lunes, 15 de junio de 2009

UN PERUANO EN LA CIMA DEL MUNDO


PERU 21 JUNIO 17, 2009

Richard Hidalgo: "Estuve cerca de la muerte"

El peruano escaló el monte Everest sin la ayuda de un balón de oxígeno y en esta entrevista nos cuenta sobre esta adrenalínica experiencia.

Hidalgo subió al Everest sin la ayuda de un balón de oxígeno. (Difusión)
Por Carlos Bernuy Flores

Katmandú (Nepal), 10:30 p.m. Richard Hidalgo cruzó apurado la calle bajo la lluvia. Consiguió un teléfono y marcó el largo número. Tenía que apurarse: en media hora, las luces se apagarían y todo cerraría. Esa es la inestabilidad política de algunos países. Lima, 11:30 a.m. Contesté mi celular y escuché la voz de un amigo. “Hola, Carlos, te habla Richard Hidalgo…”. Lo que sigue es la conversación con un peruano que desafió la naturaleza del monte Everest, el pico más alto del planeta, y sobrevivió para contarlo. Y, aunque no coronó la cumbre (se quedó a 300 metros), dejó muy en alto el nombre del Perú.

En Lima, muchos nos preocupamos cuando perdimos comunicación contigo. ¿Cómo has estado?
Sí, claro, para mí también fue complicado estar incomunicado. Cuando llegué a una altura superior a los seis mil metros, mi computadora se dañó y mi teléfono satelital no funcionaba. Pero, igual, tenía que seguir para adelante.

En la última crónica que enviaste decías que estabas muy cerca de la cumbre, en el Campamento 2.
Sí, logré mandar esa información regresando al campamento base. Luego ya no pude volver a escribir en parte también por el clima, que no se portó muy bien con nosotros. Pero fueron esos primeros días de junio los más complicados en cuanto al ascenso.

¿Cuántas veces intentaste llegar a la cima del Everest?
Tuve dos intentos. El primero empezando junio; el segundo fue el 5 a las 11:00 p.m. Me enfrenté a un fuerte viento y trataba de seguir las huellas que habíamos dejado previamente y de apoyarme en cada movimiento que hacía. Llevaba 36 horas sin oxígeno a más de 8,300 metros. Allí me di cuenta de que quizás no lo lograría. Eran las 11:30 a.m. del 6 de junio y estaba sin oxígeno a 8,350 metros, con una pendiente de 50 grados de roca, tratando de dar un paso a otro de manera lenta. Sentí los dedos congelados y mi cuerpo muy cansado. Entonces decidí volver porque eran los síntomas del congelamiento y podría haber muerto sin llegar a la cima. Estuve cerca de morir.

¿Son muchas las expediciones que llegan a la cumbre?
Son varias; pero, de las que lo han intentado sin cargar oxígeno, solo fui yo. El 99% sube con oxígeno y con guía. En este caso, los que quedamos al final fuimos dos canadienses y yo, pero ellos aún tenían oxígeno. Quizás por eso se quedaron asombrados de mí y, al bajar, recibí muchas felicitaciones.

Sin oxígeno a tanta altura, ¿cuál es el secreto para subir de esa manera?
Desarrollar al máximo tu caja torácica. También tienes que dosificar tu respiración, hacer gimnasio y estar muy concentrado. Allá, arriba, eres tú contra el clima y contra la montaña.

¿Qué fue lo más impactante que viste en tu camino al Everest?
La muerte de un muchacho de República Checa por ataque cardiaco. Fue en el Campamento 2, pasados los seis mil metros. Con una temperatura a menos 25 grados, cuando el cuerpo se te escarapela y empiezas a sentir los síntomas del congelamiento, allí te sientes muy cerca de perder la vida.

¿Qué se siente presenciar la muerte de alguien?
Muy duro, ver sus últimos minutos de vida, ayudar a envolverlo y, luego, arrojarlo a una grieta porque su familia quería eso. Que fuera parte de la montaña, esa montaña que le costó la vida a un joven de 30 años. El otro caso que vi fue el de un canadiense que falleció al bajar. El escalar es eso, a veces bajas y a veces no.

¿Cuando se está tan cerca y no se logra el objetivo, se habla de fracaso?
No, para nada. Yo sé que estuve cerca, y me siento muy contento y feliz. Al bajar recibí cartas, correos de felicitación de mucha gente que se asombró de hasta dónde había llegado yo.
______________________
VOL CONSTRUYENDO NUESTRO FUTURO

Richard Hidalgo sobrevive al Everest
Por: Difusión, 15 de junio de 2009

Esta vez la cumbre del Everest se le escapó por aproximadamente 300 metros, luego de realizar en el intento varias hazañas dignas de ser admiradas por la comunidad montañera mundial: además de haber sido la única expedición en solitario que permaneció en el Everest durante el viento monzón del verano, Hidalgo se mantuvo en el Campamento 3 (C3) – a 8300 msnm – durante más de 30 horas, antes de su último intento por conseguir la cumbre. A diferencia de la expedición canadiense de Gabriel Filippi, ¡Richard aguardó sin oxigeno!

Estas proezas han conmocionado a los periodistas y montañeros en Katmandu, cuyo entusiasmo y admiración le han recordado a Richard un axioma del deporte que ama: el alcanzar una cumbre no depende únicamente de la capacidad del montañista; la última palabra la tienen el clima y la propia montaña.

En esta ocasión, la dificultad por encontrar la huella en los varios metros de nieve que habían ido acumulándose a lo largo de los días de mal tiempo, impidió que nuestro compatriota logre superar las centenas de metros que lo separaban de la cima. Él, junto con la expedición de Filippi (pues los checos ya habían desertado antes), decidió descender el 6 de junio, cuando el cansancio y la sensación de cosquilleo en los dedos de los pies (típico síntoma de un posible congelamiento) se hicieron sentir con fuerza.

Así, pues, este año 2009 en que el gran Everest se cobró la vida de cuatro escaladores, pocas expediciones tuvieron la suerte de alcanzar la cumbre. En la mayoría de ellas, algunos de sus integrantes sufrieron congelamientos en los dedos de manos y/o pies. Dichas expediciones, además, alcanzaron la cumbre en la que suele ser la mejor temporada para lograrlo (abril), época en la que Hidalgo todavía se encontraba en Lima, recaudando el dinero que aun le hacía falta.

Por todo ello, la comunidad escaladora del Perú se muestra sumamente orgullosa del épico intento de Richard Hidalgo en el Everest, y espera que – tanto la opinión pública como los auspiciadores – continúen depositando su confianza en este aguerrido montañero peruano.

Hidalgo, desde Katmandu, promete comunicarse pronto y agradece enormemente el apoyo recibido por parte de los auspiciadores (Innova PUCP, The North Face, Instituto Peruano del Deporte, Tesacom, Burn, Tours Meridian Flowers, Selección Estratégica, Grupo Viajeros, Maca Andina y Le Novo), de la prensa interesada en hacerle seguimiento a la expedición y de todos los que, de una u otra manera, lo hemos acompañado en su difícil y riesgoso camino.
______________________

LA REPUBLICA NOVIEMBRE 9, 2008

Un peruano en la cima del mundo

Montañista Richard Hidalgo planea llegar a la cumbre del Everest. Ya ha escalado 3 de las 14 montañas del Himalaya. Es el único peruano en escalar más arriba de los 8 mil metros de altura. Le urge financiamiento.

Alfredo Pomareda.

Hombre de alta montaña. Richard Hidalgo escalará el Everest. Aquí, en el local de The North Face, explica cómo instalará su carpa.

Richard Hidalgo es de esos hombres que regalan imágenes mentales que electrizan de la emoción: imagine una bandera peruana que flamea en la cima de una de las 14 montañas más elevadas y peligrosas del Himalaya, en Nepal.

Aquí en Lima –luego de una expedición de 40 días en otro gigante de hielo llamado Manaslu– Richard ha resuelto escalar el nevado más alto del mundo: el monte Everest, ubicado a 8 mil 850 metros sobre el nivel del mar. Empezará tamaña hazaña en febrero del 2009 y la culminará dos meses después. Sabe el riesgo que corre, pero eso no le quita el sueño a este peruano que, en silencio, está dejando muy en alto el nombre del Perú.

"He visto cómo gente ha perdido los dedos en la montaña. Muchos deportistas han muerto mientras subían o bajaban de un nevado. Pero hacer cumbre en los 14 picos del Himalaya es mi proyecto de vida, además siempre me proclamo peruano en los campamentos mundiales que se arman en Nepal. Es una forma de fomentar el turismo", cuenta Richard, quien se inició en el montañismo hace 20 años.

Al principio Richard trepaba los nevados que circundan Ticlio y luego de largos años de entrenamiento logró llegar a la cumbre de Shisha Pangma, "su primer 8 mil".

DE TICLIO AL HIMALAYA

Orgullo. Richard muestra la bandera peruana en el Himalaya.

Partida. Este es el campamento de donde partirá nuestro deportista mundial.

Esta vez escalará al Everest con 30 kilos de equipaje en las espaldas. Sobrevivirá sin un tanque de oxígeno y se alimentará con frejol y arroz liofilizado. Dormirá, a veces, en una carpa sostenida por dos estacas clavadas en un nevado vertical. Arriesgará su vida, pero la emoción de llegar a la cima de la montaña más alta del mundo podrá más.

"Uno de los propósitos de hacer montaña es lograr una presencia peruana en el Himalaya. La idea es invertir más en este deporte. Un ecuatoriano ya logró escalar las 14 cumbres, en el Perú no se le presta mucha atención al montañismo, a pesar de que contamos con más de 20 cordilleras y además tenemos el nevado más bello del mundo: el Alpamayo", exclama Richard, quien reconoce que en el ande hay cumbres que superan los 5 mil metros de altura. Ahí, en la sierra, es donde este deportista certificado como guía por la Unión Internacional de Asociaciones de Montaña (UIAGM), con sede en Suiza, se aclimata.

BUSCA FINANCIAMIENTO

Para iniciar su expedición al Everest, Richard Hidalgo necesita financiamiento. Es mucho dinero, pero en realidad vale la pena invertir en un deportista que lleva el nombre del Perú a la cima del mundo. "Escalar es mi vida, yo me preparo mucho, me aclimato en nevados, corro todos los días, exijo a mi corazón, bebo mucha agua para que mi sangre esté espesa. No es cosa fácil. Todo a pulmón, como diría el dicho", asegura Richard, quien tardó cinco años en completar todo su equipo de montaña.

Y es que el costo de sus implementos y su comida también es muy alto. Aún faltan tres meses para el inicio de la expedición. Luego Richard ascenderá y se envolverá con la bandera peruana apenas llegue a la cumbre del Everest. Una fotografía que todos imaginamos.

DATOS

De talla mundial. Richard Hidalgo ha escalado picos en los Estados Unidos, Ecuador, Venezuela y en el Tíbet. Es el peruano más experimentado.

Ellos sí apoyan. Entre sus auspiciadores, Richard cuenta con el IPD, The North Face, Innova Pucp, Barrick y Asociación Ancash. Aún así, falta mucho financiamiento.
____________________________
PERUANO 04 de septiembre de 2008

PROEZA. EXPERIMENTADO RICHARD HIDALGO DISPUESTO A LOGRAR HAZAÑA EN OCTUBRE
Rumbo al Manaslu

Desea convertirse en primer peruano en alcanzar el Himalaya
Afirma que Cordillera Blanca es ideal para preparar a escaladores
Gisella Salmón Salazar
gsalmon@editoraperu.com.pe

Escalar una montaña puede ser una tarea excitante, por supuesto también peligrosa para quien emprende la hazaña. Se requiere de sacrificio, preparación y una estricta rutina. Más aún, si la montaña en cuestión se sitúa a 8,163 metros sobre el nivel del mar en la cordillera del Himalaya, en Nepal, y es considerada como la cuarta cima más peligrosa de escalar.

Solo 200 hombres han intentado esta proeza, 25 de los cuales nunca vieron culminado su sueño. La octava cumbre más alta del mundo presenta un desafío que no muchos se atreven a emprender.

Como si el reto no fuera suficiente, Richard Hidalgo, el experimentado montañista peruano que busca coronar la cima del Manaslu en octubre próximo, piensa alcanzar su meta sin ayuda externa. Por ello, decidió que no usará oxígeno artificial en su ascenso.

"No es que yo le agregue un elemento adicional de peligro, desde mi punto de vista al ir con oxígeno artificial me parece que le estás dando una ayuda extra a tu proyecto. Como cuando la gente compite, se hace el antidoping y sale que tuvo una ayudita. En todo caso, te preparas, entrenas, nutres bien y adquieres experiencia".
El secreto del éxito en las victorias obtenidas por Hidalgo está relacionado con los 15 años de experiencia, constancia y dedicación del deportista. La suerte también juega un factor, aunque de influencia menor. Pero, quizás la variante de la ecuación pueda estar en el hecho de ser peruano.

¿Qué tiene que ver la nacionalidad en todo esto? Según nos explica el montañista, la importancia radica en la ventaja que poseemos los peruanos de contar con una geografía tan rica. Mientras muchos montañistas realizan cuantiosos viajes a diferentes países para escalar cimas y obtener experiencia, nuestro país nos privilegia.

"Nosotros contamos con la cordillera tropical más alta del mundo, que es la Cordillera Blanca, en la cual me estoy entrenando, tengo además esa facilidad, por eso he decidido no ir (al Manaslu) con ayuda artificial".

"He escalado montañas en la cordillera central, donde en promedio la altura es de tres mil metros. Es una ventaja el hecho que contemos con esta clase de montañas aquí. En 2007, escalé el Cho Oyu (8201 metros). Tenía 25 días y lo hice en 9 días, es una ventaja esta geografía para entrenar."

Correcta preparación
Además de nuestras montañas, no duda en comentar sobre el valor nutricional de la papa, el tubérculo emblema del Perú, como uno de los alimentos más importantes en su nutrición.

La preparación no solo es mental, sino también física. Además de la destreza, la nutrición es vital. "Tienes que estar preparado justo para el momento ideal cuando se te presente una ventana de buen tiempo. Para eso necesitas una alimentación balanceada, proteínas, calorías, aminoácidos, electrolitos, todo lo que pierdes para reponerlo rápidamente."

Esa precaución, explica, es en el momento de escalar, pero antes se necesita también capacidad cardiovascular, ir con reserva de glucógeno y proteínas, "porque estando allí, el cuerpo se va desgastando", agrega.

"Lógico, me gustaría llevarlos (productos peruanos) y decir que como papa peruana y asciendo 8 mil metros. Estaré más de 25 días en la montaña, comer siempre lo mismo te satura y qué mejor si llevas productos peruanos porque a veces estás en el campamento base y por mal tiempo solo te queda descansar y tener algo comestible. Voy a ver si me facilitan comida peruana enlatada, papa chips, chocolates peruanos, todo es bienvenido".

Periplo
Hidalgo partirá el 9 de este mes hacia las lejanas tierras de Nepal en el continente asiático, a donde prevé llegar el 15. Toda la expedición, incluidos los viajes, dura 50 días. Sin embargo, el proceso que consiste en ascender periódicamente a través de estaciones o campamentos, sólo abarca 25 días, delimitados estrictamente por una serie de trámites y permisos previos.

"Estamos hablando de grandes alturas, el campamento mismo es bien amplio, entonces debes adaptarte, aclimatarte antes que te enfermes de mal de altura, mal de montaña, un edema pulmonar o un edema cerebral, que son mortales."

Hidalgo planea alcanzar su reto la primera semana de octubre y colocar la primera bandera peruana en la cima del Manaslu, pero es consciente que los tiempos pueden variar. "La montaña se te puede presentar fácil si tienes mucha suerte, pero de un momento a otro el factor clima es importante, entonces hay que prever todo eso."

La mitad
Según confiesa el montañista, al llegar a la cima uno experimenta cansancio y felicidad, una serie de emociones encontradas, pero aclara que no es el final de la meta.
"Cuando alcanzas la cumbre tus emociones son diversas, porque lo importante no es arribar a la cima, esa es la mitad del proyecto, pues la otra mitad es bajar, y justamente aquí ocurre la mayor parte de percances. Estás cansado, exhausto y basta un solo tropiezo y es tu último accidente. Cuando llegas al campamento base allí puedes decir tarea cumplida".

La hazaña forma parte de un proyecto que consiste en escalar las 14 montañas más altas del mundo, es decir aquellas que superan los ocho mil metros de altitud. El reto para el próximo año será tentar al Everest (entre abril y mayo de 2009).
"La idea es conseguir que el Perú tenga presencia en la cordillera más larga del mundo y quizás coronar el próximo año esta primera parte del proyecto, luego vendrán las 10 montañas más que me faltarían".

Meta personal
De haber conocido el montañismo antes, Richard afirma que se hubiera dedicado a esta actividad a temprana edad, aproximadamente a los 10 o 12 años, etapa que considera la perfecta para lograr la disciplina adecuada.

Hidalgo tiene los objetivos bien definidos y enumerados. Según nos señala, lo fundamental es tener presencia en el Himalaya, ser el primer peruano en hacer las 14 montañas más altas del mundo y aprovechar para promocionar los productos peruanos.
"Mi mayor anhelo es cumplir ese proyecto, hacer las 14 montañas más altas del mundo en el menor tiempo posible y creo que no será un orgullo sólo para mí, sino para todo el Perú estar presente en una cordillera tan alta como el Himalaya".

"He comprobado que hay que ser perseverante. Si tienes un sueño y crees en él, debes seguir. Hace quince días no contaba con nada y recién al final obtuve respuestas positivas y seguí con este proyecto. Siempre con la mejor forma y mejor ética posible, con mucha confianza".

Logros
1 Richard Hidalgo llegó a la cumbre del Shisha Pangma (8,027 metros) y el Cho Oyu (8,201 metros), en 2006 y 2007, respectivamente.
2 Su reto para 2009 ya está planteado: el monte Everest, la montaña más alta de la tierra con 8,848 metros sobre el nivel del mar.
Perfil de limeño
Richard Hidalgo Jara, de 37 años, natural de Lima, tiene 15 años de experiencia escalando. Es guía preparado de profesión y realiza sus entrenamientos en la cordillera peruana.

Aunque cuenta con auspiciadores como el IPD, InnovaPucp, North Face, Club Ancash, entre otros, en la actualidad se encuentra en la búsqueda de empresas que puedan proporcionarle productos peruanos enlatados o embolsados para su alimentación en las grandes cumbres que intenta coronar en sus próximas hazañas.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu