martes, 1 de marzo de 2011

PARA BERNARD MADOFF LA REGULACION FINANCIERA EN EE.UU. ES "UNA BROMA"


EL COMERCIO MARZO 1, 2011

Para Bernard Madoff la regulación financiera en EE.UU. es "una broma"

El mayor estafador del mundo dice que el gobierno de dicho país funciona como un sistema Ponzi, similar al que montó

(AP)
(EFE). El ex financiero estadounidense Bernard Madoff, encarcelado por orquestar una de las mayores estafas jamás conocidas, considera que el refuerzo de la regulación del sector financiero en EE.UU. tras la crisis fue “una broma” y asegura que todo el gobierno es un “esquema Ponzi" como el que él montó.

En su segunda entrevista concedida desde que está en prisión por una condena de 150 años y que se puede leer hoy en la web de la revista New York, el financiero vuelve a referirse a sus clientes como gente “avariciosa” y reconoce que su esposa está “enfadada” con él por haber “destrozado a la familia”.

En una entrevista telefónica, Madoff asegura sin embargo que él es “una buena persona”, según le ha dicho su terapeuta, que “se dejó llevar” al ver que todos sus clientes eran “unos avariciosos”.

El financiero sostiene que los fondos de capital riesgo y los bancos eran cómplices de su estafa, que se basó en un gigantesco esquema Ponzi por el que, sin saberlo, los nuevos clientes pagan con sus fondos los intereses prometidos a los anteriores.

“Todo el sistema regulatorio es una broma. El conjunto del Gobierno es un esquema Ponzi”, afirma el financiero, quien califica de “pesadilla” su vida después de haber iniciado el negocio de su firma de inversión y diez años más tarde darse cuenta de que había montado un gran fraude del que no podría salir.

Al respecto asegura: “Mira, imagina llegar a casa todas las noches y no ser capaz de decírselo a tu esposa, que vive con el hacha sobre tu cabeza, no hablar con tus hijos, ni mi hermano, viéndolo en la empresa todos los días, y no ser capaz de confiar en ellos”.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu