sábado, 15 de enero de 2011

JOHANNA SAN MIGUEL RETORNO A LA PANTALLA CHICA CON "MINUTO PARA GANAR"

EL COMERCIO ENERO 16, 2011

Johanna San Miguel retornó a la pantalla chica con “Minuto para ganar”

Anoche se estrenó el programa concurso que tiene 10 mil soles como pozo para sus concursantes

(América Televisión)(http://elcomercio.pe/espectaculos/699263/noticia-johanna-san-miguel-retorno-pantalla-chica-minuto-ganar)
Una eufórica Johanna San Miguel dio el inicio a su nueva etapa en la televisión con “Minuto para ganar”, programa concurso que tiene un pozo de 10 mil soles para sus concursantes.

La ex conductora del bloque de espectáculos del noticiero matutino Primera Edición tuvo a dos concursantes en su primer programa.

Los dos atravesaron distintos niveles de juego. El primero decidió retirarse con un monto ganado de 2.500 soles, mientras que la segunda participante decidió continuar; pero finalmente no tuvo suerte.

“Minuto para ganar” se emitirá todos los sábados a partir de las 10 de la noche a través de América Televisión. El programa dura 1 hora.
______________________________

EL COMERCIO ENERO 15, 2011

Johanna San Miguel y su inquieta carrera artística por todos los medios

De “Carmín” a los teclados, de la bola roja a la búsqueda de marido. La actriz estrena hoy “Un minuto para ganar”

(Foto: Archivo El Comercio)
ALFREDO ESPINOZA FLORES
Redacción Online

¿En dónde no se le ha visto u oído? Televisión, radio, teatro, conciertos y un libro. Con más de 25 años en escena, Johanna San Miguel ha olvidado lo que significa la palabra descanso durante buena parte de su carrera artística.

Algunos aún la llaman ‘Queca’, los más jóvenes la deben recordar más por “América espectáculos” y su unipersonal “Se busca marido cama adentro”. Los mayores, por “Carmín”. Los menos olvidadizos por su paso por La liga del sueño. La artista estrena hoy, a las 10 p.m., “Un minuto para ganar”, un programa concurso que regalará 100 mil soles al gran triunfador.

EN CARMÍN ANTES DE LOS 20
Una colegiala inconforme saltaba a la fama de la noche a la mañana. Cuando aún cursaba el último año de la secundaria, su mamá la llevó al cásting que le cambiaría la vida para siempre. Fue seleccionada para hacer el papel de ‘Andrea’ en “Carmín”, en 1984, a los 16 años. La novela fue un éxito y ella se vio envuelta en una repentina popularidad que no sabía bien cómo manejarla.

“Fue un boom. Yo estaba saliendo del colegio. Era requetechibola. Y un día fui Johanna y, al día siguiente, Andrea. Horrible. Se me cruzaron los chicotes. Fui al psicólogo y todo. No lo soportaba”, contó la actriz hace algunos años a “Perú21”.

“La verdad… ¡Qué asco! No quiero acordarme de esa etapa de mi vida, me siento hecha una ridícula ahora que la están volviendo a pasar”, comentó en otra ocasión.

Era el inicio de su carrera artística, y ¡vaya comienzo!

EN BOLA ROJA A LOS 20
La televisión la había acogido y ella no la abandonó. En 1991, apareció junto a Carlos Alcántara y Gloria María Solari en el programa “Yan ken po”, espacio que reemplazó al exitoso “El show de July”, aunque no con la misma acogida.

El siguiente paso no era fácil. ¿Su fama sería solo efímera? ¿Uno más de esos casos de estrellas juveniles que se la pasan viviendo de sus triunfos de niño o adolescente? Nada más falso. Si el primero había sido un promisorio resultado, el tercero la catapultó al estrellato de la comedia peruana. Una bola roja en la nariz y la improvisación para hacer reír como los ingredientes perfectos para la consolidación.

Primero lo hizo en las tablas. En 1994, cuando tenía 27 años, salió en escena con “Pataclaun”. Participó en otras obras: “Pataclaun A.M.O.R” (1994), “Pataclaun en la ciudad” (1996), “Pataclaun en venta” (1997). Todo eso, sin abandonar la TV. En 1995, participó en una nueva novela, “Los unos y los otros”, en donde conoció a quien sería su pareja artística por excelencia, Carlos Carlín .

Por si fuera poco, Johanna decidió incursionar en la música, junto al entonces claun ‘Pelo’ Madueño. Fue la tecladista de La liga del sueño entre 1994 y 1996, ya finalizando la segunda década de su vida.

EN EL ESPECTÁCULO A LOS 30
El paso de los bola roja la TV era inminente. Al lado de Carlos Carlín, Gonzalo Torres, Carlos Alcántara y Wendy Ramos, interpretaba a la ‘apitucada’ pero empática ‘Queca’, en un programa que tanto ella como el resto del elenco recuerdan con mucho cariño, pero no piensan retomar.

El último capítulo tras dos temporadas, donde era evidente que aguantarse las lágrimas les costaba tanto, dejó un vacío que hasta ahora no se ha vuelto a llenar. “Carita de atún”, 4 años después, con ella el elenco, fue un intento en vano.

La TV la perdería por unos años después de eso, pero volvería como una hija pródiga. Mientras tanto, las tablas la acogieron nuevamente, y se volvió a juntar, casi como siameses, con Carlos Carlín. Primero, con “Chancho amor” (2005); luego, con “Muérete Cupido” (2006); y un año más tarde con “Puro Cuento” (2006).

La dupla de ex clauns era una sensación en el medio: el lado absurdo, patético e irritable (y por ende cómico) del amor era explotado de mil maneras. Todas con la misma consecuencia: la risa del público. La risa, esa terapia infalible e inagotable en cada una de sus presentaciones.

En 2006, a los 39 años, su vida volvió a cambiar. A las obras de teatro, se sumó la conducción de programas radiales. El primero, “Yo te amo yo te tampoco” (“Fue creado por Wendy Ramos. Cuando se casó, su parte de matrimonio tenía una frase que decía eso”), también con Carlín, con quien incluso publicó un libro. “Con él, las cosas, las bromas, todo fluye de manera muy libre. Nos tomamos el pelo todo el tiempo y el que se pica pierde, hay que tener correa”, comentó San Miguel en su momento.

Luego se independizó con “Jamón Jamón”. Y por si fuera poco, regresó a la pantalla chica para conducir el bloque de espectáculos de la mañana del Canal 4, siendo la elegida entre una baraja que incluía nombres como Mónica Torres y Cristian Rivero.

EN LOS CONCURSOS A LOS 40
¿La mujer maravilla? Johanna actuaba en el teatro, conducía en televisión y en radio, y criaba desde años atrás a su único hijo. Con todo eso encima, en el 2009, a los 42 años, se aventuró a estrenar su primer unipersonal, “Se busca marido cama adentro”. “Carlín y yo no somos siameses, sería terrible para él y para mí si tuviéramos que estar pegados del brazo y no poder hacer otras cosas. Sería bastante limitante. El crecimiento individual es importante, si tú no pasas nuevas experiencias y nuevas cosas, con los errores o con las frustraciones o con lo bien que te fue, ¿qué de nuevo vas a contar?”, decía Johanna en ese entonces.

¿Mucha presión? “Me falta tiempo para sentarme en una banca, cerrar los ojos y no pensar en nada”, confesaba. Le estresaba el celular -“lo odio, maldita invención”, decía, acaso porque con tantos trabajos este no dejaba de sonar-.

Su estilo de conducir “América Espectáculos” fue criticado. Se decía que le faltaba el respeto a los artistas por los comentarios burlescos. Ella se defendió: “Yo soy actriz, el personaje que tengo ahí es un poco más juguetón y se da licencia de hacer y decir cosas.
El poner chapas o el jugar con el humor extremo ha sido mi trabajo de siempre”. Esa jerga contradictoria de chica del Villa Maria de barrio la hizo protagonizar dimes y diretes con Mónica Cabrejos, episodio que es mejor dejarlo para el olvido.

Entonces, ¿Mujer maravilla? Ella misma respondería la pregunta anterior en el 2008, a punto de estrenar su obra: “Algo voy a tener que dejar para tomarme mi tiempo y poder estar conmigo, porque no soy la Mujer Maravilla”. Dos años más tarde, en 2010, anunciaba en vivo su alejamiento del espacio de América, aduciendo “problemas de salud”. En entrevista con Jaime Bayly, dejó entrever que se trataba de un cuadro de estrés. No era la mujer maravilla, era de carne y hueso. De todas maneras, el descanso le permitió dedicarle más tiempo a su hijo, el gran amor de su vida y por el que no descansa ni para una foto con un fan, así este la odie por ello. “Lo siento demasiado, pero mi papel de mamá está por sobre todas las cosas”.

El entretiempo duró poco y hoy –y todos los sábados a las 10 p.m. hasta marzo- vuelve a la TV con “Un minuto para ganar”, programa concurso que premiará al ganador con 100 mil soles.

Cansada pero entusiasmada, dedicada a su hijo y enamorada con olor a matrimonio, Johanna San Miguel conserva la chispa y la risa de antaño pese al inevitable paso del tiempo, ese que en su aspecto no ha dejado huella dañina pese a las amanecidas para salir a las 8 a.m. en TV, a las 10 a.m. en la radio y por la noche en el teatro.

Sus días sí han durado 24 horas. Cada minuto ha sido el peldaño –cada vez más alto- de una carrera en constante ascenso. Un minuto para ser la gran ganadora de la carrera que ella misma cultivó.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu