lunes, 29 de diciembre de 2008

OBJETIVO: TRUNCAS PALESTINA


De: Alexandro Saco [mailto:alexandro09538@gmail.com]
Enviado el: Miércoles, 07 de Enero de 2009 12:30 p.m.
Para: ForoSalud Prensa
Asunto: Objetivo: truncar Palestina -

Objetivo: truncar Palestina

El objetivo latente es truncar la viabilidad del legítimo proyecto palestino. Eso se apoya en el terror y el castigo a la población, para construir sobre los escombros de los territorios ocupados y asediados otra realidad. La aceptación de un Estado Palestino por parte de Israel, es un discurso que se percibe hoy vacío con mayor nitidez. No se trata de Hamas, sino de los palestinos en general. Los misiles sobre escuelas, mezquitas, comisarías, la Universidad de Gaza, o los asesinatos a sangre fría que se vienen documentando, expresan el trasfondo de mejor modo, pero esta secuencia se viene produciendo desde hace décadas. El bloqueo por tierra, mar y aire contra un millón y medio de seres humanos en Gaza es un acto de guerra tan incuestionable como un ataque con bombas o misiles.

Los argumentos pro israelíes* son endebles porque se sustentan en negar u obviar la realidad que la creación de Israel y la posterior ocupación han producido. Cuando la realidad es enterrada para travestirla en hechos que no son independientes de un contexto mayor, la ocupación y la opresión de Gaza y Cisjordania pueden ser anuladas de la discusión. Hamas es producto de la ocupación, fue alentado por Israel contra Al Fata de Arafat hasta proporcionándole armas para ese combate. Si el pueblo israelí sufre por las acciones de la resistencia palestina, usando el mismo argumento pro israelí que señala que Hamas es culpable del sufrimiento palestino, entonces el gobierno israelí es el culpable de sus víctimas civiles.

La desproporción que los pro israelíes se esfuerzan en refutar, es lo de menos. No se trata simplemente de una guerra desproporcionada, sino de resquebrajar lo que sobrevive de organización palestina vía masacres, asesinatos y represión; y esa intención es peor que la fuerza militar utilizada. La historia de las últimas décadas, como cualquier mapa lo demuestra, va hacia la desaparición Palestina. Y hoy que ya es evidente aquello, el poder mundial por diversos factores es cómplice de esa continuidad. Ante eso, como es lógico por que no hay otra opción, los palestinos no se van a rendir; por eso la necesidad de llevar la ocupación a límites entendibles cuando el objetivo es mayor que destruir a Hamas.

Como señala León Rozitchner en un interesante artículo, Israel ha confundido la culpabilidad del genocidio sufrido por los judíos. En lugar de señalar a los responsables europeos y cristianos del antisemitismo milenario, luego de la segunda Guerra Mundial se ha acercado a ellos y entre ambos han encontrado un nuevo culpable del antisemitismo: los palestinos y los musulmanes en general. Así se entiende mejor la obsesión sobre Irán. Rozitchner sostiene además que la expulsión de los judíos de Europa en el siglo XX, convirtió a Israel en la vanguardia, ahora judeo-cristiana, frente al peligro musulmán. Recordar la responsabilidad de Europa en la historia judía y en el despojo palestino hoy no es conveniente.

Los palestinos pagan una culpa histórica que no les corresponde y por eso lo arraigado de su reacción a la ocupación. Siguiendo el desarrollo de los hechos y con un presidente acorralado en este tema como Obama en los EEUU, es probable que en un par de décadas la nueva configuración de la zona en conflicto, lleve a una irremediable formalización de la desaparición palestina del mapa. Por eso hoy más que antes, es necesario deslindar con esta secuencia envilecida que ante nuestros ojos está avanzando y en la que muchos ilusamente pretender colocarse al centro. La imparcialidad en esta etapa del conflicto en Medio Oriente, como frente a otros episodios históricos, puede devenir en complicidad.

Si bien existe una violencia que daña a israelíes inocentes, ésta es sustancialmente producto de la desesperanza e impotencia que habita en el imaginario palestino. Qué puede hacer un joven que ve cómo un misil aniquila a toda su familia, destruye su universidad, o ve a su padre ser literalmente pisoteado o cruzar por una jaula para ir a construir sobre terrenos confiscados a palestinos modernos edificios israelíes. No caigamos en los enredos pro israelíes. La secuencia y los mapas que muestran el avance imparable de la ocupación develan reales intenciones, y son opuestos al discurso de la co-existencia de dos estados.

Justamente porque creemos que Israel tiene el derecho a existir, a pesar de la forma en que se constituyó, es que alertamos sobre el germen de su inviabilidad que está construyendo en estos tiempos la visión de sus políticos frente a Palestina. Si se cumple el deseo de truncar toda posibilidad de concreción de las demandas palestinas, la inviabilidad de Israel será manifiesta. Al contrario, si hubiera voluntad de convivencia Israel podría consolidar su desarrollo en la región. Pero no lo quieren ver, y nos acusan de anti judíos o antisemitas por confrontar al pro israelismo, cuando nuestra crítica respeta al pueblo judío y esperaría que haya una vuelta de tuerca. Al parecer es tarde para eso y las elecciones israelíes de febrero de 2009 marcarán el hito definitivo de la limpieza étnica normalizada en Palestina, porque la competencia electoral consiste en matar palestinos.

* Defino como pro israelí a aquellos grupos o personas que en el debate del conflicto entre Palestina e Israel niegan, soslayan o silencian la ocupación y las consecuencias de la creación de Israel sobre los palestinos.

Alexandro Saco
________________________________
-----Mensaje original-----
De: valetodo@yahoogroups.com [mailto:valetodo@yahoogroups.com] En nombre de EDGAR VALDIVIA ISUIZA
Enviado el: Miércoles, 07 de Enero de 2009 11:41 p.m.
Para: Centro Amazónico de Estudios
Asunto: Valetodo - El problema no es Dios.

El problema no es Dios
Enviado el 7th Enero, 2009 por Edicion

Moisés Panduro Coral.

Diversas circunstancias personales confabularon en contra de un viaje de formación que tenía previsto realizar a Israel en 1989 para llevar un curso de planificación de desarrollo rural integrado. Han pasado muchos años desde entonces, pero hasta ahora mis pies no han caminado sobre el campus de la Universidad de Haifa, ni he tenido la ventura de avizorar las orillas del Mar Rojo, ni que mis pies pisen las arenas del desierto de Neguev, ni subir con todas mis fuerzas -y no en teleférico- a Masada la emblemática montaña símbolo de la resistencia judía, ni menos tocar con mis dedos una roca del Monte de los Olivos, o darme un baño en el río Jordán, o tal vez, ir a navegar un buen rato en el Mar de Galilea.

No soy judío, pero tengo grandes amigos judíos. Tampoco soy católico ni protestante y sé poco de los musulmanes. Pero hay algo de la que tengo certeza absoluta: existe un Ser Supremo que es el mismo de judíos, cristianos y musulmanes. Jehová, el Padre o Alá es para ellos y para mí el origen de todo lo que existe, no sólo es el alfa sino el omega, el principio y el fin, la eternidad y lo infinito, el orden y el caos, o si lo prefiere, el caos como esencia fundamental de un orden que no es estático, lineal, sino dinámico, probabilístico, tenazmente móvil e impredecible pero azarosamente determinista por que siempre habrá algo que resulta de algo, una razón para todas las cosas.

Alguien, al comentar la historia de la humanidad en la que predominan los conflictos geopolíticos y bélicos, y encontrar la explicación a los últimos acontecimientos que se vienen suscitando en la llamada franja de Gaza en el que el ejército israelí ha ingresado con el objetivo de eliminar el incesante lanzamiento de proyectiles que durante seis meses han lanzado los miembros del grupo extremista Hamas sobre la población civil israelí que habita esa zona fronteriza, escribió que el problema en nuestro mundo de hoy es Dios, echándole la culpa al Creador de todos los desastres y calamidades que el mismo hombre propicia. Otros, derivando esa creencia al nivel terrenal, afirman que si no existieran las religiones -en cuanto obra humana, pues la religión es el camino que el hombre ha trazado para llegar a Dios- disputándose la primacía de tener la verdad, entonces, no hubiera habido tantas cruzadas y guerras, unas santas y otras no tantas, ni habrían hoy jihads, intifadas, ni atentados terroristas que originan respuestas militares.

Pero yo creo, sin ser cercano a lo teológico o espiritual ni feligrés nominal o practicante, que el problema es la doble moral que se puede percibir en el universo de opiniones. No me va a creer pero lo he leído: hay tipejos que nos quieren hacer creer subliminalmente que si los terroristas islámicos de Hamas hacen volar en pedazos a cientos de israelíes debemos ser condescendientes con ellos por que es la respuesta de un “pueblo oprimido”, pero que si el ejército israelí los reprime militarmente en acciones que también originan muertos -muchos de ellos inocentes-, dicen que eso es condenable por que los israelíes son la cuarta o quinta potencia militar del mundo. Opiniones de este tipo los leemos y escuchamos todos los días y pasamos por alto, sin advertir la barbarie que transmiten.

Me recuerdan a esos caviares que en la comodidad del balcón llamaban “guerra interna” a los cochebombas senderistas que mataban a decenas de peruanos o que en sus artículos de opinión llamaban “alzados en armas” a un grupo de cobardes que asesinaban por la espalda y cuando no, “ajusticiados”, a los que eran masacrados, descuartizados y dinamitados. Tal vez la situación y el contexto de ambos conflictos no sean iguales, pero el lenguaje pretendidamente analítico de los caviares globales de hoy en el tema de Gaza, se parece al lenguaje de los caviares de esa época aciaga que vivimos los peruanos.

La doble moral se muestra también cuando se califica a las partes en conflicto. Para estos caviares globales, Israel como nación tiene la calificación de fascista y colonialista, por que sus gobiernos durante sesenta años han defendido por todos los medios posibles la vida de sus ciudadanos y su derecho a vivir en un territorio que les perteneció, no por que la Biblia -ellos despectivamente le llaman leyendas bíblicas- lo diga, sino por que la historia y la arqueología así lo confirman -¿quiénes estuvieron en Masada en el año 77 a.C.?- y por que su surgimiento como Estado en el año 1948 fue producto de un acuerdo de Naciones Unidas y no el mero capricho de sionistas. Sin embargo, los caviares globales dan a entendernos que es legítimo que los terroristas de Hamas proclamen como artículo constitucional la desaparición del Estado de Israel, y nunca hacen mención que este grupo ha dado un golpe de Estado contra la autoridad legítima del pueblo palestino apoderándose de Gaza y rompiendo con sus acciones armadas toda posibilidad de paz en esa región.

Y a los caviares globales no les gusta que se diga que Hamas es terrorista. No es terrorista, dicen, es un movimiento religioso y político, pero sutilmente obvian agregarle que también es un movimiento militar, dinamitero, intransigente y violentista que se mimetiza en la población civil que finalmente resulta afectada con la muerte de mujeres y niños -inocentes, lo recalcamos- que duele en lo profundo del alma a quienes rechazamos toda forma de violencia, venga de donde venga.

No estamos de acuerdo con la muerte. Nunca estaremos de acuerdo con la muerte. Pero con la misma energía con que se convocan a marchas de condena a la muerte de ciudadanos palestinos, se debe convocar, en su momento, a marchas de condena a la muerte de ciudadanos israelíes que también han visto perder mujeres y niños en los atentados sangrientos realizados por Hamas.

Y esto no para equiparar los actos de uno y otro, ni para hablar de proporcionalidades -palabra tan desgastada en estos días-, sino para saber a ciencia cierta que estamos en camino a una paz definitiva en esa parte del planeta que a muchos nos gustaría visitar algún día cuando ya no haya más llanto, ni dolor, ni desesperación, ni frustración, ni bombas en autobuses, ni cohetes contra nadie, ni tanques rodando por las calles, ni aviones de guerra, ni intransigencia fundamentalista.

Será el día en que entendamos que el problema no es Dios, sino el hombre y su doble moral en estos conflictos. El día en que podamos cruzar tranquilamente las fronteras entre Israel y Palestina y abrazarnos con sus hijos, caminar juntos, y adorar al mismo Dios, llámese como se llame, en templos, iglesias y mezquitas, sin distingos de ninguna clase.
http://www.proycontra.com.pe/2009/01/07/el-problema-no-es-dios/2/
_________________________
De: ALFONSO MARDINI [mailto:amardini@yahoo.com]
Enviado el: Viernes, 16 de Enero de 2009 01:38 p.m.
CC: Alfonso Mardini
Asunto: "¿Por qué los judíos y los árabes / musulmanes se odian mutuamente?"

Primero, es importante entender que no todos los árabes son musulmanes, y que no todos los musulmanes son árabes. Mientras que la mayoría de los árabes son musulmanes, hay muchos que no lo son. Es más, hay un mayor número de musulmanes no árabes (en áreas tales como Indonesia y Malasia) que árabes musulmanes. Segundo, es importante recordar que no todos los árabes odian a los judíos, que no todos los musulmanes odian a los judíos y que no todos los judíos odian a los árabes y musulmanes. Debemos ser cuidadosos de evitar estereotipar a la gente. Sin embargo aclarado eso, y generalmente hablando, los árabes y los musulmanes tienen un rechazo y desconfianza hacia los judíos y viceversa.

Si hay una explicación bíblica explícita para esta hostilidad, ésta proviene desde Abraham. Los judíos son descendientes Isaac el hijo de Abraham. Los árabes son descendientes de Ismael, también hijo de Abraham. Habiendo sido Ismael el hijo de una esclava egipcia (Génesis 16:1-6), obviamente habría alguna hostilidad entre los dos hijos. Como resultado de las burlas de Ismael hacia Isaac (Génesis 21:9), Sara habló con Abraham, solicitándole que enviara a Agar y su hijo Ismael lejos de ahí (Génesis 21:11-21). Probablemente esto causó aún más desprecio en el corazón de Ismael por Isaac. Aún un ángel le profetizó a Agar que Ismael sería: “... hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él” (Génesis 16:11-12).

La religión del Islam, a la cual pertenecen una mayoría de árabes, ha hecho esta hostilidad aún más profunda. El Corán contiene algunas instrucciones contradictorias para los musulmanes respecto a los judíos. En un punto se instruye a los musulmanes a tratar a los judíos como hermanos, y en otro, ordena a los musulmanes a atacar a los judíos que rehusen convertirse al islam. El Corán también introduce un conflicto en cuanto a quién es el verdadero hijo de la promesa de Abraham. Las Escrituras hebreas dicen que fue Isaac. El Corán dice que fue Ismael. El Corán enseña que fue Ismael a quien Abraham casi sacrificó al Señor, no Isaac (en contradicción a Génesis capítulo 22). Este debate sobre quien fue el hijo de la promesa, contribuye a la hostilidad actual.

Sin embargo, la más antigua raíz de amargura entre Isaac e Ismael, no explica toda la actual hostilidad entre judíos y árabes. De hecho, por miles de años en la historia del Medio Oriente, los judíos y los árabes vivieron en relativa paz e indiferencia de unos hacia otros. La causa primaria de la hostilidad tiene un origen más reciente. Después de la II Guerra Mundial, cuando las Naciones Unidas le dieron una porción de tierra de Israel a los judíos, la tierra en ese tiempo, estaba habitada primeramente por los árabes (los palestinos). La mayoría de los árabes protestaron vehementemente en contra de que la nación de Israel ocupara esa tierra.

Las naciones árabes se unieron y atacaron a Israel en un intento por sacarlos de esa tierra; pero a fin de cuentas fueron derrotados por Israel. Desde entonces, ha habido una gran hostilidad entre Israel y sus vecinos árabes. Si miras en el mapa, Israel ocupa una pequeña franja de tierra y está rodeada por varias naciones árabes mucho más grandes, tales como; Jordania, Siria, Saudi Arabia, Iraq, y Egipto. Creemos que, bíblicamente hablando, Israel tiene un derecho de existir como nación en la propia tierra que Dios le dió a los descendientes de Jacob, nieto de Abraham. Al mismo tiempo, creemos firmemente que Israel debería buscar la paz y mostrar respeto por sus vecinos árabes. El Salmo 122:6 dice, “Pedid por la paz de Jerusalén; sean prosperados los que te aman.”

Fuente: http://www.gotquestions.org/Espanol/Judios-Arabes-Musulmanes.html
________________________
De: ALFONSO MARDINI [mailto:amardini@yahoo.com]
Enviado el: Viernes, 16 de Enero de 2009 02:32 p.m.
CC: Alfonso Mardini
Asunto: Cronologia del Conflicto Arabe - Israelí

CRONOLOGIA DEL CONFLICTO

Desde el siglo XV, el territorio palestino formaba parte del Imperio Otomano hasta su descomposición en los albores del siglo XX.

1914: Estalla la I Guerra Mundial. Gran Bretaña y Francia se reparten la región ocupada por el acuerdo de Sykes-Picot, con la promesa de una futura independencia a cambio del apoyo árabe en el conflicto. Palestina queda bajo control británico.

1917: Declaración Balfour. En una carta enviada al líder del movimiento sionista, Gran Bretaña acepta la futura creación del hogar nacional judío en Palestina.

1919: El primer Congreso Nacional Palestino, celebrado en Jerusalén, rechaza la Declaración Balfour y solicita la independencia para Palestina.

1922: La Sociedad de Naciones firma el acta de mandato de Gran Bretaña sobre Palestina. La administración británica impulsa una nueva ola de inmigración judía y nace una resistencia palestina contra la ocupación con sucesivos estallidos de violencia.

1932: Se forma el primer partido palestino, Istiqlal.

1939: Conferencia en Londres sobre la grave situación Palestina. Aparece el libro blanco por el que el Gobierno británico impone restricciones a la inmigración judía.

1945: Tras varios atentados y la imposición de la ley marcial, la situación se desborda y Gran Bretaña piede a la ONU que se haga cargo de la llamada cuestión palestina.

29 de noviembre de 1947: Tras el exterminio de seis millones de judíos en el holocausto nazi, la Asamblea General de la ONU acuerda la partición de Palestina en un Estado árabe y otro hebreo, con el rechazo de los países árabes.

1948-1949: Primera guerra árabe-israelí. La proclamación del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948, provoca la ira del mundo árabe y la intervención en la zona de los ejércitos de Egipto, Irak, Líbano, Siria y Jordania. La principal consecuencia es la consolidación del poder israelí en la zona y el éxodo de 600.000 palestinos.

1956: Segunda guerra árabe-israelí o Guerra del Sinaí. La nacionalización del canal de Suez por el presidente egipcio Nasser motiva el ataque de la alianza franco-británica-israelí, que toma el control del canal. EE UU, la URSS y la ONU consiguen el abandono de las tropas y la reapertura del canal.

1964: Nace la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

1967: Guerra de los Seis Días. Provocada por la alianza entre Egipto, Siria y Jordania, que pone en peligro la salida de los barcos israelíes al mar Rojo, acaba con la ocupación israelí de la península del Sinaí (Egipto), del resto del territorio palestino (Gaza y Cisjordania) y de los Altos del Golán (Siria).

1973: Guerra del Yom Kipur. Egipto y Siria lanzan un ataque sorpresa mientras los judíos celebran el día del perdón. Las tropas egipcias cruzan el Canal de Suez y la ofensiva siria permite la recuperación de parte del Golán.

1974: la ONU reconoce a la OLP como representante legítimo de los intereses del pueblo palestino.

1975: Guerra de Líbano. Israel pretende expulsar de Líbano a los palestinos. El conflicto destroza la economía y el ejército del país.

1978: Estados Unidos, Israel y Egipto firman en Washington los acuerdos de Camp David, que no resuelven la cuestión palestina pero acaban con 30 años de hostilidades entre Israel y Egipto.

1981: Israel se retira de la península del Sinaí pero inicia la invasión de Líbano, que aloja a la OLP.

1983: Israel se compromete a abandonar el Líbano tras la salida de la OLP de Beirut.

1986: Yasir Arafat reconoce el derecho a existir del Estado de Israel y exige la retirada de Israel de todos los territorios ocupados.

1987: Comienza la Intifada. La población de los territorios ocupados de Gaza, Cisjordania y Jerusalén se levanta, sirviéndose de piedras, contra el ejército israelí.

1988: El Consejo Nacional Palestino proclama el Estado Independiente de Palestina con Yasir Arafat como presidente.

1990: Guerra del Golfo. Sadam Hussein invade Kuwait.

1991: Conferencia Internacional de Paz para Oriente Medio, el 30 de octubre en Madrid, en la que participan israelíes y palestinos. Se establecen las bases para las futuras negociaciones.

1993: Firma de los acuerdos de Oslo el 13 de septiembre. Yasir Arafat e Isaac Rabin firman la Declaración de Principios en Washington, que incluye el reconocimiento del Estado de Israel, la autonomía de Cisjordania y Gaza, y las bases del futuro estatuto de Jerusalén.

1994: Acuerdo de El Cairo para la autonomía de Gaza y Jericó, punto de partida de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Isaac Rabin y Hussein de Jordania ponen fin a 46 años de guerra entre ambos países.

Matanza de Hebrón: el 25 de febrero, el ultraderechista Baruch Goldstein entra en la Tumba de los Patriarcas, en Hebrón, armado con un rifle M-16, y asesina a varias decenas de palestinos mientras rezaban.

1995: El rey Husein de Jordania, el presidente egipcio, Hosni Mubarak; Arafat y Rabin celebran una cumbre en El Cairo para impulsar el proceso de paz.
- Extensión de la autonomía palestina a Cisjordania.
- El 4 noviembre, un joven ultraortodoxo asesina al ministro israelí, Isaac Rabin.

1996: Arafat gana las elecciones celebradas en la ANP y Benjamín Netanyahu, del derechista Likud, derrota al laborista Simon Peres en los comicios israelíes.

1997: Netanyahu y Arafat acuerdan la retirada de Hebrón del Ejército israelí.

1998: Cumbre de paz en Wye (Maryland, EE UU) entre Arafat, Netanyahu y Clinton, de la que surge una nueva retirada israelí de Cisjordania, a cambio de frenar la lucha armada.

1999: En mayo, el laborista Ehud Barak es elegido primer ministro.
- Arafat y Barak firman en Sharm el Shelj (Egipto) la aplicación del plan Wye, que incluye la retirada israelí de un 12% de Cisjordania a cambio de que la OLP proteja la seguridad de Israel.

2000: Acuerdo para una segunda retirada israelí de un 5% de Cisjordania y la tercera de un 6,1%.
- El Consejo Central Palestino amenaza con la proclamación unilateral del Estado Palestino, pero la UE y EE UU logran retrasar la decisión.
- 24 de mayo de 2000: Barak ordena la retirada de sus tropas del sur de Líbano, cinco semanas antes de lo previsto.
- Del 11 al 25 de julio: Nueva cumbre de Camp David para negociar la soberanía sobre Jerusalén, que acaba en fracaso, principalmente por la cuestión de Jerusalén.
- El 28 de septiembre estalla la segunda Intifada tras la visita del derechista Ariel Sharon a la Explanada de las Mezquitas.
- El 9 de diciembre de 2000 Ehud Barak dimite y convoca elecciones anticipadas.

2001: El 6 de febrero se celebran los comicios a primer ministro y el ex general Ariel Sharon, dirigente radical del partido nacionalista Likud, derrota por un amplio margen a Ehud Barak. Sharon obtuvo un 62,2% de los votos y Barak, un 37,8%. La abstención alcanzó un récord, al votar sólo el 62% del electorado.

En diciembre, Sharon decreta el confinamiento en Ramala del presidente palestino, Yaser Arafat, a quien hace responsable de la ola de atentados.

2002

- El 16 de junio. Israel comienza la construcción de un muro de separación entre palestinos e israelíes de más de 400 kilómetros y que discurre por territorio ocupado de Cisjordania. Miles de palestinos quedan aislados y cientos de olivos arrasados. Más tarde el Tribunal de Justicia de La Haya lo declarará ilegal.

2003

- 17 de mayo. El primer ministro israelí, Ariel Sharon, y su colega palestina, Mahmud Abbas, se reúnen para hablar sobre un nuevo plan de paz denominado 'Hoja de ruta' auspiciado por la comunidad internacional.

2004

- 11 de noviembre. Fallece en París Arafat después de varios días en coma.

2005

- 9 de enero. Abbas gana las elecciones para sustituir a Arafat como presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

- A principios de febrero, se anuncia un cese al fuego entre palestinos e israelies. A finales, un ataque suicida reivindicado por la Jihad Islámica provoca 4 muertos y 50 heridos en una discoteca de Tel Aviv comprometiendo los esfuerzos pacificadores del gobierno de la autoridad palestina.

- En junio, en las proximidades de Jenin efectivos israelies asesinan a Maruh Kamil, dirigente local del grupo extremista Yihad Islámica en lo que se denuncia por los palestinos como el reinicio de las practicas de asesinatos selectivos, contestados con mas ataques sobre asentamientos israelies.

- A mediados de septiembre se produce el fin de la ocupación israelí en Gaza.

- Durante octubre, se produce una escalada de atentados y represalias.

- A mediados de diciembre Sharon de 77 años es internado imprevistamente en un hospital de Jerusalén debido a un infarto cerebral del cual se repone parcialmente pero dos semanas mas tarde vuelve a ser ingresado de urgencia de urgencia ante una apoplejia masiva irreversible que lo deja en coma. Horas más tarde asume funciones como primer ministro interino Ehud Olmert

2006

-A finales de enero, Hamás logra un histórico triunfo electoral al lograr mas del 40% de los votos y desplazar con su mayoria parlamentaria del gobierno de la ANP a la agrupacion Al-Fatah.

- A principios de abril se suceden los hechos: comienzan los atentados selectivos de Israel, Olmert es ratificado en su cargo.

- En junio, se retoman los ataques contra Gaza.

- 12 julio. Hezbolá captura 2 soldados en la frontera para un eventual canje por prisioneros palestinos y mata a 8 israelíes en un breve combate. Israel califica la acción como un acto de guerra por parte del Líbano y se desatan las hostilidades.

- 13 de agosto. Se produce el cese de hostilidaes entre Israel y Hezbolá en el sur de Líbano tras acatar la resolución de la ONU.

2007

- 27 de noviembre. Se celebra la Conferencia de Paz de Annapolis bajo el auspicio de EEUU. Palestinos e israelíes se comprometen a llegar a un acuerdo antes de 2009.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu