miércoles, 1 de julio de 2009

EL ETERNO HOTEL BOLIVAR

LA REPUBLICA JULIO 12, 2009

9 innegables motivos para volver a ti

Muy lejos de ser un dinosaurio de concreto, el histórico Hotel Bolívar se presenta como una oferta diferente y apta para todos los gustos. Puntos a favor que van desde tragos de excepcional factura, pasando por suites de lujo y una vista de privilegio a la Plaza San Martín, hacen de este hotel un gigante con merecido apellido heroico que, aunque esté por cumplir ochenta y cinco años, se resiste a perder la vigencia de sus primeros tiempos.

Por Rafael Robles
Fotos: Eduardo Cavero

Se respira lujo, buen trato y una historia de glamour y nostalgia entre las paredes del Hotel Bolívar. Es imposible no regocijarse con la idea de que presidentes, míticas figuras del cine y estrellas de rock desfilaron por los mismos pasadizos y degustaron platos idénticos a los que hoy se siguen sirviendo en el comedor principal. Claro, los bríos de gloria quizás hayan pasado pero todavía son varios los motivos por los que este coloso debe ser visitado. Como botón de muestra en esta nota hemos citado solo nueve, con el fin de que el lector averigüe el resto por su propia cuenta. Como quien se da un gusto.

Su valor histórico

Sin duda el punto a favor más fuerte. Fundado en 1924, el Bolívar fue diseñado por el arquitecto Rafael Marquina para alojar a presidentes y dignatarios en tiempos en los que Augusto B. Leguía ocupaba el sillón presidencial. Justamente es gracias a la calidad de sus acabados y a los modernos ascensores de la época que la lista de huéspedes destacados es tan ilustre como disímil: el ex presidente francés Charles de Gaulle, el rey Juan Carlos de España, el genio de la comedia Cantinflas, los cantantes Jorge Negrete, Julio Iglesias y Mick Jagger (junto a su inseparable Keith Richards), los escritores William Faulkner, Pablo Neruda y Ernest Hemingway y, por supuesto, la sensual actriz Ava Gardner son las firmas más importantes en el gran libro de visitas de este hotel.

El lugar

No hay como abrir la ventana de una de las suites del Bolívar y comprobar que Lima es todavía hermosa. Además del impresionante panorama de la Plaza San Martín por la noche, está la ubicación estratégica (se encuentra a 20 minutos de cualquier punto importante de la ciudad) que combina la tradición de las casonas de antaño con bares y discotecas más recientes, tales como el Queirolo, Yacana Bar, Etnias y El Mirador. Basta con asomarse a uno de los balcones para respirar aires modernos y clásicos confluidos bajo el mismo techo gris de nuestra capital.

El interior

El hotel cuenta con más de ochenta habitaciones entre los pisos tercero y cuarto. Las hay simples, dobles, triples, cuádruples, suites junior, suites de lujo y la soñada Suite Presidencial (con bar y terraza propia), famosa por albergar a la crema y nata de la sociedad limeña. Mención aparte merecen los pasadizos alfombrados, las columnas de mármol italiano, los techos altísimos, las lámparas importadas de Francia que, sumadas a todo lo anterior, le dan a la estadía una atmósfera llena de lujo y cautivador misterio.

Sus salones

Otro atractivo del hotel es la calidez de sus espacios para cuanta recepción, conferencia, premiación, simposio o conversatorio quiera llevarse a cabo. Consta de cinco amplios salones con capacidades diversas: El Gran Salón (300 personas), América (130 personas), el Patio (100 personas), Salón Bolívar (80 personas) y el Salón Dorado (60 personas). Como muestra de su actividad, uno de los últimos eventos que se realizaron entre estas históricas paredes fue la recepción que se le organizó al famoso piloto de Fórmula 1 David Coulthard.

El Bolivarcito

Un referente de la juventud a la hora de los “previos” en la noche del centro de Lima es este restaurant-bar ubicado en el primer piso del hotel. Con una iluminación plana y sin decoraciones que aspiren a lo presuntuoso, “El Bolivarcito, la Catedral del Pisco Sour”, comienza a recibir gente al caer la tarde. Sus mayores logros son, como su nombre lo indica, el trago nacional por excelencia. Los precios son cómodos: siete y catorce soles, dependiendo del tamaño de la copa. Otros recomendados son el Machu Picchu (15 soles), el Chilcano (8 soles) y los jugos de fruta natural.

El Cóctel Lounge

Ideal para cerrar negocios o reunirse con los amigos después del trabajo. Mejor si es en plan de copas o para degustar algún manjar o potaje. Este espacio es el eje central del edificio y su decoración es de lujo: cuadros con fotografías de la Lima de antaño, reproducciones de huacos ancestrales y columnas cubiertas por espejos. De todo esto se puede disfrutar con una variedad de platos de fondo para chuparse los dedos (imperdibles el lomo saltado y filete mignon) y tragos a discreción.

El pisco sour

Los paladares que se respetan suelen nombrar al Hotel Bolívar como el lugar con el mejor pisco sour del mundo. Ya sea en El Bolivarcito o en el Cóctel Lounge, la oferta es irresistible incluso para el bolsillo, pues no pasa de 20 soles en copa catedral (seis onzas de pisco, tres de limón, tres de jarabe de goma y a ver qué pasa). Beberlo sin prisa para saborear aquella receta que tantos adeptos ha ganado generación tras generación.

Sus precios y su comida

No podemos hablar de las ventajas de este hotel sin mencionar que en los últimos años hospedarse, comer y beber dentro de sus instalaciones es cada vez menos doloroso para el bolsillo. Las habitaciones, por ejemplo, cuestan desde 65 dólares la noche, con desayuno continental incluido, mientras que la Suite Presidencial alcanza los 185 dólares. Por otro lado, los tragos no pasan de veinte soles y un soberbio plato de ají de gallina solamente vale 18 soles. Y si de unos tragos se trata, como se dijo anteriormente, no se requiere gastar mucho para salir más que alegre y relajado. Ni qué decirlo, el Bolívar tiene una oferta irresistible.
___________________________
HOTELES Y MEDIO AMBIENTE

En un hotel el consumo de agua y energía, así como la generación de residuos, puede afectar su entorno

«Si usted se hospeda en nuestro hotel más de una noche, lavaremos su ropa blanca cada tres días». «Por favor, reutilice las toallas». Esto dice un cartel que se exhibe en la habitación de un hotel de 5 estrellas ubicado en Madrid, España. Hoy en día no es extraño encontrar estos mensajes en establecimientos de hospedaje de todo el mundo: son acciones puestas en práctica con el fin de reducir el impacto ambiental que genera su actividad.

Los hoteles son los lugares donde el viajero suele pasar el mayor tiempo de su visita. Si los porcentajes de ocupación hoteleros son altos, como ocurre en todas las ciudades turísticas, el consumo de agua y energía, así como los residuos creados, pueden ser más que significativos y originar un fuerte impacto ambiental. Una persona consume diariamente en su casa un promedio de 200 litros de agua, 2.5 Kw. de electricidad y genera 0.6 Kg. de residuos; el pasajero en un hotel de categoría puede llegar a consumir 500 litros de agua, 20 Kw. de electricidad y generar 2 Kg. de residuos.

Un hotel con 200 huéspedes alojados puede originar en un día 6 veces más consumo de agua, 20 más de electricidad y generar 8 veces más residuos que lo que originan, en ese mismo tiempo, todas las personas que viven en una cuadra de un barrio residencial.

Afortunadamente, los hoteleros son cada vez más conscientes de la necesidad de conservar el entorno natural que les rodea y de valorar positivamente la aplicación de prácticas ambientales que finalmente les originan beneficios: no solo reduce sus costos y mejora su imagen, sino que garantiza el atractivo permanente del destino para los viajeros.

La experiencia demuestra que las empresas que desarrollan prácticas de protección medioambiental son, a mediano y largo plazo, más competitivas porque su aplicación estimula la innovación y la modernización de sus procesos y procedimientos. La tecnología también ha evolucionado y ahora existen en el mercado productos más eficientes: focos ahorradores, grifos reducidores de agua, inodoros con cisternas de 6 litros, productos de limpieza biodegradables y electrodomésticos de menor consumo energético; el concepto de lo que es basura ha cambiado, ahora casi todo se puede reciclar y reutilizar.

El turismo es hoy la mayor industria mundial y una de las que más afecta al medio ambiente. Para el año 2010 la Organización Mundial de Turismo estima que se llegará a mil millones de turistas internacionales y a ingresos de 1.550 millones de dólares, cuatro veces superior a los de 1996. En el Perú, se espera recibir dos millones de turistas en el 2008, que desembolsarán aproximadamente 2.200 millones de dólares. Hay que resaltar que la realización de las dos cumbres internacionales este año originarán una mayor demanda hotelera, la misma que alcanzará niveles históricos.

En ciudades como Lima, Cusco, Arequipa, Puno y Chiclayo crece vertiginosamente la oferta hotelera. Establecimientos de hospedaje de diferentes categorías se construyen todos los meses; nuevas cadenas hoteleras han llegado y otras siguen en plan de expansión. Lamentablemente no son muchos los hoteles en el Perú que aplican prácticas ambientales de forma siquiera parcial en sus gestiones de energía, agua y residuos. Un caso emblemático positivo es Isla Suasi, hotel operado por la cadena Casa Andina, que está ubicado en pleno Lago Titicaca y que funciona con energía solar.

Otros ejemplos: Novotel de Cusco, clasifica sus residuos y controla sus consumos de agua y electricidad. El Machu Picchu Sanctuary Lodge exhibe carteles informativos recomendando el uso racional del agua y de las toallas. Hay que destacar también los 4 nuevos hoteles ecológicos que se construyen en la Reserva de Paracas. Uno de ellos, el Doubletree Guest Suites by Hilton, tratará sus aguas servidas y empleará energía solar para sus actividades.

En la Unión Europea y países americanos como Costa Rica existen normas ambientales rigurosas dirigidas a los hoteles, especialmente a aquellos ubicados frente al mar, ríos o lagos. El nuevo Ministerio del Medio Ambiente tiene una asignatura a desarrollar.

Fuente: Infohotelperú / www.infohotelperu.com

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu