maneras cada vez más sofisticadas que la simple mirada desde el satélite. Todo esto viene produciendo admiración y premios, pero también polémica y denuncias.
Hay quienes expresan temor por la capacidad de Google de rastrear, desde el otro lado de la pantalla, nuestros hábitos cotidianos. Otros consideran que pisa demasiados callos en el campo del copyright. Hay quienes piensan que ya Google es demasiado grande, y que en su crecimiento lo está sifoneando todo: publicidad, lectores, espectadores, contenidos, como el Gran Hermano en la célebre novela de George Orwell.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu