martes, 9 de junio de 2009

"PACHI" VALLE RIESTRA: "MI OBSESION ES EL CUERPO"


PERU 21 JUNIO 18, 2009

“Me encanta la danza, pero la TV me conecta con el país”

Dueña de una importante trayectoria en danza contemporánea, la imagen de Pachi Valle Riestra se ha hecho popular como jurado de El show de los sueños. Sin embargo, hoy, mañana y pasado podremos ver Corpus breve, montaje de danza bajo su dirección en el Festival Danza Nueva del Icpna.
Autor: José Gabriel Chueca

"Yo venía del ballet clásico cuando comencé a tomar clases con Lili Zeni. Era algo totalmente diferente. Fui a ver una presentación suya con Maureen Llewellyn Jones y mi mamá me animó a seguir. A mi mamá no le gustaba que hiciera ballet. Siempre me compraba libros con historias terribles de bailarinas anoréxicas y drogadictas. Yo probé y me gustó muchísimo", recuerda.

Usted estuvo en Íntegro, probablemente lo mejor de danza en el Perú.
Lili acababa de reunirse con ”scar Naters, Roberto Ángeles y Maureen para formar Íntegro. Ella me invitó, cuando yo tenía 15 años, y me cambió totalmente. El proceso de ensayos me impactó, no era solo aprender coreografías. ”scar tenía ideas muy claras, pero daba mucha libertad para aportar y eso me cautivó. Pero estuve solo dos años, y me fui a Nueva York.

Allá le fue bien. ¿Por qué regresó?
Fue por una pena de amor. La verdad, no. Allá fui muy feliz. Pero la vida era dura: siempre audicionando, con miles de trabajos para ganar dinero. Además, no me veía en Lima, después de una adolescencia un poco nefasta.

¿Vivía como en Flashdance?
Más o menos. Hice muchas cosas, algunas que no contaré (ríe). Era difícil. Allá formé un grupo: Birlibirloque; y, en una invitación al festival de danza del Icpna, me reconecté con Lima. Sentí que se podían hacer cosas. Llegué con mis cuatro cajitas –todas mis pertenencias– y me comenzaron a llamar: July Naters, Rossana Peñaloza y Mirella Carbone… Le agradezco mucho a Lima que me abriera tantas puertas.

Aquí, a pesar de las complicaciones, hay una escena de danza productiva.
De acuerdo. Aunque con altibajos, se hacen cosas. Algunas de las nuevas generaciones piensan que las cosas recién están ocurriendo. Eso no me gusta. La danza siempre va a existir. Pero, por más bien que a uno le vaya, no va a dar gratificaciones más allá de hacerla. No da plata ni teatros repletos. Quienes hacen danza, la necesitan.

Corpus breve se basa en el cuerpo. ¿Ha visto la exposición Cuerpo humano: real y fascinante?
La vi dos veces, antes de que llegara al Perú. Y la voy a ver de nuevo. Me encanta. Siempre pienso en estudiar Anatomía. Y, además, en los últimos años tuve muchas situaciones médicas.

Eso puede hacer que uno se relacione con su cuerpo 'científicamente’, ¿no?
Sí. Vivir con el propio cuerpo pero no saber las cosas que pasan dentro de él es tan raro. Pero uno aprende de él. Esta obsesión con el cuerpo se vio impulsada por todo eso. Y, en medio, yo no podía bailar; así que con la necesidad enorme de crear hice Corpus breve.

¿Qué siente de que su popularidad en TV se deba a Gisella y no a la danza?
Locazo. Y mis detractores me critican por eso. Me encanta el mundo de la danza, pero siempre me preocupó llegar a poca gente o sentirme desconectada. La TV me ha integrado, me ha hecho sentir conectada. Quizá el público no vea mi trabajo escénico, pero escucha mis comentarios, que sí son sobre danza, que es lo que yo hago.

La factura es su intimidad expuesta.
Eso pasaba antes. Por ejemplo, recién había conocido a Bibiana –yo no estaba en TV, pero ella sí– y salimos en un ampay de Magaly. Esas intrusiones no son novedad. A veces pienso en el anonimato de Nueva York: qué maravilla.

¿Ha pensado en la maternidad?
Fue algo que pasó. Por adopción, en todo caso, pero es complicado. Ahora el tema no está muy presente. Creo que las dos somos supermaternales, cosa que nos ha aparecido juntas. Antes de Bibiana yo tuve otras parejas, hombres todos, pero nunca pensé en hijos.

¿Cómo se llevan con Lima, una ciudad metiche y criticona?
Cuando vi el ampay, pensé qué importa. Pero comencé a sentir miradas, de esas con satisfacción de llamar y contar chismes. Y terminé por responder agresivamente a todo. Eso me molestó. Pero ya pasó. Y pasó cuando dijimos abiertamente que estábamos juntas.

Pero no tenía por qué hacerlo.
No. Y no creo que uno tenga que hacerlo. Pero la homosexualidad es siempre tan mal abordada, se sabe tan poco del tema, hay tantos clichés y prejuicios –las bromas en TV no las aguanto más–, que me parece que uno debe salir para cambiar esta situación.
________________________

SUPLEMENTO ESCAPE EL COMERCIO JUNIO 12, 2009

"Mi obsesión es el cuerpo"

La bailarina de danza contemporánea presenta el 18, 19 y 20 de junio “Corpus breve” como parte del XXI Festival Internacional de Lima. En el trabajo se plasma la obsesión de la autora por los sistemas que forman el cuerpo humano

Su nombre real es María Paz y ya no recuerda en qué etapa de su adolescencia la comenzaron a llamar Pachi. Nació en Estados Unidos y llegó al Perú a los tres meses de nacida. Vivió parte de su niñez y adolescencia entre Bogotá y Cali, en Colombia. Quiso ser bailarina de ballet clásico, pero se decidió por la danza contemporánea y estudió en la prestigiosa State University of New York (SUNY). Esta es su historia.

¿Cuándo empezaste con la danza?
Estoy ligada a la danza desde los seis o siete años por Tati, mi hermana mayor, pues cuando vivíamos en Colombia se matriculó en la escuela de una rumana. Yo, como era muy pequeña, quería copiar todo de ella y me metieron a un curso de creatividad corporal, jazz y ballet. Me enganché de inmediato porque me identifiqué con todo el tema del movimiento.

¿Viviste en Colombia?
Sí, yo nací en Estados Unidos por accidente porque mi papá estaba estudiando allá y a los tres meses me trajeron. A los seis años nos mudamos con toda la familia a Colombia, en donde vivimos en Bogotá y Cali. Yo guardo recuerdos supergratos de ese país, al que no voy desde que tenía diecisiete años.

¿Y cuándo decidiste que te querías dedicar a bailar?
Regresé de Colombia a los catorce años y recuerdo que en esa época quería ser bailarina de ballet. Al poco tiempo conocí a Lili Zeni, que acababa de formar el grupo Íntegro, y esa experiencia me marcó porque sentí que el proceso creativo de la danza contemporánea era diferente del proceso del ballet clásico, en el que solo tienes que aprenderte bien una coreografía, y me convencí de que tenía que dedicarme a esto.

¿Tuviste otras opciones?
Al comenzar mi último año en el colegio tenía claro que no iba a dejar la danza, pero también pasaron por mi cabeza las carreras de Psicología y Literatura. Formé parte del Ballet Municipal hasta que Oriana Franco me habló de State University of New York, de Purchase.

¿Cómo hiciste la audición?
Me estuve preparando durante semanas para enviar un video y finalmente me aceptaron. Felizmente, eso tranquilizó a mis padres porque significaba estudiar la danza de un manera formal.

¿Qué recuerdos tienes de tu vida en Nueva York?
Me fui a los 17 años y me quedé hasta los 25. Estudié cuatro años y el resto del tiempo lo pasé audicionando o enseñando danza a niños. Mi vida por allá era muy intensa porque las audiciones eran muy estresantes. No estaba preparada para recibir negativas, pues eso me parecía una tragedia. Ahora eso ha cambiado en mí porque he aprendido que en la vida así como hay muchas negativas también hay muchas oportunidades.

EL RETORNO
¿Qué hiciste a tu regreso de EE.UU.?
Regresé en 1995 y, junto con Rossana Peñaloza y Mirella Carbone, fundamos Pata de Cabra, en donde nos dedicamos a la enseñanza. Yo enseño desde hace 19 años, en EE.UU. lo hice con niños y desde mi regreso no he parado. Pienso que es importante porque un bailarín no se deja de formar nunca, tu cuerpo va cambiando así como las técnicas que usas para el trabajo.

¿Cuáles son las cualidades que debe tener una persona que se quiere dedicar a la danza?
Lo básico es que le fascine lo que hace porque va a haber pocas retribuciones: se gana pésimo, así que por la plata no se va a motivar, por la fama tampoco porque no sale en los periódicos ni le van a llover los trabajos, así que la primera condición es que le guste. La segunda es la disciplina, ya que va a ensayar varios meses para bailar en presentaciones que duran solo 3 o 4 días. Casi todos los que hacemos danza vivimos de la pedagogía y de eventos para empresas, porque de bailar no puedes vivir.

¿Cómo calificarías tu estilo de danza?
Lo mío tiene un grado de humor, es una combinación en mi manera de ver las cosas: es crudo, pero está disimulado por algunos toquecitos de humor. Le pongo importancia a la calidad del movimiento y a la finura de los detalles, pero en cuanto a los contenidos, estos son distintos, siempre de acuerdo con lo que me esté obsesionando o lo que desee decir, pero me gusta hablar de las cosas tal y como son.

¿Has vuelto a bailar ballet?
El ballet es maravilloso, pero hace como ocho años que no hago una clase de ballet. Lo practiqué seriamente hasta los 16 años, cuando quería ser bailarina; luego llevé clases en Nueva York con el profesor Corvino, un uruguayo que tenía una técnica maravillosa; pero el ballet es duro para el cuerpo y me he ido alejando poco a poco de él.

Te llamas María Paz, ¿por qué todos te llaman Pachi?
A mí me decían María Paz hasta los 14 o 15 años, pero no recuerdo exactamente en qué momento me empezaron a llamar Pachi. Ya lo asumí y no me molesta, aunque a mí me gusta mi verdadero nombre.

También incursionaste en la televisión con una serie y una novela, ¿qué tal fue la experiencia?
Hice la miniserie “Polvo para tiburones”, en el que interpretaba a una bailarina de striptease que tenía una relación con el personaje de Bruno Odar. También tuve un papel en la novela “La rica Vicky”, en el que me enredaba sentimentalmente con un hombre mayor que era mi tío, pero francamente siento que no lo hice bien porque no tenía preparación como actriz y a mí no me gusta hacer las cosas de manera mediocre. También estaba el hecho de que la televisión demanda mucho tiempo y estaba descuidando la danza.

¿Has tenido lesiones graves por la danza?
No había tenido lesiones hasta los últimos dos años. Antes había tenido una tendinitis en ambos tobillos pero muy leve. Hace poco se me rompieron los meniscos, me operaron y aún no estoy muy bien. Creo que la razón principal es el desgaste, porque también tengo cuatro hernias en las vértebras cervicales, tuve un esguince en el tobillo y una condromalacia en las rodillas.

¿Y eso te impide bailar con fluidez?
Ahora sí puedo bailar, pero hay cosas que ya no voy a poder hacer de nuevo y creo que ha sido bueno que me tome este paréntesis y no me exija tanto. Antes corría, pero ya no puedo por los meniscos y tengo que ir al gimnasio a fortalecer algunas partes por mis lesiones.

Eres miembro del jurado en el programa de Gisela, ¿cómo haces para evaluar a participantes amateurs?
Hice dos temporadas en “Desafío y fama” y luego dos temporadas de “Bailando por un sueño”, y ahora estoy en “El show de los sueños”. Al comienzo me costaba calificar algo que a veces puede ser tan subjetivo, pero yo soy maestra y estoy acostumbrada a ver gente que viene de cero. Mi objetivo es ayudarla a que mejore y eso es exactamente lo que hago en el programa.

NUEVA PROPUESTA
Ahora con tu nuevo grupo, Cuatro Costillas Flotantes, vas a estrenar un nuevo montaje.
Sí, con este grupo ya tenemos cuatro años y el espectáculo que vamos a estrenar el 18 se llama “Corpus breve”, que habla del cuerpo humano, ya que tengo una obsesión con él desde hace años. Son nueve escenas en las separo el cuerpo por sistemas, de tal manera que en cada escena se representa uno de ellos.

¿De dónde viene esta obsesión por el cuerpo?
Mi papá es un hombre de ciencias, sabe mucho del cuerpo humano y siempre nos ha hablado de él, de sus mitos y enfermedades. Él siempre desmitificaba las cosas falsas y por eso desde niña tengo mucha conciencia de lo que pasa con mi cuerpo. Además Tati, mi hermana mayor, es bióloga marina y de niña me explicaba el proceso de la menstruación al detalle. Creo que también ha influido el hecho de que sea hipocondríaca, por lo que desde hace varios años me compro libros relacionados con el cuerpo.

¿Cómo ha sido el proceso?
La idea la tenía hace un año y medio más o menos debido a las lesiones que tuve y arrancamos con los ensayos en enero de este año. He tenido muy claro el tema, ya sabía lo que quería lograr con algunos sistemas y en los ensayos todo se fue encontrando. Recuerdo que el sistema nervioso y endocrino es el que más tiempo nos tomó plasmar, demoró como un mes… Los demás salieron muy rápido.

www.pachi.lamula.pe

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu