miércoles, 14 de julio de 2010

MARIO HUAMAN COBRA RICO Y ¡NO TIRA LADRILLO DESDE 1989!

CORREO JULIO 16, 2010

SEGÚN SUS EX COMPAÑEROS AUGUSTO RAMOS Y VICENTE APONTE, TIENE INGENTES INGRESOS Y NO TRABAJA DESDE 1989

Se llevaría S/. 8 mil sin tocar un ladrillo

LIMA | Si hay un dirigente sindical en el Perú que no puede quejarse de su suerte es Mario Huamán, el hombre que hoy lleva las riendas de la cada vez más debilitada Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y que desde hace al menos 21 años goza de privilegios por ser líder gremial.

De acuerdo con los registros oficiales del Ministerio de Trabajo, Huamán se desempeña desde el año 1989 como dirigente de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (cuando se inició como secretario de Organización de ese gremio) y hoy ocupa su secretaría general.

Sin embargo, Augusto Ramos Dolmos y Vicente Aponte, dirigentes sindicales que trabajaron hasta hace unos años codo a codo con Huamán, aseguraron a Correo que éste abandonó las labores relacionadas a la construcción y se dedica a tiempo completo a la función sindical desde 1982.

"Trabajo en Construcción Civil desde 1974 y conozco a Huamán desde 1980. Lo vi trabajar sólo una vez en una construcción en San Borja como peón (...) luego se dedicó a las labores de dirigente y a su militancia en el Partido Comunista. Hoy es un parásito (del gremio)", afirmó Ramos Dolmos.

"Conozco a Huamán desde hace 28 años y puedo decir que él no toca un ladrillo ni una lampa desde el año 1982, cuando asumió el cargo de secretario general de Construcción Civil de Lima y Balnearios. Hoy es un dirigente rentado por la FTCCP y nos distanciamos, entre otras cosas, por su pretensión de entornillarse en el cargo", señaló por su parte Aponte.

OTRAS DIETAS. Según el propio Aponte, las dietas de las que gozaría Huamán por su labor sindical no son nada desdeñables. Por ejemplo, las que percibiría por su labor en la FTCCP bordearían los S/.3,000, y por su trabajo en la CGTP alcanzarían los S/.2,000, aparte de los gastos por movilidad y seguridad personal. El dinero proviene, claro está, de las cuotas a las que están obligados a aportar mensualmente los afiliados.

Asimismo, este diario pudo conocer que por integrar el directorio del Conafovicer (Comité Nacional de Administración del Fondo para la Construcción de Viviendas y Centros Recreacionales para los Trabajadores de Construcción Civil del Perú) Huamán percibiría de dos a tres dietas mensuales de S/.1,600 cada una. Es decir, sus ingresos por mes no bajarían de los S/. 8 mil.
___________________________
EL COMERCIO DICIEMBRE 23, 2009

CGTP cuestionó al Gobierno por pase de Aráoz al MEF

14:50 | Líder sindical Mario Huamán afirmó que a partir del nombramiento, el Ejecutivo dispondrá de fondos públicos pensando en las elecciones

El secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Mario Huamán, cuestionó la designación de Mercedes Aráoz como ministra de Economía y Finanzas (MEF) al sostener que, a partir de ello, los fondos públicos serán usados para financiar la campaña electoral del Apra.

El presidente (Alan) García, a través de la ministra Aráoz, va a tener en sus manos el control de los fondos públicos que va a usarlo para financiar su campaña electoral con plata de todos los peruanos”, indicó Huamán en conferencia de prensa.

POLÍTICAS NEOLIBERALES
El dirigente sindical refirió que el nombramiento de Aráoz representa la “profundización de las política neoliberales y, por lo tanto, una agudización de los conflictos sociales” al cuestionar su actuación como impulsora de los Tratados de Libre Comercio.

“El Gobierno no tiene voluntad de cambio”, acotó Huamán.

El líder de la CGTP indicó que la designación de Aráoz constituye un “desafío” a los sectores sociales que venían reclamando mayores beneficios.
_____________________________

EXPRESO 15 de Julio de 2008

El tonel de diógenes
El spot de la semana
Alejandro Tudela Chopitea

La última semana estuvo marcada por el llamado paro nacional encabezado por la CGTP. Ni la paralización fue lo que pretendieron sus organizadores, ni el gobierno las tuvo todas consigo o peor al exhibir una actitud intolerante.

Cuando uno evoca una protesta popular o ciudadana “contundente”, se remonta al paro de 1977 –como dirían los actores de entonces, “paros los de mi tiempo”–, pero ni el ocurrido en el 2004 ni el que acaba de pasar tuvo, remotamente, tal dimensión y repercusiones. Lo irónico es que en la raleada movilización contra el régimen toledista participó sin empacho y con “patadita” incluida el APRA y el hoy presidente García, y ahora que les toca probar la misma medicina, la administración aprista se rasga las vestiduras alegando que el paro resulta “político” y que estaría en marcha una conspiración desestabilizadora engendrada por grupos extremistas. Es más, el jefe de Estado ha declarado enfáticamente que “aquí estamos ante una maquinaria, una conspiración en marcha…”.

Habría que ser demasiado ingenuo –o un amnésico–, para creer que los denominados “paros nacionales” no son políticos. Estos paros no son huelgas –ni aquellos son sinónimos de ésta como piensan algunos despistados–. Las huelgas constituyen medidas de lucha laborales que responden a reivindicaciones de trabajo o salariales, mientras estos paros son actos de protesta político-social cuya plataforma trasciende los objetivos y la realidad huelguística, y busca confrontar o cuestionar al régimen de turno. Incluso, para la paleografía marxista es el medio para la toma del poder como rezaban los manuales comunistas.

La verdad, el paro del miércoles pasado fue poco menos que un fiasco en la capital, aunque sí se “sintió” de manera desigual en el interior del país y con episodios de violencia que hay que repudiar y sancionar. No pensamos que esta parcial paralización sea la cabeza de playa de una conjura antidemocrática de mayor escala, lo que no significa que no existan factores reales de agitación social y hasta injerencia espuria (por no decir, “chavista”) que hay que neutralizar.

La inmensa mayoría de peruanos, estamos de acuerdo que el Perú “no puede parar” –y así quedó demostrado–, pero el gobierno aprista erraría de medio a medio si menosprecia intolerantemente el mensaje del último paro o si tergiversa lo acontecido en la asonada de Madre de Dios. Allí, se vivía una paralización regional desde hace días, lo que exacerbó la agitación y la reacción nativa, máxime si la autoridad de la región ni siquiera estaba presente en Puerto Maldonado. La violencia es repudiable al igual que la pérdida de autoridad, pero esos son los hechos. Así como se exige el imperio de la ley y el orden, Madre de Dios también requiere diálogo inclusivo y mayor atención pública, y ha sido un acierto que se inicie ello a través del flamante ministro del Ambiente.

Lo que sí pasará a la antología del disparate –mucho más que el pobre recuerdo del paro–, será el spot propagandístico aprista que buscó satanizar la paralización nacional, y terminó desacreditando al oficialismo. Más allá de quién creó y pagó este engendro publicitario –tarde o temprano se sabrá–, utilizar a Vladimiro Montesinos como vocero del “antiparo” resulta nauseabundo, y no hay justificación que valga. ¡Amén!
______________________________

EL COMERCIO JULIO 10, 2008

El paro se sintió en provincias y dejó 21 policías heridos y 216 detenidos

7:20 | Los manifestantes bloquearon las principales vías y se enfrentaron a la Policía en las ciudades del interior del país

(EFE).- Las marchas masivas y bloqueos de carreteras en diversos puntos de Perú predominaron el miércoles en la huelga nacional contra la política económica y social del presidente de la República Alan García, en la que al menos 21 policías resultaron heridos y 216 personas fueron detenidas.

A pesar de que el ministro del Interior, Luis Alva Castro, dijo que durante la jornada no se registraron "hechos que lamentar", en el interior del país se produjeron ataques violentos contra locales estatales en las regiones Madre de Dios y Huancavelica.

Al menos 21 policías resultaron heridos durante el ataque de miles de manifestantes a la sede del gobierno regional de Madre de Dios, en la amazonía peruana, según confirmó el representante de la Defensoría del Pueblo Humberto Cordero.

Cordero señaló que uno de los policías fue herido con una flecha en un brazo y que todos los afectados se mantienen en situación estable en el Hospital Santa Rosa de Puerto Maldonado en Madre de Dios.

"Quienes han estado involucrados en este acto vandálico son miembros de comunidades nativas, mineros y jóvenes vándalos que están aprovechando el pánico", afirmó.

La turba protestó contra la denominada "Ley de la Selva", una propuesta que aún no ha sido aprobada por el Congreso, pero es rechazada por supuestamente facilitar la venta de tierras de las comunidades y promover la inversión privada en reforestación y agroforestería.

En Huancavelica otro grupo de vándalos atacó la oficina regional del programa social Juntos, destruyó los archivos y retuvo a tres personas, que luego fueron liberadas cuando un vigilante hizo disparos al aire.

Según informó la emisora radial RPP, los manifestantes ingresaron al local gritando lemas contra el Gobierno, tras lo cual destruyeron muebles, quemaron documentos y robaron tres computadoras.

Balance del Gobierno y la CGTP
Al ofrecer un balance del paro convocado por varias organizaciones encabezadas por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Alva Castro indicó que 216 personas fueron detenidas por pretender bloquear carreteras y cometer actos ilícitos.

Al inicio de la jornada, otro grupo de manifestantes se enfrentó a la Policía cuando intentaba despejar las vías del norte de Lima mientras que otros trabajadores agredieron a la prensa en la Plaza Dos de Mayo.

Además, las fuerzas del orden utilizaron bombas lacrimógenas para despejar un tramo de la carretera Panamericana, a la altura de la región Ica.

Las emisoras locales también informaron de varios bloqueos de carreteras al interior del país, donde se sintió con mayor fuerza el paro, principalmente en Puno y Arequipa.

En el Cusco, donde se desarrolla una reunión preparatoria para la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC), que acogerá Lima en noviembre próximo, las actividades transcurrieron con tranquilidad.

El Gobierno desplegó unos 100.000 efectivos policiales, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, para garantizar el orden durante la huelga nacional.

Los reclamos de este paro, declarado ilegal por el Ministerio de Trabajo, fueron el aumento de sueldos y la derogatoria de varios decretos privatizadores, entre ellos los que promueven las inversiones en tierra de las comunidades campesinas y amazónicas o en zonas declaradas patrimonio histórico o cultural.

Los manifestantes también se pronunciaron contra la criminalización de la protesta social y demandaron atención a la "agenda agraria y social" para que no se reduzcan los derechos laborales y combatir la corrupción del Gobierno, dijo el secretario general de la CGTP, Mario Huamán.

La CGTP calificó la paralización de "contundente y exitosa a nivel nacional", mientras que el Gobierno señaló que la mayoría de peruanos realizó sus actividades con normalidad, aunque también admitió que existe descontento por el alza mundial de los precios de los alimentos.
_______________________
EL COMERCIO JULIO 10, 2008

¿Dónde está el Estado para el país en despegue?
Por: Juan Paredes Castro |

La mayor ironía que vive el país es que su inédito despegue económico no esté acompañado del Estado y de las instituciones democráticas capaces de sostenerlo en el tiempo.

Ello expone a nuestro 'boom' de crecimiento a una apuesta frágil e incierta.

Las experiencias de Corea del Sur, Singapur y Malasia nos recuerdan que los tropiezos que tuvieron y aún tienen para consolidar sus instituciones democráticas no los han llevado a perder la fortaleza de su Estado. Lo que no tienen en un plato de la balanza lo tienen en el otro.

Chile, una vez volteada la transición de la dictadura a la democracia, retornó a su tradicional escrupulosa atención del Estado y de sus instituciones democráticas, articuladas algunas de ellas en la Concertación. No de otra forma se explica su influyente posición de plataforma económica y financiera en este lado del mundo.

Aquí nos estamos preguntando hace rato qué hacemos con las "instituciones democráticas", sin duda cercanas a los formulismos y a la informalidad, pero a su vez tan lejanas de una representación válida y de un comportamiento maduro ahí donde ostentan delegaciones de poder sumamente decisivas. Igualmente nos estamos preguntando todo el tiempo qué hacemos para construir Estado ahí donde no lo tenemos, ahí donde deberíamos estar tendiendo articulaciones y concertaciones en lugar de estar cediendo a confrontaciones innecesarias y a provocaciones radicales, cuyas consecuencias se extienden del gobierno al resto de la sociedad.

Es verdad que el Acuerdo Nacional no va a resolver conflictos. Pero puede concertar suficientes voluntades políticas como para evitarlos. ¡Para qué está entonces!

El reciente paquete de decretos legislativos ha trazado el mejor tablero de reglas de juego que hayamos conocido en los últimos tiempos para una efectiva reforma de la administración pública. No obstante, hay que entender que hacer Estado es mucho más que eso. Supone partir del reconocimiento de instituciones democráticas honestas y representativas con un sentido de servicio público distinto y superior, por ejemplo, a la deplorable oferta de una CGTP arcaica y desfasada que de pronto se da el lujo de desafiar la estabilidad política y económica y, de paso, la seguridad interna del país.

Vayamos, pues, a la conquista de los dos platos de la balanza de todo crecimiento económico: el del Estado y el de las instituciones democráticas, sean estas políticas o gremiales, pero en las que los ciudadanos estemos representados y ellas valgan por lo que hacen y logran, más que por lo que parecen y usufructúan.
_______________________
LA RAZON JULIO 10, 2008

El Perú sigue trabajando y avanzando

Rotundo fracaso del paro de la CGTP
Víctor Raúl Trujillo de Zela.

Un rotundo fracaso resultó el publicitado paro del día de ayer, promovido por la dirigencia de la CGTP y sus compañeros de ruta de adentro y afuera del país. El Perú en más del 90% siguió trabajando, sus aeropuertos como los de Puno, Cusco y los del resto del país operaron normalmente sin siquiera sufrir retrasos; igual los puertos y las grandes carreteras y vías. Los trabajadores del gremio de construcción civil también laboraron en su mayoría, las actividades comerciales, las fábricas, oficinas y dependencias del sector público y privado, entre ellas las más de 400 agencias del Banco de la Nación en todo el país laboraron como en cualquier día normal.
La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas cumplieron a cabalidad su labor de prevención y su responsabilidad de garantizar el orden, la seguridad ciudadana y el libre tránsito, no pudiendo dejar de mencionarse que los alumnos asistieron a sus clases y los hospitales y centros de salud atendieron en todo el país.

Este clamoroso traspié de la anquilosada cúpula sindical comunista, confirma que ahora menos que nunca, no representa a los millones de trabajadores que desoyeron su consigna y, por el contrario, evidencia que el pueblo peruano está muy consciente de que el Perú avanza en la senda del crecimiento económico con justicia e inclusión social; a pesar de la volatilidad de los precios internacionales de algunos alimentos importados como el trigo y el maíz, y del petróleo.

Prueba de ello es la disminución en los índices de pobreza, los significativos avances en la construcción de carreteras y puentes en el país, de la política preventiva en salud pública y la construcción de hospitales y centros de salud, el importante avance en el sector de la electrificación rural y telefonía móvil y fija, y el fomento de la infraestructura para el desarrollo de nuestra agricultura, la titulación de los terrenos que beneficia a centenares de miles de nuevos propietarios, la ampliación de los servicios de agua y alcantarillado a humildes peruanos por décadas postergados y la promulgación de importantes leyes prometidas por Alan García durante la campaña electoral, tales como la que elimina el abuso de los ‘services’, la que promueve el fortalecimiento y desarrollo de la micro y pequeña empresa; y aquel conjunto de normas que acelera la reforma del Estado para hacerlo más eficiente.

Asimismo, debemos destacar la consolidación del proceso de descentralización y transferencia de miles de millones de recursos a las regiones y gobiernos locales para la ejecución directa de obras de desarrollo para sus pueblos y la no menos importante integración económica del Perú al mundo, que coadyuvan a sentar las condiciones para la sostenibilidad de un proceso continuo de desarrollo económico y social, que se manifiesta en un PBI en constante crecimiento, altos niveles de inversión pública y privada, una saludable generación de empleo, un comercio internacional más importante, con un manejo sano y coherente de las políticas monetarias y fiscales.

Hechos y logros fáciles de comprobar por cualquier peruano y reconocidas por la opinión pública internacional especializada en asuntos económicos, financieros y sociales, así como por gobiernos e instituciones de alto prestigio.

No obstante, todavía falta mucho por hacer y concluir, y en ese empeño por convertir al Perú en un país desarrollado, líder de América del Sur y a la altura de su pasado, para beneficio de las futuras generaciones de peruanos, se encuentra el Gobierno que lidera el Presidente Alan García, que espera y requiere de la participación de todos los peruanos, sea colaborando en alguna medida y nivel o presentando alternativas y críticas constructivas para el solo beneficio del Perú, como en toda democracia.
____________________________
EL COMERCIO 10 de Julio de 2008

CUANDO LOS PARTIDOS MIDEN FUERZAS
Un paro de laboratorio
Por Fernando Vivas. Periodista

Ayer estuvimos en medio de una guerrita cuyos reales motivos no nos han sido notificados. Ni siquiera estamos seguros de quién encabeza cada bando y qué estandarte enarbola: la CGTP apiló en su plataforma reivindicaciones de sectores agrarios y regionales con los que no se codea mucho y el Gobierno --esta sí que es buena-- dejó que el Apra tomara la voz del Estado para difundir un infame spot que pillaba una declaración de Montesinos para desacreditar al Sutep y, por extensión, a la CGTP de la que es parte (está por verse si la verdadera intención era pagar el anuncio de marras con presupuesto del PNUD, pero tanto el jefe del Gabinete, Jorge del Castillo, como Mauricio Mulder aseguran que fue cosa partidaria).

El paro no ha sido político, ha sido politizadísimo, pues los dos partidos más viejos del Perú, el Apra y el Partido Comunista, cuyo mayor activo es el manejo de la CGTP, han medido ayer sus fuerzas asumiendo, sin transparencia, representaciones que los exceden: la central sindical tomó la voz de la población económicamente activa (PEA), cuyo porcentaje de sindicalización no supera el 3% y el Apra ha tomado nada más y nada menos que el nombre de la nación.

En realidad, la CGTP ha sido más sincera que el Gobierno, pues hace unos meses anunció su afán de convertirse en partido político. Ayer tuvo su primer ensayo, con su líder Mario Huamán debatiendo con Del Castillo, el principal cuadro del Apra luego de García, con plataformas amplias, frente social, mitin en plazuela y roadshow mediático.

El Apra ha sido menos sincero porque se ha agazapado detrás del Gobierno para sacar al fresco el afán político partidario de la CGTP, provocando a Huamán, debatiendo con él, lanzándole el cuco de Montesinos, abriéndole las calles para ver cuánta gente moviliza. ¿Y cuál sería la cosecha propia luego de esta suerte de promoción al enemigo? Pues imagino que el Apra confía, en el largo plazo, en su capacidad de sacar mayor provecho electoral que el desangelado PC y toda la izquierda junta y tiene gran expectativa por las simpatías que pueda recolectar entre los miles de trabajadores que se beneficien con la ley de mypes (aunque no lo digan, este es el tema que más perturba a la CGTP y fue el caballo de batalla del primer ministro en su debate con Huamán) .

Aunque lamentemos la falta de transparencia y las representaciones forzadas, saludemos que esta ha sido una pelea dentro del sistema, aunque eso sí, fuera de la parte más mediocre de este, el Congreso. No sé si Ollanta Humala tendrá la suficiente habilidad para cosechar el descontento antisistémico, pero lo cierto es que la CGTP no ha querido compartir tribuna y plataforma con él. Mientras la bancada humalista pierde la iniciativa, y su líder se enreda en la defensa de calenturas regionales, la muy política central ha visto más sentido en confrontar al partido de Gobierno con reclamos sobre decretos legislativos y el reparto de las utilidades del sistema.
__________________________
PERU 21 10 de Julio de 2008

AUGUSTO ALVAREZ RODRICH
EL 10 QUE SIGUE AL 9

La positiva respuesta del Presidente al paro de ayer.

Después de todo paro nacional, si se suman los que la CGTP dice que pararon, con los que el gobierno reporta que trabajaron, resulta que la población total del país equivale al doble de la que indica el censo oficial.

El paro de ayer, el primero convocado por la CGTP en el actual gobierno aprista, pasó casi inadvertido en Lima, y tuvo una repercusión relativa y variada en algunas zonas del interior, con un par de incidentes lamentables como la destrucción del local de Juntos en Huancavelica, y del gobierno regional en Puerto Maldonado.
No se puede decir que el paro fue un fracaso total, pero, sin duda, estuvo muy lejos de la expectativa que tenían sus organizadores. Y, también, muy distante del escenario ófrico que pintaban el Gobierno y sus allegados, el cual ni siquiera se vislumbró.

El Gobierno cometería un grave error si creyera que este paro flojón fue consecuencia de su estrategia de los últimos días, incluyendo su lamentable 'vladi-spot', lo cual fue insinuado ayer, con audacia arrogante, por uno de sus voceros parlamentarios.

Nos parece que la respuesta correcta al paro por parte del Gobierno provino del propio presidente Alan García, quien ayer mismo señaló que, sin triunfalismos ni derrotismos, lo sucedido durante la paralización expresa una voluntad democrática de no detener el país, pero sin dejar de reconocer la preocupación por los problemas que sufre la mayor parte de las familias peruanas.

Se trata de un comentario inusualmente carente de la arrogancia y de la soberbia que ha estado transmitiendo el jefe de Estado en las últimas semanas, y que dañan, para empezar, a su propia posición política. Ese no fue, sin embargo, el tono de algunos ayayeros presidenciales que anoche mismo se aventaron con el triunfalismo del que anda en busca de una prebenda burocrática.

El resultado del paro es, junto con otros factores, una expresión de la escasa capacidad de representación del sindicalismo nacional. Pero este es un problema compartido por todo el sector político peruano, incluyendo presidentes, ministros y parlamentarios, entre muchos otros.
Para superarlo se necesita tender puentes con el fin de mejorar sustantivamente la efectividad de las políticas públicas, y esto requiere menos arrogancia. De todos.
_____________________________

EL COMERCIO 08 de Julio de 2008

ADVERTENCIA DEL EJECUTIVO
Revoltosos podrían sufrir hasta ocho años de cárcel

Fiscal Echaíz dice que se está en alerta máxima frente a cualquier alteración. Spot contra el paro, con palabras del 'Doc', genera una gran polémica
Por Cecilia Rosales Ferreyros

Se juega el puesto. Mañana el Ministerio del Interior, encabezado por el cuestionado ministro Luis Alva Castro, afronta un gran reto: garantizar la seguridad de los ciudadanos que no quieren plegarse a un paro con evidentes móviles políticos.
Y para conculcar la movilización el gobierno aprista ha desplegado su vasta experiencia política desde diferente flancos.

Desde un spot publicitario en el que aparece el procesado Vladimiro Montesinos (quien dice que el Sutep no organizó un solo paro durante el fujimorato, lo cual da pie al rótulo "Ocultos con la dictadura, valientes con la democracia"), pasando por la anunciada participación de las FF.AA. (solo para resguardar las instalaciones estratégicas) hasta un comunicado del Ministerio del Interior (Mininter) que recuerda las leyes vigentes que se pueden aplicar a los revoltosos.

Ahí está, por ejemplo: "Constituye delito previsto y penado en nuestra legislación todo acto de intimidación o de violencia que coarte la libertad de las personas, lo que incluye amenazas o agresiones contra la integridad individual, ataques a las propiedades pública y privada, así como la interrupción de las vías de comunicación". En el comunicado del Mininter se advierte también que la policía detendrá y denunciará a quienes cometan cualquier ilícito.

La fiscal de la Nación, Gladys Echaíz, también puso su grano de arena. Advirtió que toda persona que altere la tranquilidad pública, cause disturbios o daños a la propiedad pública o privada podría ser sancionada hasta con ocho años de cárcel, según el grado de responsabilidad que le alcance, tal como establece el artículo 315 del Código Penal.

"Los fiscales, en cumplimiento de las atribuciones conferidas en el artículo 64 de la Ley Orgánica del Ministerio Público, ya se encuentran en alerta máxima y continuarán con esta medida hasta después de la realización de las movilizaciones. Asimismo, actuarán inmediata y oportunamente ante cualquier hecho que altere el orden público y darán cuenta de su intervención al fiscal superior decano del distrito judicial correspondiente", añadió Echaíz.
A este escenario se sumó la presencia en varios puntos de la capital de ciudadanos con pancartas con frases en contra del paro.

El ex candidato presidencial Ollanta Humala también se refirió a la paralización: "A nivel nacional, el Partido Nacionalista va a apoyar y participar también en el paro (...) Hay una corriente de opinión que señala que Perú está muy bien, como pocas veces en su historia ha estado (...) Sin embargo, hay otra corriente de opinión que es la que dice: 'Este crecimiento no llega a mis bolsillos'".

¿ADECUADA PROPAGANDA?
El mencionado spot despertó no pocas reacciones, entre ellas las que cuestionaron dar tribuna a un personaje como Montesinos. "Es inadmisible que ese señor tenga tribuna para hacer propaganda en el canal del Estado desacreditando el paro nacional", lamentó la parlamentaria humalista Marisol Espinoza.

Por la noche, el primer ministro Jorge del Castillo consideró que la difusión del spot no podía ser un despropósito, pues --anotó-- solo utiliza una parte de un testimonio judicial transmitido íntegramente por diversos medios. "Aclaro que el que ha contratado es el Partido Aprista; no son fondos públicos", dijo Del Castillo a RPP. "Y no está mal, porque esa es finalmente la realidad", añadió.

Por su parte, el titular de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, reconoció en "La hora N" que si de él hubiera dependido, no habría dado luz verde a dicho spot.
En el Cusco firman acta de compromiso

Doce autoridades del Cusco firmaron ayer un acta de compromiso para que la reunión del APEC, que coincidirá con el paro nacional, así como la actividad turística, se desarrollen sin alteraciones. Para ello se acordó garantizar un corredor de tránsito desde el aeropuerto.

Se conoció de una carta suscrita por el secretario general de la Federación Departamental de Trabajadores del Cusco, Efraín Yépez, en la que garantiza que las movilizaciones serán pacíficas y que no interferirán con las reuniones del APEC.
____________________
CORREO 07 de Julio de 2008

La farsa de la CGTP
:: MÁS DE 80 FEDERACIONES DE TRABAJADORES, PRESENTADAS COMO AFILIADAS A ESTA ORGANIZACIÓN SINDICAL, SERÍAN SÓLO FACHADAS O “FANTASMAS”

El 23 de noviembre del 2006 Correo reveló que la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), que lidera Mario Huamán, es representada por una serie de organizaciones que ya no existen oficialmente. Hoy, ad portas del paro del 9 de julio, hay que tenerlo en cuenta.

Oscar Libón
Unidad de Investigación

La Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) inauguró anoche su XII Congreso Nacional, que culminará este sábado con la “elección” del nuevo Consejo Nacional de esta organización sindical.

Por la ausencia de votos directos de las bases de trabajadores, a las que supuestamente representan, resulta previsible que los actuales dirigentes de la CGTP sólo intercambien cargos en la directiva, como sucede desde hace más de una década.
En realidad, los encargados de elegir a los “nuevos” integrantes del Consejo Nacional de la CGTP son dirigentes o representantes de diversas organizaciones reunidas generalmente en federaciones de trabajadores, cuyos votos son determinantes.

Ante esta situación, cabe la pregunta sobre qué organizaciones están afiliadas y respaldan a esta central liderada por Mario Huamán (Construcción Civil), Olmedo Auris (SUTEP), Juan José Gorriti (Sindicato de Telefónica), entre otras.
Para responderla, Correo obtuvo un documento interno de la CGTP, en el cual figura la relación de federaciones afiliadas.

Luego de una verificación con fuentes confiables, se encontró que de las 109 federaciones de trabajadores que aparecen registradas en esta lista, apenas 20 se mantienen vigentes. El resto, más de 80, no tendrían directivos en actividad o simplemente dejaron de existir. Incluso varias de las federaciones que todavía están en funciones no se encuentran afiliadas a la CGTP.

Correo fue hasta la dirección que la Federación de Trabajadores de Ciencia y Tecnología del Perú había consignado: Av. Pablo Bermúdez 214, oficina 1005, Jesús María. En ese lugar no se halló ninguna organización sindical, sino el estudio del abogado Carlos Ortiz Ñahuis.
Lo mismo sucedió en el local de la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, ubicado en la Av. Arenales 371, oficina 204, donde se veía el inmueble con instalaciones abandonadas.

La Av. Brasil 745 (interior 101) figura como la oficina de la Federación de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas Mecánicas del Material Eléctrico de Lima y Callao. Pero en realidad es una vivienda que está deshabitada y los anteriores inquilinos no tenían nada que ver con sindicato alguno, según los vecinos.
El caso se repitió con las oficinas de la Federación de Trabajadores de Droguerías y Laboratorios, la Federación Nacional de Trabajadores de Grifos y Estaciones de Servicio de la Industria Automotriz, así como de la Industria Química y Petroquímica. Nadie sabía de su existencia en la cuadra 2 y 7 de la Av. Nicolás de Piérola, en el Cercado. En las direcciones consignadas había tiendas o viviendas.

Urge depuración de registro sindical
Este diario encontró que varias de las organizaciones supuestamente afiliadas a la CGTP no lo están. Es el caso de la Federación de Capitanes Patrones de Pesca del Perú, cuyo secretario general, Carlos Azcárate Flores, dijo a Correo que su agrupación no pertenecía a la CGTP.

Una situación similar sucede con la Federación Nacional de Trabajadores en Hoteles y ramos similares del Perú. En diálogo telefónico con Correo, su secretario general, Flavio Mozo Tintaya, afirmó que la organización que representa no tiene afiliación con la central de trabajadores presidida por Mario Huamán.
Estos indicios revelan la urgencia de que los registros de organizaciones y trabajadores afiliados a la CGTP requieren una actualización inmediata.

No existen, pero están “afiliadas”
De acuerdo con los registros de la CGTP, más de 40 federaciones nacionales de trabajadores fueron creadas durante la dictadura militar iniciada por Juan Velasco.
La mayoría de ellas, como la Federación de Trabajadores Hoteleros y Afines de la Revolución Peruana, la Federación de Trabajadores de la Industria de Confecciones de la Revolución Peruana o la Federación Única de Obreros Ordeñadores del Perú, dejaron de existir hace varios años.
Sin embargo, la CGTP todavía las seguiría presentando como organizaciones afiliadas y que respaldan sus acciones.
_________________________________
CORREO 08 de Julio de 2008

ALDO MARIÁTEGUI

Verdades sobre la CGTP

La primera CGTP fue fundada por mi abuelo el 17 de mayo de 1929. Como saben los entendidos, JCM fue un marxista disidente de Moscú (se acercaba más a Gramsci y al comunismo italiano, conocido en los 70 como “eurocomunismo”), lo que quedó patente en las conferencias marxistas latinoamericanas de Montevideo y Buenos Aires (1929), donde recibió fuertes críticas por su oposición a la línea oficial estalinista del moscovita argentino Vitorio Codovilla y a su peregrina idea de dividir al Perú en repúblicas peruana, quechua y aymará, siguiendo el modelo de la URSS de aglutinarse étnicamente (Armenia para armenios, Georgia para georgianos, etc.).

JCM falleció el 16 de abril de 1930, en vísperas de emigrar a Buenos Aires, y Eudocio Ravines (brillantísimo y corruptísimo periodista que acabó de agente de la CIA. Ya octogenario y exiliado por Velasco, fue asesinado por el castrismo en México. Recomiendo leer su interesantísima biografía El Camino de Yenán) no sólo le cambió el nombre de “Socialista” a “Comunista” al partido heterodoxo fundado por JCM en Barranco en octubre de 1928 (eso que ponen los de Patria Roja en su web que “JCM los fundó” es una mentira imbécil, a menos que hayan hecho espiritismo, pues recién Patria Roja aparece en 1969), sino que inició una agresiva campaña, digitada por la estalinista Moscú, de “desmariateguización”. Aquí desaparece la primera CGTP, la verdaderamente mariateguista, la que no tiene nada que ver con Huamán y sus antecesores Gamarra, Pacho, Espinoza, Huilca, etc...

La segunda CGTP, esta stalinista de Huamán y compañía, fue creada en junio de 1968 de un germen sindical llamado CDUS, nacido en 1966. Ya en esa época los estalinistas criollos habían decidido usufructuar a JCM, al que habían purgado en 1930...

Recordemos que el movimiento sindical local había sido dominado por la aprista CTP hasta la dictadura de Velasco. Antes los comunistas sólo controlaban algunos pequeños bastiones, como la Federación de Choferes con Juan Luna, los bancarios, los “telefónicos” y la minera Toquepala. También eran fuertes en San Marcos, donde al parecer la idiotez ideológica ha sido perenne (es que para ser comunista después de la Segunda Guerra Mundial tienes que haber sido de pocas neuronas o muy totalitario).

Los moscovitas nunca tuvieron mayor peso electoral. Se prestaron a ser comparsas, como diputados, de la dictablanda derechista del primer pradismo (1939-45) para darle a ésta una cara democrática. Hasta le otorgaron a este tremendo oligarca el título de “Stalin peruano” (°plop¡). Su eterno jefe fue Jorge del Prado, lacayo absoluto de Moscú. El PCP moscovita era llamado “Unidad” para diferenciarse de los maoístas del PCP-Bandera Roja –de aquí salieron después los criminales del PCP-Sendero Luminoso– y los ultras estalinistas del PCP-Mayoría de César Lévano.

En su triste historia, los comunistas moscovitas criollos terminaron, como bajo Prado, de sirvientes del dictador Velasco, quien les entregó el confiscado diario Expreso y varias tetas estatales (puestos públicos, cátedras) para que coman caliente, amén de hacer crecer explosivamente a la CGTP para acabar con la CTP aprista. Tuvieron su apogeo con el paro de julio de 1979 contra Morales Bermúdez. Luego se integraron a IU como partido menor, experimentaron la implosión de la izquierda de fines de los 80 y ahora son cuatro gatos fosilizados que se dedican al vandalismo y la intransigencia sindical usando al otrora defenestrado JCM. Curiosamente, a la CGTP la financian las estatales cooperación española, italiana y belga.
_________________________________
PERU 21 08 de Julio de 2008

AL MERCADO
PATRICIA TEULLET

Paro

Interesante esto de los paros. Para convocarlos, solo hace falta convocar a un grupo de descontentos y pedirles que suelten ideas sobre todo aquello que les moleste, disguste o no comprendan muy bien. Con ese ejercicio, elaboraríamos una lista de lo más variopinta, con cosas que van desde "defender las 200 millas del Mar de Grau", la "eliminación a la doble sanción a la licencia de conducir", hasta pedir un "alto a la política macartista" (¿alguien sabe a qué se refieren?). He tratado de encontrar alguna coherencia en la plataforma del paro pero, mientras me inspiran simpatía algunos pedidos como el de "seguridad social y atención de salud universal gratuita", me sorprende que tenga la misma prioridad que la "defensa del cultivo legal de la coca". La lista de reclamos es tan dispersa y poco atendible que termina siendo solo una justificación para causar desorden y mantener la vigencia de un par de oxidados dirigentes sindicales.
__________________________________
EXPRESO JULIO 7, 2008

Editorial
¿Autoridades regionales?
Los organizadores del paro nacional, convocado para este miércoles 9 de julio, se vanaglorian porque, según ellos, entre quienes acatarán la medida de fuerza hay varios presidentes regionales. Incluso el secretario de la central comunista CGTP asegura que entre las autoridades regionales que se plegarán a la paralización están las de Áncash, Arequipa, Cusco y Loreto.

Verdaderamente hay que estar demasiado embriagado por algún brebaje ideológico o exageradamente politizado por cierta consigna malvada o foránea para entusiasmarse en paralizar las actividades productivas de un país. Sin embargo, teniendo en cuenta que existen claros profesionales de la protesta –esos que toda su vida han querido ser gobierno, por más que el pueblo los repudió en las ánforas– no debe sorprendernos que estos violentistas vuelvan a la carga, como manda su alma mater –el comunismo criollo– que a lo largo de décadas ha pauperizado nuestro desarrollo con su odio y perfidia.

Por ello resulta indignante que esas autoridades regionales se plieguen a un paro orquestado por sindicatos de conocida filiación izquierdista. ¿Acaso no es humillante que uno o varios presidentes de región obedezcan a un dirigente de la CGTP? No deberían olvidar que fueron elegidos para trabajar por su pueblo, al que juraron buscar alternativas de solución a sus problemas. En ningún momento fueron electos para boicotear la sana marcha de la actividad económica de sus zonas ni menos del país.

Si estas ¿autoridades? acatan el paro, merecen recibir toda la condena de la opinión pública por su actuación irresponsable y, sobre todo, cómplice. Porque paralizar sus regiones implica poner al Estado contra el Estado, lo que los coloca de inmediato al margen de la ley y el orden. La Constitución determina que los presidentes regionales son los encargados de organizar y conducir la gestión regional conforme a sus competencias legales y funcionales y dentro del marco de las políticas nacionales y sectoriales, con el fin de contribuir al desarrollo integral y sostenible regional y del país.

Demandamos pues a las autoridades regionales que no se dejen llevar de la nariz por quienes tienen complejos ideológicos que les impiden apuntar al horizonte competitivo en el que le toca actuar al Perú. Estos malos dirigentes no buscan que el país avance sino que nuestra economía se paralice. Es su estrategia para volver a crear el caldo de cultivo que caliente el malestar social, situación en la cual su demagogia e intereses de grupos avizoran ver coronados sus objetivos de llegar al Parlamento o a ser gobierno en el 2011. Inclusive al terrible costo para el Perú de hipotecarlo a un nuevo imperialismo felón como el petrolero, liderado en la región por Hugo Chávez.

EXPRESO quiere dar un mensaje claro. Insta a esas autoridades regionales, amigas de la CGTP, a que comprendan que el paro del 9 de julio puede ser todo lo laboral que diga la central comunista, pero que aquello le corresponde sólo a la dirigencia sindical. No a las autoridades regionales que, antes que nada, son funcionarios rentados del Estado.
________________________________
EL COMERCIO JULIO 9, 2008

¿Qué espacio político busca la CGTP?
Por: Juan Paredes Castro |

La Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) sale hoy en busca de un espacio político que hace mucho tiempo lo sabe perdido.

Es el espacio del descontento nacional con el gobierno y con la situación del país, que quisiera captar, pero que no está a su alcance, entre otras cosas porque no es el espacio amplio y monolítico que imagina, codo a codo con su plataforma de lucha sindical.

Ha quedado muy lejos en el recuerdo el espacio político antidictadura militar de fines de los años 70, que sí le fue favorable y que una década después el derrumbe de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín haría trizas, a nombre del fin de una Guerra Fría que cambió la historia del mundo y dejó a la CGTP sin el sostén ideológico y económico del Partido Comunista.

Cuando Alejandro Toledo salió el 2001 en pos de un espacio político, se encontró con el espacio del antifujimorismo que, con sus diferencias y matices, era el espacio de descontento nacional, amplio y monolítico del momento. En él se montó, como se monta un beduino en su camello. Y en él llegó a Palacio de Gobierno.

Hoy no hay un espacio de descontento nacional amplio y monolítico respecto del gobierno y de la situación general del país. El que existe es más bien un nicho de descontento heterogéneo, disperso y hasta contradictorio.

En efecto, hay antiapristas acérrimos que están de acuerdo con la actuación del gobierno. Hay apristas que no quieren mirarse en el espejo de Alan García ni en el de Jorge del Castillo. Fujimoristas que discrepan de los usos y estilos oficialistas y aplauden sus resultados económicos. Humalistas que dicen que acatarán el paro, pero que no comulgan con su convocatoria ni con sus convocantes. Gente que despotrica contra el gobierno porque la redistribución del crecimiento económico les suena a cuento. Y gente como la de las mypes que empieza a cosechar beneficios sociales que no conocía y que, por consiguiente, desea estar en la vereda de enfrente, no en la que hace esquina con la CGTP de Mario Huamán.

Es más: el espacio de descontento nacional descrito no se siente realmente representado por la CGTP ni tampoco por los partidos políticos. Las encuestas revelan que hasta Ollanta Humala ha perdido adherentes en este espacio.

¿Piensa la CGTP que es capaz de convocar un espacio político mayor que el que tradicionalmente lo ha acompañado y que, valgan verdades, nunca le ha servido ni siquiera para llevar al Congreso a un solo parlamentario?

La CGTP sabe finalmente que el espacio político que busca tiene que encontrarlo de otra manera. No al estilo de hace 30 años.
____________________________-
EXPRESO 09 de Julio de 2008

La izquierda quiere que vuelva el velasquismo
Luis García Miró Elguera

El Perú no logra que una segunda agencia calificadora de riesgos confirme el Grado de Inversión que merece. ¿La razón? El nivel de inestabilidad al que viene llevando la ultra al país tras la firma del TLC con EE UU.

La consigna del impresentable Hugo Chávez –azuzada por su secuaz Evo Morales– es traerse abajo al gobierno del Perú porque tuvo la osadía de desobedecer el ucase del petrolero imperialista bolivariano, que prohíbe a los países que están en su mira firmar TLC con Norteamérica. Este es el intolerable grado de intromisión al que ha llegado el impresentable Chávez en su demencia por apoderarse a todo trance del Perú.

Pero, ¿cuál sería nuestro futuro si el Perú llegara a caer en manos del bolivarianismo que aplaude la zurda criolla, tan agradecida por las remesas que recibe de Venezuela? ¿Qué le sucedería a este país si cae en las garras del socialismo chavista, en poder de esa escoria que le ha impuesto a sus Fuerzas Armadas un nuevo lema: “Patria o Muerte, Venceremos”, el mismísimo estribillo del asesino Fidel Castro, ejecutor de decenas de miles de opositores en el ‘paredón’? Para aproximarnos recordemos nomás cómo fue la vida durante la dictadura de Velasco Alvarado, aquel ídolo del impresentable Chávez. ¿Libertad de expresión? Cero. Los diarios, radios y televisión eran controlados por el Estado, y los periodistas incómodos deportados. ¿Libertad de asociación política? Cero.

En la práctica los partidos estuvieron proscritos, excepto el partido único llamado Sinamos manejado por la jerarquía. ¿Libertad para transar en moneda extranjera? Prohibida y perseguida como delito. ¿Libertad para viajar al exterior? Denegada, salvo vara de algún jerarca. ¿Libertad de protesta en las calles? Imposible, y los que se atrevían eran apresados y condenados. ¿Libertad sindical? Nula. Los sindicatos y centrales eran controlados por el régimen. ¿Libertad para importar? Imposible.

El único importador era el Estado, y consecuentemente las colas y la escasez eran de rigor. ¿Libertad de tránsito y reunión en las calles? Prohibidas. Se consideraba sedición. Y así por el estilo. No olvidemos que así fue la vida durante la tiranía zurda de Velasco Alvarado. Una vida castrada, desperdiciada, en la que se imponía la voluntad del dictador, y la ciudadanía la obedecía sin chistar. Aunque –eso sí– la cúpula izquierdista gozó de todos los privilegios que no tuvo Juan Pueblo; y peor aún, lo hizo jactándose de robar el dinero a los contribuyentes bajo la ficción de ser funcionarios públicos. Por eso añora su cuarto de hora de gloria, una época que le acarreó medio siglo de atraso al Perú.

Sin embargo el socialismo chavista no difiere un ápice de la dictadura velasquista. Si no veamos lo que sucede en Bolivia, Ecuador, Nicaragua o Venezuela: hambre, colas, escasez, medios de prensa manipulados por el gobierno, inflación, devaluación, partidos políticos perseguidos, moneda extranjera prohibida, viajes limitados, etc.

Ahora bien, ¿con qué derecho entonces la izquierda –comprada por Chávez– intenta retrotraer al Perú a esa era caótica, dictatorial, opresiva, abusiva y violadora de todas las libertades? Más grave aún. ¿Con qué autorización la central comunista CGTP pretende que el Perú regrese al atraso, la miseria, las colas, la falta de libertad, la dictadura del jerarca entronado, etc.?

¿Con qué atrevimiento se atreven a hacer eso las izquierdas ultra y caviar; la primera con ideas cavernarias, recalcitrantes y métodos violentistas rayanos en el terrorismo; y la otra hipócrita y taimada que somete al país a la dictadura de los derechos humanos de los terroristas? ¿Acaso no recuerdan que han sido repudiadas una y mil veces en cuanta elección libre ha habido en el país? Y de otro lado, ¿con qué desparpajo los irresponsables partidos de oposición –habrá que ver mañana cuáles actuaron contra el estado de derecho para señalarlos de allí en adelante–, con qué cara, repetimos, esa ´oposición´ se sube al carro de la izquierda troglodita para volver a azuzar en un pueblo inculto, ineducado, bien intencionado pero absolutamente manipulable el odio, el resentimiento de clases y la vendetta política, promoviendo artificiales paros de protesta laboral, cuando a todas luces este de la CGTP transpira a politiquero, sedicioso y dinamitero de la democracia, dirigido a acabar con el orden establecido por voluntad de la mayoría que apoya un sistema de libertad como el que nos acompaña?

En momentos en que el Perú empieza a cosechar casi tres décadas de mente proactiva, desarrollista y triunfadora, tras superar el complejo social inculcado por la izquierda, rechazamos el intento temerario de Chávez que insiste en imponer su socialismo bolivariano, que no es otra cosa que el velasquismo elevado a la ene potencia.
________________________________
PERU 21 08 de Julio de 2008

Del Castillo justifica spot antiparo

El presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, justificó ayer la utilización de la imagen y de las declaraciones de Vladimiro Montesinos en el nuevo spot que pretende desacreditar el paro convocado por las centrales sindicales. Su argumento fue que "si los videos de Montesinos valen para un sentido, ¿por qué no pueden valer para otro si son datos de la realidad?".

En breve diálogo con Perú.21, el jefe del gabinete ministerial pidió que se respete el punto de vista del Gobierno en la decisión de emitir esta propaganda contra la jornada de protesta.
"La CGTP nunca hizo un paro durante los diez años del fujimorato. ¿Tanto les duele que uno diga la verdad?", comentó con sorna, para luego recordar que en lo que va del régimen aprista dicha central ya ha realizado tres paralizaciones.
Por la tarde, en declaraciones a Radioprogramas del Perú, Del Castillo aclaró que el comercial televisivo no fue financiado por el Gobierno sino que su realización y difusión fue costeada por el Partido Aprista.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu