viernes, 24 de septiembre de 2010

TESORO DE CULTURAS PERUANAS SORPRENDE A LOS FRANCESES EN LA PINACOTECA DE PARIS


EL COMERCIO SETIEMBRE 24, 2010

Tesoro de culturas peruanas sorprende a los franceses en la Pinacoteca de París

La exposición “El Oro de los Incas, orígenes y misterios” se exhibirá hasta febrero del 2011. Incluye valiosas piezas moche, chimú y huari

PromPerú
La prestigiosa Pinacoteca de París es el escenario de una lujosa exposición de los tesoros incaicos que organiza PromPerú y que hasta ahora ha concitado la atención de muchos medios franceses, incluyendo la portada de la prestigiosa revista Le Figaro.

La muestra denominada “El Oro de los Incas, orígenes y misterios” tiene como objetivo difundir las características de la sociedad prehispánica y peruana en sus distintos aspectos (espiritual, económica, funerario, político y militar”.

Las piezas de oro puro se caracterizan por sus espectaculares tallados propias de las culturas preincas del norte peruano. La muestra no solo está compuesta por artículos del fino metal, sino también de piezas de barro de las culturas Huari, Chimú, Mochica y Sicán

La muestra estará abierta al público hasta el 6 de febrero del próximo año.

En la exposición, PromPerú también difundió la gastronomía peruana, ya que realizó una degustación de pisco sour a 150 profesionales de turismo en el país galo.
_________________________
EL COMERCIO MAYO 14, 2010

Franceses están en el Perú realizando un reportaje sobre nuestra gastronomía

Tendrá una duración de 52 minutos y abordará la diversidad de la gastronomía peruana en sus tres regiones naturales

Los periodistas de la productora de televisión francesa Gedeon se encuentran en nuestro país, visitando las ciudades de Lima, Cusco, Puno, Arequipa, Iquitos y Tumbes, con el fin de realizar un especial sobre nuestra comida.

Según informó María Elena Corvest, agregada de Turismo del Consulado General del Perú en París, el reportaje será emitido en Francia en setiembre de este año en el programa Le Globe Cooker, el explorador de las cocinas del mundo, que es conducido por Frederick Chesneau.

“Es gratificante ver el creciente interés que hay por el Perú y por nuestra gastronomía en Francia. Apoyando este tipo de iniciativas de algunas productoras, hemos motivado a otras a querer descubrir más de nuestra cocina y sus tradiciones culinarias, lo que conlleve a ampliar nuestra oferta turística e incrementar el tiempo de permanencia del turista en el Perú”, Corvest.
________________________
PERU 21 ABRIL 15, 2010

La gastronomía peruana conquista París

El tiradito, la trilogía de causa y el cebiche de pato son los platos más pedidos en el festival que se realiza en el Museo Quai Branly.

En los dos primeros días de la Quincena Gastronómica Peruana que se realiza en el restaurante Les Ombres del Museo Quai Branly de París, Francia, los más de 130 cubiertos del menú peruano ofrecido se agotaron completamente.

El tiradito, la trilogía de causas y el cebiche de pato conquistaron los paladares del selecto y exigente público. “A este museo y a su restaurante vienen visitantes de todas las nacionalidades que se quedan encantados con el sabor peruano”, dijo Lourdes Centty, la cheff del restaurante peruano en París El Picaflor, encargado de la Quincena.

Este festival ha llamado también la atención de los medios franceses, que destacaron el sabor y la calidad de los platos peruanos. Centty también detalló que el cebiche de pato, un tipo de carne muy popular en Francia, es uno de los platos más requeridos por los comensales.

En cuanto a los postres ofrecidos, Centty destacó una crema de quinua y una tarta de lúcuma con miel de café y pisco como los preferidos de la carta de Les Ombres.
_________________________________
COMERCIO 06 de agosto de 2008

"La vida es una montaña rusa"

Cree en la programación mental, en la visualización del éxito. Sandra Messier es una peruana que triunfa en París. Responsable de la imagen del Cordon Bleu, la popular escuela gastronómica, está convencida de la fuerza interior
Por Milagros Leiva Gálvez. Desde París

Sandra no camina. Corre. Flota. Su paso ligero se siente en los pasadizos del Cordon Bleu y llama la atención por su energía, por su elegancia. Un minuto puedes encontrarla dando la bienvenida a los alumnos y al siguiente puedes verla conversando con los chefs sobre nuevas técnicas. Un minuto puedes escucharla hablando de ventas, de cantidad de alumnos repartidos por el mundo, de nuevos libros y al otro impulsando recetas peruanas entre sus amigos. Responsable de la imagen de la escuela gastronómica más popular del mundo, está convencida de que para triunfar hay que creer en uno mismo. Sandra Messier se fue del Perú a los 16 años, pero sigue amando la causa y enseñando a quien pueda a preparar un buen pisco sour. Estudió Hotelería en Pensilvania, trabajó en el Ritz-Carlton de Washington y era gerenta de ventas en el Plaza de Nueva York, cuando el amor la mudó a París. Hoy impulsa que la comida peruana sea declarada patrimonio universal. Y nadie la para.

Has contado que a los 12 años tu madre te pidió elegir qué estudiar. ¿No eras muy chica para decidir tu destino?
Sí, es muy pronto. En esta época las personas toman más tiempo para decidir, pero si la pasión está desde la niñez es más fácil. Mi pasión siempre tuvo que ver con la atención a la gente. Estudié cuatro años en Estados Unidos y luego fui por tres meses a París a estudiar francés; cuando regresaba pensé que siempre había querido vivir en Washington, cogí mis maletas y busqué trabajo. El hotel que me recibió fue el Ritz-Carlton. Así comencé mi carrera en recepción, seis meses más tarde era la supervisora de recepción, luego supervisora de la parte operacional y después se abrió una posibilidad en márketing y ventas. Todo en dos años.

¿Eras la niña genio?
Noooo, solo creo que hago las cosas con amor y cuando eso sucede es fácil escalar. A los alumnos del Cordon Bleu siempre les digo lo mismo: si tienes pasión por la carrera, llegas lejos. Si no quieres lo que haces, no vas a ninguna parte. Cuando no eres feliz se nota.

Te escuché decir: quería vivir en Washington y fui para allá. ¿Siempre has sido así? ¿Decidida?
Siempre. ¿Horrible no?
No, me parece maravilloso...
Yo me pongo metas: quiero vivir allí, quiero estudiar esto... el verbo querer está presente y luego hago todo lo posible para realizarlo. Así llegué a Nueva York: sin trabajo. Me lancé a todos los hoteles y después de un mes tuve la oportunidad del Plaza. Yo soy una apasionada y mi familia siempre me dio apoyo moral, me enseñaron a creer en mí. Muchas veces he viajado sin trabajo, pero no hay miedo. Hay momentos en que debes hacer las cosas, sino la vida se pasa.

¿Por qué algunas personas alcanzan sus sueños y otros se quedan en el camino?
Hay huecos horrorosos en la vida, hay pruebas y hay que ser fuertes para levantarse, para aprender a no cometer el mismo error. Hay gente que se cae una vez y no quiere volver a intentar. Ese es el problema.

¿Has tenido muchos huecos?
Felizmente no he tenido una enfermedad grave y tengo una familia positiva, eso lo agradezco; pero sí he tenido dificultades financieras. He pasado épocas sin dinero, pero no me amilanaba y tocaba puertas. Cuando uno busca, lo primero es saber qué quieres hacer y luego informarte. Es importante mantener una red de contactos porque uno nunca sabe qué pasará.

Tenías 30 años cuando te mudaste a París y lo haces por amor. ¿No fue un riesgo?
Nunca dudé en mudarme, porque suelo tener pensamiento positivo. Yo creo que voy a lograr las cosas. No dudo. Yo había visto a mi esposo dos veces y ya sentía que él era el hombre de mi vida. Fue un flechazo y hay que creer. Lo bueno, además, es que yo había conocido al señor André Cointreau en Nueva York, era uno de mis clientes y en París decidí buscarlo. Cuando volvimos a vernos me dijo que podía empezar en el Cordon Bleu cuando quisiera. Él era el dueño.

¿Te has dado cuenta de que tu vida tiene muchas sorpresas?
Sí, toda mi vida he disfrutado de la sorpresa. Soy una mujer de aventuras y disfruto de la montaña rusa. Sé que un día estás arriba, que luego puedes bajar y que luego vuelves a subir. No hay que ser muy apegado porque todo puede cambiar de un momento a otro. Para mí, la vida es una montaña rusa y me gusta que sea así porque me siento viva.

¿Y cuando vas cuesta abajo?
Pienso en positivo, siempre. Me quedo haciendo cosas para cuando llegue el momento alto. No me tiro al abandono, no se puede. Uno tiene que seguir, como sea. Si te mantienes trabajando y en alerta en algún momento asciendes. Pienso en positivo y las cosas se atraen.

Es decir crees en la programación mental.
Exacto, creo en la visualización de las cosas. Eso ha sido una gran ayuda, una fuerza que obtuve cuando me encontré conmigo misma. Lo primero es saber quién eres, cómo eres, amarte primero para luego amar a los otros. Otra cosa que he aprendido es que hay cosas que no son tan importantes... Lo material no interesa, el mal humor tampoco porque pasa y se perdona.

Tienes una carrera exitosa, una familia buena, te veo y te escucho segura. ¿Qué te atemoriza?
Los cambios siempre atemorizan, pero es bueno atreverse. Es lo único que aconsejo: hazlo, atrévete.
¿Qué le enseñas a tu hija?
Que respete a los demás, que la vida no gira en torno a ella. Me parece importante que mi hija entienda que no todos tienen sus posibilidades. No quiero que sea indiferente.

¿Qué pasa cuando te critican?
Cuando son constructivas las tomo muy en cuenta, me parecen importantes. Me gustaría que me criticaran para seguir mejorando, para avanzar. Uno aprende hasta el día de la muerte. He aprendido a empezar historias al revés, a tomar otros caminos. Mi hija me ha enseñado mucho a ser paciente.

¿El cielo es el límite?
Nooooo. Uno puede ir más allá del cielo. ¡Uno puede volar!
Dame un secreto para triunfar.
Con amor todo se logra, con pasión todo es posible, con honestidad es sencillo avanzar. Es un trabajo diario, pero estamos aquí para ser felices. Es lindo llegar a los 80 años y decir que algo he dejado. Esa es mi meta: sentir que viví y que hice.
_____________________________
LA REPUBLICA 01 de Agosto de 2008

Peruanos en el París de hoy
Algunos llegaron sin tener noción del idioma. En parís lo aprendieron y lo adoptaron sin olvidar sus raíces

Con historia. Café de Flore, belleza parisina, en el que se reunían famosos como Camus, Sartre y, claro, Simone de Beauvoir.

Leyla Bartet, Santiago Pita, Edgar Montiel y César Escalante.

París ha sido siempre una ciudad propicia para el pensamiento y la creatividad de los artistas peruanos. Ahí están para atestiguarlo escritores como Vallejo, Ribeyro, Vargas Llosa, Scorza, o pintores y escultores como Braun-Vega, Guzmán o Chávez.

Pero, ¿cuál es el panorama en las décadas recientes? ¿Cómo se da la interrelación cultural peruano-francesa ahora? ¿Qué lleva a los peruanos a tomar un día sus maletas y cruzar el Atlántico en busca de nuevos sueños? Preguntas que se las planteamos a una serie de personajes peruanos: escritores, pensadores, científicos, artistas, en el reciente viaje que hice a Francia invitado junto a un grupo de periodistas por la cancillería de ese país, a través de su embajada en Perú.

Con las preguntas queríamos tener una visión del trabajo de nuestros compatriotas en Francia, de las razones por las que optaron desarrollar una actividad creativa en la tierra del buen vino y del buen queso, pero sobre todo de las ideas y de la libertad. Lo que revela este reportaje, incompleto, por supuesto, sorprenderá a más de uno.

Carlos Castro C.
Las preguntas de La República:

¿Cuándo y por qué dejó el Perú y con qué proyectos?
¿Por qué escogió Francia como tierra para desarrollar una actividad creativa o profesional?
¿Qué obra está preparando o qué logro o etapa en su carrera está viviendo? Nos interesarían algunos detalles.
Y estas son las respuestas:

Leyla Bartet
Escritora y socióloga
(1) Me fui de Lima no bien terminé la secundaria. Obtuve una beca de la Embajada de Francia para estudiar periodismo en la Universidad de Estrasburgo. En realidad, era para mí una oportunidad única, y soñada, de vivir en un país que hasta entonces solo conocía por referencias intelectuales. La posibilidad de construir mi vida de adulta en Europa me resultaba especialmente atractiva.

(2) No escogí a Francia, fue Francia la que me escogió a mí. Hice mis estudios secundarios en el Colegio Franco Peruano. Estudié en la sección francesa (que entonces tenía un programa distinto de la sección peruana) y fui la primera peruana en obtener el Bachillerato allí. Como obtuve el Premio de Excelencia, no fue difícil que me otorgaran la beca de estudios. Mi formación era (y sigue siendo) muy francesa y jamás se me habría ocurrido buscar una beca para América del Norte.

(3) Sigo a caballo entre la literatura y las Ciencias Sociales. Escribo actualmente un libro que narra las peripecias de los inmigrantes árabes en el Perú. Son historias de vidas que quiero tratar de un modo casi literario, a pesar de que trabajo sobre testimonios y documentos históricos. El libro contará además con un interesante material fotográfico proveniente de archivos familiares. Es una suerte de complemento de mi trabajo anterior "Memorias de cedro y olivo" y será también editado por el Fondo Editorial del Congreso. Por otra parte, trato de robarle tiempo al tiempo para escribir cuentos (tengo un libro casi terminado) y busco alguna manera de encontrar la tranquilidad que necesito para dedicarme a mi novela. Además, soy corresponsal de una revista cultural (virtual) española y colaboro con diversas publicaciones.

Santiago Pita Jaramillo
Físico, departamento de Astropartículas y Cosmología del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia.
(1) Llegué a Francia hace 25 años, con 11 años cumplidos. Mis padres habían optado por dejar Perú por razones múltiples. Su opción de venir a Europa, y en particular a Francia, tuvo que ver con sus vínculos culturales. Mi padre es escritor, mi madre enseñaba traducción.

(2) A Francia y a la educación pública francesa les debo lo que soy. Hice mis estudios en la Universidad parisina Pierre et Marie Curie, donde tuve una formación científica clásica de cinco años, con una especialización en física pura. Luego, durante tres años, preparé el doctorado. En esta etapa tuve la suerte de integrarme al equipo de un gran laboratorio francés que intentaba comprender la estructura nuclear de los "núcleos exóticos", que no existen más en la Tierra, pero que pueden ser producidos en el Universo en condiciones extremas. Logramos fabricarlos en laboratorio, con la ayuda de aceleradores de partículas, y pudimos estudiarlos en detalle. Fue una experiencia apasionante, que prolongué un año, después de mi doctorado, trabajando para el Comisariado de Energía Atómica francés.

(3) En la actualidad me desempeño como investigador (permanente) del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) francés. He cambiado el objeto de mis estudios y trabajo ahora en un campo nuevo, el de las astropartículas. La Tierra es bombardeada en forma permanente por partículas de materia y de luz sumamente energéticas que proceden de los fenómenos más violentos que se dan en el Universo, como el estallido de remotas estrellas o la caída de la materia que es tragada por los gigantescos agujeros negros. Me especializo en esto último.

Edgar Montiel
Escritor, ensayista, jefe de la sección de Políticas Culturales en la UNESCO, París.
(1) En 1973 gané el Premio Ensayo de los Juegos Florales de San Marcos y escuché un consejo oportuno de Augusto Salazar Bondy. Así me atreví a emprender la travesía ulisiaca a París, decidido a especializarme en Desarrollo Económico y Social –que no existía en las universidades de Lima– y estudiar seriamente Filosofía Política.

(2) ¿Por qué Francia? Por afinidades históricas e intelectuales. La Sorbona tenía un sólido centro de estudios de desarrollo en el que enseñaban Touraine, Latouche, Cardoso, a quienes tuve como maestros. En filosofía se sentía todavía los coletazos del existencialismo de Sartre, surgían escuelas epistemológicas con Althusser y Susanne Bachelard, y en filosofía política me interesaba Sala-Molins y Poutlanzas.

Francia me ha dado muchas cosas. Tras ocho años de estudio- trabajo, en 1981, mientras subía al avión que me llevaría a México para cumplir mi primer contrato de experto de la UNESCO, hice un rápido balance mental: llevaba en la mochila el doctorado de economía y el diploma de estudios avanzados en filosofía, y en una mano tenía a Angeline y en la otra a Catherine, las dos hijas que con Rosa, mi esposa peruana, habíamos tenido en París.

(3) Trabajar casi 25 años como funcionario ONU ha generado en mí una sensibilidad por la interculturalidad. Al poner mi escritura al servicio de las ideas, busco trasmitir enfoques alternativos en materia de Economía del Conocimiento, visiones epistemológicas no hegemónicas, vincular desarrollo durable con biodiversidad, alentar políticas interculturales, así como destacar la necesidad de formar con esmero a las clases dirigentes de los países en desarrollo.

En suma busco contribuir a levantar un pensamiento estratégico que sirva a los países del Sur. En este afán se inscriben mis libros "El humanismo americano" (FCE, 2001), "Hacia una mundialización humanist"a (UNESCO, París 2003), "Gobernar es saber. Formar Hombres y Mujeres de Estado" (Lima, FCE 2006), propuesta pensada para el Perú y el área andina. Hoy investigo sobre los 200 años de independencia de las repúblicas americanas. Dos "avances de prueba" se pueden leer en www.andes.missouri.edu.

César Escalante
Pintor
(1) Dejé el Perú en 1985 ni bien terminé Bellas Artes. Antes de que el medio me asfixiara por completo, hice mis maletas y crucé el Atlántico sin proyecto alguno.
(2) En mi caso no fue tanto Francia sino París lo que me atrajo como un imán multifocal. Y si aquí me quedé fue porque en este su cuerpo bellísimo y lleno de historia encontré el sentido de las cosas que andaba buscando.

(3) Después de haber desestructurado mi propio espacio mental, lo que hoy ocupa mi tiempo es la reconstitución del mismo, tarea que realizo única y exclusivamente a través de la luz.

Ricardo Sumalavia
Escritor y profesor universitario.
(1) No es la primera vez que vivo fuera de Perú. Ya antes pasé una temporada larga en Corea del Sur. Y en ambos casos fue con la intención de tomar distancia, de estimular la memoria y la imaginación, de crear un espacio adecuado para la escritura. Por otro lado, uno se enriquece enormemente al contrastar las culturas y también al hallar correspondencias.

(2) Lo de Francia se dio como una oportunidad que no podía dejar pasar. Debía hacer un doctorado en literatura y un convenio entre la Universidad Católica de Lima y la Universidad de Burdeos propició mi viaje. Para mí está muy claro que lo que me da Francia como estímulo intelectual y creativo no lo tendría en Estados Unidos. Sé, por supuesto, que para otros escritores sucede a la inversa.

(3) Acabo de publicar mi primera novela, Que la tierra te sea leve, con el sello de la editorial Bruguera en Barcelona. En esta novela, desde distintos registros, trato el tema de la construcción de una identidad por medio del lenguaje. Y para esto presento a personajes que buscan a otros en una Lima nocturna y carnavalesca, o a través libros y autores.

Rómulo Cáceres Moriano
Pintor
(1) Nací en Cusco y dejé el Perú en 1980. Tras mis estudios en la Escuela de Bellas Artes de Lima, entre 1965-1970, me hice el proyecto de venirme a Europa, a París, para perfeccionarme como pintor, para lograr expresarme con libertad, para desarrollar mis capacidades en dibujo y composición para poder aplicarlos a mi pintura.

(2) Escogí Francia porque tenía la ilusión de ver la gran pintura directamente en los museos de París. Tan pronto llegué visité la Escuela de Bellas Artes, luego el museo de Louvre. Allí aprendí las grandes claves de mi oficio, la técnica, la composición, la luz y el espacio, estudiando a Goya, Velásquez, Piero della Francesca, Masaccio, Ingres, Corot, Manet y a otros grandes artistas.

(3) Actualmente mis obras las pinto al óleo en formatos grandes. Algunas de ellas se encuentran en el Museo de Arte Latinoamericano de Managua, Nicaragua, en el Ralli museo de Punta del Este, Uruguay, en el Ralli museo de Santiago de Chile, en el Ralli museo de Caesarea, Israel, en el Ralli museo de Marbella, España. Por lo demás, actualmente me intereso mucho por las matemáticas, la física y la astronomía.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu