domingo, 19 de octubre de 2008

EL DERECHO Y EL REVES. UNA NOTA DE CESAR HILDEBRANT

EL COMERCIO ENERO 12, 2009

César Hildebrandt Chávez se confesó ante su padre

23:52 | El periodista expresó que la decisión de no seguir el programa "La Ventana Indiscreta" se debió a que la relación con Cecilia Valenzuela y Gilberto Hume se había desgastado

César Hildebrandt Chávez contó los motivos por los que se alejó del programa de TV "La Ventana Indiscreta", en una entrevista concedida a su padre, el también periodista César Hildebrandt.

En el programa de TV "El perro del hortelano", el reportero aseguró que hubo un divorcio entre los reporteros y la producción del programa desde hace ocho meses, a raíz de la hipótesis de un complot de cierto sector de la izquierda contra el Gobierno y la democracia en general.

Reveló que en los últimos ochos meses hubo discusiones muy fuertes sobre el tema del complot. No obstante, a pesar de las declaraciones, aseguró que le debe mucho a Cecilia Valenzuela.

Consultado por su padre por las relaciones entre el grupo y el productor del programa Gilberto Hume, dijo que hubo momentos muy difíciles al punto de que a principios de noviembre del 2008 los reporteros tuvieron una discusión bastante fuerte por la postura editorial que había tomado el programa. En noviembre discusiones sobre la línea editorial cuasi monotemáticas fueron insalvables, sostuvo.

Sobre el reportaje sobre Melissa Patiño, quien fue señalada como terrorista, reconoció haber cometido dos errores de forma, pero no de fondo. Estas faltas, sostuvo, están relacionados a detalles menores como confundir a la pareja de uno de los investigados y al bus que trasladó a un grupo de peruanos a Ecuador.

Finalmente, Hildebrandt Chávez reveló que firmó un documento, junto a Cecilia Valenzuela, que denunciaba una censura de Frecuencia Latina contra la periodista, pero aseguró que nunca sintió, ni el equipo de reporteros del programa "La Ventana Indiscreta", algún tipo de intromisión del canal en su trabajo. El periodista anunció que ahora participa en un proyecto periodístico libre, sin restricciones.
______________________
PERU 21 DICIEMBRE 3, 2008

La ventana indiscreta se despide de la TV

El programa de Cecilia Valenzuela se va con un promedio de 5 puntos de rating. “Ahora quiero desarrollar proyectos con la empresa agenciaperu.com”, afirmó la periodista.

Pese a que Frecuencia Latina aseguró la permanencia de La ventana indiscreta en el 2009, la conductora Cecilia Valenzuela anunció la próxima salida del aire de su espacio.

“Gracias por habernos soportado seis años en la TV. Ahora quiero desarrollar proyectos con la empresa agenciaperu.com”, señaló tras negar que haya recibido una propuesta televisiva de otro canal, en alusión al rumor de que ocuparía el lugar de Rosa María Palacios en América Televisión.

Aunque se especula que Enemigos íntimos ocupará el horario de La ventana indiscreta , Beto Ortiz aseguró que no ha recibido ninguna propuesta. “Si el canal nos quiere dar ese horario (lunes 11:00 p.m.), tendríamos que evaluarlo porque nosotros (Enemigos íntimos) necesitaríamos más equipo”, comentó.

Cabe señalar que Cecilia Valenzuela se despide de la TV con un promedio de 5 puntos de rating.
______________________
-----Mensaje original-----
De: valetodo@yahoogroups.com [mailto:valetodo@yahoogroups.com] En nombre de h m
Enviado el: Martes, 21 de Octubre de 2008 07:01 a.m.
Asunto: Valetodo - El derecho y el revés por César Hildebrandt/La Primera

El derecho y el revés
por César Hildebrandt
La Primera
http://diariolaprimeraperu.com/online/noticia.php?IDnoticia=25821

En una revista del Colegio de Abogados de Madrid ha aparecido una
lista de intervenciones abogadiles y jurisperitas que son para matarse
de risa. Son frases escogidas a lo largo del tiempo y, claro, son la
excepción y no la regla. Porque, por lo general, tanto en Madrid como
en Lima, los abogados son personas inteligentes al servicio de una
mentira particular.

"¿Estaba usted solo o era el único?", preguntó un hombre de leyes a un
testigo clave.

Mejor es esta solicitud de precisión:

"¿A qué distancia estaban uno del otro los vehículos en el momento de
la colisión?"

O esta, abiertamente filosófica:

"¿Estaba usted presente cuando le tomaron la foto?"

O esta otra: "¿Usted estuvo allí hasta que se marchó, no es cierto?"

Y no digamos nada de este diálogo que de tan excepcional ya parece una calumnia:

Pregunta: Doctor, ¿verificó si había pulso?

Respuesta: No.

Pregunta: ¿Verificó la presión sanguínea?

Respuesta: No.

Pregunta: ¿Verificó si había respiración?

Respuesta: No.

Pregunta: Entonces, ¿es posible que el paciente estuviera vivo cuando
usted comenzó la autopsia?

Respuesta: No.

Pregunta: ¿Cómo puede usted estar tan seguro, doctor?

Respuesta: Porque su cerebro estaba sobre mi mesa, en un tarro.

Ese es el lado humorístico del asunto. Lo natural, sin embargo, en el
mundo de los argumentadores por recibo, es el lado oscuro de la vida:
esa capacidad espantosa de defender con ardor aquello que no se cree,
de gastar oratoria teatral atacando el punto de vista que, en el
fondo, se sabe verdadero. Porque el día en que la justicia y el
derecho se divorciaron tirándose el menaje, ese día nacieron los
abogados.

La verdad es que mi madre siempre me dijo que yo podría ser un buen
abogado. Creo que era porque estaba cautivada por Raymond Burr
haciendo de Perry Mason o por Spencer Tracy haciendo de juez de
Nuremberg. O, simplemente, porque creía que mi carácter alegoso podía
hacerme famoso en el mundo de las batallas legales.

Yo sentía horror ante la posibilidad de que me fuera impuesto estudiar
Derecho. ¿Perder mi vida, el gusto por las letras, mi pundonorosa
capacidad para el ocio mientras me sumergía en códigos que debía de
memorizar y revisar cada año a ver cómo y en qué habían cambiado?
¿Gastar la finita memoria no para grabarse a Miguel Hernández sino
para estudiar qué rendija del código tributario podía emplearse en
liberar a tal zamarro?

Y es que sólo en la aséptica ficción de Perry Mason el abogado era un
fiel servidor de la decencia. Siempre tuve la certeza de que la raza
de los abogados carecía, como mecanismo de defensa surgido de la
evolución, de todo instinto ético, de todo amor por la verdad (o como
diablos se llame ese misterio que atrae a los otros mortales), de toda
devoción no dineraria.

Por eso quizá me hice periodista, que es un modo modesto de emplear el
lamparín de Diógenes para iluminar el aquí y el ahora.

Y a lo largo de estos años, la peor gente que he visto, la calaña de
gente que está en el vestíbulo del Dante esperando a cobrarle la
minuta, viene del mundo de los abogados. Rapaces disfrazados de
juristas, constitucionalistas que adularon al golpista, tribunos que
sólo piensan en cobrar, los abogados son los que, a semejanza de
ciertas señoras de alquiler, jamás le dicen no a un cliente.

Por lo tanto, ya sean O.J. Simpson o los monstruos del grupo Colina,
los jerarcas nazis o la banda de Fujimori, todo canalla de este mundo
tendrá su acérrimo bufete, su jauría de argumentadores que aullarán
incisos, parágrafos, casuísticas, y demostrarán, en el universo
pútrido del expediente, que ese crimen no fue crimen sino convergencia
de fatalidades, que tal pederasta no lo era sino que había citado una
frase de Jesús sobre los niños, que el ladrón no es que robó sino que
olvidó devolver y que la hiena que enloda a cuantos puede no es que
enloda sino que masajea con barro reparador.

Con excepción de unos cuantos –Alberto Borea, quienes defienden
inocentes en las ONG, los que honran la memoria de Laura Caller- los
abogados que conozco me merecen el más intenso –sí, ya sé: y también
el más inútil- de los desprecios. Sin ellos, no seríamos el país de
pleitistas enrevesados que nos gusta ser. Sin ellos, dos tercios de la
corrupción que nos hunde se desvanecerían de inmediato. Sin ellos, que
mezclan Rashomon con butifarra, no habría verdades "subjetivas" por
encima de toda norma civilizatoria. Sin ellos, en suma, tendríamos
menos leyes y más humanidad.
___________________________
LA PRIMERA 01 de octubre de 2008

César Hildebrandt
Impertinencias (V)

* La coima es un valor agregado.

* Los hijos de puta tienen cáncer de mama.

* Los estúpidos no saben lo que ignoran.

* A Castañeda Lossio sólo le falta contratar al ladrón de Guevara.

* Le llaman “plan de rescate” cuando se trata de banqueros y quiebra cuando se trata de pelagatos.

* El único plan de rescate que podría salvar a los Estados Unidos es librarse de Bush y su gentuza.

* Garrido Lecca tiene una banda hasta en el estómago.

* Gastos operativos le dicen al costo de un funeral luego de una intervención fatal en Essalud.

* A los periodistas mermeleros les fascina la comisión de la mentira.

* Verónica Zavala es la estrella del sur.

* El cáncer es un producto bruto interno.

* Ecuador se ha bebido un tónico reconstituyente.

* Chichi cree que las dos Osetias deberían estar en el zoo.

* Las suegras son temibles porque pueden ser el tráiler de sus hijas.

* Las deudas agrarias siempre terminan bajo tierra.

* Ya quisiera Jaime Bayly que el paro se radicalizara.

* Velásquez Quesquén es el jefe de los no contactados.

* La filosofía consiste en rendirse ante la no evidencia.

* Los Agois dicen ¡ajá! cuando ojean “Correo”, el diario del bocón.

* Genaro ya es tan viejo como sus deudas.

* Verónica Zavala debería de poner una casa de tolerancia cero.

* El Apra acaba de aparecer entre los obituarios.

* La pista del dinero es la Convial.

* Gonzales Posada tiene una duda en la cabeza.

* Ibope Time pone cifras a la medida.

* A los adolescentes se les pasa la mano.

* En Canal 7 ya hay televisión digital porque todas las designaciones son a dedo.

* Lo mejor de la luna de miel es el cuarto menguante.

* Aldo Miyashiro tiene derecho de Beto.

* Miki González no se separó sino que se jubiló de Celine Aguirre.

* Mauricio Mulder murió también en la caída de Alfonso Ugarte.

* Montesinos usaba la red de inteligencia para sus pescaditos.

* La procesión del Señor de los Milagros debería ir por dentro.

* En relación a Lourdes Alcorta, a nadie le da la gana.

* Los turistas japoneses son los que más usan la cámara de los comunes.

* Para ser coherente, Alva Castro va a contratar a The Police.

* Cuando se escriba la historia de “La República” la traición de Mariano Ignacio Prado va a quedar chiquita.

* Chicho Mohme cree que las primeras planas son las que nunca hizo en el kindergarten.
___________________________
LA PRIMERA 24 de septiembre de 2008

César Hildebrandt
Pollos y cucarachas

A la señora Pilar Nores habría que ponerla en un altar. Es una mujer educada, estoica, crecida para el castigo, demócrata y honorable.

El hecho de que sea argentina debería tomarse como un accidente superable y a sus reconocidas virtudes habría que añadir el hecho de que la fortaleza de sus sentimientos maritales supera a las piedras de Machu Picchu y al adobe de Chan Chan.

En estos días, sin embargo, la señora Nores de García ha considerado indispensable salir en defensa de su esposo y, como es lógico, ha tenido que recurrir a apelaciones balsámicas y a argumentos de acróbata.

En resumen, la señora Nores ha dicho que la culpa de la popularidad de su ilustre cónyuge la tiene el precio del pollo. Que es como decir que el desastre de Bush se debe a los caseros morosos que no le pagaron a tiempo a los bancos.

No, señora Nores. La culpa del 19 % de aceptación nacional de su marido la tienen, además del pollo, el gavilán pollero que está en Salud, el cerdo que convenció al doctor García de que la solución era competir con Uribe para el puesto de porrista de Bush, la urraca esa que se lleva las cosas en el MEF, el búfalo que miente en el Congreso, la cucaracha de Vivienda, las marabuntas de las Ugeles, el chacal de Essalud, la zorra del ministerio que usted sabe, las lagartijas de Indecopi, los gusanos de Forsur, las ladillas de Canal 7, el pato del IPD y la araña peluda que ha tejido su casa en las ruinas ideológicas y populares del Apra.

Porque el Apra es como la casa de los Usher y García es un enterrado en vida. Y de resultas de esa decadencia funeraria es que lo que hoy pulula en Palacio no es el Apra del Cachorro Seoane, ni el Apra de Townsend, ni el Apra de Villanueva sino esa Apra de Prialé que se rindió ante Julio de la Piedra y que pasó de Arévalo a Ravínez, esa Apra que Belaunde derrotó, Doris Gibson zahirió y Juan Gonzalo Rose despreció asqueado.

Ese 19 por ciento no pasa por el pollo sino por las perceptivas aves carroñeras que vuelan por encima de García. Y porque el Apra ha sido, por fin, lo que los coqueros que rodearon a Carlos Langberg soñaron: una frivolidad con discursos, un servicio completo a la riquería, un modo de ganarse la vida.

El Apra es cada vez más nuestro PRI, nuestro laboralismo sin obreros, nuestro socialismo a lo González (con González hablando y Solchaga vendiendo España por pulgada cuadrada). Y siendo todo eso, y habiendo traicionado hasta a la traición, tampoco es que pueda aspirar a ser favorita de las encuestas.

Así que, señora Nores: haría usted bien en no comprarse líos que, en el fondo, le son ajenos. Y haría mucho mejor si se dedicara a sus tareas de buena samaritana sin tratar de explicarle a la gente, con la simplonería de una cuculí, que lo de su marido es por el pollo.

Y si alguna vez se dudó qué era primero: el huevo o la gallina...pues ahora ya nadie duda de que, en el caso del Apra pradista de hoy, primero fue la gallina turuleca. La gallina turuleca y desnaturalizada que se olvidó de los huevos.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu