lunes, 23 de febrero de 2009

REVUELO EN EE.UU. POR PAGO ESCANDALOSO DE AIG A EJECUTIVOS

-----Mensaje original-----
De: valetodo@yahoogroups.com [mailto:valetodo@yahoogroups.com] En nombre de LUIS F. LEON PIZARRO
Enviado el: Lunes, 16 de Marzo de 2009 01:43 a.m.
Para: undisclosed recipients:
Asunto: Valetodo - REVUELO EN EEUU POR PAGO ESCANDALOSO DE AIG A EJECUTIVOS

Las oficinas de AIG en Nueva York Foto: EFE
WASHINGTON.- A pesar de haber recibido más de 170.000 millones de dólares del gobierno, la aseguradora American International Group (AIG) pagó ayer a sus ejecutivos decenas de millones de dólares en bonificaciones, una controvertida medida que causó el inmediato rechazo del gobierno de Barack Obama y del Congreso norteamericano.

Algunos asesores del gobierno, además, advirtieron que la noticia de que AIG pagó 165 millones de dólares en bonificaciones a sus ejecutivos, cuyas arriesgadas decisiones dejaron a la empresa al borde de la quiebra, probablemente socave el apoyo público al plan de rescate financiero y "provoque la ira de millones de personas".

"Muchas cosas terribles han pasado en el curso de estos últimos 18 meses, pero esto que pasó con AIG es lo más escandaloso", señaló ayer Larry Summers, principal asesor económico de Obama, al programa This Week , de la cadena ABC.
Summers, sin embargo, aclaró que era poco lo que el gobierno podía hacer para evitar los pagos extraordinarios estipulados en los contratos de los ejecutivos de la compañía, ya que habían sido acordados antes del rescate financiero. "Somos un estado de derecho. Hay contratos, y el gobierno no puede simplemente ignorarlos", explicó.

En igual sentido se manifestó el presidente de AIG, Edward Liddy, designado por el gobierno en septiembre pasado, luego de quedar la empresa al borde de la quiebra. "Las manos de AIG están atadas", escribió Liddy en una carta enviada al secretario del Tesoro, Timothy Geithner, en respuesta a una llamada de éste para protestar por la situación.

Según explicó, la compañía estaba "legalmente" obligada a pagar las bonificaciones establecidas a principios del año pasado, antes de que se descubrieran los problemas en el Departamento de Productos Financieros de la empresa.
Las malas apuestas de esta unidad en el mercado de derivados fueron las que llevaron a la compañía al borde del colapso, debido a pérdidas históricas que en 2008 rondaron los 100.000 millones de dólares.

Para evitar la bancarrota de la empresa, el gobierno adquirió en septiembre del año pasado el 80% de sus acciones e inyectó en la compañía 173.000 millones de dólares.
A pedido de Geithner, que exigió a AIG que redujera los pagos futuros de bonificaciones hasta donde fuera legalmente posible, Liddy informó anteayer que la compañía acordó modernizar su estructura de bonificación y que reducirá en por lo menos un 30% los pagos previstos para 2009. "AIG recortará drásticamente los sueldos restantes de 2009 de los principales ejecutivos de su Departamento de Productos Financieros y trabajará con el Tesoro para reordenar las bonificaciones de 2008", escribió Liddy, en la carta a Geithner.

La aseguradora, además, prometió cancelar cerca de 1000 millones de dólares en bonus retenidos en un período de varios años, la mitad de los cuales ya fueron pagados.
Pese a estas promesas, Austan Goolsbee, otro de los asesores económicos de Obama, reconoció en una entrevista con la cadena Fox que la noticia de los pagos "provocará la ira de millones de personas".

En el Congreso, en tanto, las protestas no se hicieron esperar.
"Es un escándalo. Los contribuyentes estadounidenses reembolsarán a algunos de los empleados que nos metieron en este lío", se quejó el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell.
"Deberían haberse impuesto a AIG reglas más estrictas desde el principio [a cambio de recibir el dinero público]", dijo, por su parte, el demócrata Barney Frank, presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes. "Ahora, lo que debemos hacer es ver si es posible recuperar estos bonus de alguna manera legal", agregó.

Por otro lado, Obama anunciará hoy un amplio paquete de medidas para propietarios de pequeños negocios, que reducirá los intereses para los préstamos e incrementará al 90% las garantías estatales sobre algunos préstamos de la Administración de Microempresas.

El gobierno también tomará enérgicas medidas para impulsar la liquidez bancaria con más de 10.000 millones de dólares dirigidos a descongelar el mercado de crédito secundario, según adelantaron funcionarios que solicitaron preservar su identidad debido a que no estaban autorizados para adelantar el anuncio presidencial.
Agencias AP, AFP, EFE y Reuters
__,_._,___

-----Mensaje original-----
De: vanguardia_aprista@gruposyahoo.com [mailto:vanguardia_aprista@gruposyahoo.com] En nombre de Fernando Yovera
Enviado el: Jueves, 05 de Marzo de 2009 07:51 a.m.
Para: tbone@juno.com
Asunto: [Vanguardia Aprista] La catástrofe bancaria amenaza ala Casa Blanca

Opinión
La catástrofe bancaria amenaza a la Casa Blanca
Thomas L. Friedman

The New York Times
Jueves 5 de marzo de 2009 |

NUEVA YORK.- Dos signos de los tiempos: primero, un banquero amigo me comentó que uno se da cuenta de que su banco está en problemas cuando el precio de sus acciones es menor que el costo de extraer dinero de uno de sus cajeros automáticos.

Segundo, vaya a Google y tipee estas cuatro letras: m-e-r-e. Antes de que tenga tiempo de continuar, Google le mostrará la lista de cosas o personas que usted podría estar buscando, y esa lista estará encabezada por el nombre "Meredith Whitney". Aparece antes de "merengue" y de "Meredith Viera".

¿Quién es Meredith Whitney? Es una analista bancaria que se hizo famosa por declarar el año pasado, mucho antes que los demás, que el Citigroup estaba hundido hasta el cuello en hipotecas incobrables y que era poco probable que sobreviviera en su forma actual.

¿Sabe cuántas personas tienen que estar buscándola si lo único que hay que hacer es escribir cuatro letras y su nombre aparece primero? ¡Un montón! Pero a mí no me sorprende en absoluto. Nuestro sistema bancario está en problemas tan graves que todo el mundo está buscando la solución mágica? y a la persona que pueda describirla. Pero, ¡ay!, esa solución no existe.

Estoy preocupado. Acabamos de elegir a un talentoso presidente joven con muchos buenos instintos sobre cómo hacer que nuestro país progrese, ampliar la asistencia médica a más personas, hacer que nuestro código impositivo sea más justo y lanzar una revolución industrial verde. ¿Pero saben qué temo? Temo que todo su primer período presidencial sea devorado por Citigroup, AIG, Bank of America, Merrill Lynch y toda la burbuja inmobiliaria de créditos subprime que inflamos durante los últimos 20 años.

Espero que mis temores sean exagerados. Pero pregúntese lo siguiente: ¿por qué el ex secretario del Tesoro Henry Paulson no pudo resolver este problema? ¿Y por qué parece que su sucesor, Tim Geithner, ni siquiera puede mirarnos a los ojos y explicarnos su estrategia? ¿Es porque no saben? No. Es porque sí saben -como Roy Scheider en la película Tiburón , la primera vez que vio el enorme tiburón blanco- que "vamos a necesitar un barco más grande", y ellos también tienen miedo de decirnos cuán grande tendrá que ser.

Este problema es más complicado que cualquier cosa que usted pueda imaginarse. Estamos saliendo de una juerga crediticia de 20 años de duración. En este país, demasiados de nosotros dejamos de ganar dinero haciendo "cosas" y empezamos a hacer dinero del dinero. Es decir, consumidores ganaban dinero con la suba de los precios inmobiliarios, y usaban sus ganancias para comprar televisores de pantalla plana de China con sus tarjetas de crédito, y los banqueros hacían dinero creando valores complejos y apalancamientos para que cada vez más consumidores pudieran ingresar al juego crediticio.

Cuando esta enorme burbuja explotó, creó un cráter tan profundo que no se alcanza a divisar el fondo? porque ese agujero es producto de dos excesos interrelacionados. Algunos bancos se encuentran en dificultades a causa de los valores hipotecarios subprime que tienen en sus libros, que ahora valen tan sólo 20 centavos por dólar debido a la falta de pago generalizada.

Un cráter profundo
Y muchos otros bancos -los que aceptaron el mayor apalancamiento, como el Citigroup y el Bank of America- están en problemas debido a todos los préstamos que están en sus libros y que ahora no pueden ser devueltos, como créditos para autos, préstamos para propiedades comerciales, créditos de tarjeta de crédito y préstamos corporativos. La mayoría de los grandes bancos no dieron de baja esos préstamos porque si lo hicieran serían insolventes. Los valores subprime incobrables insumirán un rescate de miles de millones de dólares; los préstamos podrían insumir billones.

Escalar las paredes de un cráter tan profundo será difícil. Cualquier paso importante que demos podría desencadenar otros problemas, cuyas dimensiones no podemos calcular. Debemos crear un "banco malo" para comprar y sostener esos valores hipotecarios tóxicos o debemos hacer que el gobierno compre la primera tanda y cree un mercado, pero eso probablemente implicaría tener que rescatar bancos que se han comportado de manera muy imprudente.

Es un precio que yo pagaría por salvar el sistema, pero incluso hacer eso es muy complicado. Comprar hipotecas tóxicas convertidas en valores no es como comprar un yate de los libros de una organización de ahorro y préstamo quebrada.

Nacionalizar el Citigroup es algo que puede sonar bien por escrito, pero ponerlo en cesación de pagos podría desencadenar toda clase de defaults en los contratos derivativos que realizó la institución. Tal vez sea algo inevitable, pero es mejor que entendamos todos los riesgos homólogos del Citigroup para no gatillar otro efecto dominó al estilo de Lehman Brothers.

Por el momento, el equipo de Obama parece preferir un intento gradual de curar a esos bancos enfermos devolviéndoles la salud con reiteradas transfusiones de sangre? 30.000 millones de dólares a AIG hoy, otros 40.000 millones para Citigroup mañana. Y sólo Dios sabe cuánto necesitará el Bank of America después de que su aventura de fin de semana con Merrill Lynch lo contagiara del "síndrome de los activos tóxicos".

La Reserva Federal y el Tesoro parecen intentar darles a esos bancos suficiente capital para que sobrevivan los próximos dos años para que puedan desapalancar y limpiar de riesgos sus carteras de valores, y después esperar que ocurra lo mejor.

Si están en lo cierto, el presidente Barack Obama (y el resto de nosotros) tendrá tan sólo un año de intensa lucha y después, gradualmente, podrá dejar a sus espaldas la crisis del sistema bancario.

Por ahora, sin embargo, los bancos siguen amenazando con consumir la presidencia de Obama. De hecho, lamento informarles que si tipean apenas dos letras en Google, b-a, lo primero que aparece no es Barack Obama. Es Bank of America. Barack Obama aparece en tercer lugar.
_______________________________
-----Mensaje original-----
De: valetodo@yahoogroups.com [mailto:valetodo@yahoogroups.com] En nombre de LUIS F. LEON PIZARRO
Enviado el: Miércoles, 04 de Marzo de 2009 04:33 p.m.
Para: undisclosed recipients:
Asunto: Valetodo - EL COLAPSO DEL MORGAN STANLEY PROFUNDIZALA CRISIS BANCARIA

El colapso del Morgan Stanley profundiza la crisis bancaria

IAR Noticias

La crisis bancaria exportada desde Wall Street, que ha comenzado a extenderse por todo el entramado globalizado del sistema financiero internacional, ya impactó en los principales bancos y grupos de inversión de EEUU y Europa, y esta vez se ensañó con el Morgan Stanley, la segunda entidad de inversiones más importante de EEUU, que debió ser auxiliado por fondos estatales del gobierno chino. En ese escenario, los fondos soberanos (reservas estatales de Asia y Medio Oriente)se siguen perfilando como los nuevos actores de la (cada vez más definida) debacle financiera global.

Informe especial IAR Noticias

La crisis "subprime" y las proyecciones recesivas en la economía estadounidense siguen impactando cada vez más en la economía y en el sistema bancario de EEUU y de Europa cuyas principales instituciones financieras ya fueron (o están siendo) afectadas por la debacle crediticia que arrastra a la primera potencia .

Esta vez le tocó el turno al banco de inversión Morgan Stanley que reveló pérdidas de US$9.000 millones asociadas a los problemas del mercado inmobiliario estadounidense.

Morgan Stanley, la segunda entidad de inversiones en importancia de EEUU, es el más reciente de una lista de connotadas firmas del sistema financiero de Wall Street en dar a conocer pérdidas cuantiosas generadas por la crisis hipotecaria estadounidense.

Al mismo tiempo, el banco anunció la venta de 10% de sus acciones al gobierno chino para ayudar a conseguir dinero.
El auxilio de los capitales estatales chinos al Morgan forma parte de una creciente tendencia de los bancos estadounidenses y europeos que buscan en las economías emergentes la solución a sus problemas financieros.
Asia y Medio Oriente auxilian a Wall Street

El Morgan Stanley se suma a una creciente lista de bancos europeos y estadounidenses que han recibido inyecciones de capital de Asia y Medio Oriente este año, que incluye a entidades de primera línea como Bear Stearns, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Goldman Sachs, Citigroup y J.P. Morgan, entre otros.

Con abundante efectivo en sus manos gracias al auge en el precio de materias primas (principalmente petróleo, en caso de Medio Oriente y Rusia) y de bienes de consumo (caso de China y Asia), estos gobiernos han acumulado gigantescas reservas (fondos soberanos) que los sitúa en posición de capitalizar la caída los bancos occidentales .

China Investment Corp anunció que está dispuesta a jugar el mismo papel que otros fondos soberanos que han comprado participación en instituciones financieras afectadas por los problemas de las hipotecas subprime, dijo recientemente su presidente ejecutivo a Reuters.

Hace unos meses, China ingresó con sus rerservas estatales al fondo de capital de riesgo Blackstone, y en septiembre, el emirato Abu Dhabi compró con su fondo estatal una parte de Carlyle.
Según cifras del propio Morgan Stanley, los fondos soberanos de inversión han invertido US$33.400 millones en activos financieros en Europa y EEUU desde enero de 2006.

A comienzos de mes el banco suizo UBS aceptó casi US$10.000 millones de un fondo del gobierno de Singapur y el banco estadounidense Citigroup vendió acciones por US$7.000 millones a un fondo de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unido.

La crisis bancaria (como efecto de las "subprime") proyectada de EEUU a Europa ya afectó a instituciones financieras legendarias del Imperio como Bear Stearns, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Goldman Sachs, Citigroup y J.P. Morgan, entre otros.
Hace dos semanas, le tocó el turno a la prestigiosa Unión Bancaria Suiza, UBS, que anunció nuevas pérdidas por US$10.000 millones en el valor de sus activos financieros expuestos al sector.

La necesidad de obtener capital está cambiando aceleradamente el panorama de la banca mundial, a medida que algunos de las principales bancos y grupos de inversión en crisis ceden participaciones accionarias a fondos estatales (fondos soberanos) de Asia y Medio Oriente que vienen en su rescate.
Como consecuencia de la crisis "subprime" en EEUU, la mayoría de los grandes bancos mundiales (incluidos los europeos) ha efectuado previsiones para evitar la depreciación de sus activos y reducir drásticamente sus costos, lo que ha conllevado la caída de presidentes y consejeros delegados de esas entidades, acompañados por decenas de miles de trabajadores despedidos.
Hasta ahora, según la agencia financiera Bloomberg, las pérdidas producidas por la crisis alcanzan los US$70.000 millones, pero la cifra final podría ser mucho más alta.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha pronosticado que las perdidas llegarán a los US$300.000 millones y el banco de inversión Goldman Sachs las calcula en US$400.000 millones.
En este escenario, los bancos centrales de Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido anunciaron, el martes, medidas para ayudar al sector bancario a hacer frente a la crisis crediticia mundial y a la subida del costo de los préstamos.

Estas tres instituciones financieras, junto con el Banco Nacional Suizo y el Banco de Canadá, hicieron público la semana pasada un plan para inyectar US$100.000 millones en fondos de emergencia.

El temor a que la crisis crediticia estadounidense influya en los resultados de los bancos de inversión terminó por derrumbar, en un primer término, a los principales indicadores de la Bolsa de Nueva York y ahora ya comienza a proyectarse en el sistema financiero europeo La venta masiva de las acciones de bancos y corredores de bolsa ya detonó una corrida financiera que se proyecta de EEUU hacia Europa y revela los temores a una expansión mayor de los afectados por la crisis de las hipotecas.

Según The Wall Street Journal, "con la caída en los precios de las viviendas y el consiguiente aumento en las tasas de morosidad se ha desatado una crisis comparable a algunos de los mayores desastres financieros de los últimos 50 años".
La venta masiva de las acciones de bancos evidencia los temores a que la crisis se profundice y se expanda mundialmente a través del entramado financiero de la crisis de las hipotecas en EEUU.
El avance de los fondos soberanos

Los fondos soberanos (reservas estatales) han adquirido relevancia en los países ricos en recursos naturales y en aquellos otros que han acumulado muchas reservas por ser grandes exportadores de productos industriales o de petróleo, como es el caso de Rusia y China.
Los llamados "fondos soberanos" son las reservas de divisas (sobre todo en dólares, euros o yenes) que los países que se encuentran con un superávit en cuenta corriente pueden administrar e invertir en el sistema financiero internacional.

Por países, los mayores fondos soberanos son los de Abu Dhabi (u$s625.000 millones), Singapur (u$s315.000 millones), Kuwait (u$s213.000 millones), China (u$s200.000 millones) o Rusia (u$s128.000 millones), todo ello sin contar a países como Venezuela que ya están invirtiendo en sectores de la banca .

Estimado en US$500.000 millones en 1990, hoy el volumen total de activos financieros de esos fondos se calcula en US$3 billones y se estima que podría llegar a US$10 billones en 2012.
Para tener una dimensión de esta cifra hay que señalar que el volumen de activos financieros de los fondos soberanos equivale a un cuarto (25%) del PBI de EEUU (US$12 billones).

El creciente protagonismo de Rusia, China y países árabes (algunos cercanos al "eje del mal") con sus fondos estatales produce escalofríos en los analistas y estrategas del Imperio que comienzan a vislumbrar una grieta peligrosa que amenaza al sistema financiero.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu