miércoles, 5 de noviembre de 2008

EE.UU. EXIGE NUEVOS REQUISITOS PARA VISITANTES QUE INGRESAN A SU TERRITORIO

LA REPUBLICA ENERO 12, 2009

EEUU exige nuevos requisitos para visitantes que ingresan a su territorio

Los pasajeros que viajen a partir de hoy a Estados Unidos procedentes de países que no necesiten visa para estancias de menos de 90 días, tendrán la obligación de registrase para obtener una autorización electrónica, con 72 horas de anticipación.

La nueva normativa norteamericana de aduanas, exige que antes de iniciar el viaje, los visitantes registren los datos solicitados por el Sistema Electrónico de Autorización, a través del web site https://esta.cbp.dhs.gov.

En dicha página, los viajeros deberán registrar nombre completo, fecha de nacimiento y detalles del pasaporte.

Además, se incluye la posibilidad de dar algunos datos del viaje de forma opcional como el número de vuelo y la dirección de destino en los Estados Unidos.

Una vez enviada la solicitud las autoridades norteamericanas confirmarán la autorización de entrada al país, y este permiso será válido durante dos años, independientemente de las veces que se visite Estados Unidos.

El Sistema de Autorización de Viaje era voluntario desde agosto de 2008, y paso a ser en obligatorio hoy.

Según fuentes gubernamentales de Estados Unidos, el sistema es rápido, seguro y gratuito, además permite acceder a él en 13 idiomas y funcionará en un total de 27 países, muchos de ellos integrantes de la Unión Europea. (Con información de Andina)

ESTADOS UNIDOS EXIGE DESDE HOY NUEVOS REQUISITOS PARA VIAJEROS AÉREOS QUE ENTRAN A SU TERRITORIO

Estados Unidos. Todos los pasajeros acogidos al Programa de Exención de Visado que viajen a esta nación a partir del 12 de enero deben cumplir la nueva normativa norteamericana de aduanas, la cual exige que antes de iniciar el viaje se cumplimenten los datos solicitados por el Sistema Electrónico de Autorización: "Electronic System for travel Authorisation".

Cumplimentar la autorización es sencillo y gratuito. Antes del viaje, los pasajeros deben proporcionar sus datos, bien a través de la web https://esta.cbp.dhs.gov/ -disponible en castellano-, o bien a través de su agencia de viaje. Una vez enviada, las autoridades norteamericanas confirmarán la autorización de entrada al país. Además, este permiso será válido durante dos años, independientemente de las veces que se visite Estados Unidos.

British Airways aconseja a sus clientes que realicen la solicitud con el mayor tiempo posible de antelación -al menos, 72 horas antes de la salida de su vuelo-, porque en caso de ser denegado el permiso, podrían verse afectados por el retraso de su viaje, informa la compañía en un comunicado.

Gracias a este sistema, el Departamento norteamericano de Seguridad Interna establece un nuevo mecanismo para determinar, antes del viaje, qué pasajero está autorizado para viajar al país. La nueva normativa exige a los clientes que vuelen a territorio norteamericano que aporten ciertos datos como nombre completo, fecha de nacimiento y detalles del pasaporte. Además, se incluye la posibilidad de dar algunos datos del viaje de forma opcional como el número de vuelo y la dirección de destino en los Estados Unidos.

Jim Foster, British Airways’ Government and Industry Affairs Manager, se refiere al nuevo sistema: “Estados Unidos es nuestro mercado exterior más importante y estamos trabajando de forma muy importante para avisar a los clientes afectados por esta nueva normativa de la necesidad de cumplimentar estos datos con suficiente antelación. El sistema es rápido, gratuito y sencillo y la Autorización de Viaje tiene una validez de dos años. Estamos enviando recordatorios a través del correo electrónico a nuestros pasajeros para invitarles a que realicen este trámite”.

British Airways también recuerda a sus pasajeros que para entrar en territorio norteamericano todavía es necesario cumplimentar el formulario verde I-94W que se les proporcionará bien en los mostradores de facturación o bien a bordo del avión.

Detalles interesantes:

-El Sistema de Autorización de Viaje es voluntario desde agosto de 2008, y se convertirá en obligatorio a partir del 12 de enero de 2009.

-La Autorización de Viaje es necesaria para ciudadanos que viajen con el Programa de Exención de Visado.

-Se necesitará una nueva Autorización si: el viajero solicita un nuevo o segundo pasaporte, cambia su nombre, género o nacionalidad y si las respuestas SI/NO del formulario cambian por alguna circunstancia.

-Si viaja con un visado B1/B2 válido, el pasajero no deberá solicitar la Autorización de Viaje.
_____________________
El Comercio 02 10 08

El periplo que llevó a un inmigrante a EE.UU. y luego de vuelta a casa
Un nuevo estudio sugiere un giro en las olas migratorias; el sueño americano pierde atractivo
Por Miriam Jordan
San Juan Alotenango, Guatemala

En 2004, Ambrosio Carrillo se embarcó en un viaje peligroso e ilegal hacia Estados Unidos. A principios de este año, tomó la decisión, igualmente angustiante, de volver a casa.

Luego de trabajar en el sector de construcción y ganar US$15 la hora en las afueras de Washington DC, Carrillo casi no tuvo trabajo en el segundo semestre de 2007, cuando numerosos empleos se evaporaron. Para cuando llegó la baja temporada invernal, el inmigrante indocumentado, experimentado albañil y carpintero, estuvo desempleado durante dos meses. No tenía dinero para enviar a su esposa y sus tres hijos en Guatemala.

Vea un gráfico interactivo con cifras sobre los cambios migratorios en EE.UU.
Por eso, en enero, Carrillo rompió la alcancía y contó US$3.100 en monedas y billetes. "Tenía suficiente para comprar un pasaje de avión a casa y enviar por barco mi camioneta a Guatemala", recuerda Carrillo, de 37 años. Ahora, de vuelta en San Juan Alotenango, un pueblo de calles polvorientas donde el agua corriente es ocasional, Carrillo transporta frutas, leña y metal reciclable por unos dólares por viaje.

Con su viaje de ida y vuelta a Estados Unidos, Carrillo está contribuyendo a escribir el capítulo más reciente de la historia de la inmigración estadounidense. Tras años de crecimiento, la inmigración ilegal a EE.UU. desde México y América Central se ha desacelerado de forma pronunciada. Al mismo tiempo, demógrafos y defensores de los inmigrantes aseguran que cada vez más inmigrantes latinoamericanos están volviendo a sus países. El impacto de este patrón migratorio cambiante se siente en EE.UU. y más allá, en pueblos como San Juan Alotenango, que en cierta medida dependen del efectivo que estos inmigrantes envían a casa.

Es difícil rastrear cambios recientes en el conjunto de los 12 millones de inmigrantes que se estima se encuentran en Estados Unidos ilegalmente. Pero un nuevo estudio del Pew Hispanic Center, un centro de estudios independiente de Washington, calcula que las llegadas anuales desde México bajaron un 25% este año frente a 2005, a unas 350.000. Las llegadas de América Central también se redujeron a la mitad, a unas 120.000, según el estudio, que será presentado hoy.

En parte, esta desaceleración se debe a las enérgicas medidas del gobierno de George W. Bush contra la inmigración ilegal. En tanto, el debilitamiento de la economía ha supuesto un golpe para estos trabajadores, muchos de los cuales se desempeñan en la industria de la construcción, que ha sido una de las más afectadas por la crisis.
Con los ingresos en declive, la circulación de dinero desde trabajadores que se encuentran en Estados Unidos hacia sus países en América Latina se ha desacelerado por primera vez desde que el Banco Interamericano de Desarrollo comenzó a contabilizar las remesas en 2000.

Unos 1,35 millones de guatemaltecos —un 10% de la población de país— viven en Estados Unidos, mientras alrededor de 3,5 millones de sus habitantes dependen de las remesas, según el Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y de Desarrollo, un centro independiente de estudios en Guatemala. Con US$4.120 millones en 2007, las remesas son la mayor fuente de divisas extranjeras en Guatemala, por delante del café, el azúcar y otras exportaciones.

San Juan Alotenango, un pueblo con unos 20.000 habitantes que viven principalmente de la agricultura, se encuentra en un valle flanqueado por dos volcanes. El ingreso diario promedio para los agricultores es de menos de US$10. Cuando alguien se muda a Estados Unidos, sus familias mejoran notablemente su estándar de vida. Cuando la economía estadounidense se desacelera, esas familias sienten los efectos.
En la chabola de una habitación donde vive con su familia, Ambrosio Carrillo cuenta cómo trató de salir adelante en EE.UU.

Se fue, dice, para pagar por una mejor educación para sus hijos y quizás comprar tierras para ellos. "Creía que yendo a EE.UU. podría ofrecerles un mejor futuro a mis hijos". A dos primos les iba muy bien allí, y uno de ellos se ofreció a ayudar a Carrillo a costear los gastos del viaje, a través de la frontera de México. Con intereses, el costo total de viaje sería de unos US$10.000.

El 26 de abril de 2004, Carrillo partió junto a otros 30 inmigrantes. Tras seis duros días en el desierto, bajo condiciones extremas, el guatemalteco llegó sano y salvo al otro lado de la frontera. Dos días después estaba camino a Baltimore, donde su primo lo llevó a un departamento de tres habitaciones y un baño en Hyattsville, Maryland, que Carrillo compartiría con otros 11 inmigrantes.

En 2004, la construcción en Washington y sus suburbios estaba en auge. Carrillo pagó US$80 por un número de seguro social falso y al poco tiempo estaba trabajando. Su empleador, Pat's Renovation LLC, no pudo ser localizado para este artículo; un número de teléfono asociado a la compañía está fuera de servicio.

"Comencé como trabajador no calificado, ganando US$9 por hora", recuerda. Luego de pagar impuestos y otras cargas, Carrillo asegura que se quedaba con unos US$400 por semana, más de doce veces lo que ganaba en su país.
A medida que fue aprendiendo el idioma y el oficio, su paga por hora llegó a subir hasta US$12, dice. Durante los primeros dos años, pagó su deuda con el coyote que lo ayudó a cruzar la frontera y pudo enviarle a su familia unos US$200 cada dos semanas. Luego, afirma, pudo mandarles US$300 o US$400. En 2006, vendió su auto y compró una camioneta por US$2.000.

En 2007, la fortuna comenzó a cambiar para Carrillo y otros inmigrantes ilegales. La crisis hipotecaria que asoló EE.UU. empezó a propagarse y el sector de la construcción se contrajo.

Poco después, el empleador de Carrillo le informó que había recibido una advertencia de las autoridades, diciendo que los números de identificación de varios de sus trabajadores no eran válidos. Tras perder el empleo, el guatemalteco continuó postulándose para otros puestos, pero la falta de documentos le deparó la misma suerte en otras empresas.

Durante los últimos meses de 2007, Carrillo no tenía ni un centavo para enviarle a su familia. En sus peores días, lloraba desesperadamente. Finalmente, luego de dos meses sin trabajar ni un día, llamó a su esposa y le dijo: "Mejor ser pobre junto a mi familia que solo". Ella le respondió que regresara.
_________________________
COMERCIO 25 de septiembre de 2008

MEDIDA RIGE DESDE ENERO DEL 2009
Habrá registro previo para viajar a EE.UU.

Peruanos que tengan pasaporte de países exonerados de visa deben inscribirse por Internet
A partir del 12 de enero del 2009, los peruanos con doble nacionalidad y que tengan pasaporte de una nación que no requiera visa para ingresar a Estados Unidos (EE.UU.) deberán registrarse por Internet antes de viajar a ese país.

El Gobierno Estadounidense ha creado el Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje (ESTA, por sus siglas en inglés). En él deben inscribirse los ciudadanos de los 27 países que participan del Programa de Exención de Visado.

Entre ellos se cuentan Alemania, Andorra, Austria, Australia, Bélgica, Brunéi, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Holanda, Islandia, Irlanda, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza.

La inscripción se hará a través del sitio web esta.cbp.dhs.gov. Charisse Phillips, cónsul general de EE.UU. en Lima, informó que el registro será válido por dos años (a menos que sea revocado) y para múltiples ingresos al país norteamericano.

CON ANTICIPACIÓN
Precisó que no se necesita tener dirección de destino ni número de vuelo para registrarse en el ESTA, pero será conveniente hacerlo, al menos, 72 horas antes del viaje. Si la inscripción no es autorizada, se deberá obtener visado de no inmigrante en una embajada de EE.UU. En Lima se debe llamar al 705-3007.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu