jueves, 6 de agosto de 2009

EMO-CIONES INTENSAS. LA NUEVA MANIFESTACION URBANA

EL COMERCIO SIC 14 10 08

NUEVAS MANIFESTACIONES URBANAS
EMO-ciones intensas

Son delgados, suelen ocultarse el rostro con un flequillo, se pintan los ojos de negro, usan pantalones entubados, polos negros o fucsias a rayas, zapatillas de tela y otros ajuares
Por Ralph Zapata

Tony dice que se odia. Lo dicen él y su muñeca, que ha registrado profundamente ese sentimiento. Se hizo la marca que lleva en el brazo tras sufrir una grave crisis de depresión porque nadie lo comprendía. Tiene 17 años y dice que va al parque porque allí todos piensan como él, y se siente bien.

El parque Washington es el centro de reunión que, una vez caído el sol, cobija todos los fines de semana a decenas de muchachos que todos llaman 'emos'. Se juntan allí para compartir música, licor y problemas hasta que, amenazados por metaleros, pankekes (punks) o serenazgo, tienen que retirarse a seguirla a otro lado.

Los 'emos' son un grupo relativamente nuevo en nuestro país, que se ha agregado a las llamadas tribus urbanas (conjunto de jóvenes que se autodefinen por sus preferencias musicales, de moda e ideología). A diferencia del resto de tribus, los 'emos' son un fenómeno social básicamente adolescente, cuyos seguidores tienen entre 14 y 20 años. No siguen una ideología, sino un estilo de vida. "No se presenta como una propuesta ideológica, a diferencia de otras tribus, sino como una forma de expresión, un culto a las emociones, a los sentimientos. Más como un concepto nihilista antes que anarquista", explica el sociólogo Sandro Macassi, de Calandria.

El movimiento --cuyo término deriva de 'emotional' (emotivo)-- nació en los años ochenta en Washington D.C. como un fenómeno musical. Hoy, dos de las bandas más representativas de este género son Dashboard Confessional y My Chemical Romance.

Alesana es otra de las bandas, pero de 'screamo', un subgénero más intenso y melancólico del 'emo'. Otras bandas representativas son Underoath, 30 seconds to Mars (cuyo vocalista es el actor Jared Leto). Sus melodías combinan ritmos lentos y acompasados con estallidos más intensos, heredados del hardcore punk, que por lo general apelan a los gritos. De allí surge el término 'screamo', que viene del inglés 'scream', que significa 'grito'. Las letras evocan sentimientos fuertes como el amor sublime, la ruptura de relaciones, la soledad, la amistad y el suicidio.

De Estados Unidos, la movida pasó a México y Chile, donde ocurrieron fuertes agresiones a los 'emos' que pueden encontrarse en You Tube. En nuestro país, los enfrentamientos no han llegado a extremos, aunque ahora es el serenazgo el que se encarga de desalojarlos de la plaza los fines de semana. "Más tarde se emborrachan y empiezan a molestar a la gente. La mayoría viene a beber. Por allá hay una tienda que les vende licor", comenta un miembro del serenazgo.

La movida 'emo' suele asociarse a los sentimientos fuertes e intensos, a la depresión, al constante sufrimiento, e incluso a extremos como el corte de muñecas y el suicidio. Fernando Gamarra, administrador de la Komuna Soy Emo y Qué, confiesa que más que una moda es un estado emocional. "Decir: 'Estoy triste' y expresarlo realmente no es tan estúpido como decirle al mundo: 'Estoy triste, mírenme' ", dice.

'EMOS' Y 'EMOS'
Algunos centros comerciales --como Galerías Brasil-- fueron los primeros lugares de encuentro de los 'emos'. Llegaban allí --y continúan haciéndolo-- a comprar ropa y música. La mayoría de ellos suele ser reconocido en las calles por su estética. Pero no solo es eso. "Me gusta la música, el sentido de las emociones fuertes, pero no me gusta etiquetarme y decir que soy 'emo'. Eso es pose", dice Candy (15).

Y es que hay 'emos' y 'emos'. Están los que (como Candy) escuchan la música --pospunk, hardcore, indie--, se visten como 'emos' pero no dicen que son 'emos'. Y están los que solo adoptan la performance 'emo', es decir, son poseros que siguen la moda. "La mayoría de chicos que bajan al parque España vestidos con politos de estrellitas son poseros que no saben nada de música ni de estética. A los 'emos' se les reconoce por la música y la estética", piensa Gonzalo, un estudiante de 19 años.
Más que una forma de vestir, ser 'emo' es "una forma de ser: vivir las emociones al máximo, sea tristeza o felicidad", recalca.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu