miércoles, 27 de mayo de 2009

LAURA HUARCAYO: DIVA RECARGADA


SUPLEMENTO ESCAPE EL COMERCIO MAYO 29, 2009

LAURA HUARCAYO: DIVA RECARGADA
Conquistó la pantalla

La conductora de “Lima limón” celebra cinco años ininterrumpidos al frente de este espacio televisivo de Canal 4. Convertida en la nueva reina del mediodía, se ha dado el lujo de arrasar en sintonía con todos los programas de la competencia

Hace nueve años esta espigada rubia de 1,80 m de estatura aceptó realizar unas fotografías para la revista “Somos” sin saber que esa decisión marcaría su vida. “Me llamaron de emergencia porque les había fallado una chica para una nota de tauromaquia”, recuerda. Le dijeron que el reportaje solo iba a ocupar media página y grande fue su sorpresa cuando el sábado siguiente vio su fotografía, con ella vestida de torera, en la portada de la citada publicación: “No lo podía creer, porque aparte de dedicarme la portada en el interior habían varias páginas con fotos mías”. Y no exageramos si decimos que su vida a partir de ahí cambió porque, gracias a esas fotografías, al poco tiempo le ofrecieron ser una de las conductoras de un nuevo programa de chismes, oferta que rechazó debido a su pánico escénico. Luego participó en un evento de Miss Perú en el cual obtuvo un meritorio tercer puesto hasta que la llamaron para trabajar en la TV.

¿Siempre fuiste alta?
Sí, de niña era la última de la fila y en el colegio llevaba la bandera. Recuerdo que sufría porque a esa edad una es un poco insegura y yo andaba medio encorvada. Lo curioso es que mis padres no pasan de 1,70 m, pero los cuatro hermanos somos grandes y ahora me encanta mi tamaño.

¿Algún apodo?
Siempre he tenido la boca grande y mis hermanos me decían “Pato” por el pato Lucas.

¿Ya de niña querías trabajar en TV?
¡No! Yo decía que quería ser profesora y luego monja, y nunca pensé que iba a terminar trabajando en la televisión porque era supertímida. Recuerdo que en el colegio me preguntaban algo y me ponía rojísima.

EL MODELAJE Y LA TV
¿Cómo empezaste en el mundo del modelaje?
Trabajaba en el área administrativa de la Universidad Católica y todos los años durante mis vacaciones me llamaban para trabajar como anfitriona en el Motor Show, hasta que un día me llamaron de la revista “Somos” para hacer unas fotografías para un tema de tauromaquia. En realidad necesitaban con urgencia a una chica flaquita y sin caderas para que entrara en el traje de torera y alguien que me conocía sugirió mi nombre.

Es cierto que gracias a esa nota te empezaron a llamar para otros proyectos…
Lo gracioso fue que me dijeron que era para una nota de media página y el sábado siguiente estaba en la portada de la revista con varias fotografías mías en el interior. A la semana me llamaron de otra revista y así me empezaron a convocar para modelar y ser anfitriona.

¿Y te llamaron de la televisión?
Sí, Michelle Alexander me llamó y me ofreció hacer un programa con Carlos Cacho, pero no acepté porque aún trabajaba en la universidad y temía perder los beneficios de un empleo estable y, aparte, porque tenía mucho pánico escénico, no conocía el medio y mi mamá me decía que no lo hiciera.

Pero sí te animaste a participar en un concurso de Miss Perú Universo.
Fue algo que no hice por ganar sino porque quería probar algo distinto, diferente, pero que no iba conmigo porque no era nada competitiva y tampoco me veía con cara de miss. Pasaba por una depresión muy grande y un día en una peluquería un estilista me comentó del concurso, y decidí participar. Ingresé representando a San Martín y no me fue mal porque gané en la categoría de mejor traje típico, quedé como segunda finalista y obtuve un viaje a Alemania.

¿Qué tal te fue por allá?
Pedí una licencia de seis meses en la universidad pero no llegué a viajar porque me dediqué a trabajar como anfitriona, y de ahí me llamaron del programa “R con erre” para trabajar como modelo de Raúl Romero. Acepté porque pensé que no iba a tener mucha participación e ingresé junto a Caty Caballero, Patty Wong y Geraldine Salmón, todas con rasgos distintos, y eso gustó.

¿Te costó adaptarte a la TV?
El primer año lo pasé muy nerviosa, en el segundo me relajé y me divertí más, y al tercero ya le contestaba las bromas y tomadas de pelo a Raúl. Estuve en total cinco años en el programa, primero en el Canal 5 y luego en el Canal 4.

Ahí aprendiste a desenvolverte en pantalla…
Raúl siempre piensa en formar a los que lo rodean y nos daba la oportunidad de participar en algunos bloques a las modelos – Mucha gente no comprende que estar frente a una cámara en vivo es muy complicado y a veces te bloqueas. En ese sentido, el programa fue como una escuela porque no sabía lo que iba a pasar. Nos sucedía a las chicas y a mí que le pedíamos a Raúl en el camerino que por favor no se burlara de alguna de nosotras y él nos decía: “No se preocupen”. Salíamos al aire y lo primero que hacía era tomarnos el pelo, eso a la larga te da cierta seguridad porque aprendes a improvisar y manejarte en un programa en vivo.

¿Te tomó por sorpresa que te escogieran para el proyecto del mediodía?
Mariana Ramírez del Villar, productora y socia de Raúl en la empresa que produce “Lima limón”, me cuenta que lo que vieron en mí es que tenía buenas salidas para solucionar los imprevistos que surgen cuando uno tiene un programa en vivo y que al principio muchos no confiaban en mí porque solo había trabajado en la TV como modelo, no tenía experiencia como conductora y, sin embargo, apostaron por mí. Otro factor que dicen que influyó en su decisión fue que acababa de ser mamá y Mariana pensó que eso era algo bueno, porque cuando eres madre ya tienes otra forma de ver la vida.

CELEBRA ANIVERSARIO
Este año cumples cinco años en pantalla, ¿cómo lo van a celebrar?
En noviembre cumplimos cinco años pero estamos celebrando todo el año. Hubo muy buena química con Johnny Lozada, quien va a regresar… Pero más que buscar un coanimador la idea es que nos acompañen artistas internacionales. Los próximos invitados serán el actor Carlos Mata y el ex Menudo Charlie Massó.

En estos años salieron muchos programas a hacerte la competencia…
Salieron varios programas. He competido con Gonzalo Iwasaki, Tula Rodríguez, Sol Carreño, Mónica Zevallos, Sandro Monzante y Laura Bozzo, y te soy sincera con algo: cuando empecé en esto nunca me preocupé si iba a durar o no, me preocupaba por hacer cada día mejor lo que mi producción me pedía y ha sido una lucha día a día. Hasta ahora estoy acostumbrada a trabajar así y a veces sugiero cosas, pero trato de respetar el trabajo de cada uno.

¿Cuál consideras que fue la competencia más fuerte?
Nunca pensé ni dije: “¿Qué vamos a hacer?”. ¿Y sabes por qué? Porque soy consciente de que la televisión es algo pasajero, es una lucha del día a día en la que te puede ir bien hoy y mañana puede pasar que a la gente ya no le guste lo que haces o verte, y tienes que estar preparado para asumir eso. Yo soy consciente de que si mañana o pasado mañana me dicen “hasta aquí nomás” me iría supercontenta porque ya disfruté al máximo. Este no es un trabajo como otros en los que tienes tu puesto asegurado.

¿Y has pensado qué harás cuando llegue ese momento?
Me gusta mucho la televisión y creo que seguiría en algo relacionado con la producción.

Uno de los momentos más recordados fue la renuncia al aire de Carlos Alcántara.
Carlos es muy profesional, yo lo estimo mucho y hemos hablado acerca del incidente. Lo que pasa es que él no estaba de acuerdo con algunas cosas del programa, no se las expresó a la producción sino que prefirió decirlas al aire y todos nos sorprendimos. Mariana (Torres del Villar) se incomodó mucho porque lo correcto hubiera sido que se lo diga a ella primero. Yo siempre digo que las cosas suceden por algo, porque sentí que a partir de ese día perdí la vergüenza y comencé a desenvolverme mejor frente a cámaras.

Y llegó Carlos Vílchez…
Estuvimos buscando al “limón” casi medio año hasta que llegó Carlos Vílchez con su personaje de la “Carlota” y para mí es una satisfacción trabajar con él: es muy puntual, responsable, ocurrente y divertido, y entra a la “chacota”.

Algunos critican que haya un personaje así en el mediodía, ¿cuál es tu opinión?
Es que la “Carlota” es eso: un personaje que hace de mujer y eso le da ciertas licencias para molestar a los invitados, y cuando en mi casa mis hijos me preguntan por ella les explico que es un disfraz, un personaje que él interpreta, así como ellos representan personajes en las actuaciones de su colegio, y ellos lo entienden muy bien. Creo que los adultos son los que se hacen problemas, porque la intención del programa no es hacer apología del homosexualismo para nada.

¿Qué otro formato te gustaría explorar en TV?
Me gustaría algo que sea de noche, con entrevistas matizadas con espectáculos variados que vayan desde concursos de canto hasta notas en la calle, pero diferente de lo que hago a mediodía y que sea una vez por semana.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu