viernes, 21 de agosto de 2009

EL CIBERSEXO, UNA PRACTICA QUE VA EN AUMENTO


PERU 21 AGOSTO 30, 2009

El cibersexo, una práctica que va en aumento

La mayoría de los usuarios son hombres. Ofrece millones de variantes en un espacio donde no existe la culpa ni la vergüenza. Sin embargo, este tipo de práctica también tiene su lado oscuro.

Esta práctica fomenta las fantasías y supone una inyección contra la rutina en las parejas, según los expertos. (Ilustración: Sheila Alvarado)
“Sexo” es la palabra más buscada en Internet y no es raro que al solo ponerla en un buscador aparezcan más de 93 millones de páginas y que cada día se abran 200 nuevos sitios web con contenido sexual en Estados Unidos.

El cibersexo, que consiste en experimentar la estimulación sexual mientras se mantiene contacto online con otra persona o con el consumo de material sexual virtual para obtener estimulación de este tipo, es una práctica que ya se extendió en el mundo por su discreción.

Solo se necesita una computadora con Internet, una habitación y listo. De la curiosidad a la satisfacción total hay un paso y lo mejor es que hay páginas para todos los gustos muchas de ellas tan explícitas como accesibles. Esta práctica, que se ha ganado cada vez más adeptos, es relativamente nueva, según informó El País .

El cibersexo es una práctica en aumento y los expertos señalan que tiene muchas ventajas. “Fomenta la fantasía y procura nuevas formas de ocio, además de suponer una inyección contra la rutina en el caso de parejas instaladas en ella”, aseguró Pilar Ortega, del Instituto de Sexología de Barcelona.

Además, el cibersexo representa una vía de escape para los más tímidos y contribuye a normalizar tendencias hasta ahora marginadas como el intercambio de parejas, los clubes secretos, los cines porno, entre otras, debido a que todo está en la Red y al alcance de un ‘click’.

LOS BEMOLES. Este tipo de práctica si bien representa un sexo “seguro” y sin compromiso, anónimo y sin consecuencias, también tiene sus problemas, debido a que trivializa el sexo y puede hacernos olvidar que una relación sexual es una relación interpersonal. Además, provoca un abuso de Internet y sustituye el contacto real por el virtual.

Según el estudio Cybersex: The dark side of the force (Cibersexo: el lado oscuro de la fuerza), basado en una muestra de 9,000 personas y que establece en 2,000 los distintos usos del Internet, señaló el 46.6% de los usuarios dedica menos de una hora a la semana en actividades sexuales online y que el 8.3% dedicaba 11 o más horas a la semana a estos menesteres. Un 1% era adicto a esta práctica.

El perfil del adicto al cibersexo no distingue edades pero sí sexos: la mayoría de adictos es varón. La dependencia al cibersexo es como otras adicciones, es decir, va llenando cada vez más la vida del individuo hasta condicionarla. Depende de cada uno distinguir la línea entre un momento de placer y una dependencia.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu