sábado, 6 de septiembre de 2008

SOLO EL 19% DE LA POBLACION APRUEBA LA GESTION DE ALAN GARCIA


EL COMERCIO ENERO 7, 2009

En el limbo de las apuestas presidenciables
Por: Juan Paredes Castro

No solo tres de cada cinco políticos presidenciables ya empiezan a disputar un imaginario sitio en un inexistente partidor electoral, sino que también tres de cada cinco de ellos niegan públicamente que esa sea su intención.

Sin embargo, paradójicamente no hay uno capaz de descartar, desde el fondo de su alma, su carrera por la máxima magistratura del país.

No nos extrañemos entonces que Alejandro Toledo haya vuelto cada vez más cíclico e intenso su retorno a Lima y haya parado bien las orejas en dirección del ruido opositor. El problema es que alguien que proviene de su mismo partido y de las entrañas de su ex gobierno, como Pedro Pablo Kuczysnki, esté dispuesto a probar más posibilidades que suerte por el poder y no precisamente sirviendo de abresurcos o de pararrayos de nadie.

Si en verdad esto ha incomodado y sumido en silencio a Perú Posible, habría algo para este partido menos tolerante: que Alejandro Toledo pudiera ceder en algún momento a la tentación de una alianza con el PPC de Lourdes Flores. Ello dependería, claro está, de la distancia que definitivamente ella adopte de los dos proyectos en juego de Luis Castañeda: el de su candidatura presidencial y el de su reelección en la alcaldía provincial de Lima.

Castañeda, por su parte, quiere tener el control de ambos proyectos en un solo puño. Es más: aunque por ahora su relación con el Gobierno se ha tornado áspera por la intromisión del presidente Alan García en tareas municipales distritales que competen a su fuero y del primer ministro Yehude Simon en otras igualmente municipales vinculadas a la lucha contra la pobreza, el alcalde metropolitano sabe que puede sacarle rédito político a esta pelea en dos frentes, sin perder en el mediano plazo la perspectiva de constituir la carta presidencial propicia que el Apra no podría negarse a apoyar el 2011.

Recuérdese que García y Simon tampoco han salido a jugar alegremente muy cerca de la arena electoral. El primero, indirectamente, en busca de recuperar popularidad del lado de alcaldes a los que Castañeda no puede auxiliar presupuestalmente y sí el Gobierno Central. El segundo porque no ha abandonado sus aspiraciones presidenciales y es consciente de lo que puede ganar o perder en una confrontación con el burgomaestre limeño.

Finalmente Ollanta Humala y Keiko Fujimori ignoran que un maduro debate de ideas y propuestas democráticas podría arruinar el nicho antisistema que ambos, confiadamente, pretenden explotar.
___________________________

CORREO OCTUBRE 16, 2008

ENCUESTA CAPITALINA DE UNIVERSIDAD DE LIMA LE DA UN 49.7% DE RESPALDO A SU ACTUACION

Leve mayoría aprueba a García por manejo de petroaudios

Si bien la difusión de los audios del petroescándalo trajo consigo una crisis ministerial que obligó al presidente Alan García a remover parte del gabinete ministerial, incluyendo a su titular Jorge del Castillo, la forma en que manejó el caso le ha merecido el respaldo mayoritario de la población de Lima y Callao.

La encuesta del Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima revela que un 49.7% de la ciudadanía está de acuerdo con la forma en que actuó el Mandatario al conocerse el caso de corrupción en Perupetro, mientras que un 47.8% lo desaprueba.

El grueso del respaldo a García se ubica en los niveles socieconómicos A y B, con 64.9% y 52.7%, respectivamente. En los sectores C y D, el panorama varía entre 48.6% y 45.6%, respectivamente. En cuestión de género, son las mujeres (53.2%) las que respaldan el accionar del presidente García, frente a un 47.1% de hombres.

Además, los jóvenes entre 18 y 27 años (56.7%) y los adultos entre 48 y 70 años (50.7%) son los grupos por edades que aprueban ese manejo de la situación.

LOS PEORES DEFECTOS. El sondeo de opinión revela además que el peor defecto de los peruanos es el ser coimero (32.8%), seguido por el de ser irresponsable (11.5%), impuntual (9.9%), hipócrita (9.5%), envidioso (9.2%), mentiroso (6.3%) y chismoso (4.3%).

La encuesta ratifica también que las críticas contra el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, no han mellado la simpatía que irradia entre el público.

Es así que, con un contundente 36%, el burgomaestre capitalino se ubica en el primer lugar de los políticos con mayor simpatía, seguido de lejos por la congresista Keiko Fujimori, con 12.8%.

La presidenta del Partido Popular Cristiano (PPC), Lourdes Flores Nano, se ubica en el tercer lugar con 9.2% y en el cuarto lugar está el ex presidente Alejandro Toledo con 8.5%.

El líder nacionalista Ollanta Humala fue desplazado a un quinto lugar de las preferencias con 8.1%, mientras que el presidente del gobierno regional del Callao, Alex Kouri, aparece con un 5.2 %.
El ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, quien también estaba en la terna de candidatos para reemplazar a Del Castillo, obtiene un 5.1% de adhesión.

SIMON CON CRÉDITO. Otro aspecto resaltante de la encuesta de la Universidad de Lima, realizada el sábado 11 y domingo 12 de este mes, cuando ya se conocía de su designación, es el espaldarazo al flamante premier Yehude Simon, pues su aprobación pública subió de 19.7% en agosto a 28.4% en octubre, ubicándose sólo debajo de Lourdes Flores. Sin embargo, su desaprobación también se incrementó de 19.1% en agosto a 27% en el presente mes.

El estudio también revela que el nuevo Premier es, de lejos, el político regional que ostenta la mayor simpatía, con 19.9%, seguido de Federico Salas con 8.1% y César Acuña con 6.8%.

Marlene Huamanlazo
Mauricio Ottiniano
___________________________
EL COMERCIO OCTUBRE 16, 2008

Más del 35% de limeños cree que la actual situación económica de Perú es mala

13:50 | El 40% no confía en que ello cambiará dentro de un año. En tanto, más del 35%señala que su economía familiar ha empeorado respecto al 2007

El 38,7% de limeños cree que la actual situación económica de Perú es mala, según señala el último barómetro elaborado por la Universidad de Lima. En cambio, el 47,5% considera que es buena y el 13,6% que es muy buena.

Asimismo, el 40,1% de capitalinos aseguró que no cambiará dentro de un año, a diferencia del 17,3% que cree que mejorará y un 36,4% que opina lo opuesto.

Un 40,2% de los encuestados contestó que su situación familiar no ha cambiado en el último año. Un 21,8% contestó que mejoró y 36,9 señaló que empeoró.

Finalmente, el 31,8% de limeños cree que la crisis financiera por la que actualmente atraviesa Estados Unidos repercutirá mucho en la economía local, el 46,6% contestó que repercutirá bastante, y el 21,3% considera que su impactó será mínimo.
___________________________
COMERCIO 25 de septiembre de 2008

EL JUEGO DE LA INTENCIÓN DE VOTO
Te inflo y te desinflo
Por Fernando Vivas. Periodista

Que no alcances la gloria popular no quiere decir que hayas perdido el mando político. Perder la guerra de la aprobación no te impide ganar cien batallas de la manipulación y la influencia.

Hablo de los mezquinos, casi frívolos, juegos de poder entre el partido de gobierno y los candidatos a sucederlo. Por ejemplo, tomemos el 'affaire' de Alejandro Toledo opositor. La desafiante actitud que el ex presidente ha estrenado en los últimos tiempos es bastante peculiar si se tiene en cuenta que su naturaleza no es la del zampatortas radical sino más bien la del 'yo te estimo' político. Así fue como se portó con el García de los 80 y con Fujimori hasta que la coyuntura del 2000 le aconsejó que si quería ganar tenía que liderar la grita cívica.

Y no es menos peculiar y desconcertante que el Apra le estimule esa nueva actitud persiguiéndolo hasta con un procurador ad hóminem (Gino Ríos) y, a través de sus principales líderes, responda cada provocación toledista, dándole en la pepita del gusto (y alimentando de paso al blog Pepitas.com que es el órgano doctrinario del peruposibilismo). Pues estos dimes y diretes de alto nivel deben explicar parte significativa del 41% de aprobación que registra Toledo en la última encuesta de Apoyo para El Comercio, tan contrastado con sus lastimeras cifras de gestión presidencial.

¿Pero por qué los inflan?, se preguntan quienes han visto al Gobierno hacer esto mismo con Mario Huamán de la CGTP, o con Lourdes Flores. Porque después los desinflan o hacen que unos y otros se pinchen y desinflen, permitiendo al dueño de los alfileres cosechar en el aire revuelto, es mi primer reflejo de respuesta.

Porque el poder, en el Perú de la desconfianza, tiene mayor capacidad para dirigir la sospecha hacia terceros que para construir su propia confianza. O porque persiste en la cúpula la idea --o la resignación-- de la política como manejo de emociones de coyuntura antes que construcción de consensos para el largo plazo.

Cualquiera que sea el peso de cada factor en la respuesta, sí se puede leer, en las réplicas oficialistas a Toledo, a Lourdes Flores o a Mario Huamán, un juego de globos de carnaval, un 'hoy por ti, mañana por mí' politiquero y con rebote de ráting, una búsqueda de enemigos íntimos de votación congresal y de segunda vuelta. Todo esto dentro del sistema, claro está, pues ante las provocaciones de un Humala, por ejemplo, se impone un relativo y aprensivo silencio.

Veo el último sondeo de agosto de Idice (encuestadora amiga del Apra) sobre los presuntos candidatos a la alcaldía limeña del 2010 y ya imagino la de infladas y bajadas de llanta a las que asistiremos como ensayo del 2011: Luis Castañeda 32%, Carlos Bruce 26%, Humberto Lay Sun 11% y Nadine Heredia 6%. Nominaciones tan prematuras estimulan el ánimo de soplar globos. Ojalá no se distraigan demasiado en estos jueguitos.
___________________________
LA RAZON 25 de septiembre de 2008

En el cosmos

Uri Ben Schmuel
uribs@larazon.com.pe

La carrera electoral del 2011 va a ser muy larga. De hecho, ha empezado con casi tres años de anticipación, en parte acicateada por las encuestas. Tan prematura e inédita salida del partidor parece haber confundido a algunos de los participantes, que dan la impresión de no saber hacia dónde correr exactamente.

Y el público debe estar también bastante perplejo al ver, por ejemplo a Lourdes Flores echar gasolina a la protesta regional de Moquegua y a Yehude Simon opinar que los paros espantan la inversión extranjera. Parecemos astronautas en el cosmos, sin saber dónde es derecha y dónde izquierda.

Keiko Fujimori, por su parte, ya le está dando codazos a Ollanta Humala con el tema de sus ingresos, como podemos leer en la página cuatro. No sorprendería que hoy el dirigente del PNP convoque a conferencia de prensa para retrucar.

-Y a propósito, una lectora que tiene la amabilidad de escribirnos con frecuencia ha enviado su opinión respecto a la columna de este miércoles: “estoy preocupada por la soslayada defensa que de alguna manera introduce con relación al actuar político de un elemento tan peligroso para el país como Ollanta Humala, al dudar de su relación con Chávez”.

El comentario nos da la oportunidad de abordar temas que hace tiempo teníamos pendientes. ¿Qué es exactamente un político antisistema? ¿Por dónde pueden venir los peligros para el 2011? ¿A quién realmente apoya Chávez en el Perú?
Empecemos por esto último. Pese a que en una reciente encuesta, la mayoría opinó que el Duce llanero es la persona que más influye en el dirigente del PNP, en círculos enterados se comenta que en Caracas, desde hace buen tiempo, han volteado los ojos (y tal parece que también la billetera) hacia Antauro, peleado hace mucho con su hermano. Y quien crea que Ollanta es un outsider debería leer “Conversaciones con Antauro” de Pedro Saldaña y detenerse en su plataforma económica. En comparación, Ollanta es un inofensivo insider, discípulo de Milton Friedman,
Esto, de paso, responde a la pregunta número dos. Los peligros vienen por el lado del fascismo andino que no está entre rejas como Antauro sino libre y creciendo, alentado también por radicales como Hernán Fuentes, otro engreído del Duce.

En lo que respecta a la primera pregunta, dentro del sistema hay políticos que a nuestro juicio son totalmente antisistema, aunque vistan traje y corbata y hablen un inglés impecable. Como ese recién llegado de Washington que con el mantra de “modular” el gasto aumenta la olla de presión social. Y encima nos deja indefensos ante un vecino que incluso ya compra armas a nuestro tradicional proveedor ruso.
___________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 23, 2008

EDITORIAL
Inevitable consecuencia del hartazgo

Los escándalos que periódicamente protagonizan los congresistas no solo motivan su apabullante descrédito en la población, sino efectos contrarios. Según la última encuesta nacional de El Comercio, realizada por Ipsos Apoyo S.A., tales escándalos han conseguido elevar de manera abrumadora el índice de aprobación de las reformas constitucionales que este Parlamento se ha negado a aprobar permanentemente, como por ejemplo su renovación por mitades.

Queda claro que la ciudadanía ya se cansó de que la representación nacional sea ineficiente y corrupta, y además que no rinda cuentas por ello, como sí sucede con otras autoridades locales o regionales, sujetas a una democrática revocatoria. Así lo demuestra el hecho de que 79% de los encuestados apruebe la renovación de la mitad del Congreso cada dos años y medio, y no cada cinco, como sucede en nuestro país.

Como se recordará, la propuesta vino del propio presidente de la Mesa Directiva, Javier Velásquez Quesquén, como justa sanción de parte del elector frente al congresista incompetente, salida que, como vemos, tendría un mayoritario apoyo ciudadano.

Lo que corresponde ahora es que este Congreso se aboque con voluntad política a una reforma constitucional que viabilice la renovación; es decir, con el mismo entusiasmo con que se espera aborde a partir de hoy los proyectos de ley que proponen regular la democracia interna en las agrupaciones partidarias.

Casos como los de Sucari y Anaya --que ayer recibieron una merecida acusación constitucional-- no deben volver a repetirse porque, entre otras consecuencias, arrastran tras de sí a toda la representación. Prueba de ello es que el 73% de la población concuerda en que, incluso, se debe suprimir la inmunidad parlamentaria a los congresistas enjuiciados sin la aprobación previa del Congreso. Un porcentaje similar piensa que, ante cualquier delito o falta que atente contra la ley y el reglamento del Congreso, se les debe expulsar de manera permanente.

El Parlamento debe sopesar estos elementos, más aun cuando la reforma constitucional pendiente involucra otras muchas tareas que siguen durmiendo el sueño de los justos. De no asumir ese reto, lo más probable es que su descrédito aumente o se mantenga, como revela la última encuesta de El Comercio. Si bien el índice de aprobación subió de 9% a 11%, en términos estadísticos significa que sigue siendo el poder del Estado más desacreditado del país.
___________________________________
GATOENCERRADO SETIEMBRE 23, 2008

Alan ''por las patas de los caballos'' en ranking de aprobación en América

El presidente de México Felipe Calderón se ubicó como el quinto mandatario mejor calificado de América, con 59% de aprobación, de acuerdo con una recopilación de encuestas realizada por Consulta Mitofksy, la cual es encabezada por Fernando Lugo, de Paraguay, con 93% de simpatías.

Calderón comparte nivel de aprobación con Evo Morales de Bolivia, pero se sitúa por debajo de Álvaro Uribe de Colombia, quien ocupó el segundo lugar con 82%; de Luiz Inácio Lula Da Silva de Brasil, con 64% y ligeramente por debajo de Hugo Chávez de Venezuela, quien figura en el cuarto sitio con 62% de preferencias.

La calificación del presidente mexicano registró un descenso de dos puntos, respecto a la evaluación anterior correspondiente al mes de mayo.

La lista contempla a 20 mandatarios de América, donde Daniel Ortega de Paraguay aparece en último lugar, con apenas 18% de aprobación. Mientras que George Bush de Estados Unidos ocupa el lugar 16, con 33% de simpatías, ligeramente arriba de Cristina Fernández, de Argentina, quien mereció 29% de calificación, en el puesto 17

Algunos presidentes registraron una dramática caída en la percepción de sus ciudadanos, como Óscar Arias, de Costa Rica, quien descendió 16 puntos; en tanto que Alan García, de Perú, y Álvaro Colom de Guatemala, perdieron 10 puntos porcentuales.

Las encuestas de referencia corresponden en su mayoría al mes de agosto, excepto por el caso de Brasil, que abarca septiembre. Por el contrario, en Honduras, República Dominicana y Guatemala se consideró como última calificación la de junio.

Consulta Mitofsky aclaró que esta recopilación "debe interpretarse sólo como una medición de las percepciones de los gobernados en cada país hacia el estilo de administrar y hacia los resultados generados por la gestión de sus respectivos gobernantes", por lo que "pueden o no mostrar totalmente la eficiencia y logros de sus administraciones".

Top ten de presidentes mejor calificados de América

1. Fernando Lugo, Paraguay, 93%
2. Álvaro Uribe, Colombia, 82%
3. Luiz Inácio Lula, Brasil, 64%
4. Hugo Chávez, Venezuela, 62%
5. Felipe Calderón, México, 59%
5. Evo Morales, Bolivia, 59%
7. Antonio Saca, El Salvador, 56%
8. Leonel Fernández, R. Dominicana, 55%
9. Rafael Correa, Ecuador, 54%
10. Martín Torrijos, Panamá, 50%/GMA
_____________________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 24, 2008

Las (no tan) lejanas elecciones del 2011

Por Alfredo Torres G. Presidente ejecutivo Ipsos Apoyo

Las empresas modernas dedican esta época del año a su planeamiento para el año siguiente. Las perspectivas para el Perú en el 2009 siguen siendo estimulantes. De acuerdo con Apoyo Consultoría, el PBI crecerá más de 7% y la inflación rondará el 4%. La economía peruana seguirá siendo la estrella de la región. Con perspectivas tan favorables, es natural que los inversionistas se animen a pensar en proyectos de mayor envergadura, cuyos resultados se vean en el mediano o largo plazo. Pero ni bien se toca el tema, surge la incertidumbre: ¿Qué pasará el 2011?

En un país tan volátil como el Perú, no se puede esperar que 60 meses antes de las elecciones las encuestas puedan proyectar un escenario con claridad, pero sí están en condiciones de dar algunas señales de por dónde va el humor ciudadano y de las simpatías que despiertan los gladiadores que se preparan para ingresar a la arena electoral.

A contrapelo de lo que perciben los empresarios, la sensación de progreso no es compartida por la mayor parte de la población. Para los sectores populares, sobre todo fuera de la capital, el Perú está estancado y la pobreza no amaina. Mientras no se puedan mostrar avances notorios en infraestructura vial, saneamiento, educación, salud y formalización del empleo es previsible que un amplio sector excluido se sentirá atraído por la idea de un cambio radical.

Otra señal clara es que las percepciones y simpatías políticas varían considerablemente entre las distintas zonas del país. Para simplificar, se podría decir que en Lima y las grandes ciudades de la costa norte se ve con mayor simpatía a Luis Castañeda y Lourdes Flores, mientras que en el resto del país y, sobre todo, la población rural resultan más atractivos Ollanta Humala y Alejandro Toledo. La única política que genera simpatías similares en los distintos lugares del país es Keiko Fujimori.

También resulta evidente que por el momento no hay favoritos. Además de los ya mencionados cinco precandidatos con mayor opción --Humala, Castañeda, Fujimori, Toledo y Flores-- es de esperarse que lleguen con alguna posibilidad al 2011 el candidato del Apra y quizá una nueva alternativa. Al estar gobernando Alan García desde la centro-derecha, el espacio que ha dejado libre el Apra en la centro-izquierda sería el lugar por donde cabría esperar que surja esa nueva alternativa. Yehude Simon ya se lanzó con ese objetivo pero no está demostrada su capacidad para generar entusiasmo.

El 2009 debería ser el año que los líderes políticos dediquen a identificar a sus posibles candidatos a las elecciones regionales y municipales del 2010 y al próximo Congreso de la República. La deplorable experiencia de los últimos parlamentos debería llevarlos a ser más cuidadosos en este proceso. La imagen de los candidatos presidenciales terminará de delinearse cuando se sepa quiénes los rodean.

Una reforma electoral que ayudaría mucho para conocer y filtrar mejor a los candidatos al Congreso sería cerrar las inscripciones con suficiente antelación. En las últimas elecciones las listas para el Congreso se inscribieron apenas dos meses antes de las elecciones. Es obvio que en un lapso tan breve no es posible conocer bien a todos los postulantes, lo que facilita que resulten elegidos oportunistas de toda calaña. Todavía estamos a tiempo para esta necesaria reforma.
______________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 22, 2008

Desaprobación presidencial no asusta a Del Castillo

7:02 | Los medios de comunicación solo resaltan las noticias negativas y no dan cabida a otras cosas, comentó el primer ministro
El presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, no movió ayer ni una ceja cuando se le pidió su opinión acerca del 19% de respaldo ciudadano que hoy tiene el jefe del Estado, Alan García Pérez, según la última encuesta nacional urbana de El Comercio, elaborada por Ipsos Apoyo.

"Hay muchos otros sondeos que demuestran lo contrario. Pero la prensa no los publica. Los medios de comunicación solo resaltan las noticias negativas y no dan cabida a otras cosas que son positivas e importantes, como, por ejemplo, el descenso en los precios del pollo, pescado, aceite y otros productos que son fundamentales para la economía popular", señaló el vocero del Poder Ejecutivo.

El alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, opinó que estas cifras revelan la insatisfacción de la gente en el interior del país ante el lento avance de las obras de infraestructura en las regiones, y "a este malestar se le suma el provocado por los efectos de la crisis económica internacional".

El congresista humalista Juvenal Ordóñez le dio otra lectura: el presidente García está cosechando el descontento ciudadano por haberse impuesto como la "cabeza del neoliberalismo" en el país. "Está pagando la factura por su alianza con la derecha", dijo.

Para el vicepresidente del Partido Popular Cristiano, congresista Juan Carlos Eguren, no hay duda de que la baja aprobación ciudadana hacia la primera autoridad política del país refleja el debilitamiento del sistema político y democrático.

"Por eso es necesaria una acción del Estado para fortalecer a los partidos políticos".
_____________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 22, 2008

Peruanos no confían en los partidos políticos

7:57 | Solo el 13% confía en el Congreso de la República, aquel foro donde están representados los partidos
Según la última encuesta nacional urbana de El Comercio, elaborada por Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado, solo el 10% de peruanos confía en los partidos políticos. Consecuentemente, solo el 13% confía en el Congreso de la República, aquel foro donde están representados los partidos.

Al respecto, el vicepresidente del Partido Popular Cristiano (PPC), Juan Carlos Eguren, consideró que el sistema político y democrático en el Perú es un sistema endeble. Frente a tal situación, prosiguió, no hay ninguna acción de Estado para fortalecerlo. El parlamentario fujimorista Alejandro Aguinaga mencionó que, dado que la democracia se construye en base a los partidos políticos, es posible que ante el clima de descrédito de los partidos surjan los 'outsiders'.

¿Y a quién perciben los peruanos como el principal líder opositor? Al ex candidato presidencial Ollanta Humala. Así lo cree el 42% de entrevistados. Sin embargo, ser el más contestatario no garantiza respaldo. Solo el 25% simpatiza con Humala. En cambio, mientras solo el 7% ve a Luis Castañeda como el principal opositor, el 64% simpatiza con él.

Los otros poderes del Estado no se salvan de la falta de confianza: Solo el 20% cree en el Ejecutivo y el 18% en el Poder Judicial.

La encuesta de El Comercio revela, tal como publicamos el domingo, que la aprobación de la gestión presidencial cayó de 22% en mayo a 19% en setiembre.
_____________________________
GATOENCERRADO SETIEMBRE 21, 2008

Alan sigue en picada

La aprobación a la gestión del presidente Alan García cayó en septiembre otra vez a su peor nivel en lo que va de su Gobierno, debido a que los peruanos le siguen pasando la factura por la aceleración de la inflación, dijo el domingo una encuesta.

El apoyo de García bajó a 19%, tres puntos porcentuales menos que agosto y muestra una tendencia mensual en picada desde mayo, cuando se recuperó a 35% luego de una cumbre en Lima de líderes de América Latina y Europa.

La encuesta nacional realizada entre el 16 y 19 de septiembre por la firma Ipsos Apoyo y divulgada por el diario El Comercio, afirma que un 78% desaprueba la gestión de García, que cumplió en julio dos años de Gobierno.

El sondeo, realizado a 1.000 personas de 16 ciudades importantes del país, tiene un margen de error de 3,1%.

A la pregunta de por qué desaprueban el trabajo de García, quien Gobernó el país por primera vez entre 1985 y 1990, un 69% de los entrevistados apuntó al hecho de que los precios internos siguen subiendo.

Un 43% de quienes desaprueban la gestión del mandatario dicen que éste "no cumple sus promesas (y) es mentiroso" y otro 43% alude que "no hay trabajo".

En agosto, la inflación en Perú fue de 0,59%, mayor que la del mes anterior impulsada principalmente por alza en los precios de alimentos, mientras que el costo de vida en los últimos 12 meses avanzó hasta un 6,27%, marcando el doble de la meta anual del Gobierno.

Las perspectivas, según la encuesta, tampoco son buenas debido a que un 76% crée que los precios internos seguirán subiendo en los próximos 12 meses.

El presidente García afirma que la inflación en el país se debe principalmente al impacto por el aumento de los precios internacionales del petróleo y de los alimentos.

Perú tiene que importar petróleo para poder abastecer la demanda de combustibles y es además un dependiente del trigo, base para elaborar los alimentos de mayor consumo en el país.

García carga aún la cruz de su primer mandato, cuando se registró una hiperinflación, en medio de una de las peores crisis económicas de la historia del país y de la guerrilla izquierdista que estaba en pleno apogeo.

La baja popularidad de García se manifiesta en momentos que se realiza una huelga nacional de médicos de centros estatales, otra protesta gremial en demanda al Gobierno de mayores beneficios por el boom económico que vive el país.

La desaprobación a García contrasta con los indicadores macroeconómicos de Perú, como el PBI que se expandió un 9% el año pasado, el mayor desde 1994, debido al auge de sus exportaciones y crecimiento de la demanda interna.
____________________________
PERU 21 19 de septiembre de 2008

¿Ciclo emocional temporal?
Autor: Carlos Basombrío

La encuesta nacional urbana de la PUCP coloca a Alan García en un alarmante 19% de aprobación debido, principalmente, a una fuerte caída en Lima. García, comentando el resultado, usó un tono de padre comprensivo con sus hijos adolescentes, a quienes siente atravesando una etapa de rebeldía. Dijo que estábamos ante un “ciclo emocional”, algo así como que la subida del pollo nos ha nublado la visión y nos impide ver lo buen gobernante que es. El pollo bajará pronto y las emociones se aplacarán.

Esbozo en estas breves líneas una interpretación diferente. García fue visto desde el comienzo de su mandato con gran desconfianza por el recuerdo de la hecatombe del 85 al 90. No hizo nada importante, cuando pudo, para mejorar el Estado en temas claves para la gente. No hay ahora un 'colchón político’ para amortiguar el efecto de la inflación, que para la gran mayoría es culpa del gobierno. (En la encuesta de CPI en Lima, en todas las preguntas sobre capacidad para manejar la economía, Toledo supera ampliamente a García).

Si a eso le sumamos que ya no hay muchas ilusiones de que algo nuevo pueda suceder en esta administración, la gente empieza a buscar otras alternativas. Empieza, por ello, a haber vasos comunicantes entre su descenso y la subida de sus rivales y posibles sucesores. Por ello, la aprobación de Lourdes Flores y de Toledo ha subido mucho en los tres últimos meses, a la vez que Fujimori y Humala mantienen sus posiciones.

El gobierno tiene que ser consciente de que sufre un efecto teflón invertido que opera en su contra; que el descontento ciudadano, en el mejor de los casos, tardará en revertirse, y que tienen que ser sumamente cuidadosos en lo que hagan o dejen de hacer. En otras palabras, los umbrales de tolerancia para la soberbia, la ineficacia, el copamiento o la corrupción son ahora bajísimos.

DEBIÓ IR: De los 10 presidentes sudamericanos, el único que no fue a Santiago por la crisis de Bolivia fue Alan García. Esa reunión constituyó un avance importante de diálogo político del más alto nivel sobre la democracia en la región y cómo preservarla; un espacio en el que el Perú no debería estar ausente. (Sin ir muy lejos, la Carta Democrática Interamericana fue firmada en Lima y a nuestra iniciativa). Las diferencias ideológicas y la valoración de lo que allá ocurre no pueden ser un argumento. Ahí estaba Uribe sentado con Correa. Se sabe, además, que Chávez y Lula llegaron enfrentados por el tono y contenido de las declaraciones del primero. Creo que el permiso del Congreso se pudo haber conseguido si realmente hubiera habido interés en ir.
____________________________
LA REPUBLICA 19 de septiembre de 2008

El Zorro de Abajo. Un sofista de cuidado
Sinesio López Jiménez

Como presidente está desaprobado. Como analista político también. García sostiene que "lo importante de la encuesta es (mostrar) que no hay en marcha un movimiento antisistema y destructivo de lo que se está haciendo. Al contrario, la encuesta demuestra que hay una solidificación de los rumbos básicos que tiene este gobierno".

¿Qué encuesta leyó García? La encuesta del IOP de la PUCP, a la que alude, muestra todo lo contrario. Veamos dos campos que examina la encuesta y que hacen parte del desempeño de García: el funcionamiento de la democracia y la situación económica. El 66% de los peruanos está insatisfecho y muy insatisfecho con la democracia en los tiempos de García. La insatisfacción es mayor en las mujeres, los jóvenes, las clases populares, los pobres, los muy pobres y en las regiones del Sur y del Centro en donde llega a más del 80%.

En el campo de la economía, en el que García cree tener su mejor desempeño, la situación es parecida. Solo el 25% cree que su situación económica ha mejorado en los últimos doce meses, el 32% siente que sigue igual, y un abultado 43% piensa que ha empeorado. Es el caso de las mujeres, de los mayores de 45 años, de las clases populares, de los pobres y los muy pobres y de las regiones del Sur (54%) y del Centro (61%). La situación se agrava cuando examinan la situación económica del país: el 52% cree que ella está peor que hace doce meses. Los más pesimistas son nuevamente las mujeres (52%), los mayores de 30 años (58%), las clases populares (56%), los pobres y muy pobres (55%), Lima y Callao (52%) y las regiones del Sur (62%) y del Centro (66%). ¿Dónde está la "solidificación de rumbos que tiene este gobierno"? Para la mayoría existe más bien un extravío de rumbos.

Con estos resultados no debiera llamar la atención que, contrariamente a lo que piensa García, haya "en marcha un movimiento antisistema". Al 45% de los peruanos le da lo mismo cualquier forma de gobierno y está dispuesto a aceptar un gobierno autoritario o una dictadura. Es a todas luces una actitud antisistema que puede alimentar fácilmente un movimiento antisistema. Este sentimiento de rechazo a la democracia –que es el verdadero sentido del concepto antisistema en la teoría política– se desarrolla sobre todo en las mujeres (49%), en las clases populares (47%), en los pobres y muy pobres (53%), en el Sur (47%) y en el Oriente (58%). García no presta la debida atención a este creciente rechazo ciudadano de la democracia como régimen político.

¿Qué es entonces el antisistema? García ni siquiera estira el concepto desde la política para extenderlo al modelo económico neoliberal sino que lo concentra en este. Es antisistema toda crítica, oposición y rechazo al modelo neoliberal. Este punto de vista erróneo y conservador conduce a absurdos como el siguiente: todos los demócratas que se oponen al modelo neoliberal forman parte de un movimiento antisistema. Este absurdo es, sin embargo, congruente con el pensamiento de los neoliberales que reducen su liberalismo al campo económico y lo excluyen del campo político en donde son profundamente conservadores y autoritarios.

Desde esta perspectiva conservadora, la mayoría de los peruanos formaría parte de un movimiento antisistema: solo el 45% está de acuerdo con "promover la economía privada de mercado como única forma para que el país avance". La mayoría, en cambio, está de acuerdo con "promover una mayor participación del Estado en la economía como única forma para que el país avance". Este el punto de vista de la mayoría de las mujeres (51%), de los jóvenes (52%), de las clases populares (50%), de los pobres y muy pobres (59%), y de las regiones del Sur (57%), Centro (52%) y Oriente (57%).

Pese a la muy alta desaprobación (75%), García no se rinde, ni se siente pesimista ni derrotado, pues hace suyos los avances de Castañeda, Flores, Toledo y Keiko Fujimori porque van a seguir supuestamente el mismo camino: "Ninguna de estas personas traería a nuestro país una revolución colectivista, estatizante, antiinversión, antipequeña empresa". El sofista García en acción, buscando salvar al político García. En la conciencia de la gente, sin embargo, Castañeda, Flores, Toledo, Keiko avanzan porque García se hunde. La gente no los premia porque son la continuidad de García, sino porque son sus críticos. Esta actitud ciudadana es más contundente en el caso de Ollanta Humala (ninguneado por García). Si alguno de ellos dijera que sigue "los rumbos básicos" de García, seguiría también la misma suerte política de este.

En realidad, lo que la encuesta muestra es el desarrollo incipiente de bastiones y de las principales competencias políticas en ellos. Lourdes tiene sus bastiones en Lima y en el Norte y su competidor inmediato es Toledo en ambos casos. Toledo tiene como bastión el Oriente y su competidora inmediata es Lourdes. El bastión de Ollanta es el Sur y su competidora inmediata es Keiko Fujimori. El Centro es un terreno de disputa entre Lourdes, Toledo y Ollanta. ¿La competencia inmediata supone una disputa del mismo tipo de electores? Cualquiera sea la respuesta y el análisis de sus consecuencias políticas, se requiere un análisis más amplio.
____________________________
LA REPUBLICA 19 de septiembre de 2008

Vote ya!
Mirko Lauer

La decisión de hacer encuestas de intención de voto en setiembre 2008 (Iop-Pucp, Apoyo-Ipsos) probablemente corresponde a la idea, esencialmente correcta, de que la bajada en aprobación del gobierno es un hecho de importancia para el 2011. De paso sirven, como ha precisado Fernando Tuesta, para disipar confusiones entre aprobación y votación en lo que él llama la "peligrosa intención de voto".

Pero puede haber más motivos. Hacia el 2003 el ambiente de campaña electoral de pronto se adelantó y tomó la forma de una campaña larguísima. En parte como muestra de disgusto frente a un gobierno impopular y en parte como expresión de cierto desasosiego cívico. Como que una democracia sin demasiado vuelo solo podía desembocar en otra elección, una típica fuga hacia adelante.

Luego está la pura y simple curiosidad del público, expresada también como impaciencia por conocer un resultado inesperado. Por ejemplo la aparición del famoso candidato antisistema sobre el tablero, o el eclipsamiento de un candidato que parecía fijo. Las elecciones peruanas están hechas en buena medida de sorpresas, más aparentes que reales, pero siempre dramáticas.

Inevitablemente las encuestas de estos días traen al mismo elenco que da vueltas desde antes. Algunos incluso desde muy antes. Ni las encuestadoras ni los encuestados están en capacidad de imaginar nombres diferentes. Lo que aporta el ejercicio estadístico es un orden de llegada, que podrá ir cambiando hasta poco antes del día final, o al menos suele hacerlo.

Dicho lo anterior, ¿qué traen en concreto estas dos encuestas? Un dato notable es que la nada brillante performance de Ollanta Humala como opositor no le ha quitado la condición de campeón de la primera vuelta. Otro dato es que, a pesar de la baja aprobación de las políticas del gobierno, la intención de voto está bastante cargada hacia la derecha.

Luego hay datos menores, en el sentido de algo más previsibles. Pocos de los numerosos fans de Luis Castañeda hoy lo quieren de presidente. Lourdes Flores se mantiene como una candidata fuerte (así sucedió con Luis Bedoya Reyes durante 40 años). Hay un público para Alberto Fujimori y luego otro diferenciado para su hija, que juntos representan un paquete importante.

Volviendo al efecto Castañeda, pareciera que la población percibe un vínculo positivo y estrecho entre hacer oposición y hacer campaña, y lo retribuye. Como que el perfil bajo de funcionario seriamente aplicado a las tareas del municipio no favorece en esta etapa al alcalde de Lima. Como irónicamente reclamaba el escritor Federico Blume hace casi un siglo, hay que sonar.
____________________________
PERU 21 18 de septiembre de 2008

La copa 'mal menor’
La elección 2011 puede ser una película que ya vimos.
Autor: Augusto Álvarez Rodrich

Ya se sabe, y así se ha comentado antes en este espacio (a manera de advertencia), que las encuestas electorales, a más de dos años de la elección, solo son un ejercicio entretenido sobre cómo están, ahora, las cosas, y que estas seguramente van a cambiar. Pero algo nos dicen.

La divulgada ayer por este diario, de Ipsos-Apoyo, es particularmente interesante porque su ámbito incluye Lima y el interior del país tanto urbano como rural.

La inclusión de esta última zona –que no es frecuente en las encuestas– es fundamental para tener una perspectiva más cercana del complejo y cada vez más diferenciado territorio nacional.

Lo que nos dice esta encuesta es que, si las elecciones fueran mañana, Ollanta Humala ganaría la primera vuelta con 19%, seguido de Keiko Fujimori (17%), Luis Castañeda (15%), Alejandro Toledo (10%), Lourdes Flores (9%) y Jorge del Castillo (5%).

Esto sería consecuencia del mayor peso de Humala en la zona rural, donde lograría 25%, seguido de K. Fujimori (16%), Toledo (14%), Castañeda (10%) y Flores (5%).

Sin embargo, en las eventuales segundas vueltas del año 2011, Humala perdería ante Castañeda (51/31%) y K. Fujimori (40/32%), mientras que el alcalde limeño derrotaría a la delfina fujimorista (46/32%).

Al margen de los nombres específicos que finalmente se cuelen en las balotas electorales del año 2011, dichos resultados se parecen, de varias maneras, al de la elección del 2006 en el sentido de que el candidato 'antisistema’ ganaría la primera vuelta, pero en la segunda caería derrotado por el representante del 'sistema’ porque este reuniría al electorado desde el centro a la derecha.

Conscientes de ello, los potenciales candidatos buscarán acomodarse. Por ejemplo, Humala podría intentar un desplazamiento al centro del espectro, pero con el riesgo de dejar descubierto el flanco izquierdo, por donde podría colarse un candidato más radical que él.

Pero al margen de los nombres, lo que sí parece evidente es que, tal como vamos, sin reformas electorales que son indispensables, ni partidos modernizados, el escenario que saldrá de la próxima elección será, otra vez, fragmentado y con las mismas taras que hoy sufrimos y que impiden adecentar la política peruana.
____________________________
COMERCIO 18 de septiembre de 2008

ENCUESTA NACIONAL URBANA DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA
Flores y Humala lideran preferencias rumbo al 2011

Tuesta advierte que la popularidad no siempre se refleja en intención de voto
El Instituto de Opinión Pública (IOP) de la Universidad Católica realizó una encuesta nacional urbana que demuestra que aún es difícil vislumbrar un resultado aproximado para las elecciones presidenciales del 2011.

Según el sondeo, Lourdes Flores (UN) es la lideresa de oposición con mayor aprobación por su desempeño público (45%), seguida por Alejandro Toledo (PP) con 39%, Keiko Fujimori (AF) con 36% y Ollanta Humala (PNP) con 26%. En la intención de voto, Flores recibe el 17%, Humala 14%, Toledo 10% y Keiko Fujimori 8%.
Sin embargo, Humala cuenta con 17% y Flores 15% en la percepción acerca de quién va a ganar.

Para el director ejecutivo del IOP, Fernando Tuesta, "los resultados revelan que la popularidad no siempre se traduce en una intención de voto, más aun en una población electoral tan voluble como la peruana y faltando todavía tres años para las elecciones".
El secretario general del Partido Popular Cristiano (PPC), Raúl Castro, estuvo de acuerdo con Tuesta, pero además resaltó la falta de correspondencia entre lo que el elector piensa y el voto que finalmente emite.

"El elector nacional sabe que hay un candidato que es el mejor, pero cuando llega el momento de elegir se deja cautivar por las estruendosas propuestas de candidatos improvisados", apuntó.

Por su parte, el vicepresidente de Perú Posible (PP), Carlos Bruce, sostuvo que "los resultados de la encuesta pueden dar un indicio de quiénes tienen opción de asumir la presidencia en el 2011, pero no pueden, de ninguna manera, predecir la intención de voto a tres años del proceso electoral". Además, manifestó que Perú Posible aún no ha decidido si Alejandro Toledo postulará en los próximos comicios generales.
El legislador fujimorista Rolando Sousa también indicó que la candidatura de Keiko Fujimori aún no es algo confirmado, "ya que cabe la posibilidad de que ese lugar lo ocupe el ex presidente Alberto Fujimori".

Por último, el vocero de la bancada humalista, Fredy Otárola, se mostró satisfecho con los resultados de la encuesta y señaló que "la población ya se está dando cuenta de que la única alternativa viable de cambio en democracia es Ollanta Humala".
_____________________________

PERU 21 SETIEMBRE 15, 2008

Solo el 19% de la población aprueba la gestión de Alan García

El 69% expresó su insatisfacción con el funcionamiento actual de la democracia. El mandatario dice que no cambiará ni el rumbo ni la orientación de su régimen.

Seguramente el Ejecutivo repetirá hoy aquello de que no gobierna en función a las encuestas. Pero al margen de respuestas políticamente correctas o reiterativas, el régimen aprista no puede negar lo expresado por el último sondeo nacional del Instituto de Opinión Pública (IOP) de la Pontificia Universidad Católica: antes de haber llegado a la mitad de su gestión, la aprobación presidencial se encuentra en apenas el 19%; su nivel más bajo.

Un dato que llama la atención, además del consolidado nacional, es la confirmación de que en Lima y Callao la situación no es muy diferente. Según la encuesta –realizada entre el 5 y el 8 de setiembre–, apenas el 24% de pobladores de ambas regiones respalda la gestión de García, lo cual permite afirmar que ahora solo uno de cada cuatro habitantes de la capital y del primer puerto, que fueron fundamentales en su triunfo en las urnas, lo respalda. El malestar por las políticas de gobierno ya no es exclusividad del sur (7% de aprobación), o del oriente (16%).

DEMOCRACIA EN LA MIRA. En otros resultados, se observa que la insatisfacción sobre la figura presidencial guarda relación directa con la desazón respecto del sistema democrático y, en otro campo, también con el incremento de la simpatía hacia figuras de la oposición. Respecto a lo primero, se aprecia cómo en el ámbito nacional el 69% de encuestados expresa su insatisfacción con el funcionamiento de la democracia, y en Lima alcanza el 66%.

En cuanto al segundo punto, en los cuadros de esta página se aprecia cómo Ollanta Humala ha subido, de 20% de aprobación que tenía en julio de 2007, a 26% en setiembre de 2008. Lo mismo sucede con Lourdes Flores, quien pasó de 37% que tenía en julio del año pasado a 45% en este mes.

EL RUMBO DEL GOBIERNO. Mientras estos indicadores llaman a reflexión, el presidente reiteró ayer que su administración no caerá en populismos frente a lo que él considera la incomprensión de sus medidas de gobierno. El mandatario sigue pidiendo confianza.

“Pido confianza y serenidad. Que ninguna turbulencia del camino, porque sube el petróleo, porque suben momentáneamente los precios de alimentos, (haga que) deba turbar el rumbo. (...) Cómo no mantener el rumbo aunque haya incomprensión, queja, aunque estemos acostumbrados al facilismo del palo encebado, aunque nos guste destruir lo que creamos antes”, indicó en Los Olivos.

El jefe de Estado remarcó que el país “se sigue aproximando a sus grandes objetivos” y que no se dejará turbar por el populismo.
________________________________
PERU 21 18 de septiembre de 2008

Incremento de la desaprobación presidencial
Autor: Francisco Eguiguren

En nuestro régimen político de tipo presidencial, la evolución de la aprobación popular a la gestión del presidente y del gobierno es un elemento importante a considerar, pues refleja la percepción social frente a lo que se viene haciendo. La opinión del pueblo tiene que ser tomada en cuenta en una democracia, ya que indica el nivel de satisfacción o de rechazo al gobierno o al orden de cosas existente.

El presidente García sigue sin querer entender por qué, si la economía ha crecido sostenidamente varios años y se disfruta (según declara) de una bonanza de inversiones y de ingresos fiscales, su popularidad sigue cayendo. Que lo que digan las encuestas no importa es algo que no se le puede creer a un político. También el gobierno de Toledo, a pesar de los buenos indicadores macroeconómicos y crecimiento, padeció lo mismo.

Una conclusión clara es que el crecimiento económico, por sí solo, no basta ni satisface, cuando las grandes ganancias se las llevan unos pocos y no hay mayor redistribución de ingresos ni mejora para la mayoría, cuyas expectativas se acrecientan ante el alarde gubernamental de una prosperidad de la que no participan.

No es casual que los mejores niveles de aprobación al presidente se den en los sectores sociales más altos, que son los menos y tradicionalmente fueron adversos al Apra. Cambiar de orientación y prioridades entregándose al neoliberalismo económico, que con razón es resistido por los sectores mayoritarios, tiene sus costos políticos. Basta ver quiénes son los principales aliados y defensores del gobierno.

Cierto es que el respaldo electoral original del presidente García era 25% y que siempre ha existido un fuerte antiaprismo, que aglutina a distintos sectores. Pero su política económica, los ademanes autoritarios y soberbios, el empeño desmesurado por lograr el apoyo de los poderosos, contrasta con el de-sinterés en vincularse a los sectores populares y temas sociales.

Los tiempos difíciles que empiezan en la economía internacional reducirán el crecimiento interno y los ingresos, ¿cómo lo afrontará el gobierno? Si cuando hubo recursos no se benefició a la mayoría, ante el previsible incremento de las demandas sociales no funcionará firmar acuerdos para cortar conflictos y, luego, incumplirlos.

La desaprobación presidencial puede seguir creciendo, al igual que la polarización social, fortaleciendo propuestas autoritarias y antidemocráticas desde ambos lados del espectro político.

El presidente y su gobierno tienen responsabilidad en lo que ha venido pasando y en lo que pueda suceder. Deberían corregir su modelo económico y estilo político.
________________________________
LA REPUBLICA 18 de septiembre de 2008

Votarían por Lourdes, pero ganaría Ollanta

El peruano no siempre vota por aquel cuya gestión aprueba, dice Fernando Tuesta, director del Instituto de Opinión Pública PUCP.
Carolina Martín.

El elector peruano es tan voluble que puede mostrar simpatía por la capacidad de gestión de un candidato, votar por otro y ver sin demasiada estupefacción que, al final, quien ganó los comicios no era ninguna de sus dos opciones.

Es por eso que hablar de intención de voto tres años antes de las elecciones generales, para el director ejecutivo del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica (PUCP), no tiene demasiado sentido. "Uno puede tener la buena impresión de una persona, pero no votar por ella", explica.

La última encuesta de la PUCP, en este sentido, proporciona datos reveladores: el 17% de la población votaría por Lourdes Flores si las elecciones fueran mañana; sin embargo, independientemente de su preferencia, la mayoría cree que quien ganará las elecciones en el 2011 será Ollanta Humala.

Cabe recordar que la misma encuesta (tal y como la publicó este diario en su edición del lunes) otorgaba a la candidata del Partido Popular Cristiano (PPC) un 45% de aprobación, mientras que el líder nacionalista quedaba relegado a una cuarta posición con un 26% de la simpatía de la población.

"Ya lo vimos en las anteriores elecciones con Valentín Paniagua: Él tenía un 12% de intención de voto, pero al final no lo apoyó ni el 6% de los votantes. Aún queda mucho pan por rebanar. Es difícil proyectar lo expresado hoy con el voto de dentro de unos años", concluyó.
________________________________
COMERCIO 16 de septiembre de 2008

Pagando facturas propias y ajenas en las encuestas
Por: Juan Paredes Castro |

Es cierto que las encuestas son fotografías del momento --gran consuelo de los políticos no favorecidos por ellas--, pero casi siempre representan una señal muy clara de lo que les espera a gobiernos y líderes o de lo que estos deben hacer y no hacer.

A Alan García le puede estar pasando lo que a Alejandro Toledo: esperar a tener una aprobación extremadamente baja (ya va en 19 %) para recién empezar a reconocer equivocaciones y emprender correcciones decisivas, si es que no sobreviene lo irreversible.

Reacciones tardías de este tipo, entre descreídas y soberbias, son muy típicas principalmente en las cumbres del poder.
Si Toledo no hubiera llegado a 8%, con la espada de Damocles de la vacancia sobre su cabeza, jamás habría caído en cuenta de sus errores personales y de gestión que erosionaban a diario su gobierno y su imagen pública.

Desde el demorado reconocimiento de su hija Zaraí hasta la prudente distancia adoptada en relación con la inicial injerencia política de su entorno familiar y con las presiones clientelistas de su partido Perú Posible, pasando por ajustes claves en su consejo de ministros, como la salida de Fernando Olivera, el ex jefe de Estado recuperó posiciones desde muy abajo para concluir su mandato con un aceptable 33 % de aprobación.

Claro que en esta recuperación de Toledo subyacía un claro reconocimiento a su manejo responsable de la macroeconomía.
En un comentario a El Comercio, el director del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica, Fernando Tuesta, advierte que la desaprobación de García, más allá del alza de alimentos, radica en el desencuentro del Gobierno Central con el interior del país.

¿Desde nuestro punto de vista cómo siente este desencuentro la gente del Perú profundo?
De un lado, cuando lo prometido no le llega, cuando el Gobierno y el Estado siguen siendo distantes en los servicios que prestan y cuando quienes dicen representarlo no lo representan. De otro lado, cuando lo que dejan de hacer las autoridades regionales y municipales se toma como un déficit de Lima y no local y cuando nunca es bueno y suficiente lo que son capaces de hacer el Gobierno y el Estado.

Las encuestas suponen un pago de facturas propias y ajenas. García sabe cuáles son. ¿Por qué entonces retrasa demasiado ciertas decisiones? ¿Dónde están los reglamentos a tantos decretos leyes nacidos al calor del TLC? ¿Dónde los gerentes que deben dar nuevo aire a la gestión pública? ¿Dónde una relación ejecutiva más cercana con los gobiernos regionales para evitar que estos culpen a Lima de sus males propios?
________________________________
COMERCIO 16 de septiembre de 2008

REACCIÓN PRESIDENCIAL ANTE ENCUESTA
Descontento no afectará democracia, dice García

Destaca que líderes políticos con más simpatía no signifiquen "un salto al vacío"
Según la última encuesta de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), un 69% de peruanos se siente insatisfecho o muy insatisfecho con la democracia. A pesar de esto, el presidente Alan García expresó su confianza en que no hay una opción antisistema en el horizonte electoral.

"No hay en marcha un movimiento antisistema, destructivo de lo que se está haciendo. Al contrario, la encuesta demuestra que hay una solidificación de los rumbos básicos que tiene este Gobierno", dijo el mandatario.

Para sustentar su opinión, García resaltó las simpatías que despiertan líderes políticos como el alcalde de Lima, Luis Castañeda, la lideresa pepecista Lourdes Flores, el ex presidente Alejandro Toledo y la congresista Keiko Fujimori.
"Ninguna de estas personas traería a nuestro país una revolución colectivista o estatizante", anotó García, al tiempo de destacar que estos elegibles no representan "una revolución contraproducente o un salto al vacío".

"Nuestra población puede estar descontenta por uno u otro tema y nuestra costumbre es castigar al que está arriba siempre. Pero veo con satisfacción que nuestra población tiene claro su futuro y sabe hacia dónde debe ir", declaró el mandatario.

García comentó la baja aprobación a su gestión (19%) que la encuesta de la PUCP revela: "El presidente la acepta y la entiende porque conoce el Perú tantos años. Conoce sus ciclos emocionales y sus formas de pensar".
_______________________________
PERU 21 16 de septiembre de 2008

La mar estaba serena
El rumbo del gobierno de Alan García al ritmo de rumba
Autor: Augusto Álvarez Rodrich

Mientras un conjunto de noticias recientes confirma que el futuro viene bastante turbulento para el gobierno, el presidente Alan García reitera que le pondrá buena cara al temporal y que mantendrá el rumbo de la nave aunque la marea esté agarrando ritmo de rumba.

Las señales de que la tempestad arrecia vienen de afuera y de adentro. Por un lado, el 'lunes negro’ de ayer como consecuencia de la bancarrota de Lehman Brothers recuerda que las cosas van a seguir inciertas desde el frente externo.

A su vez, en el interno, cada nueva encuesta confirma la tendencia declinante de la aprobación al desempeño del presidente García, en el marco de un proceso cuya explicación va más allá del incremento de los precios y se inscribe dentro de una trayectoria antigua de desprestigio general de la política peruana.

En algunas zonas, como en el sur, este fenómeno es más profundo y preocupante. Por ello, no es poca cosa el anuncio del paro que alistan los frentes regionales de once regiones del país para el próximo 7 de octubre.

Esto ocurre al mismo tiempo que la oposición se fortalece y le pasa varias facturas pendientes al gobierno. En solo un fin de semana, por ejemplo, el ex presidente Alejandro Toledo puso de vuelta y media a García.

La respuesta del presidente ha consistido en tratar de llevar la procesión por dentro. Ante la pérdida de popularidad, ha pedido “confianza y serenidad para que ninguna turbulencia del camino deba turbar el rumbo”, con lo cual ha ratificado las políticas que viene aplicando.

Cuando el segundo gobierno aprista se aproxima a cumplir la primera mitad del periplo, mantener firme el rumbo de la nave es casi su única opción. Desaprovechó la salida del puerto, cuando la mar estaba más serena, para plantear un horizonte de reformas –en salud, educación, seguridad o justicia– ambicioso y estimulante, y se concentró en mantenerse, con firmeza, dentro de la dirección ya delineada por los anteriores capitanes.

Ahora el gobierno está en la fase 'no hagan olas’. Ya no hay espacio para reformas audaces, pero sí para no salirse del rumbo aunque el mar se ponga bravo, algo que demandará mucho esfuerzo. Lo bueno es que este capitán ya conoce el Triángulo de las Bermudas de la aguas heterodoxas.
________________________________

LA REPUBLICA SETIEMBRE 15, 2008

Todos suben en aprobación, menos Alan

García cae 12 puntos en un mes y se queda con un 19%. Destacan el 73% de Castañeda, el 45% de Lourdes y el 39% de Toledo.

Carolina Martín.

Paradojas de la vida. Cuanto más crece la economía peruana, más decrece la aprobación del presidente Alan García. Y esa insatisfacción de la población no es abstracta. Es el motor de las protestas sociales en el país, y ahora además se concreta en cifras. Según la última encuesta nacional del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica, solo el 19% de la población aprueba la gestión del jefe del Estado. Es decir, menos de uno de cada cinco peruanos.

El número, además, no es puntual, sino que ratifica la tendencia decreciente de la aprobación presidencial en los últimos meses. Desde junio del presente año (fecha de la última encuesta nacional de la Universidad Católica) su popularidad ha caído 12 puntos.

García, asimismo, sigue teniendo problemas en el sur, donde únicamente lo aprueba el 7%, le falla el sólido norte (tradicional bastión aprista), su apoyo llegó a solo 15%, y la cifra es baja incluso en Lima, donde llega al 24%. El perfil socioeconómico de los encuestados señala asimismo que los que menos lo aprueban son aquellos con bajos ingresos (sectores C, D y E).

"El gobierno ha logrado crear una ecuación casi inusitada, a mayor crecimiento, mayor desaprobación de la gestión presidencial, y eso se ve en no pocos sitios. Su desaprobación es continua y con un escenario económico teóricamente de crecimiento, hasta el punto que este se quiere desacelerar. Esa es la paradójica ecuación", afirma Fernando Tuesta, director ejecutivo del Instituto de Opinión Pública.

Y EL RESTO SUBE

La caída en las encuestas de García, en tanto, es inversamente proporcional a la subida en las mismas de sus principales opositores que están –aun cuando no lo acepten públicamente– en carrera hacia el 2011. La aprobación de todos ellos ha crecido, y ese incremento es algo habitual desde hace varios meses.

Lourdes Flores (Unidad Nacional) sorprende con un 45% de aprobación, y no solo en Lima (48%), sino también en el norte, donde es igual de popular que en la capital (48%). Le sigue Alejandro Toledo (Perú Posible) con un 39%, en torno al cual oscila su aprobación en todo el país, y Keiko Fujimori (congresista e hija del ex dictador Alberto Fujimori), con un 36%, quien sube 3 puntos más en la capital.

Incluso Ollanta Humala (Partido Nacionalista) sigue en la brecha con un 26% que llega hasta un 43% en el siempre difícil sur. Menos Keiko, que solo ha subido un punto, el resto (Flores, Toledo y Humala) ha subido entre 4 y 5 puntos desde junio de 2008.

Llama la atención la aprobación del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, quien tiene 73% de popularidad, y recupera así los dos puntos que había perdido el mes anterior. Castañeda es especialmente bien visto en los sectores D y E, donde alcanza un 78%.

EJECUTIVO Y CONGRESO

"La caída de García y la subida de sus opositores van juntas. Si Alan cae, ellos ganan. Esto no quiere decir que esas simpatías sean inferidas de aquí a tres años (fecha de las próximas elecciones). Todavía queda mucho tiempo y Perú es un país muy voluble", explica Tuesta.

La encuesta de la Católica, realizada entre el 5 y el 8 de setiembre en 14 regiones del país, también refleja la baja popularidad del premier Jorge del Castillo, quien con un 18% está un punto por debajo de la aprobación presidencial, y del presidente del Congreso, Javier Velásquez, quien se presenta en sociedad con un modesto 15%,

La negatividad marca la visión de futuro

La población está muy preocupada por la inflación. Tanto que el 53% de los peruanos cree que la situación económica del país, comparándola con hace un año, es "algo peor/mucho peor". Esa percepción negativa es especialmente alta en el sur (62%) y en el centro (66%).

La visión de futuro tampoco es mucho mejor. El 40% de los encuestados opina que la situación "empeorará algo/ empeorará mucho" dentro de doce meses. Una creencia que tiene el 74% de la población del sur y el 58% del centro.

El tema mejora ligeramente cuando la pregunta se enfoca directamente a la situación económica personal y de la familia. Ahí el 44% de los encuestados cree que respecto a hace un año su situación es "algo peor/mucho peor", pero el 36% considera que en doce meses más "mejorará mucho/mejorará algo".

Solo el 10% de los encuestados tiene "mucha o alguna confianza" en el Congreso, y el 17% opina los mismo del Poder Judicial y del gobierno.
______________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 15, 2008

ENCUESTA DE LA CATÓLICA
Solo el 19% aprueba la gestión de Alan García
Según la última encuesta nacional realizada por la Universidad Católica, solamente el 19% de los peruanos aprueba la gestión del presidente Alan García y el 69% se siente insatisfecho con la democracia.

SEGÚN ENCUESTA NACIONAL DEL INSTITUTO DE OPINIÓN PÚBLICA DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA
Insatisfacción ciudadana por la democracia crece a 69% y la popularidad presidencial cae a 19%

La aprobación de la gestión del presidente Alan García Pérez es de 19% en todo el país, según una reciente encuesta del Instituto de Opinión Pública (IOP) de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Si desagregamos los números, encontramos que Lima pondera la gestión del mandatario con 24% de aprobación, mientras que en el sur del Perú esta cifra apenas llega al 7%.

"Se trata de una coyuntura que venimos advirtiendo desde hace algunos meses. Más allá de la inflación o el alza de precios, subsiste un problema de desencuentro entre el Gobierno Central y el resto del país", sostuvo el director ejecutivo del IOP, Fernando Tuesta.

A contrapelo, la aprobación ciudadana nacional es favorable para los líderes políticos como Lourdes Flores, Ollanta Humala, Alejandro Toledo y Keiko Fujimori. "Todos ellos son opositores, y hoy por hoy, los peruanos le dan mucho valor a la oposición", señaló Tuesta.

El sondeo da cuenta de que la insatisfacción ciudadana en el ámbito nacional con respecto al funcionamiento del sistema democrático es del 69%, y el 52% afirma que la situación política es regular.
______________________________
COMERCIO 10 de septiembre de 2008

LAS ENCUESTAS Y EL SENTIR CIUDADANO
Cuatro palabras

Por Luis Solari de la Fuente. Ex primer ministro
Dos circunstancias, en la política peruana y estadounidense, han producido un giro en las relaciones entre la ciudadanía y el poder político.

La primera es la abrupta caída de 15 puntos en la popularidad presidencial en Lima, según la encuesta de la Universidad de Lima. Inmediatamente se ha dicho que es por la persistente alza de los precios en los mercados, que siendo la primera causa de desaprobación en la encuesta, esta no tiene cifras comparativas con meses precedentes. Sin embargo, en las encuestas Ipsos Apoyo de El Comercio, aunque también aparece la misma primera causa de desaprobación, esta se redujo de julio a agosto.

Hay otras razones para la brusca caída. Por sectores sociales y por sexo, el bajón es más o menos homogéneo; pero, al revisar los grupos etarios, se observa una pérdida de 21,3 puntos en el grupo de 18 a 27 años. Podría haber impactado el fiestón en palacio por el Día de la Juventud en plena semana de aniversario del sismo sureño.

Como señalé en artículos anteriores, la desaprobación se ha estructurado territorialmente y su base social se ha ensanchado. Ahora, se ha agregado un sentimiento de identidad entre ciudadanos, familias y grupos insatisfechos, que desaprueban un hecho aunque no les afecte directamente.

Un ejemplo es el caso de los decretos legislativos sobre disposición de tierras de las comunidades que, por más explicaciones que se den, no deja de tener aroma de intereses. Recordemos que un insatisfecho por la democracia siempre tenderá a identificarse con el débil. Una vez iniciado el trasvase por identidad, comienza a suceder lo de la canción: digan lo que digan, no solo no creen los afectados, sino tampoco los no afectados.

En un escenario tal, los hechos negativos atraerán la atención mucho más que los positivos. Recordemos algunos hechos del lapso entre encuestas. Un discurso de Fiestas Patrias con ruido y pocas nueces, que era obvio tendría poco impacto en las encuestas; un entendimiento con el pasado, para retener la Mesa Directiva del Congreso (sobre el que ninguna encuesta ha preguntado ¡qué raro!); un parlamentario pollero con extraña suerte para colocar hijos en el Ejecutivo, que la gente lee: prebendas por votos; nombramiento de un funcionario ultracuestionado y una ministra que lo defiende a capa y espada, mientras la misma encuesta muestra rechazo de 80,6 (en el sector E, de 100%).

De otro lado, en Estados Unidos, la designación de Sarah Palin como candidata a la vicepresidencia de McCain en las elecciones estadounidenses ya dio un giro a esa campaña. Las encuestas, que favorecían a Obama después de su confirmación como candidato, ahora favorecen a McCain: USA Today/Gallup +10, Gallup (diaria) +5, CBS y ABC +2, y Rasmussen, CNN y Hotline/FD empatados. Hay que resaltar que en esta última, cuatro días antes Obama ganaba por 6 puntos.

Vemos la consecuencia de dos decisiones contrapuestas: el candidato que proclamaba el cambio, Obama, presentó como candidato a la vicepresidencia a Joseph Biden, 21 años mayor que Palin y senador durante 35 años, que más bien representa al establishment de Washington y al poder convencional entre los demócratas, siendo Obama del poder emergente; ¿negociación equivocada? Mientras, McCain presentó a Palin que, aunque novel, representa más cambio que Biden; a pesar de las críticas por sus valores tradicionales, las encuestas demuestran que por ahora McCain le quitó la candidatura del cambio a Obama.

Dos países, dos circunstancias, dos giros, dos ciudadanías sensibles con una misma actitud: si te equivocas te digo cuatro palabras, como en un famoso bolero del desamor: "Ya no te quiero".

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu