miércoles, 10 de septiembre de 2008

PROPONEN DESMITIFICAR LOS FINALES DE LOS CUENTOS DE HADAS


EL COMERCIO SETIEMBRE 26, 2008

Proponen desmitificar los finales felices de los cuentos de hadas
Estudioso alemán dice que inducen a niños al error

BERLÍN [EFE]. De haber vivido en el siglo XXI, la Bella Durmiente y Blancanieves ya se habrían divorciado. Pasaron gran parte de su cuento de hadas sumidas en un sueño profundo y, tras despertar al calor del primer beso de amor, se casaron con un completo desconocido, algo que solo termina bien en la literatura.

Esa es, al menos, la tesis del germanista Wilhelm Solms, quien ayer presentó una ponencia en el congreso internacional de la Sociedad Europea de Cuentos de Hadas (EMG), en la localidad bávara de Bad Brückenau, que este año aborda el concepto de final feliz.

Según explicó, las parejas que inician su vida en común en esas condiciones tienen pocas probabilidades de perdurar. "No deberíamos leer los cuentos de forma tan poco crítica, ni dejar que los cuentacuentos nos induzcan al error", asegura.

A su juicio, los galanes de esas historias solo sabían de los seres deseados que eran hijas de reyes y guapas, algo en lo que no puede basarse una relación, según el autor; además, al conocerlas tenían los ojos --que son las ventanas del alma-- cerrados. "No saben nada de ellas como individuos", agrega.

Su idea de desmitificar los finales felices proviene de su convicción de que esas bodas de cuentos de hadas quedan grabadas en el subconsciente de los niños, sobre todo de las niñas, que luego se crean expectativas irreales de sus parejas reales.

"Se crea la ilusión de que el otro debe hacerme feliz a mí y no de que yo debo hacer feliz al otro", explica el germanista, quien afirma haber observado el desencanto posterior al enamoramiento en un sinnúmero de ocasiones.

Además, para Solms, ser príncipe y tener sangre azul en las venas no es garantía de ser un buen marido.

Así se refiere en concreto al enamorado de la Cenicienta, al que define como una suerte de 'Casanova barriobajero', pues se rodea de mujeres hermosas para escoger a la más bella y no permite a su pareja bailar con nadie más en toda la noche.

La leyenda del zapato de cristal, el hada madrina y la calabaza convertida en carroza, que sigue encandilando corazones en todo el mundo, es un reflejo de los sueños de muchas niñas que anhelan ser salvadas por un príncipe para no tener que abrirse camino en la vida por sí mismas, para Solms.

No obstante, admite que el seductor termina redimiéndose a sí mismo, pues, pese a todo, supera sus prejuicios de clase y en lugar de escoger a una princesa lucha por encontrar a su humilde amada y se casa con ella.

Para la librera y cuentista Lindre Knoch, quien también participa en el congreso junto a otros trescientos expertos, el tradicional final feliz no es producto de la casualidad, sino que siempre es consecuencia del trabajo bien hecho por parte del héroe o la heroína.

"Evidentemente, si analizamos esas historias de amor desde una óptica actual, no podemos partir de la base de que vayan a funcionar. Pero en los cuentos también queda claro que se debe trabajar duro para conseguir ese amor", explicó Knoch.

A su juicio, el 'felices por siempre' no surge espontáneamente del fugaz flechazo inicial sino que se alcanza tras superar las pruebas difíciles a las que deben enfrentarse los protagonistas y que incluyen desde matar a la bruja hasta vencer al dragón.

SEPA MÁS
Rapunzel sí será feliz por siempre
1. En su pragmática teoría, Wilhelm Solms contempla alguna excepción en la que el clásico 'vivieron felices y comieron perdices' resulta creíble como en "Rapunzel", pues el príncipe persevera en su conquista, queda desconsolado cuando la pierde, la busca sin descanso y lucha por rescatarla de donde está cautiva.

2. Según Solms, esta es una de las pocas parejas de cuento de hadas de la que sí se puede creer que vivieron felices por siempre.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu