martes, 16 de junio de 2009

INFIDELIDAD Y DROGAS EN EL DIVORCIO DE INGRID BETANCOURT

PERU 21 JULIO 2, 2009

Ingrid Betancourt clama por los rehenes de las FARC

Pidió “hacer más por los que aún están prisioneros” en la selva colombiana. La ex secuestrada, que fue liberada hace un año, se encuentra en pleno proceso de divorcio y publicará un libro el próximo año.

AFP. La ex rehén franco-colombiana Ingrid Betancourt llamó hoy, cuando se cumple un año de su liberación, a “hacer más por los que aún están prisioneros” en la selva colombiana.

“En ocasión de este feliz aniversario, deseo dar gracias a Dios”, afirmó Betancourt en un comunicado, en el que, sin olvidar sus agradecimientos a Dios, rindió homenaje a los “soldados que nos liberaron”. Y “también a sus familias que dieron su acuerdo para que estos hombres valientes partieran de sus casas para esta delicada misión de la cual no estaban ciertos de volver vivos”, afirmó.

La franco-colombiana agradeció asimismo a las autoridades de Colombia y Francia y a todas las personas que se movilizaron en su favor, haciendo mención especial a la prensa que informó de su cautiverio.

“Que en estos vínculos de solidaridad que nos unen, podamos encontrar la fuerza para cambiar el terrible destino de los que aún están prisioneros”, deseó.

“Hay que hacer más”, insiste. “Pablo Emilio Moncayo y 21 otros de mis compañeros esperan milagros de nosotros. Pues no basta hacer lo posible, hay que ir más allá de lo posible”.

De su lado, Fabrice Delloye, padre de los hijos de Ingrid Betancourt, en declaraciones a la radio RTL, respondió a las críticas hechas a Ingrid Betancourt según la cuales ésta no se interesaría bastante en los rehenes que quedaron en la selva.

“Ella se ha movilizado, hay que recordar toda la gira que hizo para reunirse con todos los presidentes de América Latina”, enfatizó.

Delloye también informó sobre la situación actual de la ex rehén, señalando que está bien, muy bien y que publicará un libro el próximo año.

“Ingrid va mucho mejor. Es extremadamente difícil retomar una vida normal. Va cada vez mejor, vive en Estados Unidos, recuperó a sus hijos, escribe mucho (...) publicará un libro, creo que en la primavera (boreal) próxima”, precisó.

Delloye, que fue nombrado después embajador de Francia en Costa Rica, también manifestó sus agradecimientos “primero al presidente Sarkozy porque lo que hizo es inaudito, excepcional, como también a los comités solidarios, a los otros políticos, a los artistas…”
_________________________
La República 19 de junio de 2009

Infidelidad y drogas en el divorcio de Betancourt

Proceso legal se convierte en culebrón mediático. Juan Carlos Lecompte la acusa de infidelidad. Ingrid Betancourt responde que su “ex” es adicto a las drogas y putañero.

Bogotá. EFE.

Una verdadera novela en la que se mezclan infidelidad, ultrajes y presunto consumo de drogas argumentan como causales de divorcio los respectivos abogados de la ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt y el publicista Juan Carlos Lecompte.
Betancourt, ex rehén de las FARC, inició el año pasado, poco después de su rescate, las gestiones del divorcio bajo el alegato de “separación de cuerpos de hecho”.

También se indica que otra de las causas del rompimiento sería el “incumplimiento de los deberes conyugales”. El proceso “es un debate de dignidad” y podría ser el caso de Lecompte, señala la revista Caras en su última edición.

Explica que éste, “después de ofrecer canjearse por su esposa, de tatuarse su rostro en un hombro, y de cargar con su figura por el país y el mundo, lo único que recibió de ella tras su rescate, como fue evidente en el aeropuerto el día de su liberación, fue ingratitud”.

Añade que en el proceso de la separación legal “lo que en un principio parecía sencillo se ha convertido en un proceso de demandas y contrademandas” de las partes.

Más atrás del dolor inicial de la separación por el secuestro están los días felices de la pareja que decidió, el 30 de enero de 1997, unirse en matrimonio civil.

Betancourt, una vez que fue liberada por el Ejército colombiano en la famosa Operación Jaque el 2 de julio del año pasado junto a tres estadounidenses y once soldados y policías, todos rehenes de las FARC, se fue a vivir a París sin Lecompte.

La filtración que supuestamente Lecompte hizo a la prensa nacional de los argumentos de su contrademanda, es lo que el abogado de Íngrid considera “como un ultraje al derecho que ella tiene a su buen nombre”.

Pero, Íngrid “respondió con la misma moneda y acusó a Lecompte de haberle sido infiel en la época en que ella estaba secuestrada y añadió otro argumento: el presunto consumo de sustancias alucinógenas por parte de su marido”.

En la misma novela hay capítulos de un supuesto romance de Lecompte con una periodista mexicana y también una acusación de Betancourt de que el publicista asistía, en compañía de unos amigos, a una casa de masajes y servicios sexuales localizada en la zona rosa de Bogotá.

Es “un duro pulso” entre dos de los más reconocidos abogados de derecho de familia en Colombia: Gabriel Devis-Morales (abogado de Betancourt) y Helí Abel Torrado (abogado de Lecompte), quienes “libran una dura batalla legal para lograr que el juez 15 de Familia falle a favor de sus representados”, añade la publicación.

La clave

1Detonante. La publicación del libro de los tres estadounidenses, Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell, “Fuera de cautiverio”, espoleó a Lecompte. En el texto se relatan presuntas infidelidades de Betancourt con el político Luis Eladio Pérez y con Gonsalves.

2 Humillación. Después de todo esto, Juan Carlos sintió que había sido expuesto a una humillación pública, debido a la amplia difusión que tuvo esta información en todo el mundo.
_________________________

LA PRIMERA 11 de Julio de 2008

Sin FARC no hay Uribe’

(1) La ex rehén de las FARC toma distancia de las políticas del mandatario ecuatoriano. (2) Cuestiona el apoyo de la extrema derecha a Uribe.

La ex rehén de las FARC Ingrid Betancourt afirmó que "Colombia está aislada en la región" y acusó al presidente Álvaro Uribe de falta de "serenidad" en varios temas, incluido el escándalo de la "parapolítica". Los que siguen son extractos del diálogo que Betancourt, de 46 años, mantuvo con BBC Mundo en París.

Hay mucha gente que está sorprendida por sus declaraciones al ser liberada, sobre todo por sus elogios al presidente de Colombia, Álvaro Uribe. ¿En qué ha cambiado su visión de Colombia en estos seis años?

-Yo pienso que, primero, al César lo que es del César. A Uribe hay que reconocerle lo que ha hecho por Colombia.

Pero desde un punto de vista ya analítico, el problema sigue siendo el mismo en el sentido de que entre Uribe y yo hay una diferencia fundamental y es que Uribe concibe el problema colombiano como una crisis de violencia, de seguridad, y esa crisis de seguridad, esa violencia es la que produce un malestar social.

Yo pienso al revés. Yo pienso que porque hay un malestar social es que hay violencia.

Según las encuestas, usted es uno de los políticos de Colombia con mayor popularidad. ¿No es un estímulo para considerar su candidatura presidencial?

Es un estímulo para servir a la gente que uno necesita que esté ahí, hablando por ellos.

Me irrita un poquito que me pregunten la cuestión esta de la presidencia porque es como si yo saliera con ansias de conquistar la presidencia de la república.

Pero es natural en el sentido de que usted es política y la aspiración, el honor mayor para un político es ser presidente de su país...

Sí, de acuerdo. Pero yo soy una política diferente. Me parece que la presidencia está muy bien si uno puede ayudar, pero uno puede ayudar de otras maneras.

Yo pienso que desde el cautiverio se hicieron cosas muy importantes. Pienso, por ejemplo, que hoy en día los colombianos salen a marchar, dejaron la indiferencia.

Todo ese proceso creo que es parte de lo que nosotros desde el cautiverio ayudamos a impulsar. Simplemente con nuestro dolor.

¿Aceptaría un cargo en el gobierno de Uribe?

Sería un poquito limitante. Pienso que termina uno como poniéndose un bozal. A mí me gusta mucho mi independencia. No quiero decirle que no, porque uno nunca sabe.

¿Las FARC son un grupo "narcoterrorista", como define el gobierno?

Eso no lo dice el gobierno; lo dicen las acciones que hacen.

¿Hay que seguir atacando a las FARC como hace Uribe o hay que negociar con ellos?

La negociación hay que buscarla como prioridad, pero la presión militar hay que mantenerla. La presión militar es para hacerles entender que ésa es una utopía que nunca van a lograr.

¿Apoyó el bombardeo en Ecuador que mató a "Raúl Reyes"?

Sí. Si Colombia tiene la certeza de que las FARC están en otro país y en ese país no hay la posibilidad de que se cumpla con lo que se debe hacer -que es parar esa presencia ahí- pues creo que al final de cuentas sí.

Obviamente, lo ideal hubiera sido que se hubiera contado con el gobierno de Correa, que hubiera sido una operación conjunta, pero muchas veces lo que sucede es que no hay confianza entre los mandatarios.

¿Estuvo bien Uribe al cesar la mediación de Chávez cuando lo hizo diciendo que Chávez había pasado el límite?

No, yo creo que no. (También) lo que estuvo muy mal fue que Chávez se hubiera puesto a utilizar un vocabulario que después cerró la posibilidad de cualquier tipo de comunicación con Uribe. Pero yo creo que Uribe no debió suspender la mediación de Chávez porque estuvo a punto de coronar.

En ese sentido, ahí yo pienso que Uribe no pensó en la vida de los secuestrados.

¿Le parece que Colombia está aislada en la región?

Sí. Tiene, de pronto, a Alan García en el Perú, pero definitivamente sí.

Hay veces que Colombia va en contravía de los demás países de América Latina porque la situación es diferente a la de todos los demás.

El único país que todavía tiene guerrilla es Colombia y por eso es que estamos en la extrema derecha.

Quienes han hecho elegir a Uribe son las FARC. Si no hubiera FARC, no habría Uribe. Los colombianos votan por Uribe porque están hasta la coronilla de las FARC.

¿Cómo se define usted ideológicamente hoy?

Yo siempre seré de izquierda. Pero no es una izquierda tontarrona ni ingenua.

Es decir, yo creo que uno tiene que estar donde la gente sufre, donde uno puede hacer la diferencia.

A mí me parece, por ejemplo, que las FARC no son de izquierda. Me parece que son la extrema derecha de alguna izquierda de otro tiempo prehistórico. Pero de izquierda no son.

Escándalo de la ‘parapolítica’
Yo creo que la justicia ha hecho un trabajo extraordinario en una situación muy complicada porque tocar la "parapolítica" es tocar los cimientos del apoyo al presidente Uribe a nivel político. Eso no quiere decir que estemos diciendo que el presidente Uribe sea paramilitar. Pero el hecho es que sí hay una sensibilidad ideológica que hace que los que están a la derecha, y en particular en la extrema derecha, los paramilitares, le dieron el apoyo a Uribe.

Gerardo Lissardy
BBC Mundo, París
____________________
LA REPUBLICA 09 de Julio de 2008

‘‘Mi destino es la política’’
Confesiones de la ex rehén, Ingrid Betancourt. Las FARC, la paz, el secuestro y su futuro político. La ex candidata presidencial se refiere a estos días de libertad que vive junto a su familia. La entrevista es de Semana, revista de actualidad política de Colombia.

En paz. Afirma que seguirá en la política. Pero por ahora quiere estar con la familia. Siente que los suyos sufrieron mucho y debe estar al lado de ellos. (Foto: AP)


Aplausos. El presidente Álvaro Uribe reconoció la valentía de Ingrid Betancourt. La ex rehén ha pedido buscar la paz también en las opiniones. Pide dejar de lado las ofensas. (Foto: AP)


Epopeya. La búsqueda de la paz es una tarea que Ingrid pone en la agenda de todos los colombianos. (Foto: EFE)

En la selva Ingrid Betancourt hizo mil veces el ejercicio de imaginar cómo sería su regreso a la libertad y ahora, cuando llegó ese momento, siente que su mente fue parca y limitada porque la realidad que la ha recibido supera con creces ese sueño. No solo encuentra una familia crecida y ansiosa de quererla, sino también un país político que muchas veces se preguntó cuál sería su camino.
En diálogo con SEMANA, Ingrid asegura que su destino es la política, expresa con contundencia que solo si liberan a los secuestrados las Farc podrían ganar algún espacio en el país y, aunque no se compromete con su candidatura presidencial, muestra un indiscutible talante de líder, ahora muy espiritual, que sueña con cambiar el mundo, comenzando por su país.
–Semana: ¿Cree en Colombia?
–Ingrid Betancourt: Yo creo en una Colombia democrática. Una Colombia capitalista porque creo que es la forma como un país puede prosperar, pero también creo que no se puede demorar más la inversión social. Colombia necesita alcanzar la igualdad porque esta es la debilidad frente a las Farc.
–Semana: ¿Por dónde empezar a combatir esa debilidad?
–I.B. : Las Farc tienen un recurso humano, una mano de obra de unos jóvenes que buscan una salida. No son jóvenes indigentes, son jóvenes que tienen sueños y que quieren estar dentro del consumismo, que quieren echarse loción, que quieren tener un reloj. Si nosotros los colombianos solo les podemos brindar esto a través de la coca o de delinquir, pues así lo harán. ¿Cómo no darle a la juventud otra opción para que no sean raspachines? El 90 por ciento de los guerrilleros de las Farc son raspachines que se cansan porque es un trabajo muy pesado, y la plata no les alcanza. Y llegan a las Farc para tener ropa nueva, botas y comida asegurada. Que se van a hacer respetar, y tener cositas, una radio, una mechera. En las Farc encuentran una carrera, buscan estabilidad, y si no los matan, buscan una especie de pensión, porque las Farc les buscan una finquita, con un cocal, unas vacas para que sean administradas por ellos. ¿Vamos a dejar que eso sea así para siempre?
–Semana: ¿Cómo son las Farc que conoció?
–I.B. : Es una organización militar con un leve barniz político y un trasfondo de narcotráfico absoluto y de dinero fácil. Con una estructura piramidal en la que los jefes tienen prebendas. Donde ser jefe significa tener computador, GPS, celular, es decir, juguetes. Incluso la posibilidad de tener a las niñas más bonitas, que siempre quieren estar con los jefes. Mire, durante todos estos años, yo habría podido ser conquistada por las Farc porque yo comparto la idea de la justicia social y bueno, yo habría podido decir: "Esta es una oportunidad para Colombia".
Pero no es esto lo que los mueve, solo tienen un pequeño barniz ideológico en ese tipo de actuación. Y creo que si las Farc sienten que por las armas pueden tomar el poder, van a seguir.
–Semana: ¿Y lo creen aún?
– I.B. : Esa es la pregunta. Han recibido golpes muy fuertes, como este rescate. Definitivamente es necesario mantener la presión militar, pero es muy importante ver lo que representan los gobiernos de Hugo Chávez o Rafael Correa, ellos son la ejemplificación de que se puede llegar al poder desde la izquierda sin las armas.
–Semana: ¿Ve un espacio para las Farc en la política colombiana?
–I.B. : Eso va a ser muy difícil. No tienen líderes carismáticos, no tienen propuestas concretas, no hay nada de revolucionario en sus planteamientos; por el contrario, son bastante retrógrados. Puede haber algo que seduzca a uno que otro, pero su cinismo no les permite conquistar el corazón de los colombianos. La vía política es difícil, pero hay que encontrar una fórmula.
–Semana: ¿Con estas liberaciones, Francia, Estados Unidos y otros países europeos seguirán ayudando?
– I.B. : El mundo tiene otra imagen ahora sobre Colombia con estos secuestros. Y este es un compromiso global, y lo que pasa aquí tiene consecuencias afuera. Nosotros podemos actuar para liberar a los secuestrados.
–Semana: ¿Será candidata presidencial?
– I.B. : No tengo respuesta, yo lo he estado pensando desde ayer porque me lo preguntan muchas veces. He llegado a la conclusión de que probablemente sí llegue a la política porque parece que es mi destino, pero no voy a hablar de eso. Yo estoy pensando en la grandeza y la generosidad de mis hijos y de mi familia y esa por ahora será mi prioridad.
–Semana: Luis Eladio Pérez contó sobre sus planes de gobierno, sobre una estrategia política que imaginaron seguir a la salida de su cautiverio...
–I.B. : Yo quiero por ahora trabajar con Luis Eladio en encontrar fórmulas para liberar a los secuestrados. Él ha hecho esfuerzos por hacer propuestas y yo quiero unirme a ese esfuerzo.
–Semana: ¿El presidente Uribe ha dicho que la única cuenta de cobro que quiere pasar es a las Farc para que hagan la paz? ¿ Hay chance?
– I.B. : Partamos de la base supuesta de que Uribe quiere hacer la paz: en primer lugar, creo que, como lo dijo Chávez, la lucha es obsoleta. Segundo, hay una coyuntura y con este operativo es claro que a las Farc se les acaba el tiempo. Las Farc deben tomar una decisión, este no es un golpe de sangre. La operatividad de las Farc está golpeada. Tenemos que salir de los secuestrados y tienen que acabar con esto sin demoras para ganar un poco de credibilidad. Y aquí quiero decir una cosa: los colombianos debemos cambiar de vocabulario. Porque las ofensas y los insultos nos alejan, pero es posible hacer acercamientos para la paz desde lo verbal. Es una manera de visualizar una forma de pactar una negociación de paz. Se debe contar con ese instrumento que es la palabra, el vocabulario: o se acercan a dialogar o se les derrota con grandeza.
–Semana: Cuando habla de cambiar el vocabulario, ¿se refiere a cambiar los términos que utilizan tanto las Farc como el uribismo frente al conflicto?
–I.B. : Es que hacia eso vamos. Los procesos van madurando y cambiar de estilo no significa cambiar de política. Los dados están echados y las Farc lo saben, su política es un fracaso, internacionalmente están por el suelo, van a tener que aceptar empezar a hablar o van a tener una derrota humillante.
–Semana: Lo que está viendo en sus hijos, en el país, ¿es como se lo imaginaba?
–I.B. : La realidad es mejor que el sueño. Uno no quiere allá hacerse ilusiones de nada, y de pronto llega y se encuentra con una realidad más luminosa. ¿Mis hijos? Bueno, son demasiado, siento que no soy digna de ellos. Que no tuve nada que ver en su formación, en su crecimiento. Que lo hicieron solos. La sensación más fuerte de la libertad es que ahora puedo tomar decisiones con ellos, sobre qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo.
–Semana: ¿Cómo han reaccionado sus sentidos al cambio de ambiente, de colores, sonidos, olores?
–I.B. :Me dolió mucho la piel cuando me bañé con agua caliente, llevaba más de seis años bañándome con agua fría. Sentí irritación en la piel, pero poco a poco me relajé y me gocé la ducha. Preferí ducharme, a dormir. No he querido dormir. Ayer tomé un poco de vino y el paladar parecía virgen, como si nunca lo hubiera tomado, y fue raro. También los perfumes me han impresionado, hace tanto no olía un perfume, que siento un poco de irritación en la garganta. Hay un olor que me produce pánico y que no quiero volver a oler nunca y era el que se levantaba de la tierra cuando debíamos armar un nuevo cambuche, ese olor me produce dolor.
–Semana: ¿Es distinta la Ingrid que se fue de la que regresa?
– I.B. : Hay dolores que uno no busca pero que son necesarios. Así como se hacen entrenamientos físicos para tener fuerza en los músculos, se puede hacer un entrenamiento espiritual. Y yo lo he tenido. Las reflexiones espirituales, creer en Dios, llevan a que uno aprenda a ser un mejor ser humano. La inmensa humillación y el sufrimiento como que pule el alma. Entonces uno agradece lo que se siente ahora.
–Semana: ¿Qué idea tiene del Polo Democrático?
–I.B. : Creo que está en construcción y es la esperanza para muchos en Colombia. Pero veo que hay un riesgo de no jugársela. En Colombia tenemos que tener posiciones sin grises. Y en el Polo hay dificultad en sus planteamientos ante las Farc como una opción política. No hay contundencia y es necesario que la haya.
–Semana: Usted es un personaje mundial. ¿Cuál cree que será la importancia de su mensaje?
–I.B. : No depende del mundo sino de nosotros, de cómo se conozca lo que estamos viviendo acá. Pero podemos entre todos empezar otra epopeya, la de alcanzar la paz.
_____________________________
LA REPUBLICA 11 de Julio de 2008

Clara Rojas: “Ingrid tiene algo de teatro”
También desmintió al ex senador Luis Eladio Pérez.
EFE. Agencia

La ex rehén Clara Rojas, secuestrada por la FARC junto con Ingrid Betancourt, lamentó que se hayan tejido historias falsas en su relación con la ex candidata presidencial, y que esta y el otro ex rehén de las FARC lancen ahora historias para enlodar su nombre.

Rojas aludió a algunas declaraciones y entrevistas que han concedido Betancourt y el ex senador Luis Eladio Pérez, y de la salida de Colombia del ex senador esta semana por amenazas contra su vida.
El viaje de Pérez fuera del país es "un poco traído de los cabellos", consideró Rojas, quien mencionó también un reportaje al ex senador en el que dijo que había lavado pañales al hijo de la ex candidata a la Vicepresidencia.

También se refirió a una respuesta de Betancourt a un canal de televisión, desde París, según la cual habría salvado la vida a Emmanuel, su hijo, que nació en cautiverio. "No sé de dónde saca eso, pero Ingrid tiene algo de teatro se lo digo muy respetuosamente", señaló Clara Rojas con tono de malestar.

Explicó que "el nivel de cercanías, tanto de Luis Eladio (Pérez) como de Ingrid con Emmanuel era cero" y añadió que "ellos estaban en la zona de fumadores y yo en la de no fumadores y no teníamos nada que ver. Lo que dice Ingrid no sé a qué se refiere", resaltó.

La realidad, puntualizó, "es que desde el momento en que supe que estaba embarazada hasta el momento del nacimiento ellos estuvieron muy alejados, hasta cuando nos separaron".
"Pienso que lo que pasó, pasó, y lo que ellos están diciendo es falso de toda falsedad. Me duele en el alma porque no tengo nada contra ellos", dijo hoy Rojas.

EL DATO
¿Solidarios? Indicó que "casi pierdo la vida, casi la pierde mi hijo, y de manera que lo que están armando ahora es un poco lo que no hicieron por mí en el cautiverio. Ellos han debido ser solidarios y no lo hicieron". Puntualizó que no los quiere "agraviar en ningún sentido" y que lo que desea es "vivir tranquila" y "que me dejen la vida tranquila". Betancourt y Rojas fueron secuestradas el 23 de febrero de 2002.
___________________________
LA RAZON 11 de Julio de 2008

Las voces del secuestro
Pilar Rahola

En una de sus magníficas crónicas desde Bogotá, el periodista Joaquim Ibarz recogía las declaraciones de un ex guerrillero y hoy analista venezolano, Américo Martín, que decía: “El fortalecimiento de Uribe y el rescate brillante de Ingrid significa una derrota clara para los planes de Chávez de exportar su fantasmagórica revolución”. Con matices diversos, esta reflexión es el eje central de los análisis que se están haciendo desde el continente americano, y que subrayan, como si fuera una competición, quienes han ganado y quienes han perdido con la liberación de Ingrid Betancourt.

Sin duda, la espectacular liberación de la secuestrada más simbólica de las FARC ha subido la popularidad del presidente Uribe tanto como ha dejado por los suelos todos aquellos que apostaron por la ambigüedad o, directamente, por el apoyo al grupo guerrillero. Desde la perspectiva geopolítica, pues, Ingrid Betancourt ha dado enteros a Uribe, que ha mantenido posiciones de notable inteligencia estratégica, y que ha tenido un éxito histórico, sólo comparable al que tuvo Alberto Fujimori con Sendero Luminoso, antes de convertirse en un déspota.

También ha dado enteros a Nicolas Sarkozy, en sus horas más bajas. Sin duda, para la Francia que vio llorar a la familia de Betancourt, que escuchó la bella carta que le envió su hijo, y que adora ser el centro del mundo, la llegada de Ingrid a París ha sido un acontecimiento exultante, que retorna algo de la maltrecha autoestima francesa.

Y, con toda discreción, algo del éxito popular también ha llegado a los servicios secretos israelíes y a la inteligencia norteamericana, ambos notoriamente implicados en la operación de rescate, según leo en la prensa del continente. Estos son los grandes vencedores, conjuntamente con los secuestrados, sus familias y el propio pueblo colombiano, que está celebrando masivamente la liberación.

¿Quiénes son los perdedores, más allá de las FARC, que obviamente han sufrido un golpe casi mortal? Sin duda, el triángulo de las Bermudas del bolivarismo y que tiene en Chávez y Correa a sus dos extravagantes líderes. Las piruetas que está haciendo Chávez estos días, olvidándose de las barbaridades que ha dicho sobre Uribe, y enviándole abrazos virtuales, sólo son comparables al espantajo cubano de Fidel, que ahora dice que las FARC son buenas, pero tener secuestrados, no tanto. Bonito espectáculo, de manual del buen demagogo, el de estos dos dinosaurios en sus horas bajas.

Pero merece una especial atención, en el club de los derrotados, el papel de Rafael Correa, el presidente de Ecuador, cuya implicación con las FARC quedó visiblemente al descubierto con la información que contenía el ordenador de Raúl Reyes, y que la Interpol ratificó. Las declaraciones que ha hecho Correa, después de la liberación de Betancourt, me han parecido lo más pornográfico de todo lo dicho estos días, a excepción de un comentarista de la televisión venezolana –que escuché por Univisión– que tachó a Ingrid Betancourt de “lacaya de Uribe” porque había agradecido al presidente su liberación. Es decir, la pobre Ingrid era culpable de haberse dejado liberar. Pero en el espectáculo de la demagogia y la falta de humanidad, Correa ha brillado con luz propia, probablemente acorralado con las evidencias de sus implicaciones con las FARC. Lo único que le ha preocupado al presidente, en la liberación, han sido “los fallos” que ha tenido la guerrilla, y que dan publicidad a Uribe. ¡Pobre Ecuador, en tales manos!

No quisiera acabar sin recoger el testigo que Radio Caracol lanza desde Las voces del secuestro, fundado por el ex secuestrado Herbín Hoyos Medina. Quedan 700 personas secuestradas, extorsionadas como pura mercancía. Las FARC están agonizando, pero aún son una maquinaria de sufrimiento, tortura y muerte. En la liberación de Ingrid Betancourt, el mejor homenaje, pues, es recordar a los cientos de Ingrids que aún quedan. Tomado de PilarRahola.com

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu