jueves, 30 de diciembre de 2010

SE VA UNA PENOSA DECADA JUDICIAL EN PERU


PERU 21 DICIEMBRE 30, 2010

Se va una penosa década judicial en Perú

El 60% de jueces que trabajó en la magistratura durante la última década fue objeto de sanciones.

Casi nadie se salva en el Palacio de Justicia. (USI)
Una investigación de la Unidad de Ética del Poder Judicial (PJ) revela que el 60% de jueces que trabajó en la magistratura en la última década fue objeto de sanciones. El 70% de estas recayó en magistrados de las áreas especializadas penal, civil y mixta.

El documento, presentado ayer por el saliente presidente del PJ, Javier Villa Stein, señala que de los 3,651 jueces sancionados en la última década, 1,750, es decir, el 54%, fue retirado de sus funciones.

Asimismo, el estudio arroja que son 74 los magistrados en actividad que a nivel nacional se encuentran denunciados por el Ministerio Público. Los presuntos delitos por los que se les investiga son prevaricato, delito contra la fe pública y abuso de autoridad.
______________________________

LA REPUBLICA SETIEMBRE 20, 2009

“Soy una piedra en el zapato del poder"

ENTREVISTA/CAROLINA LIZÁRRAGA. Quería volver a la magistratura después de su fallido paso por la ONA. Concursó este año y ocupó el segundo lugar en el examen de conocimientos a nivel nacional. También alcanzó otro segundo puesto en evaluación curricular a nivel de Lima. Pero en la entrevista personal –¡oh, sorpresa!– el Consejo Nacional de la Magistratura la calificó última entre 165 candidatos a vocales superiores, fiscales superiores y adjuntos fiscales supremos. Todo indica que un veto superior ha impedido el retorno de Carolina Lizárraga, una abogada que se ha preparado como pocos para administrar justicia.

Por Edmundo Cruz

Doctora Carolina Lizárraga, la habíamos perdido de vista desde que usted renunció a la Oficina Nacional Anticorrupción (ONA), en junio del año pasado.

–Después de esa experiencia intenté volver al Poder Judicial. En octubre de 2008 me presenté a concurso para vocal superior. Di tres exámenes. En el de conocimientos salí segunda a nivel nacional. En la evaluación de mi expediente profesional, igual, fui la segunda en Lima. Pero en la prueba final de entrevista, el Consejo Nacional de la Magistratura me colocó en el último lugar entre 165 finalistas.

–¿Por qué tanta diferencia?

– Es lo que quisiera saber. Las entrevistas no duraban más de 20 minutos pero a mí me tuvieron hora y 10 minutos. Fue un diálogo áspero. Me preguntaron por qué tenía tantas salidas al extranjero. Probablemente algunos no sabían que yo estuve un año en los Estados Unidos con beca de estudios. Fui con mis hijos pero como su padre trabajaba en Lima tenía que traerlos para que se vean.

–Uno de los asesores de tus evaluadores ha dicho que no tienes mayor producción de sentencias.

–No sé cuál, pero yo ingresé al Poder Judicial el 2002 y he hecho casi toda mi corta carrera en los juzgados anticorrupción. Y los jueces penales anticorrupción investigamos y elevamos nuestros dictámenes a las salas penales anticorrupción. Son estas las que hacen juicio oral y emiten sentencias. Quien ha dicho eso no conoce el sistema anticorrupción o no habla de buena fe.

–¿Por qué una magistrada joven con una carrera en ascenso en el Poder Judicial renunció el 2007 para encabezar esa iniciativa de Alan García que se llamó Oficina Nacional Anticorrupción (ONA)?

–Pensé que desde un ente coordinador de todas las instituciones fiscalizadoras del Estado, que no era competencia de ninguna de ellas, se podía hacer una labor mucho más efectiva en la lucha contra la corrupción, pero hubo muchos celos.

–Se equivocó…

–Tal vez, lo cierto es que desde el primer día las instituciones llamadas a esa coordinación se pusieron en contra de la ONA. Fue imposible sentarlas en una misma mesa. El Ministerio Público se disponía a interponer una acción popular para acabar con la ONA, la Contraloría también asumió una posición contraria.

–Frente a ese cargamontón, el Ejecutivo no la respaldó.

–El presidente firmó un decreto de urgencia, pero en el Ministerio de Economía no pasó, tal vez con más presión hubiera pasado, no lo sé. Sin ese apoyo era imposible llevar adelante la iniciativa.

–Alan García pudo imponerse…

–No se trata solo del presidente de la República, sino del Consejo de Ministros, del ministro de Economía y de una serie de entidades que dependen de la Presidencia del Consejo de Ministros.

–No la apoyan de repente porque en sus cinco años de carrera judicial Ud. chocó con Fujimori…

–No sé cuán importante es, ha sido y será para los gobiernos el tema anticorrupción. Al único que vi realmente decidido fue a Valentín Paniagua. Luego también al señor Toledo. Crearon los juzgados anticorrupción y les dieron presupuestos. Fue una apuesta seria por el tema anticorrupción.

–Alan García insiste ahora con la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción que lidera Genaro Matute. ¿Otra ONA?

–Espero que no sea solamente un saludo a la bandera. No algo porque ¡ah!, nos preguntan qué estamos haciendo contra la corrupción. Debe ser algo que realmente rasguñe y levante toda esa inercia estatal. Tengo mis dudas porque cuando surge gente que quiere destapar algo la sienten como una piedra en el zapato del poder y la sacan. Ese es mi caso.

–Usted compró un departamento en El Golf por US$ 231,658 y se lo autodonó a través de una off shore a un costo de 185 mil soles con efectos tributarios ventajosos.

–Lo compré el año 2000, yo no era magistrada, sino una abogada más. Estaba en proceso de divorcio, tenía una bebita y quería comprar el departamento para mí y para mi hija. Y por supuesto, no quería que esa propiedad ingresara a la sociedad conyugal por razones obvias. La única manera legal de hacerlo era como una donación, pero quién me lo donaba asumiendo las consabidas obligaciones tributarias. Para eso se creó una empresa: Ajax Investors que solo hizo dos operaciones: compró el bien y lo donó.

–Pero la operación implicó pago de menos impuestos…

–Cuando alguien dona algo el único tributo que paga es el impuesto de alcabala. Bien, este impuesto se calculaba sobre el precio del autoavalúo que en este caso era 185 mil soles. Cualquiera que hubiera sido el precio de compra, el impuesto que correspondía pagar era de 185 mil soles.

–Pero el caso le generó varios juicios…

–Sí. Una primera queja del señor Jorge Mufarech ante la OCMA (Oficina de Control de la Magistratura) y ante el Órgano de Control Interno del Ministerio Público. Dos semanas después que iniciara el juicio contra César Almeida, abogado del presidente de la República, se me encausó ante la Sunat. Después de que demostré la legalidad de la compra de mi departamento, me denunciaron por desbalance patrimonial. Por último sostuvieron que la empresa Ajax había evadido impuestos. Al final, la Sunat terminó pidiéndome disculpas.

“Sea Alan García o el Papa, los habría denunciado”

–Se ha dicho que la ONA fue la primera entidad que conoció los petroaudios, y hasta hoy no se conoce una explicación clara.
–A comienzos de junio del 2008, Iván Meini, que era el jefe de investigación en la ONA, me informó sobre la llamada telefónica de una persona que ofertaba audios relacionados con una actividad ilícita al interior del gobierno. Jamás me dijo ni le dijeron a él que se trataba de petroaudios, petróleo, nada. Continuamente le preguntaba sobre si había novedades. No me han vuelto a llamar, me repetía. Finalmente terminó la ONA. Meini renunció para dedicarse a la docencia, y nunca nos entregaron nada.

–Se han publicado declaraciones suyas y de Iván Meini al parecer contradictorias.

–No, me llamaron de la Ventana Indiscreta y yo les dije exactamente lo mismo que le estoy diciendo a usted. Les dije, comuníquense con el doctor Meini que él podrá dar mayor información. Pero en realidad, nunca se recibió ningún material. Porque si lo hubiéramos recibido, te imaginas el éxito que habría tenido la ONA. Hubiera sido lo máximo para nosotros.

–¿Nunca llegaron los petroaudios a la ONA?

–Estuvimos al tanto de que llegaran pero eso nunca ocurrió. Si hubieran llegado puede estar seguro de que habría sido la primera en ir a la fiscalía a denunciarlo.

–Pero si los audios implicaban al gobierno pienso que no habrían podido denunciarlos.

–Claro que sí lo hubiera hecho. Siempre he defendido mi independencia. Nunca tuve miedo de trabajar cosas que implicaran a los gobiernos, seguramente por eso me he metido en tanto problema.

–¿Así implicaran al propio Alan García?

–Así implicaran a Alan García o al Papa, yo iba a ir a denunciar, porque yo siempre he defendido el principio de mi institución.
–¿Qué opina sobre la investigación de los petroaudios que llevan a cabo el Poder Judicial y el Ministerio Público?
–El caso me parece que no se está llevando en forma debida. Yo estimo mucho al doctor Barreto, porque él es una persona valiente en muchas cosas. En este caso me parece que antes de todo se debió abrir el contenido de la computadora de Rómulo León a la vista de la ciudadanía y no esperar que pase tanto tiempo sin que se conozcan. La transparencia debió de ser el mayor valor desde mi punto de vista.

Perfil

• Nombre completo: Carolina Lizárraga Houghton.
• Lugar y fecha de nacimiento: Lima, 25 de marzo de 1970.
• Estudios universitarios: Derecho, Pontificia Universidad Católica del Perú (1987-93). Desarrollo Empresarial en ESAN, Perú (1996-97). Estudios de Doctorado en Ciencias Penales, Universidad de Salamanca, España (1998-2000 y 2005). Máster en Leyes en la Universidad de Yale y participación en el Georgetown Leadership Seminar, EEUU.
• Grados y títulos: Abogada, Máster en Derecho, tesis doctoral en elaboración.
• Trayectoria laboral: Jefa de la Oficina Nacional Anticorrupción del Perú (2007-08). Presidenta del Grupo de Tarea Anticorrupción de la APEC (2007-08). Titular del Segundo y Sexto Juzgado Penal Especial Anticorrupción de Lima (2003-2007). Titular del 36 Juzgado Penal de Lima (2002-03). Asociada del Estudio de Abogados Luis Echecopar García (1994-2002). Docente en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas UPC (2003-09).

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu