jueves, 4 de septiembre de 2008

BERNARDO KLISKBERG: "LOS DAÑOS DE LA POBREZA SON IRREVERSIBLES. HAY QUE ACTUAR YA".

EL COMERCIO DICIEMNRE 22, 2008

Británico inventa gafas ajustables para ayudar a ver a los más pobres

8:35 | El diseño de Josh Silver se basa en el principio de que cuanto más gruesa es una lente, más potencia correctora tiene

Londres (EFE).- Un profesor jubilado de Física de la Universidad de Oxford llamado Josh Silver ha inventado unas gafas que cada persona puede ajustar según sus necesidades y que ayudarán a ver mejor, según confía, a millones de personas en los países pobres.

Treinta mil pares de gafas de su invención han sido ya distribuidas en quince países, pero el inventor tiene planes mucho más ambiciosos: el próximo año quiere probarlas a gran escala en la India, donde su equipo pretende distribuir hasta un millón, informa hoy el diario "The Guardian".
Silver ha diseñado unas gafas que se basan en el principio de que cuanto más gruesa es una lente, más potencia correctora tiene.

Las gafas llevan dos tubitos circulares llenos de fluido, cada uno de los cuales está conectado a una pequeña jeringa fijada a una patilla.
La persona que necesita corregir su visión ajusta el dial de la jeringa para agregar o disminuir la cantidad de líquido en la membrana, modificando así la potencia de la lente.

Una vez que la persona se siente cómoda con la potencia de la lente, sólo tiene que cerrar la membrana con un tornillito para que no escape líquido, y retirar las jeringas.
El principio es tan sencillo que cualquiera puede entenderlo fácilmente, señala el inventor.

El invento puede ser de enorme utilidad para los países donde escasean los optometrista: si en Gran Bretaña, por ejemplo, hay uno por cada 4.500 habitantes, en el África subsahariana la proporción es de uno por un millón.
Las consecuencias positivas de suministrar ese tipo de gafas a los habitantes de los países en desarrollo son enormes: disminuirá fuertemente el analfabetismo, los pescadores podrán remendar más fácilmente sus redes y las mujeres miopes podrán también tejer sin problemas.

Hay personas en esos países que no pueden seguir trabajando más allá de los treinta y pocos años porque han perdido casi la vista, según explica Silver, gente que podrá, sin embargo, seguir haciéndolo muchos años más gracias a su invento.
Para el proyecto indio, Silver ha unido sus fuerzas con Mehmood Khan, un empresario cuya familia gestiona un programa humanitario en 500 aldeas en el Estado norteño de Haryana.
"Para mí, un millón de pares de gafas al año no es prácticamente nada. Cada uno de los distritos en que trabajamos tiene medio millón de personas (que necesitarían gafas)", explica Khan.

El empresario quiere convencer a los gobiernos y a las propias Naciones Unidas de la importancia de financiar ese proyecto, que tiene otras ventajas, según dice, porque cuando los pobres se independizan económicamente, se convierten en clientes potenciales.

Además de los retos que representa la fabricación y distribución de las gafas, Silver tiene un problema acuciante que resolver: el modelo actual es más bien un mazacote, según queja generalizada, pero ya se está trabajando en otros diseños más ligeros.

Habrá además que reducir los costos de producción, pues de momento no es posible fabricarlo de modo que cueste sólo un dólar en volúmenes de cien millones aunque el inventor está convencido de que se conseguirá.

A propuesta de Silver, la Universidad de Oxford ha aceptado albergar un llamado Centro para la Visión en el Mundo en Desarrollo, que empezará a trabajar próximamente en un proyecto financiado por el Banco Mundial con científicos de EE.UU., China, Hong Kong y Sudáfrica.
____________________________
La República 23 09 08

“Los daños de la pobreza son irreversibles. Hay que actuar ya”

BERNARDO KLIKSBERG. El economista argentino Bernardo Kliksberg llega a Lima para presentar 'Primero la gente', libro que escribiera junto a Amartya Sen, Premio Nobel de Economía en 1998.

Por momentos pareciera que la ética está perdiendo la batalla en el mundo. ¿Se le ocurre algún lugar –país, ciudad, sector, situación donde la podría estar ganando?
Vengo a Perú hoy invitado por Fundación Telefónica a disertar en el lanzamiento de PRONIÑO, un trascendental programa de enfrentamiento del trabajo infantil, uno de los desafíos éticos mayores de un continente donde 18 millones de niños menores de edad trabajan y no pueden completar primaria o secundaria. Es un ejemplo de Responsabilidad Social Empresarial en acción. Las sociedades civiles del mundo desarrollado han ganado dos batallas éticas recientemente.

Hasta hace poco había, como lo plantea Al Gore en su documental, intereses que obstruían que el mundo supiera lo que está sucediendo con el calentamiento global. Hoy esas resistencias a admitirlo han sido derrotadas por la gran movilización durante décadas de las ONGs y la opinión publica. El tema para adelante es cómo enfrentar la contaminación de la atmósfera, la mayor en 650.000 años, y avanzar hacia las energías limpias.

También en países como EEUU y otros la sociedad civil ganó la pelea contra el consumo del tabaco, que según los datos de todas las fuentes acorta dramáticamente los años de vida. El consumo está retrocediendo en 3 o 4% anual en ese país. Ahora la sociedad civil está acompañando a la Organización Panamericana de la Salud en su gran lucha por eliminar las grasas ultrasaturadas de los alimentos. En New York y California ya han sido prohibidas. Noruega retiró hace poco todas sus inversiones en multinacionales cuya actividad iba en contra de sus principios éticos, porque practicaban discriminación, o contaminaban, o producían minas, y otras. No le importó la tasa de rentabilidad, sino la consistencia ética. La ética está dando la pelea.

Educación y salud son dos de las poquísimas tareas que el neoliberalismo concede al Estado. ¿No estamos acaso ante una situación en que lo público cura y educa a lo público (el hombre de la calle) y lo privado cura y educa a lo privado (el hombre de recursos)?

Ese es un riesgo importante en América Latina. Implica que los avances revolucionarios en medicina solo están al alcance de unos pocos. Está sucediendo. Es antiético. Ya la Biblia aboga por la dignidad de la vida de cada uno, y la igualdad de oportunidades. La política pública, que en una sociedad democrática es la acción colectiva, tiene un papel clave para garantizar salud y educación de buena calidad para todos. Los países con más esperanza de vida están todos basados en un fuerte sistema de salud pública. Contra lo que dice la ortodoxia la salud no fue en ellos un resultado del crecimiento sino al revés. Así lo demuestra un concluyente estudio en gran escala de la OMS, liderado por Sax. Los países de más crecimiento, como Japón, Israel, los nórdicos, Corea, hicieron grandes inversiones en salud como base para crecer. Potenciaron con salud y educación a su gente. En nuestra región, la ortodoxia ha hecho estragos. Los recursos para salud son ínfimos en diversos países.

Menos de US$400 per cápita, frente a US$4000 en el mundo desarrollado. Costa Rica muestra que se puede ser diferente. A pesar de sus escasos recursos naturales, tiene baja pobreza, muy reducida mortalidad materna, e infantil, y alta esperanza de vida porque apostó a salud (el sistema de salud pública cubre el 95% de la población) y educación.

Una regla de oro de UNICEF es que la madre es el mejor agente para transmitir ayuda al niño. ¿Se le ocurre algún otro agente con parecida fuerza para la transmisión de ayuda en el mundo adulto?

En América Latina, 25% de los jóvenes está fuera del sistema educativo y del mercado de trabajo. Son excluidos. En lugar de pensar fundamentalmente en cárceles y "manos duras", hay que atacar las causas: desertaron de la escuela porque debían trabajar desde niños, sin secundaria completa no tienen trabajo en la economía formal (el 50% de los jóvenes de la región no la terminan), la pobreza desarticula a diario las familias, la institución central de apoyo a los jóvenes. Las respuestas son: más inversión en educación, oportunidades de completar estudios para los desertores, vigorosos programas de trabajo entre las políticas públicas y la Responsabilidad Social Empresarial para jóvenes excluidos, y más protección a la familia.
Luego de programas como los aplicados en Brasil, ¿cuáles serían los siguientes proyectos en una perspectiva de prioridades en el Tercer Mundo hoy?

Son muchos. En América Latina murieron el año pasado 23.000 madres durante el embarazo o el parto, y 300.000 niños menores de un año, todos por razones evitables vinculadas a la pobreza. Hay 120 millones de personas sin instalaciones sanitarias, 60 millones sin agua potable, 128 millones viviendo en tugurios. A pesar de que la región exportó en el 2007 alimentos que podrían abastecer a tres veces su población actual, 16% de los niños sufre de desnutrición crónica. A tan altas cifras de privaciones se añade que estamos en la región más desigual del planeta, lo cual genera "trampas de pobreza". Si se nace en un hogar pobre, el ciclo de vida es: desnutrición, trabajo infantil, deserción, desempleo, y reproducción intergeneracional de la pobreza. Políticas públicas activas, apoyadas en alianzas estratégicas con empresas socialmente responsables, y una sociedad civil movilizada pueden cambiar la situación.

Los gobiernos izquierdistas-nacionalistas han venido ganando elecciones presentándose como agentes privilegiados del avance social. ¿Cuál es el balance en la región? ¿Se advierte una diferencia con otros tipos de gobierno?

Probablemente lo de fondo y común a todos los países es el avance de la democratización. Más ciudadanos participan, aumentan las ONGs, se fortalecen los gobiernos municipales, y regionales, hay presión social creciente por transparencia, rendición de cuentas. La gente no se conforma con votar cada tanto, exige cumplir las promesas electorales. Una sociedad civil cada vez más articulada pide más democracia. Sabe más sobre lo que realmente pasa y reclama, y renueva los sistemas políticos tradicionales. Así, 89% dice en las encuestas que los grados de inequidad de la región son muy altos e inaceptables. La ciudadanía quiere democracias activas, y un sistema económico democratizado que incluya a todos.

Usted da una lista de mitos vigentes e inconvenientes en áreas como la juventud, la seguridad. ¿Algún área "mitológica" más que se le ocurra para esta entrevista? ¿Por ejemplo, en el campo de la ayuda social misma?

El mito es oponer "asistencialismo" a programas que dan trabajo. Es una falacia. A la gente hay que ayudarla ya. El 48% de los niños de Guatemala está desnutrido. La mortalidad materna en las poblaciones indígenas en Ecuador, Perú y Guatemala es muy elevada. Si un niño está desnutrido en los primeros años, como lo mostró la UNICEF, tendrá deficiencias neuronales para toda la vida. Si las madres no tienen protección médica, su riesgo de vida en el nacimiento será muy alto. Los daños de la pobreza son irreversibles. Hay que actuar ya, como pedía Juan Pablo II. Decía: "la pobreza es algo urgente que no puede esperar". No hay ninguna oposición entre ello, y hacerlo con políticas sociales que al mismo tiempo que asisten, capacitan, crean oportunidades productivas, construyen capital social.
Dónde están hoy las principales vallas para sus propuestas de responsabilidad social empresarial?

El avance de la Responsabilidad Social Empresarial es indetenible, porque así como los ciudadanos piden ética a los políticos, la están pidiendo con fuerza creciente a las empresas privadas. Algunos de los empresarios más prominentes se han puesto a la vanguardia, como Gates, Buffett, y Soros, convocando a las empresas a sumarse a los grandes problemas de interés público. En América Latina hay progresos, pero hay todavía muchas empresas que están en la etapa que se podría llamar "narcisista", ajenas a cambios en demandas sociales y perdiéndose este nuevo rol tan útil para la empresa que la sociedad le está exigiendo. Cada vez más la RSE será más necesaria. Las empresas que no la practiquen quedarán en desventaja en competitividad, productividad, y sostenibilidad. En las que lo hagan, ganará la empresa, y ganará la sociedad.

En su libro 'Primero la gente' usted menciona la existencia de 4,000 empresas líderes en el mundo suscriptoras de un pacto global bajo la égida de la ONU. ¿Hay cómo desagregarlas por ramas, sectores, países, etc.?
No tiene que ver con ramas, sino con niveles de conciencia. En América Latina, por ejemplo, una empresa de cosméticos como Natura, o una Forestal como Tierra América, son de las primeras que producen un balance en tres dimensiones: beneficios, aporte social, y aporte ambiental. Y tienen mucho para mostrar.

Usted usa las expresiones 'década perdida', 'década perdida para la equidad', y hasta de 'media década perdida'. ¿Esta década 2000-2010, a punto de concluir, ya tiene nombre para usted?

Es en la región una década en donde diría que hay ante todo lo que llamo en mis obras "una sed de ética". La ciudadanía quiere ética en todos los planos, y particularmente que la economía sea consistente con la ética. No puede ser que haya fuerte crecimiento y no se exprese en la vida cotidiana de la mayoría. Una de las pérdidas mayores que generó el pensamiento predominante en los 80 y 90 fue disociar ética y economía. La economía era, según la ortodoxia, el dominio de los técnicos, y la ética para otros reinos, la religión, la filosofía.

Ello creó "malas políticas económicas", disociadas de la gente, y el terreno libre para las prácticas corruptas porque todo valía. Hay que superar la escisión y reintegrar a la economía una dirección ética. Si la economía no reduce seriamente la mortalidad materna y la infantil, aumenta los años de escolaridad y la calidad de la educación, las oportunidades para los jóvenes, las condiciones para desarrollar familias y la protección de los ancianos, es una economía inconsistente con los valores éticos básicos del ser humano. La ética para el desarrollo que presentamos con el Nóbel Amartya Sen en nuestra obra "Primero la gente" llama a trabajar en esta dirección. La propuesta no es nueva. Ya el texto bíblico exigía "no desatenderás la sangre de tu prójimo".

Presentará ‘Más ética, más desarrollo'
El economista argentino y experto mundial en temas de pobreza Bernardo Kliksberg visitará el Perú para presentar "Primero la gente", libro que escribiera junto al Premio Nobel de Economía Amartya Sen. La ceremonia organizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se efectuará hoy a las 7 de la noche en la Biblioteca Nacional del Perú.

Además, Kliksberg tiene en su agenda participar mañana en el segundo encuentro del programa "Pro Niño" organizado por la Fundación Telefónica, y en el que dará una conferencia magistral a las 10 de la mañana en el hotel El Pueblo.Luego de la exposición, presentará en el mismo recinto otra de sus nuevas publicaciones: "Más ética, más desarrollo".
_____________________________
LA REPUBLICA 12 de septiembre de 2008

“Nunca antes un gobierno fue tan inconsecuente con sus promesas”

REYNALDO TRINIDAD. El director de la revista Agronoticias advierte que el gobierno no quiere apoyar ni escuchar a los pequeños agricultores, pero sí se reúne con el gran empresariado.
María Elena Castillo.

Concertar. Reynaldo Trinidad, experto en el agro, recomienda al presidente García concertar, reunirse con los productores del campo y escucharlos.

El presidente García insiste en que ha reducido la pobreza, pero varios analistas aseguran que en la sierra sucede todo lo contrario. ¿Qué ocurre realmente?
El gobierno suelta estadísticas, pero nada es como dice. Para algunos reducir la pobreza es dotar de servicios básicos a la población, y eso está caminando en piloto automático desde el fujimorato. Pero otro camino es el de los ingresos, y aunque el Presidente y el ministro de Agricultura repiten que hoy más que nunca los productores agrarios reciben más dinero por el alza internacional de los precios, eso no es cierto.
Siguen recibiendo poco…

Es que no analizan los costos de producción y comercialización: el alza de fertilizantes, que en dos años ha subido más de cuatro veces, y el incremento de fletes y del precio de semillas importadas. Si a ello se suma la larga cadena de intermediación, se verá que lo que se paga en mercados no es, ni de lejos, lo que llega al productor. Se ha caído en el triunfalismo estadístico, pues en estos dos años, salvo en pocos valles agroexportadores, el entorno de las grandes explotaciones mineras, petroleras y gasíferas, y las áreas donde se ha invertido más en obras públicas, los ingresos rurales se han mantenido o incluso han retrocedido.
¿No cumplieron su promesa electoral de convertir al agro en una herramienta para promover el desarrollo en las zonas rurales?

No. Y quizás nunca antes un gobierno fue tan inconsecuente como este con sus promesas electorales, con el artículo 88 de la Constitución, que otorga prioridad única al desarrollo agrario, y con las políticas de Estado del Acuerdo Nacional, que disponen defender y promover la producción nacional, impulsar el desarrollo rural y cautelar la seguridad alimentaria del país. Al final, los pequeños productores son los más perjudicados. El gobierno no los apoya porque parece que detrás de esto está la intención de que los pequeños productores quiebren para que sus tierras pasen a manos de los ganadores del TLC.

¿Hacia ello apuntan los decretos legislativos que promulgó hace poco el Ejecutivo?
Todo el paquete de decretos legislativos dados en relación con el TLC, apuntan a eso. Un ejemplo es el decreto que habla de la asociatividad, que es crucial para el agro, pero señala que si bien al asociarse podrán obtener créditos, que el gobierno dará una línea de crédito para comprar tierras, a fin de que haya unidades mínimas de 20 hectáreas; sin embargo, precisa que si uno falla y no paga el crédito, todos los demás son responsables del préstamo. Esto es una prueba más que en el fondo busca quebrarlos.

Pero el gobierno ha dicho que dará prioridad al campo…
Es lo que debería hacer, porque hay una serie de factores externos que han elevado los precios y que, según pronósticos de la FAO y el Banco Mundial, no van a cambiar por lo menos en 15 años.

¿Qué hacer, entonces?
Lo sano sería entender que es momento de que se levante a la producción nacional, pero el gobierno no quiere hacerlo. Y para eso lo primero es dialogar y concertar con los productores, pero el Presidente no ha querido escuchar a los gremios agrarios y campesinos.

En su lugar los ha recibido el premier Jorge del Castillo…
Solo hubo dos reuniones forzadas, donde se suscribieron actas que no se han cumplido. Y en ambos casos las reuniones se produjeron antes de paros, entonces se ve claramente que lo ha hecho para disuadirlos de las medidas de protesta.
Por lo que dice, parece que usted cree que el gobierno piensa más en los ricos…
Un solo hecho lo grafica: hasta hoy el presidente de la República no ha querido escuchar ni una sola vez a las organizaciones de productores agrarios, que representan a 2 millones de peruanos, los que en un 90% son pequeños agricultores y ganaderos. Sin embargo, cada semana se reúne en Palacio con los exponentes del gran empresariado urbano.

"Solo buscan sembrar votos para el futuro"
Hay un sector de pequeños agricultores a los que no le va tan mal, e incluso lidera las agroexportaciones. ¿No han recibido ellos apoyo del gobierno?
Todas son promesas. Por ejemplo, en el caso del café, que lidera las agroexportaciones, la Junta Nacional del Café, que representa a miles de pequeños productores, ha denunciado que el Ministerio de Agricultura no cumple sus compromisos, y que están listos para irse a la lucha. Ojo que ellos pueden movilizar mucha gente de forma organizada, porque hay 160 mil familias dedicadas a este cultivo. Lo mismo ocurre con los que siembran mango o palta, que son mayormente también pequeños y medianos productores.

Entonces, el gobierno ha tenido una política asistencialista?
Así es, y el mejor ejemplo es el programa Juntos, que tenía 300 mil beneficiarios cuando empezó el gobierno. Ahora tiene 450 mil y, según el mensaje del Presidente, la proyección para fin de año es de 600 mil. Ellos reciben un sueldo de 100 soles por ser pobres, pero así no se resuelve el problema, así se maquilla la pobreza. La única forma de combatirla es con proyectos de desarrollo económico, como en la agricultura, la ganadería, la forestería, la artesanía; y donde todo eso no es viable, se puede poner, por ejemplo, un taller para tallar piedra para las casas de los ricos. De ese modo se podría ir creando una fuente de trabajo para no crear dependencia.

¿Con intención electoral?
Lo que buscan es sembrar votos a futuro. Lo mismo ocurre con Agua para Todos, Techo Propio, Mi Vivienda, que se hacen básicamente en Lima, donde está la mayor votación. Pero el campo sigue olvidado.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu