miércoles, 29 de octubre de 2008

PDTE. GARCIA PIDE CALMA, PACIENCIA Y OPTIMISMO AL CLAUSURAR CADE 2008


LA REPUBLICA NOVIEMBRE 1, 2008

García minimiza impacto de la crisis

Mandatario pide confianza y serenidad al empresariado En clausura de la CADE, el jefe del Estado no hizo alusión a los conflictos en el interior. Demandó invertir ahora.

Pide calma. Alan García explica cómo la economía peruana está preparada para enfrentar la crisis económica mundial.

Ante su público más fiel y cautivo, los empresarios, el presidente Alan García Pérez subestimó la crisis económica mundial y afirmó que el Perú no caerá en recesión al clausurar la 46ª Conferencia Anual de Ejecutivos-CADE 2008.

Al calificar la turbulencia financiera internacional como "pequeño contratiempo" y "una crisis más", el mandatario pronosticó que la actual situación global no se excederá de los dieciocho meses.

"Tengan confianza y no pierdan la serenidad. No crean que el Perú va a caer en recesión. Cualquier cosa puede ocurrir menos que el Perú caiga en recesión en el 2009 o en el 2010", afirmó García en el evento realizado en el Hotel El Pueblo.

El jefe del Estado, en ese sentido, garantizó que el Perú va a crecer con "cifras positivas y espectaculares", superando el 6.5%.

Por ello, como es costumbre cuando brinda discursos, el mandatario trató de inyectar optimismo al empresariado nacional con referencias biblícas, históricas e, incluso recurrió a su ya clásica cita del "perro del hortelano" para infundir ánimo.

"El que diga 'voy a ver qué pasa para invertir', realmente comete un gravísimo error", manifestó García Pérez en medio de los aplausos de los presentes. "No es el momento de esperar sino de invertir", agregó al dejar atrás su pedido al sector empresarial, en el CADE 2007, de aumentar los salarios de los trabajadores.

Asimismo, consideró "insensato" que algunos empresarios locales se hayan mostrado entusiasmados con la posibilidad de colocar inversiones fuera del territorio.

"Me he dado el trabajo de hablar con 1180 empresarios en dos años y tres meses. Ese es mi trabajo. Y tengo que organizar que vengan recursos de inversión para crear trabajo en el Perú", aseveró.

En ese afán , García Pérez detalló que ha dirigido en lo que va de su mandato 700 cartas a empresas privadas del mundo, captando el interés de 300. "Hay que redoblar ese trabajo. El Perú es un país refugio para las inversiones", estimó.
_________________________
LA REPUBLICA NOVIEMBRE 1, 2008

MEF asegura que intentará no caer en la recesión

Mministro Valdivieso dice que no se recortará presupuesto del 2009. Si fuera necesario se incurriría en un moderado déficit fiscal.

José Carlos Reyes.

Expone. El ministro Valdivieso en una sesión de CADE 2008.

El ministro de Economía, Luis Valdivieso, dijo estar dispuesto a modificar el presupuesto del 2009 e incluso subir el gasto en inversión pública para no ingresar en recesión.

El titular del MEF dijo que el presupuesto del 2009 no será recortado y se aplicará tal como fue propuesto al Congreso. "Se mantendrá el gasto público, especialmente en inversión, a niveles consistentes para impedir que el crecimiento caiga por debajo del 6% el 2009 y sin dejar de lado nuestras aspiraciones de crecer a 7%", dijo.

De ser necesario, dijo, aplicará una política contracíclica vía un mayor estímulo fiscal. "Contamos con ahorros que a fines del 2008 sumarán S/. 9,500 millones o 2.5% del PBI. Si los usamos (en el 2009), el crecimiento podría aumentar entre 0.7% y 1%", refirió. En esa misma línea dijo que los gobiernos regionales y locales podrían usar sus depósitos que suman S/. 6,600 millones (1.5% del PBI).

"Eso daría un estímulo adicional al crecimiento en medio punto, y si a pesar de ello aún fuese necesario mayor acción para mantener el gasto fiscal, podemos incurrir temporalmente en un déficit moderado ya que tenemos bajos niveles de deuda pública", comentó.

LA CLAVE

Contingencia. El impulso fiscal se activaría en caso se vea que la recesión comience a "infiltrarse" en la economía peruana. Los eventuales gastos adicionales durante el 2009 se centrarían en acelerar las inversiones públicas programadas para el 2010 y que en su conjunto ascienden a S/. 43,000 millones. "Ya S/. 18,000 millones están presupuestados para el 2009, pero estamos dispuestos a acelerar las inversiones del 2010 para compensar una caída en la demanda externa y asegurar a los empresarios que continúen ejecutando sus planes de inversión para que no sea un esfuerzo en vano", concluyó.
____________________________
LA REPUBLICA NOVIEMBRE 2, 2008

Kolumna Okupa | Arde Perú
Por: Rocío Silva Santisteban

Ciudad estoica. Los tacneños apelan a la violencia para llamar la atención. Un viejo recurso.

El premier Yehude Simon le solicitó al Congreso de la República que, debido a las presiones de uno y otro lado, no se debata la ley del canon minero el jueves pasado. Al parecer, el presidente del Congreso, Javier Velásquez Quesquén, estuvo también de acuerdo. Como buenos provincianos, Simon y Velásquez Quesquén podían medir el pulso de lo que implica ceder en estas circunstancias. Pero los congresistas no hicieron mayor caso y ardió Tacna.

En una contienda entre dos ciudades, como en la novela de Charles Dickens, cualquier beneficio hacia alguna produciría el inevitable desbalance de fuerzas que, a su vez, exigirá un posicionamiento más fuerte, más radical, más televisable, y por lo tanto, más violento. Si los moqueguanos tomaron el puente para demostrar de lo que podían ser capaces, los tacneños quemaron la gobernación para que quede expresa constancia de lo que sí son capaces. Las potencialidades de nuestro ingreso a la política tiene que pasar por las noticias de los periódicos, y como sabemos los periodistas que hemos vivido durante la más dura época del conflicto armado, un muerto no es suficiente para una primera plana. Hoy se requiere de un mayor énfasis, de un considerable protagonismo, de visibilización a la prepo: hoy se requiere de un ingreso feroz a las páginas amarillas de nuestra historia última.

¿Por qué nuestras formas de mostrarnos en los escenarios políticos tienen que pasar por las movilizaciones sociales con mayor o menor violencia?, ¿qué sucede en nuestro sistema político que exige una presencia de esta índole para poder tener correlación de fuerzas?, ¿acaso somos bárbaros que aún no sabemos entrar en el camino de la ciudadanía y la civilización? Para comenzar, y antes de intentar responder, habría que tener en cuenta una de las máximas del filósofo alemán Walter Benjamin: todo documento de cultura es a su vez documento de barbarie. Mi interpretación de esta sentencia es que, mientras la nación se construye en unos pilares extremadamente frágiles que no concuerdan con nuestro acceso a la misma, los incluidos saborean su civilización sazonada por el sabor precario de la periferia. En otras palabras: muchas veces se empieza a resolver el problema jurídico para luego apagar el incendio social, cuando, lamentablemente, las estructuras sociales ya están achicharradas.

Por eso mismo, y en la medida que no hay canales de representación fluidos, el único canal posible para dejar constancia de una ciudadanía que no se posee es llamar la atención de la prensa. Y como saben los miembros de los frentes o grupos de ambas ciudades, la mejor manera de hacerlo, hoy por hoy, es tomando un puente, marchando contra policías que sueltan gases lacrimógenos o poniendo ante las cámaras las mejores imágenes del infierno. Entonces los desmanes pasan a mayores y se incendia un edificio público que representa al gobierno central, en otras palabras, han violentando aquello que simboliza a Lima y su gobierno. Obviamente no es gratuito: centrarse en este acto de vandalismo, la quema de un edificio simbólico, tiene una clara connotación anticentralista desde una manera equívoca, sin duda alguna.

Yehude Simon ha terminado el caldeado día jueves repitiendo ante el empresariado, y sin mayor creatividad, una de las sentencias clásicas de todo gobernante en situación difícil: "sobre los responsables de la violencia caerá todo el peso de la ley". La pregunta es: ¿el peso pluma de la ley de los bien-situados o el peso pesado de la ley de los marginados? Si el Estado debe asumir la ficción de la ciudadanía y la igualdad, pues la sociedad política lo que hace es jugar con las mismas reglas de esta ficción jurídica de modernidad desde espacios premodernos. Cuidado, entonces, cuidado con esas lecturas equívocas de una realidad demasiado compleja y desigual.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu