martes, 23 de junio de 2009

POLEMICA POR ANIVERSARIO DE INFORME FINAL DE LA CVR

PERU 21 AGOSTO 28, 2009

Polémica por aniversario de informe final de la CVR

Nacionalismo defendió cifras recogidas en informe final de la Comisión de la Verdad. Moyano y Giampietri sostuvieron que este documento está lleno de “muertos virtuales”.

El informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) cumple hoy seis años de presentado y, a pesar del tiempo transcurrido, sus conclusiones –sobre las responsabilidades por las muertes ocurridas durante los años de la violencia terrorista– todavía polarizan a la opinión pública.

Prueba de ello fue la polémica desatada en el Pleno del Congreso luego de que la legisladora Juana Huancahuari (PNP) recordara este aniversario y protestara por la actitud del gobernador de Ayacucho, Eduardo Morales, quien se negó a entregar el pabellón nacional a los deudos de las víctimas de la comunidad de Putis en una ceremonia realizada ayer.

Huancahuari, quien precisó que el informe de la CVR sostiene que los años de guerra contra el terrorismo dejaron 69 mil muertos, recibió la réplica furibunda de las fujimoristas Martha Moyano y Luisa María Cuculiza. Ambas negaron la cifra de muertos que consigna la CVR y afirmaron que esta institución siempre tuvo un sesgo contrario a los intereses de las Fuerzas Armadas y la Policía.

“Yo no puedo saludar ese informe lleno de mentiras, lleno de muertos virtuales, que lo único que hizo fue dividir el país. No se de qué reconciliación hablan”, exclamó Moyano.

El vicepresidente Luis Giampietri se sumó a la posición de Moyano y aseguró que las conclusiones de la CVR fueron preparadas por instituciones internacionales que solo consiguieron “armar un circo”.

Finalmente, Luisa María Cuculiza le exigió a Huancahuari que, en lugar de recordar a la CVR, les dé las gracias a la Policía Nacional y al Ejército por “traer la paz al país”.

PUTIS EN EL PLENO. Ante el arrebato de sus colegas, Huancahuari los invitó a integrarse al trabajo del Consejo de Reparaciones para las víctimas de la época violentista, con la finalidad de que conozcan las secuelas de los años del terrorismo. Claro que desde el nacionalismo también hubo respuestas destempladas, como la del parlamentario Víctor Mayorga, quien –a voz en cuello– afirmó que los responsables de la matanza de Putis fueron militares.

Más llamativo, sin embargo, fue el respaldo del congresista Guido Lombardi (UN) a la posición de Huancahuari, al manifestar que nadie puede negar que lo de Putis “fue un terrible exceso cometido por algunos militares que no menoscaba la imagen de todas las Fuerzas Armadas”. Lombardi, sin querer, le puso punto final a un debate que no estaba en la agenda legislativa y que, al final, no contribuyó a acercar posiciones.

SABÍA QUE...

En los últimos dos años, el Gobierno destinó 87 millones 400 mil soles a favor de las comunidades afectadas por la violencia terrorista.

El secretario ejecutivo de la comisión de alto nivel que ve este tema, Jesús Aliaga, afirmó que estos fondos han beneficiado a 475 mil 848 personas.
_____________________
LA PRIMERA 08 07 09

Caviares en su salsa

La caviarada de la Católica rinde un homenaje a Fernando de Trazegnies, el fujimorista desvergonzado que fue lavavajillas, mayordomo y, en sus ratos libres, dizque canciller de la Manchuria andina que era el Perú de Fujimori.

Me encantan los caviares. Me fascina su hipocresía, sus idas a la embajada de los Estados Unidos cada 4 de julio (a ver qué ayuda pescan, a quiénes saludan, ante quiénes se lucen), su banquete de palabras vacías, sus ocurrencias suicidas (como esa de inventar, a través de un cálculo aleatorio, el número de víctimas del fascismo en la época del contraterror), sus tarjetas de platino, sus discursos de tungsteno.

Pero lo que más me gusta de los caviares, más allá de algunas de sus mujeres y muchas de sus corbatas Oscar de la Renta, son sus homenajes.

Ellos sí que saben apapacharse, cubrirse de auxilios mutuos. Y, en ese aspecto, la Católica es antro consumado de homenajes a gente que no vale la pena, a farsantes que pretenden olvidar y a abogados a tanto la hora que quieren pasar por académicos del derecho.

Esto de Fernando de Trazegnies, con libro y todo, es patético.

¿A quién le rinde tributo la Católica?

¿Al Trazegnies que ahora se dice apolítico y casi neutral o al sirviente del fujimorismo que en diciembre de 1998 decía, a voz en cuello, que los derechos humanos eran “un producto del Occidente liberal” y que, por tanto, no podían imponerse a todas las culturas?

En el blog “Desde el tercer piso” se acaba de recordar algunas de sus intervenciones más rastreras:

-En junio del 2000 le decía a “La Prensa”, de Managua, que el tercer fujimorismo iba a ser “un salto hacia adelante en el fortalecimiento de las instituciones democráticas”.

-El 11 de noviembre del 2000 declaraba ante “El País”, de Madrid, que Fujimori lideraba “una transición seria, ordenada y transparente, porque si él dejara de serlo Perú podría convertirse en un caos”. Ocho días después, como lo recuerda el citado blog, Fujimori pasaba de Brunei a Tokio, desde donde enviaba, por fax, su “viril” renuncia a la presidencia de la República.

-En esa misma entrevista a “El País”, De Trazegnies se refirió así al ladrón y asesino serial que decía ser asesor presidencial y solía llamarse Vladimiro Montesinos Torres: “Montesinos ayudó mucho en la lucha contra el terrorismo, que tuvo sus excesos y errores pero que no supuso una violación de derechos...”

O sea que Martha Chávez era Evita y De Trazegnies Adán en el paraíso taboádico del fujimorismo. Y a este señor, que merecería ser entrevistado por el falso marqués Valero de Palma, es a quien la Católica, esa cuna del humanismo liberal, va a subir al podio de los ciudadanos ejemplares. Como si en la trayectoria de un catedrático y de un intelectual no pesaran sus miserias morales. Como si fuera lo mismo ser un Chocano leguiista que un Vallejo en París con aguacero. Como si la biografía de De Trazegnies se hubiese grabado sobre teflón.

Por eso es que los caviares son humoristas involuntarios de tanto éxito.
-------------------------------------------------------------------
Posdata: qué prensa tan aldeana la que tenemos. “El Comercio”, nuestro diario de exportación, no trajo ayer ni una sola línea (repito: ni una sola) sobre la muerte de Robert McNamara. “Correo” le dedicó una piltrafa interior, pero cumplió con dar la noticia. El único que dedicó un espacio razonable a tamaña desaparición fue “La República”. Todos los demás –qué pena: todos- siguieron ofreciendo el menú con hándicap de cada día. “Leches aguadas, cajamarcas crueles...”, que decía Juan Gonzalo Rose. Pobre prensa peruana. Terminará como parte de comisaría o panfleto ideológico. O monólogo interior de Magaly Medina.
César Hildebrandt
Columnista
___________________________

EXPRESO JUNIO 24, 2009

CVR ocultó informe sobre número real de muertos para inflarlo a más de 60 mil
Estudio de Manrique Valier fue realizado a pedido de la propia Comisión de la Verdad.

Unos 19 mil muertos en total y tres mil desaparecidos fue el resultado del “Informe de consultoría para la elaboración de una base de datos de víctimas de la violencia política” efectuado por Daniel Manrique Valier y que fue solicitado por la propia Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), la cual decidió ocultarlo e inflar la cifra a más de 60 mil a pesar de existir este registro que contiene el nombre de las víctimas y hasta de sus familiares.

Así lo denunció el presidente de la Comisión de Defensa, Édgar Núñez, quien indicó que enviará la documentación completa a la Fiscalía para facilitar la investigación hecha en contra de la CVR, pues puede existir una serie de delitos de por medio.

–¿De que se trata la denuncia?
Daniel Valier hizo un trabajo de consultoría privada del 23 de mayo al 30 de junio de 2005, como trabajo exclusivo para la CVR, en el que concluye que el total del número de muertos es de 18,397 y 3,327 desaparecidos, lo cual no supera más de 24 mil personas. El informe es detallado porque existe el DNI, fecha y lugar de nacimiento de cada uno, estado civil y hasta nombres de los padres.

–¿Esa cifra se asemeja a la que han dado otras instituciones?

El sector Defensa habla de 19 mil muertos y desaparecidos, el Ministerio del Interior de 17 mil, el Programa de Apoyo al Repoblamiento (PAR) también tiene una cifra similar en tanto que el Ministerio Público se refirió a 17 mil víctimas, nunca llegaron a los 69,280 muertos y desaparecidos de la CVR. No sé qué razones ha tenido la CVR para no publicar este informe que está detallado y preferir presentar un listado sin explicación científica.

–¿Qué hará con esta información?
Esto es una evidencia concreta que se le hará llegar a la Fiscalía de la Nación para que continúe con las investigaciones. Ojalá que en su momento puedan convocar los resultados de las otras instituciones del Estado y citar a los miembros de la CVR para que expliquen cómo hicieron su trabajo.

–¿Qué significa la aparición de este registro?

Es una forma de revelar una cifra aproximada de muertos y desaparecidos; lo anterior es la única cifra que dio la CVR que fue inventada en base algunas ecuaciones matemáticas de ideología muy extrema de una persona pegada a la izquierda con la finalidad de demandar eternamente al Estado las reparaciones individuales. Lo que más le interesaba a esa comisión y a esa coordinadora de ONGs es sacarle por mucho tiempo toda la cantidad de dinero que pudieran al Estado.

–Pero el Consejo de Reparaciones individuales está manejando la cifra de más de 60 mil muertos…
No me parece serio, la cifra no debe ser superior de 24 mil muertos y desaparecidos, de lo contrario será una pesada carga para el Estado a consecuencia de caviares que viven del escándalo y de acusar al Estado de violador sistemático de derechos humanos.

–¿Se pueden demostrar delitos?

Se puede establecer si la CVR hizo un trabajo serio o si ha sido como lo ha declarado Javier Ciurlizza, es decir, que ellos habían hecho una especie de coordinadora de ONGs supuestamente defensoras de los derechos humanos que habían diseñado cómo deberían ser las conclusiones de esta comisión, y cómo debían sacarle provecho en temas de reparaciones a favor de las victimas, pero quienes cobran comisiones de asesorías son las ONG. Allí se podría determinar que hubo intención dolosa para actuar y hay una serie de delitos.

Informe puede anularse
–¿El informe de la CVR podría anularse?
Ese informe no tiene fundamento documental, es decir debió mostrar el nombre de cada una de las más de 60 mil victimas, como este trabajo (de Valier) en el que habla de todos los detalles, los que están comprobados.
_________________________
EXPRESO domingo 31 de mayo de 2009

Columna: PLANTEAMIENTOS Página 6

Comisión de la Verdad “infló” cifras de víctimas

Escribe: ALFREDO PALACIOS DONGO
www.planteamientosperu.com

El pasado día 20 la Comisión de Defensa del Congreso nombró un subgrupo de trabajo que investigará la credibilidad de las cifras de víctimas ocurridas durante la guerra terrorista de Sendero Luminoso (SL) contra el Estado peruano entre los años 1980 y 2000, presentadas el 28 de agosto de 2003 por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) en su Informe Final.

Dicho informe, que identifica los delincuentes terroristas como miembros del “Partido Comunista Peruano-SL (PCP-SL)", y guerra terrorista como “conflicto armado interno peruano”, concluye que el número de muertos y desaparecidos se estima en 69,280, con un intervalo de confianza al 95% y límites de entre 61,007 y 77,552. Sin embargo, estas cifras difieren totalmente con las de los Ministerios de Defensa e Interior, del programa Repoblamiento y del grupo de trabajo del Senado, cuyas cantidades oscilan entre 22,000 y 25,000 víctimas.

Para llegar a esa impresionante cifra “inflada” de 69,280 víctimas, la CVR contrató al norteamericano Patrick Ball, quien aplicó la metodología de Estimación de Múltiples Sistemas (EMS), originalmente usada para cálculos de población de animales silvestres y posteriormente adaptada para estimaciones de poblaciones de personas utilizando listas incompletas recolectadas en forma separada y superponiéndolas para incluir personas no contabilizadas, pero empleando muchos supuestos que influyen sobre los resultados totales.

A pesar que la CVR solo identificó plenamente a 18,397 víctimas, las “infló hasta 69,280, aumentando proporcionalmente las cantidades atribuibles a las FF AA con el claro propósito de desprestigiarlas. El informe considera de manera inverosímil que el “PCP-SL” causó menos víctimas (46%), comparadas con el 54% causado entre los “Agentes del Estado” (30%) y “Otros Agentes” (24%). En relación a los desaparecidos, la tendenciosidad de la estimación es evidente ya que no identifica a todos los presuntos desaparecidos y no examina cuántos se desplazaron huyendo por venganzas o represalias.

En setiembre de 2005, Hugo Ñopo, Doctor Ph.D., estadístico e investigador económico peruano del BID, precisó que era irresponsable lanzar un modelo con muchos supuestos y emitir una cifra sin mostrar las identidades de las víctimas, lo cual demuestra que no hubo rigor estadístico ni matemático.

Increíblemente, dos meses antes de la presentación en el Perú del Informe Final de la CVR, su ex presidente, Salomón Lerner, el 17 de junio de 2003 en una conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York –acompañado de Sofía Macher e Iván Degregori–, adelantó información y se contradijo sobre las cifras de víctimas del Informe Final (69,280 con límites de 61,007 y 77,552) al manifestar que existía un umbral mínimo de 40,000 y podrían ser más de 60,000, aseverando además que “el número exacto jamás podríamos saberlo por las muchísimas variables que no dominamos, por la falta de testimonios y la existencia de muchas fosas clandestinas”. Asimismo, en dicha conferencia Degregori manifestó que la mayoría de desaparecidos correspondían a las fuerzas del orden porque “Sendero no tenía intención de ocultar cadáveres”.

En este contexto, el subgrupo de trabajo nombrado en el Congreso debería proponer la oficialización de 18,397 victimas sobre la base de aquellas plenamente identificadas con nombres y apellidos, para desmentir las “infladas” e inconsistentes cifras de la CVR y adecuarnos así a la realidad histórica.
_______________________

De: Jairo Doidao
Para: Jairo Doidao
Asunto: La Merino, Belmont y la Comisión de la Verdad
Fecha: Viernes, 29 de Agosto de 2003 09:38 a.m.

Sr. Director:

Estamos seguros que la buena disposición y las ganas
de servir a su país le hicieron tragar amargo a doña
Beatriz Merino, luego de que fuera tratada como
cualquier subordinado por el mismísimo Toledo, con la
novela del Hermanón y aprendiz de broadcoaster
Belmont, más conocido y recordado como el estafador de
las acciones de RBC Canal. Y es que este problema
-como muchos otros de menor cuantía- se le fue de las
manos al Ejecutivo.

El Mandatario no debió inmiscuirse
en este temita impropio para un estadista de su nivel,
sino dejarlo que con la autoridad que tiene nuestra
Primera Ministra ponga orden en ese gallinero y olla
de grillos llamado Canal del Estado. Lo sucedido con
Belmont, quien regresará muy campante en unos días a
dirigir su programete es un desplante de primera a
nuestro Premier, quien si no ha renunciado todavía es
porque tiene ancha cintura para fajarse como los
buenos por el Perú.

Lo que pasa es que el amiguismo de nuestro INCApaz
Presidente pudo más y tuvo que meterse bajo la mesa,
vía Fernando Olivera, para chocar con la robusta
Premier y hacer tambalear una vez más nuestra
cuasiestabilidad democrática y, por ende, nuestra
gobernabilidad.

Lo hemos dicho hasta el cansancio en reiteradas
oportunidades, Toledo debe desprenderse de algunos de
sus ayayeros que le están haciendo meter las cuatro
patas. Empezando por su Embajador Español...sic...perdón por su Embajador peruano en
España, MonoconMetralleta Olivera, quien es un caso
aparte, pues gana US$ 60 mil mensuales con el cargucho
que tiene y pasa 10 días en nuestro país. Sabía usted
que desde que asumió el cargo de embajador en España
(noviembre del 2002) Y Olé!!, ha venido al Perú 18
veces, supuestamente invitado por el Ejecutivo y se ha
quedado un promedio de diez días por viaje? Entonces
la pregunta del Millón de Dólares es:

Qué Michigan hace en los 18 días restantes en Madrid (dos días de
viaje, uno de ida y otro de vuelta) para ganar tantos
verdes? "Vaya Uchted a chaber mi chaval". De lo único
que estamos seguros, en este caso, es que cada vez que
Olivera pisa suelo peruano se desata una crisis en el
gabinete. No será que el hombre del maletín es más
salado que calzoncillo de pescador o habrá venido a
ver el acercamiento de Marte a la Tierra? PLOP!

Otra de las cosas que debería hacer nuestro amadísimo
Mandatario es acabar de una vez por todas con el
divisionismo existente al interior de su gabinete. Ya
lo habían manifestado algunos analistas políticos que
a la Merino se le iba a hacer muy difícil entablar una
relación fluida con los Chicheños engreídos del
gabinete, caso el lobbista de primera, el niño Ráulito
Diez Canseco y el bunker Carlos Bruce, quienes
conjuntamente con Chapavión Reategui y bufalo Pacheco,
se afirma, se arguye, se especula, despachan
directamente con el Presidente haciendo una especie de
minigabinete en la sombra.

Lo único que sabemos es que
si Toledo deja escapar esta grandiosa oportunidad de
mejorar su gobierno con el aporte de Beatriz Merino y
la cansa con sus estupideces y nuestra Gorda Bella se
nos va, pues agarranse Catalina, pues este gobierno
estará al filo del precipio, jugándose los últimos
segundos del alargue, en caída libre, camino a la
picada. ¡El último en irse que apague la luz!. Vieron
el beso de Judas que le dio a nuestra engreida Premier
el Cholo de Cabana hace unos días, y por la noche le
quitó su respaldo dandole una manito al Hermanón
Belmont? "Qué tal ostra por mi Mare".

Por último, el tema que nos tuvo en ascuas por varios
meses fue el de la Comisión de la Verdad y la
Reconciliación, que presentó su mamotreto de no se
cuántos tomos en Palacio y en el Congreso, con
quebradera de voz incluida y algunas lagrimitas de
cocodrilo "para matizar la noche".

Un voluminoso
documento, mismo Libro Bruño de antaño, que ha tenido
un costo escandaloso de US$ 13 millones, en casi dos
años -dicen- de trabajo, con unos sueldos
astronómicos, propios de Marte y no de la Tierra, han
convertido a esta sarta de rojos catedráticos en el
hazmerreir de los peruanos de a pie que tenemos un
poquito más de dos dedos de frente.

El simple hecho de
no llamar las cosas como son, es decir llamar
Terroristas a los senderistas y a los tupacamarus y
siquiera hacer referencia a nuestras Fuerzas Armadas
que las pintó como los malos de la película en esta
barbarie social de los últimos años, deja mucho que
desear del papel que han cumplido estos burócratas
intelectuales, que se han llenado los bolsillos
haciendo letra "scrip".

Acaso Usted amigo lector no
recuerda ahora la famosa comisión encargada de
investigar la matanza de nuestros hermanos periodistas
de Uchuraccay, comandadas por el novelista del pisco
Mario Vargas Llosa? Acaso llegó a algo...demostró
algo...averiguó algo...no fue un bluff más en nuestra
historia de comisiones investigadoras? Todo es una
gran pendejada porque lamentablemente nuestro pueblo
olvida rápido.

Para no dejarlo amigo lector con la miel en los labios
ahi le lanzó una nueva interrogante, a ver si la
digiere en los próximos días:

Con las disculpas anticipadas por el verbo toledino,
tanto se le jodió al Padrecito Martín Sanchez,
acusándosele de malversador de fondos, violador de
menores, rata inmunda, verguenza de la Iglesia,
aprendiz de Padre Amaro y cuanta cojudez se le ocurrió
a los denunciantes del momento (Cipriani a la cabeza),
para que luego de 120 días de investigaciones y con
las pericias respectivas por parte de la Policía
Nacional y Judicial se haya llegado a la conclusión de
que no hubo delito alguno.

Jugarreta de la Iglesia
Católica para bajarse a un potencial líder de masas
que estaba apagando la imagen del vende peruanos
Cipriani? No cabe la menor duda. Lo dijimos en su
momento y lo volvemos a repetir: Cipriani y cuanto
comechado hay representando al Hacedor son un mal
necesario...para los que creen.

Así y todo nuestro espectacular y maravilloso país
sigue arrastrándose, sigue avanzando, sus estadísticas
aunque Usted no lo crea siguen creciendo, sus
habitantes siguen respirando y por ahi les sale una
sonrisa con un rictus a lo "Fugitivo" de medio lado. Y
es que nuestro Perú es el País de las Maravillas. Aquí
Alicia (la del cuento) hubiese salido embarazada por
una carta de naipe. Salud! y traiganse dos más con un
cachito!! HIP! Sorry....

Jairo da Silveira Doidao
CEP 41940-000
Salvador de Bahia
Brasil
___________________________________
EXPRESO 12 de septiembre de 2008

Tribuna libre
Perplejidad de los DD HH en el informe de la CVR
Otoniel Paul Ochoa Roca

Catedrático de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga
El informe de la CVR es el documento de referencia de algunos políticos e intelectuales radicales de izquierda. Alguna conclusión del informe se ha convertido en el eslogan habitual de los supuestos “protectores” de los derechos humanos (DD HH) y no tienen nada mejor a donde acudir, cada vez que de modo irascible insultan a la Iglesia Católica y a sus representantes.

Es importante recordar que casi la totalidad de los ex miembros de la CVR, antes de realizar su trabajo, tenían serios prejuicios respecto de la posición y defensa de los DD HH que hizo la Iglesia en Ayacucho durante los años de violencia.

Algunos que nunca se cansan de menospreciar y atacar a la Iglesia, cuentan con nuestra amnesia histórica. Cabe señalar que cuando Sendero Luminoso inició la violencia, encontró a un gobierno débil y desprevenido. Tanto el presidente Belaunde como el presidente García no supieron abordar el problema. Pero también se debe tener en cuenta la grave responsabilidad de aquellos políticos de la izquierda comunista que simpatizaron con el terror, acusando al Estado de ser el principal violador de los DD HH. ¿En un clima de violencia, propiciada por fanáticos terroristas, alguien con sentido común podía sostener que el Estado violaba sistemáticamente los DD HH? Es verdad que algunos malos elementos del Ejército, en forma aislada, cometieron abusos y por ello deben ser juzgados sin ningún apasionamiento.

Por otro lado, el sistema judicial había colapsado por el miedo difundido por los terroristas. Teniendo en cuenta esta situación, ¿alguien tuvo el coraje y la valentía de enfrentar directamente al terrorismo y a sus defensores encubiertos en las ONG políticas? Nadie. Igualmente, no podemos ocultar el nefasto poder oscuro de Vladimiro Montesinos para actuar al margen del estado de derecho y la ley. Es verdad que recurrió a métodos extrajudiciales para contener al terrorismo.

El informe de la CVR no deja de ser un documento importante en lo que se refiere a datos numéricos y estadísticos, pero no más. A mi juicio, las valoraciones respecto a la importante labor que cumplió la iglesia ayacuchana en aquellos años está lejos de la verdad, porque tiene mucha dosis de odio personal. El entonces obispo auxiliar Juan Luis Cipriani fue el primero que valientemente condenó la escalada de violencia. Esto, seguramente, los políticos e ideólogos marxistas nunca se lo van a perdonar.

A la CVR, le hubiera bastado revisar los más importantes diarios y medios de comunicación local de aquella época. Por ejemplo, se recuerda un titular recogido en un diario ayacuchano, publicado a mediados de 1988, en pleno apogeo del terrorismo, que consignaba las palabras del obispo Cipriani: “Me aúno al dolor de mis hermanos ayacuchanos”, obviamente se refería a aquellos que estábamos sufriendo la crueldad de la violencia. La CVR nunca se ha preguntado ¿cuándo es que realmente empieza a cambiar la actitud del Ejército en la lucha contra el terrorismo? ¿Cuándo los campesinos y los ronderos son valorados en su real dimensión en su lucha para vencer al terrorismo?

La poderosa respuesta la encontramos en la acción espiritual y social que la Iglesia llevó adelante para defender los DD HH de los campesinos. Fue cuando alguien con suficiente autoridad moral y valentía tuvo que enfrentar a todos aquellos que asesinaban y abusaban. Aún queda en la memoria de algunos, el hecho de que el propio obispo auxiliar, en plena noche violenta, tuvo que acudir a la comisaría para pedir que liberen a uno de nuestros compañeros universitarios que había sido detenido. ¿A la CVR le interesó recoger estos y muchos casos en el que obispo se implicó para defender a los inocentes? Obviamente que no. ¿Acaso la CVR esperaba que el obispo se subiera al carro de los apologistas del terror para condenar al Estado, cuando el deber de todos los peruanos era defenderlo?

El informe de la CVR omite por ejemplo la ayuda material y solidaria que llevó Caritas a miles de personas, a través de la asistencia alimentaria y proyectos de desarrollo agrícola. Este dato ha sido obviado intencionalmente por los ex miembros de la CVR. No cabe duda de que algunas de las conclusiones del informe han acentuado el odio. Pero ellos no son dueños de la verdad.
____________________________

LA RAZON SETIEMBRE 5, 2008

El informe de la ex CVR y la guerra psicológica

Campaña mediática busca imponer en mente de peruanos que FFAA y PNP son genocidas.
: Ángel Arturo Castro Flores (*)
Coronel EP y Comunicador

“…Pero aquí estamos. Porque ganamos la guerra de las armas y perdimos la guerra psicológica”. (Almirante argentino Emilio Massera).

Este 31 de agosto último se conmemoró el quinto aniversario de la presentación del Informe Final de la ex CVR denominado “Hatun Willakuy”, que traducido al castellano significa “Gran Relato”. Pero, lo que no se recordó es que la mencionada comisión presentó el 17 de junio de 2003, en la sede de la ONU en New York-USA, ante los organismos de derechos humanos y políticos de dicho país, los avances de su investigación.
El objetivo de esta presentación previa fue conseguir respaldo político, económico e ideológico a su informe final, con lo cual estaban vulnerando la soberanía del Estado peruano, al contravenir lo expresamente dispuesto por los DS N° 065-2001-PCM y DS N° 063-2003-PCM, que señalaba la obligación de entregar el informe final de manera originaria al Presidente de la República y a los representantes de los otros poderes del Estado.

El presidente de la ex CVR, en el prefacio del Informe abreviado, indica que “Se nos pidió investigar y hacer pública la verdad sobre los veinte años de violencia de origen político iniciados en el Perú en 1980. Al cabo de nuestra labor, podemos exponer esa verdad con un dato abrumador y al mismo tiempo insuficiente: la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) ha concluido que la cifra más probable de víctimas fatales en esas décadas supera los 69,000 peruanos y peruanas muertos o desaparecidos a manos de organizaciones subversivas o por obra de agentes del Estado”.

Venas están abiertas
Continúa en el siguiente párrafo expresando que “Nos ha tocado rescatar y apilar uno sobre otro, año por año, los nombres de los peruanos que estuvieron y ya no están: La cifra es demasiado grande como para que nuestra Nación permita que se siga hablando de errores o excesos de parte de quienes intervinieron directamente en esos crímenes. Y es, también, demasiado estridente y rotunda como para que alguna autoridad o un ciudadano cualquiera. Este informe expone, pues, un doble escándalo: el del asesinato, la desaparición y la tortura masivos, y el de la indolencia, la ineptitud y la indiferencia de quienes pudieron impedir esta catástrofe humana y no lo hicieron”.

Eduardo Galeano en su obra cumbre “Las venas abiertas de Américalatina”, nos conduce en su relato, por los caminos de las exacciones y latrocinios del que fue objeto Latinoamérica por los imperialismos europeos en el siglo XVI. Cuanta violación de derechos humanos de los naturales, genocidio, antipatía y usura se derrochó en contra de los indígenas y sus riquezas naturales, en esta parte del planeta.

Actualmente en nuestro país vivimos otro tipo de coacciones e imposiciones, de explotación del sentimiento de animadversión, hacia personas que siendo juzgadas, son objeto de una inmisericorde campaña mediática, para influenciar en la opinión pública nacional, jueces y hacer realidad ese sentimiento de venganza y persecución, contra las FFAA, PNP y algunos integrantes del gobierno de Fujimori, sometidos desde hace ocho años.

Sí, vemos con mucha preocupación, que las venas están abiertas aún, pero, son las venas del odio, la aversión y la avaricia, que domina a representantes de organizaciones de derechos humanos, que se han manifestado en toda su dimensión con ocasión del quinto aniversario de la entrega del famoso informe de la ex CVR. Que como podemos apreciar, no ha reconciliado a nadie, más bien ha polarizado al pueblo peruano.

Guerra mediática
La opinión pública nacional ha percibido claramente que existe una clara campaña de guerra psicológica sostenida y orquestada por estas organizaciones y algunos medios de comunicación, contra las FFAA y PNP, que vencieron a la subversión homicida y violenta. Cuya mejor demostración es el sinnúmero de entrevistas a sus representantes, ceremonias, reportajes escritos y televisados, buscando resaltar este quinto aniversario del Informe. ¿Para qué? ¿Con qué objeto?

Para nadie es un secreto que esta ex comisión recibió más de diez millones de dólares como presupuesto y que finalmente dicho documento no ha servido para el fin que se habían propuesto. No ha reconciliado a nadie, ni lo logrará en el futuro, además contiene datos sobre víctimas que han sido considerados inverosímiles por especialistas. Sus conclusiones finalmente constituyen su verdad y no la de todos los peruanos.

Lo que sí percibe nuestro pueblo es el odio, xenofobia, rencor y animadversión que traslucen esos reportajes, tanto escritos, televisivos y radiales contra las FF AA y PNP. Campaña dirigida y orquestada contra las fuerzas de seguridad de la nación, que nos salvaron del flagelo terrorista a quienes estas organizaciones, con sus áulicos y adláteres defienden a capa y espada.

La intencionalidad de los mensajes de estos diarios y programas televisivos tienen por objeto modificar las opiniones, sentimientos y conducta de nuestra población; ponerlos en contra de sus FFAA y PNP. Algunos de sus representantes han pedido que nuestras fuerzas de seguridad pidan perdón. Mientras ellos acongojados rinden pleitesía en el “ojo que llora” a quienes iniciaron una guerra fratricida, que trajo violencia y destrucción a nuestra patria. La amnesia colectiva los ha capturado, el olvido machaca sus cerebros.

Se conoce que la estrategia contrasubversiva fue ganarse la adhesión de la población para romper el nexo con las organizaciones subversivas. Esa misma estrategia la vienen aplicando estas organizaciones de izquierda, para separar a la población de sus FFAA , PNP y estudiantes. Cómo se explica entonces que se haya infiltrado en los textos de sociología para secundaria, conceptos que valorativamente ponen a los estudiantes contra las fuerzas de seguridad de nuestro país.

(*) artucas@gmail.com
______________________________
LA RAZON SETIEMBRE 3, 2008

Prosélitos de la subversión

Al desnudo la mazamorra de facciones que coexisten en el Perú
Luis Delgado-Aparicio Porta

Hace 45 años la guerrilla marxista/leninista/maoísta buscó derrocar al gobierno democrático del Presidente Belaunde, adoctrinar con su mensaje revolucionario a la población, sembrar con su odio totalitario el espíritu de nuestros jóvenes y sostener que el poder nace del fusil.

Les enseñaron por diversos medios a una serie de incautos, lo que es la dictadura del proletariado, la lucha de clases y en especial, que el trabajo tiene una plusvalía que los empresarios se apropian indebidamente y eso configura la más vil explotación. Por tanto era necesario levantarse y destruir el orden vigente.
Nuestros “rabanitos” llamaron revisionistas a quienes osaron discrepar con su cháchara comunista. En 1978, luego de haber desarticulado “La Banda de los Cuatro” en China Popular, su mandatario Deng Xiao Ping, siguiendo la escuela austríaca de pensamiento liberal y a su propulsor Kart Popper, sostuvieron que no podían coexistir cerrados y se abrieron al planeta.

Tampoco semejante perorata acabó cuando al derrumbarse el Muro de Berlín, construido para impedir que los ciudadanos permanecieran encerrados en el sector comunista de Alemania y que luego de presenciar los fusilamientos a mansalva de quienes querían escapar (por supuesto para ellos no hubo ni hay derechos humanos), por la misma razón entre el 9 y 10 de noviembre de 1989 de noviembre los mismos lo trajeron abajo en su ansia de libertad conseguida a sangre y fuego. Menos entendieron cuando el 25 de diciembre de 1991 la bandera con la hoz y el martillo fue retirada del Kremlin y se acabó el experimento que duró 74 años y según todos los estudiosos, causó cien millones de muertos en los países que siguieron las consignas de la URSS. ¿Habrá justicia para ellos y cárcel para dirigentes?

Siguiendo las diferentes vertientes que el engendro de Marx/Lenin/Stalin/Castro y compañía siguieron, en el Perú coexisten una mazamorra de facciones que encontraron la oportunidad de alcanzar el poder por la vía electoral y en 1980 se presentaron al proceso bajo diversos disfraces y siglas.

Ellos, que durante un cuarto de siglo pregonaron todo lo contrario, buscaron la ayuda externa de los paraísos socialistas y se alistaron, con una indumentaria democrática a intervenir en las elecciones generales después de doce años de gobierno militar, habiendo muchas de sus organizaciones apoyado el estatismo.

Cuando han transcurrido veintiocho años y habiendo cambiado su apariencia pero no el interior, hoy somos testigos de las ínfulas democráticas con que se presentan, olvidando que fueron los directos responsables y causantes de haber querido incendiar al país con su perorata y reclutado en diferente forma pero con el mismo fondo, sus odios al sistema democrático, a nuestras Fuerzas Armadas y Policiales y buscar llamarse, indebidamente, la sociedad civil.

Unos siguen como Patria Roja, CGTP y el SUTEP pregonando sus ideales del hombre nuevo, libros de enseñanza que forman parte del basurero de la historia. Otros, nuestros conocidos caviares, nacidos de un vientre de alquiler como ciertas ONGs sienten que son los dueños de la verdad, actuando como fiscales, jueces, jurados y verdugos y ¡¡¡Ay!!! de quienes osen contradecirlos. Su brazo legal es la infame persecución de estos últimos ocho años, buscando que sus bastardos congéneres del exterior los apoyen desmedidamente en sus propósitos.

Dadas las actuales circunstancias y con el ánimo de refrescar la memoria, hoy presentamos algunos datos obtenidos del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico – Fundación Friederich Ebert en el libro “Perú 1980” – Elecciones y Planes de Gobierno. Nos preguntamos: ¿reconocen a algunos de los que fueron candidatos a Senadores y Diputados en 1980 y que propusieron la estatización, expulsión del imperialismo, que los medios de comunicación no sean devueltos a sus dueños y sigan en la manos de sus trabajadores?:

1-. Genaro Ledesma Izquieta – FOCEP – Senador #1; sus postulados en la página 121 del IDEM;

2-. Ángel Hugo Blanco Galdos – PRT – Diputado/Lima #1; sus postulados revolucionarios p.293;

3-. Enrique Bernales Ballesteros – (UI) Partido Socialista de los Trabajadores – Senador #2; p.329;

4-. Ricardo Letts Colmenares – (UI) Vanguardia Revolucionaria – Senador #5; p.329;

5-. Gustavo Espinoza Montesinos – (UI) Partido Comunista Peruano – Diputado – p.329;

6-. Valentín Pacho Quispe – (UI) Diputado por Arequipa # - vive en Grecia – Fed. Sindical Mundial.

7-. Edmundo Murrugarra Florian – Unidad Democrática Popular – Senador #2 (hoy con Humala);

8. Carlos Tapia García – Unidad Democrática Popular – Diputado (Ayacucho) #1 (con Humala);

9-. Javier Diez Canseco Cisneros. (UDP) Diputado por Lima #1 (Fundador de APRODEH);

10-. Raúl Alfredo Wiener Fresco (UDP) Diputado por Lima #5;

11-. Fernando Villarán de la Puente (UDP) Diputado por Lima #19 – (nunca lo ha dicho);

12-. Rolando Breña Pantoja – Unidad de Izq. Revolucionaria (UNIR) Senadores #1;

13-. Julio Castro Gómez – UNIR – Senadores #3 – Es actualmente Decano del Colegio Médico;

14-. César Barrera Bazán – UNIR – Diputado Lima #1 – Dirigente del SUTEP;

Junto con otros que recién aparecieron en 1985 y que en próxima oportunidad daremos a conocer, casi todos los antes nombrados aparecen en la Televisión, Radio y Periódicos como si fueran unas mansas palomas, sabiendo según el refranero popular que “gallina que come huevo aunque le quemen el pico”.

A mayor abundamiento, si revisamos el enjundioso artículo publicado hace unos días por el señor Ministro de la Producción, Ingeniero Rafael Rey en la página central de este diario, tanto Bernales Ballesteros como Tapia García formaron parte de la CVR, que a nuestra opinión no dice cómo fueron las cosas y está llena de falsedades que procura una división en el país, en especial atacando y persiguiendo a valerosos integrantes de nuestras Fuerzas Armadas y Policiales con la judicialización de todo lo posible que sus equivocadas masas encefálicas puedan producir.

Es a ese conglomerado que de un día a otro “pan y agua” decidió convocar y que luego “el borrachín de Cabana” potencializó.

Sus integrantes, la gran mayoría una partida de acomplejados y buenos para nada, son tontos útiles de los caviares donde cada vez que pueden, soliviantan a las personas bajo su satánica cruzada y como dice nuestro director en su editorial: “como era de esperarse, las ediciones dominicales de la argolla mediática caviar estuvieron dedicadas a lanzar fuego y azufre contra Monseñor Cipriani por haber dicho una verdad maciza como una catedral: el tema de los derechos humanos desde hace un buen tiempo se ha convertido en la bandera política de ciertas ONG para atacar a las FF.AA y la PNP”.

Ojalá que este antagonismo termine pronto y prime la reflexión, pero no se puede continuar incendiando el país, insultando a los que no piensan como ellos y pensar que son dueños de “ciertos derechos humanos” de quien ellos escogen. Ojalá la madurez, perdida por algunos, sea como el corcho y que vuelva a primar y podamos vivir en paz sin hacer escarnio el uno del otro equivocadamente.
_________________________
PERU 21 28 de agosto de 2008

Con verdad pero sin reconciliación

Un lustro después del informe final de la CVR.
Autor: Augusto Álvarez Rodrich

Las opiniones de varias autoridades políticas escuchadas en estos días permiten concluir que aunque algunas cosas han cambiado en el país desde la presentación del informe final de la CVR, otras siguen igual y hasta peor.

En el lado positivo está la contribución de la CVR a sacar adelante los procesos por violación de derechos humanos incluyendo los juicios a Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, la cúpula militar de los noventa y sus operadores asesinos del grupo Colina. También, el sistema de reparaciones por este fenómeno.

Pero donde se ha avanzado poco es en el entendimiento, por parte de la dirigencia política nacional, sobre lo ocurrido, sus orígenes, y lo que, con una visión de futuro, se requiere hacer en el país para erradicar las condiciones que facilitaron la aplicación de los planes sanguinarios de Sendero Luminoso y el MRTA.

Tampoco, en la reconciliación nacional a partir de la identificación de las responsabilidades por lo ocurrido en los ochenta y en buena parte de los noventa.

Eso es lo que se desprende de las lamentables declaraciones ofrecidas en estos días por el ministro de Defensa, Antero Flores-Aráoz, por el vicepresidente Luis Giampietri, y por el comandante general del Ejército, el general Edwin Donayre.

O no han leído el informe de la CVR, o han optado por la mentira sistemática con el fin de demostrar que el mismo es propaganda del terrorismo y contra las fuerzas armadas. Afortunadamente, no todos en el gobierno piensan de ese modo, y en este aspecto cabe destacar el papel importante del premier Jorge del Castillo.

El informe de la CVR condena, en primer lugar, al terrorismo como el origen de esas dos décadas de terror que vivió el Perú. Pero, también, los excesos realizados en la respuesta de la sociedad a dicho fenómeno.

Antes que las fuerzas armadas, los principales responsables fueron los gobiernos y los partidos políticos que de un modo tan irresponsable optaron por hacerse de la vista gorda y 'encargarle’ a los militares que 'resuelvan’ el problema al costo que fuera, sin tener en cuenta el respeto indispensable que demanda una democracia y los derechos humanos, creyendo que, de ese modo, salvaban su responsabildad. No es así. Ellos siguen en el banquillo.
_________________________
LA REPUBLICA 27 de agosto de 2008

ENTREVISTA DE HOY
“Dicen que no debemos hablar, pero tenemos derecho a la indignación”

PADRE GASTÓN GARATEA. El sacerdote, ex miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, niega persecución a los militares y precisa que solo denunciaron a los violadores de DDHH.
María Elena Castillo.

Fuertes. El padre Gastón Garatea asegura que ni con los peores insultos podrán callar a los ex integrantes de la CVR.

Después de cinco años de la entrega del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), ¿cuál es su balance?

El gobierno ha hecho algún trabajo en el tema de reparaciones. Nos parece muy poco el dinero invertido, pero algo ha hecho. Ha dado una ley de reparaciones y creado dos comisiones, una que tiene que ver precisamente con las reparaciones, y otra de alto nivel para el seguimiento de las recomendaciones de la CVR. Tenemos que reconocer que se ha avanzado en algo.

¿Y cree usted que lo avanzado concuerda con el tiempo que ha transcurrido?
Es verdad que a nosotros nos gustaría que se avanzara más, y que las reparaciones sean más efectivas, que se repare a las personas; porque las reparaciones tienen que ser personales o comunitarias, y tienen que ser ambas porque la gente y las comunidades han sufrido mucho.

Para algunas autoridades, como el ministro de Defensa y el vicepresidente de la República, el informe de la CVR no ayudó a pacificar el país, sino a abrir más las heridas…

Se quejan porque pedimos que se cumpla con las recomendaciones. Dicen que ya no somos comisionados de nada y que no debemos hablar, pero si la Comisión terminó, tenemos el derecho a la indignación, al pataleo, a la crítica. Tenemos derecho a opinar como ciudadanos, por eso decimos lo bueno y lo malo. Y si bien en reparaciones se ha avanzado algo, no ha sido así en el derecho a la justicia de los familiares. Con sus insultos no nos van a silenciar.
Abogados defensores de derechos humanos han denunciado que los militares se niegan a dar información…

Eso es cierto y es muy lamentable porque algunos militares están escapando. Eso lo sabemos y no nos podemos callar. Y ahí hay una falta muy grave. Como el caso de Putis, que raya con el genocidio. Fue una matanza del Ejército, de eso no cabe duda, y no se pueden callar las bestialidades que se cometieron. Se tiene que encontrar a los responsables y lo vamos a seguir diciendo, aunque nos insulten por eso.
¿Aunque sigan diciendo que la CVR está contra los militares?

La Comisión no atacó a los militares en general, solo denunciamos a los que cometieron graves violaciones de los derechos humanos. No decimos que los militares fueron los malos de la película. En el informe se señala que los causantes y mayores responsables de las muertes fueron los de Sendero Luminoso. Eso está en la primera página del informe.

Evidentemente, siguen abiertas las heridas. ¿Qué hacer?
La reconciliación es hacer un nuevo pacto entre peruanos, disminuir la brecha que existe entre nosotros, tratar de que la justicia llegue a todos, igual que la educación y la salud... que todos estén comunicados. Esa es la reconciliación que se debe hacer. No es cuestión de ir y darse la mano unos a otros.

Por otro lado, ¿cómo hablar de crecimiento cuando la gente pobre no lo siente?
Ese es un gran problema, porque crecen los que menos necesitan, pero los más pobres todavía lo son; y si bien la pobreza ha disminuido algo, aún falta mucho.
De aquí a cinco años, ¿cuánto se debería avanzar?

Debería haber reparaciones para todos. En cinco años tendríamos que ver el desarrollo de las zonas de violencia, que tengan carreteras, hospitales, escuelas, que hayan surgido; es decir, que no se queden excluidos del desarrollo. De lo contrario, tengo pánico a que resurja la violencia. Hay gente molesta.
Y las reformas institucionales, ¿tampoco se ha avanzado?

Algo muy triste es que al final del gobierno pasado se había incluido en el currículum de Educación algunas sugerencias para que la época del terrorismo figurara en los planes educativos de forma prudente. Pero nadie sabe, y tampoco dan razón, de cómo desapareció eso de la noche a la mañana. Eso significa que hay gente que no quiere que esto aparezca.

"La impunidad trae el riesgo de que todo se repita"
El gobierno dice que no hay dinero suficiente para otorgar las tan solicitadas reparaciones individuales…

Es que no solo es cuestión de dinero. Lo primero que pide una víctima es que se reconozca la dignidad de su pariente muerto, desaparecido, torturado; eso es lo más importante, y es muy lamentable que no se haya comenzado todavía con las reparaciones simbólicas, para que la gente sienta que su pariente era importante en el país, y para que se reconozca su dignidad.
¿Deben levantarse monumentos o declararse camposanto la zona del cuartel Los Cabitos donde hay fosas comunes?

Claro. Hay que hacer monumentos, poner los nombres de las víctimas, etc. El Ojo que Llora es una iniciativa muy buena en ese sentido. Es una forma de expresar el sufrimiento por el que ha pasado parte importante de nuestro pueblo.
Y mientras no haya reparaciones...
Pues no se estará haciendo justicia con las víctimas.
Dándose paso a la más abierta impunidad.
La impunidad trae el riesgo de que las cosas se vuelvan a repetir, y eso nos da pánico, la verdad.
____________________________________
LA PRIMERA 28 de agosto de 2008


Carlos Urrutia
Columnista

CVR: Cinco años tras la justicia y la decencia

Mis sinceras condolencias a Enrique y Marco Zileri por la pérdida de Doris, madre y abuela de los directores de la revista Caretas, institución que ella fundó y de la cual los periodistas aprendimos mucho del oficio. Mujer ejemplar “cuyo nombre –como decía Vallejo- desfila en el sonido de un abrazo.”

La Comisión de la Verdad y Reconciliación hoy cumple cinco años de la entrega del Informe Final de su trabajo. Como todo acto valioso, recibe respaldos y ataques. La CVR “fue creada acogiendo el legítimo reclamo de la sociedad de ejercer su derecho a conocer la verdad sobre su historia.” Admiramos ese trabajo que nos ayudó a descubrir y asumir la realidad dolorosa e injusta de nuestra sociedad y la profunda crisis moral que nos dejaron las dos últimas décadas del siglo veinte.

El problema de fondo es la escasa colaboración del gobierno y su alta vocación para ocultar violaciones de los derechos humanos cometidas por funcionarios civiles y militares pagados puntualmente por el pueblo a quien agreden, utilizando armas y privilegios que les pagan los ciudadanos con sus impuestos, incluso los excluidos y marginados.

Claro que fue Sendero el que provocó la grave herida social del terrorismo, y es sabido que se venía preparando desde quince años antes de Chuschi, pero encontró desprevenido al Estado, descuidado, preparándose con ahínco para la guerra que no tuvo, mientras se ponía de espaldas a la que realmente estalló en 1980. Contra ésta, había que tomar, antes que fusiles, metralletas y tanques, las armas de la guerra contra la pobreza. Eso no entendieron ni los soldados del orden ni los soldados del desorden.

La Comisión de la Verdad tuvo el mérito impagable de recordarnos que lo que estalló en Ayacucho se venía procesando desde décadas atrás y la incuria del Estado impidió que nuestros jóvenes soldados hubieran sido profesionales del diálogo y del servicio público y que hubieran cambiado su objetivo de vencer por el de convencer.

Otra de las cosas que demostró la Comisión de la Verdad es que los miles de hombres y mujeres, civiles inocentes muertos en la guerra absurda entre Sendero Luminoso y el Estado peruano, deberían haber estado sirviendo al país, produciendo, educando a sus hijos y ayudando a luchar contra la pobreza, si hubiesen tenido la oportunidad de trabajar por un salario digno y justo. De ellos sólo quedan madres y esposas tristes, hijos huérfanos más pobres que cuando nacieron y jóvenes con la demencia que provoca toda guerra.

La Comisión de la Verdad nos ha enseñado el valor de la paz, el diálogo y la solidaridad como la brújula para buscar el norte que perdimos entre el ochenta y el dos mil. Como dijo Martin Luther King, Jr. al recibir el Premio Nobel de la Paz en 1964 “Hemos permitido que los medios por los que vivimos dejen atrás los fines para los que vivimos.”
__________________________
LA PRIMERA 27 de agosto de 2008

Luis Torres Montero
malaspalabras@diariolaprimeraperu.com

Hola, Giampietri

El marino más ‘faite’ del Yacht Club, Luis Giampietri Rojas, vicepresidente y congresista del país, prendió una bengala en el cielo para dar señales de vida. Abrió el ‘sarcófago’ y declaró, restándole importancia al informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, justo por la fecha donde dicho testimonio cumplirá un lustro. Oh, casualidad. Fue su ‘regalo-bomba’. Ya no se acuerda cuando era jefacho de los FOES, los encargados de develar el motín en El Frontón, durante el 86, donde la matanza se llevó aproximadamente a 118 internos.

El contralmirante en retiro está ‘noico’. Pierde los papeles cuando escucha hablar en los diarios acerca de las ONG´s y los derechos humanos. Giampietri se siente cual gato frente a la inmensidad del mar. Puro miedo. Es decir, después de escuchar los argumentos sólidos del jurista Federico Andreu los fantasmas de El Frontón regresaron a tocarle el hombro -en una versión chicha del capítulo ‘El Túnel’, en la película ‘Los Sueños de Akira Kurosawa’-. Si manifiesta que el informe final de la CVR no ayudó a la pacificación del país, es porque él es ‘Mandela’. Pero pierde por goleada.

Ese informe no fue hecho para el estado zen de los militares -¡Ántero!-, sino para la justicia de los deudos y una de mayor alcance, para que un país reflexione y no cometa los mismos errores. Si Giampietri quiso tirarle paralizer a los ‘redbull’ -a los rojos-, tuvo que verse en su propio espejo, vale decir esa ‘foto’ recordada: capitán de navío y jefe de la Fuerza de Operaciones Especiales. El que marchó en los desfiles mismo ‘rambo’. También, el que trajo la paz a harto preso hacinado con puro ‘fierro’.
___________________________
LA RAZON 27 de agosto de 2008

Ni olvido ni perdón

Uri Ben Schmuel
uribs@larazon.com.pe

Se cumple un lustro de la entrega del tristemente célebre informe de la CVR. Y por ello creemos oportuno reproducir la columna que al respecto publicamos hace exactamente un año, y que bien podría haber sido escrita hoy:

Sobre los caviares –que desde el paniaguato y durante todo el gobierno de Toledo aplicaron con eficacia el principio gramsciano de apoderarse del mundo mediático y cultural para desde allí hacer que el poder político caiga en sus manos “como fruta madura”– los lectores de esta columna saben de sobra nuestra opinión. Qué más puede decirse que no haya sido consignado ya respecto a su antimilitarismo primario, su ecologismo furibundo y antiminero, su aversión a la economía de mercado y todo ese paquete ideológico que pretende inculcar un pesimismo constitutivo en el alma nacional. También hemos escrito aquí en numerosas ocasiones sobre la infame CVR y sus conclusiones, destinadas a echar lodo sobre los uniformados y lavar las manos ensangrentadas de Abimael, Polay y sus esbirros.

Como anotamos aquí también en alguna ocasión, calcular la perfidia caviar es casi un imposible matemático ¿Por qué los caviares no llaman a las cosas por su nombre? Aquí no hubo violencia “política” sino un baño de sangre desatado por dos bandas criminales. Y las fuerzas armadas y policiales no fueron un “bando en pugna”, como los llama la CVR, sino los héroes que pusieron el pecho para salvarnos a todos de la insania terrorista.

Pero ahora comprobamos, con tristeza, que los caviares se las han ingeniado también para infiltrarse en este gobierno. Mejor dicho, les ha abierto las puertas quien al parecer sueña con ser una especie de segundo Paniagua en el 2011* y no entiende que en política es imposible ser amigo de todos. Menos de aquellos que terminarán dándole de puñaladas al régimen (ya lo están haciendo, de hecho, al presidente y a otras figuras que el premier percibe como rivales).

Usemos sus propias palabras. Es hora de decir “ni olvido ni perdón” a estos sepultureros de nuestra historia, nuestros próceres, nuestras tradiciones, nuestro pueblo y nuestra Patria, a estos demoledores de nuestra sociedad que han causado más daño que varios terremotos juntos.

* La obvia referencia en la columna del 2007 era a Del Castillo. El premier no ha variado un ápice su conducta en estos doce meses. Hace un par de días salió en defensa de la CVR al enmendarle la plana al vicepresidente Giampietri, cuyas declaraciones sobre el tema suscribimos totalmente.
__________________________
LA PRIMERA 25 de agosto de 2008

Salomón Lerner afirma que existe muy poca capacidad de reflexión al atacarse a las organizaciones populares.

“Hay que combatir autoritarismo del gobierno”

Salomón Lerner ex presidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

Este viernes se cumplen cinco años de la entrega del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que investigó la violencia durante el conflicto interno e hizo una serie de recomendaciones para juzgar los crímenes cometidos, reparar a la víctimas y poner en marcha reformas institucionales que terminen con el alto grado de exclusión social que hay en el país. En esta entrevista, Salomón Lerner, quien fue presidente de la CVR, analiza los avances en la aplicación de esas recomendaciones. Lerner, presidente del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Universidad Católica, dice que no quiere ser pesimista, pero reconoce que las evidencias de lo poco que se ha hecho no le dan espacio para ser optimista. También examina la conducta del actual gobierno y advierte sobre sus tendencias autoritarias.

¿Cinco años después de presentado el informe de la CVR se siente decepcionado con la respuesta del Estado?
No quiero ser pesimista, pero tiendo al pesimismo porque el balance de lo que se ha alcanzado no me satisface. El Estado no ha hecho lo suficiente para que las recomendaciones efectuadas por la CVR, que tienen carácter vinculante, se hayan hecho efectivas. El Plan Nacional de Derechos Humanos ha quedado trunco. Sin embargo, sería injusto no reconocer que se han producido algunos avances, como los juicios por violaciones a los derechos humanos, aunque no han avanzado lo que debían, y la ley para aplicar el programa integral de reparaciones que planteamos.

Pero el gobierno plantea las reparaciones como la incorporación de las comunidades afectadas por la violencia a los planes nacionales de desarrollo o ayuda social, pero no parece tener mucha voluntad de otorgar reparaciones individuales a las víctimas.
Eso es verdad y es una salida escapista y fácil de un deber del gobierno de reparar a las víctimas más allá del gasto social que necesariamente tiene que hacer.

¿Percibe una voluntad política del gobierno para trabar el avance de los juicios por violaciones a los derechos humanos?
Percibo que no hay un entusiasmo en el gobierno porque estos juicios sigan adelante. Eso se refleja en el poco avance de estos juicios. Aún si el Poder Judicial tuviera buena voluntad en avanzar en estos juicios, no puede hacer nada si no tiene la información que le permita avanzar un proceso porque el gobierno se la niega. Ese es el caso de la matanza de Putis, en el que se niega información de los responsables. Ahí hay una cobertura institucional.

¿Esa protección a los responsables de violaciones a los derechos humanos revela un compromiso institucional de las Fuerzas Armadas con la guerra sucia que hubo en el país?
La CVR dice muy claramente en su informe que hubo una política sistemática y generalizada de violaciones a los derechos humanos en ciertos lugares, y es evidente que eso no comprende a unas pocas personas, sino a la institución militar. Hubo una responsabilidad institucional en las violaciones a los derechos humanos.

¿El Estado y las Fuerzas Armadas deben pedir disculpas al país por esos hechos?
Claro que sí. Han desperdiciado una magnífica oportunidad de hacerlo con el caso Putis. Esa disculpa está pendiente.

¿Cómo aprecia la reacción del gobierno de acusar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos de favorecer al terrorismo por condenar la ejecución de 42 senderistas en el penal “Castro Castro” en 1992 y ordenar se repare a las víctimas?
La Corte pide el reconocimiento de la responsabilidad del Estado en la muerte de estas personas y eso es algo totalmente aceptable. El hecho de haber sido victimarios no borra el hecho de que fueron víctimas del Estado y como tales deben recibir una reparación de parte del mismo. Los intentos para desacreditar a la Corte y buscar salirse de ella vienen de la época de Fujimori y ahora renacen. Atacar a la Corte sólo sirve para desacreditar al país.

¿En este gobierno se ha retrocedido en aplicar las recomendaciones de la CVR?
Sí. Frente a los derechos humanos en general, y dentro de ello la aplicación de las recomendaciones de la CVR, hay en este gobierno una dejadez, indiferencia y hasta antagonismo. El régimen muestra un interés negativo en el tema de derechos humanos, como proponer la pena de muerte, atacar a las ONG que defienden los derechos humanos, tratar a la población menos favorecida como una población minusválida mentalmente y cívicamente.

¿Ve una tendencia autoritaria en el gobierno?
En las medidas del gobierno hay una tendencia a reeditar políticas de carácter autoritario violadoras de los derechos humanos. Criminalizar la crítica y la protesta, atacar a las organizaciones que puedan ponerle peros al gobierno, indican muy poca capacidad de reflexión y autocrítica de parte de quienes tienen el poder y son asomos de autoritarismo que tienen que ser combatidos.

El informe de la CVR resaltó los niveles de exclusión en el país y cómo eso se reflejó dramáticamente durante el conflicto interno y planteó reformas institucionales para terminar con esa situación. ¿En eso se ha avanzado algo?
Lamentablemente, no. En lo que respecta a disposiciones del gobierno esa marginación se ha agudizado. Hay un crecimiento con exclusión. Sin embargo, del lado de la sociedad hay una progresiva toma de conciencia sobre sus derechos y reclama por ellos. Se ha avanzado en algunos canales de representación que funcionan, pero hay otros que no funcionan, como el Congreso, que es una vergüenza.

Sectores de esas poblaciones excluidas son las que protagonizaron las recientes protestas en la selva contra una ley que las afecta, pero que no le fue consultada. ¿Cómo aprecia estos hechos?
Lo ocurrido con esa ley es una muestra de que para el gobierno hay ciudadanos de segunda clase. El gobierno dice que esa ley va contra el paternalismo, pero la actitud que ha tenido en este tema ha sido de un mal paternalismo al querer imponerles lo que el gobierno dice que es bueno para ellos. El tratamiento que la administración les ha dado a esas comunidades ha sido vejatorio, es el tratamiento que se le da a un menor de edad.

Considera inaceptable pacto con el fujimorismo

¿Qué peso cree que tendrá el informe de la CVR en la sentencia a Fujimori?
Es una prueba documental seria que va a complementar lo que se ha visto en el juicio, pero no será lo que defina la culpabilidad de Fujimori, porque ésta ya ha quedado demostrada a lo largo del proceso con las pruebas y testimonios que se han presentado.

¿El pacto entre el gobierno y el fujimorismo puede influenciar en la sentencia a Fujimori?
Hay pruebas contundentes para condenar a Fujimori y yo confío plenamente en el Tribunal que lo está juzgando. Ya sea por presiones políticas o por los antecedentes de algunos jueces de la Corte Suprema, lo que sí puede suceder es que en la segunda instancia se cambie una sentencia condenatoria. Me parece un escándalo que una ministra de García haya llamado “honorable” a Mantilla. Siguiendo esa línea, se podría tener una postura de comprensión con Fujimori y eso sería un gravísimo error.

¿Qué consecuencias puede tener para la democracia el pacto entre el gobierno y el fujimorismo?
Cuando los cubileteos políticos van en contra de la moral minan la democracia.

¿Y ese acuerdo es inmoral?
Sí. Es un entendimiento entre un partido que se dice democrático y otro que castró la democracia. Es un acuerdo con un partido cuyo líder está acusado por violaciones a los derechos humanos y en cuyo gobierno hubo una compra de militares, medios de comunicación, congresistas. Ese es un acuerdo inaceptable que le quita legitimidad a las organizaciones políticas.

¿Con los elementos que obtuvo la CVR debía haberse abierto una investigación judicial al presidente García?
Creo que sí. En nuestro informe dijimos, claramente, que en el caso de García y Belaunde había una responsabilidad política y ética por las violaciones a los derechos humanos cometidas en sus gobiernos. En el caso de Fujimori señalamos que también había responsabilidad penal porque ahí había evidencias contundentes, lo que no significa que en los otros dos casos no exista, sino que no tuvimos el tiempo para investigar más. Lo ocurrido en el gobierno de García merece una mayor investigación.

Entrevista: Carlos Noriega

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu