lunes, 26 de abril de 2010

ALERTAN QUE BASE NAVAL SUCUMBIRIA POR POSIBLE VENTA DE ISLA SAN LORENZO


EL COMERCIO ABRIL 28, 2010

Alertan que base naval sucumbiría por posible venta de isla San Lorenzo

Congresista Saldaña denunció que 400 hectáreas se cederían a inversionistas privados

En cualquier momento, la VII Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima resolverá si se deja sin efecto la Resolución Suprema 057, del 3 de junio del 2009, que propone la venta de unas 400 hectáreas de la isla San Lorenzo para la ejecución de proyectos inmobiliarios —hoteles, restaurantes y casinos— a cargo de inversionistas privados.

La alerta fue dada ayer por el congresista José Saldaña (UPP), quien denunció que esta disposición legal es inconstitucional porque viola el artículo 73 de la Carta Magna, respecto de que todo bien público es inalienable.

La RS 059-2009 sustituye a la 062 de 1999, cuyo objetivo era la promoción financiera para la ejecución de un megaterminal multimodal portuario y aeroportuario en la isla de 8 km de largo.

Los capitanes de navío en retiro Lizandro Paredes y Marcos Bravo revelaron que se busca cercenar la infraestructura de defensa nacional, valorada en más de mil millones de dólares, para ejecutar obras inmobiliarias que generarían ingresos por US$200 millones. “Se quiere destruir la Base Naval y construir una nueva de apenas un kilómetro cuadrado”, denunciaron.
__________________________

EL COMERCIO AGOSTO 17, 2009

EDITORIAL
El incierto futuro y la defensa de la isla San Lorenzo

Desde hace años, la isla San Lorenzo forma parte de ambiciosos proyectos de ingeniería que, de concretarse, podrían dar un uso a este bien público que, como tal, pertenece a todos los peruanos. El último proyecto propuesto por el Gobierno consiste en la construcción de un complejo inmobiliario (habitacional, comercial y turístico) que, sin embargo, ha generado explicables suspicacias y críticas.

Y es que esta iniciativa, sin ser necesariamente negativa sobre todo desde el punto de vista de la inversión que el país necesita, no ha sido consultada con las partes involucradas, entre las que se encuentran el Ministerio de Defensa, autoridades locales y regionales, entidades defensoras del ambiente y vecinos chalacos.

Como en el caso del fallido proyecto que pretendía levantar un conjunto habitacional en las instalaciones del aeródromo de Collique, en esta ocasión tampoco hubo diálogo, pese a que el proyecto gubernamental —en manos de Pro Inversión— cambia el plan inicial de construir en la isla un puerto, más moderno que el del Callao y el de Mejillones, que está construyendo Chile.

Solo la falta de un debate técnico explica el rechazo que ha generado esta medida que, a diferencia de otras, no se difundió adecuadamente, no obstante lo confuso de sus alcances.

En primer lugar, como han sustentado juristas, debe explicarse cuál es la naturaleza jurídica de la isla San Lorenzo, al amparo de la Constitución, la Ley de Recursos Hídricos y las normas que regula la Superintendencia de Bienes Nacionales. El país tiene derecho a conocer las razones por las cuales este bien de dominio público e inalienable ha pasado a convertirse en un inmueble que será concedido a terceros para su usufructo comercial.

Resulta preocupante la incongruencia de Pro Inversión de tratar la isla como un bien inmueble, cuando es un espacio que forma parte del territorio nacional, que tiene protección legal y constitucional. Debe darse a conocer la posición del Ministerio de Defensa, bajo cuya jurisdicción se halla la isla considerada hasta hace muy poco un bien estratégico. Es más, algunos sectores postulaban levantar allí la gran base naval que el país no tiene. Asimismo, dentro de la política exterior peruana y la integración con los países del APEC, el nuestro se proyecta como líder frente al sudeste asiático, de manera que la isla puede convertirse en un megapuerto o centro aeroportuario del Pacífico, interconectado a la red de carreteras de integración de la infraestructura regional sudamericana (IIRSA), de amplia conexión con el Atlántico.

De otro lado, algunas autoridades municipales chalacas han destacado los perjuicios que se estima podría causar el nuevo proyecto en el ecosistema. Para el alcalde de La Punta, en principio, el complejo proyectado atentará contra la conservación de más de 250 especies de fauna y flora, y alterará condiciones geográficas y climáticas frente a la ocurrencia de fenómenos como los tsunamis. Son muchas, pues, las explicaciones pendientes.

Nadie puede oponerse a la inversión como concepto, pero en esta situación las cosas son diferentes. Lo que está en juego es la defensa nacional, el equilibrio medioambiental y la tranquilidad de una comunidad, en este caso el distrito de La Punta. Por eso, ante todo, tienen que predominar decisiones orientadas a salvaguardar el interés público y nacional.
___________________

EL COMERCIO AGOSTO 13, 2009

¿MEGAPUERTO O VIVIENDAS?
Polémica por el futuro de la isla San Lorenzo
8:43 | Desde 1999 existe un proyecto para construir allí el puerto más grande de América Latina. Gobierno descartó la idea y quiere levantar en su lugar un centro turístico-habitacional

Por: Unidad De Investigación

La gran polémica que generó la privatización del aeródromo de Collique estaría por repetirse en otro proyecto gubernamental más delicado: la conversión de la isla San Lorenzo en un centro habitacional, comercial y turístico, pese a que desde hace muchos años existe un plan para construir allí un puerto más moderno que el del Callao y con mayor capacidad que el de Mejillones en Chile, que este país terminará de construir en el 2012.

Así lo denunciaron ayer en una conferencia de prensa Lizandro Paredes Infante y Marcos Bravo Velarde, dos comandantes de la Marina en situación de retiro, quienes vienen impulsando incansablemente desde hace una década la construcción de dicha obra en San Lorenzo.

La decisión de convertir esa isla en un complejo inmobiliario fue oficializada el 3 de junio pasado a través de la Resolución Suprema 057, pero pasó desapercibida por las violentas protestas ocurridas en ese mes en el interior del país. La norma encarga a la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Pro Inversión) “lograr la participación de inversionistas privados en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, turísticos y comerciales en un área determinada de la isla San Lorenzo”.

“Este asunto es sumamente grave. San Lorenzo es la única isla geoestratégica central del hemisferio occidental de América Latina. Tiene las mismas ventajas portuarias de Singapur, que es igualmente geoestratégica en el hemisferio oriental. Ahora la isla ha sido declarada como un inmueble. Lo peor es que desde 1999 existe un proyecto para la construcción del megapuerto, solo faltaba que se dictara una ley para hacerlo realidad”, dijo Lizandro Paredes.

PAPELES MANDAN
En efecto, el 28 de abril de 1999 el gobierno de aquel entonces, a través de la Resolución Suprema 062-99, encargó al Comité de Pro Inversión en Proyectos de Infraestructura Portuaria (Propuertos) los estudios respectivos y la elaboración del proyecto para la construcción en la isla del gigantesco puerto. Se nombró como su presidente al capitán Lizandro Paredes.

Desde entonces mucha agua ha corrido debajo del puente. Paredes recordó que, gracias al apoyo de empresas extranjeras que invirtieron cuantiosas sumas en estudios, logró diseñar la construcción en la isla San Lorenzo de un “hub”, es decir un centro de transporte no solo marítimo, sino también terrestre, aéreo, turístico y financiero.

Se planeó construir un espigón de tres kilómetros de largo por 300 metros de ancho a la altura de La Punta y edificar instalaciones con capacidad de procesar 135 millones de toneladas de carga al año, contra los 12 millones que maneja el Callao.

Se había contemplado además construir la nueva Escuela Naval, un aeropuerto internacional, un museo, un astillero, una zona habitacional y un corredor subterráneo.

Para reforzar la viabilidad de su proyecto, Lizandro Paredes señala que este ganó una convocatoria internacional que promovió la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la construcción de ese puerto y otros más.

Paredes y Bravo calcularon que la obra tendría un costo de 12 mil millones de dólares que serían financiados íntegramente por capital privado. Incluso afirman haber conseguido el compromiso de 11 empresas internacionales, pero que el gobierno de Alberto Fujimori no les dio importancia.

Asimismo, recordaron que cuando asumió el presidente Alejandro Toledo volvieron a insistir, pero también encontraron muchos obstáculos. Casi al finalizar ese gobierno, lograron que la Comisión de Transportes aprobara su proyecto, el mismo que fue enviado a Toledo para que emitiera la respectiva ley que autorizara su ejecución, lo cual no ocurrió. Sin embargo esperaron confiados en que el presidente Alan García retomara su propuesta.

El 3 de junio pasado se llevaron la decepción de su vida cuando se enteraron de que el Gobierno había decidido construir un centro habitacional en la isla San Lorenzo, y su proyecto ni siquiera era mencionado.

LA FICHA
Nombre: Lizandro Paredes
Profesión: Capitán de navío de Comando General en retiro
Edad: 76 años
Cargos: Comandante del BAP Grau, director general de Movilización Nacional. Reflotó la empresa Pesca-Perú. Consultor internacional.

Nombre: Marcos Bravo
Profesión: Capitán de navío en retiro
Edad: 71 años
Cargos: Jefe de Estado Mayor de la Comandancia del Cuerpo de Guardacostas, comandante de la flotillas de patrulleras. Perito marítimo.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu