jueves, 16 de octubre de 2008

QUE LOS GREMIOS NO USEN LA ESCOPETA DE DOS CAÑONES


LA REPUBLICA OCTUBRE 18, 2008

Simon: ‘Es difícil hablar de aumento de sueldos’

Premier dice que coyuntura económica complica mejoras para trabajadores. En reunión con CGTP también desestima cambiar modelo económico. Huamán le pide revisar decretos leyes referidos al TLC.

Pliego de reclamos. Olmedo Auris y Mario Huamán flanquean a Yehude Simon luego de primer encuentro.

En medio de sus reuniones con los principales líderes de las fuerzas de oposición, el primer ministro Yehude Simon se dio tiempo para sostener un primer encuentro con los dirigentes de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), encabezados por su secretario general, Mario Huamán. Aunque hubo coincidencias entre los interlocutores (todos convinieron en que es necesario tomar previsiones en materia de lucha antiterrorista y anticorrupción), también hubo momentos en que el premier tuvo que zanjar posición respecto de los pedidos de la CGTP.

En primer lugar, Simon aclaró que es "muy difícil cambiar el modelo económico", y luego indicó que la coyuntura complica el aumento de sueldos y pensiones. Con estas afirmaciones, el nuevo jefe del gabinete tomaba distancia del histórico pedido de la CGTP que en sus recientes movilizaciones ha reclamado un giro en la política económica que aplica el gobierno aprista y mejoras salariales para los trabajadores y jubilados.

No fue el único momento en que las posiciones de Huamán y Simon estuvieron contrapuestas. Al iniciar la conferencia de prensa que ofrecieron ambos en el viejo local de la CGTP, el secretario general de la central sindical le pidió a Simon que interviniera para que cese "la persecución política" y "las descalificaciones" contra sus agremiados. Cuando le tocó el turno al premier, este negó que el gobierno de Alan García aplique políticas represivas. "El presidente (García) es un demócrata y no permitiría que se persiga a ninguna persona", dijo.

Con todo, Simon sí aceptó uno de los pedidos de la CGTP: revisar los decretos que en opinión de los líderes sindicales "criminalizan la protesta social". La CGTP también sugirió al premier revisar los 102 decretos legislativos aprobados por el gobierno, gracias a las facultades que se le otorgaron para adecuar nuestra legislación al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, pero Simon no se pronunció sobre este punto. Como se recuerda, los representantes de la central sindical consideran que este paquete de leyes afecta la intangibilidad de nuestros recursos naturales, sobre todo los que se ubican en la Amazonía.

ACUERDO NACIONAL

Mientras tanto, el premier invitó a los líderes sindicales a retornar al Acuerdo Nacional y a participar en una reunión especial de este foro en la que se abordarán los cuatro encargos que el presidente Alan García le dio a Simon: lucha contra la corrupción, combate contra el terrorismo y el narcotráfico, reducción de la pobreza y prevención ante la crisis económica internacional.

La CGTP no respondió si aceptaba o no la invitación del premier. En cambio pidió que se instale una mesa de diálogo "del más alto nivel", que incluya organizaciones de trabajadores, frentes regionales, comunidades nativas y estudiantes, con el objetivo de que estos grupos expresen su posición al gobierno respecto del "alza del costo de vida".

Mario Huamán aprovechó su encuentro con el presidente del Consejo de Ministros para denunciar despidos en el sector público. Sostuvo que recientemente se dejó sin trabajo a 250 empleados del Instituto Nacional de Cultura (INC). También afirmó que decenas de empleados del Ministerio de Trabajo, contratados bajo la modalidad de servicios no personales, fueron despedidos a pesar que tenían más de cinco años en sus puestos.

Finalmente, pidió que se solucione la situación de los ex empleados despedidos durante el gobierno de Alberto Fujimori y repotenciar los puertos del país.

DATOS

SOLDADOS. El primer ministro también visitó a los soldados heridos en la última emboscada terrorista perpetrada en Huancavelica. Para ello acudió al Hospital Militar, donde lo esperaba el comandante general del ejército Edwin Donayre.

AGRARIOS. Por la tarde tuvo un breve encuentro con los representantes de la Junta de Usuarios de Riego que protestan por la creación de la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

Simon se reúne con empresarios

1] El jefe de Gabinete continuará con su ronda de conversaciones al reunirse hoy, en la sede de la PCM, con un sector de empresarios, en compañía del ministro de Economía, Luis Valdivieso. Para la próxima semana tiene pactadas reuniones con representantes de organizaciones no gubernamentales y con la Asamblea Nacional de Rectores, cita a la que también asistirían los gremios de trabajadores universitarios.

2] La semana que viene, el primer ministro también realizará dos viajes a provincias. El primero a Lambayeque y el segundo a Arequipa. Al concluir estas giras recién se pondría a trabajar en el informe que presentará al Congreso antes de presentarse en este recinto y pedir el voto de confianza de la representación nacional.
_________________________

LA REPUBLICA OCTUBRE 18, 2008

Lourdes y Ollanta no expresaron respaldo total al nuevo gabinete

Premier no asegura voto de confianza en el congreso. Líderes de UN y del PNP escucharon a Yehude Simon, pero esperarán su presentación ante el Legislativo para tomar una posición.

Emilio Camacho.

DAME TUS VOTOS. Lourdes Flores no le prometió los votos de su bancada al nuevo premier y sostuvo que estarán pendientes de su exposición en el Congreso.

REFORMISTAS. Dirigencia del Partido Nacionalista pidió reforma tributaria.

En la teoría, el premier Yehude Simon pudo duplicar ayer los votos que ya tiene asegurados en el Congreso para que se le dé la confianza a su gabinete. Es decir, sumar otros 36 votos (13 de Unidad Nacional y 23 del Partido Nacionalista) a los 36 que el Partido Aprista debe darle cuando se presente, junto a todos sus ministros, ante el Pleno.

Sin embargo, la posición cautelosa de la presidenta del PPC y lideresa de UN, Lourdes Flores, y las exigencias lanzadas por el líder del nacionalismo, Ollanta Humala, complicaron el escenario para el reemplazante de Jorge del Castillo. El primero en marcar distancia del jefe del gabinete fue Humala, quien, durante un encuentro en la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), le planteó la necesidad de reformar el sistema tributario para que se apliquen impuestos directos a los que ganan más, en lugar de reducir el gasto público en las regiones más pobres del país.

Irónicamente, esta propuesta, que en el Ejecutivo debe saber a chicharrón de sebo, resultaba menos drástica que el segundo planteamiento formulado por Humala: la renuncia del ministro de Economía Luis Valdivieso, "responsable de la política económica que ha causado la mayoría de conflictos sociales" en el país.

Los otros pedidos de Humala tampoco se acomodaban dentro de la línea económica del gobierno: retrasar la negociación del Tratado de Libre Comercio con China que debe concluir la próxima semana, y aplicar el impuesto a las sobreganancias mineras.

En opinión de los representantes del nacionalismo, la firma del acuerdo comercial con China complicaría a la industria nacional, donde ya se habrían despedido a unos 25 mil trabajadores.

EL COMPROMISO DE OLLANTA

Pese a su posición en materia económica, Humala se comprometió a respaldar la labor del gobierno en materia de lucha anticorrupción y combate contra el terrorismo y el narcotráfico. Sin embargo, sugirió al gobierno que empadrone a los campesinos cocaleros y asegure la compra de toda su producción anual para avanzar en el combate contra los carteles de la droga.

También sugirió que se eliminen los comandos políticos militares de las zonas de emergencia para que no se repitan las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante las décadas de violencia interna.

Por su parte, Lourdes Flores Nano recibió a Yehude Simon en la sede del PPC, pero no precisó qué posición adoptará su bancada cuando el gabinete se presente ante el Pleno.

"Hemos escuchado al primer ministro sin ningún prejuicio y con la mejor disposición para el país", dijo la ex candidata presidencial, quien se explicó que en este encuentro no hubo una agenda predeterminada.

"A esta primera conversación tiene que seguir, como es lógico, la presentación del gabinete con detalle de las políticas que se piensan implementar y luego de ese debate es que fijaremos posición", precisó la lideresa, quien estuvo acompañada por los representantes de su grupo parlamentario.

PRECISIONES

SIN MIEDO. Yehude Simon dijo que "no rogará" por el voto de confianza de las diferentes bancadas y que "no se aferrará" al cargo que tiene actualmente si no obtiene el respaldo mayoritario del Parlamento.

CONTRALOR. Pese a sus discrepancias ideológicas, los líderes de la oposición coincidieron al sugerir al premier Yehude Simon que el nuevo contralor sea designado a propuesta de la oposición, sin intervención del Ejecutivo.
________________________
CORREO DICIEMBRE 17, 2008

DEMAGOGIA DE LA CGTP Y DE SINDICATOS RADICALES TRAS RECLAMOS POR PUBLICACION DE LA CUARTA LISTA DE CESES COLECTIVOS

La lista de los muy listos

El pasado domingo cuatro iglesias del centro de Lima fueron invadidas de manera violenta por centenares de ex trabajadores estatales, despedidos durante el pasado régimen fujimorista, y que exigen al Poder Ejecutivo la publicación de la cuarta lista de ceses colectivos, documento que les dará la posibilidad de regresar a laborar en el sector público.

La historia empieza así: en 1992, con el objetivo de acabar con el excesivo gasto fiscal que alimentaba la inflación, se decide reducir la excesiva burocracia entonces existente. Como ejemplo, Petroperú llegó al récord de 11 mil trabajadores cuando no necesitaba mas de 3 mil. Eran los días que los burócratas tenían sus escritorios en los pasillos, mientras que muchos cobraban sin trabajar.

Las centrales sindicales estuvieron en contra de esa necesaria decisión y presionaban en contra de ésta. Fue así que nace la idea de resarcir a los trabajadores supuestamente despedidos de manera injusta mediante la confección de listas de ceses colectivos.

La autora de esta infeliz iniciativa, a inicios del año 2001, fue la abogada Beatriz Alva Hart, quien se desempeñaba como congresista del fujimorismo e integró la Comisión de Trabajo del Congreso, además de la CVR. Parece que Alva Hart hubiese querido expiar su ardiente fujimorismo como sea...

¿ES JUSTO EL RECLAMO? Así, se fueron confeccionando lista tras lista para que el despedido optara por alguna de las opciones: la reposición, la indemnización, la jubilación adelantada, entre otras.
Hasta el año 2006, tres listas beneficiaron a 27,161 trabajadores a costa del contribuyente. Ahora se exige la publicación de una cuarta lista.

Según explica el laboralista Pedro Morales Corrales, muchos de estos ex trabajadores recibieron incentivos económicos para dejar sus puestos de trabajo y hoy pretenden recuperarlos con prepotencia.

La mayor parte de esta gente (que salió del aparato estatal) lo hizo con incentivos, se le pagó indemnizaciones y beneficios sociales (…) y hoy quieren regresar rompiendo lunas, con la toma de lugares públicos, aprovechando que el sentido de la autoridad del régimen está deteriorado, dijo el especialista.

El letrado señaló además que el mecanismo adoptado fue perjudicial para el país.

HA HABIDO IMPROVISACION. Quien coincidió con esta apreciación fue el especialista Ricardo Herrera. El que exista una cuarta lista de ceses colectivos y no sólo una, como se tenía previsto en un principio, revela la improvisación que ha existido en el tema.

Además, existen denuncias de negociados por parte de las centrales sindicales para incorporar gente a estas listas, sostuvo.
En el mismo sentido, un ex ministro de Economía que quiso mantener su nombre en reserva- dijo a Correo que a estas alturas en el tema de las listas de ceses colectivos la CGTP aprovecha para presionar y no necesariamente con los casos justos. Yo me encontré con eso (durante mi gestión), con gente inescrupulosa -no necesariamente los dirigentes- que cobraba para incluir gente en la lista.

SIN PRESIONES. Por su parte el viceministro de Trabajo, Javier Barreda, admitió a Correo que en tanto el Congreso no modifique la ley sobre ceses colectivos, el ministerio que integra tiene la responsabilidad de confeccionar la cuarta lista con transparencia y sin presiones de nadie.

Por ello, lamentó las protestas que protagonizaron el último fin de semana los ex trabajadores estatales, dirigidos por elementos de la CGTP y otras centrales sindicales.

Esas protestas no ayudan a nada. Lamentablemente (algunas centrales sindicales) toman el tema de la cuarta lista no como una reivindicación de trabajadores injustamente despedidos, sino con intereses políticos y de corrosión a un gobierno que hace todo lo posible para que el país no sea golpeado por la crisis, manifestó.

Hasta cuatro años de cárcel por invadir Iglesias
El abogado penalista Jorge Castro consideró que los ex trabajadores que tomaron de manera violenta cuatro iglesias del centro de Lima con el propósito de exigir la publicación de la cuarta lista de ceses colectivos pueden ser pasibles de una sanción de hasta cuatro años de cárcel, tal como lo establece nuestro Código Penal.

Aquellos que utilizan la fuerza para generar un reclamo, que toman un local, como una iglesia por ejemplo, están generando un disturbio y para ellos existe una sanción por alterar el orden público, explicó el abogado a Correo.

Castro lamentó que se haya hecho una costumbre la toma de locales públicos para solucionar problemas sociales. Los dirigentes son los que inducen y provocan a la gente a la toma de los locales. Sobre ellos debe caer todo el peso de la ley, agregó.
________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 17, 2008

EDITORIAL
Que los gremios no usen la escopeta de dos cañones

Superada la crisis política de las últimas semanas, y luego de la juramentación de los nuevos ministros, es necesario que el país dé un voto de confianza al nuevo Gabinete, por lo menos hasta que este cumpla con exponer ante el Congreso su política general de gobierno.

Como lo establece la Constitución, el presidente del Consejo de Ministros tiene que acudir al Parlamento dentro de los 30 días de haber asumido el cargo para debatir sobre las principales medidas que requiere su gestión y, en consecuencia, plantear una cuestión de confianza. Hasta entonces, y en beneficio de la gobernabilidad del país, debe imponerse el discurso de la ponderación en todos los estamentos, desde el Congreso y los gobiernos regionales, hasta los círculos políticos y la sociedad civil organizada, incluyendo las centrales sindicales.

Respecto a estas últimas precisamente, la exhortación es indispensable sobre todo ante ciertas declaraciones de algunos líderes de la CGTP y del Sutep que, lejos de conceder una tregua a Yehude Simon, han calificado el cambio ministerial como insuficiente y al Gabinete como un producto del continuismo.

Estas posiciones radicales y poco edificantes no contribuyen a nada y, por ello, probablemente, la CGTP informó ayer mediante nota de prensa que finalmente dialogará con Simon sobre las demandas sociales y laborales pendientes. Sin embargo, este discurso aparentemente conciliador no es coherente cuando la central sindical se empeña tercamente en dialogar solo con la cabeza de la PCM y en desconocer como interlocutores válidos al resto de ministros que también forman parte del Gabinete.

Por ese camino equivocado, la CGTP no contribuye al diálogo que necesita instaurarse en el país entre la sociedad civil y cada una de las carteras. Más bien lo que hace es convertir al presidente del Consejo de Ministros en un bombero apaga incendios.

Tampoco es coherente cuando amenaza al Gobierno con paros y movilizaciones, si no atiende su pliego de reclamos, sin considerar lo delicado de la coyuntura política nacional y las amenazas del entorno internacional.

El mensaje va también para el Congreso y, sobre todo, para algunas bancadas como la fujimorista que prematuramente ha tendido un clima de sospecha sobre Yehude Simon. En contraposición, otros partidos le han dado una tregua.

La misma actitud de confianza ha sido expresada por los gobiernos regionales de manera mayoritaria, salvo algunas pocas excepciones como la del presidente regional de Puno, Hernán Fuentes, cuyo radicalismo linda con el rompimiento del orden institucional.

La CGTP debe entender que como parte de la sociedad civil y sobre todo vocera de los intereses de los trabajadores a los que dice representar no puede utilizar la plataforma de las reivindicaciones sociales como instrumento de manipulación política. Y es que el país tampoco está dispuesto a soportar gremios que quieren convertirse en partidos políticos y para ello privilegian una agenda netamente partidaria como agenda de interés nacional al estilo de la escopeta de dos cañones.

El Perú debe estar atento y rechazar este tipo de estratagemas. Sin duda, un sindicato tiene derecho a expresar sus puntos de vista más aun cuando se trata de causas sociales largamente postergadas. Ello no implica, sin embargo, manipular esas demandas para presionar al Gobierno e instaurar un clima de inestabilidad.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu