miércoles, 3 de septiembre de 2008

NIÑO DE APENAS 8 AÑOS AYUDO A SU MADRE A DAR A LUZ EN SU CASA


EL COMERCIO SETIEMBRE 18, 2008

FUE PARTERO A LOS 8 AÑOS

Ayudó a su mamá a dar a luz
A sus escasos 8 años, Robert Vieira tuvo nervios de acero para ayudar a su madre a dar a luz a su hermanita, cuando a ella le sobrevino el parto en su casa de Sao Paulo.

BRASIL. VALIENTE Y AUDAZ
Niño de apenas 8 años ayudó a su madre a dar a luz en su casa
Pequeño tuvo que asistir a su progenitora porque su padre fue por los médicos
Por Leonardo Guandeline. O'GLOBO BRASIL

SAO PAULO. Eran las tres de la mañana cuando la operadora de telemárketing Roberta Cristina Aparecida Vieira, de 27 años, con nueve meses y 15 días de gestación, comenzó a sentir los primeros dolores del parto. Ella le dijo a su marido, pero decidieron esperar hasta el inicio de la mañana debido al frío que hacía en Sao Paulo. A las 5:30 de la mañana, cuando fue a darse un baño para ir al hospital, le sobrevino un sangrado y los dolores empeoraron. El esposo, Luciano Sabino, de 28 años, decidió pedir ayuda a la posta de la Guardia Municipal, a 300 metros de su casa, ubicada en Rua do Cobre, Guianazes, en la zona este de Sao Paulo.

Roberta comenzó a gritar del dolor y acabó llamando a su hijo, Robert, de 8 años. Fue su suerte. Robert fue quien ayudó a su madre a dar a luz a su hermanita, que nació con 3 kilos y 140 gramos, y a quien llamarán Lidiane.

"Mi mamá me llamó para que la ayudara, presionando su barriga mientras ella hacía fuerza. En eso vi que la cabeza de la bebe estaba saliendo y ella me pidió que la jalara. Yo estaba con un poco de miedo cuando ella me dijo que tirara de la bebe, pero mi hermanita salió", contó Robert en su casa, que está llena de obras de ampliación para recibir a la nueva integrante de la familia.

Con la bebe en el regazo, Roberta le pidió a Robert que trajese una tijera para que cortara el cordón umbilical. "Estaba muy feliz de poder ayudar a mi mamá", dice el pequeño. Cuando el papá regresó con ayuda, el trabajo ya estaba terminado.

"Nos quedamos sorprendidos al llegar a la casa y ver que la niña había nacido. Robert nos dijo: 'Pueden estar tranquilos que yo hice el parto de mi mamá'", contó el oficial Dorival Goncalves Filho, de 36 años. Padre de dos hijos y con una mujer embarazada de tres meses, se emocionó. "Mi corazón se hinchó de alegría", contó Dorival, quien junto con su colega Carlos Alberto de Andrade llevó a la familia hasta el Hospital General de Guainazes.

Roberta y Lidiane se quedaron en el hospital y están bien. Padre e hijo regresaron para su casa y pasaron toda la mañana contando lo hecho por Robert.

"Si me hubiese pasado a mí, en lugar de mi hijo, no sé qué hubiese hecho", cuenta su padre, orgulloso.

El nacimiento de la pequeña Lidiane ocurrió, además, en la cama de Robert, ya que sus padres, por causa de las obras en casa, estaban durmiendo en un colchón en el piso de la sala. La cuna de Lidiane estará al lado de la cama del pequeño, hasta que el cuarto de ella esté listo.

EN PUNTOS
4 Según su padre, Robert quiere ser policía cuando sea grande, ya que afirma no tenerle miedo a nada. "Él se cura sus propias heridas", relata su progenitor.
4 El pequeño es muy diligente, cursa el tercer año en la Escuela Fundamental y acostumbra ayudar animales, como gatos que caen de los tejados y los cachorros heridos.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu