lunes, 1 de septiembre de 2008

PERU ENCONTRO A SU CAPITAN FUTURO: CARLOS ZAMBRANO


El 'León' en diálogo con la prensa, analizando en frío el partido de ayer ante Uruguay. (Yael Rojas).

PERU 21 SETIEMBRE 6, 2009

“Salimos a ganar por nosotros mismos”

Carlos Zambrano, quien se perderá el partido del miércoles contra Venezuela por acumulación de amarillas, señaló que ganaron por su honor y por incentivo económico. En tanto, Johan Fano dijo que Chemo la tendrá complicada para elegir a los delanteros ante la ‘vinotinto’.

El zaguero Carlos Zambrano, quien se perderá el partido del miércoles contra Venezuela por acumulación de tarjetas amarillas, aseguró hoy que el equipo nacional salió a ganar a Uruguay por su honor y no por un incentivo económico.

“La verdad es que salimos a ganar por nosotros mismos”, explicó el ‘León’ en conferencia de prensa desde la Villa Deportiva Nacional (Videna).

“Cambiar la imagen del Perú en las eliminatorias dependía de este partido. Empezar a ganar era ahora o nunca”, añadió tras señalar que ante los ‘charrúas’ no se podían guardar nada. “Por eso me sacaron la amarilla y lamentablemente no podré estar con el equipo el miércoles”, añadió.

Para Zambrano, la mezcla de juventud con experiencia que hubo en el choque contra Uruguay “sirve de mucho, sobre todo para los jóvenes, de cara a las próximas eliminatorias”

En tanto, Johan Fano –ausente ante Uruguay por una acumulación de amarillas– dijo que sufrió mucho desde afuera y no escatimó elogios para sus compañeros que fueron protagonistas de la victoria ante los celestes.

“Todos jugaron de siete para arriba”, dijo el atacante del Once Caldas, quien dijo que ahora Chemo la tendrá difícil para elegir a los atacantes.

Hay grandes posibilidades de que Fano sea titular, pero la gran duda es quién será su acompañante en ataque, luego de la buena actuación de Hernán Rengifo y la jerarquía de Paolo Guerrero.

“El buen momento de los delanteros es lo mejor que le puede pasar a la selección peruana. Tanto Hernán, Paolo y yo, también Daniel (Chávez) e Írven (Ávila) estamos en un buen momento. Esto lo complica a “Chemo” para elegir. Pero a quien le toque tiene que dar lo mejor”, dijo el ‘Gavilán’.
_____________________

LA PRIMERA 16 de septiembre de 2008

Luis Torres Montero
malaspalabras@diariolaprimeraperu.com

¡A lo Carlos Zambrano!

La nueva actitud del seleccionado es pura calle. Esa del mundialito El Porvenir, donde los achorados se juegan el honor y la caja de chelas. A raya de sus hígados conocen a la perfección la jerga mutante para amedrentar al contrincante. Y esa boquilla dispara sin más, instalándose como ácido en la cima de cualquier templanza. En el seleccionado nacional, el que comenzó esa rebeldía y la llevó a extremo fue Paolo Guerrero. El ariete del Hamburgo dejó escuela de cómo había que pararse. Liso, pateaba harto pasto en cada frustración de gol peruano y hacía más hueco que Castañeda pre Apec. Y Vargas se imantó de ese espíritu. Que si los paraguayos vienen de las ‘achoris’ guaraníes, la blanquirroja viene de los chancas.

Y si los ‘argentos’ vienen con sus wafleras, nosotros tenemos la pachamanca de montaña. Entonces, de repente, Carlos Zambrano, un chibolo de 19 años peinado con la cresta de un gallo electrocutado, flaco y largo como una palanca, juntó esa agüita mágica de mar. La drenó hacia esa playa desierta de Messi y su pandilla, provenientes del barrio vecino más agrandado. Ahora estaban en su ‘quinta’.

Se puso el botín invisible: la gallardía. Hizo olvidar al ‘Santi’. El chalaco reunió ese temple de indio avalentonado, acordándose de su Angie y Luciano -esposa e hijo-, y ‘sazonó’ al cordobés Demichelis, el recio volante argentino de las filas del Bayern de Munich; el ‘tú a tú’ bronco despeinó la cabellera parrillera del che, dando seguridad al ‘loco’ Vargas de irse contra todo. El resto es historia conocida. Fano metió la garra huanuqueña. Gol peruano; los incas cambiaron las portadas argentinas que, heridas en su orgullo, serían reeditadas por sus escribidores con la sangre en el ojo.
_________________________
LA REPUBLICA SETIEMBRE 15, 2008

Perú encontró a su Capitán Futuro

El zaguero del Schalke 04, sin debutar profesionalmente, ya dejó su selló en la selección: convicción, espíritu de lucha y mucha personalidad.

Michel Dancourt

En familia. Junto a su hijo Luciano y su pareja Angie. “Aún podemos clasificar”, asegura el defensa.

Así como el Perú no está necesariamente en las tertulias de los Starbucks o en las estridencias de los debates de algunos pintorescos congresistas, el fútbol peruano tampoco tiene por qué estar en la bragueta inquieta de Andrés Mendoza, los bolsillos de Burga o el estilo inefable de Mallqui. El Perú es Nicole Pillman y su orgullo exagerado. La sonrisa Kolynos de Sofía Mulanovich, libre y feliz sobre las olas. También Gastón Acurio, sus platos divinos y su dogma de optimismo. Y el fútbol peruano no es ni debe ser el nuevo look de Reimond Manco o el desfile de coches de más de 100 mil dólares en la Videna. Nos parece que es el perfil bajo y sereno del entrañable Juan José Oré –sereno hasta para responderle al ingrato joven delantero del PSV Eindhoven–. Y la esencia de la esperanza está en esos 15 mil corazones latiendo a mil en el Monumental ante Venezuela, cuando el descrédito había invadido a todos y no se iba ni con orden de desalojo.

Y, por supuesto, en esta selección reinventada a la fuerza a punta de urgencias el fútbol peruano parece estar en los botines, la cabeza y el corazón inflamado de un muchacho de 19 años que sin debutar profesionalmente en el Perú cruzó el charco casi en silencio para escribir su historia en la tierra en la que le hacen devoción a la infinita variedad de cervezas y salchichas.

"Ese muchacho va a llegar lejos", nos dijo tiempo atrás Dante Mandriotti cuando hablaba entusiasmado sobre la inminente incorporación de Carlos Augusto Zambrano Ochandarte al Schalke 04 alemán. Él salió de ahí, de ese ‘Barrio de Kiko’ que es la Academia Deportiva Cantolao.

Messi y Riquelme sintieron su fortaleza moral y física el otro día, supieron que este ‘Lucio’ chalaco tiene calle y mucha esquina porque no ha nacido en un óvalo. Creciendo en Gambetta, barrio bravo, no hay cómo ser gil. Desde que usaba sus zapatillas ‘Super Reno’, desde que tenía 8 años y se ganaba un lugar en la cancha más bien tratando de hacer goles como ‘9’ en lugar de intentar evitarlos como ahora, Carlos Zambrano ha hecho de su estilo casi una marca registrada: orden, concentración, fervor, sudor, mucho sudor.

Tiene acaso el achoramiento de los mejores años del ‘Puma’ Carranza y tal vez la fortaleza mental de ‘Chumpi’. "Cuando uno juega con la selección, siempre debe hacerlo al límite. Es el equipo de todos. Jugar con la rojiblanca al pecho realmente es un honor, yo lo siento así, he tenido este privilegio enorme", dice dejando un mensaje políticamente correcto, marcando distancias de aquellas frases desafortunadas de los ‘No contactados’. Se me ocurre llamar así a estos nativos en peligro de extinción lejanos a la civilización de la eliminatoria que son los jugadores que Chemo ‘olvidó’ por irresponsables y tal vez por decir que no le importaba lo que diga la gente.

Zambrano, que debe llevar la cinta y ser el principal referente del espíritu inclaudicable que parece ir cuajando en la Sub 20, es también el Capitán Futuro. Como en aquel clásico del anime japonés en el que Curtis Newton, tras el asesinato de sus padres, toma la decisión de convertirse en un justiciero galáctico, el zaguero chalaco, padre del pequeño Luciano, espera también viajar en el tiempo y llevarnos, si no en esta, en la próxima eliminatoria a un Mundial. Obviamente, todos queremos acompañarlo en su aventura.

EL NÚMERO

2005 fue el año en que jugó el Mundial Sub 17 disputado en nuestro país.

IDENTIKIT

Nombre. Carlos Augusto Zambrano Ochandarte

Fecha de nacimiento. 10 de julio de 1989

Lugar de nacimiento. Callao

Estatura. 1.85 m

Equipos. Academia Cantolao, Schalke 04

Dato. Convirtió un gol de cabeza con la selección ante Costa Rica y la página del Schalke dice: "Lo contratamos porque es un talento de América del Sur".
____________________________

TROME 12 de septiembre de 2008

'Se me salió el corazón...'
Por: Carlos A. Zambrano Ochandarte

• El 'León' Zambrano visitó la redacción de Trome y nos cuenta sus broncas, duelo con Messi y vivencias del Perú-Argentina.
'Ahí, tá. ahí, tá.', decía mi bebé a lo lejos. Apenas escuchaba su voz por el celular. Luciano recién cumplirá un año este 18 de octubre y, a pesar que mi novia le enseña a decir 'mamá', lo único que dice es 'papá'. Ayer (miércoles) cuando nos íbamos en el bus rumbo al 'Monumental', Angie me llamó desde Alemania y me deseó suerte.

Sentir a mis dos amores tan cerca, me motivó mucho más aún.
En ese momento, recordé la música criolla que nos pusieron en el auditorio de la Videna. Sentí algo profundo en el corazón y supe que esa noche tenía que ser nuestra. Por las ventanas veía a la gente que se acercaba al estadio. Todos estábamos concentrados, cada uno con su iPod, pero decididos a pelear. Mi hermano y mi papá me trajeron una nota que me enviaba mi mamá de Alemania y eso terminó por recontramotivarme.

Así pude enfrentarme a Demichelis. Quiso agarrarme de 'cholito' y me dijo: 'Peruano, los guapos ya no existen en el fútbol.'. En una lo mandé a rodar y le menté la madre. Me miraba seriamente, pero yo seguía normal. Cuando choqué con Zanetti fue diferente, porque me reclamó por una falta en la que lesioné a un argentino. Pero igual, tampoco me quedé callado.

En Trome me llamaban 'Lucio', ahora me dicen 'León' (qué espesos que son, ja, ja, ja). Mi familia dice que cómo he podido comerme a la 'Pulga' (Messi) si yo no mato ni una mosca. Y es que había que hacer respetar la casa... esos argentinos no van a venir, a cada rato, a ganarnos. Vargas hizo 'hora' conmigo, cuando sacaron eso de que 'León no aguanta Pulga' o 'León se come a la Pulga'. ¿Y si me hubiesen bailado? Pucha, qué faltosos que son. A mí me gustaba cuando me decían 'Baby' en la Sub 17.

Todos me preguntan si hablé con Messi o qué cosas me dijo. Eso es lo que menos me interesaba. Me daba igual. Lo que me importaba era poner la pierna fuerte. Pensé que se nos venía la noche cuando nos hicieron el gol. Faltaba tan poco. Entonces vi corriendo a Vargas, yo empujaba a Vílchez para que saliera y cuando el 'Loco' centró menos mal que Johan estuvo ahí para meterla. Se me salió el corazón, sentí una alegría tremenda, era como un triunfo. Ya no quedó tiempo para más. 'Chemo' nos felicitó a todos, dicen que me elogió, pero Zambrano no fue el único que jugó.

Las bromas en el bus. Las risas de los muchachos. Las travesuras de Vargas (está medio rayado mi 'causa') aún me hacen reír. El celular, que nunca dejo, volvió a sonar. Era mi familia de Alemania. Allá eran las 7 de la mañana y estuvieron todo el tiempo pendientes de mí. A ellos les dedico todo esto.

Cuando era chiquito veía a los 'ThunderCats' y ahí había un personaje que se llamaba 'Leono'. Yo no sé si seré algún día el 'Rey león', pues me falta aprender bastante. Por ahora seré 'Simba', pero espero llegar a ser como su papá.
__________________________
TROME 12 de septiembre de 2008

'Pedí una manito a Dios'
Por: Daniel M. Chávez Castillo

¡Cómo se demora para escribir, Zambrano! Por su culpa, voy a perder mi vuelo, ja, ja, ja. Ver a tanta gente feliz, me pone muy contento. Eso es algo que siempre quería, desde cuando estaba en la selección Sub 17.

En la Videna, antes de partir hacia el estadio, no pusieron videos con las mejores jugadas de cada uno. La música criolla de fondo. La expectativa que había. Todo eso nos puso pilas. Mi mamá me había llamado y me deseo mucha suerte. Es mi cábala. Mi familia es muy importante para mí.

Volví a ver la entrevista que sacó Trome y me alegró ver a mi papá que me cargaba. Zambrano, nomás, me fastidiaba por haber dicho que tenía dos pies izquierdos, ja, ja, ja (mi causa no está pa' más tampoco). Al bajar del bus, en el 'Monumental', solo miraba para adelante. En el camarín me puse a rezar bajito, como es mi costumbre. Siempre le pido a Dios que nos proteja, pero esta vez también le dije que nos dé una manito. No me falló, je, je, je. Por Él estoy como estoy.

Coloccini y Demichelis quisieron trabajarme a la boquilla. Yo tranquilo, nomás. Ni los miraba. Después sí se me salió el 'barrio', los mandé más lejos. Causa, la casa se respeta. Pucha, estuve a punto de hacer un gol. Solano centró y la pesqué en primera, pasó cerca. Estoy en deuda, pero ya llegará, paciencia, je, je, je.

El equipo puso toda la garra en la cancha. Yo corría de un lado a otro. El sudor estaba por toda mi cabeza. A mí me gusta cuidar mucho mi cabello, pero en esos momentos eso quedó de lado. Por la patria, no interesa el pelo ni nada. Me cansé, pero al escuchar el aliento de la gente sentía que podía correr 90 minutos más, je, je. Cuando me cambiaron, asuu, ahí sí sentí más nervios. Ver desde afuera se sufre más. Más aún cuando Argentina nos metió el gol. Un error en salida, la pagamos caro.

Era injusto por todo lo que habíamos hecho. Los compañeros en la banca, todos, estábamos en silencio, pero gritando de cólera por dentro. Pensé que ya estaba todo dicho.

Pero vi corriendo al 'Loco' Vargas (como dice Zambrano, está bien rayado, pero es bien chévere), empujándose con un rival. Sentí un pálpito en mi corazón. Todos nos paramos de la banca. Fueron apenas segundos y el gol de Fano nos hizo saltar, como a todos en el 'Monumental'. Quería abrazarme con todos, a mi papá, mi mamá, mi hermano Pablo. Miré al cielo y sonreí. ¡Sos un grande, Viejo! (A lo argentino).

Cuando llegué a mi casa recibí las felicitaciones de mi familia y mi novia me llamó de Bélgica para hacer lo mismo. Intenté dormir, pero a cada rato sonaba el celular (los de Trome son cargosos, ja, ja, ja). Este regreso es tan diferente a lo que nos pasó cuando perdimos en Uruguay. Solo pedimos el aliento de la hinchada. Si los rivales nos ganan, no será por actitud. Ojalá siga esto así, hasta el final.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu