lunes, 1 de junio de 2009

CONGRESO LE DICE ADIOS AL FORSUR

CORREO OCTUBRE 24, 2008

GOBIERNOS REGIONALES Y LOCALES SE ENCARGARAN DE RECONSTRUCCION DEL SUR

Congreso le dice adiós al Forsur

A un año, dos meses y 8 días del trágico terremoto que azotó las ciudades de Pisco, Chincha y Cañete, el Congreso decidió desactivar definitivamente el tantas veces criticado Fondo para la Reconstrucción del Sur (Forsur).

La norma aprobada por 54 votos a favor, 28 en contra y 4 abstenciones, plantea que ahora sean los gobiernos nacional, regional y local, los que lleven a cabo los proyectos necesarios para la rehabilitación y reconstrucción de la infraestructura en las zonas afectadas.

El primero en oponerse a la propuesta aprobada por la comisión de Vivienda del Congreso, fue Rafael Yamashiro (UN), quien exhortó a sus colegas a no desactivar el fondo porque -dijo- el Congreso no debe asumir el fracaso de un organismo que corresponde al Ejecutivo.

pleno respaldo. Por su parte, el aprista Edgar Nuñez, se mostró de acuerdo con la medida pues consideró que el Forsur ya cumplió con una primera etapa de reconstrucción. Ya no sirve, señaló.

Similar posición mostró el legislador Carlos Bruce (AP), quien recordó que en su momento le advirtió al ex premier Jorge del Castillo, que este tipo de propuestas no funcionan. Nosotros hicimos lo mismo con el Ordesur en el 2001 y no funcionó. Lo que se está haciendo es rectificar esta situación, acotó.

Cabe precisar que el proyecto que desactiva el citado fondo aun está pendiente de segunda votación que se verá dentro de siete días enel próximo Pleno del Congreso.
___________________________
EXPRESO 21 de agosto de 2008

Cuando la reconstrucción pasa por la actitud
Américo SolÍs Medina

La provincia Pisco, epicentro del terremoto que afectó seriamente parte del sur del país, y que prácticamente dejó en escombros a casi la totalidad de sus viviendas, ha sido al cumplirse un año de este lamentable episodio –y será por algún tiempo– centro de atención de los medios de comunicación.

Sin embargo no todo es destrucción, desidia y corrupción como nos quieren hacer ver especialmente algunos medios de comunicación con intereses políticos subalternos, que siempre inclinan la balanza a lo negativo. Obviamente no hay que ocultar lo malo o los errores, pero tampoco se trata de –bajo ese pretexto– soliviantar a una población dolida frustrada que lo perdió todo en este evento que enlutó al país.

Sabemos que lo que se ha hecho hasta ahora no es suficiente; pero se ha avanzado bastante y de seguro van a pasar algunos años para tener una moderna ciudad como lo quieren los pisqueños. Al respecto no podemos dejar de referir, en especial para los que conocimos Pisco antes del terremoto, que no era una provincia que respiraba prosperidad, tampoco un ejemplo de modernidad. Por ejemplo, la llamada Pisco playa –disminuida y empobrecida por la ausencia de la concha de abanico. ya que fue depredada, y que le llenaba los bolsillos de sus extractores– había quedado en el recuerdo y el olvido. En ese escenario, gran parte de su población ya antes del terremoto había sucumbido ante la delincuencia y el consumo de drogas. Unos pocos optaron por emigrar, pero la gran mayoría no tuvo más aspiración que quedarse en esta parte del litoral sin otra realidad que la pobreza extrema.

Mientras tanto, por otro lado, la zona conocida como Pisco pueblo a duras penas si intentaba salir adelante, sin poder lograrlo. Con un desorden tremendo en materia del trazo urbanístico, en los centros de hospedaje y escuelas, que no cumplían rigurosamente con los estándares de construcción, la provincia se convirtió en una urbe poco amigable. A esto se sumó la falta de liderazgo de sus autoridades que no respondieron a la confianza que les dio el elector, y que antes del sismo hicieron poco o nada por cambiar los destinos de su población.

Entonces ahora en Pisco no son todos los que están ni todos los que son, hay gente que ha aprovechado esta lamentable circunstancia para pretender que le solucionen la vida, olvidando por ejemplo que el Estado ha entregado bonos para que los mismos pobladores inicien la construcción de sus viviendas, pero muchos han hecho mal uso de esos recursos, y otros se han acostumbrado a recibir alimentos y creen que esta ayuda social será una práctica permanente.

Por todo ello, miremos con responsabilidad y madurez el tema de la reconstrucción del sur, pues antes del terremoto del 15 de agosto pocos ponían sus ojos en Pisco y lo hacían simplemente cuando se registraban ocurrencias policiales o cuando se repasaba la leyenda de Sara Hellen, una inglesa acusada de practicar brujería que fue asesinada en su país y enterrada hace más de un siglo en Pisco; cosa curiosa, su tumba quedó intacta tras el terremoto que destruyó gran parte de esa provincia, atrayendo la atención de propios y extraños.
____________________________
EXPRESO 20 de agosto de 2008

Lladrillo sobre ladrillo
Forsur: No volvamos a repetir el mismo error
Carlos Bruce (alianza parlamentaria)

Cuando el Primer Ministro se presentó en la Junta de Portavoces del Congreso a pocos días de ocurrido el sismo, delante del presidente del Congreso y los demás portavoces, le dijimos que Forsur no iba a funcionar.

El Primer Ministro insistió en la creación de Forsur, y si bien en momentos de crisis como los que vivíamos no íbamos a obstaculizar, le advertimos, en base a nuestra experiencia pasada con Ordesur, que Forsur no iba a funcionar. Lamentablemente, no nos equivocamos

El Forsur fue diseñado como un ente coordinador con los demás sectores del Ejecutivo, y ¿hasta qué punto los ministros están dispuestos a recibir órdenes de un empresario cuando la Constitución establece que por encima de ellos sólo está el Presidente y el Primer Ministro?

Ya nosotros habíamos tenido una experiencia similar con Ordesur. El 23 de junio de 2001 hubo un fuerte terremoto que remeció Arequipa, Moquegua y Tacna, y el gobierno de Alejandro Toledo reaccionó con rapidez.

Se obtuvo importantes créditos para ayudar a los departamentos afectados y se creó Ordesur como una entidad coordinadora que tendría como objetivos promover la reconstrucción de los inmuebles dañados por el sismo y la construcción de viviendas, desarrollar un plan de auxilio para los damnificados por el sismo y ejecutar pocas obras.

Al principio los ministerios apoyaban, sin embargo, cuando el terremoto dejó de ser titular simplemente no contestaban el teléfono. Y luego cuando no se construía era culpa de Ordesur.

Se está cometiendo el mismo error que con Ordesur, y aunque este organismo funcionó mejor que Forsur, no fue lo que nosotros queríamos. Para que Forsur funcione los ministerios tienen que transferirle parte de sus competencias y recursos, tiene que ser una entidad ejecutora.

Forsur debe tener su propio Pliego y de esa manera ejecutar por sí mismo. Por ejemplo, Forsur para construir viviendas necesita los terrenos y el saneamiento. Eso no lo decide Forsur sino Vivienda. Con terrenos saneados, se construiría más rápido y habría más casas. El Plan Urbanístico de Pisco no se desarrolla por una serie de candados en la administración pública.

En Colombia, por ejemplo, se creó el Forec para reconstruir la zona después del terremoto de enero de 1999, sin embargo, a diferencia del Forsur, ellos crearon una institución privada que manejaba fondos públicos y donaciones vía un decreto ley, avalados por el Poder Judicial.

Forsur, en cambio, construye muy poco y principalmente evalúa los proyectos de inversión en la zona y ubica las oportunidades de inversión. Pasarlo de acá para allá no garantiza la rapidez y la eficiencia.

En caso de una nueva catástrofe, no debemos volver a cometer el mismo error. En estos casos se necesita una unidad ejecutora, con sus propios recursos y competencias. No como Forsur que es un fracaso total, una entidad burocrática que sólo sirve como intermediario y no como un verdadero órgano ejecutivo. No volvamos a cometer el mismo error.
__________________________
EL COMERCIO 19 de agosto de 2008

El destino de Forsur

Rincón del autor. Fatalmente lo trabajado es pálido, mortecino y se pierde entre escombros, carpas agujereadas, viviendas prefabricadas, falta de baños en las escuelas
Por Mariella Balbi

Un año atrás nació el Fondo de Reconstrucción del Sur, despertando la esperanza de reparar toda la tragedia con eficiencia, transparencia (cosa que no se vio en el sismo de Huaraz) y mucha eficacia. Se emulaba lo ocurrido en Armenia, Colombia, con el Forec, el organismo que reconstruyó la zona después del terremoto de enero de 1999. Forsur era privado, pero primó la desconfianza y se convirtió a los integrantes de su directorio en empleados del Estado. Como echarle agua a un gato. Si los verdaderos empleados públicos no mueven un dedo por temor a contraloría, juicios, etc., el pavor del empresario privado era comprensible. El presidente Alan García no se la jugó, bien pudo poner una ONA al lado de Forsur. No se crea que en Colombia la fiscalización era inexistente, fue fuerte, pero no trababa la acción.

Hoy se propone que el desfigurado Forsur pase al Ministerio de Vivienda, hace dos meses se planteó que tuviera su sede en Ica, quedando en Lima una oficinita muy referencial, pero no se supo más al respecto. Lo que se ve en Cañete, Chincha, Ica, Huancavelica es, como diría el vals "El pirata", la "parálisis de la inmovilidad".

Fatalmente, lo trabajado es pálido, mortecino y se pierde entre escombros, carpas agujereadas, viviendas prefabricadas, falta de baños en las escuelas. Los 745 millones de soles invertidos en la reconstrucción (aproximadamente 280 millones de dólares), y anunciados a través de una publicidad algo atosigante, no se ven. No es necesario ser 'tomista' para saber que la frase "ver para creer" es absolutamente cierta.

Probablemente, una parte de ese dinero está 'en proceso de', perdido entre los ¡12 larguísimos trámites que recorren los proyectos de Forsur entre las diferentes burocracias! Que dependa del Ministerio de Vivienda ahorraría el envío a la PCM, pero no la supervisión de los papeles; tranquilamente pueden estancarse en esas oficinas. La ventaja de Forsur es que tiene un directorio y ahí se evalúan los proyectos con relativa autonomía, estar bajo la tutela de un portafolio le restaría independencia. Si las cosas han funcionado lentas y mal es porque los organismos del Estado son lentos y malos. A modo de ejemplo, cuando se inauguró el Forsur le transfirió a Cofopri dos millones y medio de soles para el complejo tema de la titulación, pero la maraña sigue.

Ciertamente se ha titulado a gente, también se ha otorgado el bono de seis mil soles a los damnificados. Se calcula que son 75 mil, hasta ahora estamos en cerca de 11 mil beneficiarios. Esa no es responsabilidad de Forsur sino del ministerio correspondiente. Lo mismo ocurre con la construcción de un hospital en Pisco, se puso ¡dos veces la primera piedra! (plof) y los colegios van lentos.

Esto lo vive la gente del sur, lo siente, lo traduce en bronca y con cierta razón. Forsur no construye, evalúa los proyectos de inversión en la zona y ubica las oportunidades de inversión. Pasarlo de acá para allá no garantiza la rapidez y la eficiencia. Mejor es identificar los cuellos de botella y pulverizar el atraso. Usar los "hombrecitos amarillos", esos que cobran las deudas impagas, no sería descabellado. Son visuales y útiles.
_______________
AGOSTO 17, 2009


EL SOLDADO DESCONOCIDO DE CHINCHA


Sobreponiéndose al dolor de haber perdido su casa, con cuatro hermanitos y una familia dispersa, un niño de 13 años se despertó al día siguiente del terremoto que azotó el sur chico y se inscribió como Voluntario para ganarse una bolsa de víveres diario y llevar algo de comer a su familia. Este hecho pinta de cuerpo entero el tesón de esta criatura que al igual que nuestro laureado Mauro Mina son el orgullo de nuestra querida gente morena.

La Ministra de Comercio Exterior y Turismo, Mercedes Aráoz durante una inspección en el punto de acopio de entrega de alimentos y ropa a los afectados del terremoto en la zona sur del país, ubicado en el Coliseo cerrado de la ciudad, lo conoció laborando y quedó impresionada por su eficaz labor.

En dicho lugar, no sólo resaltó la labor que vienen brindando los voluntarios del MINCETUR y PROMPERU, sino que también destacó la “chamba” de la propia gente chinchana, incidiendo en el trabajo de Bryan Obregón Mendoza, un niño de tan sólo 13 años que viene apoyando la labor del Ministerio en esta zona.

“Desde hace tres días, este niño entra a las siete de la mañana y sale a las 8 de la noche, para administrar las guías de salida y entrada de alimentos y demás donaciones, que entran al coliseo. Pero no sólo eso sino que también ayuda en el proceso de preparar las bolsas de víveres que luego son distribuidas en las zonas afectadas”, dijo.

Por su lado, Bryan Mendoza, contó que se apuntó como voluntario pero que por su corta edad casi lo retiran y dejan fuera de este proceso de ayuda. “Me dijeron que era muy pequeño, pero ahí apareció la señorita Ursula Alvarez del MINCETUR, y ella me puso en el cargo de secretario, desde ese momento vengo todos los días y me dan una bolsa de víveres para mi familia” contó el niño.

“Tenemos un pequeño voluntario que vale la pena resaltar, entre otros voluntarios de Chincha. La gente viene a trabajar y nos ha apoyado en este centro de acopio y Bryan es nuestro pequeño secretario que maneja el sistema de in – out”, precisó la Ministra.

Asimismo, informó que existen alrededor de 50 jóvenes y personas trabajadoras de Chincha, que vienen diariamente y reciben víveres al momento de retirarse. Además de 7 voluntarios del MINCETUR y Promperú (los mismos que se renuevan cada tres días), que se encargan de la logística, el Ejército Peruano que ayuda en resguardar la zona y cargamento, y el Ministerio de Agricultura, que se encarga de transportar los víveres a las zonas afectadas.

Publicado en la pagina web del CESDEN, T News, CPN Radio, Cheks Perú, diarios Correo y El Peruano.
__________________________

GATOENCERRADO AGOSTO 15, 2008

A un año de la tragedia, rabia e indignación dominan panorama en Ica.

Cientos de peruanos protestaron el viernes por la lentitud en la reconstrucción de la zona más afectada por un devastador terremoto hace un año, mientras que otros recordaron entre sollozos, cantos y rezos el aniversario de la muerte de sus familiares.

Mujeres, hombres, ancianos y niños marcharon por las calles del puerto costero de Pisco, unos 250 kilómetros al sur de Lima, para reclamar al Gobierno que brinde más ayuda a los damnificados del sismo de magnitud 8,0 que provocó la muerte de más de 500 personas y la destrucción de miles de viviendas.

"Las ollas están vacías y el Gobierno no nos ayuda (...) Nadie se acuerda de nosotros", dijo Nini Apumayta, de 58 años, mientras hacía sonar una cacerola.

Apumayta no sólo lamenta la muerte de su sobrina durante el sismo, sino la destrucción de su vivienda de tres pisos. Ella comparte con su papá, mamá y tres hijos una pequeña cabaña de madera de un solo dormitorio, donada por las autoridades.

El espacio dista mucho de las casas con tres dormitorios y jardín que entregó en otra localidad el Gobierno del venezolano Hugo Chávez, ganándose la simpatía de los damnificados.

Un sondeo de la Pontificia Universidad Católica del Perú mostró esta semana que la mayoría de habitantes de la capital peruana perciben como ineficiente la atención del Gobierno del presidente Alan García a los damnificados del sismo.

A los ruidos de las cacerolas en la protesta, vigilada por cientos de policías que llegaron de Lima, se sumaron gritos de "Alan mentiroso" y bocinazos de decenas de vehículos y mototaxis que también desfilaron por las calles.

EN LA MISERIA

Durante la madrugada, los manifestantes se congregaron en el terreno baldío donde estaba la iglesia San Clemente, cuyo derrumbe causó la muerte de unas 150 personas en el sismo.

Portando carteles que dicen "Pisco no avanza" y banderas de Perú, cientos de pobladores marcharon a lo largo del día por la plaza principal de la ciudad. A la protesta se unieron también representantes sindicales.

"Dios no quiso llevarme ese día porque yo iba a ir a la iglesia (...) Por algo será, ahora tengo que hacer algo por mi gente", dijo Lilia Apolaya, de 75 años.

El Gobierno decretó el 15 de agosto duelo nacional en memoria a las víctimas del sismo. Esta semana, el presidente García fue dos veces en forma sorpresiva a la zona del desastre, pero el viernes tenía previsto quedarse en Lima para asistir a una misa por el aniversario del terremoto.

García, cuya popularidad registra una fuerte caída debido al alza del costo de vida, calificó hace unos días como injusto que algunos peruanos afirmen que su Gobierno no ha hecho nada por reconstruir las zonas afectadas por el sismo.

Según García, el Gobierno ha invertido 1.123 millones de soles (unos 384 millones de dólares) en la reconstrucción de las localidades. Pero Pisco luce como un territorio bombardeado y muchos damnificados viven en pésimas condiciones.

Dalia Miranda, de 30 años, tiene que lidiar con la tristeza por la muerte de su cuñada y también con la impotencia de vivir con su familia en una pequeña carpa de lona.

Miranda, quien trabaja eventualmente como lavandera, comparte una cama con su esposo y su hija. Al lado duerme su bebé, arropado con varias frazadas para soportar el frío de las noches. A falta de baño, utilizan un balde para sus necesidades y comparten una cocina con otras tres familias.

"Prometieron que antes del 15 de agosto ya íbamos a estar reubicados, que nos iban a dar un terreno, un módulo y un bono para construir, pero hasta el día de hoy nada", se quejó.

"Se ha recibido buena cantidad de dinero del extranjero. ¿Dónde está esa plata? Ya pasó un año", añadió.

LLORAN A VICTIMAS

En otra zona, pobladores han levantado refugios a base de esteras y costales en medio de sus viviendas derruidas.

"Con el terremoto se cayó todita mi casa que era de adobe. Ya pasó mucho tiempo y no nos mandan ayuda", dijo Margarita Flores, una ama de casa de 73 años que comparte un pequeño espacio con su esposo, tres hijas y dos nietos. En un ambiente contiguo, ella cria conejos y cerdos para ganarse la vida.

Los pobladores de Pisco colocaron lazos negros en las puertas de sus viviendas y acudieron al principal cementerio de la ciudad para recordar a sus familiares.

"Uno tiene que aparentar, pero todo el tiempo estoy mal, recordándola", afirmó Haydeé Polanco, de 43 años, mientras colocaba pétalos de rosas en la tumba de su hija.

Al igual que otros pobladores, Polanco abandonó Pisco luego de que su hija Mabel murió aplastada por la pared de una pollería en el sismo. Ahora vive en Lima y cría a su nieto.
____________________________
PERU 21 14 de agosto de 2008

Unas 66 organizaciones se movilizarán mañana en Ica

Dirigente afirma que zona del desastre es una olla de presión que podría estallar. Presidente regional dice que no hay reconstrucción y que el Forsur debe desaparecer.
El sur volverá a temblar. Esta vez no será por un nuevo capricho de la naturaleza sino por el remezón que las poblaciones de Chincha, Pisco e Ica esperan darle mañana al Gobierno Central para exigirle –365 días después del terremoto del 15 de agosto– una mejor y más eficiente atención a los damnificados y para protestar por la lentitud del proceso de reconstrucción.

Los organizadores de la jornada aseguran que participarán por lo menos 66 organizaciones vecinales, gremios de agricultores, pescadores y comerciantes, sindicatos como la CGTP y la Federación Médica Peruana. A ello se suma el respaldo del propio Gobierno Regional de Ica, cuyo presidente, Rómulo Triveño, indicó que no marchará debido a que existe una norma que impide a las autoridades participar en huelgas y protestas, pero que apoya los “reclamos justos” de su pueblo.

Razones para reclamar abundan en Chincha, Pisco e Ica. Teódulo Hernández, presidente del Comité Central de Lucha de Pisco y secretario general de la CGTP de esa ciudad, informó a Perú.21 que la movilización busca llamar la atención del Ejecutivo para que emprenda “una reconstrucción sin engaños ni corrupción” porque la población está cansada de que los trabajos se realicen de manera improvisada, y todo a última hora, para dar la impresión de que se está avanzando.

“Hoy (ayer) en Pisco se vive una tensa calma. La gente está esperando cualquier cosa para reaccionar. Y el Gobierno haría mal si pretende satanizar el derecho del pueblo a salir a protestar, porque la zona del desastre es una olla de presión que, si la siguen tapando, va a estallar”, comentó Hernández. No obstante ello, aseguró que la movilización de mañana –que se desarrollará en simultáneo en las tres ciudades– será pacífica.

Sin embargo, la ministra de la Mujer, Susana Pinilla, reveló que tiene información de que desde Lima se está mandando a Pisco a unas 150 personas vinculadas con el gremio de Construcción Civil para exacerbar las emociones de los iqueños. “Si alguien quiere aprovecharse de esta situación, está fuera de contexto”, aseveró.

NO QUIEREN AL FORSUR. De otro lado, Triveño se mostró escéptico respecto de las cifras que en la víspera dio el presidente Alan García sobre la reconstrucción del sur, y dijo que la Asamblea Regional solicitará al Gobierno Central que precise en qué obras están invertidos esos 1,123 millones de soles que tanto pregona.

Agregó que el Fondo de Reconstrucción del Sur (Forsur) nunca ha funcionado y que, por lo tanto, debe desaparecer. Sostuvo, además, que actualmente no se puede hablar de una verdadera reconstrucción.

“Los bonos son una farsa porque no tienen fondos, no se pueden ejecutar; se pusieron dos primeras piedras para el hospital de Pisco y hasta ahora no hay nada; las ONG y las organizaciones de ayuda humanitaria están construyendo más rápido que el Estado; de las cinco mil viviendas que se necesitan, solo se han construido mil; el alcalde de Pisco, que es afín al Apra, está cercando los terrenos baldíos para que la gente no vea que no hay reconstrucción”, declaró a este diario, tras anunciar que hoy vendrá a Lima para realizar una conferencia de prensa en el Congreso.

PERO ÉL NO ES EL ÚNICO. En Huancavelica, el alcalde de Castrovirreyna, Mario López Saldaña, manifestó a RPP que hasta la fecha solo ha recibido nueve mil bolsas de cemento y 25 mil planchas de calamina, pero nada de dinero, para reconstruir aulas, centros de salud, canales de regadío y servicios de agua y desagüe.

AUTOCRÍTICA. Ayer, el presidente nuevamente viajó a la zona del terremoto para entregar algunas obras de infraestructura educativa, y allí, si bien reconoció el derecho de la gente a salir a protestar, también pidió que “no nos pongamos a exigir más allá de la cuenta porque el Perú es un país pobre”.

Con un poco más de convicción que en la víspera, el mandatario admitió que se hubiera podido avanzar con un poco más de velocidad y que había faltado celeridad para sortear los obstáculos que pone la legislación con el objetivo de cuidar los dineros del Estado.
____________________________
EXPRESO 14 de agosto de 2008

Peligrosa ineficiencia
Luis García Miró Elguera

Preocupa la incapacidad del Ejecutivo –y del Congreso, desde luego– al no haber transformado, tras dos años de gestión, a un Estado anacrónico que no sólo complica, entrampa y paraliza toda inversión pública, sino que ejecuta en forma ineficiente el gasto fiscal.
Ejemplo de lo primero es la ineficaz labor de reconstrucción en el Sur Chico tras el terremoto de hace un año. Y prototipo de lo segundo los programas de lucha contra la pobreza, donde alrededor del 40 por ciento de los recursos se pierden por incompetencia de este Estado mamut que nos acompaña hace décadas.

Quizá la intención en el desastre del Sur Chico fue bien intencionada; sin embargo el mal sabor dejado por la secuela de yerros ha enervado a un país solidario con sus “víctimas desatendidas”. Recordemos que Forsur nació con el pie izquierdo.

EXPRESO fue muy crítico de esta iniciativa porque consideraba que el gobierno trasladaba al sector privado competencias de estricta responsabilidad pública, y de paso le endosaba el riesgo del fracaso a un iluso gremio empresarial que asumía el reto sin medir que se metía en camisa de once varas. Por cierto la maraña burocrática fue un escollo insalvable para Forsur, cuyos directivos acostumbran gerenciar sociedades anónimas y nada saben de administrar recursos fiscales. Tras largos meses –y tenaz reparo de opiniones como la de este medio–, renunció a Forsur el gremio empresarial. No obstante, el descontento ha quedado latente. Que no quepa duda, algún día la ultra se encargará de enrostrar el entuerto a “la derecha representada por los empresarios”.

De otro lado la torpeza de nuestro Estado sigue volando en pedazos la miríada de programas de asistencia social –en muchos casos populistas o demagógicos– producto de desvaríos de sucesivos gobiernos. Aunque hay que reconocer que este régimen intenta revisarlas para evitar tanta ineficiencia y corruptela. Lo acabamos de ver con el “Vaso de Leche”, proyecto politizado gracias a una burocracia inepta, que durante décadas ha permitido que un millón doscientos mil sinvergüenzas sigan enquistados al interior de este programa, recibiendo raciones alimenticias que no les corresponde por ser gente sin el nivel de miseria que exige un subsidio a la pobreza como este.

Por último –como señalamos en nuestro Editorial de ayer– existe una administración pública catatónica, presa de pánico ante la amenaza de ser demandada judicialmente por pésimas leyes plagadas de vacíos y sujetas a las más variadas interpretaciones. Leyes que inducen a que las decisiones de la administración estatal sean susceptibles de sospecha, cuando no de denuncia, por la Contraloría y la prensa de investigación. Un primer paso para evitar que esta tragedia siga paralizando al Perú es que el gobierno se aboque ya a simplificar el acervo legal y a cambiarle de mentalidad a la burocracia.
___________________________
LaEsquinaPe.com AGOSTO 14, 2008

Pisco, un año después

Este 15 de agosto se cumple el primer aniversario del terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter que arrasó la costa central del Perú. Para ese efecto, el gobierno ha declarado Día de Duelo Nacional en memoria y homenaje a los cientos de muertos, la gran mayoría de Pisco, donde la desgracia se vistió de sangre.

Son 595 los muertos, más de 300 desaparecidos, 2.800 heridos graves y 19.000 leves y unas 75.000 viviendas destruidas. El terremoto también causó daños importantes en otras 23.000 viviendas en las ciudades de Cañete, Chincha, Ica, Yauyos, Castrovirreyna y Huancavelica.

Un año más tarde, las obras de reconstrucción son casi inexistentes. Las protestas de los pobladores tienen razón de ser. Antes de la medianoche del jueves, los damnificados harán sonar cacerolas, silbatos y bocinas durante veinte minutos para llamar la atención de las autoridades.

El Comité de Lucha de Pisco programó para el viernes la gran marcha de protesta que concluirá en la plaza principal de la ciudad. Estarán frente a lo que fue la iglesia de San Clemente, el lugar donde se celebraba una misa con cientos de feligreses cuando se produjo el gran sismo. Muchos quedaron atrapados, otros murieron.

Por varias semanas faltó la electricidad, no había agua potable y era difícil comunicarse. Los cadáveres de los fallecidos eran colocados justo allí, en la plaza principal para ser reconocidos por sus familiares y ser trasladados para su entierro.

Otros tantos fueron rescatados con vida de entre los escombros. Cientos de cuadrillas de bomberos mostraban algarabía que, en medio de la tragedia, embargó a los pobladores de Pisco, que estaban a la expectativa de que puedan encontrarse más supervivientes.
Pero este viernes, habrá movilizaciones también en Chincha e Ica, que forman parte de la región Ica.

Es nada más que el reflejo de la cólera y malestar de sus pobladores que critican duramente al gobierno del presidente Alan García por la lentitud en las labores de reconstrucción.

Por si fuera poco, el alcalde de la provincia peruana de Pisco, Juan Mendoza, convocó una huelga para el viernes 15, día en que se cumple el primer aniversario del terremoto, para protestar por la lentitud en la reconstrucción de las zonas afectadas.

Aún hay rastros de los escombros. Hay calles desaparecidas y caminantes descontentos. Hay malestar en Pisco, un año después de la peor tragedia en la historia de esta ciudad costera. ~Fabiola Hurtado

OJO AL DATO

Hasta el momento el Estado peruano ha invertido en la zona afectada 1.123 millones de soles (329 millones de dólares). De este monto, se ha entregado bonos de bono de 6.000 soles (1.759 dólares) a 30.000 familias para que inicien la reconstrucción de sus casas.
_________________________
EL COMERCIO 13 de agosto de 2008

ICA. FALTA MÁS IMPULSO
Presidente García dice no estar satisfecho con reconstrucción

Mandatario afirma que es injusto que se diga que no se ha hecho nada. El próximo 15 de agosto será declarado Día de Duelo Nacional
Por Ricardo León. Enviado especial

A pesar del avance en los trabajos, el presidente de la República, Alan García Pérez, reconoció ayer no sentirse satisfecho con el proceso global de reconstrucción de las provincias afectadas por el terremoto que sacudió el país un año atrás.

"Sí ha habido obras, pero Pisco quedó en el suelo y reconstruir toda una ciudad es difícil. Claro que no estoy satisfecho, pero no podría aceptar que, con injusticia, se diga que no se ha hecho nada", declaró el mandatario durante una fugaz visita en la que inauguró el reconstruido colegio Miguel Grau y supervisó las obras en otro centro educativo, en una rutina muy similar a la que cumplieron en los últimos días los titulares de las carteras del Interior, de la Mujer y Desarrollo Social, de Vivienda, entre otros, en un desfile ministerial que incluyó, en algunos casos, quejas destempladas de sectores de la población.

García comentó que las marchas de protesta convocadas para este viernes 15 se deben a la insatisfacción y frustración de los habitantes del sur peruano, aunque mostró su extrañeza por la anunciada participación de Mario Huamán, dirigente de la CGTP. A propósito de esta fecha, anunció que declarará el 15 de agosto Día de Duelo Nacional en memoria de los fallecidos.
El presidente indicó que unos 30 mil damnificados por el terremoto han recibido ya sus bonos de reconstrucción, y que hasta el momento se ha invertido S/. 1.123 millones en las zonas afectadas.

García señaló que las demoras en el proceso se deben a que el dinero del Estado debe administrarse con precaución y cumpliendo todas las instancias de regulación.
Mientras tanto, en Pisco Chincha e Ica se preparan marchas de protesta, que se iniciarán en la madrugada del viernes y que incluirán 'cacerolazos', misas y mítines.

En Chincha, donde hace pocas semanas se registraron violentos incidentes en una protesta para exigir a la policía la captura de los asesinos de una niña de 6 años, la presidenta del Frente de Defensa de la Sociedad Civil de Chincha, Andina Mariaca, explicó a El Comercio que se ha coordinado con los efectivos policiales para evitar posibles infiltraciones.

EN PUNTOS
Algunos avances en la zona del desastre
El ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, dijo entender las motivaciones que impulsan las protestas de los habitantes del sur del país.
Cofopri informó ayer que 18.769 familias afectadas por el sismo de Pisco ya cuentan con títulos de propiedad.
Funcionarios de Foncodes indicaron que 16 mil personas afectadas por el sismo se verán beneficiadas con la ejecución de 35 proyectos.
__________________________
PERU 21 07 de agosto de 2008

“Reconstrucción del sur ya está avanzada en un 40%”

Ministro de Vivienda señaló que hay avances en remoción de escombros y en titulación. Presidente regional de Ica asegura que reconstrucción es una farsa y que solo avanzó un 4%.

A pocos días de que se cumpla un año del terremoto que devastó el sur chico del país, los pobladores de Ica se siguen quejando por la demora en las labores de reconstrucción emprendidas por el Gobierno. Aunque en las calles ya no se ven escombros y quedan pocas familias viviendo en carpas, los rezagos del terremoto aún se perciben en el desorden en que se encuentra la ciudad y en la incertidumbre en que viven los pobladores debido a la falta de información sobre las labores de rehabilitación.

El ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Enrique Cornejo, dio a conocer ayer que las obras de reconstrucción se encuentran avanzadas en un 40 por ciento. “Se ha logrado avanzar en temas como la remoción de escombros, saneamiento, electrificación, titulación y en otros aspectos”, manifestó. Sin embargo, los pobladores de Ica no perciben ese avance. La mayoría esperaba que, a un año de la tragedia, la ciudad luciera una nueva cara. No obstante, las calles siguen intransitables por las obras de agua y saneamiento que se ejecutan, así como por la proliferación de módulos temporales de vivienda.

En ese sentido, Cornejo comentó que la demora en la reconstrucción se debe a que estas ciudades no estaban listas para el proceso. “Se cuestiona por qué aún se continúa con la remoción de escombros a casi un año del desastre, y la respuesta es porque existe una gran cantidad de tierra por remover y porque buena parte de estos desechos se encuentra en terrenos privados, cuyos propietarios han puesto trabas para los trabajos que se ejecutan”, aseveró.

Además, sostuvo que las labores de reconstrucción podrían avanzar a un mayor ritmo si el Fondo de Reconstrucción del Sur (Forsur) se adscribiera a su sector. “De esta forma disminuiremos el 60 por ciento del tiempo de tramitación”, puntualizó.

OBRAS REALIZADAS. Al hacer un balance de la reconstrucción, el ministro agregó que la remoción de escombros en la ciudad de Pisco se encuentra en casi 100 por ciento. Asimismo, dijo que se ha entregado más de 10 mil títulos de propiedad y 18,700 bonos de reconstrucción. En lo que respecta a la reposición de los servicios básicos en Ica, recordó que todos los hospitales colapsaron por el terremoto y que, por ello, se ha proyectado la construcción de seis nosocomios. También refirió que se trabaja en la reposición de todas las tuberías de agua y desagüe de la ciudad, debido a que estas tenían entre 40 y 50 años de antigüedad y quedaron destruidas con el violento sismo.

En el tema educativo, Cornejo destacó que se está trabajando en la construcción o reconstrucción total de los centros educativos dañados. “Algunos de ellos serán entregados en estos días y otros, progresivamente, hasta octubre o diciembre de este año”, apuntó.

LA OTRA VERSIÓN. Pese a lo avanzado, para el presidente regional de Ica, Rómulo Triveño, el progreso de la reconstrucción es aún mínimo y los logros de los que habla el titular de Vivienda no son reales. “El ministro Enrique Cornejo es un mentiroso y la reconstrucción es una farsa, pues recién se ha avanzado un 4 por ciento con planes de construcción, titulación y saneamiento que se vienen llevando a cabo desde antes del terremoto. Después de la tragedia no se ha hecho casi nada”, declaró a Perú.21.

La máxima autoridad de Ica puntualizó que, tras el devastador movimiento de la tierra, solo se ha levantado mil viviendas en toda la región y algunos colegios, mientras que los hospitales siguen en una situación precaria. “El Gobierno debe responder qué se ha hecho con todas las donaciones y con las recaudaciones de los conciertos que se hicieron para los damnificados, porque a nosotros nunca nos llegó nada”, anotó.

Por su parte, Juan Mendoza Uribe, alcalde provincial de Pisco –una de las zonas más devastadas por el terremoto–, demandó una mayor agilización en la edificación de viviendas e infraestructura pública en su jurisdicción. “El terremoto ocurrió hace un año y hay colegios que recién han comenzado a levantarse. Tras la tragedia hubo muchas promesas, pero muy pocas han sido cumplidas”, indicó.

Ante la situación, Mendoza Uribe confirmó que el próximo 15 de agosto se realizará una movilización y un paro regional en demanda de una mayor celeridad en la reconstrucción. “La protesta también será para pedir que el Gobierno Regional de Ica y los gobiernos locales lideren el plan de reconstrucción del sur”, añadió.

En tanto, en las calles de Pisco ya circulan volantes anónimos que llaman a la medida de fuerza y los pobladores empiezan a organizar vigilias y hasta la toma de carreteras.
__________________________
PERUANO 14 de agosto de 2008

A UN AÑO DEL TERREMOTO
Reconstruyendo lo que había y construyendo lo que no había

Se cumple el primer aniversario del terremoto que afectó a los pueblos del sur de Lima, Ica y alturas de Huancavelica. Es ocasión entonces de reflexión y de evaluación de lo actuado en el proceso de emergencia, transición y reconstrucción en la zona.

Lo primero que debemos decir es que el terremoto fue uno de los más graves que ha tenido nuestra historia reciente. Motivó la solidaridad de extranjeros y peruanos, pero sobre todo de estos últimos. No recuerdo haber visto a los peruanos con tantas ganas de ayudar de diferentes maneras y cada uno dentro de sus posibilidades. Todo el Perú se movilizó para ayudar en la emergencia.

Las personas que lamentablemente fallecieron son las que fueron virtualmente enterradas o aplastadas por las edificaciones en las que se encontraban. Muchos murieron en edificaciones muy antiguas (como iglesias) y otros murieron en edificaciones modernas, aunque mal construidas (como el edificio donde funcionaba un hotel en Pisco, pero que había construido más pisos de los que la licencia municipal permitía). Todos los heridos producto del terremoto fueron salvados, incluso los más graves fueron trasladados junto con sus familiares a Lima hasta que salieran de peligro y durante todos estos meses no ha ocurrido ninguna epidemia, lo cual habla bien de la acción que se siguió en materia de salud a pesar de las dificultades de infraestructura pues todos los hospitales colapsaron.

Algunos meses después de agosto 2007, en el norte de Chile, ocurrió un sismo de similar intensidad, pero murieron muy pocas personas, debido a sus construcciones más seguras. Vivimos en una zona sísmica, en la que ocurrirán nuevos terremotos y otros desastres naturales. Lo que debemos es buscar que en esas ocasiones las construcciones estén preparadas para resistir y que no se pierdan vidas (adobe reforzado, mejores cimientos, estudio de suelos y mapa de riesgos, entre otros temas que hay que considerar).

En cualquier país del mundo los procesos de reconstrucción toman tiempo. En Nueva York sólo la remoción de escombros de las Torres Gemelas demoró un año; en Japón la reconstrucción de la ciudad de Kobe ha tomado ocho años. En Colombia, la reconstrucción del eje cafetero demoró tres años. Pero, en el Perú –además de estas dificultades– hemos aprendido que después de la emergencia no sigue inmediatamente la reconstrucción.

Los escombros se han removido en gran cantidad, pero todavía faltan escombros por remover, sobre todo porque la propia reconstrucción genera nuevos escombros. No se puede reconstruir cuando las ciudades no están listas para ello. Para aplicar los programas que el Gobierno tiene listos para estimular la construcción de viviendas y aún para la ayuda privada en este aspecto se necesitan títulos de propiedad, pero en la zona muy pocos los tienen. El Gobierno ya ha entregado en estos meses con gran esfuerzo –a través de Cofopri– más de 15,000 títulos urbanos y rurales, pero falta todavía sanear miles de predios e incluso se necesita una ley expresa de expropiación, que ya se encuentra en el Congreso.

De acuerdo al Censo que elaboraron inicialmente el Indeci y el INEI, más de 80,000 viviendas fueron de alguna manera afectadas por el terremoto. Frente a esta situación, el Gobierno decidió otorgar subsidios directos con bonos de 6,000 nuevos soles para ayudar al inicio de la reconstrucción de las viviendas más afectadas y que luego las propias familias continúen por autoconstrucción. Se eligió a las viviendas totalmente colapsadas y cuyos propietarios no tuvieran otra propiedad. A la fecha se han entregado 28,700 bonos a otras tantas familias en toda la zona con un desembolso de 172 millones de nuevos soles. Este esfuerzo es muy importante pues anteriores gobiernos en ocasión de desastres sólo dieron algunos préstamos que nunca se repagaron.

Pero surgen miles de familias que también necesitan ayuda para construir sus viviendas y es que hace un año eran pobres y ya vivían en asentamientos humanos con esteras y plásticos, otros eran inquilinos y se quedaron sin nada, otros vivían en forma precaria, dos o tres familias en una misma vivienda. Todos ellos reclaman también ayuda y hay que dársela, pero primero hay que darles un terreno y titularlos. La tarea es inmensa.

También colapsaron las redes de agua y alcantarillado y a la fecha ya se han invertido decenas de millones en su recuperación aunque también hay que dotar de los servicios de agua potable y desagüe a los que no los tenían hace un año. Se han iniciado –luego de licitaciones y de elaboración de complejos expedientes– la construcción de seis grandes y modernos hospitales en la zona a cargo de Essalud y el Minsa; en todos los casos la población tendrá mejores hospitales que antes. En materia educativa se están construyendo 19 colegios emblemáticos en toda la zona –algunos ya han sido inaugurados–, se han habilitado más de 1,400 aulas prefabricadas, pero lo principal es que se ha asegurado que el año escolar funcione con normalidad.

Se han invertido, con la ayuda de todos los peruanos, más de 1,100 millones de nuevos soles en la zona afectada en este año, incluidos la ayuda privada, nacional y extranjera, pero el esfuerzo principal lo está realizando el Gobierno. Todavía falta mucho por hacer y, por supuesto, que se puede avanzar con mayor velocidad y mejor coordinación en los siguientes meses, pero en la crítica que ahora muchos hacen de lo actuado no se consideran todos estos aspectos que son concretos y sobre ello es como se debe trabajar.

No solo estamos entonces reconstruyendo lo que había sino también estamos construyendo lo que no había y las ciudades afectadas estarán pronto mucho mejor que hace un año y su población con mejor calidad de vida. Pero, a un año del terremoto, es bueno invitar a todos a colaborar en el esfuerzo. Que la inmensa solidaridad que los peruanos demostramos en la emergencia también se muestre en la reconstrucción.
Enrique Cornejo Ramírez
Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento
________________________
ANDINA AGOSTO 14, 2009

09:57 Ministra Aráoz destaca esfuerzo de todos los peruanos en favor de zonas afectadas por terremoto ·

Lima, ago. 14 (ANDINA).- Los avances en el proceso de reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del 15 de agosto del año pasado, especialmente en Ica, Chincha y Pisco, al sur del Perú, son resultado del esfuerzo de todos los peruanos que se pusieron de pie para apoyar a la población que más lo necesitaba en esos momentos, afirmó hoy la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Mercedes Aráoz.

“Nosotros vivimos el drama de las personas en esas zonas. Es cierto, no se ha podido hacer todo, pero lo logrado hasta el momento es por el esfuerzo de todos los peruanos, esfuerzo que está representado en la inversión de de mil 123 millones de nuevos soles en este proceso de reconstrucción, levantamiento de escombros y la atención de las emergencias. A ello debemos sumarle también el importante aporte del sector privado”, aseveró.

Aráoz sostuvo que se trata de un proceso largo y que el Gobierno reconoce que aún existen dificultades.

“Para poder otorgar los bonos los beneficiarios deben contar con títulos de propiedad. Para la entrega de los títulos de propiedad se requieren notarios y la ley exige que sean de la localidad; es decir, existen trabas que entorpecen el proceso y para ello debemos realizar cambios a la normatividad”, comentó.

Asimismo, la ministra comentó que en las zonas afectadas existe mucha pobreza, lo que complica también las labores de reconstrucción.

“Definitivamente queremos resolver el tema de la pobreza. En Pisco, Chincha y en muchas zonas de Ica las casas eran todas de adobe. La situación era muy delicada y no creo que todos estén satisfechos, pero finalmente algo se hizo. Debemos saber diferenciar. No se puede resolver la pobreza y la reconstrucción en simultáneo”, puntualizó.
__________________________
EL COMERCIO 14 de agosto de 2008

ENRIQUE CORNEJO. MINISTRO DE VIVIENDA, CONSTRUCCIÓN Y SANEAMIENTO
Alta voz

"A todos les vamos a dar una ayuda, pero no se podrá dar la misma a todos"
Hay una sensación de desencanto en la población. Muchos no han recibido los bonos y a quienes los recibieron no les alcanza para construir una vivienda.
Así pensado, tiene sentido el reclamo. Pero multiplicándolo por 30 mil familias son casi S/.200 millones que ha aportado el Estado. El sentido siempre fue ayudar a los damnificados en la iniciación de las obras de sus viviendas, pero la familia tiene que poner un poco de su parte. Antes del 15 de agosto del 2007, muchas de estas familias no tenían un terreno ni una edificación, había en muchos casos dos o tres familias hacinadas en una misma habitación.

Hay quienes mencionan a los procesos de titulación como el problema central.
El problema central es que durante más de cuarenta años nadie se preocupó por el saneamiento físico legal de los terrenos. Hay muchas familias que viven en inmuebles y dicen que pertenecen a las beneficencias, pero en realidad son de cofradías antiguas que decidieron donar estos inmuebles para que las beneficencias los administraran. Ahora tenemos familias que viven hace cuarenta años ahí, pero no se les puede titular. A ellos se les envía a terrenos desocupados, pero que pertenecen a privados, bajo un sistema de expropiación, aunque el proyecto de ley aún sigue en el Congreso.

Hay zonas aun más complicadas. En Huancavelica, por ejemplo, solo han recibido dinero para calaminas y ya pasó un año del sismo.
Es cierto, en zonas rurales tenemos un atraso mayor. Además hay otro problema: las zonas rurales necesitan una reconstrucción, pero ya necesitaban ayuda para lograr su desarrollo desde antes del terremoto.

Como presidente del Forsur, ¿qué opina de las propuestas para disolver este organismo?
Se han avanzado muchas cosas y hay que continuar. Lo importante es encontrar las fórmulas. En el Congreso hay una ley que plantea que de la Presidencia del Consejo de Ministros pase al Ministerio de Vivienda y así agilizar su funcionamiento.
¿No es frustrante que un año después del sismo, y a pesar de lo hecho, aún haya damnificados viviendo entre cartones y plásticos?
A todos les vamos a dar una ayuda, pero no se podrá dar la misma a todos. Además, hay que dejarse ayudar; yo quisiera seguir trasladando gente de Pisco a la zona de Túpac Amaru Inca para reubicarla, pero hay quienes no quieren y para ellos esa es la solución.

Siendo realista, pero sin pecar de optimista, ¿cuánto cree que se ha avanzado en el proceso de reconstrucción?
Yo estimo, en base a los datos que tengo, que estamos avanzando en un 40%, aunque otros digan que es mucho menos. Esto incluye agua y desagüe, remoción de escombros, trabajos en colegios y hospitales... El próximo año, cuando se cumpla el segundo aniversario del terremoto, vamos a ver esto cambiado. Pero, igual, siempre tengo el problema de las familias que hace un año, antes del sismo, no tenían nada. Yo espero comprensión.
________________________
EXPRESO 14 de agosto de 2008

Sentido común
Percepción social de incompetencia gubernamental
Marcos Ibazeta Marino
ibazetamarino@yahoo.es

Las imágenes mostradas por la televisión sobre la situación de Pisco y del estado de ánimo de sus pobladores, sin lugar a dudas, han despertado en el sentir nacional una inmensa frustración, tal vez mayor a la que expresaron los pisqueños al tirar a la basura ropa vieja y en mal estado, que el gobierno dispuso distribuir entre aquellos a un año de la tragedia.

Es que si hemos venido observando una incapacidad mayúscula en la gestión por parte de los entes estatales, no sólo para el desarrollo de proyectos sino fundamentalmente para la ejecución de éstos (léase proyectos viales de autopistas a Ica o a Chimbote, carreteras de penetración, construcción de hospitales, colegios y demás obras públicas; o compras de bienes como patrulleros, ambulancias, entre otros, para lo cual otra vez hemos quedado a merced del PNUD), ahora, a un año del terremoto, el deplorable estado en que se hallan Pisco y los pisqueños es la corroboración absoluta de tal incapacidad, es decir, es la fresita que ha venido a coronar la torta de la burocracia que mucho habla y que no logra nada concreto en lo social para los más necesitados.

No hay disculpa alguna que pueda ser razonablemente aceptada. Ante eventos de tal magnitud se quiebran todos los parámetros y los entes del Estado actúan coordinadamente a la vez. El desconcierto y la improvisación no conducen a nada bueno pues baste mirar el fracaso de un empresario que recibió el encargo de dirigir la reconstrucción de la zona y de satisfacer los estados de miseria en que la gran mayoría de la población había sido sumergida con la pérdida de todos sus bienes.

Mucha agua ha pasado debajo del puente y, sin embargo, seguimos viendo a los pisqueños vivir en chozas de esteras soportando el frío espantoso del desierto invernal, con los escombros aún acumulados en sus calles, con su cementerio destruido, sin trabajo y casi sin comida.

La reacción de la población es ya de cólera cuya magnitud va creciendo porque nadie podrá hacerle comprender la razón por la cual tiene que sufrir un constante incremento de precios en los productos alimenticios que, para mala suerte, este encarecimiento con inflación coincide con el inmenso desorden urbano en las ciudades (por las necesarias obras que se realizan) y la sensación de abandono de las zonas rurales.

El gobierno no puede asumir una actitud pasiva creyendo que el estado de ánimo de la población cambiará con una o dos obras que se inauguren o con discursos demasiado triunfalistas.

Es hora de acometer decididamente las reformas estructurales que no han merecido ninguna atención hasta ahora. Cuando el hambre prevalece, la razón se va de vacaciones.
________________________

LA REPUBLICA 13 de agosto de 2008

“¿Dónde están los 1,123 millones de soles invertidos tras el sismo?"

Pregunta el presidente del frente de intereses de Pisco, Erasmo Huamán. Mientras el titular de la Asociación de Pueblos Afectados por el Terremoto, Lucio Juárez, dice que, en general, se ha reconstruido solo el 10%.
María Elena Castillo.

Justificación. Alan García en Pisco, un año atrás. Ayer regresó para inspeccionar obras y recordar que no es fácil reconstruir un pueblo “que quedó en el suelo”.

Un total de 1,123 millones de soles se han invertido en el primer año para los trabajos de emergencia y reconstrucción de las provincias del sur afectadas por el terremoto, aseguró el presidente Alan García tras inaugurar un colegio en Pisco, confesando que le hubiera gustado hacer mucho más.

Su exposición estuvo acompañada por varias cifras optimistas sobre la entrega de bonos, la construcción de módulos de vivienda y de aulas para que los escolares no pierdan el año lectivo, lamentando que la población no valore los esfuerzos hechos por su gobierno en este caso.

"¿Cómo no vamos a quejarnos si hay muchísima gente que aún vive en las calles en carpas? ¿Cómo vamos a callarnos si hay muchos que viven todavía en los albergues sin que se note la mínima intención de reubicarlos? ¿Nosotros quisiéramos saber dónde están los 1,123 millones de soles que dice el presidente que se han invertido tras el sismo?", preguntó el presidente del Frente de Defensa por los Intereses y el Desarrollo de Pisco, Erasmo Huamán Sante.

El dirigente aseguró que el avance de la reconstrucción es lentísimo y, al menos en Pisco, apenas supera el 10%. Por eso han convocado a una marcha pacífica para el viernes 15 del presente, en que se cumplirá precisamente un año del terremoto.
"El presidente hace anuncios que suenan bien, pero todo el mundo puede ver que en Pisco sus cifras no coinciden con la realidad. Por eso hay malestar generalizado", expresó.

DINERO AÚN NO ASIGNADO
El presidente de la Asociación de Municipalidades de Poblaciones Afectadas por el Terremoto (AMUPAT), Lucio Juárez, quien a su vez es alcalde de Pueblo Nuevo, Chincha, confirmó que si bien hay zonas donde se ha realizado mayor avance, en general éste no llega al 10%.

"Lo más alarmante son los bonos. Hay municipios que han cumplido con identificar a los beneficiarios desde febrero, pero muchos no han podido acceder al apoyo porque el Banco de Materiales no les ha dado las tarjetas", expuso, refiriendo que por eso hay mucha gente indignada por seguir viviendo en carpas .

Agregó que muchas cifras dadas por el presidente se refieren a proyectos y transferencias aprobadas pero aún no desembolsadas a municipios o regiones.
"De esta manera están trasladando el malestar que la población siente, del gobierno central a las regiones y municipios. Ellos se preguntarán qué hemos hecho con el dinero, cuando mucho de lo que dicen no lo hemos recibido", explicó Juárez.
Algo similar pasa en Huancavelica. El presidente de la región, Federico Salas, confirmó que si bien se ha aprobado una serie de proyectos para Castrovirreyna y Huaytará, muy poco es lo que se ha transferido.

El alcalde de Chincha, José Navarro, está en la misma situación. Si bien le han comunicado que se ha aprobado una partida de 60 millones de soles para la construcción de colegios y postas, este dinero aún no ha sido entregado. Es otro de los que siguen esperando.

Mientras tanto, al caer la tarde de ayer, un grupo de pisqueños quemó en la plaza de armas un lote de ropa que había sido entregado por el Ministerio del Interior. El pésimo estado de las prendas provocó la ira de los damnificados, quienes tras el incidente ratificaron su decisión de realizar una marcha de protesta el mismo 15 de agosto.

ALAN GARCÍA: "NO ESTOY SATISFECHO CON LO AVANZADO"
1] El presidente de la República, Alan García, admitió que no se siente satisfecho con los avances realizados para la reconstrucción en el sur, pero aseguró que su gobierno actuó desde el primer momento y lo sigue haciendo. Indicó que los avances no se notan porque Pisco “quedó en el suelo” y no es fácil reconstruir una ciudad. Puso el ejemplo el terremoto de Kobe, en Japón, cuya reconstrucción tomó varios años, a pesar de ser un país "rico".

2] El mandatario señaló que hasta el momento el Estado ha invertido 1,123 millones de soles en las zonas afectadas, de los cuales 400 mil se usó en la atención inmediata, postsismo, en el reparto de alimentos, el entierro de víctimas, el traslado de heridos y la construcción de módulos pasajeros de vivienda.

3] El resto, detalló, se ha entregado en otros proyectos, como los bonos de 6 mil soles para que 30 mil damnificados comiencen a edificar sus viviendas, la construcción de 1,200 aulas prefabricadas para que centenares de niños no pierdan el año, y la inversión de 120 millones en infraestructura educativa.

4] "Luego empieza la obra definitiva, la construcción de la carretera, el puente Huamaní, obras de agua potable y saneamiento que han colapsado”, recalcó el presidente.
________________________
GATOENCERRADO AGOSTO 11, 2008

A un año del desastre por: Mario Saldaña C.

Lunes de Licencia

Por: Mario Saldaña C.

A un año del desastre

Este viernes 15 de agosto no solo vamos a recordar un año del seísmo que asoló buena parte del sur del país, también deberíamos declarar la fecha como el día de la imprevisión nacional y del colapso institucional para atender desastres.

Razones sicológicas nos hacen rememorar los instantes mismos del terremoto, y claro, recordamos el lugar donde estábamos, la situación de nuestros seres queridos, etc, y salta de inmediato el tema de los teléfonos y las restricciones en la comunicación.

Apenas ocurrido el terremoto nos pasamos un mes discutiendo el tema de los teléfonos. Uno mira en perspectiva y compara. Acaba de suceder un fuerte temblor en Los Angeles y el colapso de las comunicaciones fue peor que el ocurrido en el Perú, con mucho más tiempo de restricción para hacer y recibir llamadas. Colombia y Chile han pasado por lo mismo meses atrás.

Las causas son exactamente las mismas: sobresaturación de líneas y un colapso parcial. Claro que en nuestro caso se pueden y deben mejorar las cosas: promoviendo, exigiendo y permitiendo que las empresas de telecomunicaciones aumenten sus inversiones en ampliación de capacidad y mejora de la calidad de la comunicación.

Y aquí la responsabilidad es compartida: las empresas invirtiendo en mejoras, el regulador y el MTC exigiendo las mismas, y la burocracia, sobre todo la municipal, destrabando las enormes vallas administrativas (cuando no de otro tipo) para la instalación de antenas o los permisos correspondientes.

Pero me pregunto, ¿las comunicaciones son el problema de fondo en caso de prevención o atención de desastres en el Perú? Mi respuesta, por lo visto en todo este año, es un rotundo no. Está demostrado que tenemos las mismas contingencias y restricciones que cualquier país del mundo.

Acaso habría que empezar por algo positivo: las reacciones y cadenas de solidaridad de los peruanos, y de la empresa privada en particular, para atender la emergencia fue desbordante, muy entusiasta y absolutamente contagiante.

Pero del lado del pasivo, la lista de temas urgentes e importantes es frondosa.

Un Estado que revela las enormes deficiencias que todos conocemos: falta de previsión, lentitud, burocratismo en exceso, aunado a la pobre situación de nuestra infraestructura básica.

Una absoluta incapacidad para cumplir y hacer cumplir las normas básicas de seguridad para la edificación de viviendas. Una apremiante necesidad de afrontar los temas relacionados al saneamiento físico legal de propiedades (al parecer, hoy en día tener un título de propiedad o de compraventa de un inmueble registrado no brinda 100% de seguridad), y un gran etcétera.

Pero para poner la cereza de la torta, y por si no fuera poco todo lo anterior, hay que contar a los políticos de todo pelaje que pretenden con su acción o inacción sacar réditos de la desgracia de la gente.

¿Será Dios peruano como dicen?

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu