jueves, 4 de junio de 2009

TE INVITO A MI FIESTA...DE LOS OLIVOS A BARRANCO, DE MIRAFLORES AL CERCADO

EL COMERCIO 11 06 09

DE LOS OLIVOS A BARRANCO, DE MIRAFLORES AL CERCADO
Te invito a mi fiesta

Ante la no tan variada propuesta nocturna de Lima, surge una avalancha de fiestas diferentes: lugares abandonados, fiestas temáticas, y el Facebook como gran aliado
Por: Alfredo Espinoza

“Estoy convencido de que si no se llamaba Rockstar Party, no la hacíamos”, reconoce Gino Pezzia, coorganizador de esa fiesta junto con Luciano Leone el pasado jueves 4 de junio. Ese —el nombre— pareciera ser una de las claves para el éxito de un tono.
¿Te has puesto a pensar cuántas invitaciones para fiestas te llegan por el Facebook? Cada fin de semana hay por lo menos una. Y todas se venden bajo la apariencia (a veces real) de una fiesta temática.

Así, encuentras, por ejemplo, la Fiesta Porcina, el Tono Obseso, el Tono Misionero, Chacalentín, Chaca Noel, Chacalloween, Tono Yo Quiero Ser, Tono Circodélico y muchos más. Todos responden a una misma necesidad: motivar una diversión diferente.

HARTOS DE LO MISMO
“Estábamos cansadas de que todo fuera siempre en los mismos lugares. Cuando nos preguntábamos qué hacer, las respuestas siempre eran o El Oso o Sargento Pimienta”, recuerda Alexandra Bianchi, coorganizadora de los eventos de El Chacal (ahora Chacal Producciones).

Ella se atrevió a buscar una opción distinta y encontró un nicho insatisfecho del mercado, mucho más grande de lo que ella había imaginado. “Nos dimos cuenta de que había muchas otras personas a las que también les llamaban la atención cosas y lugares distintos”, cuenta Alexandra.

Las fiestas pioneras de este tipo —que se organizan desde el 2007 (como Chacalloween, Chaca Noel y el Tono Misionero)— tienen la consigna de llevar a la gente a lugares atípicos, espacios que estaban en el olvido: una fábrica abandonada de Kolynos en Chorrillos; el antiguo local de la clínica María Auxiliadora (en el Centro de Lima); la mansión de los Prado (en Chorrillos), entre otros.
Con esos antecedentes, otros jóvenes, entusiasmados con la idea, se han aventurado a realizar sus propias fiestas en esos locales. La gran mayoría con resultados exitosos, es decir, casi todos repletos.

También se aprovechan las casas a punto de ser demolidas, edificios abandonados o pisos que se alquilan. Por ejemplo, el Tono Circodélico (a inicios de abril) y la Fiesta Porcina (el sábado pasado) se llevaron a cabo en el segundo piso de una casa en la Av. Grau (Barranco), al costado de Los Reyes Rojos.

EL FACEBOOK ES DE TODOS
Lo que más llama la atención en estos casos es el modo de convocatoria, con el Facebook.
“El Facebook fue nuestro único medio. Fue importantísimo. Solo así pudimos llevar a alrededor de 350 personas al Rockstar Party”, cuenta Gino Pezzia.
Alexandra, por su cuenta, dice: “Nosotras repartíamos volantes, pero de hecho que el Facebook ha sido un gran aliado”.

Como buen medio masivo, el Facebook no discrimina, y así llegan a las fiestas gente de distintos lugares de Lima. Los de Los Olivos se van hasta Barranco; los de Miraflores y Surco se van hasta el centro. Y los precios (baratísimos, entre 5 y 10 soles) hacen que las fiestas sean accesibles y prueban que aquí no hay precisamente ánimo de lucro.

Según Alexandra, “este “boom” de las fiestas aún tiene para rato, pero sería mejor si todos los organizadores se dedicaran a buscar nuevos espacios que sean llamativos”.
Así las cosas, aún podremos divertirnos, disfrazándonos en lugares “prohibidos” y, lo mejor, soltando poquísimo billete cada fin de semana.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu