jueves, 4 de junio de 2009

TA WON...DICEN QUE TESORO PERUANIO DE BARCO ODYSSEY ES ESPAÑOL. GOBIERNO PERUANO RECLAMARA


EXPRESO 05 06 09

Tesoro es hispano
Un tribunal de justicia de los Estados Unidos dictaminó que el tesoro encontrado por la empresa Odyssey sea devuelto a España.

El juez Mark Pizzo de Tampa (Florida, EE UU) ha dictaminado que el tesoro valorado en más de quinientos millones de dólares que la empresa Odyssey Marine Exploration rescató del pecio de una fragata sea devuelto a España, lo que constituye una victoria judicial para el Gobierno hispano, en un caso que se ha prolongado durante más de dos años.

El magistrado ha reconocido que no tiene competencias sobre el caso y la empresa ya ha anunciado que recurrirá la decisión ante los tribunales. El pasado mes de noviembre, la empresa cazatesoros propuso al Gobierno un acuerdo que afectaría también a otros países y a los descendientes de los propietarios de los objetos que transportaba el buque.

En su dictamen, el juez Pizzo se pronunció a favor de los argumentos defendidos por el Gobierno español y señaló que el tesoro debe ser devuelto a España porque el naufragio corresponde a la fragata Nuestras Señora de las Mercedes, por lo que la carga y tesoro están sometidas a la inmunidad soberana.

Derechos legales
"Vamos a recurrir la recomendación del magistrado", afirmó la vicepresidenta de Odyssey, Melinda MacConnel, en un comunicado difundido el miércoles por la empresa. "Este es un caso donde hay claramente muchos asuntos relevantes que han sido disputados, como si el buque de las ‘Mercedes’ estaba o no en una misión comercial y si la propiedad de las piezas recuperadas pertenecen o no a España".
"Supongo que los demandantes que reclaman sus derechos de propiedad por el hecho de que eran de sus ancestros se unirán a nuestro recurso", agregó McConnel. Por su parte, el director general de Odyssey, Greg Stemn, manifestó, por su parte, su sorpresa por el dictamen del juez Pizzo y señaló que han cumplido escrupulosamente con la ley.

"Me parece equivocado que el tribunal haya encontrado pruebas suficientes para identificar que el pecio pertenece al buque de las ‘Mercedes’ y que ni Odyssey ni los descendientes de los propietarios no tienen ningún derecho legal", señaló Stemn. "Confío en que el juez o tribunal de apelación reconozca el vacío legal de la reclamación presentada por España", agregó Stemn.

La empresa destacó, por último, que presentará el recurso contra la decisión del juez Pizzo y que seguirá defendiendo con todas sus fuerzas sus derechos sobre el tesoro de diecisiete toneladas. Como se recuerda, Odyseey presentó en el año 2007 el caso ante un tribunal de Tampa y argumentó que le pertenecían el medio millón de monedas de oro y plata que se habían encontrado en el fondo del Atlántico de lo que España considera era el hundimiento de la fragata de 'Nuestra Señora de las Mercedes' que naufragó en el año 1804.

Batalla legal
Odyssey bautizó el caso como “Black Swan” (“Cisne Negro”) y desde entonces ha presentado una dura batalla legal con los representantes legales del gobierno español. El Gobierno español presentó las pruebas jurídicas en las que fundamenta la protección de la fragata de guerra de la Armada española y rechazó las demandas de Odyssey, por lo que reclamó la devolución de todos los objetos tomados por Odyssey del yacimiento.

Los documentos históricos presentados indican que la fragata “Mercedes” se hundió en combate contra la flota inglesa el 5 de octubre de 1804 frente a las costas del sur de Portugal. Por esa razón, defendió que son patrimonio histórico, además de ser la tumba de más de 250 marinos y ciudadanos españoles que murieron cuando la “Mercedes” explotó y se hundió.

El Gobierno español criticó también que Odyssey llevó a cabo en secreto la tarea de excavación marina después de haber recibido instrucciones específicas de que estaba prohibida. ¿Y el Perú? Bien, gracias.
______________________
EXPRESO domingo 24 de mayo de 2009

Columna: PLANTEAMIENTOS Página 12
Subasta de nuestro patrimonio cultural

Escribe: ALFREDO PALACIOS DONGO
www.planteamientosperu.com

En un artículo anterior en esta misma columna resaltábamos que no existe en el país una adecuada protección de nuestra herencia cultural. Así lo advirtió en enero pasado el director general del Consejo Internacional de Museos, Julien Anfruns, afirmando que el tráfico ilícito de nuestros bienes culturales alcanza “niveles inusitados”. Esta problemática se agrava por el creciente interés de nuestros tesoros ancestrales en los mercados internacionales de arte, lo cual promueve robos de piezas de arte y saqueos en zonas arqueológicas, siendo vendidas muchas de ellas fuera del país.

En este contexto, el día 8 de este mes, representantes de la revista Perú Explorer advirtieron al gobierno mediante una carta –adjuntando un dossier con información y fotografías– que en el catálogo de la casa de subastas Sotheby´s de Nueva York, estaban siendo ofertadas piezas de nuestro patrimonio cultural pertenecientes a las culturas Sicán y Nazca. Se desconocen las acciones tomadas por el gobierno, pero la subasta se realizó el pasado día 15, vendiéndose piezas precolombinas únicas en su género, como una máscara y un vaso de oro de la cultura Sicán por alrededor de US$ 15,000 cada una, además de un remo de la cultura Chincha y una vasija de la cultura Paracas. También habrían sido ofertados un cetro ceremonial del Valle de Ica por US$ 30,000 y una pieza de Nazca por US$ 15,000.

Recordemos que el 18 de mayo de 2007 esta misma casa subastó varias piezas que fueron vendidas entre US$ 3,000 y 42,000, entre ellas, tres cerámicas de la cultura Moche , un ceramio y un tocado de momia de la cultura Paracas, ocho prendedores de plata y dos textiles de la cultura Huari y Nazca. Días después –el 23 de mayo– la casa Christie´s subastó 24 piezas de las culturas Chimú, Paracas, Mochica y Nazca, un tocado de plumas y una figura de piedra de Pucará, siendo vendidas en US$ 14,000 y una cerámica Cupinisque en US$ 45,600. En esa oportunidad el presidente Alan García planteó la compra de las piezas subastadas por alrededor de US$ 180,000 para evitar su pérdida definitiva, lo cual nunca se llegó a concretar.

A pesar que nuestra Ley de Patrimonio Cultural establece que los derechos de la Nación sobre dichos bienes son imprescriptibles y prohíbe su salida del país, lamentablemente continúa el tráfico ilegal promovido por dichas subastas y coleccionistas privados, especialmente en EE UU, país que paradójicamente ha manifestado su aprecio por la cultura, el arte y la técnica de los pueblos del antiguo Perú, y con el cual existe desde 1997 un Memorándum de Entendimiento –renovado hasta el 2012– para restringir la importación de bienes arqueológicos precolombinos y etnológicos coloniales, pero que sin embargo nada hace para evitar dichas subastas, ni para que la Universidad de Yale nos devuelva las 46,322 piezas retenidas de Machu Picchu.

El tráfico de nuestro patrimonio cultural se ha convertido en el segundo comercio ilegal después del de cocaína. Su protección es deber del Estado, y esta comprende una decidida gestión para restituir y repatriar las piezas que se encuentran ilícitamente fuera del país, así como realizar campañas con el fin de sensibilizar y concientizar a la población sobre el valor del patrimonio cultural y su importancia en relación a nuestra historia e identidad nacional.
__________________________
Trome 09 de febrero de 2009

Perú reclama tesoro de barco español

En defensa de lo nuestro. El Gobierno peruano tiene todo el derecho de reclamar el cargamento de monedas de oro y plata, acuñadas en Lima durante el Virreinato, hallado en el galeón 'Nuestra Señora de las Mercedes y las Ánimas', hundido en 1804 por barcos ingleses y rescatado el 2007 por la empresa norteamericana 'Odyssey Marine Exploration'.

A decir de la ministra de Justicia, Rosario Fernández, el Perú cuenta con argumentos válidos para defender sus derechos en el juicio que sigue España contra la citada empresa. De esta forma, descartó las versiones que desestiman esta posibilidad, al considerar que en la época que se hundió dicho barco, el Perú no era una República constituida.

"Sobre ese tema ya hay muchas tesis desarrolladas en el sentido de que la riqueza del Perú es con anterioridad a su constitución o conformación como país, entonces, el país ya constituido como República tiene derecho a reivindicar eso", dijo.

Partió del Callao
Refirió que, al parecer, se trata de un galeón que llevaba productos extraídos o elaborados en el Perú, en la época de la Colonia, de tal manera que esos bienes se tendrían que reivindicar y, al ser de origen peruano, nos tocaría reclamarlos. Dijo esperar que el Estado logre una respuesta favorable en el proceso judicial contra la empresa 'cazatesoros'. Aclaró que este juicio no representa ninguna carga económica al Perú, pues se trata del sistema de defensa por resultados o sistema de honorarios de éxito.

'Las Mercedes', que pertenecía a la Armada Española, partió del Callao con 250 hombres a bordo, entre marinos y ciudadanos, además del tesoro.
__________________________
LA RAZON ENERO 30, 2009

Perú recuperará bienes hallados en galeón español hundido

La Cancillería dispuso contratar asesoría legal internacional para defender los intereses del Perú en el juicio que sigue España contra la empresa estadounidense Odyssev Marine Exploration, por la propiedad de bienes hallados en un galeón español hundido en los tiempos de la colonia.

Para ese fin se autorizó al embajador en Washington que contrate los servicios especializados de asesoría legal para que represente y defienda sus intereses, pues se presume que los bienes hallados en dicho galeón, entre ellos 17 toneladas de monedas de plata, fueron elaborados en el entonces Virreinato del Perú.

La nave fue rescatada de las profundidades del océano Atlántico por la empresa estadounidense Odyssev Marine Exploration y eso ha merecido que España inicie un juicio de propiedad de los bienes hallados en sus bodegas ante la Corte Distrital de Tampa, Florida.

Lima considera que en tanto se presume que dichos bienes fueron elaborados y producidos en el Virreinato del Perú se encuentra legitimada para intervenir en el referido proceso judicial, a fin de velar por su patrimonio cultural.

El 18 de mayo del 2007, Odyssey Marine Exploración anunció el hallazgo de un tesoro de 500 mil monedas de plata (17 toneladas) procedente de un buque de época colonial encontrado en un lugar indeterminado del Atlántico.
_______________________
EL COMERCIO ENERO 13, 2009

Tráfico de piezas históricas peruanas alcanza niveles nunca vistos, según expertos

8:13 | Tejidos, metales, carámicas, pinturas, esculturas, entre otros tipos de bienes gozan de la preferencia de los traficantes, según información presentada en Alemania

Múnich (dpa).- El tráfico ilegal de objetos históricos y de arte del acervo cultural de Perú está alcanzando "niveles inusitados" y deberá ser frenado con ayuda internacional, advirtió hoy el Consejo Internacional de Museos (ICOM), y la policía internacional Interpol, en Múnich.

El director general del ICOM, Julien Anfruns, advirtió que Europa es el centro del mercado negro para la venta ilegal de los bienes culturales y los países más afectados de perder importantes y valiosas piezas de su patrimonio histórico son los latinoamericanos.

Junto a funcionarios de Interpol y del gobierno peruano, el ICOM presentó hoy una "lista roja" en la que se detallan los bienes culturales amenazados en Perú, no sólo del período incaico sino también de la colonia española y de la independencia republicana.

"Entre 2004 y 2006 se descubrieron ventas ilícitas de más de 5.000 bienes culturales y naturales peruanos y las excavaciones clandestinas en sitios arqueológicos han aumentado, así como los saqueos y robos en iglesias y museos", denuncia el Consejo.

La lista roja, confeccionada por arqueólogos y antropólogos, consta de 18 cateogrías, en las que se clasifican los objetos más solicitados en Europa.

De la etapa prehispánica son especialmente tejidos, metales, cerámica, fósiles y restos humanos, mientras que de la colonia y del período posindependentista los más requeridos son objetos etnográficos, pinturas, esculturas, platería, numismática, mobiliario y estampas.

El Consejo de Museos confeccionó en los últimos años listas rojas de bienes culturales amenazados en Irak, Afganistán, América latina en general y Africa. Están dirigidas en primer término a museos, empresas de subastas, coleccionistas y comerciantes, para que investiguen el origen de las piezas antes de adquirirlas.

En la actualidad está preparando una lista roja para México y Camboya.

El ICOM es una organización internacional de museos y profesionales dirigida a la protección del patrimonio natural y cultural del mundo.
_________________________

EL COMERCIO OCTUBRE 14, 2008

TRAS 11 AÑOS

España entrega al Perú 274 piezas precolombinas

Objetos invaluables de las culturas Sipán, Mochica, Chancay, Paracas, entre otros, fueron entregados ayer por las autoridades españolas tras once años de ser incautados. El tesoro fue confiscado al presunto traficante Leonardo Patterson. Se estima que aún quedan más piezas por recuperar.

PATRIMONIO RECUPERADO
Devuelven 274 piezas precolombinas incautadas hace 11 años en España
Tesoro fue confiscado en 1997 a presunto traficante Leonardo Patterson. Hay objetos de oro de Sipán y huacos de Mochica, Chancay, Paracas, entre otros
Por Yolanda Vaccaro. Corresponsal

MADRID. El "excelente trabajo" realizado desde la sección Cultural y de Turismo de la Embajada del Perú en España es lo que ha permitido que las autoridades españolas devuelvan al Perú 274 piezas precolombinas. Así lo resaltaron ayer los agentes de la Brigada del Patrimonio Histórico de la Policía Nacional Española que entregaron el último lote, de 243 piezas, a Ana Rosa Valdivieso, ministra y encargada de Negocios, y a Manuel González Olaechea, consejero cultural de la legación diplomática peruana. La ceremonia tuvo lugar en el Museo de América de Madrid.

Entre los objetos devueltos hay dos pectorales y pequeñas lechuzas de oro de Sipán, huacos de diversas culturas preíncas como Mochica o Chancay, telares paracas, etc. Los investigadores creen que muchas de las piezas proceden del expolio de La Mina.

El camino de este tesoro se remonta a 1997, cuando el costarricense Leonardo Patterson presentó en Galicia la exposición "El espíritu de la América prehispánica. 3.000 años de historia", con 1.760 piezas precolombinas de una decena de países americanos.

Gracias al catálogo de la muestra se determinó que los objetos habían sido expoliados de países como el Perú, y las autoridades los recluyeron en los almacenes Boquete. Hace un año y medio Interpol España realizó un inventario y tomó fotos de los objetos. A partir de allí, la Embajada del Perú coordinó las acciones que desembocaron en dos comisiones rogatorias del Juzgado de Lima 33 que han permitido la devolución.

La policía destaca que el Perú es el único país que ha hecho de forma correcta la gestión, vía judicial, gracias a la coordinación de la sección cultural de nuestra embajada. Otros países como México y Panamá únicamente han reclamado sus piezas vía notas diplomáticas, por lo que no han tenido éxito.

PRONTO EN EL PERÚ
El 4 de diciembre del 2007 se realizó una primera entrega al Perú, con la devolución de 31 piezas en una ceremonia a la que asistió el embajador del Perú en Madrid, José Luis Pérez Sánchez Cerro. Justamente ayer la Embajada del Perú recibió la autorización definitiva de exportación de este primer lote, informó a El Comercio la ministra Valdivieso. Ya se contrató a la empresa que hará el embalaje y el traslado en los próximos días.

Ayer, en la ceremonia de entrega de las restantes 243 piezas, Valdivieso agradeció la recuperación, así como la cooperación española que ha cubierto los gastos de restauración de algunos de estos objetos, entre ellos una máscara precolombina de oro. Las 243 piezas permanecerán en el Museo de América para su estudio, catalogación y eventual restauración por parte de especialistas.

Un juez de España había solicitado que el Perú pagara 60.000 euros por almacenaje de las piezas a la empresa Boquete. El consejero cultural de la Embajada del Perú convenció al fiscal del caso, Antonio Roma, para que el Perú no tuviera que hacer este desembolso habida cuenta que es víctima y en ningún momento pidió ni el traslado a España de las piezas ni su almacenaje.

Todavía hay mucho por recuperar
MADRID. El costo del seguro para el traslado del primer lote devuelto, de 31 piezas, asciende a unos 10.000 euros, que será asumido por las autoridades peruanas.

Según la policía española, quienes trasladaron a España estas piezas hace 11 años son responsables del delito de tráfico ilícito de bienes culturales. Por el momento, ningún juez ha solicitado abrir proceso contra Patterson.

Una parte de las 1.760 piezas, pertenecientes a varios países de Latinoamérica, fue trasladada en mayo pasado a Múnich por Leonardo Patterson, quien pagó a almacenes Boquete una importante suma por el almacenaje. Los jueces españoles pidieron que las piezas fueran inmovilizadas, lo que fue acogido por un juez alemán. España todavía no ha recibido respuesta oficial a su requerimiento de restitución de todas las piezas. El traslado de estas reliquias a Alemania "sin las autorizaciones de exportación pertinentes podría ser constitutivo de un delito de contrabando, por lo que se ha solicitado a Alemania una orden europea de embargo de la colección", según comunicado de la policía española.

Existe la sospecha de que algunas de las piezas más valiosas, incluidos objetos peruanos, puedan haber sido llevadas de forma irregular por Patterson a Alemania.

4 EL COMERCIO LO DIJO
El 8/10/2006 el colaborador de esta sección Fernando Lucena publicó un extenso informe en el que denunció que la colección del supuesto traficante Leonardo Patterson se ofrecía impunemente por el mundo. Dimos cuenta también de la repatriación de un impresionante tocado moche.
_______________________
PERU 21 24 de septiembre de 2008

España reclama todo el tesoro Odyssey

MADRID (AFP).- El Gobierno de España aseguró haber aportado pruebas del origen español del fabuloso tesoro descubierto en 2007 por la empresa cazatesoros estadounidense Odyssey y, una vez más, reclamó a la compañía su completa restitución.

“España presentó, ante el tribunal estadounidense de Tampa, las pruebas y principios jurídicos” referentes al tesoro que provienen, según Madrid, de “la fragata de guerra de la Armada española Nuestra Señora de las Mercedes”. Este buque, hundido el 5 de octubre de 1804 al sur de Portugal, con una importante carga de monedas de oro y plata, está protegido por el principio de la “inmunidad soberana” que se aplica a los barcos pertenecientes a estados así como a sus restos, lo que “prohíbe la perturbación no autorizada o la explotación comercial de los mismos”, afirmó el Ministerio español de Cultura.

Odyssey llevó a cabo su búsqueda submarina “en secreto después de haber recibido instrucciones específicas de que estaba prohibida”, añade el ministerio.

La empresa estadounidense volvió a asegurar la semana pasada que no tiene intención de renunciar al tesoro, pero reconoció que otras partes pueden tener algún derecho sobre él.

Como se sabe, el Estado peruano también ha presentado documentación exigiendo parte del tesoro pues el oro procedía del Perú.
_______________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 11, 2008

DESCENDIENTE DEL COMANDANTE
Un De Alvear quiere el oro de navío de 1804
José María Moncasi de Alvear fue elegido por su familia vocero en la pugna por el tesoro encontrado en la fragata española La Mercedes, que comandaba su antepasado Diego de Alvear, en 1804. Entrevista exclusiva.

El descendiente directo del comandante del barco La Mercedes resalta la obra de su antepasado. El tesoro con 500.000 monedas de oro es requerido también por España y Perú

"Hay un daño patrimonial y moral contra el tesoro de Diego de Alvear"
Entrevista JOSÉ MARÍA MONCASI DE ALVEAR
Por Yolanda Vaccaro. Corresponsal

MADRID. La conmovedora historia de Diego de Alvear y Ponce de León (1749-1830) por fin empieza a ser conocida. Sus descendientes quieren que se sepa que fue una figura destacada en la historia española y que realizó un importante tratado sobre fauna y flora americanas. También que colaboró en la demarcación de los límites entre España y Portugal en tiempos de la Colonia por encargo de la Corona española. Su vida ha saltado a las portadas desde que, en noviembre del año pasado, el Gobierno Español demandó a la empresa Odyssey Marine Exploration (OME) en Tampa, Florida, donde la compañía cazatesoros tiene su sede, por supuestamente haberse apropiado del barco La Mercedes y de las 500.000 monedas de oro y plata que transportaba.

De Alvear era el comandante del citado barco, que había partido en 1802 desde el puerto peruano del Callao rumbo a Cádiz (España) transportando patrimonio de la Corona y de comerciantes españoles. Corría 1804 y La Mercedes estaba frente a las costas portuguesas. El comandante, desde otro navío, vio cómo el barco era hundido por la flota inglesa y se llevaba consigo a su esposa, a siete de sus ocho hijos, y toda su fortuna. Junto con él se salvó su hijo Carlos.

Diego de Alvear, tras la tragedia, fue llevado como prisionero al puerto de Plymouth. En Inglaterra fue puesto en libertad, e incluso fue indemnizado. Allí conoció a la aristócrata Louisa Rebeca Ward, con quien contrajo segundas nupcias, matrimonio del cual nacieron otros siete hijos.

El año pasado OME halló un tesoro que podría ser el de La Mercedes en las profundidades de los mares de la costa portuguesa, y lo trasladó a un lugar que se desconoce, con la consiguiente demanda española.

Al conocerse que las citadas monedas de oro y plata fueron acuñadas en Lima, en agosto pasado el Gobierno Peruano se presentó como parte en el proceso en Tampa. España considera que el Perú no puede reclamar porque en 1804 no existía como país independiente. El juez correspondiente, Mark Pizzo, debe decidir antes de fin de año.

Simultáneamente los descendientes de los mercaderes cuyo patrimonio trasladaba La Mercedes empiezan a organizarse. Gran parte del tesoro era de 130 españoles que hicieron fortuna en América; sus nombres constan en el Archivo de Indias.

Los descendientes de Diego de Alvear, residentes en España y Argentina, han nombrado como su portavoz a José María Moncasi de Alvear, descendiente de la rama que nació del matrimonio entre De Alvear y Ward. Moncasi de Alvear accedió a conceder esta entrevista a El Comercio. Convencerlo no fue fácil. Prefiere la discreción a la espera de que el juez Pizzo tome una decisión. Lo que sí quiere es que se reconozca la vida y la obra de su antepasado.

Usted ha comentado que como su familia es tan prolífica, si llegan a obtener el tesoro de Diego de Alvear probablemente les tocaría una moneda por cabeza. ¿Tiene esperanzas?
Lo de "una moneda por cabeza" es una metáfora. No es el tesoro en sí, sino que hay muchas cosas más. No es solo lo patrimonial, sino que también está el daño moral. Esto es algo muy importante en el derecho anglosajón, que contempla esos perjuicios morales aunque los hechos hayan ocurrido hace 200 años.

Cuando se refiere a reclamar por un daño moral, el causante de este sería la Armada Inglesa, en 1804. ¿Va a presentar una demanda contra el Reino Unido?
No lo sé. No se ha estudiado qué acciones vamos a realizar a partir de ahora, porque estamos en espera. Eso dependerá de lo que decida el juez de Florida.

Se entiende que quien infligió el daño moral fue Inglaterra...
Se entiende que sí. Ese mundo es complejo. Me pregunta algo que no sé responderle porque allí hay varias lecturas. Ya hablaremos más adelante.

La principal fuente del derecho anglosajón es la jurisprudencia. No sucede lo mismo con el derecho hispanoamericano...
Pero el caso está actualmente en manos de un juez estadounidense, y las leyes estadounidenses son más complejas, pero también más abiertas.

El juez tiene que tomar la decisión sobre si los descendientes se presentan en la causa. ¿Ustedes han decidido presentarse?
De momento no. Estamos en espera y en silencio. Como familiares es muy precipitado hablar y tomar acciones. Dependiendo de la decisión del juez ya veríamos qué hacemos.

¿Cree que el Gobierno Peruano tiene posibilidades de obtener una respuesta judicial favorable?
No me atrevo a decir nada, no tengo un juicio de valor sobre el asunto. Quiero pensar que todo está archivado de forma documental en cuanto a la carga que había en ese barco, por nombres y apellidos.

¿Sabe si viven en el Perú descendientes de Diego de Alvear o de algún otro de los 130 comerciantes cuyo patrimonio era transportado por La Mercedes?
No.

El Gobierno Español considera que todo pertenece al Estado Español...
No opino lo mismo. El barco no era de la Armada Española sino que era un navío particular. Cuando La Mercedes recibió el cañonazo eran tiempos de paz, y eso es muy importante, es clave y es un dato objetivo.

Diego de Alvear fue indemnizado en Inglaterra...
Lo indemnizan en parte, porque hay mucho más detrás. Subrayo que hay dos daños pendientes: el patrimonial y el moral.

¿Están en contacto todos los descendientes de Diego de Alvear para, eventualmente, tomar una acción en conjunto?
La parte más interesante es que los propios familiares puedan conocer la tragedia de don Diego de Alvear y su familia. Los Alvear en España somos 53 primos hermanos, estamos muy unidos entre nosotros y también lo estamos con la rama argentina. Todos los familiares tenemos los mismos valores de Diego de Alvear, tratamos de transmitirles a nuestros hijos su historia. Esos valores del coraje, de la responsabilidad y de la fe. Sin fe no habría podido resistir a la tragedia. Su historia la recibí y la transmito a mis hijos. Es una responsabilidad. La relación que tenemos los familiares es excelente. Somos un modelo de unidad familiar.

Ojalá que el tesoro no los separe...
No, no.

EL APORTE DE DIEGO DE ALVEAR
José María Moncasi de Alvear habla con verdadera pasión de don Diego de Alvear: "Quiero que se reconozca su figura, que fue importantísima en la historia de España. Fue el primer comisario encargado de la labor de las demarcaciones de América entre España y Portugal por encargo de la Corona española. Cuando regresaba a España, llevaba 30 años viviendo en América. Hablaba siete idiomas. Escribió un tratado pormenorizado de todo lo que iba encontrando en América, entre especies animales y vegetales, que se encuentra en el British Museum de Londres. Gracias a él nuestra familia dispone de la mayor biblioteca de esos años en el continente".
__________________________
COMERCIO 11 de septiembre de 2008

El descendiente directo del comandante del barco La Mercedes resalta la obra de su antepasado. El tesoro con 500.000 monedas de oro es requerido también por España y Perú

"Hay un daño patrimonial y moral contra el tesoro de Diego de Alvear"
Entrevista JOSÉ MARÍA MONCASI DE ALVEAR
Por Yolanda Vaccaro. Corresponsal

MADRID. La conmovedora historia de Diego de Alvear y Ponce de León (1749-1830) por fin empieza a ser conocida. Sus descendientes quieren que se sepa que fue una figura destacada en la historia española y que realizó un importante tratado sobre fauna y flora americanas. También que colaboró en la demarcación de los límites entre España y Portugal en tiempos de la Colonia por encargo de la Corona española. Su vida ha saltado a las portadas desde que, en noviembre del año pasado, el Gobierno Español demandó a la empresa Odyssey Marine Exploration (OME) en Tampa, Florida, donde la compañía cazatesoros tiene su sede, por supuestamente haberse apropiado del barco La Mercedes y de las 500.000 monedas de oro y plata que transportaba.

De Alvear era el comandante del citado barco, que había partido en 1802 desde el puerto peruano del Callao rumbo a Cádiz (España) transportando patrimonio de la Corona y de comerciantes españoles. Corría 1804 y La Mercedes estaba frente a las costas portuguesas. El comandante, desde otro navío, vio cómo el barco era hundido por la flota inglesa y se llevaba consigo a su esposa, a siete de sus ocho hijos, y toda su fortuna. Junto con él se salvó su hijo Carlos.

Diego de Alvear, tras la tragedia, fue llevado como prisionero al puerto de Plymouth. En Inglaterra fue puesto en libertad, e incluso fue indemnizado. Allí conoció a la aristócrata Louisa Rebeca Ward, con quien contrajo segundas nupcias, matrimonio del cual nacieron otros siete hijos.

El año pasado OME halló un tesoro que podría ser el de La Mercedes en las profundidades de los mares de la costa portuguesa, y lo trasladó a un lugar que se desconoce, con la consiguiente demanda española.

Al conocerse que las citadas monedas de oro y plata fueron acuñadas en Lima, en agosto pasado el Gobierno Peruano se presentó como parte en el proceso en Tampa. España considera que el Perú no puede reclamar porque en 1804 no existía como país independiente. El juez correspondiente, Mark Pizzo, debe decidir antes de fin de año.
Simultáneamente los descendientes de los mercaderes cuyo patrimonio trasladaba La Mercedes empiezan a organizarse. Gran parte del tesoro era de 130 españoles que hicieron fortuna en América; sus nombres constan en el Archivo de Indias.

Los descendientes de Diego de Alvear, residentes en España y Argentina, han nombrado como su portavoz a José María Moncasi de Alvear, descendiente de la rama que nació del matrimonio entre De Alvear y Ward. Moncasi de Alvear accedió a conceder esta entrevista a El Comercio. Convencerlo no fue fácil. Prefiere la discreción a la espera de que el juez Pizzo tome una decisión. Lo que sí quiere es que se reconozca la vida y la obra de su antepasado.

Usted ha comentado que como su familia es tan prolífica, si llegan a obtener el tesoro de Diego de Alvear probablemente les tocaría una moneda por cabeza. ¿Tiene esperanzas?
Lo de "una moneda por cabeza" es una metáfora. No es el tesoro en sí, sino que hay muchas cosas más. No es solo lo patrimonial, sino que también está el daño moral. Esto es algo muy importante en el derecho anglosajón, que contempla esos perjuicios morales aunque los hechos hayan ocurrido hace 200 años.

Cuando se refiere a reclamar por un daño moral, el causante de este sería la Armada Inglesa, en 1804. ¿Va a presentar una demanda contra el Reino Unido?
No lo sé. No se ha estudiado qué acciones vamos a realizar a partir de ahora, porque estamos en espera. Eso dependerá de lo que decida el juez de Florida.
Se entiende que quien infligió el daño moral fue Inglaterra...
Se entiende que sí. Ese mundo es complejo. Me pregunta algo que no sé responderle porque allí hay varias lecturas. Ya hablaremos más adelante.

La principal fuente del derecho anglosajón es la jurisprudencia. No sucede lo mismo con el derecho hispanoamericano...
Pero el caso está actualmente en manos de un juez estadounidense, y las leyes estadounidenses son más complejas, pero también más abiertas.
El juez tiene que tomar la decisión sobre si los descendientes se presentan en la causa. ¿Ustedes han decidido presentarse?

De momento no. Estamos en espera y en silencio. Como familiares es muy precipitado hablar y tomar acciones. Dependiendo de la decisión del juez ya veríamos qué hacemos.
¿Cree que el Gobierno Peruano tiene posibilidades de obtener una respuesta judicial favorable?
No me atrevo a decir nada, no tengo un juicio de valor sobre el asunto. Quiero pensar que todo está archivado de forma documental en cuanto a la carga que había en ese barco, por nombres y apellidos.

¿Sabe si viven en el Perú descendientes de Diego de Alvear o de algún otro de los 130 comerciantes cuyo patrimonio era transportado por La Mercedes?
No.
El Gobierno Español considera que todo pertenece al Estado Español...
No opino lo mismo. El barco no era de la Armada Española sino que era un navío particular. Cuando La Mercedes recibió el cañonazo eran tiempos de paz, y eso es muy importante, es clave y es un dato objetivo.
Diego de Alvear fue indemnizado en Inglaterra...
Lo indemnizan en parte, porque hay mucho más detrás. Subrayo que hay dos daños pendientes: el patrimonial y el moral.

¿Están en contacto todos los descendientes de Diego de Alvear para, eventualmente, tomar una acción en conjunto?
La parte más interesante es que los propios familiares puedan conocer la tragedia de don Diego de Alvear y su familia. Los Alvear en España somos 53 primos hermanos, estamos muy unidos entre nosotros y también lo estamos con la rama argentina. Todos los familiares tenemos los mismos valores de Diego de Alvear, tratamos de transmitirles a nuestros hijos su historia. Esos valores del coraje, de la responsabilidad y de la fe. Sin fe no habría podido resistir a la tragedia. Su historia la recibí y la transmito a mis hijos. Es una responsabilidad. La relación que tenemos los familiares es excelente. Somos un modelo de unidad familiar.
Ojalá que el tesoro no los separe...
No, no.

EL APORTE DE DIEGO DE ALVEAR
José María Moncasi de Alvear habla con verdadera pasión de don Diego de Alvear: "Quiero que se reconozca su figura, que fue importantísima en la historia de España. Fue el primer comisario encargado de la labor de las demarcaciones de América entre España y Portugal por encargo de la Corona española. Cuando regresaba a España, llevaba 30 años viviendo en América. Hablaba siete idiomas. Escribió un tratado pormenorizado de todo lo que iba encontrando en América, entre especies animales y vegetales, que se encuentra en el British Museum de Londres. Gracias a él nuestra familia dispone de la mayor biblioteca de esos años en el continente".
__________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 9, 2008

GALEÓN LAS MERCEDES SE HUNDIÓ EN 1804
Tesoro que reclaman el Perú y España sería de 130 comerciantes

El tesoro submarino descubierto en el 2007 por la empresa de EE.UU. Odyssey (valorizado en US$500 millones), en la fragata española Las Mercedes, hundida al sur de Portugal en 1804, pertenecía en gran parte a unos 130 comerciantes españoles, indicó ayer el diario español "El País". En agosto pasado, el Perú presentó, en un tribunal federal de Tampa (Florida), una petición sobre el tesoro, pues muchas de las monedas fueron acuñadas en nuestro país.

ESPAÑA. ORO QUE SALIÓ DEL PERÚ

Dueños de parte de tesoro en disputa serían 130 comerciantes
Según el diario "El País", descendientes de estas personas podrían hacer valer sus derechos
MADRID [EL COMERCIO / AGENCIAS]. Se abre un nuevo capítulo de la disputa que ha surgido por un tesoro submarino descubierto en el 2007 por la empresa estadounidense Odyssey en la fragata española La Mercedes. Ayer, el diario español "El País" señaló que las riquezas que reclaman el Gobierno Español y el Peruano y la mencionada compañía estadounidense pertenecen en gran parte a unos 130 comerciantes españoles.

Los miles de descendientes de estos comerciantes podrían hacer valer sus derechos sobre este tesoro, según el diario, que dijo haber encontrado a las 130 familias a través de los Archivos de Indias, en Sevilla (sur).

España reclama ante la justicia estadounidense las 500.000 piezas de plata y múltiples objetos de oro cuyo descubrimiento fue anunciado en mayo del 2007 por Odyssey, alegando que este tesoro era transportado por el barco de guerra Nuestra Señora de La Mercedes, hundido en 1804 cerca del estrecho de Gibraltar. Dicha nave partió de nuestro país.

Odyssey, que repatrió su botín de 17 toneladas desde Gibraltar a Estados Unidos, indicó solo haber encontrado en aguas internacionales el mayor tesoro submarino descubierto nunca pero sin identificar la nave, aunque dijo que podría ser Nuestra Señora de las Mercedes.

Si el tribunal de Tampa (Florida, EE.UU.), que actualmente examina el litigio, da la razón a España, los miles de descendientes españoles de los comerciantes propietarios del tesoro podrían reclamarlo ante la justicia española, según el diario. Sin embargo, la legislación española no prevé la posibilidad de hacer valer estos derechos doscientos años después de los hechos.

Odyssey considera que las familias tienen derecho a reclamar una parte del tesoro, pero quiere quedarse con el 80% como recompensa por haberlo rescatado, según la fuente.

El Gobierno Español, que afirma que el tesoro es patrimonio nacional, y debe ser restituido totalmente, está dispuesto a negociar con el Gobierno del Perú, ya que varias monedas encontradas fueron acuñadas en Lima.

El tribunal de Tampa tomará una primera decisión al respecto antes de que termine el año.

"El País" consultó los archivos de Sevilla, los más importantes sobre la colonización española de América Latina, y encontró la pista de 130 comerciantes que embarcaron en la nave bienes por valor de unos 700.000 pesos de la época para enviarlos de Lima a Cádiz.
______________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 8, 2008

GALEÓN LAS MERCEDES SE HUNDIÓ EN 1804
Tesoro que reclaman el Perú y España sería de 130 comerciantes

El tesoro submarino descubierto en el 2007 por la empresa de EE.UU. Odyssey (valorizado en US$500 millones), en la fragata española Las Mercedes, hundida al sur de Portugal en 1804, pertenecía en gran parte a unos 130 comerciantes españoles, indicó ayer el diario español "El País". En agosto pasado, el Perú presentó, en un tribunal federal de Tampa (Florida), una petición sobre el tesoro, pues muchas de las monedas fueron acuñadas en nuestro país.

ESPAÑA. ORO QUE SALIÓ DEL PERÚ

Dueños de parte de tesoro en disputa serían 130 comerciantes

Según el diario "El País", descendientes de estas personas podrían hacer valer sus derechos
MADRID [EL COMERCIO / AGENCIAS]. Se abre un nuevo capítulo de la disputa que ha surgido por un tesoro submarino descubierto en el 2007 por la empresa estadounidense Odyssey en la fragata española La Mercedes. Ayer, el diario español "El País" señaló que las riquezas que reclaman el Gobierno Español y el Peruano y la mencionada compañía estadounidense pertenecen en gran parte a unos 130 comerciantes españoles.

Los miles de descendientes de estos comerciantes podrían hacer valer sus derechos sobre este tesoro, según el diario, que dijo haber encontrado a las 130 familias a través de los Archivos de Indias, en Sevilla (sur).

España reclama ante la justicia estadounidense las 500.000 piezas de plata y múltiples objetos de oro cuyo descubrimiento fue anunciado en mayo del 2007 por Odyssey, alegando que este tesoro era transportado por el barco de guerra Nuestra Señora de La Mercedes, hundido en 1804 cerca del estrecho de Gibraltar. Dicha nave partió de nuestro país.

Odyssey, que repatrió su botín de 17 toneladas desde Gibraltar a Estados Unidos, indicó solo haber encontrado en aguas internacionales el mayor tesoro submarino descubierto nunca pero sin identificar la nave, aunque dijo que podría ser Nuestra Señora de las Mercedes.

Si el tribunal de Tampa (Florida, EE.UU.), que actualmente examina el litigio, da la razón a España, los miles de descendientes españoles de los comerciantes propietarios del tesoro podrían reclamarlo ante la justicia española, según el diario. Sin embargo, la legislación española no prevé la posibilidad de hacer valer estos derechos doscientos años después de los hechos.

Odyssey considera que las familias tienen derecho a reclamar una parte del tesoro, pero quiere quedarse con el 80% como recompensa por haberlo rescatado, según la fuente.

El Gobierno Español, que afirma que el tesoro es patrimonio nacional, y debe ser restituido totalmente, está dispuesto a negociar con el Gobierno del Perú, ya que varias monedas encontradas fueron acuñadas en Lima.

El tribunal de Tampa tomará una primera decisión al respecto antes de que termine el año.

"El País" consultó los archivos de Sevilla, los más importantes sobre la colonización española de América Latina, y encontró la pista de 130 comerciantes que embarcaron en la nave bienes por valor de unos 700.000 pesos de la época para enviarlos de Lima a Cádiz.

CRONOLOGÍA
4Un complicado caso
[19/5/2007]
La empresa Odyssey Marine Exploration (OME) halla un tesoro con 17 toneladas de oro y plata en un galeón del siglo XIX proveniente de algún punto del Océano Atlántico.

[29/11/2007]
El Gobierno Español y la empresa Odyssey empezaron el juicio en el que se encontraba en juego la carga del galeón Nuestra Señora de las Mercedes, valorizado en US$500 millones. El Perú aún no se presentaba como demandante.

[21/8/2008]
El Gobierno Peruano decide presentar un reclamo en un tribunal de EE.UU. sobre el tesoro de monedas de oro y plata halladas en el galeón.

DIARIO EL PAIS DE ESPAÑA

Los 130 dueños del tesoro de Odyssey
El Archivo de Indias demuestra que el oro y la plata de 'La Mercedes' era la fortuna personal de mercaderes españoles - Sus descendientes podrían reclamar la carga
ÁLVARO DE CÓZAR - Madrid - 07/09/2008

Miles de descendientes de los propietarios de la carga de oro y plata que se hundió con la fragata La Mercedes podrían reclamar sus derechos sobre este tesoro, hallado por la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration en mayo de 2007.

Lista de los propietarios

"Hay dos daños pendientes: el patrimonial y el moral"
La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
Parte del dinero que se perdió en el naufragio pertenecía a la Corona

Si el juez da la razón a España, los herederos podrían ir a los tribunales

Perú, país del que se extrajo el metal de las monedas, demanda su parte
Documentos depositados en el Archivo de Indias (Sevilla), a los que ha tenido acceso EL PAÍS, prueban que gran parte de la carga (697.621 pesos) del barco pertenecía a unos 130 mercaderes españoles. El resto (253.606 pesos) era dinero de la Corona.

La lista de los 130 propietarios da un vuelco al caso que mantiene enfrentados a Odyssey y al Gobierno español desde hace más de un año porque multiplica el número de posibles reclamantes. Los descendientes directos de aquellos mercaderes se podrían unir así como reclamantes al Estado español, que asegura haber sufrido un expolio de una fragata de guerra española, a Odyssey, que encontró el tesoro; y a Perú, que alega que el oro y la plata salieron de sus minas. El juez Mark Pizzo, que lleva el caso en Tampa (Florida), tendrá que decidir en los próximos meses qué derechos prevalecen.

La fascinante historia de La Mercedes se encuentra en varias fuentes bibliográficas. El capitán de navío de la Armada Española, Cesáreo Fernández Duro (1830-1908), narró el suceso a partir de los diarios de a bordo. El barco sale de El Ferrol en 1802 hacia las Indias con la orden dispuesta por el ministro de Marina, Domingo de Grandallana, de traer los caudales de la Real Hacienda que hubiese en América. El barco está en Lima en marzo de 1804. Los legajos Lima 648, Lima 1440 y Lima 1535, todos ellos en el Archivo de Indias, dan cuenta exacta de la carga que fue registrada en el buque destinada a "Su Majestad el Rey", por entonces Carlos IV. Exactamente 253.606 pesos en distintas monedas de plata y oro y para distintos fines; "mesadas eclesiásticas", "préstamo patriótico", "por donativo para la pasada guerra" y "a disposición del Exmo. Ministro de Hacienda".

La otra parte que se transporta en el barco pertenece a "los particulares", según aparece en los registros de aduana. Son 187 páginas del legajo Lima 648, donde se documenta cómo durante marzo de 1804 los mercaderes depositan su fortuna personal y otros enseres. Todos los documentos, escritos en letra de imprenta, empiezan igual y van firmados por el maestre del barco, Vicente Antonio Amurrieta: "Sírvase V. mandar se forme partida de Registro a D. Juan González para cargar en la fragata de S.M. nombrada Mercedes, de la que soy Maestre, y se halla próxima a regresar al Puerto de Cádiz, con registro de Oro, Plata y Frutos de las especies siguientes".

Idéntico registro, con otros nombres, aparece en cada una de las 187 páginas. Algunos de los mercaderes depositan oro y plata en más de una ocasión. Unos meten cantidades de 200 pesos, otros de 7.000. Los caudales pasan a estar en algunos casos bajo la custodia de algunos miembros de la tripulación. Los documentos también incluyen los nombres de los destinatarios que tendrían que recibir el dinero en Cádiz. Así se va configurando la lista hasta alcanzar la cifra de 130 mercaderes y 697.014 pesos, además de otros artículos ("Cueros de leones y lobos marinos, pieles de guanaco, perfumes, docenas de chinchilla..."). La lista elaborada por EL PAÍS a partir de esos documentos ha de considerarse incompleta, pues en ellas no aparecen, por ejemplo, las cantidades que llevaban algunos militares y otros miembros de la tripulación.

La Mercedes parte meses después con algunos de esos mercaderes a bordo. Le acompañan otras fragatas de guerra (La Clara, La Medea y La Fama) y un grupo de cuatro fragatas de comercio (El Castor, La Joaquina, El Astigarraga, La Dos Amigas). Comanda la flota don José de Bustamante y Guerra, un marino con mucha mar. El 5 de octubre de 1804, a las ocho de la mañana y cuando la escuadra está muy cerca de Cádiz, frente al cabo de Santa María, La Clara hace señal de cuatro velas indicando al resto de la flota la aparición de fragatas inglesas en el mismo rumbo.

España está en paz con Inglaterra pero, aun así, la flota del comodoro Graham Moore ataca a los españoles. La Mercedes saltó en pedazos a los pocos minutos de combate y el mar se tragó el oro, la plata y las 249 personas que viajaban en el buque. España declaró la guerra al Reino Unido el 14 de diciembre de 1804 con motivo de este suceso, que se considera la antesala de la batalla de Trafalgar que tuvo lugar el año siguiente.

Dos siglos después, una empresa estadounidense llamada Odyssey Marine Exploration, especializada en la búsqueda de pecios submarinos, anuncia el hallazgo de un tesoro de 500.000 monedas de oro y plata, con un peso de 17 toneladas. Desde el primer momento, España sospechó que se trataba de La Mercedes y Odyssey confirmó recientemente que ésta es la hipótesis más probable, aunque asegura que aún no hay pruebas suficientes para determinar la identidad del barco. Si los descendientes de aquellos mercaderes pueden reclamar o no es algo que tendrán que decidir el juez. Odyssey y España defienden dos posturas opuestas. La empresa considera que los descendientes tienen derecho a reclamar, aunque se reserva una recompensa de entre el 80% y el 90% del valor actual de la carga por haber rescatado el tesoro. España sostiene que La Mercedes era un buque de guerra, patrimonio exclusivo del Estado y, por tanto, expoliado por Odyssey.

Si el juez determina que España tiene razón, que el tesoro pertenece a La Mercedes, y que el Estado es soberano, entonces los descendientes tendrían que reclamar ante los tribunales españoles y sus demandas tendrían que sustentarse en leyes que jamás plantearon la posibilidad de que los herederos hiciesen valer sus derechos sobre algo perdido 200 años antes en el fondo del mar. El abogado que defiende los intereses de España en Estados Unidos declaró el pasado mayo que ese hundimiento "fue un acontecimiento en la historia mundial y en la de España equivalente a lo que sucedió en la batalla de Pearl Harbor", que precipitó la participación activa de Estados Unidos en la II Guerra Mundial.

Todos los ojos se vuelven ahora hacia el juez Pizzo, que tendrá que pronunciarse a finales de este año sobre quién es el dueño de las 500.000 monedas de plata y oro. Si puede, ya que en sus manos tiene un proceso enrevesado, plagado de lagunas legales, que podría prolongarse durante años.

Lista de los propietarios
En marzo de 1804 unos 130 mercaderes españoles cargaron las fortunas que habían hecho en las Indias en la fragata La Mercedes. El barco salió de Lima meses más tarde con destino a Cádiz y se hundió frente a las costas del Algarve tras un combate naval con los ingleses. Documentos del Archivo de Indias, en Sevilla, prueban que parte de la carga era de la Corona, 253.606 pesos en monedas de plata y oro. El resto, 697.621 pesos, pertenecía a los mercaderes. Sus descendientes podrían reclamar hoy esos caudales. En los registros aparecen los nombres y las cantidades cargadas. Ésta es la lista provisional de propietarios:

Jacinto de Aguerro. Ángel Tomás de Alfonso. Luis Albo. Sebastián Aliaga. Manuel AltimaAntonio Álvarez de Villar. Diego de AlvearSilvestre de Amenábar. Martín de Aramburu. Domingo de Aresmendi. Dámaso de Arias. Manuel Arredondo. Manuel de Arrieta. José Antonio Balanda. Juan Baptista de Gárate. Antonio Baras. Juan Bautista de Biana. Nicolás Bezanilla. Joaquín Blanco. Felipe Bosch. Agustina Bustillo Concha. Ramón Caballero. José Calvo Izquierdo. Joaquín Camilo. Faustino del Campo. Santiago Campos. Domingo de Cardas. Salvador María de Cárdenas. Juan Miguel de Castaneda.Luis de Castillo y Bustamante. José Leandro Cendefa. Antonio Chacón. Lorenzo José Chávez. Benito Christi. Juan Antonio Comparet. Francisco Concha. Agustín de Caldas. Bernardino de Eguía. Antonio de Elizalde. José de Erausquin. José Antonio Errea. Juan Bautista de Errea. Pedro Espinosa. Juan Francisco Ezpelosín. Pedro Fernández de Navarrete. Francisco Fernández. Gabino Gainza. Miguel de Gárate. Gabriel García de la Plaza. Miguel de García Rasillo. José de Goicoa. Juan González. Manuel González. Francisco Antonio Goytisolo. Juan García de Ponte. Sebastián Grana. Martín Guirasola. José Gutiérrez Vegarbarín. Manuel de Henos. Juan Hernández. Diego Antonio de la Casa. Francisco de la Fuente y Loayza. Melchor de la Fuente. Domingo Antonio de la Yntiesta. Juan Miguel Lazcuna. Antonio Lama. Domingo Landazuri. Matías Larreta. José Lasarte. Simón de Lavalle. Juana de Lions. Carlos Lisón. Manuel Luciano López. Lorenzo de Machiranda. Juan Antonio Macho. Joaquín Mansilla. Manuel María del Valle. Antonio Matías de Elizalde. Vicente Antonio Murrieta. Juan Antonio Mayo. Rafael Francisco Menéndez. Francisco Miango Lasina. José Francisco Miranda. Pedro Moreno Altuzarra. Francisco Moreno y Herrera. José Pablo Morera. Antonio de Olano. Tomás Ortiz de Zevallos. José de Ostolaza. Fernando de Oyos. Tomás Parrizo y Toronda. Antonio Pérez de Cortiguera. Agustín Querefazu. Domingo Ramírez. Simón Ravago. Andrés Rebonedo. Gaspar Rico. Lorenzo Robledo. Matías Rodríguez. José Román de Ydiaquez. Manuel de Rozas y Zorrilla. Hipólito Ruiz. Francisco Sagasi. Andrés de Salazar. María Josefa de San Javier. Francisco Sánchez Lamizo. José Sancho Dávila. Ignacio Santiago y Rotalde. Antonio Sanz de Tejeda. Señores Sanz Ysasi y Escribano. José Antonio de Sarriá. Pablo de Saursiaga. Francisco Javier de Trau. Tomás de Ugarte. Domingo de Urquijo. Francisco Vázquez de Ucieda. Francisco Vázquez de Vereda. Ángel Vidal. Pedro Villa Campa. Francisco Javier de Ynda. Francisco Javier de Yrue. José Hermenegildo Ysasi. Domingo de Zepeda. Francisco María Zuloaga. José de Zaldivar. Sr. Conde de Premio-Real. Marqués de Zelada de la Fuente. Marquesa de Medina´
________________________________
EL COMERCIO 21 de agosto de 2008

EE.UU. FRAGATA NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES
Gobierno Peruano reclama tesoro encontrado en el Océano Atlántico
Lima ingresa a polémica que ha enfrentado a España con empresa estadounidense

MIAMI [EL COMERCIO / AGENCIAS]. La empresa estadounidense Odyssey saludó ayer la decisión del Gobierno de nuestro país de presentar en un tribunal de Estados Unidos una reclamación sobre el tesoro de monedas de plata y oro hallado en el 2007 en el Océano Atlántico.

Según la compañía de exploración submarina, el Perú presentó el martes de manera formal en un tribunal federal de Tampa (Florida) una petición sobre el tesoro, valorado en unos 500 millones de dólares, procedente de un naufragio codificado con el nombre de Cisne Negro.

El Gobierno Español, que reclama en ese tribunal el tesoro extraído por Odyssey, tiene hasta el próximo 22 de setiembre para presentar sus pruebas y documentación relevante.

En este lapso, España deberá demostrar el principio de inmunidad soberana de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes que, según las autoridades españolas, es la nave de la que Odyssey extrajo el tesoro de 500.000 monedas de plata (17 toneladas) y otros objetos.

"Animamos a todos los posibles interesados en un caso como este a que presenten sus potenciales reclamaciones, por eso damos la bienvenida a la petición del Perú", dijo en un comunicado Greg Stemm, presidente de Odyssey.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu