lunes, 6 de julio de 2009

LIMA TENDRA SU PRIMER TERRAPUERTO EN DICIEMBRE CON INVERSION DE US$ 50 MILLONES


EL COMERCIO JULIO 8, 2009

Lima tendrá su primer terrapuerto en diciembre con inversión de US$ 50 millones

8:54 | Una iniciativa privada contra la informalidad. El local se ubicará en Independencia y concentrará el 20% de viajes al norte del Perú.

Por Silvia Mendoza

El primer terminal terrestre de Lima entrará en operaciones la primera semana de diciembre, demandará una inversión de US$50 millones y tendrá capacidad para atender hasta 1.400 ómnibus de manera simultánea, anunció la Corporación EW, empresa de la familia Wong.

El terrapuerto, que se ubica dentro del centro comercial Plaza Norte (Independencia), abarcará un área de 48.000 m2, contará con tres niveles y podrá alojar a más de 100 empresas de transporte interprovincial, muchas de las cuales operan agencias en diversos distritos de la ciudad.

Según Édgar Callo, gerente inmobiliario de Corporación EW, en su primer año de operaciones, el terminal concentrará el 20% de los 40 millones de viajes que se realizan hacia el norte del país cada año. Es decir, unos 22 mil viajes por día.

El ministro de Transportes, Enrique Cornejo, alabó la iniciativa privada porque ayudará a la formalización del transporte interprovincial y garantizará la seguridad de los usuarios. “Esta obra generará unos 3.000 puestos de trabajo durante su construcción y operación”, añadió.

Cabe precisar que Lima es la única capital de Sudamérica que no cuenta con un terrapuerto. Pese a esta falencia, el MTC y el Concejo de Lima no se han puesto de acuerdo hasta el momento para organizar el transporte interprovincial en la cuidad.

Aunque no dio mayores detalles, el ministro Cornejo dijo que su gestión impulsaría que proyectos similares se repitan en el sur y este de Lima.

OFERTA Y DEMANDA
Si bien aún no ha firmado algún contrato, Callo dijo que se ha conversado con unas cien empresas interesadas en instalarse en el terminal terrestre. “Hemos conversado con la mayoría de las empresas, por lo que hasta ahora tenemos un compromiso de ocupación del 70% de los locales. No dudo que inauguremos con el 100% de ocupación”, agregó.

Con respecto al manejo del terrapuerto, el ejecutivo precisó que si bien la corporación se encargará de la administración, ha firmado un convenio para que la gerencia de operaciones esté a cargo de la empresa brasileña Socicam, una firma fundada en 1972 y que opera terminales terrestres en San Pablo, Río de Janeiro y Fortaleza, en Brasil, y en Puerto Montt, en Chile.

EL PLAZA NORTE ABRE SUS PUERTAS
El gerente inmobiliario de la Corporación EW, Édgar Callo, anunció que la primera etapa del centro comercial Plaza Norte abrirá sus puertas el próximo lunes y que las obras están avanzadas en 95%.

Callo precisó que si bien Maestro Home Center inauguró su operación hace un par de semanas, este sábado hará lo propio el Hipermercado Wong y el lunes será el turno de la mayorista Makro. Con sus tres tiendas ancla listas, estará en capacidad de iniciar sus operaciones oficialmente, afirmó.

Detalló, además, que está prevista para setiembre la inauguración de la tienda por departamentos Estilos, mientras que Cinépolis abrirá a fin de año un complejo de 14 salas de cine.

Pero ahí no quedan los planes, pues para el 2010 la corporación prevé concretar el ingreso de un segundo operador de tiendas por departamentos.

LAS CIFRAS
S/.500 millones invertirá la Corporación EW en Plaza Norte.
107 rampas para buses tendrá el terminal terrestre. Además, podrá albergar hasta 117 empresas de transporte.
120.252 viajes interprovinciales diarios se realizaron en el país en el 2008, según Cidatt.
__________________________

EL COMERCIO 18 de agosto de 2008

INFORMALIDAD Y ACCIDENTES CONTINUAN
El terrapuerto de nunca acabar

LA MUNICIPALIDAD Y EL MTC NO SE PONEN DE ACUERDO Y SE ACUSAN MUTUAMENTE DE SER LOS RESPONSABLES DE QUE LIMA NO CUENTE CON UN TERMINAL TERRESTRE
Por Silvia Mendoza

Muchas son las explicaciones que se han ensayado ante la racha de accidentes protagonizada por ómnibus interprovinciales, que han dejado más de un centenar de muertos solo en el primer semestre de este año. Una de ellas aduce que el caos, la falta de fiscalización y la informalidad en el sector transportes son fundamentales para explicar semejante sangría en las carreteras del país y que el primer paso para combatir estos problemas es la construcción de un gran terminal terrestre en Lima.

Pero, ¿cómo influiría favorablemente en la reducción de accidentes el que la capital peruana cuente con un terrapuerto? La respuesta es sencilla. Tener un lugar que concentre la oferta de transporte interprovincial facilitaría la fiscalización que el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) y la policía deben realizar, obligaría la formalización del total de empresas que brindan el servicio y, además, mejoraría el ornato de la ciudad, afirman los actores del sector transportes.

Es importante destacar que Lima es tal vez la única capital en Sudamérica que no tiene un terminal terrestre. Es más, ciudades como Cusco, Chimbote, Arequipa y Puno se han adelantado a la capital con exitosas iniciativas municipales y privadas.

En este punto es válido preguntar: ¿De quién depende, entonces, que la ciudad que concentra el 32% (120.252) de los asientos ofertados por día en todo el país no tenga un lugar de acopio de los ómnibus que entran y salen de sus linderos?
En busca de una respuesta, recurrimos tanto a la Municipalidad de Lima como al MTC, y nos dimos con la ingrata sorpresa de que las entidades que deberían crear una sinergia para sacar adelante el proyecto se refugian en tecnicismos legales para culparse mutuamente de la falta de iniciativa.

Según la presidenta de la Comisión de Transporte Urbano de la comuna limeña, Roxana Rocha, la Ley Orgánica de Municipalidades (Ley 27972) los faculta para "promover la construcción de terminales terrestres y regular su funcionamiento", pero en el sector provincial. Es decir que el transporte interprovincial escapa a sus competencias. "La legislación tal como está diseñada dice que quien convoca a licitación los terminales nacionales e internacionales debe ser el MTC. El régimen especial de la Ley 27972 nos circunscribe a nuestra jurisdicción", afirma.

En respuesta, el asesor del Viceministerio de Transportes, Lino De la Barrera, comenta que el inciso 7.5 del artículo 161 de la misma ley no contiene limitaciones.
Si bien el proyecto de un terrapuerto para Lima data de hace varias décadas, fue en 1996, durante la gestión de Alberto Andrade, que se proyectó construirlo. Pero la iniciativa quedó trunca porque el MTC alegó que esa función le competía. "Teníamos planeado la construcción de un terrapuerto completo, con hoteles y centros comerciales, incluso más de 10 inversionistas nacionales y extranjeros se mostraron interesados en participar en la licitación de la obra", comenta el actual congresista.

Lejos de continuar con lo avanzado por su predecesor, el alcalde Luis Castañeda optó por desarrollar un proyecto nuevo. Para los efectos se firmó un convenio de asistencia técnica con Pro Inversión, en el 2002, para asesorar al municipio en la formulación de un estudio de mercado técnico, económico y financiero para identificar los parámetros más importantes para la concesión de terrapuertos.
Al respecto, Rocha comenta que "se hizo un trabajo de la mano con los empresarios y el Estado", sin embargo el proceso fue suspendido porque los postores interesados insistieron en que el municipio debía ceder el terreno o no participarían en la licitación.

A decir de la regidora, la comuna limeña no cuenta con terrenos en las áreas propicias ni con las dimensiones que se requieren, por lo que en el 2005 solicitaron a la Superintendencia de Bienes Estatales (SBN) que se les ceda uno. "Pero hasta ahora no obtuvimos una respuesta", afirma.

Tras una primera búsqueda, la Oficina de Prensa de la SBN respondió que no tiene registrado algún pedido de la Municipalidad de Lima. Al cierre de esta edición, no pudimos ubicar a la regidora para que hiciera el descargo.

Previamente, Rocha co-mentó que al no contar con terrenos, Pro Inversión suspendió el proceso. Aunque la agencia promotora de la inversión privada aclara que "el proceso de asistencia se suspendió por decisión de la municipalidad", que manifestó en una carta que data de diciembre del 2005 que estaba evaluando la posibilidad de contar con terrenos propios o bajo su administración para ser entregados en concesión.

TERCEROS EN DISPUTA
A decir de los propios transportistas, es la unión de fuerzas del Estado y del municipio de Lima lo único que volvería a poner sobre el tapete el proyecto. Así opinan Luis Miguel Ciccia, Luis Ramírez y Joaquín Ormeño, gerentes de las empresas de transportes Civa, Cruz del Sur y Ormeño, respectivamente.
En lo que no coinciden los empresarios es en las características del terminal terrestre y en la obligatoriedad de su uso.

Ciccia es de la idea de construir dos grandes terminales, "uno para el norte del país y otro para el centro y sur"; por el contrario Ormeño considera que una ciudad moderna debe tener un solo terminal "para facilitar la interconexión de los pasajeros".

Entre tanto, Ramírez se opone a que el municipio obligue a las empresas que ya cuentan con su propia infraestructura a mudarse, "porque hemos hecho inversiones importantes". Ciccia apoya la obligatoriedad y Ormeño agrega que la inversión importante es el terreno y este seguiría en posesión de la empresa.
Así las cosas, parece que el proyecto seguirá en 'stand by' hasta que haya la voluntad política tanto del Estado como del municipio metropolitano para dotar a Lima del terrapuerto que tanto necesita.

Consultados, tanto Rocha como De la Barrera aseguran que sus respectivas instituciones están comprometidas en sacar adelante el proyecto y para lograrlo vienen desarrollando la normativa que hace falta.

Lamentablemente, el tono de confrontación de ambas instituciones no deja muchas esperanzas de que Lima ordene, de una vez por todas, el transporte interprovincial.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu