lunes, 7 de septiembre de 2009

UN DIA CON UN POLIZONTE....RENZO SCHULLER

EL COMERCIO 07 11 08

UN DÍA CON UN 'POLIZONTE'. RENZO SCHULLER DEJÓ QUE LO ACOMPAÑÁRAMOS, Y ESTO ES LO QUE VIMOS.
El chico de la tele

Exposiciones, cocteles, desfiles... desde hace cinco años la movida limeñano se escapa a la cámara de los Polizontes. Acompañamos a uno de ellos, Renzo Schuller, en el 'making off' de su día a día.

Por Katherine Subirana
Los polizontes tienen poco de infiltrados. La gente los espera con ansias en cualquier certamen. Buscan la camarita y el micrófono verde, que en esta ocasión correrá de la mano de un sujeto menudo, sonriente, cuya corbata fucsia (de la que renegó mientras hacía el nudo frente al espejo de su sala), contrastará perfectamente con sus zapatillas blancas. Un sujeto que, una vez que se prenda la luz de la cámara, olvidará que su carta de presentación es "hola, me llamo Renzo y soy tímido ah, y olvidadizo también".

Vaya que es tímido. Lo repite siempre. Pero también es actor de todo soporte, clown, conductor de un programa en Plus TV, hace locuciones, comerciales y, claro, es un 'polizonte'.

Pareciera que para ser 'polizonte' el requisito fuera ser hiperactivo, multifacético, casi 'multiusos'. Gianpiero Díaz, Erika Beleván y Renzo Schuller trabajan juntos pero se ven muy poco. Las reuniones de producción del programa y algún evento son las excusas para encontrarse. Cada uno se dedica a distintas cosas, dentro o fuera del canal.

LUCES, CÁMARA...
Seguimos a Renzo desde las 10:30 a.m. Aunque 'polizontea' de noche, trata de levantarse temprano para "no desperdiciar el día" y es el primero en llegar a las grabaciones de "Mesa de Noche", programa que conduce al lado de Jimena Lindo y Denise Arregui.

"Mujeres. Siempre demoran", comenta el equipo de producción. Renzo ya pasó el maquillaje y ahora está dando vueltas en el set, mientras espera a sus compañeras, con quienes se lleva muy bien aunque "trabajar con dos mujeres es un poquito complicado, las mujeres están locas", dice y se ríe. El reloj avanza un par de dígitos hasta que llegan Jimena y Denise, guion en mano, y empieza la grabación.
El programa corre y vemos al chico revoltoso, que interrumpe con bromas a las chicas, que nunca tiene un lapicero a la mano para hacer anotaciones y que mantiene la imagen de cuando empezó hace más de 12 años en la exitosa telenovela de los 90: "Torbellino".

Termina la grabación pasada la 1 p.m. El 'polizonte' tiene que ir al gimnasio, a la natación, a almorzar y a un par de reuniones de trabajo antes de ponerse el terno, la corbata y las zapatillas para ir a 'polizontear' a un desfile de modas en el Puericultorio Pérez Araníbar, en Magdalena.

CAZADOR URBANO
Son las 7:45 p.m. Pasamos por Renzo y un enorme cuadro de Linchestein que un amigo copió para él, nos recibe en la sala mientras se acomoda el nudo de la corbata (fucsia) frente a un espejo-pared y nos cuenta que cuando era niño no se imaginaba haciendo lo que hace, ni ninguna otra cosa. Que solo se dedicaba a ser travieso. Que postuló dos veces a la UNI, dos a la 'Cato' y que estudió dos años de ingeniería en la 'Richi', mientras llevaba talleres de teatro.

Estaba empeñado en ser ingeniero, hasta que llegó el "Torbellino" que lo llevó definitivamente lejos de la ingeniería. Se convenció de que quería vivir actuando y aprendió a no desaprovechar las ofertas que le empezaron a caer en teatro, cine o televisión.

No quería ser 'polizonte'. Dice que quería que lo conozcan "como actor más que como conductor", hasta que se dio cuenta que para sobrevivir en el medio una cosa no quita la otra. Así lo tenemos desde el año 2005 como 'polizonte', en exposiciones, desfiles, cocteles incursionando en la movida limeña.

Va manejando y conversando. Dice que no es coqueto, aunque su novia diga lo contrario, que lo que le gusta de 'polizontear' es el contacto con la gente, y que le disgusta que intenten jalonearlo para salir en cámaras. Llegamos al puericultorio y volver a hablar con Renzo va a ser casi imposible. Todos lo saludan, todos lo buscan, todos quieren estar en cámara con él y quieren que él y Jano (el camarógrafo) estén en todos lados al mismo tiempo.

Jano dice que es divertidísimo salir con los 'polizontes', aunque lo malo es que son muy tardones. El chico tímido hace como que no escucha el comentario y se transforma frente a cámaras: baila ballet, coquetea con las modelos, les sonríe y dice que hoy tiene suerte porque varias chicas (y no tan chicas) lo han piropeado como nunca. Una señora le dice que le parece lindo, que salga con ella y con su hija. Renzo bromea y sigue caminando, saludando, haciendo más chacota chambeando. Y todos miran la camarita con atención, lo saludan y tal vez esperan que se acerque y converse.

Y los auspiciadores del certamen persiguen al 'polizonte'. Y el puericultorio queda chico para terminar la nota y salir corriendo no como 'polizonte', sino 'caleta', como buen polizón.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu